Depredación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Depredador»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un martín pescador común (Alcedo atthis), con un renacuajo en el pico.
Una leona con una presa capturada.

En ecología, la depredación es un tipo de interacción biológica en la que el individuo de una especie animal, denominado depredador,[1][2]​ puede ser depredador de algunos animales y a su vez presa de otros, aunque en todos los casos el predador es carnívoro u omnívoro. Esta interacción ocupa un rol importante en la selección natural.

En la depredación hay un individuo perjudicado —la presa— y otro que es beneficiado —el depredador—, pasando la energía en el sentido presa a depredador. Sin embargo, hay que resaltar que, por un lado, los depredadores controlan el número de individuos que componen la especie presa y, por el otro, las presas controlan el número de individuos que componen la especie depredadora; por ejemplo, la relación entre el león y la cebra.

Otro ejemplo de esta relación muy especial entre los depredadores y el ecosistema es que aquéllos, al controlar el número de individuos de una especie, pueden proteger al ecosistema de ser sacado de equilibrio, ya que, si una especie se multiplica sin control, podría acabar con el equilibrio del ecosistema. Por ejemplo: el águila y la serpiente se alimentan de ratones, y estos a su vez se alimentan de determinados tipos de plantas; si uno de los depredadores se extinguiera, el otro no podría disminuir la población de esos roedores, y esto disminuiría la población de plantas.[cita requerida]

Una forma particular de depredación la constituye el parasitismo, en el cual un organismo se alimenta de otro, desarrollando un vínculo muy fuerte con él. Un parásito suele iniciar dicha relación con un único organismo huésped en su vida, o bien con unos pocos.[cita requerida]

Mosca Asilidae alimentándose de su presa, una abeja.

Definición[editar]

Las avispas arañas paralizan y eventualmente matan a sus huéspedes, pero se consideran parasitoides, no depredadores.

En el nivel más básico, los depredadores matan y se comen a otros organismos. Sin embargo, el concepto de depredación es amplio, se define de forma diferente en distintos contextos e incluye una gran variedad de métodos de alimentación; y algunas relaciones que resultan en la muerte de la presa no suelen llamarse depredación. Un parasitoide, como una avispa ichnemónida, pone sus huevos en o sobre su huésped; los huevos eclosionan en larvas, que se comen al huésped, y éste muere inevitablemente. Los zoólogos suelen llamar a esto una forma de parasitismo, aunque convencionalmente se piensa que los parásitos no matan a sus huéspedes. Se puede definir que un depredador se diferencia de un parasitoide en que tiene muchas presas, capturadas a lo largo de su vida, mientras que la larva de un parasitoide sólo tiene una, o al menos se le suministra el alimento en una sola ocasión.[3][4]

Relación de la depredación con otras estrategias de alimentación, herbívoros, parásitos, carroñero.

Hay otros casos difíciles y limítrofes. Los microdepredadores son pequeños animales que, al igual que los depredadores, se alimentan enteramente de otros organismos; entre ellos están las pulgas y los mosquitos que consumen sangre de animales vivos, y los pulgones que consumen savia de plantas vivas. Sin embargo, como normalmente no matan a sus huéspedes, ahora se les suele considerar parásitos.[5][6]​ Los animales que pastorean en el fitoplancton o en las alfombras de microbios son depredadores, ya que consumen y matan a sus organismos alimenticios; pero los herbívoros que hojean las hojas no lo son, ya que sus plantas alimenticias suelen sobrevivir al asalto. [7]​ Cuando los animales comen semillas (depredación de semillas o granivoría) o huevos (depredación de huevos), están consumiendo organismos vivos enteros, lo que por definición los convierte en depredadores.[8][9][10]

Los carroñeros, organismos que sólo se alimentan de organismos que se encuentran ya muertos, no son depredadores, pero muchos depredadores como el chacal y la hiena carroñan cuando se presenta la oportunidad.[11][12][7]​ Entre los invertebrados, las avispas sociales (chaquetas amarillas) son tanto cazadoras como carroñeras de otros insectos. [13]

Forrajeo[editar]

Un ciclo básico de forrajeo para un depredador, con algunas variaciones indicadas[14]​.

