Argentinosaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Argentinosaurus
Rango temporal: 97 Ma-93,5 Ma
Cenomaniense (Cretácico Superior)
Argentinosaurus BW.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
(sin rango) Bilateria
Superfilo: Deuterostomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Orden: Saurischia
Suborden: Sauropodomorpha
Infraorden: Sauropoda
(sin rango): Titanosauria
Familia: Andesauridae
Género: Argentinosaurus
Especie tipo
Argentinosaurus huinculensis
Bonaparte & Coria, 1993
[editar datos en Wikidata]

Argentinosaurus (gr. "reptil de Argentina") es un género representado por una única especie de dinosaurio saurópodo titanosauriano que vivió a mediados del período Cretácico, entre hace 97 y 93,5 millones de años, en el Cenomaniense,[1] en lo que hoy es América del Sur. Es uno de los animales terrestres más grandes de los que se tiene conocimiento actualmente. Pero los restos conocidos son escasos, por lo que no se puede estimar de manera precisa sus dimensiones corporales. De entre los diferentes estimados propuestos, la media sería de 33 metros de longitud y 73 toneladas de peso.[2] [3] Poniéndolo como serio competidor al título del dinosaurio más grande del mundo, tema que todavía está sujeto a un intenso debate científico.

Sus vestigios óseos fueron descubiertos por el Sr. Guillermo Heredia, en una estancia rural cerca de Plaza Huincul, en Patagonia argentina. Tras la denuncia, personal proveniente de distintas instituciones se encargaron de la extracción de las osamentas fosilizadas. Material ahora bajo el resguardo del Museo Carmen Funes y el Museo de La Plata.[3] [4] Desde entonces se han hecho diversos estudios para intentar descubrir sus características biológicas, tanto en el área biomecánica, taxonómica y morfológica, entre otras. El paisaje natural en que vivió era muy diferente al medio ambiente actual de la Patagonia argentina, era más exuberante y cálido, con la presencia de bosques templados o subtropicales y extensas planicies aluviales; opuesto al contemporáneo ambiente semiárido y seco.

Descripción[editar]

Aspectos generales[editar]

Reconstrucción del esqueleto de Argentinosaurus, en el Museo municipal Carmen Funes, de Plaza Huincul.

Argentinosaurus se encuentra entre los dinosaurios más grandes que se han conocido, y entre los mayores animales que pisaron la faz de la Tierra. Las dimensiones de sus restos óseos son casi excepcionales en el registro fósil. Diferentes estudios, a lo largo de los años, han estimado su tamaño en un rango de entre 30 a 39,7 metros de longitud,[2] [5] [6] [7] con un peso de 55 a 90 toneladas,[3] [6] [8] [7] [9] y una altura de 15 o 16 metros al erguir el cuello.[10] [11] Semejantes proporciones debieron serle muy útiles para protegerse ante el eventual ataque de los depredadores. Ya que en patagonia, en aquella época, Argentinosaurus probablemente coexistió con grandes formas de vida carnívoras, como Mapusaurus o Giganotosaurus.[12]

Argentinosaurus debió tener una cabeza bastante pequeña en proporción a su cuerpo, provista de simples, pero largas, coronas dentarias delgadas y en forma de tubo; preparadas para cortar eficazmente la vegetación arbórea. Con un largo cuello, para alcanzar las copas de los árboles. Sostenida por un robusto y musculoso torso, donde alojaba sus enormes órganos internos. Con cuatro patas, macizas y cilíndricas, para mantener en pie su cuerpo. Y una cola que utilizaba como contrapeso y equilibrio.[13]

Detalles de su anatomía[editar]

Fémur parcial de Argentinosaurus exhibido en el Museo de La Plata.

No se ha recuperado mucho de Argentinosaurus, apenas algunas vértebras, un peroné, costillas fragmentarias y el sacro. Seis vértebras dorsales fueran descritas detalladamente, la mayor de ellas alcanzando un tamaño de 1,59 m de alto con 1,29 m de ancho. Estos huesos fósiles presentan unas estructuras similares a crestas o prolongaciones laterales, llamadas apófisis transversales, muy desarrolladas; necesarias para insertar adecuadamente las costillas y los músculos masivos; y estaban articuladas entre sí por complejas estructuras de encastre para soportar el elevado peso del animal.[4] Otro fósil en muy buen estado preservación era su peroné derecho, de 1,55 metros de largo; inicialmente había sido mal identificada como una tibia,[4] pero estudios posteriores los descartaron.[3] [7] Es bastante esbelto para pertenecer a un animal tan grande, su cara medial es relativamente recta y plana con una leve expansión en la zona distal inferior y con un pronunciado engrosamiento en su tercio superior. Se conoce una gran costilla torácica incompleta y otras lumbares fragmentadas, son cilíndricas, huecas y ligeramente curvadas hacia abajo, con la articulación distal (con la que se conecta a la columna vertebral) proyectada unos 45° hacia abajo. Los cuerpos vertebrales del sacro también fueron hallados, se encuentran bastante erosionados y deteriorados, pero confirman la presencia de cinco vértebras fusionadas, juntos el fósil mide 1,2 m; y a raíz de sus características anatómicas, se demuestra la falta de una sexta. EL tejido óseo del sacro exhibe además macroceldas de gran tamaño y separadas entre sí por láminas óseas muy delgadas.[4] Los parientes de esta criatura presentaban placas óseas en la espalda, llamadas osteodermos, que funcionaban como una armadura defensiva,[14] [15] por eso se piensa que Argentinosaurus también podía tener estas estructuras.

