Giganotosaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Giganotosaurus
Rango temporal: 99,6 Ma-97 Ma
Cenomaniense (Cretácico Superior)
Giganothosaurus.jpg
Reconstrucción del esqueleto en el Museo de Historia Natural de Helsinki.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Carnosauria
Superfamilia: Allosauroidea
Familia: Carcharodontosauridae
Subfamilia: Carcharodontosaurinae
Tribu: Giganotosaurini
Género: Giganotosaurus
Especie: G. carolinii
Coria & Salgado, 1995
[editar datos en Wikidata]

Giganotosaurus (gr. “reptil gigante del sur”) es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo carcarodontosáurido, que vivió hace aproximadamente entre 99,6 y 97 millones de años, en el Cenomaniense, en el Cretácico Superior,[1]​ en lo que hoy es Sudamérica. El nombre del género hace referencia a su gran tamaño, y deriva del griego gigas/γίγας “gigante”, notos/νότος “sur” y –saurus/–σαύρος “lagarto”. El nombre de la especie tipo y única especie conocida, Giganotosaurus carolinii, es en reconocimiento al aficionado que descubrió sus restos en 1993: Rubén Carolini. Los huesos fosilizados fueron hallados en las tierras yermas de la patagonia argentina, a solo unos 15 km de la Villa El Chocón.

Es uno de los mayores terópodos conocidos; se cree que alcanzaba longitudes de entre 12 y 13 metros, con un cráneo de posiblemente 1,56 m de largo y un peso aproximado de entre 6 y 8 toneladas.[2][3][4]​ Este género ha interesado mucho a la comunidad científica y popular debido, entre otras razones, a su gran tamaño, convirtiéndose en parte de un intenso debate científico acerca los tamaños máximos que pueden alcanzar los dinosaurios terópodos. Debió ser el depredador tope de su época, ubicándose en la cima de la cadena alimenticia. Es probable que haya depredado una amplia gama de animales saurópsidos, incluyendo hasta gigantescos saurópodos titanosaurios. Tenía como herramienta de rastreo su agudo olfato, y como principal arma de ataque, sus grandes fauces dotadas de largos y achatados dientes con bordes dentados, especializados para cortar y desgarrar profundamente la carne de sus víctimas.

El descubrimiento de un esqueleto casi completo de esta especie, ha entregado el material fósil suficiente para investigar en detalle algunos aspectos de su biología, como su capacidad de termorregulación y su anatomía cerebral; además de sus capacidades biomecánicas, como la fuerza de mordida y la velocidad potencial. Posiblemente se haya tratado de un organismo homeotermo, y por lo tanto, un animal con un estilo de vida activo y de crecimiento más rápido que un reptil de sangre fría.

Descripción[editar]

Tamaño y Aspectos generales[editar]

Giganotosaurus (en naranjo) comparado con algunos terópodos gigantes.

Basándose en el holotipo (MUCPv-CH-1), diferentes estudios, a lo largo de los años, han estimado a Giganotosaurus en un rango de entre 12 y 13 m de longitud,[2][3][5][6]​ de 6,1 a 6,85 toneladas de peso,[7][8][9][10][11][12]​ y con una altura superior a unos 4 m hasta las caderas. La longitud del cráneo fue originalmente estimada en 1,8 m[13]​ pero se ha demostrado que esta reconstrucción es errónea y actualmente se estima en 1,56 m.[14]​ El fémur, o hueso del muslo, mide hasta 143 cm de largo.[4]​ Estas mediciones lo sitúan dentro de los mayores dinosaurios terópodos conocidos y entre los más grandes carnívoros terrestres en la historia de la Tierra.

Además, se conoce un segundo espécimen (MUCPv-95), conocido sólo por unos fragmentos de la mandíbula izquierda, que superan comparativamente la del holotipo en un 6,5% ó 8% según distintos cálculos.[5][13]​ Esto podría indicar que Giganotosaurus alcanzaba mayores tamaños. Los estimados han proyectado dimensiones de 13,2 a 13,5 m de largo y 8,2 a 8,7 toneladas de peso.[5][10][9][11]​ Sin embargo, también se considera la posibilidad de que se trate de un especimen del mismo tamaño, solo que con una mandíbula más robusta.[5]

Giganotosaurus era un depredador bípedo, con un gran cráneo sostenido por un cuello poderoso; extremidades superiores cortas en proporción a su tamaño, provistas de 3 dedos terminados en garras curvas y afiladas; extremidades inferiores poderosas; como en los demás terópodos, el cuerpo permanecería en posición paralela al suelo; y con una larga cola que le servía de contrapeso y equilibrio. En las patas posteriores de Giganotosaurus destaca el fémur más largo que la tibia, por lo que sus piernas lo dotaban de gran soporte, pero no de gran velocidad. Esto sugiere que era un depredador de emboscada o que cazaba presas lentas, como los saurópodos. Los fósiles conocidos de esta especie corresponden a los restos óseos de la mayor parte del cuerpo, lo que permite estudiar detalladamente la mayoría sus características anatómicas y funcionales.

Anatomía postcraneal[editar]

Recreación en vida de un Giganotosaurus. Basado en los últimos estudios anatómicos.

Giganotosaurus cuenta con una de la extremidades posteriores (piernas) más altas entre los terópodos. En el holotipo, sólo el fémur medía 1,43-1,36 m de largo,[4][15]​ la tibia medía 112 cm y el peroné unos 84 cm.[2]​Esto le daba una gran elevación sobre el suelo sin ser desproporcionada, por lo que el animal todavía tenía una apariencia compacta y robusta. La cabeza del fémur, tenía forma de curva sigmoidea y estaba más engrosado que el resto del hueso, el cuarto trocánter (estructura del fémur que articula con la pelvis) era grande y estaba proyectada hacia atrás, el trocánter menor tenía forma de aleta y se ubicaba justo por abajo del trocánter mayor. La tibia era bastante más corta que el fémur, su extremo superior era mucho más amplio que su extremo inferior. El ilion, un hueso de la pelvis, era convexo en el lado superior, con una lámina postacetabular (detrás del acetábulo) baja, y con proyecciones óseas para el anclaje de los músculos de la cola. El isquion era recto, largo y terminaba con forma de lóbulo.[4]

Réplica de un esqueleto de Giganotosaurus montado en el Museo Australiano de Sídney.

Probablemente, presentaba las extremidades anteriores (brazos) de un terópodo carnosaurio típico, algo pequeñas en relación a su cuerpo, con tres dedos cada una, terminadas en afiladas garras. Éstas pudieron haberle servido como herramienta para sostener a sus presas mientras las mataba con sus mandíbulas. La escápula de Gigantosaurus era menos arqueada y proporcionalmente más corta que en los demás terópodos, medía 73 cm de largo y tenía un grosor de 6 cm directamente por encima de la articulación del hombro; tenía un fuerte tubérculo (protuberancia) para la inserción del musculo tríceps.[4]

La columna vertebral consistiría de un total de nueve vértebras cervicales, catorce vértebras dorsales, cinco vértebras sacras y más de cuarenta vértebras caudales. El cuello, corto y robusto, formaba una curva natural menos marcada que en los demás terópodos, con la típica forma de S casi inexistente. Además, las vértebras del cuello presentaban cuerpos vertebrales altos, pero con una apófisis espinosa baja, lo que sería señal de que los músculos del cuello no estaban tan fuertemente desarrollados como en los tiranosáuridos. La forma característica de las espinas neurales de Giganotosaurus, provocaba que su espalda fuese más recta que las de la mayoría de los terópodos, menos arqueada que en el caso de Tyrannosaurus. Las vertebras dorsales que construían la espalda tenían altas y cuadradas apófisis espinales, los cuerpos vertebrales tenían pleurocelos (depresiones o "agujeros") profundos; en cambio, las vértebras caudales carecían de pleurocelos. Las vertebras de la cola más próximas a la región de la cadera tenían apófisis espinales y cuerpos vertebrales altos; mientras que las más próximas a la punta de ésta eran más compactas y reducidas.[4]​ Las costillas eran robustas y construían una caja torácica ovalada en vista frontal, más corpulenta que en los otros carcharodontosáuridos, pero más delgada que en los tiranosáuridos.[5]

Características del Cráneo[editar]

Restos originales del cráneo parcial de Giganotosaurus carolinii, MPEB.

