Nervio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nervio
Peripheral nerve, cross section.jpg
Microfotografía de tejido nervioso
Latín [TA]: Nervus
TA A14.2.00.013
Sistema Nervioso
Enlaces externos
FMA 65239 65132, 65239

Los nervios son un conjunto de prolongaciones nerviosas o axones (en ocasiones dendritas) asociadas en fascículos por medio de tejido conjuntivo.

Descripción[editar]

Los nervios son manojos de prolongaciones nerviosas de sustancia blanca, en forma de cordones que hacen comunicar los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Forman parte del sistema nervioso periférico. Los nervios aferentes transportan señales sensoriales al cerebro, por ejemplo de la piel u otros órganos, mientras que los nervios eferentes conducen señales estimulantes desde el cerebro hacia los músculos y glándulas.

Estas señales, a menudo llamadas impulsos nerviosos, son también conocidas como potenciales de acción: ondas eléctricas que viajan a grandes velocidades, las cuales nacen comúnmente en el cuerpo celular de una neurona y se propagan rápidamente por el axón hacia su extremo, donde por medio de la sinapsis, el estímulo es transmitido a otra neurona, o a un órgano efector, como una fibra muscular o una glándula.

Estructuras[editar]

Sección de un nervio.
Esquema con las estructuras principales que forman un nervio.

En los troncos nerviosos se pueden distinguir distintos componentes:

  • Epineuro: Es la capa más externa de un nervio. Es una capa conjuntiva gruesa, que da sostén a los fascículos nerviosos. Está constituida por células conectivas y fibras de colágeno, en su mayoría dispuestas longitudinalmente siguiendo el nervio. También pueden encontrarse algunas células adiposas. En el espesor del Epineuro se encuentran los vasa nervorum que aportan la circulación sanguínea del nervio. [1]
  • Perineuro: Es cada una de las capas concéntricas de tejido conjuntivo que envuelve cada uno de los fascículos más pequeños de un nervio.
  • Endoneuro: Son unos finos fascículos de fibras colágenas dispuestas longitudinalmente, junto con algunos fibroblastos introducidos en los espacios situados entre las fibras nerviosas. El finísimo endoneuro está formado por delicadas fibras reticulares que rodean a cada fibra nerviosa.
  • Axolema: También conocido como membrana axonal, envuelve el axón de la fibra nerviosa.
  • Células de Schwann (célula glial): células capaces de fabricar la mielina que envuelve algunos nervios del sistema nervioso periférico.

A medida que el nervio se va ramificando, las vainas de tejido conjuntivo se hacen más finas. En las ramas más pequeñas falta el epineuro, y el perineuro no puede distinguirse del endoneuro, ya que está reducido a una capa delgada fibrilar recubierta de células conjuntivas aplanadas que se parecen a las células endoteliales. Los vasos sanguíneos se localizan en el epineuro y en el perineuro y raras veces se encuentran en los acúmulos más densos de endoneuro.

Tipos de nervios[editar]

En amarillo, nervios del brazo
Los nervios craneales parten directamente del encéfalo.
  1. Según su origen:[2]
    1. Nervios craneales. También llamados pares craneales. Son 12 pares de nervios que surgen directamente del encéfalo.
    2. Nervios raquídeos, Son 31 pares de nervios que parten de la médula espinal a través de los agujeros de conjunción. Pueden dividirse en 5 cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares y 6 sacrocoxigeos.
  2. Según su función:
    1. Nervios sensitivos o centrípetos: se encargan de conducir las excitaciones del exterior hacia los centros nerviosos. Son bastantes escasos. Generalmente las fibras nerviosas se hallan asociadas con fibras motoras (centrífugas).
    2. Nervios motores o centrífugos: llevan a los músculos o a las glándulas la orden de un movimiento o de una secreción impartida por un centro nervioso.
    3. Nervios mixtos: funcionan a la vez como sensitivos y motores. Se hallan constituidos por fibras que llevan las excitaciones exteriores hacia los centros nerviosos y órdenes de los músculos, de los centros hacia la periferia. Como ejemplo podemos citar el glosofaríngeo que transmite al cerebro la información del sentido del gusto y produce al mismo tiempo la excitación de la lengua. Pertenecen a esta clase de nervios todos los nervios raquídeos y varios nervios craneales.