Además de estos, un fémur incompleto (MLP-DP 46-VIII-21-3), hallado no lejos de la zona de la excavación, se atribuye al mismo espécimen. Este eje femoral es de alrededor de 1,18 metros. En el momento de su descubrimiento, quedo claro que las secciones distales del hueso no se preservaron el tiempo suficiente para el proceso de fosilización, por lo tanto su longitud total exacta es desconocida. Según los autores originales su tamaño no debió ser menor a los 240 cm.[4] Posteriormente en 1996, fue el paleontólogo José Bonaparte quien estimó al fémur en 250 cm de largo.[16] Similar al tamaño calculado por Mazzetta et al., quienes lo estimaron en 255,7 cm de longitud.[3] Debido que huesos de su tipo tienen un papel crucial para el apoyo del peso de organismos terrestres vertebrados, se ha utilizado en varios estudios para intentar estimar la masa corporal de Argentinosaurus. Su engrosada circunferencia, sugiere un animal de masivo peso.

Tamaño[editar]

Tamaño estimativo de Argentinosaurus en comparación con un ser humano.

Debido al muy incompleto estado de preservación del único espécimen conocido, simplemente no es posible asegurar un estimado exacto de sus dimensiones corporales, hasta el futuro hallazgo de ejemplares mejor preservados. Pero con las proporciones de estos huesos y las comparaciones con otros saurópodos emparentados, le permite a los paleontólogos acercarse de manera aproximada al verdadero tamaño que tuvo el ejemplar en vida. Una temprana reconstrucción de Gregory S. Paul estimó que Argentinosaurus midió entre 30 y 35 metros longitud y que pesó de 80 a 100 toneladas.[17] [18] Unos años más tarde, en una publicación de la revista Current Science, se le apunta con un estimado, máximo y liberal, de 45 metros y 100 toneladas de peso.[19] Un estimado no publicado, ha utilizado reconstrucciones de Saltasaurus, Opisthocoelicaudia, y Rapetosaurus como guía, dando un tamaño, más modesto y conservador, de entre 22 y 26 metros.[20] En 2006 Kenneth Carpenter se basa en el más completo espécimen de Saltasaurus como una guía para estimar a Argentinosaurus en 30 metros de largo.[5] Mazzetta y colaboradores utilizan ecuaciones de regresión, con datos extraídos de la anatomía del fémur (hueso clave en el soporte del peso del animal), y promedian un peso estimado de 73 toneladas, y ofrecen un amplio rango que va de 60 a 88 toneladas como su posible masa corporal.[3] En un libro guía de Tim Haines y Paul Chambers, titulada The Complete Guide to Prehistoric Life, lo estiman con 30 metros de longitud y 60 toneladas de peso.[6] Tomas Holtz señala a este saurópodo con 36,6 m de largo.[1] En 2008, Jorge Calvo y colegas realizan una revisión de los tamaños estimados de titanosaurios, calculando a Argentinosaurus con 33 metros de largo.[2] En el año 2010, Gregory S. Paul actualiza su estimación de peso en 55 toneladas.[8] Una reconstrucción de su esqueleto, montado y expuesto en el Museo municipal Carmen Funes, muestra al coloso titanosaurio con 39,7 metros de longitud, una altura de 7,3 metros hasta la zona de los hombros y una masa corporal de 83,2 toneladas, a partir de una estimación volumétrica.[7] Un reciente estudio estima para Argentinosaurus un peso de 90 toneladas como el límite superior posible para esta especie.[9]

Comparación con otros saurópodos[editar]

Equiparación de las vértebras dorsales de Argentinosaurus huinculensis (izquierda) y Puertasaurus reuili (derecha).

Argentinosaurus huinculensis disputa el título dentro de los mayores animales terrestres conocidos, y es comparable en tamaño con otros gigantescos saurópodos del Mesozoico. Algunos como Supersaurus y los mayores ejemplares conocidos de Diplodocus, podrían haber rivalizado con Argentinosaurus en longitud, pero siendo considerablemente más livianos y más bajos.[21] [22] Pero hay otros titanosaurios argentinos comparables en sus dimensiones generales. Por ejemplo el sudamericano "Antarctosaurus" giganteus, del Santoniense, estimado en un rango de 23 a 30 metros de largo y 69 toneladas de peso,[3] [5] [23] pero sus restos son muy pobres. Otro titán es Puertasaurus reuili del Maastrichtiense, también conocido por restos muy escasos (solo cuatro vértebras).[24] Aun así, los estimados más conservadores lo sitúan con una longitud de entre 27 y 30 metros y 50 a 70 toneladas de peso,[21] [25] Se dio a conocer, el año 2014, el descubrimiento de un nuevo titanosaurio gigante mucho más completo hallado en la Provincia del Chubut, Argentina. Todavía no se ha publicado un nombre científico o una descripción formal para esta especie, ya que se encuentra todavía en proceso de estudio. De momento, sus fósiles han dado estimados que lo vuelven como un fuerte rival para el título del mayor animal terrestre conocido de todos los tiempos, este mediría entre 36 y 42 metros y pesaría entre 76 y 80 toneladas.[26] [27] [28] [29] Y a diferencia de las demás especies mencionadas en esta sección, que se conocen por pocos fósiles, a este titanosaurio se le halló el 70% del esqueleto aproximadamente, lo que otorga mayor exactitud y fiabilidad a los cálculos de sus dimensiones.[30]

Comparación de tamaño entre algunos de los mayores dinosaurios.