Giganotosaurus tenía un gran cráneo (de los más grandes conocidos entre los dinosaurios terópodos), desproporcionado aún para su inmenso tamaño. Pero la certeza de cuánto medía es desconocida, debido a que se han hallado varios huesos desarticulados, pero no un cráneo completo. El material conocido es representado por el maxilar, el dentario, gran parte del hueso nasal, el hueso lagrimal, el postorbital, el supraoccipital y el neurocráneo (estructura ósea donde se aloja el cerebro). Pero huesos como el premaxilar, yugal, el suprangular y angular no fueron encontrados.[4]​ Esto se traduce en una dificultad adicional en la reconstrucción del cráneo. Su longitud se estima a partir de los huesos de la mandíbula superior e inferior. Pero aunque se determine correctamente el tamaño o forma general del cráneo, no permitirá determinar el tamaño y forma exacta de sus cuatro grandes aberturas: la fosa antorbital, la cavidad orbitaria, la fenestra infratemporal y la fenestra de la mandíbula. Y la forma de la fosa nasal también se desconoce debido al estado fragmentario del premaxilar.

Cráneo reconstruido de Giganotosaurus en Japón.

El maxilar tenía una hilera de dientes que recorría un tramo de 92 cm en la mandíbula superior. Contaba con un pronunciado proceso (proyección ósea) debajo de la fosa nasal y una pequeña cuenca, en forma de elipse, cerca de la fosa antorbital (como el Allosaurus y Tyrannosaurus). El hueso nasal era muy áspero y arrugado; estas rugosidades cubrían toda la superficie superior del hueso. El hueso lagrimal, ubicado justo delante de los ojos, conservaba una prominente cresta rugosa (similar a un cuerno) con profundos surcos, cuyo ángulo estaba proyectado hacia atrás. El hueso postorbital, detrás del ojo, tenía un proceso óseo. El hueso yugal conformaba el límite inferior de la cuenca ocular, al igual que en otros terópodos como Tyrannosaurus, Abelisaurus y Carnotaurus. El hueso supraorbital, justo por encima de la cuenca ocular, se encontraba en medio del hueso lagrimal y postorbital, dando la impresión de una cornisa sobresaliente. El hueso cuadrado se encontraba en la parte posterior inferior del cráneo y articulaba con la mandíbula, tenía 44 cm de largo y dos agujeros neumáticos en el lado interno. El techo craneal (formado principalmente por el hueso frontal y el parietal) era amplio y tenía una proyección ósea similar a una plataforma, se encontraba en la sección posterior superior del cráneo, justo por encima de la pequeña fenestra (o fosa) supratemporal.[4][6]​ El área de la mandíbula que articulaba con el cráneo se encontraba más atrás del cóndilo occipital (donde el cuello se unía al cráneo) que en otros terópodos. Dicho cóndilo era ancho, bajo y tenía cavidades neumáticas. Giganotosaurus no contaba con una cresta sagital en la parte superior del cráneo como en la mayoría de los terópodos y sus músculos mandíbulares tampoco se extendían hasta el techo craneal. En el caso de este taxón patagónico, dichos músculos se habrían adherido a las superficies laterales inferiores de la plataforma ósea ubicada sobre la fenestra supratemporal. Los músculos del cuello que elevaban la cabeza se habrían unido a las prominentes estructuras del hueso supraoccipital, en la parte superior del cráneo, teniendo la misma función biomecánica que la cresta nucal en los tiranosáuridos.[2]

Dientes fósiles de Giganotosaurus.

El dentario, hueso delantero de mandíbula inferior, se encontraba ampliado y aplanado en el área de la sínfisis mandibular. La parte inferior del dentario era cóncavo, esto se debía a que contaba con una leve proyección ósea orientada hacia abajo en su punta inferior (denominado como “barbilla”). En vista superior, el lado exterior del dentario era convexo. A lo largo de éste había una ranura o surco óseo que albergaba varios forámenes, la función de estas estructuras era dar cabida a redes de vasos sanguíneos para el traspaso de nutrientes a los dientes. La cara interna del dentario tenía una fila de placas interdentales, donde cada diente tenía una cuenca para poder anclarse a la mandíbula. La ranura de Meckelian se encontraba a lo largo del borde inferior. La curva natural del dentario muestra que la boca de Giganotosaurus habría sido ancha. Es posible que cada dentario haya poseído doce alvéolos dentarios. La mayoría de los alvéolos eran de alrededor de 3,5 cm. Los dientes de Giganotosaurus eran achatados y curvados en forma sigmoidea en vista lateral, estrechos y comprimidos en vista frontal, y con forma ovalada desde la vista superior.[13][16]​ Cada diente, poseía una cubierta retrocurvada de esmalte con afilados bordes dentados.[17][18]​Posiblemente, los dientes eran de formas y tamaños similares, a excepción de los primeros, que eran más pequeños.

Restauración de un Giganotosaurus comparado con un ser humano. La longitud del cráneo se basa en los recientes estimados.

Debido al estado incompleto y desarticulado de los restos del cráneo, se desconoce su tamaño exacto. En la descripción original, por Coria y Salgado, se señaló un estimado de 1,53 metros.[4][19]​ Poco después, junto al descubrimiento del dentario de otro espécimen, se re-estimó su longitud en 1,8 metros (convirtiéndolo en el dinosaurio carnívoro con el mayor cráneo conocido).[13]​ Sin embargo, diferentes estimados posteriores han discrepado notoriamente con esta reconstrucción, considerando que 180 cm es una medida exagerada. En el año 2002, Rodolfo Coria y Philip J. Currie revisaron y actualizaron la longitud del cráneo del holotipo en 1,6 metros.[2]​ En un estudio de Therrien y Henderson estiman para Giganotosaurus un cráneo 1,56 m de largo, similar al resultado de Coria y Currie, 2002.[14]​ En la reconstrucción esquelética de Giganotosaurus de Scott Hartman, el cráneo del holotipo fue reconstruido con una longitud de 1,54 metros.[20][21]​ Los nuevos estimados, aunque menores a los sugeridos previamente, todavía son longitudes muy altas y rara vez vistos en dinosaurios terópodos, superando a los más largos cráneos hallados de Tyrannosaurus rex, los cuales miden de 1,4 a 1,5 metros de longitud,[22]​ rivalizando con el mayor cráneo encontrado de Carcharodontosaurus saharicus, estimado con un máximo de 1,6 m;[14]​ y sólo el cráneo de Spinosaurus aegyptiacus, que se estima entre 1,5 y 1,75 m, probablemente sea más largo.[14]