Para alimentarse, un depredador debe buscar, perseguir y matar a su presa. Estas acciones forman un ciclo de forrajeo.[15][16]​ El depredador debe decidir dónde buscar la presa en función de su distribución geográfica; y una vez que ha localizado la presa, debe valorar si la persigue o espera una opción mejor. Si elige la persecución, sus capacidades físicas determinan el modo de persecución (por ejemplo, emboscada o persecución).[17][18]​ Una vez capturada la presa, también puede necesitar gastar energía para manipularla (por ejemplo, matarla, quitarle el caparazón o las espinas, e ingerirla).[14][15]

Búsqueda[editar]

Los depredadores pueden elegir entre los modos de búsqueda que van desde sentarse y esperar hasta activo o buscar ampliamente.[19][14][20][21]​ El método de sentarse y esperar es el más adecuado si las presas son densas y móviles, y el depredador tiene bajos requerimientos energéticos. [19]​El forrajeo amplio gasta más energía, y se utiliza cuando las presas son sedentarias o están escasamente distribuidas.[17][19]​Hay un continuo de modos de búsqueda con intervalos entre períodos de movimiento que van desde segundos hasta meses. Los tiburones, los peces de sol, las aves insectívoras y las musarañas están casi siempre en movimiento, mientras que las arañas tejedoras, los invertebrados acuáticos, las mantis religiosas y los cernícalos rara vez se mueven. Entre medias, los chorlitos y otras aves costeras, los peces de agua dulce, incluidos los crappies, y las larvas de escarabajos coccinélidos (mariquitas), alternan entre la búsqueda activa y el escaneo del entorno.[19]

El albatros de ceja negra vuela regularmente cientos de kilómetros a través del océano casi vacío para encontrar parches de comida.

Las distribuciones de las presas suelen estar agrupadas, y los depredadores responden buscando parches en los que las presas son densas y luego buscando dentro de los parches.[14]​ Cuando el alimento se encuentra en parches, como los raros bancos de peces en un océano casi vacío, la etapa de búsqueda requiere que el depredador viaje durante un tiempo considerable, y gaste una cantidad significativa de energía, para localizar cada parche de alimento. [22]​ Por ejemplo, el albatros de ceja negra realiza regularmente vuelos de búsqueda de alimento a un rango de alrededor de 700km, hasta un rango máximo de búsqueda de alimento de 3000 km para las aves reproductoras que recogen alimento para sus crías. [23][24]​ Con presas estáticas, algunos depredadores pueden aprender ubicaciones de parches adecuados y volver a ellos a intervalos para alimentarse. [22]​ La estrategia de forrajeo óptimo para la búsqueda se ha modelado utilizando el teorema del valor marginal.[25]

Los patrones de búsqueda a menudo parecen aleatorios. Uno de ellos es el camino de Lévy, que tiende a implicar grupos de pasos cortos con pasos largos ocasionales. Se trata de una estrategia que se ajusta al comportamiento de una gran variedad de organismos, incluyendo bacterias, abejas, tiburones y cazadores-recolectores humanos. [26][27]

Evaluación[editar]

Mariquita de siete puntos selecciona plantas de buena calidad para su presa predilecta el pulgón.

Una vez encontrada la presa, el depredador debe decidir si la persigue o sigue buscando. La decisión depende de los costes y beneficios que conlleva. Un pájaro que busca insectos pasa mucho tiempo buscando, pero capturarlos y comerlos es rápido y fácil, así que la estrategia eficiente para el pájaro es comer todos los insectos apetecibles que encuentra. En cambio, un depredador, como un león o un halcón, encuentra su presa fácilmente, pero capturarla requiere mucho esfuerzo. En ese caso, el depredador es más selectivo.[17]

Uno de los factores a tener en cuenta es el tamaño. Una presa demasiado pequeña puede no merecer la pena por la cantidad de energía que proporciona. Demasiado grande, y puede ser demasiado difícil de capturar. Por ejemplo, un mántido captura la presa con sus patas delanteras y están optimizadas para agarrar presas de cierto tamaño. Las mantis son reacias a atacar presas que están lejos de ese tamaño. Existe una correlación positiva entre el tamaño de un depredador y su presa.[17]

Un depredador también puede evaluar un parche y decidir si pasa tiempo buscando presas en él.[14]​Esto puede implicar cierto conocimiento de las preferencias de las presas; por ejemplo, las mariquitas pueden elegir un parche de vegetación adecuado para sus presas pulgones.[28]

