Parque eólico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de un parque eólico desde Tineo, Asturias - España.

Un parque eólico es una agrupación de aerogeneradores que transforman la energía eólica en energía eléctrica.

Estreno mundial: 11 aerogeneradores de 7,5 MW Enercon E126 de viento Estinnes, Bélgica, 10 de octubre 2010

Los parques eólicos se pueden situar en tierra o en el mar (ultramar), siendo los primeros los más habituales, aunque los parques offshore han experimentado un crecimiento importante en Europa en los últimos años.

El número de aerogeneradores que componen un parque es muy variable, y depende fundamentalmente de la superficie disponible y de las características del viento en el emplazamiento. Antes de montar un parque eólico se estudia el viento en el emplazamiento elegido durante un tiempo que suele ser superior a un año. Para ello se instalan veletas y anemómetros. Con los datos recogidos se traza una rosa de los vientos que indica las direcciones predominantes del viento y su velocidad.

Parque eólico en el mar (offshore), en Copenhague.

Los parques eólicos proporcionan diferente cantidad de energía dependiendo de las diferencias sobre diseño, situación de las turbinas, y por el hecho de que los antiguos diseños de turbinas eran menos eficientes y capaces de adaptarse a los cambios de dirección y velocidad del viento. A pesar de que el impacto ambiental de las plantas eólicas es relativamente pequeño comparado con otras formas de generación, los aerogeneradores producen contaminación acústica y visual. Asimismo se cree que puede existir impacto importante en la fauna ya que las aves no son capaces de ver las aspas cuando éstas giran.

Pero los mayores inconvenientes de esta fuente energética son que: es intermitente y no siempre puede obtenerse la potencia deseable; no puede ser almacenada como energía eólica, cosa que encarece el coste; es dispersa y se necesitan grandes superficies. Sin embargo el terreno utilizado para los parques puede ser aprovechado para actividades agrícolas, zonas de recreo. Comienza además a haber problemas de emplazamiento: hay menos energía al abrigo del viento de una turbina (y más turbulencia) que delante de ella. En parques eólicos, los aerogeneradores suelen espaciarse entre 150 y 300 metros los unos de los otros o con otros obstáculos. Evitar interferencias entre aerogeneradores requiere grandes superficies para instalar los parques y podemos considerar que en cada región existe una potencia máxima extraíble.

Parques eólicos del mundo[editar]

Parques eólicos de Europa[editar]

Parque eólico de Tauern, Austria.

El desarrollo de los parques eólicos en Europa tiene muy buena aceptación pública. La política seguida por las instituciones gubernamentales europeas ayuda al desarrollo de las energías renovables. El gobierno del Reino Unido, por ejemplo, tiene como objetivo que el 10% de la energía doméstica consumida sea generada por fuentes de energías renovables en 2010.

Además, Alemania tiene el mayor número de parques eólicos del mundo, así como la mayor turbina de viento construida sobre el mar, y en Escocia se realizará la construcción del parque Whitelee Wind Farm, el segundo de Europa, con 140 aerogeneradores de 2,3 MW cada uno, para una potencia total instalada de 322 MW.

Actualmente el mayor parque eólico de Europa es el Complejo eólico del Andévalo en Huelva con 383,8 megavatios de potencia instalada.[1]

Ventominho ocupa el segundo lugar,[2] dispone de 240 MW de potencia y se encuentra en Portugal . Desplaza al parque escocés conocido como Whitelee (209 MW), ocupando Maranchón (208 MW) el tercer lugar, ambos son de Iberdrola. Ventominho cuenta con cinco grupos de aerogeneradores repartidos a lo largo de treinta kilómetros, muy próximos a la frontera con Galicia, que confluyen en un único punto de conexión a red. El conjunto está formado por un total de 120 máquinas de dos megavatios (MW) suministradas por el tecnólogo alemán Enercon.