En el año 1998, se informó del descubrimiento de un dentario aislado, identificado a la especie Giganotosaurus carolinii, que era en comparación más grande que el dentario del holotipo. Tras realizar la comparación, este nuevo fragmento representaría un cráneo aproximadamente un 8% mayor según los autores. Debido a que se basaron en el estimado, ahora obsoleto, de 180 cm para el cráneo del holotipo, calcularon que el nuevo ejemplar (MUCPv-95) tendría un cráneo de 195 cm.[13]​ Otro cálculo posterior, estimó que MUCPv-95 solo sería un 6,5% mayor que MUCPv-Ch-1.[5]​ No se han publicado formalmente estimaciones más recientes para el cráneo del segundo espécimen, pero basándonos en los nuevos estimados y reconstrucciones del holotipo, y en que ambos ejemplares tienen una diferencia de tamaño de hasta un 6,5 y 8%, es posible la deducción de que midiese entre 1,64 y 1,73 m.

Historia[editar]

Principales descubrimientos[editar]

Restos de Giganotosaurus carolinii en el Museo Paleontológico Ernesto Bachmann de Villa El Chocón.

En el año 1993, el aficionado cazador de fósiles Rubén Carolini descubrió la tibia de un dinosaurio terópodo mientras recorría las tierras baldías de la provincia del Neuquén en patagonia argentina. La localización del descubrimiento fue en la Formación Caneleros, del Subgrupo Río Limay, sólo 15 km al sur de la Villa El Chocón.[4]​ Tras notificar el hallazgo a las autoridades, especialistas de la Universidad Nacional del Comahue llevaron a cabo el proceso de excavación. El descubrimiento fue anunciado por los paleontólogos argentinos Rodolfo Coria y Leonardo Salgado en una reunión de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados, en 1994. Donde el escritor de ciencia estadounidense Don Lessem ofreció financiar el resto de la excavación.[23]

Reconstrucción montada del esqueleto, MPEB.

El espécimen fósil conserva casi el 70% de su esqueleto. Incluye partes parciales del cráneo (entre ellos el maxilar, el dentario, gran parte del hueso nasal, el hueso lagrimal y el postorbital), mientras que el esqueleto postcraneal desarticulado preserva la escápula, la pelvis, ambos fémures, una tibia, un peroné, varias costillas y gran parte de la columna vertebral. La descripción fue publicada en el año 1995 por Rodolfo Coria y Leonardo Salgado en la revista Nature. El espécimen holotipo (MUCPv-Ch-1) fue clasificado en el nuevo género y especie Giganotosaurus carolinii.[4][5]​ Los restos se conservan en estado óptimo y están depositados en la colección de paleontología de vertebrados del Museo Paleontológico Ernesto Bachmann, en la Villa El Chocón de la provincia del Neuquén, Argentina. Dicha instalación fue inaugurada en 1995 por petición de Rubén Carolini. Giganotosaurus es la principal exposición en el museo, la sala I exhibe un esqueleto compuesto de restos originales y reconstruidos, los cuales se encuentran depositados sobre un suelo ambientado con arena; mientras que la sala II cuenta con la exhibición de una réplica esquelética montada.[24][25]

Un segundo especimén (MUCPv-95), fue descubierto en un sitio a 35 km al suroeste de Plaza Huincul, en la localidad de Cerro los Candeleros. Actualmente depositado en el Museo de Geología y Paleontología de la Universidad Nacional del Comahue. Se trata de un dentario incompleto de 61 cm de largo, que presenta 15 cuencas dentarias y que sólo en tres de ellas hay dientes parciales. Tras su estudio en 1998, por Rodolfo Coria y Jorge Calvo, quedó evidenciado que tenía casi las mismas características anatómicas que el dentario del holotipo, salvo por una cosa, este nuevo espécimen resulta ser entre un 6,5% a un 8% más grande.[5][13]

Otros hallazgos[editar]

En la formación de Chacarilla de la región de Tarapacá, Chile, se han hallado diversas huellas fosilizadas, que datan de entre finales del Jurásico y el Cretácico. Este material icnofósil fue reportado por primera vez en 1962 por los investigadores C. Galli y R. J. Digman, quienes atribuyeron de forma imprecisa unas grandes huellas de terópodo como pertenecientes a Tyrannosaurus rex y Allosaurus. Posteriormente, en 1999, se realizó un estudio centrado en la identificación de las huellas de terópodos de Chacarilla, sugiriendo que las grandes pisadas tridáctilas de 65 cm de largo fueran dejadas por Giganotosaurus. Esto abre la posibilidad de que también Chile haya sido hábitat de grandes formas de vida carcharodontosáuridas.[26][27]

En 1987, A. Delgado descubrió un gran diente de terópodo en las proximidades del Lago Ezequiel Ramos Mexía. El espécimen (MUCPv-52) fue mencionado por Jorge Calvo en uno de sus estudios en 1999; lo identificó tentativamente a Giganotosaurus sp. y por lo tanto, el primer fósil hallado de este género en la patagonia argentina.[17]

Calvo sugirió que algunos rastros de pisadas halladas en afloramientos rocosos próximos al Lago Ezequiel Ramos Mexía pertenecen al terópodo Giganotosaurus, en base al gran tamaño y anatomía de estos. Las pisadas superan los 50 cm de longitud y las huellas se intercalan con una distancia media de 130 cm. Las pisadas son tridáctilas, de dígitos grandes, robustos y con impresiones de garras prominentes. Estos rastros de pisadas se encuentran en un mayor nivel estratigráfico que los principales fósiles de Giganotosaurus, pero coinciden con los niveles geológicos correspondientes a dientes aislados de este género y a restos de saurópodos también conocidos en los mismos estratos que Giganotosaurus.[17]

También se han encontrado grandes dientes aserrados en el sitio paleontológico de La Buitrera en 2001, los cuales se han atribuido a Giganotosaurus.[28]

Clasificación[editar]

Réplica del esqueleto de Giganotosaurus carolinii en el Museo municipal Carmen Funes. Los dientes aserrados y estrechos, y la complexión relativamente delgada que se ve en esta especie es característico de los carcharodontosáuridos.[9][29]

Giganotosaurus es un género del suborden Theropoda, relacionado con el clado Tetanurae, un grupo basal (o "primitivo") de terópodos. Dicha posición sistemática se fundamenta con base en una serie de características anatómicas compartidas (sinapomorfías) en las piernas, el cráneo y la pelvis. Por lo tanto, no estaba relacionado con el clado derivado (o "avanzado") Coelurosauria, que contiene a las aves y a sus parientes próximos (probablemente emplumados).[4]​ Los estudios filogenéticos indicaron que pertenece a una familia de dinosaurios carnívoros llamada Carcharodontosauridae, familia que incluye todos los terópodos de la superfamilia Allosauroidea que están más relacionados con Carcharodontosaurus que con Allosaurus o Sinraptor. Este grupo de terópodos se caracteriza por tener fenestras craneales muy amplias y es normal ver que los huesos faciales presenten estructuras rugosas y esculpidas; la fusión de sus huesos craneales también es común en ellos. Aunque los miembros de esta familia de terópodos se registraron por primera vez en estratos del Cenomaniano en África (con el descubrimiento de Carcharodontosaurus saharicus), el más completo registro fósil actualmente conocido de este grupo proviene de la patagonia argentina,[30]​ principalmente de las provincias del Neuquén, del Chubut y la de Río negro. Conocidos por los hallazgos de grandes taxones como Tyrannotitan chubutensis, Mapusaurus roseae y Giganotosaurus carolinii. Hoy en día se sabe que esta familia se encuentra ampliamente distribuida a lo largo y ancho del globo, con el descubrimiento de géneros como Concavenator de España o Kelmayisaurus y Shaochilong, ambos provenientes de China.

