El resplandor (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El resplandor (The Shining) es una película estadounidense de 1980 del subgénero de terror psicológico dirigida por Stanley Kubrick, con Jack Nicholson, Shelley Duvall y Danny Lloyd como actores principales. Está basada en la novela homónima del escritor Stephen King.

La película relata la historia de un hombre que, al poco de llegar a un solitario hotel de alta montaña al que se había trasladado con su familia para ocuparse de la vigilancia y el mantenimiento durante el invierno, empieza a sufrir inquietantes trastornos de personalidad. Paulatinamente, debido a la incomunicación, al insomnio, a sus propios fantasmas interiores y, tal vez, a la influencia maléfica del lugar, se verá inmerso en una espiral de violencia contra su mujer y su hijo, que a su vez parecen víctimas de espantosos fenómenos sobrenaturales.

Si bien su estreno fue acogido con frialdad por la crítica, El resplandor ha ido ganando adeptos con el tiempo hasta convertirse en una película de culto. Como en otras películas del cineasta estadounidense, en paralelo con la línea dramática principal se desarrollan otras tramas secundarias que a su vez esconden innumerables representaciones simbólicas, indicios subliminales, referencias sociohistóricas e indagaciones de índole psicológica en torno a la naturaleza humana y el mal.

Argumento[editar]

Al hotel de alta montaña Overlook llega para una entrevista de trabajo como guarda de invierno Jack Torrance (Jack Nicholson), un antiguo profesor que desea aprovechar los meses de aislamiento para escribir un libro. Las fuertes nevadas dejan impracticable el acceso por carretera durante los inviernos, razón por la cual la dirección del hotel prefiere cerrar el establecimiento al público durante los meses climatológicamente más duros y contratar a alguien que se ocupe del mantenimiento. Así se lo refiere al candidato en la entrevista el administrador de establecimiento, Stuart Ullman (Barry Nelson), quien además le advierte de que el antiguo guarda acabó, víctima de la claustrofobia propia de tan prolongado aislamiento, matando a toda su familia y luego se suicidó.

Lejos de allí, la esposa de Jack, Wendy (Shelley Duvall), y el hijo de ambos, Danny (Danny Lloyd), permanecen en el domicilio familiar, en la ciudad de Boulder. Danny no es un niño común, ya que tiene una excepcional capacidad de percepción extrasensorial que le hace evocar episodios pasados que no ha vivido y anticipar hechos del futuro; en uno de esos trances, ante el espejo del cuarto de baño, sufre premoniciones horripilantes sobre el hotel al que van a mudarse, y el episodio le hace perder el conocimiento. (SÓLO EN LA VERSIÓN PARA ESTADOS UNIDOS: Una pediatra (Anne Jackson) acude a la llamada de Wendy y explora al pequeño. Este, ya consciente, le comenta que tiene un amigo, «Tony», que «vive dentro de su boca»; luego, a solas con la doctora, Wendy, visiblemente nerviosa, menciona también unos problemas de maltrato y de alcoholismo por parte del padre, unos problemas «ya superados».)

La familia llega al hotel el día del cierre al público. Durante el paseo por las instalaciones exteriores, el administrador revela que el hotel está asentado sobre un antiguo cementerio navajo, y que mientras este se construía los obreros «tuvieron que defenderse» de los ataques de los indios. Por su parte, el jefe de cocina, un empleado negro llamado Dick Hallorann (Scatman Crothers), es el encargado de enseñar las enormes cocinas a Wendy y a Danny. Mientras están dentro de una de las enormes despensas, Halloran, sin dejar de hablar con la madre sobre los víveres disponibles, invita mentalmente a Danny a ir a tomar un helado. El pequeño acepta y, ya a solas los dos, Dick, ahora con semblante llamativamente más serio, le explica a Danny que él y su abuela compartían esta habilidad telepática, que él llama «el resplandor». Danny pregunta si hay algo que temer en el hotel, especialmente sobre la habitación 237. Hallorann le dice a Danny que el propio hotel «resplandece»; que guarda entre sus paredes muchas historias y que «no todas son buenas». Finalmente, ordena tajantemente a Danny que no entre en esa habitación.

Pasa un mes; mientras el proyecto de Jack no va a ninguna parte, Danny y Wendy exploran el laberinto de arbustos que hay en el patio del hotel. Wendy comienza a preocuparse sobre las líneas telefónicas puesto que muchas de ellas dejan de funcionar debido a la fuerte nevada. Por su parte, Danny continúa con más visiones terroríficas sobre las niñas asesinadas por el anterior guarda. Jack, cada vez más frustrado, comienza a actuar de forma extraña y cada vez más violenta. La curiosidad de Danny sobre la habitación 237 aumenta cuando ve la puerta de la habitación abierta. Después, aparece con heridas en el cuello y visiblemente traumatizado, lo que hace que Wendy acuse a Jack de haber maltratado a Danny. Jack deambula hasta llegar al vacío salón del hotel; se sienta a la barra y al otro lado aparece un camarero, al que el guarda parece reconocer y al que llama familiarmente Lloyd (Joe Turkel). Lloyd le sirve bourbon mientras Jack se queja sobre su matrimonio.

Al rato llega alarmada Wendy. Cuenta que una mujer loca en una de las habitaciones ha sido la responsable de las heridas. Jack se adentra en la habitación 237, donde se encuentra el fantasma de una mujer muerta, pero le dice a Wendy que no había visto nada. Wendy y Jack discuten sobre si deberían sacar a Danny fuera del hotel, y Jack, enfadado, vuelve al salón, ahora lleno de fantasmas que disfrutan de una fiesta de disfraces. Aquí es cuando conoce al fantasma del antiguo guarda, Grady (Philip Stone), que dice a Jack que debe «corregir» a su mujer y a su hijo. Mientras tanto, en Florida, Hallorann tiene una premonición de que algo va mal en el hotel y toma un vuelo hacia Colorado para investigar. Danny comienza a decir «redrum» hasta que entra en trance, y vuelve a hablar con su amigo imaginario.

