Reino de Polonia (1385-1569)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Królestwo Polskie
Reino de Polonia

POL Przemysł II 1295 COA.svg

1385-1569

Herb Rzeczypospolitej Obojga Narodow.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Polonia
Capital Cracovia
50°3′N 19°56′E / 50.050, 19.933
Idioma principal latín, polaco
Gobierno Monarquía
Rey
 • 1386-1434 Ladislao II
Segismundo II
1548-1569
Historia
 • Unión de Krewo 14 de agosto de 1385
 • Unión de Lublin 1 de julio de 1569
Superficie
 • 1569 400 000 km²
Población
 • 1569 est. 6 000 000 
     Densidad 15 hab./km²
La Unión polaco-lituana 1386-1434

La Era Jagiellon 1385 - 1569 estuvo dominada por la unión de Polonia con Lituania bajo la dinastía Jagiellon, fundada por el gran duque lituano Jogaila. La asociación se demostró beneficiosa para polacos y lituanos, que jugaron un papel predominante en uno de los imperios más poderosos de Europa durante los tres siglos siguientes.

La Unión polaco-lituana[editar]

La asociación de Polonia con el Gran Ducado de Lituania, el último estado pagano de Europa, fue un remedio inmediato para el dilema político y militar que causaba el fin de la Dinastía Piast. Al final del siglo XIV, Lituania era una unidad política bélica con dominio sobre territorios de los actuales Bielorrusia y Ucrania. Apartando su hostilidad anterior, Polonia y Lituania vieron que compartían enemigos comunes, especialmente los Caballeros teutónicos; esta situación fue un incentivo directo para la Unión de Krewo en 1385. El acuerdo llevó al matrimonio de la reina polaca Jedvina con Jogaila, que se convirtió en rey de Polonia con el nombre de Władysław II, a cambio, el nuevo monarca aceptó el bautismo en el nombre de su pueblo y acordó confederar Lituania con Polonia. En 1387 se estableció el obispado de Vilna para convertir a los subditos de Władysław al Catolicismo romano (la Ortodoxia Oriental) predominaba en algunas partes de Lituania.) Desde un punto de vista militar, Polonia recibió protección contra los Mongoles y Tártaros, mientras Lituania recibió ayuda en su largo forcejeo con los Caballeros Teutónicos.

La alianza polaco-lituana ejerció una influencia profunda en la historia de Europa Oriental. Polonia y Lituania mantendrían la estabilidad de esa unión por más de 400 años, y durante los primeros tres siglos de ese tiempo la" Mancomunidad polaco-lituana" se mantuvo como uno de los poderes principales del continente.

La asociación produjo pronto beneficios en 1410 cuando las fuerzas de Polonia-Lituania derrotaron a los Caballeros Teutónicos en la batalla de Grunwald (Tannenberg) durante la Polaco-Teutónica, venciendo por fin en el largo forcejeo con los cruzados renegados. La nueva dinastía polaco-lituana, llamada "Jagiellon" por su fundador, continuó aumentando sus dominios durante las décadas siguientes. A finales del siglo XV, representantes de los Jagiellon reinaron en Bohemia y Hungría así como Polonia-Lituania, estableciendo el gobierno de su familia sobre virtualmente toda Europa Oriental y Europa Central. Esta federación se derrumbó en 1526 cuando los ejércitos del Imperio otomano ganaron una victoria aplastante en la Batalla de Mohács (Hungría), arrebatando Bohemia y Hungría a los Jagiellon y instalando a los Turcos como una presencia amenazante en el corazón de Europa.

La "Edad Dorada" del siglo XVI[editar]

Los Jagellón nunca recuperaron su hegemonía sobre Europa Central, y la amenaza del otomanos presagiaba el sometimiento final de toda la región a un dominio extranjero; pero el medio siglo que siguió a la Batalla de Mohács marcó una era de estabilidad, opulencia y avances culturales sin parangón en la historia de Polonia, y que es vista por los polacos como el siglo de oro de su país.

Polonia y Lituania como potencias europeas[editar]

Los caballeros teutónicos habían sido reducidos al vasallaje, y a pesar de las persistentes amenazas por parte de los turcos y del emergente coloso ruso, el Gran Ducado de Lituania se las arregló para defender su estatus como uno de los principales estados europeos. Las guerras de diplomacia del siglo dieron como resultado la no expansión del territorio, pero protegieron al país y permitieron un desarrollo interno significativo. La "paz eterna" concluyó con los turcos otomanos en 1533, pero no desapareció la amenaza de una invasión desde esa zona.