Reconstrucción del cráneo de Mapusaurus, taxón hermano de Giganotosaurus, en el Museo Carmen Funes.

Tanto los carcharodontosáuridos patagónicos como africanos, de mediados del periodo Cretácico, se encuentran estrechamente emparentados con Giganotosaurus. Tras el descubrimiento de Mapusaurus en el año 2006, caracteres homólogos del fémur y el cráneo demostraron un cercano parentesco con Giganotosaurus, inclusive mayor que en cualquier otro carcharodontosáurido. Basado en esta relación, los investigadores propusieron una nueva taxonomía monofilética: la subfamilia Giganotosaurinae (por Coria y Currie), definida por todos los carcarodontosáuridos que fuesen más cercanos a Giganotosaurus y Mapusaurus que a Carcharodontosaurus. En un principio se pensó incluir también a Tyrannotitan en esta subfamilia.[6]

Posteriormente, en 2013, una revisión hecha por Novas et al., reordenó a varios de los géneros conocidos de la familia Carcharodontosauridae, en esta revisión se cambió a la familia Giganotosaurinae por la Carcharodontosaurinae. En esta nueva subfamilia, sólo están incluidos los carcharodontosáuridos que habitaron en Suramérica y África y que vivieron entre el Aptiano y el Cenomaniano. Por lo tanto, Carcharodontosaurus, Tyrannotitan, Mapusaurus y Giganotosaurus son los únicos géneros incluidos en esta subfamilia. Los tres últimos mencionados, los cuales corresponden sólo a taxones patagónicos, fueron reasignados en una nueva tribu llamada Giganotosaurini. Estos tres géneros comparten entre sí varias características, como el proceso postorbital del yugal, el cual en los tres géneros hay una base amplia en sentido anteroposterior (desde el frente hasta la parte de atrás), no tienen pleurocelos en las vértebras caudales, y varias características del fémur como un cuarto trocánter reducido o una cresta cruzada mal definida en su zona distal también se repite en estos taxones, pero no en los demás miembros de Carcharodontosauridae.[30]

Filogenia[editar]

El siguiente cladograma se basa en el estudio de Apesteguía et al., 2016, mostrando la posición de Giganotosaurus dentro de la familia Carcharodontosauridae.[31]

Carcharodontosauridae

Concavenator





Acrocanthosaurus



Eocarcharia





Shaochilong


Carcharodontosaurinae

Carcharodontosaurus iguidensis



Carcharodontosaurus saharicus


Giganotosaurini

Tyrannotitan




Mapusaurus



Giganotosaurus








Paleobiología[editar]

Estructura endocraneal y cerebral[editar]

Detalle de un cráneo Giganotosaurus carolinii en el Museo Carmen Funes.

Entre el material fósil exhumado del holotipo se encontraba el neurocráneo, estructura ósea que daba asentamiento al cerebro, a sus estructuras nerviosas y vasculares anexas y al líquido cefalorraquídeo. Cuando el animal muere, todo el material blando dentro del neurocráneo se descompone rápidamente, dejando paso una cavidad hueca llamada bóveda craneal. A partir de esto, científicos han investigado dicha estructura al reconstruirla tanto digital (mediante el uso de tomografías computarizadas) como físicamente (mediante el relleno de la bóveda craneal con resina de látex). Con ambos métodos se creó un molde de esta cavidad interna, llamado endocast, que facilita la investigación y determinación de la mayoría de los rasgos externos que habría tenido el encéfalo del animal cuando estaba vivo.[2][32]

En Giganotosaurus, el endocast es de forma similar a una banana. Los dos estudios realizados sobre esta estructura interna calcularon su volumen en 275 cm³. La mayor parte de este espacio hubiese sido ocupado por el cerebro (potencialmente hasta en un 95%). Una característica destacable del endocast de Giganotosaurus fue el gran tamaño de los lóbulos olfatorios, que son incluso más desarrollados que en Tyrannosaurus rex, siendo robusto, largo y superficialmente convexo en la cara sur dorsal. La comparación entre ambos endomoldes reveló también que Tyrannosaurus habría tenido los lóbulos ópticos más desarrollados que en el dinosaurio patagónico, y un endocast de mayor tamaño (343 cm³).[2][32]

Como se ve en este modelo, es más probable que su piel estuviera cubierta de escamas y no de plumas. Descubrimiento hecho por las relaciones filogenéticas halladas en estudios sobre su cerebro.

Aun así, Giganotosaurus es propietario del endocast más grande de todos los carcharodontosáuridos, tanto en volumen como en longitud. Es un 19% más largo y posee un volumen 23% mayor que el de su pariente africano Carcharodontosaurus saharicus, a pesar de que sus cráneos fueron de tamaño similar. La comparación entre los endomoldes de Carcharodontosaurus y Giganotosaurus ha revelado que ambos géneros presentan prácticamente la misma alineación en los vasos sanguíneos y nervios craneales. También la morfología general de ambos endomoldes es muy similar, lo que apoya una estrecha relación filogenética entre ambos taxones. No así con Acrocanthosaurus, cuyo endocast, además de ser considerablemente más pequeño, tiene diferencias anatómicas mucho más marcadas. En Giganotosaurus, tal como en los demás carcharodontosáuridos, no se han encontrado claras marcas vasculares en la región interior del neurocráneo, hecho que se repite también en todos los terópodos tetanuros más basales. Esto es muy similar a lo que ocurre con los reptiles actuales, e indica un cerebro de menor tamaño en proporción a todo el espacio disponible en la bóveda craneal. En cambio, en los endomoldes realizados en especies de celurosaurios maniraptores, grupo que incluye a las aves y sus parientes más cercanos, sí se aprecian notorias marcas vasculares en la bóveda craneal. Esto indica que el cerebro en aves y parientes próximos, al tener una dimensión muy similar al espacio total disponible de la bóveda craneal, se veía obligado a encontrarse mucho más próximo a sus paredes óseas, causando que sus órganos vasculares y nerviosos tuviesen mayor contacto con la cubierta ósea, lo que facilitaría la marcación gradual de estos tejidos en el hueso. La ausencia casi total de marcas vasculares y nerviosas en Giganotosaurus, como en los demás carcharodontosáuridos, los sitúan en una posición filogenética más primitiva y alejada de las aves que en otras especies como Tyrannosaurus rex o Velociraptor. Debido a esto, se priorizan las reconstrucciones en vida de este animal con escamas a las de plumas.[2][32]

Termorregulación[editar]

Para entender mejor el comportamiento de los dinosaurios terópodos, como Giganotosaurus y Tyrannosaurus rex, es importante conocer su metabolismo y método de termorregulación corporal. Con esos datos se pueden hacer interpretaciones más acertadas de su conducta en vida, como la cantidad de carne que debía comer, cuánto territorio debía cubrir para conseguir su alimento, qué tan activo era, su tasa de crecimiento o estrategias de reproducción, entre otros.

