Impacto ambiental de la energía nuclear

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El impacto ambiental de la energía nuclear es un resultado del ciclo del combustible nuclear, la operación de las centrales nucleares y los efectos de los accidentes nucleares.

Los riesgos rutinarios a la salud y las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por la energía nuclear de fisión son pequeños en relación a aquellos asociados con el uso del carbón, pero adicionalmente existen riesgos catastróficos:[1] la posibilidad de que el recalentamiento del combustible libere cantidades masivas de los productos de la fisión hacia el ambiente, y la proliferación de armas nucleares. La población es sensible a aquellos riesgos y ha existido considerable oposición pública a la energía nuclear. El accidente de Three Mile Island de 1979 y el desastre de Chernóbil de 1986, junto con los altos costos de construcción, acabaron con el rápido crecimiento de la capacidad instalada de generación de energía eléctrica de las centrales nucleares.[1]

En marzo de 2011 un terremoto y tsunami causaron daños que provocaron explosiones y una fusión de núcleo parcial en la central nuclear de Fukushima I, Japón. Las preocupaciones acerca de la posibilidad de una fuga de radiación a gran escala resultaron en el establecimiento de una zona de exclusión de 20 km alrededor de la central y que se aconsejara a las personas viviendo en la zona de entre 20–30 km que permanecieran al interior de sus hogares. John Price, un antiguo miembro de la Unidad de Políticas de Seguridad en la empresa británica "National Nuclear Corporation", dijo que podrían pasar 100 años antes de que las barras de combustible fundidas puedan ser sacadas en forma segura desde la central nuclear de Fukushima en Japón.[2]

Flujos de residuos[editar]

La energía nuclear tiene al menos cuatro flujos de desechos que pueden dañar al ambiente:[3]

El ciclo del combustible nuclear involucra algunos de los elementos e isótopos más peligrosos conocidos a la humanidad, incluyendo más de 100 radioisótopos y carcinógenos tales como el estroncio-90, yodo-131 y el cesio-137, que son las mismas toxinas que se pueden encontrar en la lluvia radiactiva creada por las armas nucleares.[4]

Residuos radiactivos[editar]

Desechos de alto nivel[editar]

Se producen alrededor de 20 a 30 toneladas de desechos de alto nivel por año por cada reactor nuclear.[5] El conjunto mundial de reactores nucleares crea aproximadamente 10.000 toneladas métricas de combustible nuclear gastado de alto nivel cada año.[6] Se han sugerido varios métodos para el desecho final de la basura de alto nivel, incluyendo enterrarlos profundamente en estructura geológicas estables, la transmutación y botarlos en el espacio. Hasta el momento, ninguno de estos métodos ha sido implementado.[7] Existe un consenso internacional sobre la conveniencia de almacenar los desechos nucleares en depósitos subterráneos profundos,[8] pero ningún país en el mundo ha inaugurado un sitio en ese estilo.[8] [9] [10] [11] [12] Existen aproximadamente 65.000 toneladas de desechos nucleares que están siendo almacenados en depósitos temporales a través de Estados Unidos, pero en el año 2009, el presidente Obama detuvo el trabajo en depósito permanente localizado en Yucca Mountain en Nevada, después de años de controversia y peleas legales.[13]

El reprocesamiento nuclear puede reducir el volumen de los desechos de alto nivel, pero por sí mismo no reduce la radiactividad o la generación de calor y por lo tanto no eliminan la necesidad de un depósito geológico de los desechos. El reprocesamiento ha sido políticamente controversial debido a su potencial para contribuir a la proliferación nuclear, la potencial vulnerabilidad al terrorismo nuclear, los desafíos políticos de la localización del sitio (un problema que se aplica igualmente al desecho directo del combustible gastado), y por su alto costo cuando se compara a la opción de un ciclo de combustible de una sola pasada.[14] La administración Obama ha rechazado el reprocesamiento de los desechos nucleares, citando preocupaciones acerca de la proliferación nuclear.[15]

Nueve estados de Estados Unidos tienen una moratoria explícita sobre la energía nuclear hasta que se encuentre una solución de largo plazo.[16]

Otros desechos[editar]

También se producen cantidades moderadas de desechos de bajo nivel generados por los sistemas de control químico y de volumen (en inglés: Chemical and Volume Control System, CVCS). Esto incluye desechos gaseoso, líquidos y sólidos producidos a través del proceso de purificación del agua usando evaporación. Los desechos líquidos son reprocesados continuamente, y el gas es filtrado, comprimido y almacenado para permitir el decaimiento radiactivo, diluidos y luego botado. La tasa a lo que esto es permitido está regulado y los estudios han mostrado que tales descargas no violan los límites de exposición a la radiación que puede sufrir la población (ver gases y aguas residuales radiactivas).