El número y dimensiones de los Parques Eólicos offshore se está incrementando de manera significativa. El impacto del ruido de todas las turbinas, en funcionamiento, así como el ruido generado, de carácter antropogénico, durante las fases de instalación o su desmontaje, necesita ser considerado, regulado, medido y mitigado, si fuera necesario Este ruido habrá que distinguirlo, en su caso, del ruido natural originado en procesos propios del entorno marino. Sólo el ruido de origen humano, (p.e. el ruido introducido por la instalación y funcionamiento de un Parque Eólico offshore), necesita ser regulado. Como, ya hemos señalado brevemente, a razones medioambientales se superponen razones políticas y económicas que pueden limitar o polarizar tales regulaciones. Existen, sin embargo, bases legales sobre las que apoyar cualquier acción que pueda permitir, o en su caso actuar para reducir el impacto del ruido. Un ejemplo de base legal está en la Convención de Naciones 4Acústica 2008, 20 - 22 de Outubro, Coimbra, Portugal Unidas de 1982 sobre la Ley del Mar (1982 UN LOS Convention), que abarca todos los aspectos relacionados con la contaminación por radiación (e.l.m., radiactiva, térmica, etc..).

¿Es el ruido un contaminante del medio marino? no es un dsperdicio contaminación es: “La introducción, por el hombre, directa o indirectamente, de sustancias o energía dentro del medio marino, incluyendo estuarios, que ocasiona, o puede ocasionar efectos nocivos o daño a los recursos y vida marina, riesgo a la salud humana, obstaculizar las actividades marinas incluyendo la pesca o cualquier otro uso legítimo del mar, deterioro en la calidad de los usos del agua marina o reducción de su disfrute”. La misma Ley (Artículo 240) dice: “Los Estados tienen como deber reforzar la observancia, la medida, la evaluación y el análisis, por métodos científicos reconocidos, de los riesgos y efectos de la contaminación marina, bien directamente o bien a través de Organizaciones Internacionales de probada capacidad y competencia”.

De todo lo anterior se puede concluir que, al menos, existe una ley Internacional que apoya la lucha contra la contaminación acústica, ya que el sonido como una forma de energía, cae dentro de la definición de contaminación del entorno marino.

Al tratar de identificar las posibles fuentes de ruido en un Parque Eólico Offshore, que pudieran presentar conflictos con el entorno marino es adecuado analizar la vida útil de esas instalaciones. Se calcula una vida útil de producción de unos 25 años. A este espacio de tiempo habrá que añadir el tiempo empleado en el montaje e instalación, durante el cual se simultaneará esta actividad con la producción de energía a medida que las nuevas unidades se van poniendo en actividad. Finalmente la vida útil termina con el desmontaje del Parque en cuya tarea habrá que atender al almacenamiento adecuado de los restos, como a la eliminación de las bases de las torres soporte de las góndolas, que han permanecido sumergidas y enterradas en el fondo. Cada una de estas fases genera un ruido específico.

Durante el periodo de instalación el ruido perturbador procede de tres fuentes distintas. En primer lugar está el ruido de tráfico de los barcos auxiliares transportando u operando en la zona, figura 7. En lo que se refiere a transporte a plena carga, el ruido que se genera presenta un espectro de picos (típico) en la banda de 5Hz a 500Hz, aunque también puede extenderse hasta los 2 kHz, [27]. Un segundo tipo de fuente, con características propias, es el procedente de todo el proceso de clavado, en el fondo marino, de las bases o pilotes que han de soportar las estructuras sobre las que montar la góndola y las palas del aerogenerador. Es sin duda el proceso más ruidoso y más perturbador del entorno. Una última fuente de ruido en el proceso de instalación es la que procede de la elaboración de la infraestructura de conexionado de todos los aerogeneradores con la estación central y de esta con tierra. Esta infraestructura implica la construcción de las trincheras sobre las que irán los cables de conducción eléctrica y señales correspondientes. Los tres tipos de fuentes sonoras concentran, en gran parte, su energía en las bajas frecuencias y el entorno afectado, no se olvide, es la parte más biológicamente productiva del océano lo cual implica que superar un determinado nivel de presión sonora puede acarrear daños irreversibles.

El ruido procedente de los barcos auxiliares implicados en este proceso es bien conocido en Acústica Marina. Son muchos los trabajos publicados en la literatura actual y es un campo amplísimo. Existen algunos trabajos que resumen muy bien todo lo básico y concerniente a el conocimiento del espectro radiado y sus niveles típicos.