Captura[editar]

Para capturar a las presas, los depredadores tienen un espectro de modos de persecución que van desde la persecución abierta (depredación de persecución) hasta un ataque repentino a las presas cercanas (depredador de emboscada). [14][29][30]​ Otra estrategia intermedia entre la emboscada y la persecución es la interceptación balística, en la que un depredador observa y predice el movimiento de una presa y luego lanza su ataque en consecuencia.[31]

Emboscada[editar]

Una araña de trampilla esperando en su madriguera para emboscar a su presa

Los depredadores de emboscada o de espera son animales carnívoros que capturan a sus presas con sigilo o por sorpresa. En los animales, la depredación por emboscada se caracteriza porque el depredador escanea el entorno desde una posición oculta hasta que la presa es avistada, y entonces ejecuta rápidamente un ataque sorpresa fijo.[32][31]​ Entre los depredadores de emboscada vertebrados se encuentran las ranas, peces como el tiburón ángel, el lucio del norte y el pez rana oriental.[31][33][34][35]​ Entre los numerosos depredadores invertebrados de emboscada se encuentran las arañas trampillas y Australian Crab spiders en tierra y los camarones mantis en el mar.[32][36][37]​ Los depredadores de emboscada suelen construir una madriguera en la que esconderse, mejorando la ocultación a costa de reducir su campo de visión. Algunos depredadores de emboscada también utilizan señuelos para atraer a la presa a su alcance.[31]​ El movimiento de captura tiene que ser rápido para atrapar a la presa, dado que el ataque no es modificable una vez lanzado.[31]

Intercepción balística[editar]

El camaleón ataca a la presa sacando la lengua.

La interceptación balística es la estrategia en la que un depredador observa el movimiento de una presa, predice su movimiento, elabora una ruta de interceptación y luego ataca a la presa en esa ruta. Esto difiere de la depredación por emboscada en que el depredador ajusta su ataque según el movimiento de la presa.[31]​ La interceptación balística implica un breve período de planificación, dando a la presa la oportunidad de escapar. Algunas ranas esperan hasta que las serpientes han comenzado su ataque antes de saltar, reduciendo el tiempo disponible para que la serpiente recalibre su ataque, y maximizando el ajuste angular que la serpiente necesitaría hacer para interceptar a la rana en tiempo real. [31]​ Entre los depredadores balísticos se encuentran insectos como las libélulas y vertebrados como los peces arqueros (que atacan con un chorro de agua), los camaleones (que atacan con la lengua) y algunas serpientes colúbridas.[31]

Persecución[editar]

Las ballenas jorobadas son alimentadores de embestida, filtrando miles de kril del agua de mar y tragándolos vivos.
Las libélulas, como esta cola común con una presa capturada, son invertebrados depredadores de persecución.

En la depredación por persecución, los depredadores persiguen a las presas que huyen. Si la presa huye en línea recta, la captura depende únicamente de que el depredador sea más rápido que la presa.[31]​ Si la presa maniobra girando mientras huye, el depredador debe reaccionar en tiempo real para calcular y seguir una nueva trayectoria de intercepción, como por ejemplo mediante navegación paralela, mientras se acerca a la presa. [31]​ Muchos depredadores de persecución utilizan el camuflaje para acercarse a la presa lo más posible sin ser observados (acecho) antes de iniciar la persecución. [31]​ Los depredadores de persecución incluyen mamíferos terrestres como los humanos, los perros salvajes africanos, las hienas manchadas y los lobos; depredadores marinos como los delfines, las orcas y muchos peces depredadores, como el atún;[38][39]​ aves depredadoras (rapaces) como los halcones; e insectos como libélulas.[40]

Una forma extrema de persecución es la caza de resistencia o caza de persistencia, en la que el depredador cansa a la presa siguiéndola durante una larga distancia, a veces durante horas. Este método es utilizado por los cazadores-recolectores humanos y por los cánidos como el perro salvaje africano y los sabuesos domésticos. El perro salvaje africano es un depredador de persistencia extrema, que cansa a las presas individuales siguiéndolas durante muchos kilómetros a una velocidad relativamente baja.[41]