Hace ya más de un siglo, se relató el descubrimiento de escasos vestigios, que vendría siendo una vértebra fragmentaria, de un dinosaurio diplodócido llamado Amphicoelias fragillimus, que podría ser el mayor de todos. En base a las proporciones de Diplodocus, se estimó que mediría 58 metros de largo y pesaría unas 122,4 toneladas.[5] Pero sus restos fósiles al parecer se perdieron en aquella época y se desconoce su paradero actual, lo que impide dar una estimación bien fundamentada de su tamaño.[31] Otro gigante podría ser el posible titanosaurio de la India Bruhathkayosaurus matleyi, estimados tentativos realizados por Mortimer y el paleontólogo Matt Wedel sugieren un tamaño de entre 28 y 34 metros,[20] y su masa entre 126 y 157 toneladas.[32] [33] Pero debido a la pérdida de los fragmentarios fósiles y a la pobre descripción de estos, que ha sido catalogada como de muy mala calidad, los estimados del tamaño del Bruhathkayosaurus estarán sujetos a una fuerte incertidumbre. Además al parecer los restos se perdieron en un monzón, y paleontólogos como Thomas Holtz sospechan seriamente que los destrozados fósiles se trataban en realidad de madera petrificada.[34] [35] [36] Mamenchisaurus sinocanadorum es un gigantesco saurópodo descubierto en China, y se le conoce por esqueletos casi completos de mediano tamaño. Además se hallaron restos aislados de un espécimen mucho mayor, atribuida a ésta especie, solo una de sus costillas cervicales medía 4,1 m de largo, la más grande jamás documentada en un animal terrestre. Lo que podría ampliar el tamaño de éste género a unos 26 y 35 metros de longitud, con 75 toneladas de peso.[8] [25] [37]

Paleobiología[editar]

Biomecánica y Capacidades de locomoción[editar]

Simulación virtual que nos muestra la posible conducta locomotora del Argentinosaurus.

Tradicionalmente, las únicas herramientas disponibles para acercarse a la cinemática de las extremidades en saurópodos era mediante estudios histológicos e icnológicos. Entre las principales características de los esqueletos apendiculares de los titanosaurios, esta la presencia de un prominente olécranon en el cúbito, un expandido lóbulo preacetábulo en el ilion, y la diáfisis del fémur se encuentra extremadamente encorvada y desviada en forma elíptica. Éstas características, extraídas a partir de estudios histológicos, son útiles para explicar los patrones vistos en conjuntos de huellas asociadas a titanosaurios. La icnología también se ha empleado para estimar la velocidad en rastros de huellas de saurópodos, pero generalmente poseen un abanico muy bajo de muestras a analizar por el sesgo de preservación en el campo abierto y está sujeto a varios problemas de precisión.[7]

Escaneo y modelado digital, con distintas vistas, de un esqueleto reconstruido de Argentinosaurus huinculensis, utilizado para un estudio de su biomecánica.

En 2013, un estudio publicado en PLoS ONE, por los científicos William Sellers, Lee Margetts, Rodolfo Coria y otros colaboradores. Escanearon una reconstrucción de Argentinosaurus y desarrollaron a partir de ella un réplica digital, para probar su locomoción en simuladores por computadora. Este nuevo método de análisis locomotor, busca un nuevo enfoque para detallar las capacidades biomecánicas de animales extintos. Buscando replicar de manera aproximada su anatomía en vida, para que a través de simulaciones por ordenador se pueda recrear su locomoción en vida. Con el esqueleto virtual de Argentinosaurus ya completamente modelado, se llevó a cabo un análisis musculoesquelético, para localizar y reconstruir, las probables capas musculares y articulaciones esqueléticas del animal; y posteriormente examinar sus propiedades fisiológicas específicas. Con estos datos el programa de simulación predice los mejores patrones de movimientos posibles, para que la reconstrucción virtual del organismo pueda caminar de manera coordinada. Antes ya este método se había utilizado en algunos homínidos, forusrácidos o aves del terror, y otros dinosaurios; pero nunca en gigantes titanosaurios. Los resultados demostraron que Argentinosaurus era, en términos biomecánicos, competente para andar a una velocidad de 2 m/s (7,2 km/h). Una animal de más de 80 toneladas como éste sí era capaz de caminar. Sin embargo, los científicos advirtieron que debido a las masivas dimensiones corporales y a las altas presiones articulares que sufría modelo en la simulación, Argentinosaurus se encontraba claramente cerca del límite de capacidad funcional, para un cuadrúpedo de su tipo, si el animal acudía a velocidades mucho más altas este se desplomaría. Señalaron además que organismos terrestres significativamente más grandes que Argentinosaurus serían posibles, pero requerirían de una remodelación considerable de la forma del cuerpo y del método locomotor, para evitar un colapso en sus articulaciones.[7]

Alimentación y Digestión[editar]