Mientras busca a Jack, Wendy descubre los trabajos de Jack para su libro; cuando lo lee descubre que ha estado escribiendo a máquina sin parar hojas y hojas con la misma frase: "All work and no play makes Jack a dull boy" ("Todo trabajo y nada de ocio hace de Jack un tipo aburrido") con distintos formatos y estilos. En ese momento se enfrenta a Jack, que la amenaza hasta que ella le golpea con un bate y él cae por una escalera quedando inconsciente. Ella consigue llevar el cuerpo hasta la cocina y encerrarle en la despensa, pero esto no hace que consiga resolver su gran problema; ella y su hijo están atrapados porque Jack había saboteado la radio del hotel y el vehículo para moverse sobre la nieve. Después, Jack habla a través de la puerta de la despensa con Grady, que desbloquea la puerta, liberándole.

Máquina de escribir usada en la película.

Danny escribe "ЯEDЯUM" con lápiz de labios en la puerta del baño, mientras lo repite en voz alta con la voz de Tony. Cuando Wendy se despierta y mira a través del espejo, descubre espantada las letras "MURDER" (ASESINATO). Jack comienza a golpear la puerta de la habitación con un hacha, y Wendy, cada vez más aterrada, coge el cuchillo de cocina y se encierra con su hijo en el cuarto de baño. Allí, logra sacar a Danny a través del ventanuco, pero este es demasiado pequeño para ella, así que se parapeta tras la puerta, dispuesta a hacer frente a su enloquecido marido. Jack comienza a destrozar la puerta del baño hasta hacer un agujero por el que asoma la cabeza y anuncia con diabólico entusiasmo: «¡Aquí está Johnny!»;[1] acto seguido, introduce el brazo para descorrer el pestillo y entonces Wendy aprovecha para clavarle el cuchillo en la mano. En ese momento, Jack escucha el sonido del vehículo de nieve que Halloran había alquilado para llegar hasta el hotel y desiste momentáneamente de su presa y se dirige a la entrada para averiguar quién es el intruso. Al ver que se trata del cocinero del Overlook, le espera agazapado y, de un certero golpe, le clava el hacha en el pecho. El horrible crimen «resplandece» en el niño, que no puede evitar un grito de pánico. El grito le delata ante su padre, por lo que tiene que huir de su escondite a toda prisa. Mientras tanto, Wendy recorre el hotel en busca de su hijo, y durante el recorrido por pasillos, escaleras y habitaciones asiste a escenas alucinantes (al parecer, relacionadas con acontecimientos del pasado) que la llevan al borde de la locura.

En otro lugar, Jack ha iniciado la persecución de Danny y se adentra tras él en el laberinto llamándole con gritos de animal enloquecido y siguiendo el rastro de las huellas del primero en la nieve. El niño, que conoce mejor el lugar que su padre, pone en marcha un ingenioso plan: caminar hacia atrás sobre sus propias huellas y saltar por una escapatoria lateral. De este modo, Jack llegará al final de un rastro que no le lleva a ningún sitio, mientras que el niño no tiene más que seguir las pisadas anteriores para encontrar la salida. Allí se encuentra con su madre y ambos huyen en el vehículo que había traído Halloran. Por su parte, Jack, incapaz de encontrar la salida del laberinto y ya muy cansado, muere congelado. En la secuencia final, la cámara se acerca a una fotografía en blanco y negro mientras suena una melodía de los años veinte. La fotografía muestra en el centro a un sonriente y rejuvenecido Jack Torrance, y al pie se puede leer que se trata de la fiesta del 4 de julio celebrada en el Overlook en 1921.

Reparto[editar]

‘Casting’[editar]

Papeles principales[editar]

Jack Torrance[editar]

Kubrick barajó varios nombres para el papel principal, entre ellos los de Robert De Niro y Robin Williams. Al primero lo descartó tras verle en Taxi Driver porque le parecía demasiado histriónico para el papel; al segundo, después de verle en Mork & Mindy, por ser demasiado poco expresivo. También pensó darle el papel a Harrison Ford.[2] Stephen King, por su parte, renegaba de Nicholson porque pensaba que, como este había rodado Alguien voló sobre el nido del cuco, el espectador tendería a considerarlo un individuo inestable desde el principio; por ello, King prefería para el papel a Michael Moriarty, a Jon Voight o a Martin Sheen,[3] que representarían más fielmente el perfil de individuo corriente que se ve abocado gradualmente hacia la locura. En cualquier caso, desde el principio al escritor se le dijo que el actor para el papel principal «no era negociable».[4]

Wendy Torrance[editar]

Aunque en un principio Jack Nicholson sugirió que Jessica Lange encajaría mejor en la personalidad de la Wendy de Stephen King, Shelley Duvall supo muy pronto que ella era la elegida para el papel. A diferencia del personaje de la novela, la Wendy del film tendría una personalidad vulnerable, débil de carácter y sumisa hacia su marido. De este modo, y según la interpretación sociológica del film, Kubrick quería resaltar con más crudeza el machismo como una de las manifestaciones de las relaciones de poder amo-criado. Para labrar ese carácter y darle más credibilidad, a lo largo del rodaje el director la presionó hasta el límite, llegando incluso a humillarla ante todos sus compañeros. Se dice que la escena en que armada con el bate de béisbol retrocede por la escalera ante el ataque de su marido (una de las secuencias que más tomas ha exigido nunca por parte de un director de cine), no estaba representando a una mujer aterrada; Shelley estaba, literalmente, aterrada.[5]