Una forma especializada de depredación por persecución es la alimentación por embestida de las ballenas barbadas. Estos depredadores marinos de gran tamaño se alimentan de plancton, especialmente de kril, buceando y nadando activamente hacia las concentraciones de plancton, y luego tomando un enorme trago de agua y filtrándolo a través de sus plumosas placas de barbas.[42][43]

Los depredadores de persecución pueden ser sociales, como el león y el lobo que cazan en grupo, o solitarios.[4]

Manipulación[editar]

El pez gato tiene afiladas dorsales y pectorales que mantiene erguidas para disuadir a los depredadores como las garzas que se tragan a la presa entera.
Águila pescadora desgarra su presa de pescado, evitando peligros como las espinas afiladas.

Una vez que el depredador ha capturado la presa, tiene que manipularla: con mucho cuidado si la presa es peligrosa de comer, como si posee espinas afiladas o venenosas, como en muchos peces presa. Algunos siluros como los Ictaluridae tienen espinas en el lomo (dorsales) y el vientre (pectorales) que se bloquean en posición erecta; como el siluro se agita al ser capturado, éstas podrían perforar la boca del depredador, posiblemente de forma mortal. Algunas aves que se alimentan de peces, como el águila pescadora, evitan el peligro de las espinas desgarrando su presa antes de comerla.[44]

Depredación solitaria versus social[editar]

En la depredación social, un grupo de depredadores coopera para matar a la presa. Esto permite matar a criaturas más grandes que las que podrían dominar por separado; por ejemplo, las hienas y los lobos colaboran para atrapar y matar a herbívoros tan grandes como los búfalos, y los leones incluso cazan elefantes. [45][46][47]​ También puede hacer que las presas estén más disponibles mediante estrategias como la expulsión de la presa y el reagrupamiento en un área más pequeña. Por ejemplo, cuando bandadas mixtas de pájaros buscan alimento, los pájaros de delante expulsan los insectos que son capturados por los pájaros de detrás. Los delfines giradores forman un círculo alrededor de un banco de peces y se mueven hacia el interior, concentrando los peces por un factor de 200. [48]​ Al cazar socialmente los chimpancés pueden atrapar monos colobos que se escaparían fácilmente de un cazador individual, mientras que los halcones Harris que cooperan pueden atrapar conejos. [45][49]

Los lobos, depredadores sociales, cooperan para cazar y matar bisontes.

Los depredadores de diferentes especies a veces cooperan para capturar presas. En los arrecifes de coral, cuando peces como el mero y la trucha de coral detectan una presa que les resulta inaccesible, hacen una señal a las morenas gigantes, a los napoleones o a los pulpos. Estos depredadores son capaces de acceder a pequeñas grietas y expulsar a la presa.[50][51]​ Se sabe que las orcas ayudan a los balleneros a cazar ballenas barbadas. [52]

La caza social permite a los depredadores enfrentarse a una gama más amplia de presas, pero con el riesgo de competir por el alimento capturado. Los depredadores solitarios tienen más posibilidades de comer lo que capturan, al precio de un mayor gasto de energía para atraparlo y un mayor riesgo de que la presa escape. [53][54]​ Los depredadores de emboscada suelen ser solitarios para reducir el riesgo de convertirse ellos mismos en presas.[55]​ De los 245 miembros terrestres de los Carnivora (el grupo que incluye a los gatos, perros y osos), 177 son solitarios; y 35 de los 37 gatos salvajes son solitarios,[56]​ incluyendo el puma y el guepardo.[53][4]​ Sin embargo, el puma solitario permite que otros pumas compartan una matanza,[57]​ y el coyote puede ser solitario o social. [58]​ Otros depredadores solitarios son el lucio del norte,[59]araña lobos y todos los miles de especies de avispa solitaria entre los artrópodos,[60][61]​ y muchos microorganismoss y zooplancton. [62][63]

Defensas contra los depredadores[editar]

Las especies animales han desarrollado una amplia variedad de características que funcionan para evitar su detección, selección y captura. Estas características se denominan en conjunto defensas contra la depredación.