La riqueza prinicipal del reino era un lucrativo mercado de exportación agrícola. Hubo un boom de población en Europa occidental, y esto hizo crecer la demanda de comestibles; la mancomunidad polaco-lituana se convirtió en el proveedor de grano más destacado de Europa. El grano se enviaba al extranjero desde el puerto báltico de Gdansk. Además de hacer crecer las arcas polacas, el negocio del grano influyó en otros elementos notables del desarrollo nacional. Reafirmó la preeminencia de la nobleza, poseedora de tierras, que recibía sus beneficios, y ayudó a preservar una sociedad y economía tradicionalmente rurales, en un momento en que Europa Occidental se había empezado a mover hacia la urbanización y el capitalismo.

El Gobierno de Polonia y Lituania[editar]

También en otros aspectos las características distintivas de la Polonia de los Jagellón se enfrentaron a las corrientes históricas de la temprana Europa moderna. Otra de esas características era su singular estructura gubernamental. En una época que favorecía la firme acumulación de poder en las manos de los monarcas europeos, Polonia y el Gran Ducado de Lituania desarrollaron un sistema marcadamente descentralizado, dominado por una aristocracia que mantenía a raya a la autoridad real. La nobleza polaca, o szlachta, disfrutó los considerables beneficios de posesión de tierras y el control de la labor del campesinado. Los nobles no eran los dueños de vida y la muerte del campesinado, pero los campesinos no podían abandonar el pueblo sin permiso del noble dueño del pueblo. La szlachta incluía del 7 al 10 por ciento de la población, siendo una clase noble muy grande para el estándar europeo. La nobleza manifestó una solidaridad de grupo impresionante a pesar de las grandes diferencias individuales en riqueza y prestigio. Con el tiempo, el señorío introdujo una serie de concesiones reales y garantías que invistieron el parlamento noble, o Sejm, con un control decisivo sobre la mayoría de los aspectos del estado, incluyendo derechos exclusivos para promulgar leyes.

En 1505 el Sejm aprobó que no pudiera establecerse una ley nueva sin el acuerdo de la nobleza (el acta de Nihil Novi). El rey Alejandro I Jagellón fue obligado a aceptar este acuerdo. El Sejm operó sobre el principio de consentimiento unánime, cada noble contaba como un soberano. En un resguardo extenso de derechos minoritarios, el uso polaco sancionó el derecho de un grupo de señorío para formar una confederación, qué en efecto un levantamiento apuntado a la reparación de agravios constituyó. La nobleza también poseyó el derecho crucial para elegir al monarca, aunque el Jagiellon esté en práctica una casa gobernante hereditaria en todos menos el sentido formal. De hecho, Jagiellon tenía que dar privilegios al nobles para animar que ellos elegir a sus hijos para ser los sucesores. Esos privilegios el poder de rey reducido. El rey Segismundo II Augusto Jagellón el último de la dinastía Jagellón; no tuvo ningún hijo. El prestigio del Jagiellon y la certeza de su sucesión proporcionó un elemento de cohesión que templó las fuerzas disociadoras construido en el sistema estatal.

En historiadores de la mirada retrospectiva frecuentemente se ha burlado de la idiosincrasia, mecanismo gubernamental delicado de Polonia-Lituania como una receta para la anarquía. Aunque su avería eventual contribuyó grandemente a la pérdida de independencia en el siglo XVIII, el sistema trabajó bastante bien durante 200 años mientras criando un espíritu de liberalidad cívica incomparable en la Europa de su día. El organizador de protecciones legales que la nobleza generalmente promulgó para sí misma prefiguró los derechos otorgó a los ciudadanos de democracias modernas, y la memoria de las "libertades doradas" de Polonia-Lituania es una parte importante del sentido actual de los polacos de su tradición de libertad. Por otro lado, la exclusión de la nobleza más baja de la mayoría de esas protecciones causó resentimiento serio entre eso la clase principalmente empobrecido, y la aristocracia pasó leyes en el temprano siglo XVI eso hizo esclavos virtuales a los campesinos a las empresas agrícolas florecientes.