Mediante el estudio de los isótopos de oxígeno en el fosfato de los fósiles es posible determinar la distribución térmica del cuerpo de un organismo ya extinto. Mientras más similares son los isótopos de oxígeno, más similar y constante es la temperatura corporal, a lo que se llama homeotermia. En un animal de sangre caliente, o endotermo, la distribución térmica es mucho más uniforme que en uno de sangre fría, o ectotérmico.

Tras utilizar este método en 84 muestras de 13 huesos fósiles estudiados de Giganotosaurus, se reveló que la diferencia térmica entre las vértebras del tronco y la tibia de la pierna no era mayor a los 5°C, evidencia que sugiere que Giganotosaurus presentaba homeotermia y un metabolismo intermedio, más alto que en los reptiles actuales de sangre fría pero menor a los mamíferos y aves actuales de sangre caliente. Esto hubiera favorecido un comportamiento de caza y vida activa y posiblemente un patrón de crecimiento rápido.[33]​ Estas conclusiones también se dieron en otro gran terópodo que vivió en una época y ubicación muy distinta, Tyrannosaurus rex, cuyo rango de temperatura entre el núcleo del cuerpo y las extremidades rondaba entre los 4 y 5 °C.[34]

Locomoción[editar]

Restauración de un ejemplar caminando.

Entre los rasgos de Giganotosaurus que indicaban un comportamiento de depredador y no sólo de carroñero están su cuerpo poderoso pero ligero y sus patas grandes y musculosas (más grandes que las de cualquier otro terópodo). Su larga y fornida cola equilibraba su peso al desplazarse. Sus pies estaban dotados de un tejido almohadillado que funcionaba como resorte. Los huesos largos de sus patas estaban funcionalmente unidos entre sí para transmitir las fuerzas generadas por las piernas y por sus fuertes pisadas, tal como ocurría en los demás terópodos. Esto hacía de los giganotosaurios depredadores robustos pero relativamente rápidos, especializados en capturar presas de mediano a gran tamaño. Sin embargo, el riesgo a graves lesiones que una caída al suelo provocaría en un animal tan grande en plena carrera, hubiese sido un factor bastante limitante.

En 2001, Ernesto Blanco y Gerardo Mazzetta evaluaron la capacidad cursorial de Giganotosaurus. Descubrieron que en el momento de correr, los animales bípedos se desequilibran cada vez más a medida que aumentaban de rapidez. Tomando en cuenta esto, calcularon el tiempo que tardaría una de las piernas de Giganotosaurus en recuperar el equilibrio después de la retracción de la pierna contraria, buscando el límite superior de velocidad que las piernas le permitiesen alcanzar sin que hubiera peligro de caerse. Se estimó que la rapidez máxima de Giganotosaurus, en una superficie ideal, hubiese sido de hasta 14 metros por segundo (alrededor de 50 kilómetros por hora).[35]

Alimentación[editar]

Ilustración de un Giganotosaurus alimentándose de los restos de un Andesaurus.

En 2002, Coria y Currie descubrieron varias características en la parte posterior del cráneo de Giganotosaurus (por ejemplo, una inclinación hacia adelante del occipucio y un amplio cóndilo occipital) que sugerían una buena capacidad para mover la cabeza de lado a lado con respecto a las vértebras delanteras del cuello. Estas características pudieron haberse relacionado con el aumento de masa y longitud de los músculos de la quijada; la articulación mandibular de Giganotosaurus, y de otros carcarodontosáuridos, se encontraba en una posición más posterior que en otros terópodos para aumentar la longitud de los músculos de la mandíbula. Esto permitía un cierre más rápido de sus fauces. Los tiranosáuridos en cambio, incrementaron la masa muscular de la mandíbula inferior, para aumentar la potencia de su mordida.[2]

Esqueleto de un Giganotosaurus en posición ataque, en el Museo Fernbank de Historia Natural, Georgia.

Varios científicos han analizado y estimado la fuerza relativa de mordida en terópodos y cómo éstos posiblemente lo empleaban en el momento de enfrentarse a sus adversarios. Se descubrió que Giganotosaurus y taxones relacionados tenían adaptaciones para capturar y derribar a sus presas al someterlas con rápidas y energéticas mordeduras. Sus fauces estaban armadas con dientes curvos y aserrados, diseñados para desgarrar profundamente la carne de sus víctimas, causando graves heridas y abundante pérdida de sangre; mientras que las robustas y gruesas mandíbulas de los tiranosáuridos estaban adaptadas para ejercer y resistir elevados niveles de torsión mecánica y estrés físico cuando trituraban la carne de sus presas y aplastaban huesos.

La fuerza de mordida de Giganotosaurus no era tan potente como la de Tyrannosaurus rex.[36]​ Mediante diseños biomecánicos, se ha estimado que la fuerza máxima de mordida de Giganotosaurus fue de 1.350 kg (13.258 N).[37]​ Por otro lado, las mandíbulas más cortas y macizas de Tyrannosaurus rex alcanzaban una fuerza máxima de 3,6 a 5,8 toneladas (35.000-57.000 N).[38]Giganotosaurus probablemente utilizaba la parte delantera de sus fauces para capturar, manipular y someter a sus víctimas, mientras que la parte posterior de sus quijadas la empleaba para desgarrar la carne de las presas ya abatidas.

Estos autores sugirieron que Giganotosaurus y otros alosauroides pudieron haber sido depredadores generalistas, en decir, se alimentaban de un amplio espectro de presas y habitualmente más pequeñas que ellas, como ornitópodos o saurópodos juveniles. El proceso inferior óseo del dentario (la "barbilla") pudo haber sido una adaptación para resistir la tracción a la que se sometían sus mandíbulas a la hora de forcejear contra una presa.[36]

Montaje esquelético de Giganotosaurus atacando a un saurópodo, en el Museo de Historia Natural de Helsinki.

Los primeros fósiles conocidos de Mapusaurus, taxón hermano de Giganotosaurus, fueron encontrados en un lecho fosilífero que albergaba a varios ejemplares de diferentes edades y tamaños. En la descripción de este género, los autores sugirieron que, aunque pudo haber sido un hecho casual, la presencia de individuos de diferentes desarrollos ontogénicos pero de un mismo taxón abre la puerta a la posibilidad de que hayan sido enterrados juntos porque vivían en grupo.[6]

En un artículo de 2006 de National Geographic, el paleontólogo Rodolfo Coria señala que la presencia de varios ejemplares de tamaño medio, y sólo unos cuantos de gran y pequeño tamaño coincide con los patrones vistos en animales que viven en grupos, especialmente depredadores. Además, señala que el lecho fosilífero que albergaba a todos estos ejemplares quizás se produjo por un evento natural catastrófico, como una inundación, que los sepultó en un periodo corto de tiempo. A partir de estas evidencias, Coria sugiere que grandes terópodos podrían haber cazado en grupos, lo que sería ventajoso cuando se disponían a cazar saurópodos gigantescos.[39][40]

Paleoecología[editar]

El Parque Nacional Conguillio y otras zonas abundantes en araucarias, presentan similitudes con el ambiente en que vivió Giganotosaurus, hace 98 millones de años.