Los desechos sólidos pueden ser manejados simplemente colocándolos en donde no puedan ser molestados por unos pocos años. Existen tres sitios de depósitos de desechos de bajo nivel en Estados Unidos, y que están en Carolina del Sur, Utah y Washington.[17] Antes de ser enterrados los desechos sólidos generados por los CVCS son combinados con otros desechos sólidos generados por el manejo de estos materiales.[18]

Emisiones de las centrales[editar]

Gases y aguas residuales radiactivas[editar]

La central nuclear de Grafenrheinfeld. La estructura más alta es la chimenea que descarga los gases de las aguas residuales.

La mayor parte de las centrales nucleares comerciales liberan gases y aguas residuales radiológicas hacia el ambiente como un subproducto del Sistema de Control de Volumen Químico, lo que es monitoreado en Estados Unidos por la Agencia de Protección Ambiental y la Comisión Reguladora Nuclear. La población que vive dentro de 50 millas (80 km) de una central nuclear normalmente reciben una dosis de aproximadamente 0,1 μSv por año.[19] Para efectos de comparación, una persona promedio que viva en o por sobre el nivel medio del mar recibe al menos 260 μSv por efecto de la radiación cósmica.[19]

La cantidad total de radiactividad liberada a través de este método depende de la central nuclear, los requerimientos legales y el funcionamiento de la planta. Se emplean modelos de dispersión atmosférica combinados con modelos de la red de caminos para calcular las exposiciones de la población a los desechos emitidos. El monitoreo de las emisiones es realizado continuamente en el misma planta.

Como ejemplo se muestran a continuación los límites para las centrales nucleares canadienses:

Límite legal de las emisiones de gases radiactivos en centrales nucleares canadienses[20]
Emisión Tritio Yodo-131 Gases nobles Material particulado carbono-14
Unidades (TBqb × 104) (TBq) (TBq-MeVc × 104) (TBq) (TBq × 103)
Central nuclear de Point Lepreau 43,0 9,9   7,3 5,2 3,3
Central nuclear Bruce A 38,0 1,2 25,0 2,7 2,8
Bruce B 47,0 1,3 61,0 4,8 3,0
Darlington 21,0 0,6 21,0 4,4 1,4
Central Nuclear de Pickering A 34,0 2,4   8,3 5,0 8,8
Pickering B 34,0 2,4   8,3 5,0 8,8
Gentilly-2 44,0 1,3 17,0 1,9   0,91

Las emisiones para las centrales nucleares en Estados Unidos son reguladas por 10 CFR 50.36(a)(2). Para una información más detallada se puede consultar la base de datos de la Comisión Reguladora Nuclear.

Límites a las emisiones de tritio
País Límite ( Bq/L)
Australia 76.103
Finlandia 30.000
WHO 10.000
Suiza 10.000
Rusia   7.700
Ontario, Canada   7.000
Estados Unidos      740
Unión Europea    1001
Límite del departamento de salud pública de California          14,8

Tritio[editar]

Una fuga de agua radiactiva en Vermont Yankee en el 2010, junto con incidentes similares en más otras 20 centrales nucleares en los años recientes, han encendido dudas acerca de la confiabilidad, durabilidad y mantenimiento de las instalaciones nucleares más antiguas en Estados Unidos.[21]

El tritio es un isótopo radiactivo del hidrógeno que emite una partícula beta de baja energía y usualmente es medida en becquereles (átomos que decaen por segundo) por litro (Bq/L). El tritio se puede disolver en agua normal cuando es liberado por una central nuclear. La principal preocupación en las fugas de tritio es su presencia en el agua potable, además de la magnificación biológica que lleva a la presencia del tritio en los cultivos y el ganado que es consumido para alimentación.[22]

Los límites legales de concentración difieren grandemente de lugar en lugar (ver tabla a la derecha). Por ejemplo, en junio de 2009 el Consejo Asesor para el Agua Potable de Ontario recomendó bajar el límite desde 7.000 Bq/L a 20 Bq/L.[23] De acuerdo a la NRC, el tritio es el radioisótopo menos peligroso ya que emite una radiación muy débil y abandona el cuerpo en forma relativamente rápida. El cuerpo humano típico contiene aproximadamente 3.700 Bq de potasio-40. También la cantidad liberada por cualquier central varía bastante; la cantidad total producida por las centrales nucleares en Estados Unidos en el año 2003 fue en evaluado como mínimo 0 y como máximo 2.080 curies (77 TBq).