Argentinosaurus era, como todos los saurópodos, un herbívoro. Utilizaba su largo cuello para alcanzar las palmeras y coníferas de gran altura como la araucaria, o barrer el suelo en busca de helechos y otros arbustos de baja estatura. Una vez ingerido el alimento, tendría que viajar por todo el cuello antes de llegar al estómago. En el interior del éste, la vegetación habría sido molida y destrozada por piedras lisas conocidas como gastrolitos. Ya que estos animales, a diferencia de los humanos, no masticaban su comida. Sus simples dientes se limitaban a cortar la vegetación y su mandíbula a ingerirla inmediatamente, esto les permitía obtener mayores cantidades de alimento en el menor tiempo posible, con el fin de sustentar y dar crecimiento a su masivo cuerpo.[6]

Crecimiento y Patrones de reproducción[editar]

Titanosaurios relacionados con Argentinosaurus, se han hallado sus huevos fosilizados en un exquisito estado de preservación. Estos huevos indican que cada año, cientos de adultos se reunían sólo para anidar. Las llanuras aluviales planas y anchas han sido identificadas como sus sitios de anidación preferidos, cada hembra adulta probablemente ponían un gran número de huevos por cada temporada. Se cree que sólo un grupo muy pequeño de crías sobrevivirían hasta llegar a la edad adulta. Argentinosaurus probablemente viajaba en manadas de poco más que una docena de individuos, incluidos los menores de edad. Y los animales jóvenes son más vulnerables a los ataques de los depredadores, debido a su menor tamaño. Los estudios demuestran que los argentinosaurios y otros saurópodos no dejaban de crecer durante toda su vida. Un artículo señala que las crías de Argentinosaurus habrían tenido que crecer 25.000 veces su tamaño de nacimiento antes de alcanzar las dimensiones de un adulto.[6]

Paleoecología[editar]

El Parque Nacional Conguillío de la actualidad, presenta similitudes con el ambiente probable en que vivió Argentinosaurus y sus contemporáneos, hace más de 95 millones de años.

Los fósiles de Argentinosaurus fueron hallados en estratos del Grupo Neuquén en la Patagonia argentina, depositados a mediados del periodo Cretácico, en el Cenomaniense. La características minerales de la formación y de los fósiles depositados en ella han demostrado que en aquella época, en Patagonia, hubo una presencia de dunas eólicas y amplios parches de exuberantes bosques de coníferas, helechos y grandes árboles similares a araucarias y palmeras;[38] [39] en ese entonces no habían árboles de hoja ancha ni plantas que dieran flores. La abundancia de rica vegetación arbórea alimentada por corrientes fluviales y la presencia de vastos espacios llanos, pudieron ser algunos de los detonantes en la aparición de gigantescas formas de vidas herbívoras y carnívoras, presentes en aquella época.[13] Pero este paleoambiente era muy variante debido a una marcada estacionalidad, en las cortas pero intensas épocas lluviosas se registraba una crecida en el cauce de los ríos, los bosques subtropicales se dilataban y se formaban extensas llanuras aluviales.[40] En aquel entonces la Cordillera de los Andes era mucho más baja de lo que es hoy en día, por lo que ingresaban amplias masas de nubes al interior del continente desde el Océano Pacífico. Mientras que en la larga estación seca, los ríos y bosques retrocedían significativamente, dejando paso a planicies más yermas. Los vigorosos cauces fluviales de la estación lluviosa, que traían masivas cantidades de fango-sedimentos, retrocedían para dejar paso a dunas eólicas, que contrastaban con los bosques subtropicales. Los registros sedimentarios indican que hubo una elevada actividad volcánica en el periodo de formación del subgrupo Río Limay, indicador del paulatino alzamiento de la cordillera andina.[38] [39]

Reconstrucción del cráneo de Mapusaurus roseae, descubierto en la misma formación que Argentinosaurus, es probable que haya sido uno de sus principales depredadores.

Saurópodos como Argentinosaurus utilizaban sus largos cuellos para alcanzar las copas de los arboles, y merodeaban por su medio ambiente en manadas de unas pocas docenas de individuos, los bosques eran sus cotos preferidos de alimentación y acostumbraban construir sus nidos y poner sus huevos en las planicies aluviales.[6] Otros vertebrados herbívoros que coexistieron con Argentinosaurus eran rebaquiosáuridos como Cathartesaura anaerobica [41] y Limaysaurus tessonei,[42] [43] saurópodos de mediano tamaño. También hay registro de otras formas de vida de mediano a pequeño tamaño y de muy variados nichos ecológicos, en rocas de una ubicación y antigüedad muy similar. Herbívoros iguanodontianos como Macrogryphosaurus [44] y Anabisetia,[45] varios ornitópodos indeterminados [46] y celurosaurios omnívoros como Patagonykus,[47] Alnashetri [48] y Buitreraptor [49] son ejemplos claros de la elevada diversidad ecológica que había en la paleofauna cretácea neuquina.[40]

Debido al gran tamaño de Argentinosaurus, la mayoría de los depredadores no debieron suponer una seria amenaza, salvo algunas excepciones. Dentro de los vastos parajes de la Formación Río Limay, los paleontólogos se han topado con una íntegra documentación fosilífera de terópodos abelisáuridos como Ilokelesia [50] y Skorpiovenator [51] que fueron los predadores y/o carroñeros más comunes en aquel entonces y podrían ser una amenaza para los animales de mediana y pequeña medida, pero jamás suponer una amenaza para adultos de la talla de Argentinosaurus. Sin embargo, en 2006 fue descrito un dinosaurio carcharodontosáurido hallado en las mismas rocas, Mapusaurus roseae, un carnívoro de 12 metros de largo y que en manadas eran un peligro directo hasta para los mayores dinosaurios, coexistió con Argentinosaurus y pudo ser su principal depredador.[12]