A mediados del periodo Cretácico, en la patagonia argentina, la mayoría de los cursos de agua desembocaban en el Océano Pacífico dado que la Cordillera de los Andes no existía. El territorio en que habitó Giganotosaurus se encontraba rodeado de exuberantes bosques de coníferas, helechos y cícadas, siendo dominado por grandes árboles de araucarias y palmeras. Recién habían aparecido las plantas con flores y de hoja ancha.[41]​ Hubo dos estaciones, desde un largo periodo seco a otro más corto y caracterizado por lluvias intensas, repitiéndose ambas de manera recíproca a lo largo del año. La interrogante sobre la presencia de especies tan gigantescas en casi el mismo periodo de tiempo y en el mismo territorio sigue siendo una incógnita. Pudo deberse al clima cálido y al ambiente exuberante de aquel entonces, y esto, junto a las vastas llanuras aluviales, favoreció el desarrollo de gigantescas formas de vida. Otro posible factor hubiesen sido las diferencias térmicas entre el día y la noche, esto favorecería a las especies más grandes, ya que mientras mayor sea el volumen del animal, éste podrá retener más calor durante más tiempo, y así verse menos afectado durante los cambios drásticos de temperatura que ocurrían entre el día y la noche.[42]

En ese tiempo Suramérica se encontraba mucho más cerca de África de lo que se encuentra ahora, y antes, en el Cretácico Inferior se encontraban unidos en una sola gran masa de tierra. Esta cercanía entre dichos continentes generó ecosistemas muy similares con especies parecidas.[19][42]​ Grupos de dinosaurios como los carcharodontosáuridos, abelisáuridos y titanosaurios, entre otros, proliferaron en estas zonas. Géneros como Giganotosaurus y Carcharodontosaurus, o Argentinosaurus y Paralititan son claros ejemplos del hallazgo de faunas anatómicamente muy similares y en rocas de casi la misma antigüedad; evidencias como éstas respaldan la teoría de que continentes ahora alegados, estuvieron alguna vez muy próximos.[19]

Reconstrucción del esqueleto de Argentinosaurus, en el Museo Carmen Funes, de Plaza Huincul. Este género fue uno de los dinosaurios más grandes que se han conocido. Convivió con carcharodontosáuridos similares a Giganotosaurus y pudo haber sido una de sus presas.

Se ha especulado que Giganotosaurus carolinii y otros giganotosaurinos, como Mapusaurus roseae, cazaban en manadas. Entre los saurópodos sudamericanos de esta época se encontraban titanosaurios como Argentinosaurus huinculensis,[43]​ —considerado uno de los mayores vertebrados terrestres que han existido, rodeando los 33 metros de longitud y las 73 toneladas de peso—,[10][44]Andesaurus delgadoi[45]​ y rebaquiosáuridos como Cathartesaura anaerobica[46]​ y Limaysaurus tessonei.[47][48]​ Con presas de tales dimensiones no resultaría conveniente para los giganotosaurinos tratar de cazar a algún ejemplar adulto si no adoptaran un comportamiento de caza grupal. Además, los lóbulos olfativos muy desarrollados y los ópticos poco desarrollados han llevado a suponer a los paleontólogos que Giganotosaurus era un cazador frecuentemente nocturno, utilizando su olfato para guiarse a través de la noche.[49]​ Tratándose de presas tan grandes, un ataque en manada y de noche resultaría más seguro para los predadores, ya que a los herbívoros les sería más complicado alertarse de su presencia en la oscuridad. Otras presas potenciales hubiesen sido ornitópodos iguanodontianos no identificados de tamaño medio, localizados en la misma formación geológica que Giganotosaurus.[50]​ Entre los terópodos carnívoros que compitieron contra los giganotosaurinos por los mismos nichos ecológicos se encontraba Ekrixinatosaurus novasi,[51]​ un abelisáurido; Megaraptor namunhaiquii,[52]​ un posible neovenatórido,[53]​ y Buitrerráptor gonzalezorum,[54]​ un dromeosáurido.

Cultura popular[editar]

Modelo de Giganotosaurus carolinii en el hall de la entrada de la estación central de Fráncfort.

Los fósiles originales de Giganotosaurus se encuentran en el Museo Paleontológico Ernesto Bachmann y en el Museo de Geología y Paleontología “Centro Paleontológico Lago Los Barreales”, ambos museos argentinos. Sin embargo, hay réplicas de esqueletos completos en otros lugares, incluyendo una en el Museo de Senckenberg de Fráncfort,[55]​ y otra en el Museo Australiano de Sídney.[56]

Giganotosaurus recientemente ha alcanzado fama entre el común de la gente al darse a conocer a expensas del Tyrannosaurus rex, ya que, al igual que otros terópodos como Carcharodontosaurus y Spinosaurus, en los medios de comunicación masivos y la industria del entretenimiento se le suele presentar como un hipotético adversario de T. rex, antes considerado el mayor dinosaurio carnívoro de todos los tiempos.