Minería del uranio[editar]

La minería del uranio puede usar grandes cantidades de agua - por ejemplo, la mina Roxby Downs en el sur de Australia usa 35.000 m3 de agua cada día y planea incrementar esto hasta llegar a 150.000 m3 por día.[24]

Riesgo de cáncer[editar]

Se ha realizado varios estudios epidemiológicos que dicen demostrar un riesgo aumentado de desarrollar varios tipos enfermedades, especialmente cánceres, entre la población que vive cerca de instalaciones nucleares. Un meta-análisis ampliamente citado del año 2007 realizado por Baker et al. de 17 artículos de investigación y que fue publicado en el Revista Europea para el Tratamiento del Cáncer.[25] Ofrecía evidencia de elevadas tasas de leucemia entre los niños que vivían cerca de 136 instalaciones nucleares en el Reino Unido, Canadá, Francia, Estados Unidos, Alemania, Japón y España.[26] Sin embargo, este estudio ha sido criticado por varias razones - tal como la combinación de datos heterogéneos (diferentes grupos etáreos, sitios que no eran centrales nucleares, diferentes definiciones de zona), selección arbitraria de 17 estudios individuales de un conjunto de 37, exclusión de sitios con cero casos observados o muertes, etc.[27] [28] También se encontró tasas elevadas de leucemia entre niños en un estudio alemán realizado en el año 2008 por Kaatsch et al., el que examinó a residentes que vivían cerca de 16 grandes centrales nucleares en Alemania.[25] Sin embargo, este estudio ha sido criticado por varia razones.[28] [29] Estos resultados del 2007 y 2008 no son consistentes con muchos otros estudios que tienden a no mostrar tales asociaciones.[26] [30] [31] [32] [33] El Comité Británico sobre Aspectos Médicos de la Radiación en el Ambiente entregó un estudio del año 2001 de niños de menos de 5 años que vivían cerca de 13 centrales nucleares en el Reino Unido durante el período 1969 a 2004. El comité encontró que los niños que vivían cerca de centrales nucleares del Reino Unido no tenían más probabilidad de desarrollar leucemia que aquellos que vivían en otros lugares.[28]

Comparación con la generación de electricidad usando carbón[editar]

En términos de liberación de radiactividad, el Consejo Nacional para la Medición y Protección contra la Radiación (en inglés: National Council on Radiation Protection and Measurements, NCRP) estimó que la radiactividad promedio por tonelada corta de carbón es de 17.100 milicuries/4.000.000 toneladas. Con 154 centrales a carbón en Estados Unidos esto lleva a un total de emisiones de 0,6319 TBq por año para una sola central.

En términos de dosis para los humanos que viven en las cercanías, algunas veces se cita que las centrales a carbón liberan 100 veces más de radiactividad que las centrales nucleares. Esto proviene de los informes No. 92 y No. 95 de la NCRP que estimó las dosis a la población de una central a carbón y una nuclear de 1000 MWe en 4,9 hombre-Sv/año y 0,048 hombre-Sv/año respectivamente (para comparar una radiografía de tórax típica entrega una dosis de aproximadamente 0,06 mSv).[34] La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima una dosis agregada de 0,3 µSv por año por vivir dentro de 50 millas (80 km) de una central a carbón y de 0,009 mili-rem para una central nuclear para un estimación de una dosis de radiación anualmente.[35] Las centrales nucleares en operación normal emiten menos radiactividad que las centrales a carbón.[34] [35]

A diferencia de la generación basada en carbón o petróleo, la generación nuclear no produce directamente nada de dióxido de azufre, óxidos nitrosos o mercurio (la polución generada por el uso de combustibles fósiles es culpada de cerca de 24.000 muertes cada año sólo en Estados Unidos[36] ). Sin embargo, como con todas las fuentes de energía, existe algo de polución asociada con las actividades de apoyo tales como la fabricación y el transporte.

Comparación entre las emisiones industriales y las de accidentes radiactivos[editar]

Los partidarios de la energía nuclear argumentan que los problemas de los desechos nucleares ni siquiera llegan a aproximarse a los problemas generados por los desechos del combustible fósil.[37] [38] Un artículo del año 2004 de la BBC dice: La Organización Mundial de la Salud (en inglés: World Health Organization, WHO) declara que cada año mundialmente mueren 3 millones de personas por causa de la polución del aire del ambiente provocada por las emisiones de los vehículos y la industria, y que 1,6 millones mueren por polución intradomiciliaria por usar combustibles sólidos.[39] Sólo en Estados Unidos, los combustibles fósiles matan 20.000 personas al año.[40] Una central a carbón libera 100 veces más de radiación que una central nuclear a la misma potencia de generación de energía eléctrica.[41] Se estimó que durante el año 1982, la combustión de carbón en Estados Unidos liberó en la atmósfera 155 más de radiactividad que el accidente de Three Mile Island.[42] La Asociación Nuclear Mundial proporcionó una comparación de las muertes debido a accidentes entre las diferentes formas de producción de energía. En esta comparación las muertes por TW-año de electricidad producida desde 1970 a 1992 son 885 para la hidroelectricidad, 342 para el carbón, 85 para el gas natural y 8 para la nuclear.[43]

Calor de desecho[editar]

La central de North Anna usa refrigeración por intercambio directo en un lago artificial.