Danny Torrance[editar]

El candidato inicial del director para representar el papel de hijo de los Torrance fue Cary Guffey (Encuentros en la tercera fase), pero los padres del joven actor lo impidieron aduciendo que era una película demasiado truculenta para un niño. En la búsqueda de candidatos fueron entrevistados unos cinco mil niños a lo largo de seis meses. Las pruebas, coordinadas por el asistente de Kubrick Leon Vitali (el actor que había representado el papel de lord Bullingdon en Barry Lyndon), tuvieron lugar en Chicago, Denver y Cincinnati, ya que Kubrick quería que el acento[6] del candidato estuviera «a medio camino» entre el de Jack Nicholson y el de Shelley Duvall.[7] Durante el rodaje, el pequeño actor fue protegido de manera especial por Kubrick; de hecho, el niño creyó en todo momento que estaba rodando un drama, no una película de terror. Tras su papel en el film de 1982 Will: the autobiography of G.Gordon Liddy, Danny Lloyd abandonó su carrera como actor.

Papeles secundarios[editar]

  • En la decisión de elegir para el papel de Dick Halloran a Scatman Crothers fue determinante la recomendación de Nicholson, que había compartido con él reparto en Alguien voló sobre el nido del cuco.
  • Para Lia Beldam (joven de la bañera) y Billie Gibson (anciana de la bañera), esta fue la única película en que intervinieron.
  • Tampoco las hermanas gemelas Lisa Burns y Louise Burns volvieron a intervenir en ninguna película. A juzgar por la forma de posar ante la cámara y por su atuendo, algunos biógrafos y críticos han sugerido que el director se habría inspirado en la fotografía Identical Twins, Roselle, New Jersey, 1967,[2] tomada por una antigua compañera del New York Bronx: la reconocida fotógrafa Diane Arbus.[8] [9] [10] [11] Sin embargo, la viuda manifestó al respecto que la estética elegida por Kubrick no guardaba relación directa con esa fotografía.[12] Lisa y Louise son gemelas idénticas; sin embargo, tanto en el libro como en el guion, son simplemente hermanas. En la escena inicial de la entrevista, el personaje de Ullmann comenta que las edades de las niñas eran de «entre ocho y diez años».
  • Barry Dennen tiene un papel muy limitado (y en la versión corta, sin diálogos) como ayudante del señor Ullman.
  • Anne Jackson (la pediatra que atiende a Danny) y Tony Burton tampoco aparecen en la versión internacional, si bien figuran en los créditos iniciales.
  • El invitado que, con una enorme brecha en la cabeza, brinda diciendo «Una bonita fiesta, ¿verdad?» es Norman Gay, editor en la película de El exorcista.

Versiones comerciales[editar]

  • Preestreno: 146 minutos (celuloide)
  • Versión para Estados Unidos: 144 minutos (vídeo, NTSC)
  • Versión internacional: 114 minutos (vídeo, PAL)

Existen dos versiones comerciales oficiales de El resplandor: la que se estrenó en Estados Unidos (versión USA) y una segunda, más corta, que se distribuyó unos meses después al resto del mundo (versión internacional). La película se proyectó por primera vez al público el 23 de mayo de 1980: fue un estreno restringido, muy al uso en aquella época, ya que solo se exhibió en medio centenar de salas de Nueva York y de Los Ángeles. Apenas unos días después, el director y la Warner pidieron a los exhibidores que cortaran una escena del final (la escena del hospital) y devolvieran a la distribuidora el celuloide sobrante. Tras ser eliminada físicamente también de cada una de las copias almacenadas y de los negativos, el 13 de junio se produjo el lanzamiento para el resto de Estados Unidos.[13] [14] Unos meses más tarde, con vistas a la explotación internacional, Kubrick volvió a recortar el metraje, esta vez en unos 30 minutos. Aunque la productora justificaba los cortes por una acogida inicial por debajo de lo esperado, es posible que el motivo real fuera el deseo del director de reorientar la narración hacia una vertiente más abstracta. Para ello decidió minimizar la influencia en la trama de cuatro factores que tanto en el libro como en la versión larga jugaban un papel más determinante:[15] [16]

  1. el hotel como entidad maléfica en sí misma
  2. el mundo exterior
  3. el alcoholismo del protagonista
  4. el amigo imaginario del niño

Esta versión se estrenó el 26 de septiembre de ese año en algunos países escandinavos; y, en los meses siguientes, en el resto de Europa y en Japón.[17] Según algunos analistas, los problemas de ritmo que también argumentó el director para justificar el nuevo montaje «resultan simple y llanamente incomprensibles», ya que las escenas suprimidas «enriquecían mucho más un film de múltiples lecturas, que hacía hincapié sobre el personaje de Danny y desvelaba matices ocultos en torno a la relación de este con su padre».[18]

El «corte del director»[editar]

Según The Shining FAQ, las dos versiones del film lanzadas tienen el estatus de «corte del director», «puesto que fue él mismo quien decidió los cortes de cada una».[19] Del mismo modo, para Movie-Censorship.com, «las dos contaban con la bendición del realizador»; de hecho, en el curso de un proceso de remasterización para una nueva reedición en DVD, la Warner volvió a lanzar la versión larga en Estados Unidos y la corta en el resto del mundo.[15] En cambio, en Internet Movie Database se insiste en que Kubrick prefería el montaje para Europa, si bien «la versión larga está más difundida hoy día».[20]

[editar]

La fría acogida de los primeros pases en Estados Unidos acabó de decidir al realizador para suprimir una escena que se desarrollaba a modo de epílogo justo tras el desenlace del laberinto nevado y antes de la misteriosa secuencia final de la fotografía de los años veinte. En dicha escena, Wendy, convaleciente en una habitación de hospital, recibe la visita del administrador, quien le comunica que los investigadores no han encontrado el cadáver de su marido ni tampoco el del cocinero. Tal revelación suponía un giro narrativo arriesgado, puesto que venía a proponer nuevas conjeturas sobre todo lo ocurrido dentro de los muros del Overlook en los meses anteriores.

