Gueto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un gueto o también conocido como Ghetto es un área separada para la vivienda de un determinado origen étnico, cultural o religioso, voluntaria o involuntariamente, en mayor o menor reclusión. El término se empleó, originalmente, para indicar los barrios en los cuales los hebreos eran obligados a vivir y a permanecer confinados por la noche. El uso se ha extendido hoy a cualquier área en la que la concentración de un determinado grupo social en un barrio es excluyente. La generación guetos de manera masiva es una forma de segregación.

Etimología[editar]

La palabra gueto deriva del italiano ghetto, y este, a su vez, probablemente del veneciano geto (que significa «fundición de hierro», por la fábrica alojada antiguamente en el barrio posteriormente reservado a los judíos).[1] Una explicación alternativa señala, en cambio, que guetto provendría de la palabra italiana borghetto, diminutivo de borgo (burgo).[2]

Historia[editar]

Detalle del Gueto de Roma, hacia fines del siglo XIX.

Si bien la presencia judía databa al menos del siglo V, el primer gueto fue instituido en Venecia en 1516, después de la llegada masiva de refugiados judíos que habían sido deportados de la península ibérica. Fueron creados para confinar a las poblaciones hebreas de Italia que comenzaban a incrementarse con la llegada de refugiados judíos procedentes de España. Durante todo el siglo XVI los guetos se encontraban solo en ciudades del centro norte de Italia, dado que a raíz de los decretos de expulsión emanados de las cortes castellanas y especialmente aragonesas, también fueron deportadas todas las comunidades judías del sur de Italia dependientes de la Corona de Aragón. Las características de los guetos eran bien diversas entre sí, y sufrieron grandes modificaciones con el pasar del tiempo. En algunos casos el gueto llegó a ser un barrio judío con población acomodada (como el caso de Venecia), en otros significó un empobrecimiento paulatino de la comunidad judía que albergaba (como en el caso de Roma). La principal característica de los guetos era que estaban cercados por muros o puertas, las cuales eran cerradas al anochecer y abiertas en las primeras horas del alba. Los judíos no podían adquirir terrenos fuera de los límites del gueto, y estaban obligados a vivir en él. Esto significó que en los casos de crecimiento demográfico, se construía encima del tejido urbano ya existente, incrementando la altura y densidad del barrio. En consecuencia, los guetos solían tener calles estrechas, edificaciones elevadas y una alta densidad demográfica.

Plano del gueto de Hamburgo.

Los guetos se extendieron durante el siglo XVI en el centro y norte de Italia, como consecuencia de la "Cum nimis absurdum" del Papa Paulo IV en 1555, que creó el Gueto de Roma, segregando a la comunidad judía que había vivido libremente en la ciudad desde tiempos del Imperio Romano. Durante su pontificado, entre 1566 y 1572, Pío V recomendó a todos los estados de la península itálica crear guetos para segregar a los judíos, siendo las ciudades de Pisa y Livorno (en el Gran Ducado de Toscana), unas de las pocas que se negaron a hacerlo.

En Europa Central, existieron guetos en diversas ciudades como Praga, Fráncfort, Hamburgo o Maguncia; mientras que en lugares de alta concentración de población hebrea, como Lituania o Polonia, no existían guetos propiamente tales, sino barrios judíos más o menos integrados a las ciudad, por ejemplo, en Cracovia.

Los guetos fueron progresivamente abolidos y sus muros demolidos en el siglo XIX, siguiendo los ideales libertarios de la Revolución Francesa, en especial luego de las invasiones napoleónicas, las cuales además sirvieron de impulso para abolir la Inquisición. El último gueto en ser abolido en Europa Occidental, fue el de Roma en 1870, cuando el Reino de Italia conquistó la ciudad dando fin a los Estados Pontificios, transformándola en su capital.

Guetos bajo el nazismo[editar]

Gueto de Cracovia en 1943, bajo la ocupación de los nazis.

Durante el régimen nazi, Alemania reintrodujo el sistema de "guetos" en Europa Oriental (Jüdischer Wohnbezirk o Wohngebiet der Juden, en alemán, barrio judío) para confinar a la población judía, y a veces también a la población gitana, lo cual facilitó su control por parte de los nazis.

Los habitantes de los guetos de Europa del Este fueron transportados desde diferentes partes de Europa, privados de cualquier derecho, hacinados en pésimas condiciones, mal alimentados y obligados a trabajar para la industria bélica alemana. De ahí eran gradualmente deportados a campos de exterminio durante el Holocausto. El sistema de guetos constituía la primera escala del proceso de deportación y exterminio de los hebreos de Europa.