Como con algunas centrales térmicas, las centrales nucleares intercambian entre un 60 a 70% de su energía termal mediante la circulación a través de un cuerpo de agua o por la evaporación de agua a través de una torre de refrigeración. La eficiencia termal de estas centrales es algo más baja que las centrales a carbón,[44] [45] [46] así que crean más calor de desecho.

Normalmente las opciones de refrigeración son refrigeración de un solo ciclo con un río o agua de mar, piscina de refrigeración o torres de refrigeración. Muchas plantas tienen un lago artificial como la Central Nuclear Shearon Harris o de la central nuclear de South Texas. Shearon Harris usa una torre de refrigeración pero la de South Texas no y descarga en el lago. La central nuclear de North Anna usa una piscina de refrigeración o lago artificial, que en el canal de descarga de la central está a menudo a 1 ° C más caliente que en otras partes del lago o en lagos normales (esto es citado como una atracción del área por algunos residentes).[47] A menudo se usan los efectos ambientales en los lagos artificiales como argumentos contra la construcción de nuevas centrales y durante las sequias atraen la atención de los periodistas.[48]

Se reconoce que la Central Nuclear Turkey Point a ayudado a mantener el estado de conservación del cocodrilo norteamericano, principalmente como un efecto del calor de desecho producido.[49]

La central nuclear de Indian Point en Nueva York está en medio de un proceso de audiencias para determinar si será necesario un sistema de refrigeración distinto que el río como una condición para extender las licencias de operación de las centrales.[50]

Es posible usar el calor de desecho en aplicaciones de cogeneración tales como calefacción distrital. Los principios de la cogeneración y calefacción distrital con energía nuclear son los mismos que con cualquier otra forma de producción termal de energía. Un ejemplo de uso de la generación nuclear de calor es la central nuclear de Ågesta en Suecia. En Suiza, la central nuclear de Beznau proporciona calor para aproximadamente 20.000 personas.[51] Sin embargo, la calefacción distrital mediante centrales nucleares es menos común que otros modos de generación de calor de desecho: ya sea debido a las regulaciones de uso de suelo y/o el efecto NIMBY, las centrales nucleares generalmente no se construyen en áreas densamente pobladas. El calor de desecho normalmente es usado en aplicaciones industriales.[52]

Durante las olas de calor de 2003 y de 2006 en Europa, las centrales francesas, españolas y alemanas tuvieron que solicitar excepciones de las regulaciones para poder descargar el agua sobrecalentada en el ambiente. Algunos reactores nucleares tuvieron que ser apagados.[53] [54]

Efectos ambientales de los accidentes[editar]

Los peores accidentes en las centrales nucleares han resultado en severa contaminación ambiental. Sin embargo, la extensión del daño real aún es altamente discutido.

Desastre de Fukushima[editar]

Tres de los reactores de Fukushima I se sobrecalentó, causando derretimientos que finalmente llevaron a explosiones, que dejaron escapar grandes cantidades de material radiactivo hacia la atmósfera.[55]
Pueblos, villas y ciudades japonesas cercanos a la central nuclear de Fukushima Daiichi. Las áreas de 20 y 30 km recibieron órdenes de evacuación y de refugio, los distritos administrativos adicionales que recibieron órdenes de evacuación también están destacados.

En marzo de 2011 un terremoto y tsunami causaron daños que llevaron a explosiones y derretimientos parciales en la Central nuclear Fukushima I en Japón.