La decisión del director de eliminar esa escena fue controvertida. El consenso general entre los que vieron los primeros pases era que la película quedaba mejor sin ella porque mantenerla suponía debilitar la amenaza del Overlook sobre la familia y reintroducía en el conflicto a Ullman, que apenas había tenido protagonismo en la historia.[21] La coguionista Diane Johnson reveló que Kubrick sentía desde el principio cierta «compasión» por el destino final de Wendy y del pequeño Danny, y en ese sentido la escena del hospital daría cierta sensación de vuelta a la normalidad. Johnson, en cambio, era partidaria de un desenlace más trágico: llegó a proponer incluso la muerte de Danny Torrance; el caso es que el propio director siempre albergó ciertas reticencias respecto a la escena, hasta que finalmente decidió que era oscura y confusa, y que la película funcionaba mejor sin ella.[22] Tal vez la «oscuridad» a la que alude Kubrick apunte a un posible paralelismo entre la desaparición de los cadáveres de Jack y Halloran y la tragedia del Donner Party[3] mencionada al principio.[23]

Tocones de árboles cortados por miembros del Donner Party. La fotografía, tomada 20 años después, muestra el nivel de deshielo durante ese tiempo.

La crítica también se pronunciaba favorablemente:

Kubrick estuvo acertado al suprimir este epílogo.(…) En cierto modo, los espectadores necesitamos creer que los tres miembros de la familia Torrance residieron realmente en el hotel durante aquel invierno, sea lo que sea lo que pasó o lo que ellos creían que estaba pasando.[24]

Roger Ebert

No faltaron, sin embargo, voces en contra de tal supresión. Para la actriz principal, Shelley Duvall, «Kubrick se equivocó, porque la escena explicaba algunas cosas importantes, como el significado de la pelota amarilla y el papel que el director del hotel desempeñaba en la intriga».[21] Desde un punto de vista retrospectivo, algunos espectadores se han planteado alguna incógnita tras conocer los debates internos del equipo durante el montaje del film sobre la conveniencia de incluirla o no. Sea como fuere, reflexionan, la escena estuvo desde el principio en el guion, de manera que la doble personalidad del personaje de Stuart Ullman estaba ya de algún modo presente en el carácter que Kubrick quería imprimirle en sus intervenciones al principio de la película, en las entrevistas y la visita guiada: mientras se rodaba la película, él, Ullman, ya «lo sabía todo» sobre el Overlook y, sin embargo, bajo su apariencia de anfitrión de modales exquisitos, premeditadamente se lo estaba ocultando a los futuros inquilinos.[25]

Adaptación de la novela[editar]

En 1977, un ejecutivo de Warner Bros, John Calley, envió a Kubrick las pruebas de imprenta de lo que luego sería la novela El resplandor. Su autor, Stephen King, era ya por aquel entonces un autor superventas que tras el taquillazo de Carrie podía presumir de éxitos en adaptaciones para la gran pantalla. Por su parte, Kubrick llevaba un tiempo con la idea de dirigir un film de terror; y es que unos años antes, mientras Barry Lyndon decepcionaba en la taquilla,[26] otra película de la Warner que él había rechazado dirigir, El exorcista, dirigida por William Friedkin, batía récords de recaudación por todo el mundo.

Preguntado sobre qué fue lo que atraía a Kubrick de la idea de adaptar la novela del popular escritor, asiduo de las listas de superventas, su productor ejecutivo (y cuñado) Jan Harlan desveló que Kubrick quería «intentarlo» en este género cinematográfico, aunque con la condición de poder cambiar la novela de King. Y esa condición sería garantizada finalmente por contrato.[27]

El guion fue escrito por el propio director con la colaboración de la escritora Diane Johnson. Kubrick había rechazado la versión inicial, escrita por el propio King, por juzgarla una adaptación demasiado literal de la novela; además, el realizador no creía en historias de fantasmas porque eso «implicaría la posibilidad de que hubiera algo después de la muerte», y él no creía que hubiera nada, «ni siquiera el infierno». En cambio, Johnson, que por aquel entonces estaba impartiendo un seminario sobre novela gótica en la Universidad de California de Berkeley, le parecía una opción que encajaba mejor en su proyecto.[28] En el fondo, Johnson menospreciaba la literatura de Stephen King; poco después del estreno, en una entrevista concedida la parisina revista Positiv, declaró:

Entre nosotros, The Shining (la novela) no forma parte de la gran literatura. Da miedo, es eficaz y funciona, sin más (…). Pero precisamente es interesante ver cómo un libro bastante malo puede ser también muy eficaz. (…) es bastante pretencioso. Pero también es cierto que se tienen menos escrúpulos al destrozarlo: una es consciente de que no se está destruyendo una gran obra de arte.[29]

Kubrick, por su parte, se manifestaba más entusiasmado con las posibilidades del manuscrito:

Era la primera vez que me leía hasta el final una novela que de las que me enviaban con vistas a una posible adaptación cinematográfica. Me vi absorto en su lectura y me pareció que su trama, ideas y estructura eran mucho más imaginativas de lo habitual en el género de terror; pensé que de ahí podía salir una magnífica película.[30]

Stephen King nunca ocultó su rechazo hacia el resultado final del proyecto cinematográfico, y acusaba a Kubrick de no entender las reglas del género de terror.[31]

