Gran Hambruna China

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Gran Hambruna China (chino tradicional: 三年大饑荒, chino simplificado: 三年大饥荒, pinyin: sān nián dà jī huāng, literalmente «Tres Años de Gran Hambruna»), oficialmente conocida como los Tres Años de Desastres Naturales (chino tradicional: 三年自然災害, chino simplificado: 三年自然灾害, pinyin: sān nián zì rán zāi hài), fue el período de la República Popular de China entre 1958 y 1961, caracterizado por una hambruna generalizada. Según las estadísticas del gobierno, provocó 15 millones de muertos en este período. Las estimaciones no oficiales varían, pero son a menudo bastante más altas. Yang Jisheng, un ex reportero de la Xinhua News Agency que pasó más de diez años reuniendo información de la que non disponían otros investigadores, estima un balance de 36 millones de vidas.[1]

Las autoridades chinas también usan las frases "Tres Años de Dificultad Económica" y "Tres Años Amargos" para describir este período.

Causas[editar]

Hasta los primeros años de la década de 1980, la posición del gobierno chino, reflejada por el nombre "Tres Años de Catástrofes", era que el hambre había sido en gran parte resultado de una serie de catástrofes naturales junto a algunos errores de planificación. Sin embargo, los investigadores fuera de China generalmente están de acuerdo en que las colectivizaciones y los cambios de política que acompañaron el Gran Salto Adelante fueron los factores claves en el hambre.[2] Desde los años 1980 ha habido el mayor reconocimiento chino oficial de la importancia de los errores políticos en las causas del desastre, afirmando que el desastre era el 30 % debido a causas naturales y el 70 % a la mala gestión.[cita requerida]

Durante el Gran Salto Adelante, la agricultura fue organizada en comunas y se prohibió el cultivo privado. Esta colectivización forzada redujo considerablemente los incentivos para que los campesinos trabajasen eficientemente. La producción de hierro y de acero fue identificada como una exigencia clave para el progreso económico. Se ordenó a millones de campesinos abandonar el trabajo agrícola para incorporar ese personal a la producción de hierro y de acero, pero sin dotarlo de una formación básica ni de las tecnologías necesarias para ello, de modo que las aleaciones obtenidas eran de pésima calidad y generalmente inservibles. Mientras tanto, una inconmensurable cantidad de cosechas se pudrían por falta de mano de obra.

Yang Jisheng resumiría el efecto del foco en objetivos de producción en 2008:

En Xinyang, la gente pasó hambre a las puertas de los depósitos de grano. Cuando morían gritaban, "Partido Comunista, Presidente Mao, sálvennos". Si los graneros de Henan y Hebei se hubieran abierto, nadie habría muerto. Cuando la gente moría en gran número alrededor de ellos, los funcionarios no pensaron en salvarlos. Su única preocupación era como cumplir la entrega de grano. [3]

Junto con la colectivización, el Gobierno central decretó varios cambios de técnicas agrícolas basadas en las ideas del agrónomo ruso más tarde desacreditado Trofim Lysenko.[4] Una de estas ideas era la plantación cercana, por lo cual la densidad de plantas de semillero fue al principio triplicada y luego se dobló otra vez. La teoría era que las plantas de la misma especie no competirían una con otra. En la práctica este problema atrofió el crecimiento y causó producciones inferiores. Otra política estaba basada en las ideas del colega de Lysenko, Teventy Maltsev, que animó a los campesinos a arar el suelo con mayor profundidad (hasta 1 o 2 metros), creyendo que el suelo más profundo sería más fértil, y permitiría el crecimiento de raíces extra fuertes. Sin embargo, se subieron piedras inútiles, tierra pobre y arena mientras se sepultaba la mas rica tierra vegetal de la capa superior.

Estos cambios radicales de la organización que cultivaba la tierra coincidieron con factores meteorológicos adversos, incluso sequías e inundaciones. En julio de 1959, el río Amarillo inundó el este de China. Según el Centro de Desastre,[5] esto directamente mató, por hambre, ausencia de cosecha o ahogamiento, aproximadamente a 2 millones de personas, mientras otras áreas fueron afectadas de otros modos también. Esta hambruna ha sido considerada como una de las catástrofes más mortales del siglo XX. [cita requerida]

En 1960, al menos el 55 por ciento de la tierra cultivadas se vio afectada por algún grado de sequía u otros fenómenos climatológicos adversos, mientras aproximadamente el 60 % de la tierra agrícola no recibió ninguna lluvia en absoluto.[6] Los suplementos anuales de entre 1958 a 1962 de la Encyclopædia Britannica también reportaron clima anormal, seguido por sequías e inundaciones. Esto incluyó 762mm de lluvia en Hong Kong en 5 días de junio de 1959, un patrón que se repitió en todo el Sur de China.

