Marie Curie

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Madame Curie»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Marie Curie Premio Nobel
Marie-curie.jpg
Maria Skłodowska-Curie c. 1900
Nombre completo Maria Salomea Skłodowska
Nacimiento 7 de noviembre de 1867
Bandera de Polonia Varsovia, Zarato de Polonia
Fallecimiento 4 de julio de 1934
(66 años)
Bandera de Francia Passy, Francia
Campo Física, química
Instituciones La Sorbona
Alma máter La Sorbona, ESPCI
Supervisor doctoral Henri Becquerel
Gabriel Lippmann
Tesis Recherches sur les substances radioactives (1903)
Estudiantes
destacados
André-Louis Debierne
Émile Henriot
Marguerite Catherine Perey
Conocida por investigaciones sobre la radiactividad
descubrimiento del radio y polonio
Premios
destacados

Premio Nobel de Física (1903)
Medalla Davy (1903)

Medalla Matteucci (1904)
Premio Nobel de Química (1911)
Premio Willard Gibbs (1921)
Cónyuge Pierre Curie
Hijos Irène y Ève Denise

Marie Curie Skłodowska Signature Polish.svg
Firma de Marie Curie

[editar datos en Wikidata]

Maria Salomea Skłodowska-Curie[A] (Varsovia, 7 de noviembre de 1867Passy, 4 de julio de 1934), conocida habitualmente como Marie Curie,[B] fue una científica polaca, nacionalizada francesa. Pionera en el campo de la radiactividad, fue, entre otros méritos, la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades —Física y Química[C] y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París. En 1995 fue sepultada con honores en el Panteón de París por sus propios méritos.

Nació en Varsovia, en lo que entonces era el Zarato de Polonia, administrado por el Imperio ruso. Estudió clandestinamente en la «universidad flotante» de Varsovia y comenzó su formación científica en dicha ciudad. En 1891, a los 24 años, siguió a su hermana mayor, Bronisława Dłuska, a París, donde culminó sus estudios y llevó a cabo su trabajo científico más sobresaliente. Compartió el premio Nobel de Física de 1903 con su marido Pierre Curie y con el físico Henri Becquerel. Años después, ganó el premio Nobel de Química de 1911. Aunque era ciudadana francesa, nunca perdió su identidad polaca: enseñó a sus hijas su lengua materna y las llevaba en sus visitas a Polonia.[4] Nombró el primer elemento químico que descubrió, el polonio, como su país de origen.[D]

Sus logros incluyen el desarrollo de la teoría de la radiactividad (un término que ella misma acuñó),[6] [7] [8] técnicas para el aislamiento de isótopos radiactivos y el descubrimiento de dos elementos —el polonio y el radio—. Bajo su dirección, se llevaron a cabo los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos. Fundó el Instituto Curie en París y en Varsovia, que se mantienen entre los principales centros de investigación médica en la actualidad. Durante la Primera Guerra Mundial creó los primeros centros radiológicos para uso militar. Murió en 1934, a los 66 años, en el sanatorio Sancellemoz en Passy, por una anemia aplásica causada por la exposición a la radiación por guardar tubos de ensayo con radio en los bolsillos durante la investigación[9] y en la construcción de las unidades móviles de rayos X de la Primera Guerra Mundial.[10]

Infancia y estudios en Polonia[editar]

Maria Skłodowska a los 16 años.[11]
Bronisława y Władysław Skłodowski, padres de Maria.

Nació en Varsovia (en la partición rusa de Polonia), el 7 de noviembre de 1867. Era la quinta hija de Władysław Skłodowski, profesor de enseñanza media en Física y Matemáticas —al igual que su abuelo—, y de Bronisława Boguska, quien fue maestra, pianista y cantante.[12] [13] Maria tenía cuatro hermanos mayores: Zofia (1862-1876), Józef (1863-1937), Bronisława (1865-1939) y Helena (1866-1961).[14] [15] [16] Tanto la familia de su padre como la de su madre habían perdido sus propiedades y fortunas por compromisos patrióticos durante las sublevaciones nacionalistas polacas destinadas a restablecer la independencia del país (la más reciente había sido el Levantamiento de Enero de 1863-1865).[17] Esto obligó a la generación posterior, incluidos María, sus hermanas mayores y su hermano, a una lucha difícil para salir adelante en la vida.[17] En aquel tiempo, la mayor parte de Polonia estaba ocupada por Rusia, país que, tras varias revueltas nacionalistas sofocadas violentamente, había impuesto su lengua y sus costumbres. Junto con su hermana Helena, asistió a clases clandestinas ofrecidas en un pensionado en las que se enseñaba la cultura polaca.[17]

Su abuelo paterno, Józef Skłodowski, había sido un respetado maestro en Lublin, donde enseñó al joven Bolesław Prus,[18] quien se convertiría en una figura destacada de la literatura polaca.[19] Władysław Skłodowski, enseñaba matemáticas y física, temas que su hija aprendió, y también fue director de dos gimnasios para niños en Varsovia.[12] [13] Cuando las autoridades rusas suprimieron la instrucción de laboratorio de las escuelas polacas, trasladó gran parte de los aparatos e instrumental a su casa, e instruyó a sus hijos en su uso.[12]

Lugar de nacimiento en ulica Freta de la ciudad nueva de Varsovia (ahora, museo Marie Skłodowska-Curie).

Finalmente, Władysław fue despedido por sus supervisores rusos debido a su sentimentalismo polaco y forzado a asumir cargos de baja remuneración. La familia también perdió dinero en una mala inversión y, finalmente, optaron por complementar sus ingresos con el alojamiento nocturno de niños en la casa.[12] Bronisława, madre de Maria, administraba un prestigioso internado para niñas en Varsovia,[13] pero renunció a su cargo después del nacimiento de su quinta hija. Murió de tuberculosis en mayo de 1878, cuando Maria tenía diez años.[12] Sus primeros años estuvieron marcados por la muerte de su hermana Zofia como consecuencia del tifus que contrajo de uno de los niños alojados en casa. Władysław era ateo, pero Bronisława era una devota católica.[20] Esos eventos hicieron que Maria cuestionara su fe en la religión católica romana y se volviera agnóstica[18] —pero, según su hija Ève, también se hizo atea—.[21]

Cuando tenía diez años de edad, comenzó a asistir a la escuela internado de J. Sikorska, después asistió a un gimnasio para niñas, del que se graduó el 12 de junio de 1883 con una medalla de oro.[12] Luego de un colapso, posiblemente debido a la depresión,[14] pasó el año siguiente en la campiña con los parientes de su padre y en 1885 con su padre en Varsovia, donde recibió algunas tutorías.[12] No pudo inscribirse en una institución regular de educación superior porque era mujer, así que junto a su hermana Bronisława ingresó en la clandestina «universidad flotante» (en polaco: Uniwersytet Latający), una institución patriótica de educación superior que admitía mujeres estudiantes.[12] [14] [22]

