Movimiento antinuclear

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El movimiento antinuclear es la respuesta organizativa que reúne a personas, organizaciones, partidos políticos con un compromiso expreso antinuclear y ecologista. El movimiento surge en respuesta a la peligrosidad del uso, desarrollo y expansión tanto civil como militar de la tecnología nuclear.

Justificación del movimiento[editar]

La mayoría de las personas que se oponen a la energía nuclear consideran que sus principales problemas son el peligro de accidentes o ataques militares o terroristas,[1] [2] y el peligro de los residuos radiactivos (cuya peligrosidad se extiende a decenas e incluso centenares de miles de años).[3] Otros argumentos para la oposición a la energía nuclear son su elevado coste, y su carácter de energía no sostenible.[4] [5] [6]

El tema de las centrales nucleares afecta a toda la población. Sobre todo se encuentran enfrentados ONGs y organizaciones ecologistas frente a los pro-nucleares y el Gobierno cuando este tiene intereses económicos. Las poblaciones que últimamente se postulan como candidatas a albergar el cementerio nuclear están muy sensibilizadas sobre el tema. El gobierno de España está apostando por las energías renovables, pero la energía nuclear toma bastante relevancia al ocupar un lugar preferente por científicos y al ser más rentable que las renovables. Indudablemente es un tema de gran calado social, la población está inquieta ya que ven a la energía nuclear como algo peligroso.

Se enfrentan: eficiencia energética VS peligros medioambientales. Y es que desde la esfera científica se nos asegura que es una energía muy rentable y eficiente. Ciertamente países como Francia basan su sistema energético en esta energía. Como contrapartida, asumimos un enorme riesgo aunque las centrales cada vez son más seguras pero un error puede provocar una gran catástrofe. Por no hablar de los residuos nucleares, que por muy seguro que sean siempre provocan crispación e inseguridad.

Actividad del movimiento antinuclear[editar]

La actividad del movimiento se centra en dos áreas fundamentales:

Historia[editar]

A partir de la década de los 70, y conforme diversos gobiernos adoptaban la energía nuclear como una de sus opciones para combatir la crisis energética, el movimiento nuclear fue adquiriendo fuerza con rapidez. Las primeras centrales nucleares, construidas a partir de los 50, habían prometido cantidades enormes de energía, a un precio "demasiado bajo para ser medido".[7]

Pero pronto se desvelaron también algunos de los problemas fundamentales de esta tecnología: los residuos radiactivos, que mantienen su peligrosidad durante decenas y hasta centenares de miles de años, y las enormes cantidades de plutonio que produce la industria atómica, que podían contribuir (y de hecho lo hicieron)[cita requerida] a la proliferación nuclear. Otros problemas no menos graves se hicieron patentes más adelante (entre ellos el peligro de accidentes como el de Chernóbil).

Inicios[editar]

Se puede fijar el nacimiento del movimiento nuclear en la acción de los matrimonios Bohlen y Stowe, que se oponían a los ensayos nucleares de los EE. UU. en el Refugio de Fauna Nacional de Amchitka (Alaska); para ello fundaron el Comité Don't Make A Wave (No Hagáis Una Ola), que el 15 de septiembre de 1971 fletó una expedición en barco a la zona de ensayos nucleares bautizada como Greenpeace I, dando origen así a la organización ecologista Greenpeace. El 12 de abril de 1971 una manifestación de varios cientos de personas frente a las obras de la nueva central nuclear de Fessenheim (Alsacia) da inicio al movimiento antinuclear francés.

Década de 1970[editar]

En febrero de 1975 varios centenares de activistas antinucleares ocupan los terrenos donde se proyecta construir la central nuclear de Whyl -cerca de Friburgo de Brisgovia, en la República Federal de Alemania-; a pesar del desalojo inicial por parte de la policía, la ocupación se prolongó por espacio de ocho meses. Finalmente el inicio de las obras fue paralizado el 21 de marzo por orden judicial, y el 14 de marzo de 1977 se descartó definitivamente su construcción. La ocupación de Whyl constituyó el nacimiento del poderoso movimiento antinuclear alemán.

El 22 de marzo de 1975 se produce el primer accidente grave -conocido- en una central nuclear, en Browns Ferry (Alabama, Estados Unidos). A partir de ese año el movimiento ecologista adquiere un creciente carácter antinuclear, hasta lograr la paralización de los programas nucleares de la mayoría de los países industrializados, fundamentalmente tras los accidentes de Harrisburg[8] y Chernóbil. En esa misma primavera de 1975 continúa la movilización social contra la nuclearización del Rin, con la participación de ciudadanos alemanes y franceses, refrendando el carácter internacional del movimiento antinuclear.

El 30 de octubre de 1976 varios miles de personas repiten la ocupación de terrenos destinados a la construcción de una central nuclear, en este caso la de Brokdorf (Schleswig-Holstein, RFA). La "batalla de Brokdorf" se prolongó durante varios meses, con continuos desalojos policiales y reocupaciones con la participación de miles de personas.