Las defensas químicas se han diseminado entre muchos grupos de animales. Muchos artrópodos poseen sustancias tóxicas, las que son adquiridas de las plantas que consumen y almacenan en sus propios cuerpos, mientras que otros artrópodos sintetizan sus propios venenos. La coloración críptica incluye colores y patrones que permiten que la presa se mezcle con el fondo. Esta coloración protectora es común en peces, reptiles, muchas aves que hacen sus nidos en el suelo y en insectos que carecen de otras defensas. La coloración destellante se encuentra asociada con la coloración críptica; esta puede distraer y desorientar a los depredadores. Algunos animales que comparten el hábitat con especies no comestibles, a menudo evolucionan con una coloración que se asemeja o imita la coloración de la especie tóxica. Este tipo de mimetismo se denomina mimetismo batesiano, que debe su nombre al naturalista inglés Henry Walter Bates.[64]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «predador». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  2. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «depredador». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  3. Gurr, Geoff M.; Wratten, Stephen D.; Snyder, William E. (2012). Biodiversidad y plagas de insectos: Key Issues for Sustainable Management. John Wiley & Sons. p. 105. ISBN 978-1-118-23185-2. 
  4. a b c Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas LaffertyKuris2002
  5. Poulin, Robert; Randhawa, Haseeb S. (Febrero 2015). «Evolución del parasitismo a lo largo de líneas convergentes: de la ecología a la genómica». Parasitology 142 (Suppl 1): S6-S15. PMC 4413784. PMID 24229807. doi:10.1017/S0031182013001674. 
  6. Poulin, Robert (2011). «Los muchos caminos del parasitismo: A Tale of Convergence». En Rollinson, D.; Hay, S. I., eds. Advances en Parasitología 74 (Academic Press). pp. 27-28. ISBN 978-0-12-385897-9. PMID 21295676. doi:10.1016/B978-0-12-385897-9.00001-X. 
  7. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Bengtson2002
  8. Janzen, D. H. (1971). «Predación de semillas por parte de los animales». Annual Review of Ecology and Systematics 2: 465-492. doi:10.1146/annurev.es.02.110171.002341. 
  9. Nilsson, Sven G.; Björkman, Christer; Forslund, Pär; Höglund, Jacob (1985). «Predación de huevos en comunidades de aves forestales en islas y en el continente». Oecologia 66 (4): 511-515. Bibcode:1985Oecol..66..511N. PMID 28310791. S2CID 2145031. doi:10.1007/BF00379342. 
  10. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas HulmeBenkman2002
  11. Kane, Adam; Healy, Kevin; Guillerme, Thomas; Ruxton, Graeme D.; Jackson, Andrew L. (2017). «Una receta para la búsqueda de comida en los vertebrados - la historia natural de un comportamiento». Ecography 40 (2): 324-334. S2CID 56280901. doi:10.1111/ecog.02817. hdl:10468/3213. 
  12. Kruuk, Hans (1972). La hiena manchada: A Study of Predation and Social Behaviour. University of California Press. pp. 107-108. ISBN 978-0226455082. 
  13. Schmidt, Justin O. (2009). Wasps. «Wasps - ScienceDirect». Encyclopedia of Insects (Second edición). pp. 1049-1052. ISBN 9780123741448. doi:10.1016/B978-0-12-374144-8.00275-7. 
  14. a b c d e f Kramer, Donald L. (2001). «Foraging behavior». En Fox, C. W.; Roff, D. A.; Fairbairn, D. J., eds. Evolutionary Ecology: Concepts and Case Studies. Oxford University Press. pp. 232-238. ISBN 9780198030133. Archivado desde el original|urlarchivo= requiere |url= (ayuda) el 12 de julio de 2018. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  15. a b Griffiths, David (Noviembre 1980). «Costes de forrajeo y tamaño relativo de las presas». The American Naturalist 116 (5): 743-752. JSTOR 2460632. S2CID 85094710. doi:10.1086/283666. 