Giganotosaurus en películas y documentales
En libros de ficción
  • Aparece en la historia El mundo inferior de Dinotopia como protagonista inesperado en el Bajío Lluvioso.
En juegos de video
  • En el MMOG "Ark: Survival Evolved" es el carnívoro más grande y peligroso del juego. Sus dimensiones han sido exageradas, pues se le sitúa por encima de Spinosaurus.
  • En el videojuego Dino Crisis 2 y en su continuación se lo presenta con dimensiones excesivas (unos 7 metros de alto y 20 de longitud).
  • Aparece también en los juegos más recientes de Jurassic Park.
  • El videojuego Turok (2008) lo incluye en el nivel Death Valley.
  • Aparece en Carnivores 4: City Scape. Es el dinosaurio más grande del juego, y reemplaza a Tyrannosaurus presente en el resto de la saga.
En otros formatos
  • También ha aparecido en la serie de ITV Primeval.
  • La empresa japonesa Tomy ha puesto a la venta una colección de animales-robot llamada Zoids, de los cuales el modelo llamado Gojulas Giga está inspirado en un giganotosaurio. Gojulas Giga también aparece como personaje en el anime Zoids: Fuzors, de la serie Zoids, que está basada en la colección de juguetes antes nombrada.
  • Aparece en la serie animada por CGI Dinotren, vigilando el tren; el personaje es hembra y se llama Laura.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Holtz, Thomas (2012). Genus List for Holtz (2007) Dinosaurs:The Most Complete, Up-to-Date Encyclopedia for Dinosaur Lovers of All Ages. Consultado el 26 de septiembre de 2015. 
  2. a b c d e f g h i Coria, Rodolfo; Currie, Philip (Diciembre de 2002). «The Braincase of Giganotosaurus carolinii (Dinosauria: Theropoda) from the Upper Cretaceous of Argentina». Journal of Vertebrate Paleontology (en inglés) 22 (4): 802-811. Consultado el 30 de mayo de 2015. 
  3. a b Paul, Gregory S. (2010). The Princeton Field Guide to Dinosaurs (en inglés). Princeton University Press. ISBN 9781400836154. Consultado el 22 de marzo de 2016. 
  4. a b c d e f g h i j k l Coria, Rodolfo; Salgado, Leonardo (21 de septiembre de 1995). «A new giant carnivorous dinosaur from the Cretaceous of Patagonia». Nature 377 (6546): 224-226. doi:10.1038/377224a0. Consultado el 25 de septiembre de 2015. 
  5. a b c d e f g h Hartman, Scott (26 de marzo de 2013). «Giant theropods: North vs South». Scott Hartman's Skeletal drawing.com (en inglés). Consultado el 30 de mayo de 2015. 
  6. a b c d Coria, Rodolfo; Currie, Philip (2006). «A new carcharodontosaurid (Dinosauria, Theropoda) from the Upper Cretaceous of Argentina.». Geodiversitas 28 (1): 71-118. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  7. Seebacher, Frank (2001). «A new method to calculate allometric length-mass relationships of dinosaurs». Journal of Vertebrate Paleontology 21 (1): 51-60. doi:10.1671/0272-4634(2001)021[0051:ANMTCA]2.0.CO;2. Consultado el 19 de septiembre de 2015. 
  8. Benson, Roger; Campione, Nicolás; Carrano, Matthew; Mannion, Philip; Sullivan, Corwin; Upchurch, Paul; Evans, David (6 de mayo de 2014). «Rates of Dinosaur Body Mass Evolution Indicate 170 Million Years of Sustained Ecological Innovation on the Avian Stem Lineage». PLoS one 12 (5). doi:10.1371/journal.pbio.1001853. Consultado el 28 de mayo de 2016. 
  9. a b c Hartman, Scott (7 de julio de 2013). «Mass estimates: North vs South redux». Scott Hartman's Skeletal drawing.com (en inglés). Consultado el 24 de mayo de 2015. 
  10. a b c Mazzetta, Gerardo V.; Christiansen, Per; Fariña, Richard A. (2004). «Giants and Bizarres: Body Size of Some Southern South American Cretaceous Dinosaurs» (PDF). Historical Biology 16 (2-4): 71–83. doi:10.1080/08912960410001715132. Consultado el 19 de septiembre de 2015. 
  11. a b Paul, Gregory S. (Marzo de 2010). «Gregory S. Paul's Dinosaur Mass Table». Consultado el 28 de mayo de 2016. 
  12. Campione, Nicolas; Evans, David; Brown, Caleb; Carrano, Matthew (21 de julio de 2014). «Body mass estimation in non-avian bipeds using a theoretical conversion to quadruped stylopodial proportions». Methods in Ecology and Evolution 5 (9): 913-923. doi:10.1111/2041-210X.12226. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  13. a b c d e f Coria, Rodolfo; Calvo, Jorge (Diciembre de 1998). «New specimen of Giganotosaurus carolinii (Coria & Salgado, 1995), supports it as the largest theropod ever found». Gaia N°15 (en inglés): 117-122. ISSN 0871-5424. Consultado el 5 de junio de 2015. 
  14. a b c d Therrien, F.; and Henderson, D.M. (2007). «My theropod is bigger than yours... or not: estimating body size from skull length in theropods». Journal of Vertebrate Paleontology 27 (1): 108-115. 
  15. Carrano, Benson (Junio de 2012). «The filogeny or Tetanurae; Dinosauria, Theropoda». Journal of Systematic Palaeontology. 
  16. Novas, F. E.; S. de Valais, P. Vickers-Rich, and T. Rich (2005). «A large Cretaceous theropod from Patagonia, Argentina, and the evolution of carcharodontosaurids». Naturwissenschaften 92 (5): 226-230. PMID 15834691. doi:10.1007/s00114-005-0623-3. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  17. a b c Calvo, Jorge O. (1999). «Dinosaurs and other vertebrates of the Lake Ezequiel Ramos Mexía area, Neuquén-Patagonia, Argentina». National Science Museum Monographs 15: 13-45. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  18. Brusatte, Stephen L.; Benson, Roger B. J.; Carr, Thomas D.; Williamson, Thomas E.; Sereno, Paul C. (2007). «The systematic utility of theropod enamel wrinkles». Journal of vertebrate Paleontology 27 (4): 1052-1056. doi:10.1671/0272-4634(2007)27[1052:TSUOTE]2.0.CO;2. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  19. a b c Rodolfo Aníbal Coria(actor) (1996). RODOLFO CORIA: Paleontologo argentino (parte 2 de 2) (Reportaje). Argentina: Polo de Desarrollo ISFD-35. Escena en minuto 2:30. Consultado el 30 de mayo de 2015. «Cuando se consideró que el cráneo del giganotosaurio medía 1,53 metros». 
  20. Hartman, Scott (2013). «Theropods skeletals: Giganotosaurus carolinii. Scott Hartman's Skeletal Drawing.com (en inglés). Consultado el 25 de septiembre de 2015. 
  21. Hartman, Scott (16 de mayo de 2012). «Big honkin' theropod of the southern hemisphere». DevianArt (en inglés). Consultado el 30 de mayo de 2015. «En la sección de comentarios el autor dice breve mente su estimación del largo del cráneo del Giganotosaurus». 
  22. Ryan, Michael (12 de abril de 2006). «New Biggest T. rex Skull» (en inglés). Consultado el 26 de septiembre de 2015. 
  23. Hajek, Daniel (14 de junio de 2015). «Bankrolling A Dinosaur Dig And Unearthing A Giant: The Giganotosaurus». National Public Radio. Consultado el 10 de diciembre de 2016. 
  24. «El Museo Bachmann, otra opción para visitar en Villa El Chocón». Neuquén patagonia argentina. 1 de junio de 2012. Consultado el 15 de diciembre de 2015. 
  25. Epifanio, Eduardo. «Sobre los dinosaurios en el museo de el chocón». InterPatagonia. Consultado el 15 de diciembre de 2015. 
  26. Castillo, Juan (Diciembre de 2005). «Dinosaurios en Chile: Huellas». Dinosaurios en Chile y otros vertebrados del mesozoico. Merced N°22 Of.1002, Santiago de Chile: MAGO Editores. pp. 113-117. ISBN 956-8249-48-6. 
  27. Lecaros, Alegandro (Julio de 2006). «Hallazgos de nuestra prehistoria». Muy Interesante (Lo castillo) (228): 18-21. 
  28. De Valais, S.; Apesteguıa, S. (2001). «Dientes asignables a Giganotosaurus (Carcharadontosauria, Theropoda) provenientes de “La Buitrera” Fm. Candeleros, provincia de Río Negro». Resúmenes XVII Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados, (Esquel). Ameghiniana 38: 6. Consultado el 12 de diciembre de 2015.