Estados Unidos[editar]

Historia[editar]

El desarrollo de guetos en los Estados Unidos está estrechamente asociado con olas de inmigración y a la migración urbana interna. Los inmigrantes irlandeses y alemanes del siglo XIX fueron los primeros grupos étnicos en formar enclaves étnicos en ciudades de los Estados Unidos. Esto fue seguido por un gran número de inmigrantes del Sur y del este de Europa, incluyendo muchos italianos y polacos entre 1880 y 1920. Estos inmigrantes europeos luego estarían más segregados que los negros en el siglo XX.[3] La mayoría de ellos permanecieron en sus comunidades de inmigrantes establecidos, pero ya en la segunda o tercera generación, muchas familias pudieron trasladarse a una mejor vivienda en los suburbios tras la Segunda Guerra Mundial, ya que se adaptaron y prosperaron.

Estas áreas incluyen el gueto étnico Lower East Side en Manhattan, Nueva York, que más tarde se hizo famoso por el predominio de judíos, y el East Harlem, que se convirtió en sede de una gran comunidad puertorriqueña en la década de 1950. Las Pequeñas Italias llegaron a todo el país con el predominio de guetos italianos. Muchos inmigrantes polacos se trasladaron a secciones como Pilsen de Chicago y Polish Hill de Pittsburgh, y Brighton Beach es el hogar de la mayoría de los inmigrantes rusos y ucranianos.

En los Estados Unidos, entre la abolición de la esclavitud y la promulgación de las leyes de derechos civiles de la década de 1960, las costumbres discriminatorias (a veces codificadas en la ley, o a través de las líneas rojas) obligó a menudo a que los afroamericanos de las ciudades vivieran en barrios específicos, que llegaron a ser conocidos como "guetos".

Guetos afroamericanos[editar]

Gueto en South Side, Chicago, mayo de 1974.

Las zonas urbanas en los Estados Unidos a menudo pueden clasificarse como "negras" o "blancas", con habitantes pertenecientes principalmente a un grupo racial homogéneo.[4] Cuarenta años después de la era de los derechos civiles estadounidense (1955–1968), la mayor parte de los Estados Unidos sigue siendo una sociedad segregada en la que blancos y negros habitan diferentes barrios. Muchos de estos barrios se encuentran en ciudades del Norte donde los afroamericanos se trasladaron durante la Gran Migración (1914–1950) un período en que más de un millón[5] de afroamericanos se trasladaron de la zona rural del sur estadounidense para escapar del racismo, buscar oportunidades de empleo en entornos urbanos y procurar lo que se consideraba una vida mejor en el norte.[5] En el medio oeste, los barrios fueron construidos sobre los altos salarios de manufactura de trabajos sindicalizados, los cuales se secaron por la demanda durante el declive de la industria y la consiguiente reducción de las fábricas de acero, plantas de automóviles y otras fábricas a partir de la década de 1970.[3] La segregación aumentó en la mayor parte de las ciudades que tenían una gran inmigración negra y por tanto agobiando la decadencia económica, personificada en ciudades como Gary, Indiana.[6]

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, muchos blancos estadounidenses comenzaron a mudarse de las ciudades a las comunidades suburbanas más recientes, un proceso conocido como el vuelo blanco. El vuelo blanco ocurrió, en parte, como una respuesta a los negros que se mudaban a los vecindarios urbanos blancos.[6] [7] Las prácticas discriminatorias, especialmente las destinadas a "preservar" los emergentes suburbios blancos, limitó la capacidad de los negros para pasar de las ciudades a los suburbios, incluso cuando económicamente podían permitírselo. En contraste con esto, el mismo período en la historia marcó una masiva expansión suburbana disponible principalmente para los blancos tanto para los ricos como los de clase trabajadora, facilitados a través de la construcción de carreteras y la disponibilidad de hipotecas subvencionadas por el Gobierno Federal (VA, FHA, HOLC). Se hizo más fácil para las familias comprar nuevas casas en los suburbios, pero no para alquilar apartamentos en las ciudades.[8]

En respuesta a la afluencia de personas de raza negra del Sur, los bancos, las compañías de seguros y empresas comenzaron a negar o aumentar el costo de los servicios, tales como bancários, seguros, acceso a puestos de trabajo,[9] acceso a la atención de la salud,[10] o incluso en los supermercados[11] a los residentes de determinadas áreas, a menudo racialmente determinadas.[12] La forma más devastadora de la línea roja y el uso más común del término, se refieren a la discriminación de la hipoteca. Datos sobre el precio de la vivienda y las actitudes hacia la integración sugieren que en el siglo XX, la segregación era un producto de acciones colectivas adoptadas por los no negros para excluir a los negros de los barrios suburbanos.[13]