Hizo un acuerdo con su hermana Bronisława: la iba a ayudar financieramente durante sus estudios de medicina en París a cambio de una asistencia similar dos años más tarde.[12] [23] [24] [25] [26] Debido a esto, Maria tomó una posición como institutriz: primero como profesora particular en Varsovia, luego —durante unos dos años— como institutriz de una familia terrateniente en Szczuki, los Żorawski, quienes eran familiares de su padre.[12] [23] Mientras trabajaba para esta familia, se enamoró de uno de los jóvenes, Kazimierz Żorawski, futuro matemático. Sus padres rechazaron la idea de que se casara con un pariente pobre, y Kazimierz fue incapaz de oponerse a ellos.[23] Según Giroud, esta relación frustrada fue trágica para ambos.[27] [28] Kazimierz obtuvo el doctorado y continuó una carrera académica como matemático, convirtiéndose en profesor y rector de la Universidad de Cracovia.[17] Aun así, ya anciano y profesor de matemáticas en la Universidad Politécnica de Varsovia, se sentaba contemplativamente ante una estatua de Maria Skłodowska que había sido erigida en 1935 frente al Instituto del Radio que ella había fundado en 1932.[17] [29]

A principios de 1890, Bronisława —quien unos meses antes se había casado con Kazimierz Dłuski, un médico y activista político y social polaco— invitó su hermana a unírseles en París.[25] Esta se negó porque no podía pagar la matrícula universitaria; le llevaría un año y medio más reunir los fondos necesarios.[12] [26] Fue ayudada por su padre, que pudo asegurarse una posición más lucrativa de nuevo. En todo ese tiempo Maria siguió aprendiendo, leyendo libros, intercambiando cartas e instruyéndose a sí misma.[23] A principios de 1889 regresó a la casa de su padre en Varsovia.[12] Siguió trabajando como institutriz y permaneció allí hasta finales de 1891.[23] También continuó estudiando en la «universidad flotante» e inició su formación científica práctica (desde 1890 hasta 1891) en un laboratorio químico en el Museo de Industria y Agricultura en la calle Krakowskie Przedmieście 66, cerca del centro histórico de Varsovia.[12] [14] [23] El laboratorio era dirigido por su primo Józef Boguski, quien había trabajado de asistente del químico ruso Dmitri Mendeléyev en San Petersburgo.[12] [23] [30]

Primeros años en Francia[editar]

Laboratorio de la calle Krakowskie Przedmieście 66, cerca del casco histórico de Varsovia. Entre 1890-1891, Maria hizo su primer trabajo científico.
Maria en La Sorbona de París (1891).

A finales de 1891, se dirigió a Francia.[31] En París, Maria (o Marie, como sería conocida en ese país) pasó un tiempo en un hospedaje con su hermana y su cuñado antes de alquilar una buhardilla más cerca de la universidad, en el Barrio Latino, y prosiguió con sus estudios de física, química y matemáticas en la Universidad de París, donde se inscribió a finales de 1891.[32] [33] Aunque tenía conocimientos adquiridos de manera autodidacta, tuvo que esforzarse para mejorar sus conocimientos de francés, matemáticas y física, para estar al nivel de sus compañeros.[34] Entre los 776 estudiantes de la Facultad de Ciencias, en enero de 1895, solo había 27 mujeres.[35] [36] Sus catedráticos fueron Paul Appell, Henri Poincaré y Gabriel Lippmann, quienes eran científicos muy reconocidos en esa época. Subsistió con escasos recursos y desmayos por el hambre.[33] Estudiaba durante el día y daba clases por la noche, apenas ganando para su subsistencia. En 1893 recibió su licenciatura en física y comenzó a trabajar en un laboratorio industrial del profesor Lippmann.[12] Entre tanto, continuó sus estudios en la Universidad de París y fue capaz de obtener un segundo título en 1894.[12] [33] [E] Para financiarse en estos estudios, aceptó una beca de la Fundación Alexandrowitch, que le fue otorgada gracias a una conocida llamada Jadwiga Dydyńska. Años más tarde, restituyó el dinero de la beca, unos 600 rublos.[37] [38] Durante su estadía en la capital francesa, desarrolló un especial interés por el teatro aficionado (théâtre amateur). En una de las actuaciones de La Pologne, qui brise les chaînes (lit., Polonia, la que rompe cadenas) se hizo amiga del pianista Ignacy Jan Paderewski.[39]

Inició su carrera científica con una investigación de las propiedades magnéticas de diversos aceros, por encargo de la Sociedad para el Fomento de la Industria Nacional (Société d'encouragement pour l'industrie nationale).[33] En ese mismo año, conoció a Pierre Curie. Su interés mutuo por las ciencias naturales los unió.[40] Pierre era instructor en la Escuela Superior de Física y de Química Industriales de París.[12] Fueron presentados por el físico polaco Józef Kowalski-Wierusz,[41] [42] quien se había enterado de que Marie estaba buscando un espacio de laboratorio más grande, algo a lo que Kowalski-Wierusz creyó que Pierre tenía acceso.[12] [33] Aunque este último no tenía un gran laboratorio, encontró un poco de espacio para que ella pudiera trabajar.[33]

Pierre y Marie en su laboratorio de París.

Desarrollaron una fuerte amistad en el laboratorio,[12] [33] hasta que, finalmente, Pierre le propuso matrimonio, pero al principio Marie no aceptó ya que tenía la intención de volver a Polonia.[12] Sin embargo, Pierre declaró que estaba dispuesto a seguirla a ese país, incluso si eso significaba tener que enseñar francés para subsistir.[12] Mientras tanto, Marie regresó a Varsovia para las vacaciones de verano de 1894, donde visitó a su familia.[33] Siguió trabajando con la ilusión de que conseguiría un puesto académico de su especialidad científica en Polonia,[43] pero la Universidad de Cracovia le negó la entrada porque era mujer.[17] Una carta de Pierre la convenció de regresar a París para obtener un doctorado.[33] Para motivarla, comentó que había investigado sobre el magnetismo, recibió su doctorado en marzo de 1895 y fue promovido a profesor de la ESPCI.[17] El 26 de julio de 1895 se casaron en Sceaux, en una boda sencilla y sin ceremonia religiosa en la que, entre algunos amigos y la familia inmediata, les dieron algo de dinero.[44] Con este se compraron dos bicicletas y se pasaron todo el verano viajando por Francia con ellas, hospedándose en fondas y comiendo poco.[12] [33] [44] Marie vistió un traje azul oscuro, el mismo que durante muchos años usaría como traje de laboratorio, en lugar de un vestido blanco de novia.[33] Ambos compartían dos pasatiempos: largos recorridos en bicicleta y viajes al extranjero.[17] Tiempo después, Marie dijo que había encontrado un nuevo amor, socio y colaborador científico en quien podía confiar.[17]

El doctorado y nuevos elementos químicos[editar]

Diagrama de la medición de la radiactividad, por Marie Curie.
(A, B) Placas de condensación; (C) interruptor; (E) electrómetro; (H) platillo de pesas; (P) batería; (Q) cuarzo piezoeléctrico.
Portada de la tesis de Maria Skłodowska (1903): Recherches sur les substances radioactives.