Tipos de fibras nerviosas[editar]

Las fibras nerviosas que forman los nervios transmiten los impulsos gracias a la propagación de los potenciales de acción. La velocidad de transmisión depende de varios factores: el diámetro de las fibras y la existencia o no de una vaina de mielina que envuelve el axón. Las fibras de más diámetro y las que están rodeadas por mielina tiene una velocidad de conducción más alta. Una fibra sin mielina de diámetro pequeño transmite únicamente a 0.5 metros por segundo, mientras que una de gran diámetro y mielinizada puede alcanzar los 120 metros por segundo. [3][4]

Según la clasificación de Erlanger y Gasser, las fibras nerviosas que forman los nervios pueden clasificarse en varios tipos: A, B y C.

  • Fibras de tipo A, con vaina de mielina y que se subdividen en los tipos:
    • Alfa: velocidad de conducción 70-120 m/s, diámetro 12-20 micras, responsables de la contracción del músculo esquelético.
    • Beta: velocidad de conducción 30-70 m/s, diámetro 5-12 micras, son fibras sensitivas responsables del tacto y la presión.
    • Gamma: velocidad de conducción 15-30 m/s, diámetro de 3-6 micras, responsables de la transmisión a los husos musculares.
    • Delta: velocidad de conducción 12-30 m/s, diámetro 2-5 micras, responsables de la transmisión del dolor agudo localizado, temperatura y parte del tacto;
  • Fibras B, con vaina de mielina, responsables de la conexión preganglionar del sistema nervioso autónomo, velocidad de conducción 3-15 m/s, diámetro inferior a tres micras.
  • Fibras C, sin vaina de mielina. Son las responsables de la transmisión del dolor profundo difuso, olfato, información de algunos mecanorreceptores, respuestas de los arcos reflejos y posganglionares del sistema nervioso autónomo, velocidad de conducción 0,5-2 m/s, diámetro 0,4-1,2 micras.

Propiedades de los nervios[editar]

El nervio tiene dos propiedades esenciales: excitabilidad y conductividad. La excitabilidad es la capacidad para reaccionar a estímulos químicos y físicos, mientras que la conductividad es la capacidad para transmitir la excitación desde un lugar a otro.

Excitabilidad[editar]

La neurona puede ser excitada por un centro nervioso, por un excitante natural como la luz o por un excitante artificial como una descarga eléctrica. El estímulo propagado se denomina impulso nervioso, y su paso de un punto a otro de la fibra nerviosa es la conducción nerviosa.[5]

El excitante más empleado de forma articial en los estudios de fisiología es la electricidad porque es muy fácil regular su intensidad y la duración de su aplicación.

Conductividad[editar]

La conductividad es la capacidad para transmitir la excitación desde un lugar a otro. Esta propiedad permite a una dendrita transmitir a un centro nervioso la excitación que proviene de un pinchazo periférico. También hace posible que los centros motores del cerebro emitan órdenes que se transmiten a través de los nervios hasta los músculos esqueléticos para provocar su contracción y generar movimientos.

Para que tenga lugar la conductibilidad es necesario que el nervio no haya sufrido ningún daño o degeneración y que su trayecto tenga perfecta continuidad. En el nervio normal la intensidad del impulso se mantiene constante durante todo el trayecto, obedeciendo a la ley del «todo o nada».[5]

Principales nervios[editar]

En el cuerpo humano pueden citarse los siguientes: nervio espinal, nervio facial, nervio trigémino, nervio pudendo, nervio laríngeo recurrente, nervio hipogloso, nervio vago, nervio mandibular, nervio oftálmico, nervio óptico, nervio oculomotor, nervio auditivo, nervio troclear, nervio obturador ,nervio musculocutáneo, nervio glosofaríngeo, nervio abducens, nervio circunflejo, nervio ciático, nervio terminal, nervio mediano, nervio olfatorio.

Enfermedades[editar]

Algunas de las enfermedades que pueden afectar a los nervios son las siguientes: Neuritis, neuralgia, neuropatía.

Referencias[editar]

  1. de Sousa Vargas, Thiago (2009). «Perineurioma esclerosante: relato de caso e revisão da literatura». An. Bras. Dermatol. 84 (no.6). 
  2. El nervio periférico: Estructura y función. Autores: Moreno Benavides, Carlos, Velásquez-Torres, Alejandro, Amador-Muñoz, Diana Patricia, López-Guzmán, Silvia.
  3. Medida de la velocidad de conducción del nervio cubital. UNAM. Consultado el 14 de diciembre de 2018
  4. Bases neurofisiológicas de la conducción nerviosa y la contracción muscular y su impacto en la interpretación de la neurografía y la electromiografía. A. Z. Arco. Consultado el 15 de diciembre de 2018.
  5. a b Ciencias de la Naturaleza y su didáctica. Julia Morros Sardá. pag 179

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]