Polonia-Lituania en la Era de la Reforma[editar]

Salientemente en ojos modernos, el aspecto liberal de Jagiellon Polonia es su tolerancia excepcional de disentimiento religioso. Esta tolerancia incluso prevaleció en Polonia durante los levantamientos religiosos, guerree, y las atrocidades asociaron con el protestante la Reforma y sus repercusiones en muchas partes de decimosexto-siglo Europa. La Reforma llegó a Polonia entre 1523 y 1526. El pequeño Calvinista, luterano, y Husita grupos a los que saltaron fueron perseguidos bruscamente por la Iglesia católica romana en sus años tempranos. Entonces en 1552 el Sejm suspendió ejecución civil de frases eclesiásticas para la herejía. Durante los próximos 130 años, Polonia permanecía sólidamente el católico romano mientras negándose a reprimir contendiendo fe y manteniendo refugio una variedad ancha de anticonformistas religiosos.

Tal ancho-inconformidad derivó tanto de necesidad práctica como del principio, porque Polonia-Lituania gobernó un populacho de diversidad étnica y religiosa notable y abraza a los católicos romanos, Oriental Ortodoxo, protestantes, y numerosos no cristianos. En particular, después del medio-siglo VI las tierras polacas apoyaron la concentración más grande del mundo de [[el judío] ]s en cuyo número se estimó a las 150,000 1582. Bajo el Jagiellon, los judíos sufrieron menos restricciones en Polonia-Lituania que en otra parte en Europa mientras estableciendo un nicho económico como mercaderes y gerentes de propiedades nobles.

El Renacimiento polaco[editar]

El siglo XVI fue quizás la fase más ilustre de historia cultural polaca. Durante este periodo, Polonia-Lituania obtuvo gran inspiración artística de los italianos con quienes la corte Jagellón cultivó relaciones íntimas. Estilos característicos de los estados de Italia, propios del tardío Renacimiento fueron importados a Polonia. Estas influencias sobrevivían en la arquitectura del periodo renombrada de Cracovia que sirvió como la capital real hasta que esa distinción pasó a Varsovia en 1611. La Universidad de Cracovia ganó reconocimiento internacional como un centro cosmopolita de aprendizaje, y en 1543 su estudiante más ilustre, Nicolás Copérnico (Mikolaj Kopernik), revolucionó literalmente la ciencia de la astronomía.

Este periodo trajo también la madurez de la literatura polaca, modelada según la moda de la literatura renacentista occidental. El diletante Mikołaj Rej fue el primer escritor polaco importante que empleó la lengua vernácula, aunque es al elegante clasicista Jan Kochanowski (1530 - 1584) al que se reconoce como el genio de la época. Prolífico en varios géneros y dominando igualmente el polaco y el latín, Kochanowski es considerado ampliamente el mejor poeta eslavo antes del siglo XIX.

Las Regiones Orientales del Reino[editar]

La población de Polonia-Lituania no era abrumadoramente católica ni polaca. Esta circunstancia era el resultado de la federación con Lituania, donde los polacos étnicos eran una minoría distinta. Por aquel entonces, ser polaco no era un distintivo étnico sino de rango; era una designación reservada principalmente para la clase noble, que incluía igualmente miembros de origen polaco y no-polaco. En general, las familias nobles no polaca de Lituania adoptaron el idioma y la cultura polacas. Como resultado, en los territorios orientales del reino la aristocracia polaca o polaquizada dominaba al campesinado que en su mayoría no era ni polaco, ni católico. Esto engendró un resentimiento que después creció en movimientos nacionalistas por separado: lituano, bielorruso y ucraniano.

A mediados del siglo XVI la unión de Polonia y Lituania buscó maneras de mantener el mando de tan diverso reino, a pesar de dos circunstancias amenazantes. En primer lugar, desde finales del siglo XV, una serie de ambiciosos zares de la casa de Rurik habían llevado a Rusia a competir con Gran Ducado de Lituania por la influencia sobre los territorios eslavos situados entre los dos estados. En segundo lugar, Segismundo II Augusto (1548 - 1572) no tenía heredero varón. La Dinastía Jogalia desaparecería tras su reinado. Consiguientemente, la Unión de Lublin de 1569 transformó la confederación flexible y unión personal de la época de Jagiellon en una mancomunidad polaco-lituana, ahondando y formalizando las ataduras entre Polonia y Lituania.

Reyes de Polonia 1385-1569[editar]

Referencia[editar]