En la novela, la historia adopta el punto de vista del niño, mientras que en la película es el padre el protagonista principal; de hecho, una de las diferencias más notables radica en el perfil psicológico de Jack Torrance. Según la novela, el personaje representaba un hombre corriente y equilibrado que poco a poco va perdiendo el control; además, la narración escrita reflejaba rasgos personales del propio autor en aquella época (marcada por el insomnio y el alcoholismo), además del maltrato.[32] Por su parte, la Wendy de King es una mujer fuerte e independiente a nivel profesional y emocional; para Kubrick, en cambio, no parecía coherente que una mujer así hubiera soportado durante mucho tiempo la personalidad de Jack Torrance.[33] Otras diferencias son:

  • La idea del laberinto surgió como alternativa a las limitaciones técnicas que suponía recrear setos con formas de animales que cobraban vida tal como había escrito King.
  • Las dos niñas que interpretan el papel de las hijas asesinadas son gemelas, mientras que en la novela se llevan dos años.
  • En el libro de King, el número de habitación era la 217, que existe realmente, pero se cambió por la inexistente 237 para no «ahuyentar» a potenciales clientes.
  • El desenlace de la película es distinto al de la novela.


El título de la novela está inspirado en el estribillo, «We all shine on», de la canción Instant Karma, escrita por John Lennon e interpretada por el grupo The Plastic Ono Band.[34]

Rodaje[editar]

El rodaje duró catorce meses. El director se empeñó en rodar cada escena cronológicamente según el guion, lo que obligaba a mantener en funcionamiento los decorados principales y equipos paralelos de sonorización.

Entre otras muestras del perfeccionismo casi enfermizo de Kubrick se cuentan las siguientes:[35]

  • Para las tomas de Jack lanzando la pelota contra la pared, Kubrick encargó a una de las unidades que repitieran el lanzamiento hasta que la pelota impactara directamente contra la lente de la cámara, lo que supuso varios días de filmación; la secuencia sería finalmente descartada en la sala de montaje.
  • La pelota que entra en el círculo de coches de Danny debía detenerse justo a la entrada.
  • El sonido de las teclas cuando Jack escribe una y otra vez la única frase de su «novela» corresponde a la frase realmente tecleada y grabada con anterioridad. Según el director, con el uso cada molde al impactar acaba sonando sutilmente diferente respecto a los demás.

Sin embargo, algunos críticos se preguntan si la obsesión de Kubrick por repetir las tomas decenas de veces obedecía a un afán de perfeccionismo o bien se trataba de una estrategia calculada:

¿Quería Kubrick que los actores llegaran al convencimiento de que ellos mismos estaban encerrados en el hotel con otro loco, su director?

Roger Ebert[24]

En el documental The Making of «The Shining», grabado por una de las hijas del director, Vivian, y que se incluye en el DVD, se revela que este hacía proyectar a los miembros del reparto secuencias de películas del género de terror como Eraserhead (Cabeza borradora), Rosemary's baby (La semilla del diablo) o la propia El exorcista para que «entraran en ambiente».

Filmación de exteriores[editar]

Imagen del lago Saint Mary. En el centro, el islote del Ganso Salvaje.

Las imágenes de la secuencia de apertura, tomadas desde un helicóptero por Greg MacGillivray, se filmaron en el estado de Montana: pertenecen al lago Saint Mary y a la carretera Going to the Sun en:Going-to-the-Sun Road, que atraviesa el Parque Nacional de los Glaciares. Algunas de las tomas aéreas desechadas en el montaje serían luego utilizadas por el director Ridley Scott para la secuencia final de Blade Runner.

La fachada principal del ficticio Overlook corresponde en realidad a la del complejo turístico Timberline Lodge, en las laderas del monte Hood, en Oregón. El laberinto no aparece en las tomas aéreas porque en realidad no existe; para la escena del recorrido inicial por las instalaciones se utilizó una réplica de la fachada sur.[36] También corresponde a exteriores reales el aeropuerto desde el que Halloran contrata el vehículo oruga (versión USA): se trata del aeropuerto londinense de Stansted.

Otra de las hijas de Kubrick, Katharina, colaboró en las localizaciones.

Filmación de interiores[editar]

Casi toda la película se filmó en estudio. Para la recreación de las dependencias del establecimiento, Kubrick y su diseñador de producción, Roy Walker, se inspiraron en modelos de varios hoteles reales. Así, los aseos de caballeros de la Gold Room se basan en los del Bitmore, de Arizona, diseñados por Frank Lloyd Wright, mientras que el salón del Colorado, la recepción y los ascensores, en el Ahwahnee, en el valle de Yosemite; en este caso, de hecho, la réplica se parece tanto al original que aún hoy muchos clientes del hotel real preguntan al entrar si están en el «hotel Overlook».

Pero no solo las estancias del hotel se filmaron en realidad en estudio: también la residencia de los Torrance en Boulder antes de mudarse al hotel, la habitación de Halloran en Florida o la oficina de alquileres de Durkin (versión USA). Incluso las tomas nocturnas fuera del hotel y la persecución en el laberinto se prepararon y grabaron en los estudios Pinewood y Elstree, en Inglaterra. Los copos de nieve eran en realidad de poliestireno, la nieve del suelo era sal; la bruma, vapor de aceite; y la fachada del Overlook, una recreación en estudio de la del Timberline.

Las escenas se rodaban en seis sets principales: Salón del Colorado, Recepción, Gold Ballroom, Cocinas, Ala Oeste y Exteriores.[37] El salón del Colorado, donde Jack escribe su novela, era iluminado artificialmente desde las ventanas para recrear el clima de fuertes nevadas del «exterior». Los 700 000 vatios de potencia elevaban la temperatura en el interior hasta los 43 ℃.[38] La energía necesaria era tal, que en una ocasión se declaró un incendio que arrasó las instalaciones, aunque afortunadamente ya se había terminado la fase principal del rodaje.

