Pendiente resbaladiza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En debate o retórica, la pendiente resbaladiza es una de las falacias informales clásicas. Sugiere que una acción iniciará una cadena de eventos que culminarán en un indeseable evento posterior sin establecer o cuantificar las contingencias relevantes. El argumento es también conocido como el efecto dominó.

Argumentos presentados como pendiente resbaladiza aunque no son falacias[editar]

El argumento toma una de varias formas semánticas:

  • En una forma, el que propone sugiere que haciendo un movimiento en determinada dirección, empezaremos a bajar por una "pendiente resbaladiza". Habiendo empezado a bajar por la pendiente metafórica, aparentemente seguiremos yendo en la misma dirección (el que argumenta usualmente ve a la dirección como negativa, en consecuencia a la metáfora de deslizarse hacia abajo).
  • Otra forma aparenta ser más estática, argumentando que al admitir o permitir A crea el precedente que conduce a admitir o permitir B, al seguir una larga cadena de relaciones lógicas. Nótese que al establecer esta cadena de necesidades lógicas (o cuantificando las probabilidades relevantes) hace válido este argumento, no como en el caso de la definición clásica de la pendiente resbaladiza. La pendiente resbaladiza no es una falacia en virtud de una cadena de implicaciones (que conducen a la transitividad de la condición material) sino por la falla en establecer los hechos en dicha cadena.

Ejemplos[editar]

El jurista y escritor Eugene Volokh analiza varios tipos de pendientes en su artículo Mecanismos de la Pendiente resbaladiza (en inglés). Volokoh usa el siguiente ejemplo: "el registro de armas puede conducir a la confiscación de armas" para describir seis tipos de pendientes.

  1. Reducción de costos: Una vez que todos los propietarios de armas han registrado sus armas de fuego, el gobierno sabrá exactamente de quien confiscarlas.
  2. Combinación de reglamentos legales: Anteriormente el gobierno necesitaba buscar en cada casa para confiscar las armas, y tal búsqueda habría violado la Cuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. El registro eliminaría dicho problema.
  3. Alteración de la actitud: La gente podría pensar que la posesión de armas es un privilegio más que un derecho, y tomar la confiscación de armas con menos seriedad.
  4. Pequeño cambio en la tolerancia: La gente podría ignorar la confiscación de armas porque constituye sólo un pequeño cambio, pero cuando se combina con otros pequeños cambios, podría ser equivalente a la confiscación.
  5. Poder político: La molestia del registro podría reducir el número de propietarios, y de esa manera, el poder político del bloque de los propietarios de armas.
  6. Impulso político: Una vez que el gobierno haya aprobado ésta ley sobre armas le será más fácil aprobar otras leyes sobre armas, incluidas las de confiscación.

La cuestión es que se está dando como un hecho que dichas premisas, es decir, que el registro de armas conllevará prácticamente de forma ineludible las consecuencias mencionadas. Si es así estamos ante un argumento sólido. Si no es así, puesto que dichas premisas son improbables e incluso imposibles, estaremos ante un silogismo de la pendiente resbaladiza.

La pendiente resbaladiza también puede ser utilizada para replicar al establecimiento de límites o limitaciones arbitrarias. Por ejemplo, alguien puede argumentar que los precios de alquileres deben mantenerse en $1.000 o menos al mes para que puedan ser costeados por los inquilinos en un área de la ciudad. Una réplica invocando a la pendiente resbaladiza puede ir en dos direcciones diferentes:

  • Una vez que el precio máximo es aceptado, puede ser disminuido lentamente, desplazando a los dueños y empeorando el problema.
  • Si $1.000 mensuales como renta es costeable, ¿porqué no $1,025 ó $1,050? Al agrupar a los inquilinos en una entidad abstracta, el argumento se vuelve vulnerable a ser un argumento pendiente resbaladiza. Un argumento más cuidadoso a favor de los precios máximos caracterizaría estadísticamente el número de inquilinos que pueden costear las viviendas a varios niveles de ingresos y elegiría un máximo que cumpla metas específicas, como las viviendas del 80% de las familias trabajadoras del área.

Una "pendiente resbaladiza" política muy común es la negociación con terroristas. El argumento es que si el gobierno negocia con terroristas, entonces el gobierno reconoce que el grupo terrorista tiene poder, el terrorismo sería visto como un método que produce resultados y por lo tanto será más prevalente como forma de ganar poder y forzar a los gobiernos a conceder demandas. Este argumento es razonable, pero para ser válido debe estar respaldado con evidencia que lo apoye relacionada con las premisas hechas. De manera similar, las decisiones judiciales deben ser consideradas en término de las consecuencias de los precedentes legales que crean, y las decisiones de política exterior en términos del efecto en la credibilidad.

La pendiente resbaladiza como falacia[editar]

El corazón de esta falacia está en el abuso de las transiciones apreciables intuitivamente de las implicaciones, afirmando que A lleva a B, B lleva a C, C lleva a D y así sucesivamente, hasta que finalmente se afirma que A lleva a Z. Mientras que esto es formalmente válido cuando las premisas son tomadas como un hecho, cada una de estas contingencias necesita ser establecida de hecho antes de que una conclusión relevante pueda ocurrir. La pendiente resbaladiza ocurre cuando esto no es hecho, un argumento que apoya la premisa relevante no es una falacia y no es una pendiente resbaladiza en la definición técnica del término.

A menudo se ofrecen una larga serie de eventos intermedios como los mecanismos de conexión para llegar de A a B, desde un comienzo aparentemente inofensivo hasta un desenlace totalmente indeseable. Esta falacia da por ciertas las consecuencias que no son seguras y a veces ni siquiera probables.

Referencias[editar]