Aero Continente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aero Continente en Berlín, 2004.

Aero Continente era una aerolínea peruana con base en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de Lima. Fue fundada por Fernando Zevallos en 1992, y en ese entonces la aerolínea solo volaba para la petrolera Occidental Petroleum Company en la selva peruana. Fue en 1993 cuando se extendieron los vuelos domésticos a Perú y Chile, luego en 1995 se convirtió en la aerolínea más grande del Perú. La historia de AeroContinente se resume al 25 de mayo de 1992 cuando la empresa del controvertido Fernando Zevallos G. inicia operaciones efectuando vuelos para la OXY (Occidental Petroleum Company), compañía petrolera que efectuaba vuelos hacia la selva peruana. Posteriormente y ante la viabilidad del negocio, los "Zevallos" como se les conocerá a partir de ese momento inician carrera en la que sería la aerolínea nacional más controvertida, ya sea por sus tarifas, que hizo tambalear a muchas; como por la discutida reputación de su propietario, vinculado a actividades ilícitas. Así un 20 de Julio de 1993 se inician las operaciones domésticas de pasajeros correo y carga. El comenzar fue difícil, AeroContinente contaba apenas con dos aeronaves (Boeing 737-200 y un 727-100) y la competencia entre las otras empresas era fuerte. Faucett, Americana y AeroPerú, dominadoras en el mercado doméstico; eran huesos duros de roer para la recién creada aerolínea, pero esto no intimidó a sus propietarios que comenzaron con ciertas limitaciones. No tenían counter en el antiguo "Jorge Chávez", por lo que tomaron un pequeño espacio dejado por una aerolínea regional, al costado de los mostradores de Faucett y AeroPerú; mientras sus oficinas eran un par de contenedores, colocados en la parte trasera de los counters que daban

hacia la rampa del aeropuerto. Sus vuelos llevaban apenas unos pocos pasajeros que fueron poblando los aviones de color turquesa y amarillo que llamaron la atención por lo extraño de sus colores corporativos.

Para 1993 la empresa comenzó a cubrir una buena cantidad de destinos en todo el país, y perfilando su estructura tarifaria, muy por debajo de sus competidores más cercanos. A partir de 1995 AeroContinente ya era un fuerte competidor y sus tarifas de US$ 39,99 y otras de US$ 49.00 y US$ 59.00 causaban furor entre la gente que preferían los servicios de la aerolínea turquesa. Asimismo se fue marcando el afán competidor de su propietario cuando sorprendió a propios y extraños al traer una aeronave Lockheed 1011 TriStar, para según ellos realizar su primera ruta internacional hacia Tokio con escala en Los Ángeles y Honolulu, ruta que obviamente no operó jamás y avión que adorno durante algo más de un año, la rampa de nuestro antiguo Jorge Chávez.

Sus colores fueron otro característico, los uniformes no fueron su fuerte. Muy acostumbrados a lo poco fino y estridente, las tripulantes vestían una falda negra y blusa blanca en un inicio, pero después cambió por un vestido entallado turquesa y amarillo; que las hacía resaltar entre todo el aeropuerto. Posteriormente ese uniforme se cambió por uno plomo jaspeado y blusa turquesa con un pañuelo colocado en el cuello, nada atractivo por cierto. En el caso de los caballeros era un sobrio traje negro, camisa blanca con charreteras, galones y corbata negra. Finalmente optaron por un traje mucho mejor para las tripulantes; saco y pantalón muy moderno en azul oscuro con blusa blanca y corbatín turquesa, quizá el mejor y más elegante uniforme.

Para 1997 la empresa definió su liderazgo al salir Faucett y Americana de Aviación, que lideraban el mercado de vuelos domésticos, la primera con el 55% del mercado y la segunda con el 20% . Así iniciado 1998 la empresa tenía el camino y monopolio de las rutas internas para el solo. Con tarifas sumamente bajas, una red de rutas que creció y afianzó; una flota de aeronaves que sobrepasaba las treinta unidades, entre Boeing 727, 737; Fokker 27, 28 y un TriStar; AeroContinente finalmente pasó a ser la más poderosa empresa peruana. Hacia finales de este año, se daría paso al proceso de implementación de nuevos sistemas y fortalecimiento, así como la incorporación de más personal provenientes la gran mayoría de Faucett y Americana de Aviación que habían cesado operaciones.

1999 fue el año de la expansión, dando inicio a su primera ruta internacional...Panamá (PTY), cubierta por un Boeing 737-200 que la empresa puso como nuevo. El

avión partió del Aeropuerto Jorge Chávez con más de 70 pasajeros abordo, invitados la gran mayoría, con todos sus ejecutivos. La tripulación al mando del Comandante Javier Palma y la Jefe de Cabina María Carpio, secundados por Vianney Berninzon, Patricia Montes, Rocío Arbaiza y Dan Relayze. Al llegar fueron recibidos por todas las autoridades panameñas y un vistoso espectáculo musical fue presentado para los pasajeros que llegaban. Se recibió la bendición de arzobispo de Ciudad de Panamá al arribar al Aeropuerto Internacional de Tocumen y una cena esperaba a los invitados y ejecutivos de la aerolínea.