  16. Wetzel, Robert G.; Likens, Gene E. (2000). «Interacciones predador-presa». Análisis limnológicos. Springer. pp. org/details/limnologicalanal0000wetz/page/257 257-262. ISBN 978-1-4419-3186-3. doi:10.1007/978-1-4757-3250-4_17. 
  17. a b c d Pianka, Eric R. (2011). Evolutionary ecology (7th (eBook) edición). Eric R. Pianka. pp. 78-83. 
  18. MacArthur, Robert H. (1984). «The economics of consumer choice». Ecología geográfica: patrones de distribución de las especies. Princeton University Press. pp. 59-76. ISBN 9780691023823. 
  19. a b c d Bell, 2012
  20. Eastman, Lucas B.; Thiel, Martin (2015). «Comportamiento de búsqueda de comida de los depredadores y carroñeros de crustáceos». En Thiel, Martin; Watling, Les, eds. Estilos de vida y biología de la alimentación. Oxford University Press. pp. 535-556. ISBN 9780199797066. 
  21. Perry, Gad (Enero 1999). «La evolución de los modos de búsqueda: Ecological versus Phylogenetic Perspectives». The American Naturalist 153 (1): 98-109. PMID 29578765. S2CID 4334462. doi:10.1086/303145. 
  22. a b Bell, 2012
  23. Un rango de 3000 kilómetros significa una distancia de vuelo de al menos 6000 kilómetros de ida y vuelta.
  24. Gremillet, D.; Wilson, R. P.; Wanless, S.; Chater, T. (2000). «Albatros de ceja negra, pesquerías internacionales y la plataforma patagónica». Marine Ecology Progress Series 195: 69-280. Bibcode:2000MEPS..195..269G. doi:10.3354/meps195269. 
  25. Charnov, Eric L. (1976). «Optimal foraging, the marginal value theorem». Theoretical Population Biology 9 (2): 129-136. PMID 1273796. doi:10.1016/0040-5809(76)90040-x. 
  26. Reynolds, Andy (September 2015). «Liberando la investigación de la caminata de Lévy de los grilletes del forrajeo óptimo». Physics of Life Reviews 14: 59-83. Bibcode:2015PhLRv..14...59R. PMID 25835600. doi:10.1016/j.plrev.2015.03.002. 
  27. Buchanan, Mark (5 de junio de 2008). «Modelización ecológica: El espejo matemático de la naturaleza animal». Nature 453 (7196): 714-716. PMID 18528368. doi:10.1038/453714a. 
  28. Williams, Amanda C.; Flaxman, Samuel M. (2012). «¿Pueden los depredadores evaluar la calidad del recurso de sus presas?». Animal Behaviour 83 (4): 883-890. S2CID 53172079. doi:10.1016/j.anbehav.2012.01.008. 
  29. Scharf, Inon; Nulman, Einat; Ovadia, Ofer; Bouskila (Septiembre 2006). «Evaluación de la eficacia de dos modos de búsqueda de alimento que compiten entre sí en diferentes condiciones». The American Naturalist 168 (3): 350-357. PMID 16947110. S2CID 13809116. doi:10.1086/506921. 
  30. Stevens, Alison N. P. (2010). com/scitable/knowledge/library/predation-herbivory-and-parasitism-13261134 «Predación, herbivoría y parasitismo». Nature Education Knowledge 3 (10): 36. 
  31. a b c d e f g h i j k Moore, Talia Y.; Biewener, Andrew A. (2015). «Outrun or Outmaneuver: Predator-Prey Interactions as a Model System for Integrating Biomechanical Studies in a Broader Ecological and Evolutionary Context». Integrative and Comparative Biology 55 (6): 1188-97. PMID 26117833. doi:10.1093/icb/icv074. 
  32. a b deVries, M. S.; Murphy, E. A. K.; Patek S. N. (2012). «Mecánica de ataque de un depredador de emboscada: el camarón mantis arponero». Journal of Experimental Biology 215 (Pt 24): 4374-4384. PMID 23175528. doi:10.1242/jeb.075317. 
  33. pid=1&id=87&cid=8 «Puma». Hinterland Who's Who. Canadian Wildlife Service y Canadian Wildlife Federation. Archivado desde el original el 18 de mayo de 2007. Consultado el 22 de mayo de 2007. 
