Argumento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Argumento (lógica)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
ARGVMENTA
Argumento a silentio
Argumento ad antiquitatem
Argumento ad baculum
Argumento ad consequentiam
Argumento ad crumenam
Argumento ad hominem
Argumento ad ignorantiam
Argumento ad lazarum
Argumento ad logicam
Argumento ad nauseam
Argumento ad novitatem
Argumento ad populum
Argumento ad verecundiam
Reductio ad absurdum

Un argumento (del latín argumentum) es una prueba o razón para justificar algo como verdad o como falso, es un discurso dirigido. Es la expresión oral o escrita de un razonamiento.[1] La cualidad fundamental de un argumento es la consistencia y coherencia; entendiendo por tal el hecho de que el contenido de la expresión, discurso u obra adquiera sentido o significación que se dirige al interlocutor con finalidades diferentes:

  • Como contenido de verdad = consistencia y coherencia con otras verdades admitidas, o con referencia a un hecho o situación que haga verdadero o falso dicho contenido.
  • Como esquema lógico-formal = consistencia y coherencia con un sistema que no admite contradicción.
  • Como función lógico-matemática = consistencia y coherencia con el hecho de “ser algo real” frente a una mera posibilidad lógica que define un mundo o una situación posible en un determinado marco teórico que justifica la función.
  • Como discurso dirigido a la persuasión[2] como motivación para promover o proponer una determinada acción.
  • Como finalidad de acción = consistencia o coherencia con otros intereses o motivaciones del individuo o individuos receptores del contenido como motivación a actuar de determinada manera.

Es por tanto un discurso dirigido:

  • al entendimiento, para «convencer» o generar una creencia nueva mediante el conocimiento evidente de nuevas verdades, basándose en una racionalidad común.
  • a la emotividad para «motivar» una acción determinada.

Definición formal[editar]

En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión.[3] Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.[4] Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento.

Ejemplos de argumentos deductivamente válidos son los siguientes:

  1. Si está soleado, entonces es de día.
  2. Está soleado.
  3. Por lo tanto, es de día.
  1. Si no es martes, entonces es lunes.
  2. No es martes.
  3. Por lo tanto, es lunes.
  1. Todos los planetas giran alrededor del Sol.
  2. Marte es un planeta.
  3. Por lo tanto, Marte gira alrededor del Sol.

Nótese que para que un argumento sea deductivamente válido, no es necesario que las premisas o la conclusión sean verdaderas. Sólo se requiere que la conclusión sea una consecuencia lógica de las premisas. La lógica formal establece únicamente una relación condicional entre las premisas y la conclusión. Esto es: que si las premisas son verdaderas, entonces la conclusión también lo es (esta es la caracterización semántica de la noción de consecuencia lógica); o alternativamente: que la conclusión sea deducible de las premisas conforme a las reglas de un sistema lógico (esta es la caracterización sintáctica de la noción de consecuencia lógica). Si un argumento, además de ser válido, tiene premisas verdaderas, entonces se dice que es sólido.

En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas.

La ciencia[editar]

El ejemplo más típico y puro de argumento y forma de argumentar es el discurso de la ciencia, y su lenguaje la oración enunciativa como descripción, definición y "argumentación"; el discurso se estructura conforme a una teoría y un esquema de relaciones lógicas; el ideal de dichas relaciones lógicas son las relaciones lógico-matemáticas, cuando es posible.

En aspectos parciales, se expresa a través de lenguaje formalizado y simbolizado como un cálculo lógico o matemático, reducidas sus expresiones lingüísticas a proposiciones simbolizadas en un sistema lógico o matemático. Tal aplicación es fundamental en la utilización de la informática.

Resolución de problemas[editar]

Si el discurso pretende establecer como verdad una expresión determinada del sistema partiendo de verdades previas establecidas como axiomas o bien verdades admitidas como tales, se dice que dicho discurso es una prueba, que garantiza la verdad de una nueva proposición como afirmación dentro del sistema.

Tales discursos son deducciones[5] o aplicaciones de las demostraciones lógicas o matemáticas a un universo definido o condiciones de realidad determinadas.

El ejemplo de discurso más típico es el planteamiento y resolución de problemas.

Conocimiento verdadero como contenido de una función lógico-matemática[editar]

La función matemática f(x) o lógica P(x), representan una mera posibilidad, una forma vacía de contenido; pero dicha función adquiere entidad y por tanto consistencia cuando la x toma un valor de contenido lógico o numérico como argumento; de tal forma que la función pueda considerarse con respecto a un universo determinado como verdadera o falsa. Por eso x se denomina argumento de la función.

Ambas representan solamente la posibilidad de que exista o se produzca una realidad como afirmación o como predicación cuando la x tome un valor concreto relacionado con el mundo real.

Ejemplo de aplicación de una función matemática de cálculo algebraico a la resolución de una situación concreta como posible verdad Ejemplo de aplicación de una función lógica como verdad posible de una situación concreta
La función y=x+\frac{16x}{100} no significa nada, es una mera posibilidad de ser algo. Pero cuando x toma como argumento el valor 75 € correspondiente al precio de un artículo que se vende en una tienda, esa función representa lo que el comprador tiene que pagar al incluir el impuesto sobre el valor añadido del 16%. Lo que concede a dicha función la posibilidad de ser verdadera o falsa en relación con el mundo real de la experiencia en una sociedad determinada. Cuando P representa el verbo ladrar, y x representa a mi perro Desko como argumento, entonces: P(x) = Desko ladra. (Puede haber otro tipo de argumentos posibles de x, como \lor x o \land x).[6] Es entonces cuando dicha función adquiere la condición de hecho o situación que puede ser verdadera o falsa en el mundo de la realidad de la experiencia.

