Dentición de las serpientes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La dentición de las serpientes, es un punto clave para delimitar su grado de peligrosidad, ya que el tipo y la estructura de los dientes es lo que verdaderamente determina si la serpiente es o no venenosa. Se identifican, según la posesión o no de los colmillos inoculadores de veneno, la estructura de éstos, y la posición que ocupan en el maxilar superior.[1]

Los colmillos venenosos aparecieron como una modificación de los dientes maxilares. Según el grado de especialización de la mandíbula y de estos colmillos, las diferentes especies de serpientes se pueden clasificar en cuatro grandes grupos.[2]

Aglifa (ausencia de surcos)[editar]

Ésta es la condición más primitiva, en la que los dientes son sólidos, sin surcos ni colmillos especializados en la inyección de veneno. Esta dentición es la menos especializada, y la encontramos en muchos grupos de serpientes, desde las grandes boas, pitones, anacondas, como en las primitivas serpientes excavadoras del infraorden Scolecophidia, e incluso algunas especies de la gran familia Colubridae. Los dientes en estos grupos suelen tener todos la misma forma y generalmente el mismo tamaño. Normalmente se suele asociar esta dentición a especies no venenosas y, aunque algunas serpientes aglifas si presenten veneno, normalmente no suelen ser mortales para el ser humano[2]​.

Opistoglifa[editar]

Son dientes acanalados situados en la parte posterior de la mandíbula y conectados con glándulas de veneno, constituyendo un sistema de inoculación primitivo. Dado que para inyectar el veneno debe morder con la parte posterior de la boca, normalmente son poco peligrosas para el hombre. Este es el caso de la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus). No obstante, las especies de gran tamaño pueden producir graves mordeduras e incluso la muerte, como Dispholidus typus, del África subsahariana.

Proteroglifa[editar]

Son dientes pequeños y fijos situados en la parte delantera de la boca, con un canal más o menos cerrado. Las cobras y las mambas poseen estos dientes. Algunas especies, como la cobra escupidora (Naja nigricollis), los tienen modificados para escupir el veneno a más de cuatro metros de distancia.6​

Solenoglifa[editar]

Se trata de dos largos colmillos móviles en parte anterior de la mandíbula; son huecos con un canal interior cerrado y conectado con glándulas venenosas. Los colmillos se pliegan sobre el paladar superior cuando el animal cierra la boca y se enderezan rápidamente cuando la abre. Es el sistema de inoculación más eficaz. Este tipo de dentición es característico de los vipéridos.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. CITVER (2012). OFIDIOS VERACRUZANOS. Archivado desde el original el 27 de diciembre de 2018. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 
  2. a b DAVID LÓPEZ BOSCH (2015). «SERPIENTES: ENSÉÑAME LOS DIENTES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES». All you need is Biology.