Historia[editar]

Los materiales de Argentinosaurus fueron descubiertos en la Formación Río Limay también denominada Formación Huincul en el subgrupo Río Limay, en la Provincia del Neuquén, Argentina, en 1989 por una comisión paleontológica integrada por el Museo municipal Carmen Funes, el Museo de Cipolletti, la Universidad Nacional del Comahue y el equipo de excavación de YPF de Plaza Huincul. Estos estratos se datan en el Cenomaniano tardío hace 97 a 93,5 millones de años. Sus restos fueron estudiados por Bonaparte y Coria, quienes publicaron su descripción en 1993.[4]

Réplica de Argentinosaurus en el Museo de Senckenberg

Su nombre genérico, Argentinosaurus, proviene de Argentina el país donde fue hallado y el sufíjo saurus del griego que significa "lagarto". El epíteto específico, A. huinculensis, hace referencia a la localidad de Plaza Huincul, cerca de donde fuera encontrado.[4]

Los restos del Argentinosaurus fueron encontrados gracias a la denuncia de Sr. Guillermo Heredia, puestero de "Las Overas" una estancia de Plaza Huincul. En ese momento, el personal del Museo de Carmen Funes extrajo un peroné (que en un principio fue considerado como tibia) que fue depositada en el cuarto de exposición del mismo. Un tiempo más adelante, en el verano de 1989, una comisión del Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires, dirigido por uno de los autores realizó la extracción del material fósil, como parte del trabajo en el terreno de un proyecto de la investigación financiado por la National Geographic Society. Estos materiales fueron reportados en las VI Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados (Bonaparte, 1989), y se depositaron en la Colección de Paleontología de Vertebrados en el Museo municipal Carmen Funes de Plaza Huincul, Provincia del Neuquén, con las siglas PVPH-1.[4]

Clasificación[editar]

Argentinosaurus pertenece al infraorden de los saurópodos. Penetrando más en su jerarquía taxonómica se revela que pertenece al gran grupo de los macronarios,[52] una amplia agrupación de dinosaurios caracterizada porque la gran mayoría de sus integrantes, poseen cuerpos más robustos con colas algo cortas, además que sus patas delanteras tienden a ser tan o más altas que las traseras. Atributos que los diferencian considerablemente de los diplodócidos.[21]

Un clado más derivado de este grupo es la Titanosauria, fracción dominante en el Cretácico, que contiene a varios de los dinosaurios más grandes del mundo. Varios análisis cladísticos han corroborado que Argentinosaurus se encuentra en una posición filogenética basal dentro de los titanosaurios.[4] [52] [53] Andesaurus y Epachthosaurus son otros miembros de Titanosauria también clasificados regularmente en una posición basal o primitiva,[4] [52] [54] y han sido propuestos para formar una familia taxonómica llamada Andesauridae. Primigenios a la Saltasauridae, una familia más avanzada de titanosaurios, que alberga a exclusivamente a los del Cretácico Superior. Ambos grupos se pueden diferenciar por particularidades en las vértebras dorsales,[4] como una apófisis transversal más desarrollada en los saltasáuridos, lo que parece ser una adaptación vertebral a un tórax más voluminoso y pesado, en proporción al resto del cuerpo. Y una cola con tendencia a una mayor longitud mientras más derivado (o evolucionado) es el titanosaurio.[21]

Filogenia

Cladograma del gran grupo Macronaria, basado en el análisis filogenético de González et al., en 2016. Mostrando la posición de Argentinosaurus dentro de los titanosaurios.[53]

Macronaria


Camarasaurus





Europasaurus




Euhelopus


Titanosauriformes
Brachiosauridae

Giraffatitan



Brachiosaurus



Somphospondyli


Cedarosaurus



Venenosaurus





Chubutisaurus




Wintonotitan




Ligabuesaurus


Titanosauria


Andesaurus



Phuwiangosaurus





Argentinosaurus




Epachthosaurus



Lithostrotia

Malawisaurus






Notocolossus



Dreadnoughtus





Tapuiasaurus



Lognkosauria

Futalognkosaurus



Mendozasaurus









Isisaurus



Rapetosaurus



Saltasauridae

Alamosaurus





Diamantinasaurus



Opisthocoelicaudia





Trigonosaurus


Saltasaurinae

Saltasaurus



Neuquensaurus





















Cultura popular[editar]

Modelo de un Argentinosaurus en el Instituto Weizmann de Ciencias, Israel.
  • Argentinosaurus tiene un lugar destacado en la exposición permanente en el Museo Fernbank de Historia Natural en Atlanta, Georgia, EE.UU. Gigantes del Mesozoico. Este diorama muestra un hipotético encuentro entre Argentinosaurus y Giganotosaurus, un dinosaurio terópodo carnívoro. Fósiles de plantas y animales contemporáneas al período Cretácico se incorporan en este, incluyendo dos especies de pterosaurios, proporcionando una instantánea de un ecosistema prehistórico en lo que hoy es la moderna región de la Patagonia argentina. De 37 m de largo, esta reconstrucción del esqueleto representa uno de los dinosaurios más grandes jamás montados.[55]
  • Otra réplica del coloso saurópodo también se encuentra en una exhibición especial en el Museo Senckenberg de Historia Natural de Alemania, junto con otros dinosaurios descubiertos en Argentina.[56] Previamente se había expuesto temporalmente en otros centros de exposiciones en el mismo país.[57]