Las disposiciones "raciales" del Manual de Aseguramiento de la FHA, donde entre 1300 disposiciones, incluía las siguientes directrices que agravaban el problema de la segregación:

Las restricciones recomendadas deben prever: la prohibición de la ocupación de propiedades, excepto por la raza de los que están destinados ... Las escuelas deben ser adecuadas a las necesidades de la nueva comunidad y no deben ser asistidas por inarmónicos grupos raciales en un gran número.[6] [14]

Esto significaba que las minorías étnicas podrían garantizar préstamos hipotecarios sólo en ciertas áreas, lo que dio lugar a un gran aumento a la segregación racial residencial y a la decadencia urbana en los Estados Unidos.[15] La creación de nuevas carreteras en algunos casos dividieron y aislaron a los barrios negros de bienes y servicios, muchas veces dentro de los corredores industriales. Por ejemplo, el sistema de autopistas interestatales de Birmingham, Alabama intentó mantener las fronteras raciales que se establecieron en la ciudad por la ley de zonificación racial de 1926. La construcción de autopistas interestatales a través de barrios negros en la ciudad llevó a una pérdida significativa de la población en los barrios y se asocia con el aumento de la segregación racial de barrios.[16] En 1990, las barreras legales para aplicar la segregación fueron sustituidas por un racismo descentralizado, donde los blancos comenzaron a pagar más que los negros para vivir en zonas predominantemente blancas.[3] Algunos científicos sociales sugieren que los procesos históricos de suburbanización y descentralización son instancias de privilegios para los blancos que han contribuido a patrones contemporáneos de racismo ambiental.[17]

A pesar del uso común en los Estados Unidos del término "gueto" para indicar a un pobre, culturalmente o a un área urbana racialmente homogénea, los que viven en el área a menudo lo usaron para significar algo positivo. Los guetos negros no siempre contienen ruinas de casas y viviendas en deterioro, tampoco todos sus residentes son pobres. Para muchos afroamericanos, el gueto fue un "hogar": un lugar que representa la negritud auténtica y un sentimiento, pasión, o derivada de pasar por encima de la lucha y el sufrimiento de ser negro en Norteamérica.[18] Langston Hughes lo transmite en el "Ghetto Negro" (1931) y "El corazón de Harlem" (1945): "Los edificios de Harlem son de ladrillo y piedra / Y las calles son largas y amplias, / Pero Harlem es mucho más que sólo esto / Harlem es lo que está dentro." El dramaturgo August Wilson utilizó el término "gueto" en Ma Rainey’s Black Bottom (Fondo negro de Ma Rainey) (1984) y Fences (Vallas) (1987), que se basan en la experiencia del autor en el distrito de Hill de Pittsburgh, un gueto de negros.[3]

Recientemente, la palabra "gueto" ha sido usada en el argot como un adjetivo en lugar de un sustantivo. Se utiliza para indicar la relación de un objeto en el centro de la ciudad o a la cultura negra y también en términos más generales y un a veces ofensivos, para denotar algo que es mezquino o de baja calidad. Mientras que "gueto" como un adjetivo puede utilizarse despectivamente, la comunidad afroamericana, particularmente en la escena hip hop, ha tomado la palabra para sí y ha comenzado a utilizarla en un sentido más positivo que trasciende sus orígenes despectivos.

Situación actual[editar]

En la estructura urbana actual, se ha procedido a aplicar el término a los barrios dispersos separados del resto de la ciudad y poblados por cualquier concentración poblacional de origen étnico, cultural o religioso, que viven allí especialmente debido a la presión social, económica o jurídica: por ejemplo, un barrio de afroamericanos en Nueva York, un barrio de mexicanos en Los Ángeles, un barrio periférico de mayoría musulmana en París, un barrio de rumanos en Castellón o un barrio de mayoría sudamericana en Barcelona; también se hace alusión a los barrios periféricos marginales.

