Argumento ad ignorantiam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
ARGVMENTA
Argumento a silentio
Argumento ad antiquitatem
Argumento ad baculum
Argumento ad consequentiam
Argumento ad crumenam
Argumento ad hominem
Argumento ad ignorantiam
Argumento ad lazarum
Argumento ad logicam
Argumento ad nauseam
Argumento ad novitatem
Argumento ad populum
Argumento ad verecundiam
Reductio ad absurdum

En lógica, un argumento ad ignorantiam, o argumentum ad ignorantiam, también conocido como llamada a la ignorancia, es una falacia que consiste en sostener la verdad (o falsedad) de una afirmación alegando que no existe evidencia o prueba de lo contrario, o bien alegando la incapacidad o la negativa de un oponente a presentar pruebas convincentes de lo contrario.[1] Quienes argumentan de esta manera no basan su argumento en el conocimiento, sino en la ignorancia, en la falta de conocimiento.[1] Esta impaciencia con la ambigüedad suele criticarse con la frase: «la ausencia de prueba no es prueba de ausencia»;[2] es decir, se comete esta falacia cuando se infiere la verdad o falsedad de una proposición basándose en la ignorancia existente sobre ella.

Formas, usos y ejemplos del argumento ad ignorantiam[editar]

Un argumento ad ignorantiam tiene dos posibles estructuras:

  • Tipo 1: Ausencia de prueba en contra como prueba a favor
  1. No se puede refutar A
  2. Por lo tanto, A es verdadero
  • Tipo 2: Ausencia de prueba como prueba de ausencia
  1. No se puede demostrar A
  2. Por lo tanto, A es falso

Lo falaz de este tipo de argumentos se ve con más claridad con algunos ejemplos concretos:[3]

Tipo 1: Ausencia de prueba en contra como prueba a favor

  • Sobre la existencia de Dios:
  1. No se puede probar la inexistencia de Dios.
  2. Por lo tanto, Dios existe.
  • Sobre la vida en otros planetas:
  1. No se puede demostrar que no exista vida en otros planetas.
  2. Por lo tanto, existe vida en otros planetas.

Tipo 2: Ausencia de prueba como prueba de ausencia

  • Sobre la inexistencia de Dios:
  1. No se puede probar la existencia de Dios.
  2. Por lo tanto, Dios no existe.
  • Sobre la centralidad del ser humano en el universo:[2]
  1. Puede haber más de sesenta mil millones de planetas en zonas habitables solo en la Vía Láctea,[4] pero no se conoce ninguno que tenga el avance moral de la Tierra.
  2. Por tanto, no existen civilizaciones extraterrestres más avanzadas que la nuestra y seguimos siendo centrales en el universo.
  1. Wikileaks no ha demostrado nuestra teoría conspirativa sobre la verdadera autoría de los atentados del 11-S, 11-M y 7-J.
  2. Por tanto, Wikileaks forma parte de una campaña de desinformación orquestada por el gobierno estadounidense. Es una desclasificación controlada de documentos.

«Wikileaks forma parte de una campaña de desinformación orquestada por el gobierno estadounidense. Es una desclasificación controlada de documentos. Si de verdad fuese documentación importante, habría referencias sobre la verdadera autoría de los atentados del 11-S, 11-M y 7-J, y no las hay. Por lo tanto, todo esto no es más que una maniobra de distracción».

Oído durante una manifestación de apoyo a Wikileaks, 11-12-2010, Madrid.[5]

Un ejemplo característico: falacia de quietismo o de reserva (el que calla, otorga)[editar]

La falacia de quietismo consiste en suponer que si nadie se queja, entonces nadie tiene el derecho de quejarse. Esto es similar a la idea de que el silencio es consentimiento o acuerdo:[6]

«¿Qué es todo eso de la igualdad de remuneración para las mujeres? Las mujeres que trabajan en mi oficina deben de estar satisfechas con sus salarios, ya que ninguna de ellas se ha quejado o ha pedido un aumento de sueldo.»