Tras una doble titulación, el siguiente reto era la obtención del doctorado.[F] El paso inicial era la elección del tema de su tesis. Tras discutirlo con su marido, resolvieron centrarse en los trabajos del físico Henri Becquerel, quien había descubierto que las sales de uranio transmitían unos rayos de naturaleza desconocida.[8] Este trabajo estaba relacionado con el reciente hallazgo de los rayos X por parte del físico Wilhelm Röntgen, aunque el mecanismo detrás de su producción no se entendía todavía.[8] En la primavera de 1895, Becquerel descubrió accidentalmente la capacidad del sulfato doble de uranilo y potasio (fórmula química: K2[UO2(SO4)2](H2O)2) para ennegrecer una placa fotográfica[46] y demostró que esta radiación, a diferencia de la fosforescencia, no dependía de una fuente externa de energía, sino que parecía surgir espontáneamente del uranio en sí.[12] Influenciada por estos dos descubrimientos importantes, eligió los rayos de uranio como posible campo de la investigación para una tesis y con la ayuda de su esposo investigó la naturaleza de las radiaciones que producían las sales de uranio.[12] [8] [47] Inicialmente tenía la intención de cuantificar la capacidad de ionización emanada por la radiación de las sales de uranio y tomó como base las notas de laboratorio de lord Kelvin a finales de 1897.[48] [49] [50]

Marie Curie en 1903.

Para los experimentos, empleó una técnica creada quince años antes por su esposo y su hermano, quienes habían desarrollado un electrómetro, un dispositivo sensible para medir la carga eléctrica. Con este aparato, descubrió que los rayos de uranio causan que el aire alrededor de una muestra conduzca la electricidad.[8] Usando esta técnica, su primer resultado fue que la actividad de los compuestos de uranio dependía solamente de la cantidad de uranio presente. Planteó la hipótesis de que esta radiación no era el resultado de una interacción de las moléculas, sino que provenía del propio átomo.[8] Esta hipótesis fue un adelanto importante para refutar la antigua suposición de que los átomos son indivisibles.[8] [51] y las anteriores observaciones le permitieron llegar a la conclusión de que la radiación es una propiedad atómica del uranio.

En 1897 nació su hija Irène. Para mantener a su familia, comenzó a enseñar en la Escuela Normal Superior.[31] El matrimonio no tenía laboratorio propio y la mayor parte de sus investigaciones eran realizadas en un cobertizo junto a la Escuela de Física y Química.[31] Esta habitación, anteriormente una sala de disección médica de la facultad, estaba mal ventilada y no era impermeable.[52] No eran conscientes de los efectos nocivos de la exposición continua a la radiación en su trabajo continuo con sustancias sin protección alguna. La facultad no patrocinaba su investigación, pero recibió subsidios de empresas metalúrgicas y mineras y de varias organizaciones y gobiernos extranjeros.[31] [52] [53]

Los estudios sistemáticos de Curie incluyeron algunos minerales con uranio (pechblenda, torbernita o autunita).[52] [G] La explicación lógica fue suponer que la pechblenda contenía trozos de algún elemento mucho más radiactivo que el uranio. Su electrómetro mostró que este mineral era cuatro veces más radiactivo que el propio uranio, y la torbernita dos veces más radiactiva. Llegó a la conclusión de que, si eran correctos sus anteriores resultados de que la cantidad de uranio estaba relacionada con su radiactividad, estos dos minerales debían contener pequeñas cantidades de otras sustancias que era mucho más radiactivas que el uranio.[52] [55] [54] Emprendió una búsqueda sistemática de sustancias adicionales que emiten radiación, y alrededor de 1898 descubrió que el torio también era radiactivo.[56]

Pierre se preocupó cada vez más por su exceso de trabajo. A mediados de 1898, se tomaron un descanso para pasar más tiempo juntos:[31] [52] Según el historiador Robert William Reid:

The research idea was her own; no one helped her formulate it, and although she took it to her husband for his opinion she clearly established her ownership of it. She later recorded the fact twice in her biography of her husband to ensure there was no chance whatever of any ambiguity. It [is] likely that already at this early stage of her career [she] realized that [...] many scientists would find it difficult to believe that a woman could be capable of the original work in which she was involved.[57]

La idea [de la investigación] era suya; nadie la ayudó a formularla y, aunque ella lo consultó con su marido, a su juicio [de Pierre] ella se apropió claramente de la investigación. Más tarde, [Marie] registró dos veces en su biografía de que no había posibilidad alguna de cualquier ambigüedad con su marido. Es probable que en esta primera etapa de su carrera, [Marie] se diera cuenta de que [...] a muchos científicos les resultaba difícil creer que una mujer podía ser capaz de una obra tan original como en que la que estaba involucrada.

Pierre, Irène y Marie Curie (1902).

Estaba consciente de la importancia de publicar rápidamente sus descubrimientos y tomar su lugar en la comunidad científica. Por ejemplo, dos años antes, Becquerel presentó su descubrimiento a la Academia de Ciencias un día después del experimento y tomó todo el crédito del descubrimiento de la radiactividad, e incluso un premio Nobel, que hubiera sido para Silvanus Thompson.[58] [59] Siguiendo los pasos de Becquerel, redactó una breve y simple explicación de su trabajo; el documento fue presentado a la Academia el 12 de abril de 1898 por su antiguo profesor, Gabriel Lippmann, en nombre de Curie.[60] Pero, al igual que Thompson, Curie sufrió un revés en su carrera al saber que su trabajo sobre la emisión radiactiva del torio similar a la del uranio había sido publicado por Gerhard Carl Schmidt, dos meses antes, en la Sociedad Alemana de Física.[61] [62]

Marie describió con detalle la radiactividad de la pechblenda y la torbernita: «El hecho es muy notable y da lugar a la creencia de que estos minerales podrían contener algún un elemento [desconocido] que es mucho más activo que el uranio». Más tarde recordaría que sentía un «deseo apasionado por verificar esta hipótesis lo más rápido posible».[61] El 14 de abril 1898, los Curie pesaron una muestra de 100 g de pechblenda y la molieron con un mortero. En ese momento, no se percataron de que lo que buscaban solo estaba presente en cantidades tan mínimas que, eventualmente, tendrían que procesar toneladas de ese mineral.[61] [63] En julio de 1898, el matrimonio publicó un artículo conjunto en el que anunciaba la existencia de un elemento al que llamaron «polonio», en honor a Polonia —país que en ese momento estaba repartido entre tres imperios—.[12] [5]

Una muestra de pechblenda del valle de San Joaquín.