  34. gov/dnr/fishwild/files/fw-pikes.pdf «Picas (Esocidae)». División de Pesca y Vida Silvestre de Indiana. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  35. Bray, Dianne. au/home/species/2835 «Pez rana oriental, Batrachomoeus dubius». Peces de Australia. Archivado desde net.au/home/species/2835 el original el 14 de septiembre de 2014. Consultado el 14 de septiembre de 2014. 
  36. bbc.co.uk/nature/life/Liphistius «Arañas de puerta trampa». BBC. Consultado el 12 de diciembre de 2014. 
  37. «Araña de puerta trampa». Museo del Desierto de Arizona-Sonora. 2014. Consultado el 12 de diciembre de 2014. 
  38. Gazda, S. K.; Connor, R. C.; Edgar, R. K.; Cox, F. (2005). «Una división del trabajo con especialización de roles en delfines mulares (Tursiops truncatus) que cazan en grupo frente a Cedar Key, Florida». Proceedings of the Royal Society 272 (1559): 135-140. PMC 1634948. PMID 15695203. doi:10.1098/rspb.2004.2937. 
  39. Tyus, Harold M. (2011). id=K2fNBQAAQBAJ&pg=PA233 Ecología y conservación de los peces. CRC Press. p. 233. ISBN 978-1-4398-9759-1. 
  40. Combes, S. A.; Salcedo, M. K.; Pandit, M. M.; Iwasaki, J. M. (2013). «Éxito de captura y eficiencia de libélulas que persiguen diferentes tipos de presas». Biología Integrativa y Comparativa 53 (5): 787-798. PMID 23784698. doi:10.1093/icb/ict072. 
  41. Hubel, Tatjana Y.; Myatt, Julia P.; Jordan, Neil R.; Dewh, Oliver P.; McNutt first5=J. Weldon; Wilson, Alan M. (29 de marzo de 2016). «Coste energético y rendimiento de la caza en perros salvajes africanos». Nature Communications 7: 11034. PMC 4820543. PMID 27023457. doi:10.1038/ncomms11034. «Las estrategias de caza cursiva van desde un extremo de aceleración transitoria, potencia y velocidad hasta el otro extremo de persistencia y resistencia con la presa fatigada para facilitar la captura.Se considera que los perros y los humanos se basan en la resistencia más que en la velocidad absoluta y la maniobrabilidad para tener éxito cuando cazan cursivamente. » 
  42. Goldbogen, J. A.; Calambokidis, J.; Shadwick, R. E.; Oleson, E. M.; McDonald, M. A.; Hildebrand, J. A. (2006). «Cinemática de las inmersiones de forrajeo y de la alimentación en embestida en los rorcuales comunes». Journal of Experimental Biology 209 (7): 1231-1244. PMID 16547295. S2CID 17923052. doi:10.1242/jeb.02135. 
  43. Sanders, Jon G.; Beichman, Annabel C.; Roman, Joe; Scott, Jarrod J.; Emerson, David; McCarthy, James J.; Girguis, Peter R. (2015). «Las ballenas con barbas albergan un microbioma intestinal único con similitudes tanto con los carnívoros como con los herbívoros». Nature Communications 6: 8285. Bibcode:2015NatCo...6.8285S. PMC 4595633. PMID 26393325. doi:10.1038/ncomms9285. 
  44. Forbes, L. Scott (1989). «Defensas de la presa y comportamiento de manejo del depredador: La hipótesis de la presa peligrosa». Oikos 55 (2): 155-158. JSTOR 3565418. doi:10.2307/3565418. 
  45. a b Lang, Stephen D. J.; Farine, Damien R. (2017). «Un marco multidimensional para estudiar las estrategias de depredación social». Nature Ecology & Evolution 1 (9): 1230-1239. PMID 29046557. S2CID 4214982. doi:10.1038/s41559-017-0245-0. 
  46. MacNulty, Daniel R.; Tallian, Aimee; Stahler, Daniel R.; Smith, Douglas W. (12 de noviembre de 2014). «Influencia del tamaño del grupo en el éxito de los lobos que cazan bisontes». En Sueur, Cédric, ed. PLOS ONE 9 (11): e112884. Bibcode:2014PLoSO...9k2884M. PMC 4229308. PMID 25389760. doi:10.1371/journal.pone.0112884. 
  47. Power, R. J.; Compion, R. X. Shem (2009). «Predación de leones sobre elefantes en Savuti, Parque Nacional de Chobe, Botsuana». African Zoology 44 (1): 36-44. S2CID 86371484. doi:10.3377/004.044.0104. 