Argentinosaurus en películas y documentales

  • También se le puede ver en la película-documental IMAX titulada Dinosaurios: Gigantes de la Patagonia, donde el Dr. Rodolfo Coria muestra los sitios de los descubrimientos más importantes de Argentina; además de como fue el descubrimiento del Argentinosaurus, sus hipotéticas conductas gregarias, reproductivas, alimenticias y de crecimiento.[60] [61]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Holtz, Thomas (2012). Genus List for Holtz (2007) Dinosaurs:The Most Complete, Up-to-Date Encyclopedia for Dinosaur Lovers of All Ages. Consultado el 28 de septiembre de 2015. 
  2. a b c Calvo, Jorge; Juárez, Ruben D.; Porfiri, Juan D. (2008). «Re-sizing giants: estimation of body lenght of Futalognkosaurus dukei and implications for giant titanosaurian sauropods». III Congreso Latinoamericano de Paleontología de Vertebrados (Neuquén, Patagonia, Argentina): pp. 43. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  3. a b c d e f g Mazzetta, Gerardo V.; Christiansen, Per; Fariña, Richard A. (2004). «Giants and Bizarres: Body Size of Some Southern South American Cretaceous Dinosaurs» (PDF). Historical Biology 16 (2-4): 71–83. doi:10.1080/08912960410001715132. Consultado el 8 de enero de 2008. 
  4. a b c d e f g h i j k Bonaparte, José; Coria, Rodolfo (1993). «Un nuevo y gigantesco sauropodo titanosaurio de la Formación Río Limay (Albiano-Cenomaniano) de la Provincia del Neuquén, Argentina». Ameghiniana 30 (3): 271-282. ISSN 0002-7014. Consultado el 13 de junio de 2015. 
  5. a b c d Carpenter, Kenneth (2006). «Biggest of the Big: A Critical Re-Evaluation of the Mega-Sauropod Amphicoelias fragillimus Cope, 1878». En Foster, John R.; Lucas, Spencer G.. Paleontology and Geology of the Upper Jurassic Morrison Formation. 36. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin. pp. 131–138. 
  6. a b c d e f Haines, Tim & Chambers, Paul. (2006) The Complete Guide to Prehistoric Life. Canadá: Firefly Books Ltd.
  7. a b c d e f Sellers, William; Margetts, Lee; Coria, Rodolfo; Manning, Phillip (30 de octubre de 2013). «March of the Titans: The Locomotor Capabilities of Sauropod Dinosaurs». PLoS ONE 8 (10). doi:10.1371/journal.pone.0078733. PMID 24348896. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  8. a b c Paul, Gregory S. (Marzo de 2010). «Gregory S. Paul's Dinosaur Mass Table». Consultado el 28 de mayo de 2016. 
  9. a b Benson, Roger; Campione, Nicolás; Carrano, Matthew; Mannion, Philip; Sullivan, Corwin; Upchurch, Paul; Evans, David (6 de mayo de 2014). «Rates of Dinosaur Body Mass Evolution Indicate 170 Million Years of Sustained Ecological Innovation on the Avian Stem Lineage». PLoS one 12 (5). doi:10.1371/journal.pbio.1001853. Consultado el 28 de mayo de 2016. 
  10. Espinoza, Cristina (20 de mayo de 2014). «¿El animal más grande del mundo?». La Tercera. Consultado el 2 de diciembre de 2015. 
  11. Wedel, Mathew J.; Cifelli, Richard L.; Sanders, R. Kent (2000). «Osteology, paleobiology, and relationships of the sauropod dinosaur Sauroposeidon» (PDF). Acta Palaeontologica Polonica 45: 343-388. 
  12. a b Coria, Rodolfo; Currie, Philip (2006). «A new carcharodontosaurid (Dinosauria, Theropoda) from the Upper Cretaceous of Argentina.». Geodiversitas 28 (1): 71-118. Consultado el 20 de junio de 2016. 
  13. a b Rodolfo Coria (actor) (2007). Dinosaurs: Giants of Patagonia (Largometraje-Documental). Canadá: Carl Samson. Escena en 7:20 - 31:02 minutos. Consultado el 20 de junio de 2016. 
  14. Bonaparte, J. F., Salfity, J. A., Bossi, G. y Powell, J. E. 1977. Hallazgo de dinosaurios y aves cretácicas en la Formación Lecho de El Brete (Salta), próximo al límite con Tucumán. Acta Geologica Lilloana, 14, 5-17.
  15. Carrano, Matthew; D’Emic, Michael (2015). «Osteoderms of the titanosaur sauropod dinosaur Alamosaurus sanjuanensis Gilmore, 1922». Journal of Vertebrate Paleontology 35 (1): e901334. doi:10.1080/02724634.2014.901334. Consultado el 20 de junio de 2016. 
  16. Bonaparte, José (1996). Dinosaurios de América del sur. Museo Argentino de Ciencias Naturales, Buenos Aires.
  17. Paul, Gregory S. (Fall 1994). «Big Sauropods - Really, Really Big Sauropods». The Dinosaur Report. The Dinosaur Society. pp. 12–13. 
  18. Paul, Gregory S. (1997). «Dinosaur models: the good, the bad, and using them to estimate the mass of dinosaurs». En Wolberg, D. L.; Stump, E.; Rosenberg, G. D.. DinoFest International Proceedings. The Academy of Natural Sciences. pp. 129–154. 
  19. Ebersole, R. S. (2001). «The real 'Lost World'». Current Science 83 (13): 4-6.
  20. a b Mortimer, Mickey (12 de Spetiembre de 2001). «Titanosaurs too Large?». Dinosaur Mailing List (en inglés). Consultado el 5 de julio de 2015. 