A consecuencia de estos factores, la producción de grano en China cayó año por año en un 15 % en 1959. Hacia 1960, estaba en el 70 % de su nivel de 1958. No habría ninguna recuperación hasta 1962, después de que terminó el Gran Salto Adelante.[7]

Según el economista Amartya Sen, ganador del premio Nobel y experto en hambrunas, la mayor parte de las hambrunas no resultan sólo de la baja producción de alimento, sino también de una distribución inadecuada o ineficaz del alimento, a menudo junto con carencia de información y, en efecto, esto sucedió en China. En el caso de estas hambrunas chinas, la población urbana poseía derechos legales sobre ciertas cantidades del consumo de grano. Los funcionarios locales en el campo compitieron para inflar los niveles de producción que sus comunas habían conseguido en respuesta a la nueva organización económica, y dejaron a los campesinos locales con un cupo de alimentos muy reducido.

Resultado[editar]

Según el Anuario Estadístico de China (1984), la producción agrícola disminuyó de 200 millones de toneladas (1958) a 143,5 millones de toneladas (1960). Debido a la falta de alimentos y de incentivos a contraer matrimonio en ese punto en el tiempo, la población era de 658.590.000 en 1961, alrededor de 13.480.000 menos que la población de 1959. La tasa de natalidad disminuyó de 2,922% (1958) a 2,086% (1960) y la tasa de mortalidad aumentó de 1,198% (1958) de 2,543% (1960), mientras que el promedio de estas tasas del periodo de 1962 a 1965 fueron aproximadamente un 4% y 1%, respectivamente.

Los índices de mortalidad reflejados oficialmente muestran aumentos mucho más dramáticos en varias provincias y condados. En la provincia de Sichuan, la más populosa de China, por ejemplo, el gobierno contó 11 millones de muertos durante 1958-1961, de una población media de aproximadamente de 70 millones, lo que significa una muerte de cada siete personas.[cita requerida] En el condado Huaibin, provincia de Henan, el gobierno contabilizó, en 1960, 102.000 muertos de una población de 378.000. A nivel nacional, la estadística oficial implica aproximadamente 15 millones de las llamadas "muertes de exceso" "o muertes anormales", la mayor parte de ellas fueron resultado del hambre.[cita requerida]

Yu Dehong, secretario de un funcionario del partido en Xinyang en 1959 y 1960, declaró,

Fui a un pueblo y vi 100 cadáveres, luego a otro pueblo y vi otros 100 cadáveres. Nadie les prestó atención. La gente dijo que los perros se comían los cuerpos. No es cierto, dije. Los perros habían sido comidos hacia mucho tiempo por la gente.[3]

Los expertos en gran medida creen que el gobierno bajó demasiado las tasas de mortalidad. Lu Baoguo, un reportero de la agencia Xinhua en Xinyang, contó a Yang Jisheng por qué él nunca hizo un informe sobre su experiencia:

En la segunda mitad de 1959, tomé un autobús desde Xinyang a Luoshan y Gushi. Desde la ventana, vi un cadáver después de otro en las zanjas. En el autobús, nadie se atrevió a mencionar a los muertos. En un condado, Guangshan, un tercio de la gente había muerto. Aunque hubiera gente muerta en todas partes, los líderes locales disfrutaron de comidas buenas y licor fino.... Yo había visto a la gente que había dicho la verdad destruida. Me atreví a escribirlo?[3]

Varios profesores y eruditos han estimado que el número "de muertes anormales" se extendió de 17 a 50 millones. Algunos analistas Occidentales como Patricia Buckley Ebrey estiman que las aproximadamente 20-40 millones de personas habían muerto a causa de la hambruna causada por la mala política del gobierno y catástrofes. J. Banister estima que este número es aproximadamente de 23 millones. Li Chengrui, un ex ministro de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, estimó 22 millones (1998). Su estimación estuvo basada en Ansley J. Coale y la valoración de Jiang Zhenghua de 17 millones. Cao Shuji estimó 32.5 millones.