El análisis del segundo tipo de fuente sonora necesitará una profundización mayor. Se sabe que el ruido de impacto es el resultado de una rápida descarga de energía cuando dos masas chocan, cuyas propiedades mecánicas caracterizarán el tipo de señal acústica generada. El impacto genera una onda en el aire y un transitorio que se propaga a lo largo de la estructura del pilote, además el impacto crea una onda flexural, o transversal que se transmite por la pared del pilote y acoplada al agua se transmite por ella. Por otra parte el pulso que se propaga por el pilote se acopla al fondo y se propaga según el diagrama correspondiente; parte de esta señal que penetra en el fondo (señal roja), puede resurgir al agua interfiriendo, a veces, con la señal directa.

En resumen se puede afirmar que el proceso de enclavado es el más ruidoso en la etapa de instalación. Es, desde luego, el más importante en el rango de 10 Hz a 20 kHz. Para frecuencias por bajo de 1 kHz, es donde gran parte de la energía acústica se concentra, rango en el que se pueden identificar datos tonales a determinadas frecuencias. En el margen de 1 kHz a 4 kHz el ruido de clavado presenta la menor diferencia con el ruido de fondo, y será esta banda el primer candidato a ser enmascarada por el ruido ambiental. En el rango de 4 kHz a 20 kHz, la diferencia de nivel con el ruido de fondo, puede alcanzar hasta, en algunas zonas, los 60 dB.

En algunos casos es necesario acudir a voladuras con explosivos de zonas de roca. El uso de explosivos es poco frecuente en esta fase, aunque sí lo es en la fase de desinstalación. Es conocido el efecto de las explosiones sobre la fauna marina, (un ejemplo evidente es el de la pesca furtiva) y ha sido recogido en numerosas publicaciones científicas. En resumen podemos decir que la forma de onda típica de una explosión, presenta un pico, cuyo valor puede superar en varios órdenes de magnitud al obtenido en los procesos de enclavado, así como tiempos de subida y caída mucho más cortos, seguida de numerosas oscilaciones de presión (positivas y negativas). Hasta hace pocos años se creía que únicamente el valor de la presión de pico era el que dictaba el mayor o menor efecto sobre los seres vivos.

Recientemente algunos estudios han demostrado que la densidad de flujo de energía es un parámetro apropiado para estimar el mayor o menor daño sobre la fauna, en el caso de explosiones. En medios en los que el efecto puede verse perturbado por la presencia de superficies límites, como son la superficie del mar y el fondo, el SEL, ‘Sound Exposure Level’, ya citado, es mejor parámetro indicativo que la densidad de flujo. De este modo el valor frontera para la densidad de flujo de energía situado en 300 Julios por metro cuadrado, y que puede ocasionar un 50 % de mortalidad, en entornos sin superficies límite reflectoras, se pasa a un valor del SEL de aproximadamente de 207 dB, para entornos con frontera.

Parques eólicos en España[editar]

Anexo: Parques eólicos de España

España tiene, a fecha de finales de 2011, 19.259 MW de potencia eólica instalada, que representa el 16% de la demanda total.[3]

Castilla y León es la comunidad autónoma con más potencia instalada (4.540 MW en 2011).[4]

Chipiona iba a acoger uno de los mayores parques eólicos marinos de Europa, uno de los llamados offshore. Un Parque Eólico offshore está formado por una serie, (varios cientos incluso) de aerogeneradores montados sobre estructuras verticales ancladas en el fondo del mar. Es precisamente el proceso de fijado en el fondo (y desanclado en su momento) los que generan mayor impacto ruidoso en el entorno marino. La ingeniería más reciente dice que la solución definitiva frente al impacto del ruido sobre humanos y sobre la vida marina, e impacto visual, vendrá de turbinas flotantes, como muestra la figura 3. Sin embargo, estas estructuras son, de momento, enormemente costosas en fabricación, mantenimiento y conservación, y sólo un precio muy alto de la energía podría justificar soluciones de este cariz.

Parques eólicos en Argentina[editar]

Argentina tiene 167 MW de potencia eólica instalada a finales de 2012.[5]

Entre los parques más importantes se encuentran:

Parques eólicos en Chile[editar]

Parques eólicos de México[editar]

En México Se encuentra el parque eólico más grande de latinoamèrica, situado en el istmo de tehuantepec en un pueblo llamado La Ventosa, fue construido por la compañía de cementos mexicanos Cemex, contó con el apoyo de la Comisión Federal de Electricidad CFE.El parque lleva el nombre de Eurus.