En el otoño de 1898, Marie sufrió de inflamación de las yemas de los dedos, los primeros síntomas conocidos de la enfermedad de los rayos que le acompañaría el resto de su vida.[64] Después de unas vacaciones de verano en la región de Auvernia, el 11 de noviembre, la pareja retomó la búsqueda de otro elemento desconocido. Con la ayuda de Gustave Bémont, se las arreglaron rápidamente para obtener una muestra, con una radiactividad 900 veces mayor que la del uranio.[22] El 26 de diciembre de 1898, los Curie anunciaron la existencia de un segundo elemento, al que llamaron «radio», derivado de un vocablo latino que significa rayo. En la investigación se acuñó la palabra «radiactividad».[12] [6]

Para comprobar definitivamente sus descubrimientos, los Curie trataron de aislar polonio y radio en su forma más pura.[52] La pechblenda es un mineral complejo y la separación química de sus componentes era una tarea ardua. El descubrimiento del polonio había sido relativamente fácil: químicamente se asemeja al bismuto, y el polonio era la única sustancia parecida al bismuto en el mineral.[52] Sin embargo, el radio era más difícil de obtener: está muy relacionado químicamente con el bario y la pechblenda contiene ambos elementos. En 1898, los Curie consiguieron trazas de radio, pero todavía estaba fuera de su alcance sacar cantidades considerables y sin contaminación con bario.[65] Emprendieron el trabajo de separar la sal del radio por cristalización diferencial. De una tonelada de pechblenda, se separó la décima parte de un gramo de cloruro de radio en 1902.[52] [66] También estudiaron la radiación emitida por los dos elementos e indicaron, entre otras cosas, que estos poseen brillo radiactivo, las sales de radio emiten calor, tienen un color parecido a la porcelana y el vidrio, y que la radiación producida pasa a través del aire y el cuerpo hasta convertir el oxígeno molecular (O2) en ozono (O3).[67]

En 1910, se aisló el radio en su estado puro.[52] [66] Si bien no tuvo éxito en el aislamiento del polonio, logró que tuviera una vida media de 138 días. Entre 1898 y 1902, los Curie publicaron, de manera conjunta o por separado, un total de 32 trabajos científicos, entre ellos el que anunciaba que cuando el ser humano se expone al radio las células enfermas y formadoras de tumores eran destruidas más rápido que las células sanas.[68] En 1900, fue la primera mujer en ser nombrada catedrática de la Escuela Normal Superior y su marido se unió a la facultad de la Universidad de París.[69] [70] En 1902 falleció Władysław y su hija tuvo que regresar a Polonia.[31]

Pierre y Marie en 1903.

La Academia de Ciencias de Francia apoyó financieramente el trabajo de Marie Curie. En dos ocasiones, en 1900 y 1902, fue galardonada con el prix Gegner[H] y 4000 francos.[I] En 1903 recibió 10 000 francos por el prix La Caze.[72] En marzo de 1902, la Academia extendió su investigación con el radio, mediante un préstamo de 20 000 francos. En julio de 1902, produjo un decigramo de cloruro de radio y así pudo determinar su masa atómica de manera más precisa.[73] El 25 de junio de 1903, defendió su tesis doctoral dirigida por el propio Becquerel, titulada Investigaciones sobre las sustancias radiactivas, ante un tribunal presidido por Lippmann.[74] Obtuvo el doctorado y la mención cum laude.[31] [75] Ese mes, la pareja fue invitada por la Real Institución de Gran Bretaña para dar un discurso sobre la radiactividad, pero a ella le impidieron hablar por ser mujer y solo permitieron a su marido.[76] Al año siguiente, la disertación se tradujo a cinco idiomas y fue reimpresa diecisiete veces, incluyendo una versión editada por William Crookes publicada en Chemical News y Annales de physique et chimie. Mientras tanto, comenzó a desarrollarse una nueva industria basada en el elemento radio.[69] Los Curie no patentaron su descubrimiento y obtuvieron poco beneficio económico de este negocio cada vez más rentable.[52] [69] Los científicos les mandaban cartas y los estadounidenses pedían que les dieran a conocer todos sus descubrimientos.

A partir de 1903 el matrimonio empezó a padecer sus primeros problemas de salud, pero los médicos solo los mantenían en observación.[77] El 5 de noviembre de 1903, la Real Sociedad de Londres premió a la pareja con la medalla Davy, que se otorga anualmente al descubrimiento más importante en el campo de la química. Pierre tuvo que viajar solo a Londres para recibir el premio.[78]

Premios Nobel[editar]

Diploma del premio Nobel de Física que recibió en 1903 (compartido con su marido y Henri Becquerel).
Diploma del premio Nobel de Química que recibió en 1911.

La Real Academia de las Ciencias de Suecia galardonó a Marie Curie con el premio Nobel de Física en 1903, junto a su marido y Henri Becquerel, «en reconocimiento por los extraordinarios servicios rendidos en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por Henri Becquerel».[31] Fue la primera mujer que obtuvo tal galardón.[31] Al principio, el Comité pretendía honrar solamente a Pierre y Becquerel, pero uno de los miembros, el matemático Magnus Gösta Mittag-Leffler, avisó a Pierre de la situación y, después de su queja, la incluyeron en la nominación.[79]

Los Curie se negaron a ir a Estocolmo para recibir el premio en persona, pues estaban demasiado ocupados con su trabajo, y Pierre, al que no le gustaban las ceremonias públicas, se sentía cada vez más enfermo.[76] Debido a que se requería que los ganadores del premio Nobel estuvieran presentes para dar una conferencia, los Curie finalmente viajaron a Suecia en 1905.[79] Recibieron 15 000 dólares, lo que les permitió contratar un nuevo ayudante de laboratorio. Tras la concesión, la Universidad de Ginebra ofreció a Pierre un puesto catedrático con mejor remuneración, pero la Universidad de París le otorgó una plaza de profesor y la cátedra de física (donde ya enseñaba desde 1900), aunque el matrimonio todavía no tenía un laboratorio adecuado.[31] [69] Luego de las quejas de Pierre, la universidad cedió y acordó presentarles un nuevo laboratorio, pero no estaría listo hasta 1906.[76] Los laureados estuvieron en los titulares de la prensa francesa,[80] pero —según Susan Quinn— el papel de Marie en la investigación del radio fue muy subestimado o tendían a pasarla por alto debido a su origen polaco.[81]

En diciembre de 1904, dio a luz a su segunda hija, Ève,[76] tras sufrir un aborto, probablemente producido por la radiactividad.[82] Años después, contrató institutrices polacas para enseñar a sus hijas su lengua materna, y las envió (o se las llevó consigo) de visita a Polonia.[4]

Grabado de la época que ilustra el accidente fatal de Pierre.