Las valoraciones varían en gran parte debido a datos inexactos, gracias a los esfuerzos del gobierno por esconder la situación real (todos los datos relacionados fueron clasificados como muy confidenciales hasta su revelación después de 1983). Debido a las implicaciones políticas desfavorables, algunas personas niegan la validez de cualquiera de estas estimaciones por la ausencia de un censo demográfico nacional fiable. Wim F. Wertheim, profesor emérito de la Universidad de Amsterdam, escribió en el artículo "Wild Swans and Mao's Agrarian Strategy";

A menudo se discute que en los censos de los años 1960 "entre 17 y 29 millones de chinos" parecieron esfumarse, en comparación con las cifras de censo oficiales a partir de los años 1950. Pero estos cálculos carecen de cualquier apariencia de fiabilidad ... es difícil creer que de repente, dentro de un período bastante corto (1953-1960), la población total de China se había elevado de 450 a 600 millones.[6]

La reclamación, sin embargo, no menciona el hecho que el gobierno chino había hecho la cuenta de muertos revelando las cifras 20 años más tarde.[cita requerida]

Véase[editar]

Referencias[editar]

  1. "A hunger for the truth: A new book, banned on the mainland, is becoming the definitive account of the Great Famine.", chinaelections.org, 7 July 2008
  2. China: A Century of Revolution. Narr. Will Lyman. Ed. Howard Sharp. and Sue Williams Dir. (WinStar Home Entertainment, 1997); Demeny, Paul and Geoffrey McNicoll, Eds. "Famine in China". Encyclopedia of Population. vol. 1 (New York: Macmillan Reference USA, 2003) p. 388-390
  3. a b c (En chino) Translation from "A hunger for the truth: A new book, banned on the mainland, is becoming the definitive account of the Great Famine.", chinaelections.org, 7 July 2008 of content from Yang Jisheng, 墓碑 --中國六十年代大饑荒紀實 (Mu Bei - - Zhong Guo Liu Shi Nian Dai Da Ji Huang Ji Shi), Hong Kong: Cosmos Books (Tian Di Tu Shu), 2008, ISBN 978-988-211-909-3
  4. The People's Republic of China 1949-76, second edition, Michael Lynch (London: Hodder Education, 2008), p. 57
  5. 100 top disasters of the 20th century
  6. a b Asia times online
  7. «WHAT CAUSED THE GREAT CHINESE FAMINE?» (01-01-2000). Consultado el 14-05-2009.

Referencias[editar]

  • Ashton, Basil, Kenneth Hill, Alan Piazza, Robin Zeitz, "Famine in China, 1958-61", Population and Development Review, Vol. 10, No. 4. (Dec., 1984), pp. 613-645.
  • Banister, J. "Analysis of recent data on the population of China", Population and Development, Vol.10, No.2, 1984.
  • Cao Shuji, The deaths of China's population and its contributing factors during 1959-1961. China's Population Science (Jan.2005) (In Chinese)
  • China Statistical Yearbook (1984), edited by State Statistical Bureau. China Statistical Publishing House, 1984.Page 83,141,190
  • China Statistical Yearbook (1991), edited by State Statistical Bureau. China Statistical Publishing House, 1991.
  • China Population Statistical Yearbook (1985), edited by State Statistical Bureau. China Statistical Bureau Publishing House, 1985.
  • Coale, Ansley J., Rapid population change in China, 1952-1982, National Academy Press, Washington, D.C., 1984.
  • Li Chengrui(李成瑞): Population Change Caused by The Great Leap Movement, Demographic Study, No.1, 1998 pp. 97-111
  • Jiang Zhenghua(蒋正华),Method and Result of China Population Dynamic Estimation, Academic Report of Xi'an University, 1986(3). pp46,84
  • Peng Xizhe, "Demographic Consequences of the Great Leap Forward in China's Provinces", Population and Development Review, Vol. 13, No.4. (Dec., 1987), pp. 639-670
  • Yang, Dali. Calamity and Reform in China: State, Rural Society and Institutional Change since the Great Leap Famine. Stanford University Press, 1996.
  • Official Chinese statistics, shown as a graph.
  • Death rates in several Asian nations, 1960 to 1994.

Enlaces externos[editar]