Dentición de las serpientes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La dentición de las serpientes, es un punto clave para delimitar su grado de peligrosidad, ya que el tipo y la estructura de los dientes es lo que verdaderamente determina si la serpiente es o no venenosa. Se identifican, según la posesión o no de los colmillos inoculadores de veneno, la estructura de éstos, y la posición que ocupan en el maxilar superior[1]​.

Los colmillos venenosos aparecieron como una modificación de los dientes maxilares. Según el grado de especialización de la mandíbula y de estos colmillos, las diferentes especies de serpientes se pueden clasificar en cuatro grandes grupos[2]​.

AGLIFO (ausencia de surcos)[editar]

Ésta es la condición más primitiva, en la que los dientes son sólidos, sin surcos ni colmillos especializados en la inyección de veneno. Esta dentición es la menos especializada, y la encontramos en muchos grupos de serpientes, desde las grandes boas, pitones, anacondas, como en las primitivas serpientes excavadoras del infraorden Scolecophidia, e incluso algunas especies de la gran familia Colubridae. Los dientes en estos grupos suelen tener todos la misma forma y generalmente el mismo tamaño. Normalmente se suele asociar esta dentición a especies no venenosas y, aunque algunas serpientes aglifas si presenten veneno, normalmente no suelen ser mortales para el ser humano[2]​.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. CITVER (2012). OFIDIOS VERACRUZANOS. 
  2. a b DAVID LÓPEZ BOSCH (2015). «SERPIENTES: ENSÉÑAME LOS DIENTES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES». All you need is Biology.