Diente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un chimpancé mostrando sus dientes

Un diente es una estructura anatómica calcificada que se localiza en la cavidad oral de múltiples especies de vertebrados y que tiene como principal función la masticación. Algunos animales, particularmente los carnívoros, también usan sus dientes para la caza o para propósitos defensivos. Los dientes están compuestos de múltiples tejidos de diferente densidad y dureza. Los tejidos celulares que en última instancia se convierten en dientes se originan en la capa germinal del embrión conocida como ectodermo.

La estructura general es similar en las diferentes especies, aunque hay una variedad considerable en su forma y posición. Los dientes de los mamíferos tienen raíces profundas, las que también se encuentran en algunos peces y cocodrilos. Sin embargo, en la mayoría de los peces teleósteos los dientes están unidos a la superficie externa del hueso, mientras que en los lagartos se unen por un lado a la superficie interna de la mandíbula. En los peces cartilaginosos los dientes están unidos por lengüetas duras a los aros del cartílago que forman la mandíbula.[1]

Algunas especies desarrollan solamente un sistema de dientes (monofiodontos), mientras que otras desarrollan varios (polifiodontos). En los tiburones crece un sistema nuevo de dientes cada dos semanas para reemplazar a los que se gastan o pierden. Debido a la acción de roer, en los roedores crecen y se desgastan continuamente, lo que ayuda a mantener la longitud relativamente constante. Algunos roedores, como las cobayas, y los lepóridos además de incisivos también tienen molares de crecimiento continuo.[2][3]

Los dientes no siempre están unidos a la mandíbula, como sucede con los mamíferos. En muchas especies de reptiles y peces, los dientes se unen al paladar o al suelo de la boca, formando filas adicionales dentro de las de las mandíbulas propiamente dichas. Algunos teleósteos incluso tienen dientes en la faringe. Aunque no son dientes verdaderos, los dentículos dérmicos de los tiburones son casi idénticos en estructura y es probable que tengan el mismo origen evolutivo. De hecho, los dientes parecen haber evolucionado primero en los tiburones, ya que no se encuentran en los más primitivos peces sin mandíbula. Las lampreas tienen estructuras dentales en la lengua, pero estas están compuestas de queratina y no tienen relación con los dientes verdaderos.[1]​ Aunque se han encontrado estructuras dentales con dentina y esmalte en los últimos conodontos, se estima que han evolucionado independientemente de los dientes de los vertebrados posteriores.[4][5]

Los anfibios modernos suelen tener dientes pequeños, o ninguno en absoluto, ya que comúnmente sólo se nutren de alimentos blandos. En los reptiles, los dientes generalmente son de forma simple y cónica, aunque hay cierta variedad entre las especies. En las serpientes adopta una forma particular, similar en funcionamiento a una aguja hipodérmica, ya que su principal función es inyectar veneno.

La diferenciación dentaria solo está presente en los mamíferos y, en diferentes grados, en los terápsidos. El número y tipo de dientes varía mucho entre especies, por eso los zoólogos usan una fórmula dentaria estandarizada para describir el patrón preciso en cualquier grupo dado.[1]

Origen evolutivo[editar]

Los genes que gobiernan el desarrollo de los dientes en los mamíferos son homólogos a los que participan en el desarrollo de las escamas de los peces.[6]​ Un estudio de la placa dental de un fósil de Romundina stellina señaló que los dientes y las escamas surgieron de los mismos tejidos, dando apoyo a la teoría de que los dientes evolucionaron como una modificación de las escamas.[7]

Fosilización y tafonomía[editar]

Debido a su resistencia, a menudo se conservan los dientes de un individuo cuando los huesos son completamente degradados. A causa de esto y de que reflejan la dieta del organismo huésped, son muy valiosos para los arqueólogos y paleontólogos.[8]​ Los primeros peces, como los telodontos, tenían escamas compuestas de dentina y un compuesto similar al esmalte, lo que sugiere que el origen de los dientes eran las escamas que se conservaban en la boca.[9]​ Al final del cámbrico, los peces ya tenían dentina en su exoesqueleto, que puede haber funcionado como defensa o para detectar su ambiente.[9]

Mamíferos[editar]

Los dientes son unos de las características más distintivas y perdurables de los mamíferos. Los paleontólogos los usan para identificar a cual especie pertenece un fósil y averiguar qué relación tiene con otras especies. La forma de los dientes está relacionada con la dieta. Por ejemplo, los herbívoros tienen muchas muelas para moler y masticar las plantas durables que forman la mayoría de sus dietas. Por otra parte, los carnívoros tienen dientes caninos para matar la presa y desgarrar la carne.

En general, los mamíferos son difiodontes —es que decir, desarrollan dos postizos de dientes. En los humanos, el primer postizo —dentición decidua— normalmente aparece cuando el bebé tiene seis meses, aunque algunos bebés nacen con uno o más dientes visibles (dientes neonatales). La erupción de los dientes permanentes causa dolor.

El canguro, el elefante y el manatí son polifiodontos.