Otros guetos[editar]

Los barrios chinos se originaron como enclaves racialmente segregados donde la mayoría de los inmigrantes chinos se establecieron desde la década de 1850 en adelante. Los principales barrios surgieron en Boston y Lowell, Massachusetts; Detroit, Michigan; Corpus Christi, Texas; Camden y Trenton, Nueva Jersey; Chicago; Los Ángeles, Sur de Los Ángeles, Oakland, San Francisco y San Diego, California; La ciudad de Nueva York; Nueva Orleans; Akron, Ohio; Cincinnati, Ohio; Filadelfia, Pennsylvania; Portland, Oregón; Seattle; Vancouver; Toronto; Montreal y otras grandes ciudades. Hoy, la mayoría de los estadounidenses chinos ya no residen en las zonas urbanas, pero después de la década de 1970 la inmigración asiática de China , el sudeste asiático y las Filipinas han repoblado muchos barrios chinos. Muchas Pequeñas Italias, barrios chinos (o barrios coreanos y japoneses) y otros barrios étnicos se han convertido en barrios de clase media en los últimos tiempos, dominados por los propietarios de exitosos restaurantes, tiendas familiares y empresarios capaces de poner en marcha sus propias empresas. Muchos se han convertido en lugares de interés turístico por derecho propio.

En los Estados Unidos, muchos inmigrantes hispanos de México, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe se concentran en barrios ubicados en ciudades con grandes poblaciones de hispanos como el condado de Orange, California; Anaheim, Baldwin Park, Chino, Coachella, El Centro, El Monte, Fresno, Huron, Hemet, Indio, Los Ángeles, Long Beach, Modesto, Monrovia, Moreno Valley, National City, Albuquerque, Nuevo México, Cincinnati, Compton, Inglewood, del sur de Los Ángeles, Oakland, Ontario, Rialto, San Bernardino, San Diego, San Francisco, San José, Santa Ana, California y Temecula; El Paso, Alexandria, Virginia, Dallas, Houston y San Antonio, Texas; al norte de Filadelfia, PA y Phoenix, Tucson y Yuma, Arizona; Denver; Oklahoma City; La ciudad de Nueva York; Brentwood, Nueva York; Chicago y Sterling, Illinois. Muchas de estas ciudades lucharon contra los problemas de la delincuencia, las drogas, las pandillas juveniles y la desintegración de la familia. Sin embargo, los hispanos de clase media y universitarios se trasladaron fuera de los barrios a otros vecindarios o a los suburbios. Los barrios prosperaron continuamente por la gran afluencia de inmigración de México, esto en gran parte debido a la explosión de la población latina en el siglo XX. La mayoría de los residentes en estos barrios urbanos son inmigrantes llegados directamente desde América Latina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1] On Line Etymology Dictionary
  2. The New Oxford American Dictionary, Second Edition, Erina McKean, Oxford University Press, ISBN 0-19-517077-6
  3. a b c d Ghettos: The Changing Consequences of Ethnic Isolation
  4. Inequality and SegregationR Sethi, R Somanathan - Journal of Political Economy, 2004
  5. a b The Great Migration
  6. a b c The Suburban Racial Dilemma: Housing and Neighborhoods By William Dennis Keating. Temple University Press. 1994. ISBN 1-56639-147-4
  7. Central City White Flight: Racial and Nonracial Causes William H. Frey American Sociological Review, Vol. 44, No. 3 (Jun., 1979), pp. 425-448
  8. "Racial" Provisions of FHA Underwriting Manual
  9. Racial Discrimination and Redlining in Cities
  10. See: Race and health
  11. In poor health: Supermarket redlining and urban nutrition, Elizabeth Eisenhauer, GeoJournal Volume 53, Number 2 / February, 2001
  12. How East New York Became a Ghetto by Walter Thabit. ISBN 0-8147-8267-1. Page 42.
  13. The Rise and Decline of the American Ghetto David M. Cutler, Edward L. Glaeser, Jacob L. Vigdor The Journal of Political Economy, Vol. 107, No. 3 (Jun., 1999), pp. 455-506
  14. Federal Housing Administration, Underwriting Manual: Underwriting and Valuation Procedure Under Title II of the National Housing Act With Revisions to February, 1938 (Washington, D.C.), Part II, Section 9, Rating of Location.
  15. Crabgrass Frontier: The Suburbanization of the United States by Professor Kenneth T. Jackson ISBN 0-19-504983-7
  16. From Racial Zoning to Community Empowerment: The Interstate Highway System and the African American Community in Birmingham, Alabama Charles E. Connerly Journal of Planning Education and Research, Vol. 22, No. 2, 99-114 (2002)
  17. Rethinking Environmental Racism: White Privilege and Urban Development in Southern California Laura Pulido Annals of the Association of American Geographers, Vol. 90, No. 1 (Mar., 2000), pp. 12-40
  18. Smitherman, Geneva. Black Talk: Words and Phrases from the Hood to the Amen Corner. New York: Houghton Mifflin Company, 2000.

Enlaces externos[editar]