Los niveles de radiación en la afectada central nuclear de Fukushima I han variado alcanzando un máximo de 1.000 mSv/h ( milisievert por hora),[56] que es un nivel que puede causar envenenamiento por radiación con una hora de exposición.[57] Significativos escapes de emisiones de partículas radiactivas ocurrieron después de las explosiones de hidrógeno en los tres reactores, cuando técnicos trataron de bombear agua de mar para mantener frías las barras de combustible de uranio, y vaciaron el gas radiactivo desde los reactores para hacer espacio para el agua de mar.[58]

Las preocupaciones acerca de la posibilidad de una fuga de radiación a gran escala resultaron en el establecimiento en una zona de exclusión de 20 km alrededor de la central nuclear y que se les aconsejara a las personas que estaban entre 20–30 km que se mantuvieran al interior de sus casas. Posteriormente, el Reino Unido, Francia y algunos otros países aconsejaron a sus ciudadanos en considerar dejar Tokio, en respuesta a los temores de dispersión de la contaminación nuclear.[59] El New Scientist informó que las emisiones de yodo y cesio radiactivo provenientes de la destruida central nuclear de Fukushima I se han aproximado a los niveles evidentes después del desastre de Chernóbil en el año 1986.[60] El 24 de marzo de 2011, las autoridades japonesas anunciaron que yodo-131 radiactivo que excedía los niveles de seguridad para los infantes había sido detectado en las 18 plantas de purificación de agua en Tokio y otras cinco prefecturas. Las autoridades también informaron que la lluvia radiactiva proveniente de la central de Dai-ichi estaba dificultando los esfuerzos de búsqueda de las víctimas del terremoto y tsunami del 11 de marzo.[61]

De acuerdo a la Federación de Compañías de Generación de Electricidad de Japón, hacia el 27 de abril aproximadamente el 55% del combustible en la unidad 1 del reactor se había derretido, junto con el 35% del combustible en la unidad 2 y del 30% en la unidad 3; y sobrecalentado el combustible gastado en las piscinas de almacenamiento de las unidades 3 y 4, y que probablemente es que también estuvieran dañados.[14] Hacia abril de 2011, agua aún estaba siendo rociada sobre los reactores dañados para enfriar las barras de combustible derretidas.[2] El accidente sobrepasó la gravedad del accidente de Three Mile Island de 1979, y es comparable al desastre de Chernóbil de 1986.[14] El The Economist informó que el desastre de Fukushima es un poco como tres Three Mile Island juntos, con el agregado del daño en el almacenamiento de combustible gastado,[62] y hay impactos todavía desarrollándose:

Las labores de limpieza durarán décadas. Una zona de exclusión permanente podría finalizar extendiéndose más allá del perímetro de la central. Los trabajadores con altas exposiciones tienen un riesgo más alto de desarrollar cánceres por el resto de sus vidas...[62]

John Price, un antiguo miembro de la Unidad de Políticas de Seguridad de la Corporación Nuclear Nacional del Reino Unido, ha dicho que podrían pasar 100 años antes de que las barras de combustible derretidas pueden ser removidas en forma segura de la central nuclear de Fukushima.[2] El The Economist dice que la energía nuclear aparece como peligrosa, poco popular, cara y riesgosa, y que es remplazable con relativa facilidad y podría desaparecer sin ningún cambio estructural gigante en la forma en que el mundo funciona.[62]

En la segunda mitad de agosto de 2011, los legisladores japoneses anunciaron que el primer ministro Naoto Kan visitaría la Prefectura de Fukushima para anunciar que la gran área contaminada alrededor de los reactores destruidos sería declarada como inhabitable, quizás por décadas. Se encontró que algunas de las áreas en la zona de evacuación temporal de un radio de 12 millas (19 km) alrededor de Fukushima estaban contaminadas fuertemente con radioisótopos de acuerdo a una nuevo examen entregado por el Ministerio de Educación y Ciencia. Se informó que el poblado de Okuma estaba sobre 25 veces el límite de seguridad de 20 miliesievers por año.[63]

El desastre de Chernóbil[editar]

Mapa que muestra la contaminación con cesio-137 en Bielorusia, Rusia y Ucrania al año 1996.

En accidente de Chernóbil del año 1986 en Ucrania fue el peor accidente de una central nuclear del mundo. Las estimaciones de las muertes causadas por este accidente son controversiales y van desde 4.056 a 985.000. Grandes cantidades de contaminación radiactiva fueron dispersadas a través de Europa, y el cesio y el estroncio contaminaron muchos productos agrícolas, el ganado y los suelos. El accidente obligó a evacuar 300.000 personas desde Kiev, convirtiendo un área de territorio en inutilizable por los seres humanos por un período no determinado de tiempo.[64]

A medida de que los materiales radiactivos decaen, ellos liberan partículas que pueden dañar al cuerpo y causar cáncer, particularmente cesio-137 y yodo-131. En el desastre de Chernóbil, las fugas de cesio-137 contaminaron el suelo. Algunas comunidades fueron abandonadas permanentemente. Miles de personas que consumieron leche contaminada con yodo radiactivo desarrollaron cáncer a la tiroides.[65] En el Reino Unido y Noruega, al año 2011, aún permanecen las restricciones para sacrificar ovejas criadas en pastos contaminados por la lluvia radiactiva. Alemania ha prohibido la carne proveniente de la caza silvestre debido a la contaminación provocada por setas radiactivas.[66]