  21. a b c d Hartman, Scott (14 de junio de 2013). «The biggest of the big». Scott Hartman's Skeletal drawing.com. Consultado el 10 de junio de 2016. 
  22. Upchurch P, Barrett PM, Dodson P (2004). «Sauropoda». En Weishampel DB, Dodson P, Osmólska H. The Dinosauria (2nd Edition). University of California Press. p. 316. ISBN 0-520-24209-2.
  23. «Body size evolution». University of Michigan Museum of Paleontology. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  24. Novas, Fernando E.; Salgado, Leonardo; Calvo, Jorge; and Agnolin, Federico (2005). «Giant titanosaur (Dinosauria, Sauropoda)from the Late Cretaceous of Patagonia». Revistao del Museo Argentino de Ciencias Naturales, n.s. 7 (1): 37-41. ISSN 1514-5158. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  25. a b Paul, Gregory S. (2010). The Princeton Field Guide to Dinosaurs (en inglés). Princeton University Press. ISBN 9781400836154. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  26. «BBC News - 'Biggest dinosaur ever' discovered» (en inglés). BBC. 17 de mayo de 2014. Consultado el 25 de enero de 2016. 
  27. «Montarán el dinosaurio más grande del mundo». Diario Jornada. 28 de junio de 2015. Consultado el 25 de enero de 2015. 
  28. «Se hará una copia impresa en 3D del dinosaurio más grande del mundo». Imprimalia 3D. 24 de junio de 2015. Consultado el 25 de enero de 2015. 
  29. «El dinosaurio más grande estará a la vista de todos». Diario Crónica. 26 de junio de 2015. Consultado el 25 de enero de 2016. 
  30. Lugones, Paula (15 de enero de 2016). «El dinosaurio más grande, de la Patagonia a Nueva York». Clarín. Consultado el 25 de enero de 2016. 
  31. Goldenberg, David (11 de enero de 2016). «The Biggest Dinosaur In History May Never Have Existed». FiveThirtyEight: Science & Health. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  32. Mortimer, Mickey (7 de septiembre de 2004). «Re: Largest Dinosaurs» (en inglés). Consultado el 5 de julio de 2015. 
  33. Wedel, Matt (20 de mayo de 2008). «SV-POW! showdown: sauropods vs whales» (en inglés). Consultado el 5 de julio de 2015. 
  34. Holtz, Thomas (15 de noviembre de 2006). «RE: Bruhathkayosaurus matleyi?». Consultado el 12 de junio de 2016. 
  35. Holtz, Thomas (20 de noviembre de 2006). «Tree trunks (was RE: Bruhathkayosaurus matelyi?)». Consultado el 12 de junio de 2016. 
  36. Sassani, Nima (1 de enero de 2012). «The Giant that Never Was: All your Bruhathkayosaurus questions answered!». The Paleo King. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  37. Russell, Dale; Zheng, Zhong (1993). «A large mamenchisaurid from Junggar Basin, Xinjiang, People's Republic of China». Canadian Journal of Earth Sciences 30 (10): 2082-2095. doi:10.1139/e93-180. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  38. a b Sánchez, M. L.; Rossi, J.; Armas, P. (2008). «Análisis Estratigráfico Secuencial de las Formaciones Huincul y Lisandro del Subgrupo Río Limay (Grupo Neuquén-Cretácico Tardío) en el Departamento El Cuy, Río Negro, Argentina». Latin American journal of sedimentology and basin analysis 15: 1-26. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  39. a b Garrido, Alberto C. (2010). «Estratigrafía del Grupo Neuquén, Cretácico Superior de la Cuenca Neuquina (Argentina): nueva propuesta de ordenamiento litoestratigráfico». Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales nueva serie (Buenos Aires, Argentina) 12 (2): 121-177. ISSN 1514-5158. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  40. a b Calvo, Jorge O.; Porfiri, Juan D.; Pol, Diego; González Riga, Bernardo; de la Fuente, Fuente; Rougier, Guillermo W. (2011). «Vertebrados continentales Mesozoicos». 18 Congreso Geológico Argentino (Neuquén, Argentina): pp. 539-556. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  41. Gallina, Pablo; Apesteguía, Sebastián (2005). «Cathartesaura anaerobica gen. et sp. nov., a new rebbachisaurid (Dinosauria, Sauropoda) from the Huincul Formation (Upper Cretaceous), Río Negro, Argentina.». Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales (Buenos Aires) 7 (2): 153-166. ISSN 1514-5158. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  42. Calvo, Jorge; Salgado, Leonardo (Diciembre de 1995). «Rebbachisaurus tessonei sp. nov. a new Sauropoda from the Albian-Cenomanian of Argentina; new evidence on the origin of the Diplodocidae.». Gaia 11: 13-33. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  43. Salgado, Leonardo; Garrido, Alberto; Cocca, Sergio; Cocca, Juan (Diciembre de 2004). «Lower Cretaceous rebbachisaurid sauropods from Cerro Aguada del León (Lohan Cura Formation), Neuquén Province, northwestern Patagonia, Argentina». Journal of Vertebrate Paleontology 24 (4): 903-912. doi:10.1671/0272-4634(2004)024[0903:LCRSFC]2.0.CO;2. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  44. Calvo, Jorge; Porfiri, Juan D.; Novas, Fernando (2007). «Discovery of a new ornithopod dinosaur from the Portezuelo formation (Upper Cretaceous), Neuquen, Patagonia, Argentina». Arquivos do Museu Nacional (Rio de Janeiro) 65 (4): 471-483. ISSN 0365-4508. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  45. Coria, Rodolfo A.; Calvo, Jorge O. (Septiembre de 2002). «A new iguanodontian ornithopod from Neuquén Basin, Patagonia, Argentina». Journal of Vertebrate Paleontology 22 (3): 503-509. doi:10.1671/0272-4634(2002)022[0503:ANIOFN]2.0.CO;2. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  46. Canudo, José; Salgado, Leonardo; Garrido, Alberto; Carballido, José (2013). «Primera evidencia de dinosaurios ornitopodos en la base de la Formacion Huincul (Cenomaniense Superior-Turoniense, Cuenca Neuquina, Argentina)». Geogaceta (53): 9-12. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  47. Novas, Fernando (1996). «Alvarezsauridae, Cretaceous basal birds from Patagonia and Mongolia». Memoirs of the Queensland Museum (Brisbane, Australia) 39: 675-702. ISSN 0079-8835. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  48. Makovicky, Peter J.; Apesteguía, Sebastián; Gianechini, Federico A. (2012). «A New Coelurosaurian Theropod from the La Buitrera Fossil Locality of Río Negro, Argentina». Fieldiana Life and Earth Sciences (5): 90-98. doi:10.3158/2158-5520-5.1.90. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  49. Makovicky, Peter J.; Apesteguía, Sebastián; Agnolín, Federico L. (2005). «The earliest dromaeosaurid theropod from South America». Nature 437 ((7061)): 1007-1011. doi:10.1038/nature03996. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  50. Coria, Rodolfo A.; Salgado, Leonardo (2000). «A basal Abelisauria Novas, 1992 (Theropoda-Ceratosauria) from the Cretaceous of Patagonia, Argentina». Gaia 15: 89-102. ISSN 0871-5424. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  51. Canale, Juan I.; Scanferla, Carlos A.; Agnolin, Federico L.; Novas, Fernando E. (2009). «New carnivorous dinosaur from the Late Cretaceous of NW Patagonia and the evolution of abelisaurid theropods». Naturwissenschaften 96 (3): 409-414. doi:10.1007/s00114-008-0487-4. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  52. a b c Lacovara, Kenneth J.; Lamanna, Matthew C.; Ibiricu, Lucio M.; Poole, Jason C.; Schroeter, Elena R.; Ullmann, Paul V.; Voegele, Kristyn K.; Boles, Zachary M.; Carter, Aja M.; Fowler, Emma K.; Egerton, Victoria M.; Moyer, Alison E.; Coughenour, Christopher L.; Schein, Jason P.; Harris, Jerald D.; Martínez, Rubén D.; Novas, Fernando E. (4 de septiembre de 2014). «A Gigantic, Exceptionally Complete Titanosaurian Sauropod Dinosaur from Southern Patagonia, Argentina». Scientific reports 4 (6196). doi:10.1038/srep06196. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  53. a b González Riga, Bernardo J.; Lamanna, Matthew C.; Ortiz David, Leonardo D.; Calvo, Jorge O.; Coria, Juan P. (18 de enero de 2016). «A gigantic new dinosaur from Argentina and the evolution of the sauropod hind foot». Scientific reports 6 (19165). doi:10.1038/srep19165. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  54. Martínez, Rubén; Giménez, Olga; Rodríguez, Jorge; Luna, Marcelo; Lamanna, Matthew (Marzo de 2004). «An articulated specimen of the basal titanosaurian (Dinosauria: Sauropoda) Epachthosaurus sciuttoi from the early Late Cretaceous Bajo Barreal Formation of Chubut province, Argentina». Journal of Vertebrate Paleontology 24 (1): 107-120. Consultado el 10 de julio de 2016. 
  55. «Museo Fernbank de Historia Natural». Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  56. «Réplicas de dinosaurios neuquinos se exhiben en Alemania». Neuquén Informa. 27 de septiembre de 2012. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  57. Baelo, Patricia (30 de abril de 2009). «El Argentinosaurus revive en Alemania». El Litoral.com. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  58. «Walking with Dinosaurs: Land of Giants». BBC.co.uk. BBC. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  59. «BBC 'Land of Giants'». Framestore. Diciembre de 2002. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  60. «Dinosaurs 3D: Giants of Patagonia». Smithsonian. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  61. «Dinosaurs: Giants of Patagonia (2007)». IMDb. Consultado el 12 de junio de 2016. 

Enlaces externos[editar]