El 19 de abril de 1906, Pierre murió en un accidente de tráfico. Mientras caminaba por la calle Dauphine (en Saint-Germain-des-Prés) bajo la intensa lluvia, fue golpeado por un carruaje tirado por caballos y cayó bajo las ruedas, lo que le produjo una fractura mortal en el cráneo.[31] [83] Su viuda quedó muy afectada,[84] pero quería seguir con sus trabajos y rechazó una pensión vitalicia. En los años siguientes sufrió depresión[85] y tuvo que apoyarse en el padre de Pierre, Eugene Curie, y en su hermano Jacques.[86] El 13 de mayo de 1906, el departamento de física de la Universidad de París decidió ofrecerle el puesto que había sido creado para su esposo.[84] Lo aceptó con la esperanza de crear un laboratorio de categoría mundial como un homenaje a su marido.[84] [87] Fue la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en dicha universidad[31] [88] y la primera directora de un laboratorio de esa institución.[89] Entre 1906 y 1934, la universidad admitió a 45 mujeres sin aplicar las anteriores restricciones de género en su contratación.[90]

Su deseo de crear un nuevo laboratorio no quedó allí. En sus últimos años, dirigió el Instituto del Radio (ahora Instituto Curie), un laboratorio de radiactividad creado para ella por el Instituto Pasteur y la Universidad de París.[87] La iniciativa para su creación llegó en 1909 cuando Émile Roux, director del Instituto Pasteur, expresó su decepción porque la Universidad de París no estaba brindando a Curie un laboratorio adecuado y sugirió que ella se trasladara al Instituto Pasteur.[91] Solo así, con una posible salida de Curie, el consejo universitario accedió y, finalmente, el Pabellón Curie se convirtió en una iniciativa conjunta de las dos instituciones interesadas.[92]

Ilustración del cobertizo donde Marie Curie aisló el elemento radio.
Marie Curie y sus hijas, Ève e Irène (1908).

En 1910, asistida por el químico André-Louis Debierne, pudo obtener un gramo de radio puro;[52] también definió un estándar internacional para las emisiones radiactivas que, años después, fue nombrado curio en su honor.[87] No obstante, en 1911, la Academia de Ciencias discutió si Curie ocuparía el puesto del fallecido Désiré Gernez (1834-1910), pero no la eligió como miembro por uno[31] o dos votos.[84] [93] Curie ya era miembro de la Academia de Ciencias de Suecia (1910), de la República Checa (1909) y de Polonia (1909), la Sociedad Filosófica Estadounidense (1910)[94] y la Academia Imperial de San Petersburgo (1908) y miembro honorario de muchas otras asociaciones científicas. En un extenso artículo en el diario Le Temps, publicado el 31 de diciembre de 1910, Jean Gaston Darboux —el secretario de la Academia— defendió públicamente la candidatura de Marie Curie.[95]

Durante las elecciones de la Academia, fue difamada por la prensa derechista que la criticaba por ser una mujer extranjera y atea.[93] [96] Según Susan Quinn, en la sesión plenaria del Instituto de Francia el 4 de enero de 1911, los miembros del Consejo se aferraron a la tradición de no permitir miembros femeninos, con una mayoría de 85 votos en contra sobre 60 a favor.[97] Cinco días después, en una reunión secreta, se creó un comité que se encargaría de las nominaciones para el puesto vacante.[98] Finalmente, admitieron a Édouard Branly, un inventor que había ayudado a Guglielmo Marconi en el desarrollo de la telegrafía inalámbrica.[99] El periódico socialista L’Humanité tildó de «institución misógina» a la Academia;[100] por su parte, Le Figaro escribió que «[¡...]no se debe tratar [...] de convertir a la mujer en hombre de inmediato!».[93] [101] Más de medio siglo después, en 1962, una estudiante de doctorado del Instituto Curie, Marguerite Perey, fue la primera mujer elegida como miembro de la Academia.[102] Aunque era una científica famosa por su trabajo en pro de Francia, la actitud del público hacia Marie Curie tendía a la xenofobia —lo mismo que había sucedido durante el caso Dreyfus, pues corrieron falsos rumores de que Marie era judía—.[31] [93] Más adelante, su hija Irène comentó que la hipocresía pública de la prensa francesa retrataba a su madre como una extranjera indigna cuando era nominada para un honor francés, en vez de cuando alguien de otro país recibía los premios Nobel en nombre de Francia.[31]

En 1911 se reveló que, entre 1910-1911 —después de la muerte de su marido—, había sostenido un breve romance con el físico Paul Langevin, un antiguo estudiante de Pierre[103] [104] y que estaba casado.[93] Se conocieron en un apartamento alquilado. La esposa de Langevin pronto se dio cuenta y amenazó de muerte a Marie.[105] En la Pascua de 1911, la correspondencia de Marie Curie y Paul Langevin fue robada.[106] En agosto de 1911, la mujer de Langevin solicitó el divorcio y demandó a su marido por mantener «relaciones sexuales con una concubina en el domicilio conyugal».[107] Esto dio lugar a un escándalo periodístico que fue aprovechado por sus adversarios académicos. Curie (que tenía poco más de 40 años en ese momento) era cinco años mayor que Langevin y en los tabloides la tachaban de una «rompehogares judía extranjera».[108] Cuando se desató el escándalo, Curie estaba en una conferencia en Bélgica; a su regreso, se encontró con una muchedumbre enfurecida en frente de su casa y tuvo que refugiarse, con sus hijas, en la casa de un amigo.[93]

Participantes del I Congreso Solvay (1911) sobre «la radiación y los cuantos». Curie (sentada, segunda a la derecha y con la cabeza apoyada sobre su mano) conversa con Henri Poincaré; también estuvieron presentes Ernest Rutherford, Albert Einstein y Paul Langevin.
Albert Einstein y Marie Curie en 1913.

Por otra parte, el reconocimiento internacional por su trabajo había crecido mucho más, y en 1911 la Academia de las Ciencias Sueca, que omitió el escándalo de Langevin en las votaciones,[109] la condecoró por segunda vez, con el premio Nobel de Química (esta vez en solitario).[17] Este premio fue «en reconocimiento por sus servicios en el avance de la Química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento».[110] [111] Fue la primera persona en ganar o compartir dos Premios Nobel.[C] La prensa francesa apenas cubrió el evento. Una delegación de reconocidos estudiosos polacos, encabezados por el novelista Henryk Sienkiewicz, la animó a regresar a Polonia y continuar su investigación en su país natal. Este segundo galardón le permitió convencer al gobierno francés para que apoyara el Instituto del Radio, construido en 1914, donde se llevaron a cabo investigaciones en química, física y medicina.[92] Un mes después de aceptar el premio, fue hospitalizada por depresión y una dolencia renal que fue intervenida quirúrgicamente. En la mayor parte de 1912 evitó las apariciones públicas. Viajó con sus hijas bajo seudónimos y pidió a amigos y familiares que no dieran información sobre su paradero.[112] Pasó tiempo en Inglaterra con una amiga y colega, la física Hertha Marks Ayrton.[110] Volvió a su laboratorio en diciembre, después de una pausa de unos 14 meses.[110]