Tomas en movimiento. La Steadicam[editar]

El resplandor fue la cuarta película que usaba un sistema de filmación novedoso en aquel tiempo, un sistema que superaba las limitaciones de la grúa o el dolly para tomas en movimiento en espacios reducidos: la Steadicam, un estabilizador de cámara con forma de brazo recto que evitaba que la imagen de la cámara temblara mientras el operador seguía al objeto. La idea constituía una excelente alternativa al aparatoso y caro travelling, ya que con él se obtenían movimientos más complejos a menor coste. Su creador, Garrett Brown, ante el desafío que suponía el proyecto de Kubrick para poner a prueba su invento, quiso asumir personalmente la extenuante tarea de, por ejemplo, perseguir a Danny a muy corta distancia por los pasillos del hotel a bordo de su triciclo, giros incluidos: en compañía del técnico de sonido y del primer técnico auxiliar de cámara, la cámara debía desplazarse a ras de suelo y adaptarse rápidamente a diversas alturas, saltar sobre las alfombras o caer al parqué, y para ello diseñó un carro empujado o —en las tomas hacia atrás— arrastrado por él mediante un sistema articulado.[39]

Según afirma el propio Brown, la posibilidad de rodar con este sistema influyó positivamente en la planificación de producción:

Muchos de los tremendamente complejos decorados de Kubrick se diseñaron teniendo en mente las posibilidades de la Steadicam, gracias a la cual ya no era necesario quitar paredes a las habitaciones o allanar el suelo como exigía la grúa. De hecho, las escenas en el interior de uno de los decorados en particular, las del gigantesco laberinto de setos gigante, habrían sido imposibles de filmar por ningún otro medio.

Garrett Brown. The Steadicam and «The Shining»[38]

Banda sonora[editar]

K. Penderecki y la Orquesta Sinfónica de Varsovia durante un ensayo en 2008.

La música que abre la proyección se basa en el tema Dies irae, un himno fúnebre latino de la Edad Media remezclado con sintetizadores y voces por Wendy Carlos y Rachel Elkind, que ya habían intervenido en la banda sonora de La naranja mecánica. Sin embargo, a pesar de la cantidad de material original de Carlos y Elkind, Kubrick prefirió que la ambientación sonora se basara, sobre todo, en obras de autores de música clásica europea: el francés Hector Berlioz, el húngaro Béla Bartók, el rumano Gyorgy Ligeti y, especialmente, el polaco Krzysztof Penderecki.

Asimismo, para ambientar secuencias del pasado del hotel, el realizador recurrió a cantantes y compositores de éxito en bandas de los años treinta como Jack Hylton y Ray Noble. La selección de los temas corrió a cargo una vez más del propio director, pero el proceso de sincronizar los pasajes musicales al ritmo de cada secuencia fue asumido por el asistente de dirección y editor musical Gordon Stainforth, cuyo trabajo en el film es notable por la minuciosa atención a los detalles y por su precisa sincronización.[40] Una escena de la que Stainforth se siente especialmente orgulloso es la del niño y su padre hablando en la cama de este. La pieza corresponde realmente a solo una tercera parte del tercer movimiento de Música para cuerda, percusión y celesta, de Béla Bartók; pero parece como si la escena se hubiera adaptado a la composición, a pesar de haberse filmado antes.

El xilófono de apertura, cuando Danny abre despacio la puerta, parece decir: «Espero no despertarle…», aunque sí lo despierta. Luego, cuando el niño pregunta: «No nos harás daño a mamá o a mí, ¿verdad?», el sonido se vuelve oscuro y amenazador, aunque luego el clima cobra brillo cuando el padre replica: «Nunca te haré daño. Nunca. Nunca». Esta pieza de música corresponde realmente a una tercera parte del tercer movimiento de la composición, pero gracias al trabajo de edición la duración coincide exactamente con la de la escena de Jack y Danny.[41]

Shades Below

Una muestra de las conexiones internas de la narración está en el hecho de que la canción que acompaña la secuencia final, cuando la cámara se acerca a la foto antigua de Jack en un baile de época, es la misma que antes había amenizado la esplendorosa fiesta en la Gold Room.

Tabla de piezas musicales[editar]