Argumentación informal[editar]

La argumentación informal en la primera década del siglo XXI, tiene diversas orientaciones y está alimentada de múltiples disciplinas, contiene la argumentación jurídica o filosófica, el discurso público ético-político, semiótica del texto, comunicación corporal e interpersonal, nueva retórica, lingüística, sociolingüística del análisis del discurso, etc.

La argumentación cotidiana tiene mucho que ver con la persuasión, porque de cualquier manera, lo que se busca realizar cuando se argumenta en la vida diaria es convencer a alguien de algo. En este sentido, algunos autores han trabajado esta cuestión central de la argumentación, como Pablo Briñol, Chaim Perelman y Toulmin, entre otros.

El discurso como persuasión[editar]

Se trata de un discurso que tiene por objetivo, dadas las «razones argumentativas» que el discurso ofrece, que el otro actúe de la forma que dicho discurso propone. Es por tanto un discurso dirigido fundamentalmente a la voluntad, para «persuadir» y mover a la acción en un determinado sentido en orden a alcanzar algunas finalidades.

Su intención comunicativa es persuadir a través de argumentos emocionales tanto o más que con argumentos cognoscitivos

En este tipo de discurso se mezcla el conocimiento y el interés. Por eso se juega con la equivocidad que ofrece la retórica, sin necesidad de mentir o decir falsedad.

El ejemplo más típico sería el discurso político, la predicación religiosa o el de la propaganda. En Derecho, el alegato del abogado defensor para mantener los argumentos a favor de su defendido. Por otra parte, Pablo Briñol Turnes y Luis de la Corte Ibáñez, aseguran que la fuente de la persuasión radica en varias características, por un lado, en la fiabilidad de quien argumenta,en su experiencia y en la familiaridad. Así mismo se piensa que la creencia de que lo bello es bueno, la fama y el poder son otras formas de persuadir. En segunda instancia, otra clave de la persuacion es el mensaje, dado que este puede ser emocional, racional, o ambos al mismo tiempo. En este se tiene en cuenta la fuerza del argumento, la novedad, la cantidad y la relevancia del mensaje; y en tercera instancia, el receptor desempeña un rol en la medida en que la edad, la inteligencia, la autoestima y la ansiedad podrían ser factores a tener en cuenta a la hora de persuadir a una persona.

Argumentaciones tipo prueba[editar]

Como hemos indicado tales argumentos son los argumentos lógico-matemáticos en cuanto formales y todos aquellos que siguen sus forma al ser aplicados a unos datos tenidos como válidos para obtener la demostración de una afirmación concreta como verdad necesaria y por tanto indiscutible. Esto ocurre cuando el producto de todas las afirmaciones,[7] del discurso como proposiciones lógico-matemáticas implican una conclusión como tautología.

A lo largo de la Historia ha habido varios argumentos considerados como pruebas y fuente de importantes discusiones:

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Gutiérrez, S. R. (1998) Introducción a la lógica. ed. esfinge
  2. Se prefiere la acepción restringida del uso de este término como diferenciado de 'convencer'; entendiendo que convencer se dirige al entendimiento mediante razones (lógicas) capaces de generar una creencia nueva como verdadera; mientras que 'persuadir' se dirige a la voluntad para motivar la acción, si bien dichas motivaciones no dejan de incluir razones cognoscitivas en tanto que orientadas hacia el interés de la acción; entre las cuales puede ser la de "convencer" para creer algo como verdadero.
  3. Kirwan, Christopher, «argument», The Oxford Companion to Philosophy, Oxford University Press, http://www.oxfordreference.com/views/ENTRY.html?subview=Main&entry=t116.e131, consultado el 6 de octubre de 2009 
  4. Simón Blackburn, ed., «argument», The Oxford Dictionary of Philosophy, Oxford University Press, http://www.oxfordreference.com/views/ENTRY.html?subview=Main&entry=t98.e239, consultado el 6 de octubre de 2009 
  5. El discurso típico de esta forma son las deducciones de Mr. Holmes
  6. Que se lee, algún x o Todo x'. Véase lógica cuantificacional
  7. Como esquema de inferencia

Bibliografía adicional[editar]

  • Perelman Ch. y Olbrechts-Tyteca L. (1988). Rhétorique et Philosophie. Bruxelles Éditions de l'Université de Bruxelles. 
  • Perelman Ch. y Olbrechts-Tyteca L. (1992). Traité de l’argumentation. La nouvelle rhetorique, 2 vols.. Bruxelles Éditions de l'Université de Bruxelles. 
  • HONDERICH, T. (Editor) (2001). Enciclopedia Oxford de Filosofía. Trd. Carmen García Trevijano. Madrid. Editorial Tecnos. 84-309-3699-8. 
  • Geach, P.T. (1976). Reason and Argument. Oxford. 
  • Kirwan C.A (1978). Logic and Argument. Londres. 
  • Hamblin, Ch. L. (1970). Fallacies. Londres. 
  • Ferrater Mora, J. (1979). Diccionario de Filosofía. Madrid. Alianza Editorial. 84-206-5299-7 (Obra completa 4 tomos).