Antropofagia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El tigre es un antropófago en su vejez y ha registrado muchos casos en la India.

La antropofagia (del griego ἀνθρωποφαγία, y ésta de ἄνθρωπος-ου, anthropos, "hombre", y φαγία, phagia "acción de comer") es el acto de incluir carne u otros tejidos humanos (excepto sangre, en cuyo caso se llama hematofagia) en la dieta. Puede ocurrir por depredación, cuando el hombre es cazado por el animal depredador, o por carroña, si es devorado después de morir por cualquier causa ajena al animal que se lo come, son denominados devoradores de hombres. También puede ser comido por otro hombre y en este caso es canibalismo.

Incidencias[editar]

Varias especies aparte del hombre, ya sea de manera documentada o sólo por relatos populares, están en esta definición, aunque ninguna se alimenta ni exclusiva ni principalmente de carne humana. De hecho, el hombre moderno, no por su fuerza sino por su habilidad de crear armas gracias a su inteligencia y a su escaso valor como presa, ha podido escapar de la dieta de todo depredador; los casos de antropofagia son escasos, sobre todo considerando la población humana actual.

Los depredadores naturales como el tigre, caen en la antropofagia cuando sus posibilidades como animal cazador se ven menguadas por la edad o por limitaciones. Estos casos no son infrecuentes en India. Los perros ocasionalmente pueden caer en la antropofagia cuando estos se desafectan de la presencia humana y los acosa el hambre.

Ciertas especies de tiburón como el tiburón blanco (Carcharodon carcharias) o el tiburón mako (Isurus oxyrinchus) pueden incluir en su dietas al hombre cuando este se confunde con las focas o realizan caza submarina en forma descuidada.

Los cocodrilos marinos (Crocodylus porosus) también son antropófagos oportunistas cuando una persona imprudente se adentra en aguas infestadas de ellos.

La anaconda (Eunectes murinus) y el puma (Puma concolor) son antropófagos muy ocasionales.

En la Edad Antigua se recurría, en ciertas culturas, a los grandes depredadores para castigo de criminales y enemigos. Tal fue el caso de los romanos, que las hicieron toda una institución de entretenimiento no sólo para los ricos, de hecho fue una forma de tener contentas a las masas populares, especialmente durante la persecución de los cristianos (incluían a perros).

Sin embargo, en los últimos años, debido al aumento de nuestra población, a la disminución subsiguiente del espacio de caza para los depredadores, y a cierto aumento en el número de éstos (debido a que se encuentran protegidos en ciertas áreas), han aumentado los casos de antropofagia no humana en zonas suburbanas. Tal es el caso de víctimas de pumas en las montañas cercanas a Los Ángeles, y en India por parte de leopardos y tigres, sobre todo en los asentamientos humanos en los alrededores del áreas protegidas cerca de Bombay.

En casi todos los casos de antropofagia animal por depredación, las autoridades o parientes de la víctima proceden a matar al individuo que la realizó, rara vez se captura al animal para mantenerlo vivo en reserva o zoológico.

Depredadores antropófagos[editar]

A continuación enlistamos algunas de las especies conocidas:

Mamíferos[editar]

  • Tigre (Panthera tigris) Es el más famoso de los antropófagos, aunque los ataques al hombre han disminuido junto con el número de tigres. La antropófaga con más muertes humanas en su haber fue una tigresa, conocida como ‘La tigresa de Champawat’, responsable de la muerte de 430 personas.[1]
Cadáver del leopardo de Panar, leopardo antropófago causante de 400 muertes a principios del siglo XX.
  • Leopardo (Panthera pardus) Acaso el más antiguo mamífero antropófago, pues el registro fósil demuestra que ya consumía a los ancestros del hombre hace millones de años.[cita requerida]
  • León (Panthera leo) Los leones hambrientos no dudan en atacar al hombre; es el tercer félido más propenso a atacar después del tigre y el leopardo.[cita requerida]
  • Puma (Puma concolor) Los ataques se han multiplicado en Norteamérica debido a la reducción de su hábitat, viéndose forzados a vivir cerca del hombre y a aprovechar cualquier fuente de alimento.
  • Lobo (Canis lupus) Ataca empujado por el hambre, si bien en muchos lugares ha sido tan perseguido que ha aprendido a evitar al hombre.
  • Oso, especialmente el grizzly y el kodiak, si bien el oso bezudo asiático, el oso negro americano y el oso polar también han matado y devorado humanos. Incluso el panda gigante, un oso vegetariano, puede atacar en defensa propia o por otros motivos pero no ve al hombre como alimento.
  • Hiena, tanto la manchada como la rayada han atacado al hombre en ciertas ocasiones.
  • Jaguar (Panthera onca). Los ataques de jaguar son raros debido al hábitat recóndito de este animal y a la persecución de la que ha sido objeto, que los ha vuelto cautos ante la presencia humana.

Peces[editar]

No se sabe a ciencia cierta si estos tres últimos animales depredan por completo al ser humano o solo lo matan. En principio los tiburones se alimentan de focas u especies similares, se piensa que solo ataca al hombre en casos de hambre extrema, por exaltación ante la sangre o confundiéndolos con su alimento natural. La fama de los tiburones como "come personas" está fuera de lugar, ya que no se ha demostrado y es poco probable, ya que por naturaleza no pertenecemos a su hábitat.

Reptiles[editar]

Estos tres últimos reptiles (boas y pitones), se sabe que poseen la capacidad no solo de matar a un adulto, sino también de engullirlo, sin embargo, no se sabe a ciencia cierta si depredan hombres, y si los llegan a tragar. Los cocodrilos, sin embargo, si son antropófagos.

Carroñeros antropófagos[editar]

En esta lista podrían ir muchas especies, incluidas hormigas y escarabajos, cosa que es común si no es cremado, congelado o momificado un cuerpo, de la especie que sea, por lo que no llama la atención. Entre las especies que llamarían la atención por comer carne de cadáveres humanos están, entre otras:

Cabe destacar que fue la antropofagia del chacal lo que dio origen al culto de Anubis.

Antropofagia humana[editar]

Antropófagos extintos[editar]

Ya por evidencia fósil o por simple extrapolación, se cree que los siguientes animales fueron antropófagos ocasionales en tiempos prehistóricos:

Casos poco verosímiles y míticos[editar]

En la Amazonia se escuchan relatos de niños que han sido raptados, para ser comidos, por águilas arpías. Algunos biólogos creen que esto no es posible, pero otros creen que sí podría levantar un bebé recién nacido de 2,5 kg o menos. Además se cuentan historias de anacondas que se han tragado a niños.

Además, según la mitología griega, uno de los famosos 12 trabajos de Hércules fue robar las yeguas de Diomedes, las cuales eran antropófagas.

Y en la Odisea, en el canto X, aparecen los Lestrigones, gigantes antropófagos que devoran a parte de la tripulación de Odiseo.

Referencias[editar]

  1. Hanák, V. y Mazák, V. (1990). Enciclopedia de los Animales, Mamíferos de todo el Mundo. Madrid, España: Susaeta. p. 208. ISBN 84-305-1967-X.