En 1912, la Sociedad Científica de Varsovia le ofreció el cargo de directora de un nuevo laboratorio en esa ciudad, pero se negó alegando que el desarrollo del Instituto del Radio debía terminarse en agosto de 1914, con una nueva sede en la rue Pierre Curie.[92] [110] En 1913 mejoró de su salud y pudo explorar las propiedades de la radiación del radio a bajas temperaturas con el físico Heike Kamerlingh Onnes.[113] En marzo de ese año, recibió la visita de Albert Einstein, con quien realizó una excursión de verano en la Engadina suiza.[114] En octubre, participó en el segundo Congreso Solvay[115] y, en noviembre, viajó a Varsovia, pero la visita fue subestimada por las autoridades rusas.[92] El progreso del Instituto fue interrumpido por la Primera Guerra Mundial, ya que la mayoría de los investigadores se alistaron en el ejército francés, y reanudó plenamente sus actividades en 1919.[92] [110] [116]

Primera Guerra Mundial[editar]

Marie Curie en una unidad móvil de rayos X.

El 1 de agosto de 1914, días después del estallido de la Primera Guerra Mundial, sus hijas Irène (de 17 años) y Ève (de 10) estaban de vacaciones en L’Arcouest (Ploubazlanec) bajo el cuidado de unos amigos de su madre.[117] Marie permaneció en París custodiando el Instituto y las muestras de radio. El gobierno consideró que los bienes del Instituto del Radio eran un tesoro nacional y que debían protegerlos, por lo que Curie trasladó temporalmente el laboratorio a Burdeos.[118] [119] Ella no pudo servir a Polonia y decidió colaborar con Francia.[120]

Curie (a la derecha) junto a una colaboradora de la Cruz Roja francesa.

Durante el conflicto bélico, los hospitales de campaña carecían de personal experimentado y máquinas de rayos X apropiadas, así que propuso el uso de la radiografía móvil cerca de las líneas del frente para ayudar a los cirujanos del campo de batalla.[116] Después de un rápido estudio de la radiología, anatomía[J] y mecánica automotriz, adquirió equipos de rayos X, vehículos, generadores auxiliares, y desarrolló así unidades móviles de radiografía, a las que llamó «ambulancias radiológicas» (ambulances radiologiques), pero que llegaron a ser conocidas a posteriori como las «pequeñas Curie» (petit Curie).[116] [120] [121] Se convirtió en la directora del Servicio de Radiología de la Cruz Roja francesa y creó el primer centro de radiología militar de Francia, operativo a finales de 1914.[116] Asistida en un principio por un médico militar y por su hija Irène, que tenía 18 años de edad en ese momento, dirigió la instalación de veinte unidades móviles de radiografía y otras doscientas unidades radiológicas en los hospitales provisionales en el primer año de la guerra.[92] [116] Más tarde, comenzó a instruir a otras mujeres como ayudantes.[122] [K] En julio de 1916, fue una de las primeras mujeres en obtener un carné de conducir, pues lo solicitó para manejar personalmente las unidades móviles de rayos X.[124]

En 1915, produjo cánulas que contenían «emanaciones de radio», un gas incoloro y radiactivo emitido por el elemento, que posteriormente fue identificado como el radón, y que se utilizaron para la esterilización de tejidos infectados.[122] [125] Proporcionó el elemento químico de sus propios suministros.[122] Se estima que más de un millón de soldados heridos fueron tratados con sus unidades de rayos X.[57] [92] Ocupada con este trabajo, hizo muy poca investigación científica durante este período.[92] A pesar de todas sus contribuciones humanitarias a los esfuerzos bélicos de los franceses, nunca recibió el reconocimiento formal en vida por parte del gobierno francés.[116]

Inmediatamente después de que comenzó la guerra, intentó vender sus medallas de oro del premio Nobel y donarlas a las actividades bélicas, pero el Banco de Francia rehusó aceptarlas; por lo que tuvo que comprar bonos de guerra con el dinero de sus premios.[122] También fue miembro activo de los comités dedicados a la causa polaca en Francia.[126] Después de la guerra, resumió sus experiencias en un libro titulado La radiologie et la guerre (1919).[122]

Posguerra[editar]

Celedonio Calatayud y el rey Alfonso XIII junto a Marie Curie durante el I Congreso Nacional de Medicina, celebrado en Madrid (1919).
Marie Curie de visita en la Standard Chemical Company (1920).

En 1920, en el 25.º aniversario del descubrimiento del radio, el gobierno francés destinó un estipendio para ella que anteriormente estaba a nombre de Louis Pasteur (1822-1895).[92] En 1921 planeó un viaje a los Estados Unidos para la recaudación de fondos en la investigación sobre el radio.[127] Los inventarios del Instituto se habían reducido drásticamente como resultado de los tratamientos terapéuticos en la Primera Guerra Mundial y el precio de cotización del gramo de radio, en ese momento, era de 100 000 dólares estadounidenses.[128] La editora Mrs. William Brown Meloney, después de entrevistarse con ella, creó el Marie Curie Radium Fund y recaudó dinero para comprar el elemento químico con lo recaudado por la publicidad.[92] [128] El 4 de mayo de 1921, Marie Curie viajó junto con sus dos hijas y acompañada por la periodista Marie Melony a bordo del RMS Olympic.[129] Siete días más tarde, llegaron a la ciudad de Nueva York, donde fue recibida por una gran multitud. Sobre su llegada, el New York Times publicó en su portada que Madame Curie tenía la intención de «poner fin al cáncer». «El radio es la cura para cualquier tipo de cáncer», afirmó en la página 22 de dicho periódico.[130] Durante su estancia, su papel como científica fue dejado en segundo plano y le dieron mayor importancia como una «sanadora femenina»;[131] también hizo muchas apariciones públicas con sus hijas.[132]

En 1921, el presidente Warren G. Harding la recibió en la Casa Blanca y le entregó simbólicamente un gramo de radio recolectado en el país norteamericano.[133] [127] [134] [135] Antes de la reunión, había crecido el reconocimiento en el extranjero, pero fue opacado por el hecho de que no tenía distinciones oficiales francesas para llevar en público. El gobierno francés le había ofrecido la Legión de Honor, pero ella se negó.[134] [136] [L] En los Estados Unidos recibió nueve doctorados honoris causa.[139] Se negó a recibir uno en el campo de la física por la Universidad de Harvard, con el argumento de que «no había hecho nada importante [en esa ciencia] desde 1906».[140] Antes de abordar el RMS Olympic el 25 de junio a su regreso a Europa, dijo: «Mi trabajo con el radio, [...] sobre todo durante la guerra, dañó gravemente mi salud, haciendo imposible para mí visitar todos los laboratorios y colegios a los que tenía un profundo interés».[141]

Documento firmado por Marie Curie en los archivos de la Sociedad de Naciones.