Piezas musicales de El resplandor
Nombre Compositor Año Director Orquesta Escena(s)
The Shining (tema principal) Wendy Carlos, Rachel Elkind 1980 Títulos iniciales.
Rocky Mountains Wendy Carlos, Rachel Elkind 1980 La familia Torrance viaja hacia el Overlook.
Lontano György Ligeti 1967 Ernest Bour Orquesta Sinfónica Alemana de Emisoras del Suroeste • Danny ve a las gemelas por primera vez.
• Halloran muestra a Wendy las despensas y conecta con Danny.
• Wendy descubre que las líneas están cortadas.
Música para cuerda, percusión y celesta (III movimiento) Béla Bartók 1936 Herbert von Karajan Orquesta Filarmónica de Berlín • Wendy juega a perseguir a Danny por el laberinto mientras son observados por Jack desde la maqueta del salón del Colorado.
• Danny descubre la habitación 237 y, al intentar abrir la puerta, las gemelas «resplandecen».
• Danny va a su cuarto a buscar el camión de bomberos y ve a su padre sentado en la cama sin poder dormir.
El despertar de Jacob(1) Krzysztof Penderecki 1974 Krzysztof Penderecki Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Nacional de Polonia • En su casa de Boulder, Danny le habla a Tony ante el espejo del lavabo.
• Jack se despierta bajo su escritorio, aterrorizado por una pesadilla.
• Durante el sueño de Danny mientras Jack se adentra en la 237.
Utrenja (ru: ‘maitines’)-Ewangelia (pl: ‘evangelio’) Krzysztof Penderecki 1969-70 Andrzej Markowski Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Nacional de Polonia • Wendy alcanza a Jack con el bate de béisbol.
• Jack hunde su hacha en el pecho de Halloran.
• Wendy grita al ver «REDRUM» escrito en el espejo.
• Wendy descubre el cuerpo ensangrentado y sin vida de Halloran.
• Wendy asiste aterrada al regreso a la vida de algunos fantasmas del hotel.
Utrenja-Canon de Pascua Krzysztof Penderecki 1969-70 Andrzej Markowski Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Nacional de Polonia • Jack destroza la puerta con el hacha.
• Jack persigue a Danny por el laberinto.
• Wendy se encuentra con el río de sangre saliendo por los ascensores.
De natura sonoris, núm. 1 Krzysztof Penderecki 1966 Krzysztof Penderecki Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Nacional de Polonia • Danny recorre los pasillos con el triciclo cuando, al doblar un recodo, ve a las gemelas y se detiene en seco.
• Wendy descubre que Jack ha saboteado el vehículo oruga.
• Al amanecer, Jack aparece muerto por congelación en el laberinto.
De natura sonoris, núm. 2 Krzysztof Penderecki 1971 Krzysztof Penderecki Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Nacional de Polonia • Jack se dirige furioso hacia el salón de baile dando puñetazos al aire.
• Jack enciende las luces del salón de baile.
Danny escribe "REDRUM" con lápiz de labios en el espejo.
•Halloran conduce el vehículo oruga hacia el Overlook.
• Danny se reencuentra con su madre tras escapar del laberinto.
Polymorphia Krzysztof Penderecki 1961 Henryk Czyż Orquesta Filarmónica de Cracovia • Wendy descubre los escritos de Jack en la máquina de escribir.
• Wendy arrastra a Jack a la despensa.
• Jack, desde dentro de la despensa, dice a Wendy que vaya a comprobar el vehículo oruga y la radio.
Masquerade Jack Hylton 1932 Jack Hylton y su Orquesta Jack sale de la cocina tirándolo todo y, al salir al pasillo, oye música de fiesta y ve el suelo lleno de globos.
Midnight, the Stars & You James Campbell, Reginald Connelly y Harry Woods 1932 Ray Noble & his Mayfair Dance Orchestra (con Al Bowlly en las voces) • La fiesta en la Gold Room.
• La cámara se va acercando a la fotografía misteriosa del baile de 1921.
It's All Forgotten Now 1932 Ray Noble & his Mayfair Dance Orchestra (con Al Bowlly en las voces) Conversación de Jack y Delbert Grady en los aseos de la Gold Room (primera parte).(2)
Home Henry Hall & the Gleneagles Hotel Band ~1930 Conversación de Jack y Delbert Grady en los aseos de la Gold Room (segunda parte).(3)
(1) Preguntado sobre la relación del título con el contenido onírico de las escenas en que aparece, Kubrick la calificó como una «extraña coincidencia», especialmente en el caso de la pesadilla de Jack. Según los críticos, la intención primaria del director era más bien evocar el Holocausto. Cocks, Geoffrey. «The Wolf at the Door: Stanley Kubrick, History and the Holocaust» (en inglés). Consultado el 25 de diciembre de 2012.

(2) La canción tiene un doble sentido por cuanto Jack ya no recuerda que él ha sido siempre —según Grady— el guarda del hotel.
(3) Otra melodía con nombre significativo: en el hotel, Jack está «en casa». En el disco de la banda sonora, por restricciones de duración, se incluyó esta pieza en lugar de Midnight, the Stars & You o It's All Forgotten Now.

Fuentes:

Doblaje al español (España)[editar]

El encargado de la traducción de los diálogos en español fue Vicente Molina Foix. El doblaje, llevado a cabo en en los estudios EXA, de Madrid, es uno de los aspectos más controvertidos de la versión para España. Kubrick, en su afán por controlar todos los aspectos de la producción, impuso como director de doblaje al realizador español Carlos Saura y fue quien dio el visto bueno a las voces, incluida la de Verónica Forqué para doblar a Wendy Torrance.[42]

La opinión mayoritaria es que con tal decisión se rompía el tono, la tensión y la atmósfera del original.[43] Con una buena dosis de ironía, se llegó a decir que «lo más terrorífico de la película era el doblaje» realizado por la actriz española. Algunos opiniones de espectadores son: «ridículo», «nefasto», «vergonzoso», «el peor de la historia», «buen doblaje... para una comedia» o «no escuchaba un doblaje tan cachondo desde los sketches de Charlton Heston en El Informal».[44] Se le ha llegado a considerar el peor doblaje de la historia del cine.[45]

La monótona voz que dobla Jack Torrance es la de Joaquín Hinojosa, no la del habitual de Nicholson, Rogelio Hernández. Por su parte, el actor Scatman Crothers (que tenía un tono de voz más bien atiplado) fue doblado por Rafael Taibo, una voz grave que el público español asociaba más a documentales, noticias y publicidad.

Palmarés[editar]

Las críticas negativas que recibió inicialmente la película le hicieron «merecedora» de dos nominaciones a los premios Razzie, o anti-Óscar: el de Peor Actriz Principal y el de Peor Director; finalmente, ni Duvall ni Kubrick «consiguieron» el premio. También optó a los premios Saturn en los apartados de Mejor Director, Mejor Actor Secundario (Scatman Crothers), Mejor Película de Terror y Mejor Banda Sonora (Wendy Carlos y Rachel Elkind); solo Crothers se llevó el galardón en su apartado.

En cuanto a los Óscar, después de haber concurrido como Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion con Barry Lyndon, El resplandor resultó ser la primera película de Kubrick que ni siquiera fue nominada en apartado alguno.[46]

Véase también[editar]

  • Room 237, documental del año 2012 que revela los supuestos símbolos ocultos en El resplandor.