Cerdo hormiguero[editar]

En cerdos hormigueros, los dientes no tienen esmalte —sin embargo, tienen muchos túbulos de pulpa dentaria. Por eso, su orden se llama Tubulidentata.[10][11]

Perro[editar]

En los perros, los dientes no forman caries tanto como los humanos porque su saliva tiene un pH muy alto, que impede que el esmalte se desmineralice.[12]

Ballena[editar]

Al igual que los dientes humanos, los dientes de las ballenas tienen protuberancias como pólipos ubicados en la superficie de la raíz del diente. Estos pólipos están hechos de cemento en ambas especies, mientras que en dientes humanos las protuberancias están situados en el exterior de la raíz, en los cetáceos están situados en el interior de la cámara pulpar. También, aunque las raíces de los dientes humanos están hechas de cemento dental en la superficie exterior, las ballenas tienen cemento en toda la superficie del diente con una pequeña capa de esmalte en la punta. Esta capa de esmalte sólo se ve en las ballenas cuando el cemento se ha desgastado y muestra el esmalte subyacente.[13]

Primates[editar]

En los humanos usualmente hay 20 dientes de leche y de 28 a 32 dientes permanentes—los últimos cuatros son los terceros molares (muelas de juicio), que pueden erupcionar o no. Diez de los dientes de leche están en el maxilar, y los otros están en la mandíbula. De los dientes permanentes, 16 están en el maxilar y 10 en la mandíbula.

Referencias[editar]

  1. a b c Romer, Alfred Sherwood; Parsons, Thomas S. (1977). The Vertebrate Body [El cuerpo vertebrado] (en inglés). Filadelfia, Estados Unidos: Holt-Saunders International. pp. 300-310. ISBN 0-03-910284-X. 
  2. Tummers, Mark; Thesleff, Irma (marzo de 2003). «Root or crown: a developmental choice orchestrated by the differential regulation of the epithelial stem cell niche in the tooth of two rodent species» [Raíz o la corona: una opción de desarrollo orquestada por la regulación diferencial del nicho de células madre epiteliales en el diente de dos especies de roedores]. Development [Desarrollo] (en inglés) (Cambridge Company of Biologists) 130 (6): 1049-1057. ISSN 0950-1991. OCLC 204696619. PMID 12571097. doi:10.1242/dev.00332. Consultado el 28 de febrero de 2017. 
  3. Hunt, A. M. (marzo de 1959). «A description of the molar teeth and investing tissues of normal guinea pigs» [Una descripción de los dientes molares y tejidos de conejillos de indios normales]. Journal of Dental Research [Revista de Investigación Dental] (en inglés) 38 (2): 216-231. ISSN 0022-0345. OCLC 432509143. PMID 13641521. doi:10.1177/00220345590380020301. Consultado el 28 de febrero de 2017. 
  4. McCollum, Melanie; Sharpe, Paul T. (julio de 2001). «Evolution and development of teeth» [Evolución y desarrollo de los dientes]. Journal of Anatomy [Revista de anatomía] (en inglés) 199 (1-2): 153-159. ISSN 1469-7580. OCLC 677573032. PMC 1594990. doi:10.1046/j.1469-7580.2001.19910153.x. Consultado el 1 de marzo de 2017. 
  5. Murdock, Duncan J. E.; Dong, Xi-Ping; Repetski, John E.; Marone, Federica; Stampanoni, Marco; Donoghue, Philip C. J. (octubre de 2013). «The origin of conodonts and of vertebrate mineralized skeletons». Nature (en inglés) 502 (7472): 546-549. ISSN 0028-0836. OCLC 5165717541. doi:10.1038/nature12645. Consultado el 1 de marzo de 2017. 
  6. Sharpe, Paul T. (18 de septiembre de 2001). «Fish scale development: Hair today, teeth and scales yesterday?» [El desarrollo de escamas de pez: ¿pelo hoy, dientes y escamas ayer?]. Current Biology [Biología Actual] (en inglés) (Londres, Reino Unido: Current Biology) 11 (18): R751-R752. ISSN 0960-9822. OCLC 107061906. PMID 11566120. doi:10.1016/S0960-9822(01)00438-9. Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  7. Rücklin, Martin; Donoghue, Philip C. J. (24 de junio de 2015). «Romundina and the evolutionary origin of teeth» [Los dientes primeros pertenecieron a peces fieros]. Biology letters (en inglés) (Londres, Reino Unido: Royal Society) 11 (6). ISSN 1744-9561. OCLC 5846752896. doi:10.1098/rsbl.2015.0326. Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  8. Martin, Ronald E. (1999). Taphonomy: A Process Approach (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-59833-0. 
  9. a b Teaford, Mark F.; Smith, Moya Meredith (2007). Development, Function and Evolution of Teeth (en inglés). Capítulo 5. Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-03372-5. OCLC 150393579. 
  10. Encyclopedia of life sciences [Enciclopedia de ciencias de la vida] (en inglés). Londres; Nueva York: Nature Publishing Company. 2002. p. 619. 
  11. Grzimek, Bernhard, ed. (1990). Grzimek's encyclopedia of mammals [Enciclopedia de mamíferos de Grzimek] (en inglés). Nueva York. p. 458. 
  12. Hale, FA (2009). «Dental caries in the dog» [Caries en el perro]. Canine Veterinary Journal [La revista veterinaria de los caninos] (en inglés) 50: 1301-4. PMC 2777300. PMID 20190984. 
  13. «Common Characteristics of Whale Teeth» [Características comunes de dientes de las ballenas] (en inglés). Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2011. Consultado el 18 de julio de 2014.