En octubre de 1929, visitó por segunda vez los Estados Unidos. En esta estancia, el presidente Herbert Hoover le entregó un cheque por 50 000 dólares, que fue destinado a la compra de radio para la sucursal del Instituto en Varsovia.[142] También viajó a otros países dando conferencias en Bélgica, Brasil, España y Checoslovaquia.[143] Cuatro miembros del Instituto recibieron el Premio Nobel, entre ellos, su hija Irène Joliot-Curie y su esposo, Frédéric. Con el tiempo, se convirtió en uno de los cuatro principales laboratorios de investigación de la radiactividad, junto con los Laboratorios Cavendish, de Ernest Rutherford; el Instituto para la Investigación sobre el Radio (en Viena), de Stefan Meyer; y el Instituto de Química Emperador Guillermo, de Otto Hahn y Lise Meitner.[144] [145]

En agosto de 1922, fue nombrada miembro constitutivo de la Comisión Internacional para la Cooperación Intelectual de la Sociedad de Naciones.[146] [147] Ese año ingresó como miembro de la Academia Francesa de Medicina.[92] [148] En 1923, escribió una biografía de su difunto marido, titulada Pierre Curie.[149] En 1925, visitó Polonia para participar en la ceremonia de colocación de la primera piedra del Instituto del Radio en Varsovia.[92] El laboratorio fue equipado con las muestras de radio adquiridas en su segundo viaje a los Estados Unidos.[150] El Instituto abrió en 1932 y su hermana Bronisława fue nombrada directora.[92] [134] Estas distracciones de sus labores científicas, y la publicidad que la acompañaba, le causaron muchas molestias, pero proporcionaron los recursos necesarios para su obra.[134] Desde 1930 hasta su muerte, fue miembro del Comité Internacional de Pesos Atómicos de la IUPAC.[151]

Muerte[editar]

Irène y su madre en 1925.
Tumba de los Curie, en el Panteón de París.

Solo unos meses más tarde de su última visita a Polonia, en la primavera de 1934,[17] [152] murió el 4 de julio en el sanatorio Sancellemoz, cerca de Passy (Alta Saboya), a causa de una anemia aplásica, probablemente contraída por las radiaciones a las que estuvo expuesta en sus trabajos.[92] [153] [154] Los efectos nocivos de la radiación ionizante no se conocían en ese momento y los experimentos se realizaban sin las medidas de seguridad pertinentes.[152] Por ejemplo, llevaba tubos de ensayo con isótopos radiactivos en los bolsillos[9] y los almacenaba en un cajón de su escritorio, pues comentaba sobre la débil luz que estas sustancias emitían en la oscuridad.[155] También estuvo expuesta sin protección a los rayos X mientras se desempeñaba como radióloga en los hospitales de campaña durante la guerra.[122] Si bien los largos tiempos de exposición a la radiación le causaron enfermedades crónicas (incluyendo la ceguera parcial por cataratas)[156] y eventualmente su muerte, nunca reconoció los riesgos que podía causar la exposición a la radiación en la salud.[157]

Fue enterrada junto a su difunto marido en el cementerio de Sceaux, a pocos kilómetros al sur de París.[92] Sesenta años después, en 1995, sus restos fueron trasladados, junto con los de Pierre, al Panteón de París.[158] El 20 de abril de 1995, en un discurso pronunciado en la ceremonia solemne de ingreso,[159] el entonces presidente François Mitterrand destacó que Marie Curie, quien había sido la primera mujer en ser doctora en Ciencias, profesora en la Sorbona y también en recibir un Premio Nobel, lo era nuevamente al reposar en el famoso Panteón de París por «sus propios méritos».[146] [M] En 2015, otras dos mujeres también fueron enterradas en el camposanto por sus propios méritos.[161]

Debido a la contaminación radiactiva, sus documentos de la década de 1890 se consideran demasiado peligrosos de manipular. Incluso su libro de cocina es altamente radiactivo.[162] Sus trabajos se guardan en cajas forradas con plomo, y los que deseen consultarlos deben usar ropa de protección.[162] En su último año trabajó en un libro, Radioactivité, que su hija y su yerno publicaron póstumamente en 1935.[152]

Su hija mayor, Irène (1897-1956), también obtuvo el Premio Nobel de Química junto a su marido, en 1935, un año después de la muerte de su madre, por el descubrimiento de la radiactividad artificial.[163] La segunda hija del matrimonio, Ève Denise Julie (1904–2007), periodista, pianista y activista por los derechos de los niños, fue el único miembro de la familia que no se dedicó a la ciencia. Escribió una biografía de su madre, Madame Curie, que se publicó simultáneamente en Francia, Inglaterra, Italia, España, Estados Unidos y otros países en 1937. Fue superventas en dichos países,[164] aunque Charles Poore (periodista del New York Times) lo ha criticado por su redacción edulcorada, omitiendo detalles importantes como la relación de Marie, ya viuda, con un antiguo alumno de su marido, Paul Langevin (quien estaba casado), o los muchos problemas e insultos que tuvo que soportar de algunos importantes círculos científicos franceses (como el rechazo de su admisión a la Academia de Ciencias de Francia) y de cierta prensa sensacionalista.[165] [166] [167] [168]

Legado[editar]

Estatua en la Universidad Maria Curie-Skłodowska, en Lublin.

El historiador Tadeusz Estreicher, en Polski słownik biograficzny (1938), asegura que los aspectos físicos y sociales de la obra de los Curie contribuyeron sustancialmente al desarrollo mundial de los siglos XX y XXI.[169] Leslie Pearce Williams, profesor de la Universidad Cornell, escribe que:

The result of the Curies' work was epoch-making. Radium's radioactivity was so great that it could not be ignored. It seemed to contradict the principle of the conservation of energy and therefore forced a reconsideration of the foundations of physics. On the experimental level the discovery of radium provided men like Ernest Rutherford with sources of radioactivity with which they could probe the structure of the atom. As a result of Rutherford's experiments with alpha radiation, the nuclear atom was first postulated. In medicine, the radioactivity of radium appeared to offer a means by which cancer could be successfully attacked.[66]

El resultado del trabajo de los Curie fue una época de transformaciones. La radiactividad del radio era tan grande que no podía ser ignorada. Parecía contradecir el principio de la conservación de la energía y, por tanto, obligó a un replanteamiento de los fundamentos de la física. A nivel experimental, el descubrimiento del radio aportó a hombres como Ernest Rutherford las fuentes de radiactividad con las que comprobaron la estructura del átomo. Como resultado de los experimentos de Rutherford con radiación alfa, el núcleo atómico se postuló primero. En la medicina, la radiactividad del radio parecía ofrecer un medio con el que el cáncer podría ser atacado con éxito.