Referencias[editar]

  1. En la versión original, Nicholson grita de forma improvisada: «Aquí esta Jack», en alusión a la fórmula que usaba diariamente Ed McMahon en The Tonight Show (la idea de incluir la frase fue del propio actor). En las primeras copias en celuloide que llegaron a España, la frase era: «¡Ya está aquí papá...!».
  2. IMDb. The Shining. «Sabías que...»?
  3. El resplandor, de Stanley Kubrick: «El reparto»
  4. Stephen King a Jessie Hosting, Stephen King at the Movies, Starlog Press, Nueva York 1986), citado en apocatastasis.com [1]
  5. Según el Libro Guiness de los Récords, la toma se repitió 127 veces.
  6. En el sentido de «conjunto de particularidades fonéticas, rítmicas y melódicas que caracterizan el habla de un país, región, ciudad, etc.» DRAE, entrada ‘acento’
  7. The Kubrick FAQ
  8. Bosworth, Patricia (255). Diane Arbus: a biography. W. W. Norton & Company. ISBN 9780393312072. 
  9. The Shining: a rough guide by Stuart Gray
  10. Webster, Patrick (2010). Love and Death in Kubrick:A Critical Study of the Films from Lolita Through Eyes Wide Shut. McFarland. p. 115. ISBN 9780786459162. 
  11. Kolker, Robert (2011). A cinema of loneliness: Penn, Stone, Kubrick, Scorsese, Spielberg, Altman. Oxford University Press. p. 178. ISBN 9780199738885. 
  12. Webster, p. 115
  13. . The Kubrick Corner. Consultado el 17 de abril de 2012.
  14. Ervin, Mark. «Imperfect Symmetries» (en inglés). The Kubrick Corner. Consultado el 17 de abril de 2012.
  15. a b «Shining (comparison)» (en inglés). Movie-Censorship.com. Consultado el 17 de abril de 2012.
  16. «'The Shining: en los abismos de la locura'» (en francés). Critikat.com. Consultado el 17 de abril de 2012.
  17. . IMDb. Consultado el 6 de mayo de 2012.
  18. Abuin, A.. «Stanley Kubrick: ‘El resplandor’» (en español). Consultado el 14 de mayo de 2012.
  19. «The Shining FAQ (1), pregunta #8» (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2012.
  20. «Alternate versions for The Shining» (en inglés). IMDb. Consultado el 15 de abril de 2012.
  21. a b «The hospital scene» (en inglés). The Shining. Visual differences between versions. Consultado el 5 de mayo de 2012.
  22. Gray, Stuart. «'The Shining' A Rough Guide» (en inglés). Consultado el 6 de mayo de 2012.
  23. «Shine On... and Out». Monthly Film Bulletin (18) 47 (562). 2012. ISSN 0027-0407. http://www.visual-memory.co.uk/sk/films/cutshining.htm. Consultado el 6 de mayo de 2012. 
  24. a b Chicago Sun-Times, 18-06-2006.
  25. Absolute Write Forums, usuario underthecity.
  26. T. Robey, Kubrick's Neglected Masterpiece
  27. Jan Gilbert (28 de febrero de 2010). «Jan Harlan (producer) – The Shining, Eyes Wide Shut, etc» (en inglés). Consultado el 14 de agosto de 2014.
  28. Kubrick on The Shining. An interview with Michel Ciment
  29. Diane Johnson a Denis Barbier. Positif, núm. 238, enero 1981.
  30. Stanley Kubrick a Vicente Molina Foix, El País (Artes), núm. 59; Madrid, 20-12-1980
  31. http://www.blogdecine.com/cine-clasico/stanley-kubrick-el-resplandor Stanley Kubrick: «El resplandor»
  32. Hay alguna alusión a estos episodios en la versión USA del film.
  33. Kubrick on The Shining. An interview with Michel Ciment
  34. El resplandor, de Stanley Kubrick
  35. IMDb: Did You Know?
  36. Catherine Gleason, editor (1987). Timberline Lodge: A Love Story. Arts Center Publishing Company, Portland, Oregon (and) Friends of Timberline, Government Camp, Oregon. ISBN 0-932575-24-2. 
  37. http://www.unrealaudio.net/theshining2/realoverlook.htm The Real Overlook Hotel
  38. a b «The Steadicam and «The Shining»» (en inglés). American Cinematographer. Consultado el 5 de enero de 2013.
  39. Richard Donner, director de La profecía, acusaría después a Kubrick de haberle copiado la idea.
  40. «Barham, Jeremy. Incorporating Monsters: Music as Context, Character and Construction in Kubrick's The Shining. London: Equinox Press. ISBN 978-1-84553-202-4.». Consultado el 26 de septiembre de 2011.
  41. Gordon Stainforth. The Shining music acclaim, 11-12-2001.
  42. Ficha de eldoblaje.com.
  43. Usuario Dude en Mis villanos favoritos: Jack Torrance.
  44. Blogdecine.com.
  45. Cineycine.com.
  46. Suerte parecida correrían sus dos películas posteriores: La chaqueta metálica optó a una nominación como Mejor Guion adaptado (premio que fue a parar finalmente a El último emperador, de Bernardo Bertolucci), mientras que su obra póstuma, Eyes Wide Shut, no fue preseleccionada en ningún apartado.

Bibliografía[editar]

  • Duncan, P. (2003). Stanley Kubrick: Visual Poet, 1928-1999. Koln; London: Taschen.
  • Naremore, J. (2007). On Kubrick. London: BFI.
  • Hughes, D. (2000). The Complete Kubrick. London: Virgin.

Enlaces externos[editar]