Emisiones de gases de efecto invernadero[editar]

La operación de una central nuclear emite cantidades nulas o neligibles de dióxido de carbono. Sin embargo, todas las otras etapas de la cadena del combustible nuclear – minería, transporte, fabricación del combustible, enriquecimiento, construcción del reactor, descomisionamiento y manejo de los desechos – usan combustibles fósiles y por lo tanto emiten dióxido de carbono.[67] [68] [69] Por el momento existe un debate acerca de la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero generados por la cadena completa del ciclo del combustible nuclear.[26]

Muchos comentaristas han argumentado que una expansión de la energía nuclear ayudaría a combatir el cambio climático. Otros han indicado que esta es una forma de reducir las emisiones, pero que trae su propio conjunto de problemas, tales como los riesgos asociados accidentes nucleares graves y del manejo de los desechos radiactivos de alto nivel. Otros actores han opinado que existen mejores formas de tratar con el cambio climático que el invertir en energía nuclear, incluyendo mejorar la eficiencia en el uso de la energía y una mayor dependencia en fuentes de energía renovable y descentralizadas.[26]

De acuerdo a un análisis realizado por Mark Z. Jacobson, la energía nuclear resulta entre 9 a 25 veces más de emisiones de carbono que la energía eólica, en parte debido a las emisiones provenientes del refinamiento del uranio y su transporte y a la construcción del reactor, en parte debido al tiempo más largo requerido para localizar, obtener los permisos y construir una central nuclear cuando se le compara con una parque eólico (que resulta en más emisiones del sector de generación eléctrica basada en combustibles fósiles durante ese período), y en parte debido a la pérdida de carbono del suelo por causa de la mayor pérdida de vegetación resultante de cubrir el suelo con edificios e instalaciones nucleares en relación a las torres de turbinas eólicas, las que cubren poca superficie de terreno.[70]

Varios estudios de análisis de ciclo de vida (en inglés: Life Cycle Analysis, LCA) han llevado a una gran cantidad de estimaciones. Algunas comparaciones de emisiones de dióxido de carbono muestran que la energía nuclear es comparable a las fuentes de energía renovable.[71] [72] Por otro lado, un meta-análisis del año 2008 sobre 103 estudios individuales, publicado por Benjamin K. Sovacool, determinó que las tecnologías renovables de electricidad son de dos a siete veces más efectivas que la centrales nucleares sobre la base de kWh en combatir el cambio climático.[73]

Descomisionamiento[editar]