Una reconstrucción de este argumento en forma estándar revelará claramente la premisa implícita defectuosa:

Las mujeres de mi oficina no se quejan de que reciben menos remuneración que los hombres (premisa) [y donde no hay expresión de insatisfacción, no hay insatisfacción] (premisa implícita), [debido a que la falta de pruebas en contra de la satisfacción es evidencia de la satisfacción] (subpremisa implícita). Por lo tanto, las mujeres de mi oficina están satisfechas con recibir menos salario que los hombres en la oficina. (conclusión)[1]

El argumentador asume que la situación de un grupo de personas debe de ser satisfactoria, simplemente porque no ha sido expresada ninguna queja sobre esa situación. En otras palabras, la ausencia de pruebas contra el carácter satisfactorio de una situación es considerada como prueba para el carácter satisfactorio de esa situación. Hacer tal inferencia es tan distintivo de una forma de la falacia del argumento ad ignorantiam que a menudo se le da un nombre independiente: falacia de quietismo o de reserva (el que calla, otorga). Pero ante el hecho de que una persona o un grupo sean «reservados», es decir, que no hagan ninguna queja, no se puede inferir que no haya nada de qué quejarse. De hecho, puede haber muchas buenas razones por las que las quejas no se expresan abiertamente,[1] incluyendo el temor a repercusiones por hacerlo.[6]

El principio de suficiencia[editar]

Un argumento ad ignorantiam no respeta el principio de suficiencia. Este principio establece que la ausencia de pruebas en contra de una afirmación no constituye prueba suficiente de su veracidad, y la ausencia de pruebas para una afirmación no constituye prueba suficiente en su contra.[1]

El principio de la carga de la prueba[editar]

La llamada a la ignorancia también viola el principio de que la carga de la prueba para cualquier afirmación general recae en la persona que establece la afirmación. Por ejemplo, si alguien afirma que «existen los fantasmas, a menos que alguien pueda probar que no existen», este sujeto está tratando de trasladar la carga de la prueba a otra persona, normalmente a alguien que difícilmente puede probar o refutar tal afirmación. Esto se hace habitualmente insistiendo en que los que están convencidos de la falsedad de la afirmación planteada tienen la responsabilidad de refutarla o de proporcionar apoyo a la afirmación contraria. Si los escépticos no aceptan esa responsabilidad, el argumentador falazmente asume que no se necesita prueba de la afirmación en cuestión. Sin embargo, se necesitan pruebas. Un argumento que emplea una apelación a la «evidencia» de no evidencia no satisface el criterio de suficiencia de un buen argumento.[1]

El principio de presunción de inocencia no es un caso de argumento ad ignorantiam[editar]

Hay algunas situaciones de investigación en las que este tipo de razonamiento tiene la apariencia de ser aceptable. En un procedimiento judicial, por ejemplo, se supone que el acusado es inocente a menos que se pruebe lo contrario. Pero el principio de presunción de inocencia no es un caso de argumento ad ignorantiam. Por el contrario, dicho principio es un concepto de garantía jurídica, muy técnico, que en realidad no significa que se pruebe que el acusado es inocente porque no se demuestre lo contrario. El acusado puede ser culpable o inocente, pero no se le considera culpable hasta que se pruebe su culpabilidad.[1] De hecho, en ocasiones el acusado es declarado inocente siendo en realidad culpable, o viceversa.

Confusión con argumentos válidos[editar]

La falacia del argumento ad ignorantiam probablemente gana algo de su apariencia engañosa como un buen argumento por su similitud con una forma legítima de argumentar. El siguiente ejemplo puede ser ilustrativo: alguien afirma que hay termitas en una casa. Si una inspección profesional de termitas no revela ninguna evidencia para apoyar esa afirmación, sin embargo, entonces sería justificable la conclusión de que no hay termitas en la casa. Esto suena como un caso de la llamada a la ignorancia, porque la falta de pruebas de una afirmación («hay termitas») se utiliza como prueba de que la afirmación es falsa («no hay termitas»), pero, en realidad, hay una diferencia crucial en este caso. La afirmación negativa no se basa en la falta de pruebas, sino en una evaluación exhaustiva de todas las pruebas positivas y negativas relacionadas con la cuestión de si hay termitas en la casa.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h T. Edward Damer (2005). Attacking Faulty Reasoning. Belmont, CA: Wadsworth. ISBN 978-0-495-09506-4. 
  2. a b Sagan, Carl (1997). El mundo y sus demonios. Barcelona: Planeta. pp. 235-236. ISBN 9788408058199.
  3. Sergio (2001). «Lógica y falacias» (en castellano). Consultado el 4/4/14.
  4. «60.000 millones de planetas en zonas habitables de la Vía Láctea». ELMUNDO.es. 02/07/2013. Consultado el 4 de julio de 2013. 
  5. José María Mateos, ingeniero de Telecomunicaciones (4 de abril de 2012). «ARP-SAPC - Falacias Lógicas». Encuentro de difusión del pensamiento crítico en la sociedad Ateneu de Barcelona (24 de marzo de 2012) organizado por ARP-SAPC (Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico). Consultado el 29 de junio de 2013.
  6. a b Joseph Grcic, Ph D (2009). Facing Reality: An Introduction to Philosophy. Bloomington, IN: AuthorHouse. ISBN 978-1449033026.