El 30 de julio de 1977 miles de franceses se manifiestan contra el reactor reproductor rápido (FBR, por sus siglas en inglés) Superphénix (que permaneció activo hasta 1997, año en que se cerró debido a sus altos costes de mantenimiento); es el cénit del movimiento antinuclear francés, que a partir de ese momento inicia su declive. El 24 de septiembre son miles de alemanes los que se manifiestan contra el FBR de Kalkar (Renania del Norte-Westfalia), cuya construcción sería completada en 1985, pero que debido a la presión política y social nunca llegó a funcionar.

El 5 de noviembre de 1978, el movimiento antinuclear austriaco lograba la paralización del programa nuclear en un referéndum. Unos meses más tarde, el 28 de marzo de 1979, ocurre el accidente en la central nuclear de Three Mile Island (Harrisburg, Pensilvania); la gravedad y repercusión del acontecimiento paralizan el programa nuclear norteamericano. Tres días más tarde, el 31 de marzo, decenas de miles de alemanes se manifiestan en contra de la planta de reprocesamiento nuclear de Gorleben (Baja Sajonia).

El 9 de diciembre de 1979 se celebró en Bruselas una manifestación contra la instalación de los euromisiles (misiles nucleares de alcance medio) en Europa, dando inicio a un nuevo movimiento pacifista europeo que cristalizará con la formación en 1980 de la Campaña Europea por el Desarme Nuclear (END), en la que se evidencian las estrechas relaciones entre el movimiento antinuclear y el movimiento por la paz de los años ochenta.

Década de 1980[editar]

En marzo de 1980, un referéndum obliga al gobierno sueco a programar el abandono de la energía nuclear para el año 2010 en su país.

El 26 de abril de 1986 se produce el accidente nuclear más grave de la Historia: el reactor número cuatro de la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) estalla, fundiéndose el núcleo del reactor. 140.000 personas tuvieron que ser evacuadas y, en 1990, 640.000 se encontraban bajo control médico debido a las emisiones radiactivas; 30.000 km² de territorio permanecerán radiactivamente contaminados durante varias generaciones, y la nube radiactiva se extendió por el territorio occidental de la URSS, alcanzando a Europa Occidental. Los costes económicos se estiman en centenares de miles de millones de dólares, y las víctimas mortales habidas y por haber se estiman entre cuatro mil[9] y centenares de miles. En junio de ese año, 4.000 mujeres finlandesas inician una huelga de embarazos por la que renuncian a tener hijos hasta que el Gobierno abandone el programa nuclear. Chernóbil representa un golpe mortal para los procesos de nuclearización. Las moratorias nucleares se extienden a lo largo y ancho de Europa.

Bibliografía[editar]

  • Ciencia y supervivencia (1966), escrito por Barry Commoner, un conocido profesor de Bioquímica de la Universidad Washington de San Luis (Misuri, EE. UU.) que se convirtió en uno de los dirigentes del movimiento antinuclear.
  • Lo pequeño es hermoso (1973), de E. F. Schumacher, una obra en la que se replantea el modelo de civilización que el ser humano está desarrollando, especialmente en torno al aspecto fundamental de la obtención y consumo de energía
  • Tecnología alternativa y políticas del cambio tecnológico (1973), de David Dickson, de la misma inspiración que el anterior, propugnando también alternativas a la sociedad industrial de los grandes monopolios, a partir de modelos descentralizados.

Referencias[editar]

  1. «Nuclear Safety and Terrorism» (en inglés). WISE. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  2. «Decimotercera mentira. La energía nuclear es segura». Posicionamiento de Greenpeace con respecto a la energía nuclear. Greenpeace. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  3. «Novena mentira. La energía nuclear es limpia». Posicionamiento de Greenpeace con respecto a la energía nuclear. Greenpeace. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  4. «Decimoquinta mentira. La energía nuclear es barata». Posicionamiento de Greenpeace con respecto a la energía nuclear. Greenpeace. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  5. «Décima mentira. La energía nuclear es sostenible». Posicionamiento de Greenpeace con respecto a la energía nuclear. Greenpeace. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  6. «Cuarta mentira. La energía nuclear es renovable». Posicionamiento de Greenpeace con respecto a la energía nuclear. Greenpeace. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  7. «Nuclear power? No thanks. It is too expensive and still far too much of a risk» (en inglés) (26 de junio de 2001). The Independent. Consultado el 1 de febrero de 2009.
  8. Accidente nuclear de Three Mile Island en Harrisburg 1979 -Ecologistas en Acción-
  9. "Un total de hasta 4000 personas podrían quizá morir por la exposición a la radiación". Chernóbil: La escala real del accidente. OMS. (en inglés)

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]