Tanto los reactores nucleares como las instalaciones de enriquecimiento de uranio deben ser cuidadosamente descomisionadas usando procesos que son de alto riesgo para los trabajadores involucrados, y peligrosos para el ambiente natural, caros y intensivos en tiempo.[74]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b International Panel on Fissile Materials (September 2010). «The Uncertain Future of Nuclear Energy». Research Report 9.
  2. a b c David Mark, Mark Willacy (1 de abril de 2011). «Crews 'facing 100-year battle' at Fukushima». ABC News.
  3. Benjamin K. Sovacool. A Critical Evaluation of Nuclear Power and Renewable Electricity in Asia, Journal of Contemporary Asia, Vol. 40, No. 3, August 2010, pp. 376.
  4. Benjamin K. Sovacool (January 2011). «Second Thoughts About Nuclear Power». National University of Singapore.
  5. Nuclear Energy Data 2008, OECD, p. 48 (Holanda, Central nuclear de Borssele)
  6. Benjamin K. Sovacool (2011). Contesting the Future of Nuclear Power: A Critical Global Assessment of Atomic Energy, World Scientific, p. 141.
  7. «Storage and Disposal Options». Asociación Nuclear Mundial.
  8. a b Al Gore (2009). Our Choice, Bloomsbury, pp. 165-166.
  9. Motevalli, Golnar (Jan 22, 2008). «Nuclear power rebirth revives waste debate». Reuters. Consultado el 15-05-2008. 
  10. «A Nuclear Power Renaissance?». Scientific American (28 de abril de 2008). Consultado el 15-05-2008.
  11. von Hippel, Frank N. (April 2008). «Nuclear Fuel Recycling: More Trouble Than It's Worth». Scientific American. Consultado el 15-05-2008.
  12. James Kanter. Is the Nuclear Renaissance Fizzling? Green, 29 May 2009.
  13. Eben Harrell (15 de agosto de 2011). «Bury Our Nuclear Waste — Before It Buries Us». TIME.
  14. a b c Harold Feiveson et al (2011). «Managing nuclear spent fuel: Policy lessons from a 10-country study». Bulletin of the Atomic Scientists.
  15. «Adieu to nuclear recycling». Nature ((9 July 2009) 460, 152).
  16. David Biello (29 de julio de 2011). «Presidential Commission Seeks Volunteers to Store U.S. Nuclear Waste». Scientific American.
  17. NRC. Radioactive Waste: Production, Storage, Disposal (NUREG/BR-0216, Rev. 2)
  18. NRC. Radioactive Waste Management
  19. a b ANS dosechart [American Nuclear Society]
  20. Datos de las emisiones radiactivas emitidas por centrales de potencia canadienses desde 1988 a 1997.
  21. Beth Daley. Leaks imperil nuclear industry: Vermont Yankee among troubled Boston Globe, January 31, 2010.
  22. Nuclear Regulatory Commission. Contaminación de aguas subterráneas (tritio) en centrales nucleares (en inglés).
  23. Canadian Nuclear Safety Commission. Actualizaciones de Información: Tritio en el agua potable (en inglés)
  24. Nuclear power and water scarcity, ScienceAlert, 28 October 2007, Retrieved 2008-08-08
  25. a b Baker, P. J.; Hoel, D. G. (2007). "Meta-analysis of standardized incidence and mortality rates of childhood leukaemia in proximity to nuclear facilities". European Journal of Cancer Care 16 (4): 355–363. doi:10.1111/j.1365-2354.2007.00679.x.
  26. a b c d M.V. Ramana. Nuclear Power: Economic, Safety, Health, and Environmental Issues of Near-Term Technologies, Annual Review of Environment and Resources, 2009. 34, p.142.
  27. Spix, C.; Blettner, M. (2009). "Re: BAKER P.J. & HOEL D.G. (2007)European Journal of Cancer Care16, 355-363. Meta-analysis of standardized incidence and mortality rates of childhood leukaemia in proximity to nuclear facilities". European Journal of Cancer Care 18 (4): 429–430. doi:10.1111/j.1365-2354.2008.01027.x
  28. a b c Elliott, A, Editor (2011) COMARE 14th Report: Further consideration of the incidence of childhood leukaemia around nuclear power plants in Great Britain 6 May 2011, Retrieved 6 May 2011
  29. Little, J.; McLaughlin, J.; Miller, A. (2008). "Leukaemia in young children living in the vicinity of nuclear power plants". International Journal of Cancer 122 (4): xi–xi. doi:10.1002/ijc.23347
  30. ^ Laurier, D.; Hémon, D.; Clavel, J. (2008). "Childhood leukaemia incidence below the age of 5 years near French nuclear power plants". Journal of Radiological Protection 28 (3): 401–403. doi:10.1088/0952-4746/28/3/N01. PMC 2738848
  31. Lopez-Abente, Gonzalo et al, (2009)Leukemia, Lymphomas, and Myeloma Mortality in the Vicinity of Nuclear Power Plants and Nuclear Fuel Facilities in Spain Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, Vol. 8, 925–934, October 1999
  32. Jablon, S.; Hrubec, Z.; Boice Jr, J. (1991). "Cancer in populations living near nuclear facilities. A survey of mortality nationwide and incidence in two states". JAMA : the journal of the American Medical Association 265 (11): 1403–1408. doi:10.1001/jama.265.11.1403
  33. Yoshimoto, Y.; Yoshinaga, S.; Yamamoto, K.; Fijimoto, K.; Nishizawa, K.; Sasaki, Y. (2004). "Research on potential radiation risks in areas with nuclear power plants in Japan: Leukaemia and malignant lymphoma mortality between 1972 and 1997 in 100 selected municipalities". Journal of radiological protection : official journal of the Society for Radiological Protection 24 (4): 343–368.