  29. Furtado, M. R.; Candeiro, C. R.; Bergqvist, L. P. (2013). «Teeth of Abelisauridae and Carcharodontosauridae cf. (Theropoda, Dinosauria) from the Campanian-Maastrichtian Presidente Prudente Formation (Southwestern São Paulo State, Brazil)». Estudios Geológicos 69 (1): 105-114. Consultado el 7 de junio de 2016. 
  30. a b Novas, Fernando; Agnolín, Federico; Ezcurra, Martín; Porfiri, Juan; Canale, Juan (2013). «Evolution of the carnivorous dinosaurs during the Cretaceous: The evidence from Patagonia». Cretaceous Research (elSevier) 45: 174-215. doi:10.1016/j.cretres.2013.04.001. Consultado el 13 de septiembre de 2015. 
  31. Apesteguía, Sebastián; Smith, Nathan D.; Valieri, Rubén Juárez; Makovicky, Peter J. (13 de julio de 2016). «An Unusual New Theropod with a Didactyl Manus from the Upper Cretaceous of Patagonia, Argentina». PloS one 11 (5): e0157793. doi:10.1371/journal.pone.0157793. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  32. a b c Carabajal, Ariana; Canale, Juan (Septiembre de 2010). «Cranial endocast of the carcharodontosaurid theropod Giganotosaurus carolinii CORIA & SALGADO, 1995». Neues Jahrbuch für Geologie und Paläontologie (E. Schweizerbart'sche Verlagsbuchhandlung) 258 (2): 249-256. doi:10.1127/0077-7749/2010/0104. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  33. Barrick, Reese; Showers, William (Octubre de 1999). «Thermophysiology and biology of Giganotosaurus: comparison with Tyrannosaurus. Palaeontologia Electronica 2 (2). Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  34. Barrick, Reese; Showers, William (Julio de 1994). «Thermophysiology of Tyrannosaurus rex: Evidence from Oxygen Isotopes». Science (Nueva York) 265 (5169): 222-224. PMID 17750663. doi:10.1126/science.265.5169.222. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  35. Blanco, R. Ernesto; Mazzetta, Gerardo V. (2001). «A new approach to evaluate the cursorial ability of the giant theropod Giganotosaurus carolinii. Acta Palaeontologica Polonica 46 (2): 193-202. 
  36. a b Therrien, François; Henderson, Donald M.; Ruff, Christopher B. (Enero de 2005). «Bite me: biomechanical models of theropod mandibles and implications for feeding behavior». The carnivorous dinosaurs: 179-237. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  37. Mazzeta, Gerardo; Blanco, Ernesto; Cisilino, Adrián (30 de diciembre de 2004). «Modelización con elementos finitos de un diente referido al género Giganotosaurus Coria y Salgado, 1995 (Theropoda: Carcharodontosauridae)». Ameghiniana 41 (4): 619-626. ISSN 0002-7014. Consultado el 25 de octubre de 2015. 
  38. Bates, Karl; Falkingham, Peter (29 de febrero de 2012). «Estimating maximum bite performance in Tyrannosaurus rex using multi-body dynamics». Biology Letters. doi:10.1098/rsbl.2012.0056. Consultado el 25 de octubre de 2015. 
  39. James, Owen (17 de abril de 2006). «Meat-Eating Dinosaur Was Bigger Than T. Rex». National Geographic News. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  40. «El dinosaurio más temible del mundo vivía en manadas y tenía conducta social». El Mundo. 19 de abril de 2006. Consultado el 10 de diciembre de 2016. 
  41. «El rápido crecimiento de las flores comenzó hace 100 millones de años». Red iberoamericana de comunicación y divulgación científica. Consultado el 13 de diciembre de 2016. 
  42. a b Rodolfo Coria (actor) (2007). Dinosaurs: Giants of Patagonia (Largometraje-Documental). Canadá: Carl Samson. Escena en 10:44 - 19:18 minutos. Consultado el 12 de octubre de 2015. 
  43. Bonaparte, José; Coria, Rodolfo (1993). «Un nuevo y gigantesco sauropodo titanosaurio de la Formacion Rio Limay (Albiano-Cenomaniano) de la Provincia del Neuquen, Argentina». Ameghiniana 30 (3): 271-282. ISSN 0002-7014. Consultado el 25 de julio de 2015. 
  44. Calvo, Jorge; Juárez, Ruben D.; Porfiri, Juan D. (2008). «Re-sizing giants: estimation of body lenght of Futalognkosaurus dukei and implications for giant titanosaurian sauropods». III Congreso Latinoamericano de Paleontología de Vertebrados (Neuquén, Patagonia, Argentina): pp. 43. Consultado el 10 de diciembre de 2016. 
  45. Calvo, Jorge; Bonaparte, José (1991). «Andesaurus delgadoi n. g. n. sp. (Saurischia, Sauropoda) a titanosaurid dinosaur from the Río Limay Formation (Albian-Cenomanian), Neuquén, Argentina». Ameghiniana 28 (3-4): 303-310. ISSN 0002-7014. Consultado el 15 de diciembre de 2015. 
  46. Gallina, Pablo; Apesteguía, Sebastián (2005). «Cathartesaura anaerobica gen. et sp. nov., a new rebbachisaurid (Dinosauria, Sauropoda) from the Huincul Formation (Upper Cretaceous), Río Negro, Argentina.». Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales (Buenos Aires) 7 (2): 153-166. ISSN 1514-5158. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  47. Calvo, Jorge; Salgado, Leonardo (Diciembre de 1995). «Rebbachisaurus tessonei sp. nov. a new Sauropoda from the Albian-Cenomanian of Argentina; new evidence on the origin of the Diplodocidae.». Gaia 11: 13-33. Consultado el 25 de octubre de 2015. 
  48. Salgado, Leonardo; Garrido, Alberto; Cocca, Sergio; Cocca, Juan (Diciembre de 2004). «Lower Cretaceous rebbachisaurid sauropods from Cerro Aguada del León (Lohan Cura Formation), Neuquén Province, northwestern Patagonia, Argentina». Journal of Vertebrate Paleontology 24 (4): 903-912. doi:10.1671/0272-4634(2004)024[0903:LCRSFC]2.0.CO;2. Consultado el 25 de octubre de 2015. 
  49. Ríos, Sebastián (3 de enero de 2003). «Estudian por primera vez el cráneo de un dinosaurio patagónico». La Nación. Consultado el 12 de octubre de 2015. 
  50. Coria, Rodolfo A.; Cambiaso, Andrea V.; Salgado, Leonardo (2007). «New records of basal ornithopod dinosaurs in the Cretaceous of North Patagonia». Ameghiniana (Buenos Aires, Argentina) 44 (2): 473-477. ISSN 0002-7014. Consultado el 14 de diciembre de 2016. 
  51. Calvo, Jorge; Rubilar Rogers, David; Moreno, Karen (30 de diciembre de 2004). «A new Abelisauridae (Dinosauria: Theropoda) from northwest Patagonia.». Ameghiniana (en inglés) 41 (4): 555-563. ISSN 0002-7014. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  52. Novas, Fernando (Marzo de 1998). «Megaraptor namunhuaiquii, gen. et sp. nov., a large-clawed, Late Cretaceous theropod from Patagonia». Journal of Vertebrate Paleontology (en inglés) 18 (1): 4-9. doi:10.1080/02724634.1998.10011030. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  53. Benson, Roger; Carrano, Matthew; Brusatte, Stephen (2010). «A new clade of archaic large-bodied predatory dinosaurs (Theropoda: Allosauroidea) that survived to the latest Mesozoic». Naturwissenschaften 97 (1): 71-78. doi:10.1007/s00114-009-0614-x. Consultado el 14 de diciembre de 2016. 
  54. Makovicky, Peter; Apesteguía, Sebastián; Agnolín, Federico (13 de octubre de 2005). «The earliest dromaeosaurid theropod from South America.». Nature (en inglés) 437: 1007-1011. doi:10.1038/nature03996. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  55. «Gigantes argentinos en Fráncfort». ámbito.com. 8 de octubre de 2010. Consultado el 3 de febrero de 2016. 
  56. «Sydney for kids: Dinosaurs at the Australian Museum». Our Travel Lifestyle (en inglés). 17 de febrero de 2011. Consultado el 15 de diciembre de 2015. 
  57. «Dinosaurs: Indominus rex». Jurassic World. Consultado el 7 de junio de 2016. 

Enlaces externos[editar]