El 14 de marzo de 2012, se inauguró con 16 aerogeneradores, El Parque Eólico Arriaga, el primero de su tipo en el estado de Chiapas. Se estima que actualmente México tiene 1400 MW de capacidad eólica instalada[6] .

Parques eólicos de República Dominicana[editar]

El Parque Eólico Los Cocos, construido en la comunidad de Juancho, Pedernales es el primero del país y generará 25 megavatios, provenientes de 14 aerogeneradores de la firma danesa Vestas, líder en tecnología. Los molinos instalados, son modelo V90 de 1.8 MW de potencia cada uno, y alimentarán al Sistema Eléctrico Nacional con energía totalmente limpia, proveniente de los poderosos vientos que soplan en la región.[7]

Otros dos proyectos de energía eólica, uno en Baní (zona centro-sur) de 30 MW, y otro en Montecristi (noreste) de 50 MW, que se prevé que funcionen en 2013 y que resultarán en 168 MW derivados de energía eólica.

Parques eólicos en Ecuador[editar]

En Ecuador, la energía hídrica es la más usada, pero en lugares de la costa y en Galápagos principalmente esta tecnología combina la europea Offshore y la americana AG 4.0 las cuales se hallan ubicadas a lo largo de 8 parques eólicos en Loja (Villonaco), Galápagos (Isabela, Campos de La Cruz, Puerto Baquerizo, Nuer-Pacífico, Eustlaña, Santa María y Campos de Teodoro).

Parques eólicos de Estados Unidos[editar]

En Estados Unidos se encuentran los parques eólicos más grandes del mundo. El más grande en términos de generación de energía es el Stateline Wind Project (Proyecto de Viento Línea estatal), en la frontera entre los estados de Oregón y Washington, con una capacidad máxima de 300 MW.

Parque eólico en Picu el Gallo en Tineo, Asturias.

Parques eólicos en Venezuela[editar]

La opinión sobre los parques eólicos marinos y primeras iniciativas en España[editar]

La creciente preocupación en la opinión pública por el medio ambiente está llevando a la sociedad a plantearse nuevas formas de producir energía que dañen menos el entorno y asegure la supervivencia de nuestro planeta para generaciones futuras. Un ejemplo de energía alternativa es la eólica y las innovaciones dentro de este ámbito, en concreto la creación de parques eólicos en el mar. La energía eólica tiene una serie de ventajas como el hecho de ser una energía renovable, es limpia porque no produce emisiones ni residuos contaminantes, puede instalarse en espacios no aptos para otros fines (como el mar o el desierto), es compatible con otros usos del suelo (prados, etc.), tiene una instalación rápida (entre 4 y 9 meses) y crea numerosos puestos de trabajo en las zonas de ensamblaje e instalación y además la situación actual permite cubrir la demanda de energía en España en un 30%. Por el contrario, también tiene unos inconvenientes. El mayor de ellos es que la energía eólica no puede ser utilizada como única fuente de energía eléctrica y tiene que ser utilizada con otras energías convencionales (cita requerida). Los grupos ecologistas españoles (y también a nivel europeo y mundial), están a favor de la energía eólica marina, y están haciendo todo lo posible para convencer a los gobiernos de que el cambio climático es una lucha y una tarea de todos, pero la última palabra la seguirán teniendo ellos, porque son los que realmente tienen el poder en sus manos para crear leyes y políticas acordes con un mayor respeto por el planeta. Una muestra de este escepticismo por parte de los políticos es el Ayuntamiento gaditano, el cuál mostró su rechazo a los parques eólicos marinos en el pleno, ya que se cree que existe poca información sobre este tema, así como la falta de consenso por parte de los municipios que se verían “afectados” por estos. Se ha hecho hincapié en que esta proposición ha trasladado a la opinión pública una información confusa y poco fiable sobre la instalación y ubicación de dicho parque en las costas del noroeste de Cádiz. El “Mar de Trafalgar” es una de las primeras iniciativas en España, y estaría ubicado a 18 km de la costa y sería el primer parque eólico marino de nuestro país.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]