  48. Beauchamp, 2012
  49. Dawson, James W. (1988). El sistema de cría cooperativa del halcón de Harris en Arizona. La Universidad de Arizona. Consultado el 17 de noviembre de 2017. 
  50. Vail, Alexander L.; Manica, Andrea; Bshary, Redouan (23 April 2013). «Gestos referenciales en la caza colaborativa de peces». Nature Communications 4 (1): 1765. Bibcode:2013NatCo...4.1765V. PMID 23612306. doi:10.1038/ncomms2781. 
  51. Yong, Ed (24 de abril de 2013). nationalgeographic.com/science/phenomena/2013/04/24/groupers-use-gestures-to-recruit-morays-for-hunting-team-ups/ «Los agrupadores usan gestos para reclutar morenas para cazar en equipo». National Geographic. Consultado el 17 de septiembre de 2018. 
  52. Toft, Klaus (Productor) (2007). Matadores en el Edén (documental en DVD). Australian Broadcasting Corporation. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2009.  ISBN R-105732-9.
  53. a b Bryce, Caleb M.; Wilmers, Christopher C.; Williams, Terrie M. (2017). «Dinámica energética y de evasión de grandes depredadores y presas: pumas vs. sabuesos». PeerJ 5: e3701. PMC 5563439. PMID 28828280. doi:10.7717/peerj.3701. 
  54. Majer, Marija; Holm, Christina; Lubin, Yael; Bilde, Trine (2018). «El forrajeo cooperativo amplía el nicho dietético pero no compensa la competencia intra- group competition for resources in social spiders». Scientific Reports 8 (1): 11828. Bibcode:2018NatSR...811828M. PMC 6081395. PMID 30087391. doi:10.1038/s41598-018-30199-x. 
  55. org/photo-essays/ambush-predators «Depredadores de emboscada». Sibley Nature Center (en inglés). Consultado el 17 de septiembre de 2018. 
  56. Elbroch, L. Mark; Quigley, Howard (10 July 2016). «Interacciones sociales en un carnívoro solitario». Current Zoology 63 (4): 357-362. PMC 5804185. PMID 29491995. doi:10.1093/cz/zow080. 
  57. Quenqua, Douglas (11 de octubre de 2017). nav=bottom-well «Los pumas solitarios resultan ser leones de montaña que almuerzan». The New York Times (en inglés). Consultado el 17 de septiembre de 2018. 
  58. Flores, Dan (2016). Coyote America : una historia natural y sobrenatural. Basic Books. ISBN 978-0465052998. 
  59. Stow, Adam; Nyqvist, Marina J.; Gozlan, Rodolphe E.; Cucherousset, Julien; Britton, J. Robert (2012). «El síndrome de comportamiento en un depredador solitario es independiente del tamaño del cuerpo y la tasa de crecimiento». PLOS ONE 7 (2): e31619. Bibcode:2012PLoSO...731619N. PMC 3282768. PMID 22363687. doi:10.1371/journal.pone.0031619. 
  60. «¿Cómo cazan las arañas?». Museo Americano de Historia Natural. 25 de agosto de 2014. Consultado el 5 de septiembre de 2018. 
  61. Weseloh, Ronald M.; Hare, J. Daniel (2009). «Predación/Insectos depredadores». Enciclopedia de insectos (Segunda edición). pp. 837-839. ISBN 9780123741448. doi:10.1016/B978-0-12-374144-8.00219-8. 
  62. Velicer, Gregory J.; Mendes-Soares, Helena (2007). «Depredadores bacterianos». Cell 19 (2): R55-R56. PMID 19174136. S2CID 5432036. doi:10.1016/j.cub.2008.10.043. 
  63. «Zooplancton». MarineBio Conservation Society. Consultado el 5 September 2018. 
  64. Invitation to Biology (invitación a la biología). Escrito por Helena Curtis., p. 268, en Google Libros

Bibliografía[editar]

  • Barbosa, P., I. Castellanos (eds.) (2004). Ecology of predator-prey interactions. Nueva York: Oxford University Press. ISBN 0-19-517120-9.
  • Curio, E. (1976). The ethology of predation. Berlin; New York: Springer-Verlag. ISBN 0-387-07720-0.
  • Tomas M. Smith y Roberth Leo Smith. Ecología. 6.ª edición. PEARSON EDUCACIÓN S.A. Madrid, 2007. ISBN 978-84-7829-084-0. Materia: Ecología general, 574. Página 776.