La siguiente ruta fue Santiago de Chile (SCL), con doble motivo, el primero la ampliación de rutas de la casa matriz y el segundo, crear la primera filial de su similar peruana. AeroContinente Chile fue autorizada a operar rutas domésticas hacia Arica, Iquique y Antofagasta en su primera etapa y Puerto Montt, Balmaceda y Punta Arenas posteriormente. La operación se realizó en Boeing 737-200 Advanced, contando con cinco aeronaves. Mientras en Lima se finiquitaban detalles para que la empresa iniciara vuelos a la ciudad de Miami (MIA) en wet lease con la inglesa Air 2000. Para ello la empresa trajo un moderno Boeing 757-200 con la que se realizó el primer vuelo a USA, que partió de Lima por la mañana y arribó por la tarde a Miami, siendo recibidos con un fuerte chorro de agua cruzado, dando la bienvenida a la empresa nacional que abría su primera ruta hacia Estados Unidos. El contrato con la inglesa duró apenas seis meses, en la que se estableció una red de rutas interconectadas. AeroContinente los llevaba desde Santiago (SCL) y Lima (LIM) hasta Panamá (PTY) y Air 2000-AeroContinente hacia Miami (MIA) y Puerto Príncipe. Al finalizar el contrato es AeroContinente Chile la que mantiene los vuelos hacia Miami en un moderno Boeing 767 integrado a la flota de la empresa; haciendo escala en Lima y recogiendo pasajeros, así como también comenzó a operar la ruta a Bns. Aires (EZE) desde Santiago, vuelo que

correspondía a su similar peruana, pero que en un comienzo fue operado por la filial chilena. Caracas (CCS) fue otra de las rutas abiertas por la empresa y sería una de las más rentables, pues se transportaban pasajeros en tránsito hacia Europa.

Ya se tenía para el 2000 una serie de rutas interconectadas Bns. Aires, Santiago, Lima, Panamá, Miami y Caracas con conexiones hacia Europa. Pero era necesario seguir creciendo por lo que se sumó a la red la ciudad de La Paz (LPB), ruta que comenzó a ser operada por un Boeing 727 y finalmente ante la poca demanda fue realizada con un Fokker 28. En el 2001 se inician vuelos hacia Quito (UIO), Guayaquil (GYE), Bogotá (BOG) y Santa Cruz (VVI). La flota creció así como el personal. Para ese año además se da un penoso espectáculo entre las autoridades chilenas, al ser detenidos los ejecutivos de AeroContinente Chile y paralizadas las operaciones. Posteriormente se reiniciarían las operaciones, pero los Zevallos optaron por retirarse de un mercado que les hizo perder varios millones de dólares. Así las rutas a Miami (MIA) y Bns. Aires (EZE) quedaron en manos de la base peruana y mucho del personal chileno fue anexado a AeroContinente Perú con una autorización por parte de la DGAC.

Para 2002 la aventura internacional de los Zevallos continuaría en República Dominicana, creando una nueva empresa que duró poco. AeroContinente Dominicana operaba con un Boeing 737 200 y 767 en rutas hacia Miami (MIA). su operación duró muy poco, pero es AeroContinente Perú quien asume la operación y anexa a Santo Domingo como un destino más a la red. Para ese año la ruta a Miami (MIA) directo y con escalas en Guayaquil (GYE) y Santo Domingo, un vuelo que era la columna vertebral de la red de rutas de la empresa. Para este años se anuncia el aumento de frecuencias y destinos hacia New York (JFK), Los Angeles (LAX) y Madrid, para lo que se efectuó la certificación con la autoridad peruana y española en vuelo desde Santo Domingo a Madrid.

Para el 2003 sus pleitos con la chilena LAN hicieron tambalear y ver retroceder sus intereses. Es en ese año que se establece en convenio con AirD'Haiti vuelos a la ciudad de Miami, siendo AeroContinente la empresa oficial de Haití, es decir; fue la empresa peruana la que operaba la única ruta de la aerolínea de bandera haitiana.

En cuanto a los problemas internos, la crisis se agravó cuando el empresario Fernando Zevallos fue incluido en la lista de los diez narcotraficantes más buscados en el mundo, por lo que ninguna empresa norteamericana o que tengan negocios con empresas norteamericanas podían negociar con AeroContinente. Finalmente y para que la empresa subsistiera se la transfieren a los empleados que la relanzan como Nuevo Continente, pero que de nada sirvió, por que a los dos meses, la empresa pasó a manos de los pilotos y así fueron pasándosela de mano en mano, en situaciones extrañas. Finalmente los Zevallos nunca se retiraron de la empresa como dijeron y las operaciones fueron suspendidas por la DGAC por considerar que no podían cumplir con los estándares de seguridad y demostrar capacidad financiera para solventar sus operaciones.

Fueron doce años, en los que AeroContinente surcó los cielos, muy aparte de los negocios a los que se aducen se dedicaban sus propietarios, la empresa dio trabajo y mantuvo presencia en diversos mercados.

Finalmente el empresario Fernando Zevallos, arrendó sus aviones con tripulación incluida a Guinea Air, por lo que varias aeronaves de la quebrada aerolínea fueron pintadas con un nuevo esquema y enviadas a aquel lejano país para volar entre diversos países africanos.

Destinos[editar]

Nacionales[editar]

Internacionales[editar]

Aviones[editar]