  34. a b Coal Combustion - ORNL Review Vol. 26, No. 3&4, 1993
  35. a b EPA. Calculate Your Radiation Dose
  36. «Dirty Air, Dirty Power: Mortality and Health Damage Due to Air Pollution from Power Plants». Clean Air Task Force (2004). Consultado el 10-11-2006.
  37. David Bodansky. «The Environmental Paradox of Nuclear Power». American Physical Society. Consultado el 31-01-2008. «(reprinted from Environmental Practice, vol. 3, no. 2 (June 2001), pp.86–88 {Oxford University Press))».
  38. «Some Amazing Facts about Nuclear Power» (August de 2002). Consultado el 31-01-2008.
  39. Alex Kirby (13 de diciembre de 2004,). «Pollution: A life and death issue». BBC News. Consultado el 31-01-2008. 
  40. Don Hopey (29 de junio de 2005). «State sues utility for U.S. pollution violations». Pittsburgh Post-Gazette. Consultado el 31-01-2008. 
  41. Alex Gabbard. «Coal Combustion: Nuclear Resource or Danger». Oak Ridge National Laboratory. Consultado el 31-01-2008.
  42. Nuclear proliferation through coal burning — Gordon J. Aubrecht, II, Ohio State University
  43. «Safety of Nuclear Power Reactors».
  44. C Johnson, Physicist (26-09-2007). «Global Warming from Electric Power Plants».
  45. Avedore Multi-Fuel Power Plant, Denmark Power Technology. Accessed: 27 November 2010. "The efficiency of the fossil fuel steam cycle is rated at 48.2%."
  46. Cooling power plants World Nuclear Association
  47. Washington Post. Happy in Their Haven Beside the Nuclear Plant.
  48. NBC. Dropping Lake Levels Affect Shearon Harris
  49. «About Turkey Point». FPL.com. Florida Power & Light. Consultado el 25-07-2007.
  50. The New York Times: Propuesta estatal reduciría las muertes de peces en Indian Point
  51. Sugiyama Ken'ichiro (Hokkaido Univ.) et al. Nuclear District Heating: The Swiss Experience
  52. IAEA, 1997: Nuclear power applications: Supplying heat for homes and industries
  53. The Observer. Heatwave shuts down nuclear power plants.
  54. Susan Sachs (10-08-2006). «Nuclear power's green promise dulled by rising temps». The Christian Science Monitor.
  55. Martin Fackler (1 de junio de 2011). «Report Finds Japan Underestimated Tsunami Danger». New York Times.
  56. «Radiation spike hinders work at Japan nuke plant». CBS News. 15-03-2011. Consultado el 18 de marzo de 2011. 
  57. Turner, James Edward (2007). Atoms, Radiation, and Radiation Protection. Wiley-VCH. p. 421. ISBN 978-3-527-40606-7. 
  58. Keith Bradsher et al. (12 de abril de 2011). «Japanese Officials on Defensive as Nuclear Alert Level Rises». New York Times. 
  59. Cresswell, Adam (March 16, 2011), «Stealthy, silent destroyer of DNA», The Australian 
  60. Winter, Michael (24 de marzo de 2011). «Report: Emissions from Japan plant approach Chernobyl levels». USA Today. 
  61. Michael Winter (24 de marzo de 2011). «Report: Emissions from Japan plant approach Chernobyl levels». USA Today.
  62. a b c «Nuclear power: When the steam clears». The Economist (24 de marzo de 2011).
  63. Fackler, Martin. Large Zone Near Japanese Reactors to Be Off Limits, Sitio web del The New York Times el 21 de agosto de 2011, edición impresa el 22 de agosto de 2011, pág. A6.
  64. Benjamin K. Sovacool. The costs of failure: A preliminary assessment of major energy accidents, 1907–2007, Energy Policy 36 (2008), p. 1806.
  65. Renee Schoof (12 de abril de 2011). «Japan's nuclear crisis comes home as fuel risks get fresh look». McClatchy.
  66. Rosslyn Beeby (27 Apr, 2011). «World's nuclear power industry in decline». Canberra Times.
  67. Kurt Kleiner. Nuclear energy: assessing the emissions Nature Reports, Vol. 2, October 2008, pp. 130-131.
  68. Mark Diesendorf (2007). Greenhouse Solutions with Sustainable Energy, University of New South Wales Press, p. 252.
  69. Mark Diesendorf. ¿Es la energía nuclear un posible solución al calentamiento global? (en inglés)
  70. Jacobson, Mark Z. and Delucchi, Mark A. (2010). «Providing all Global Energy with Wind, Water, and Solar Power, Part I: Technologies, Energy Resources, Quantities and Areas of Infrastructure, and Materials». Energy Policy.
  71. "Hydropower-Internalised Costs and Externalised Benefits"; Frans H. Koch; International Energy Agency (IEA)-Implementing Agreement for Hydropower Technologies and Programmes; 2000.
  72. AEA Technology environment (May 2005). «Environmental Product Declaration of Electricity from Torness Nuclear Power Station». Consultado el 31 de enero de 2010.
  73. Benjamin K. Sovacool. A Critical Evaluation of Nuclear Power and Renewable Electricity in Asia, Journal of Contemporary Asia, Vol. 40, No. 3, August 2010, p. 386.
  74. Benjamin K. Sovacool. A Critical Evaluation of Nuclear Power and Renewable Electricity in Asia, Journal of Contemporary Asia, Vol. 40, No. 3, August 2010, p. 373.

Nota[editar]