Françoise Giroud considera que si bien la obra de Curie ayudó a revisar las ideas establecidas en la física y la química, también tuvo un efecto igualmente profundo en la esfera social. Para alcanzar sus logros científicos, tuvo que superar las barreras que fueron colocadas en su camino debido a que era una mujer, tanto en su país natal como en su país de adopción. Giroud enfatiza este aspecto de su vida y su carrera en Marie Curie: A Life, en el que aborda su papel como precursora feminista.[17] Pese a que el movimiento de los derechos de la mujer en Polonia elogiaba su labor, la historiadora Natalie Stegmann asegura que Marie Curie no se comprometió con estos grupos ni apoyaba sus objetivos.[168]

Según Estreicher, era conocida por su honestidad y estilo de vida moderado.[170] Después de haber recibido una pequeña beca en 1893, regresó a Polonia en 1897, cuando ya podría ganar dinero para su subsistencia.[12] [53] Destinó gran parte del dinero de su primer premio Nobel a sus amigos, familiares, estudiantes e investigadores asociados.[17] En una decisión inusual, se abstuvo intencionadamente de patentar el proceso de aislamiento del radio, por lo que la comunidad científica pudo investigarlo sin obstáculos.[171] Estreicher asegura que ella insistía en que las donaciones monetarias y premios debían entregarse a las instituciones científicas a las que estaba afiliada en lugar de a ella misma.[169] Los Curie tenían la costumbre de rechazar premios y medallas.[31] También Albert Einstein comentó que probablemente fue «la única científica que no se corrompió por la fama».[17]

Tributos y referencias en la cultura popular[editar]

Timbre del Deutsche Post de la RDA (1967) de la serie Berühmte Persönlichkeiten, diseñado por Margot Bitzer.

Marie Curie se ha convertido en un ícono en el mundo científico y ha recibido homenajes de todo el mundo, incluso en el ámbito de la cultura popular.[172] En una encuesta de 2009 realizada por la revista New Scientist, fue votada como «la mujer más inspiradora en la ciencia». Curie recibió el 25.1 % de los votos emitidos, casi el doble que Rosalind Franklin (con el 14.2 %).[173] [174]

Polonia y Francia declararon al 2011 el «Año de Marie Curie», y las Naciones Unidas establecieron que también sería el Año Internacional de la Química.[175] El 10 de diciembre, la Academia de Ciencias de Nueva York celebró el centenario del segundo premio Nobel de Marie Curie, en presencia de la princesa Magdalena de Suecia.[176]

El curio (símbolo Ci), una unidad de radiactividad, fue nombrado en honor de ella y su marido (aunque la comisión que decidió el nombre nunca declaró claramente si fue un honor a Pierre, Marie o ambos).[177] El elemento con número atómico 96 fue nombrado curio.[178] Tres minerales radiactivos también llevan el nombre de los Curie: curita, sklodowskita y cuprosklodowskita.[179] Recibió numerosos títulos honorarios de universidades de todo el mundo.[134]

Numerosas localidades en el mundo llevan su nombre.[179] En 2007, una estación de metro en París fue rebautizada en honor del matrimonio Curie.[179] Un reactor de investigación nuclear en Polonia[180] y un asteroide (descubierto el 6 de noviembre de 1939 por Fernand Rigaux) también llevan su nombre.[179]

En 1935, Michalina Mościcka, esposa del presidente polaco Ignacy Mościcki, desveló una estatua de Marie Curie frente al Instituto del Radio en Varsovia. En 1944, durante el alzamiento de Varsovia contra la ocupación de la Alemania nazi, el monumento fue dañado por los disparos; después de la guerra se decidió dejar las marcas de bala en la estatua y su pedestal.[17] Greer Garson y Walter Pidgeon protagonizaron la película, Madame Curie, basada en su vida. El filme tuvo siete nominaciones a los premios Óscar de 1943.[149] Más recientemente, en 1997, se estrenó una película francesa sobre Pierre y Marie Curie, Les Palmes de M. Schutz. Es la adaptación de una obra de teatro del mismo nombre, y el personaje protagónico fue interpretado por Isabelle Huppert.[181]

Publicaciones[editar]

Libros
Artículos en revistas

Notas[editar]

  1. Maria Skłodowska-Curie firmaba de diferentes maneras: Marie Curie, Madame Curie, Marie Curie-Sklodowska, Marie Sklodowska-Curie, Madame Pierre Curie. En el diploma del Nobel de 1903 es nombrada como «Marie Curie», mientras que en el de 1911 aparece como «Marie Sklodowska Curie». En Polonia, el apellido de soltera se escribe antes que el del cónyuge, mientras que en Francia es lo contrario. Su hija Irène, por ejemplo, hacía lo mismo: Irène Joliot-Curie, y no Irène Curie-Joliot.
  2. En la literatura en español, se puede encontrar su nombre castellanizado: María Curie.[1] [2]
  3. a b Aunque Marie Curie fue la primera en recibir dos premios Nobel, uno de ellos fue compartido con otros dos científicos; mientras que Linus Pauling es el único (hasta el momento) en recibir dos de manera individual (un premio Nobel de la paz y otro en química); John Bardeen recibió dos premios Nobel en física y Frederick Sanger obtuvo dos en química.[3]
  4. En el siglo XIX, Polonia había sido repartida entre Rusia, Prusia y Austria, y el deseo de Marie Curie era que el nuevo elemento químico con el nombre de país natal atraería la atención mundial a la falta de un Estado soberano polaco. El polonio podría ser el primer elemento químico en resaltar una cuestión política de fondo.[5]
  5. Las fuentes varían en relación con el campo de su segundo título. Estreicher argumenta que aunque muchas referencias aseguran que obtuvo una licenciatura en matemáticas esto es incorrecto, y que su segundo grado era en química.[12]
  6. Hasta ese momento, la única mujer que había logrado doctorarse era la alemana Elsa Neumann en 1899, en la Universidad de Berlín.[45]
  7. Al observar la composición química de la torbernita, Cu(UO2)2(PO4)2·(8-12)H2O, especuló que solo el uranio era el elemento radiactivo del mineral. Marie había usado la torbernita natural que estaba disponible en el laboratorio, pero si usaba una versión sintética el mineral emitía menos radiación.[54]
  8. El prix Gegner fue creado en 1871 a partir de unos fondos que Jean-Louis Gegner destinó en su testamento a la Academia de Ciencias con un capital anual de 4000 francos, «para apoyar a un pobre erudito que se caracterice por un trabajo serio, y para que sea capaz de continuar con provecho su investigación en el progreso de las ciencias positivas».[71]
  9. En ese entonces, un monto superior al salario anual de un profesor de liceo (3000 francos).
  10. El radiólogo Henri Béclère, primo del inmunólogo Antoine Béclère, le enseñó los fundamentos del tratamiento con radiación.[22]
  11. En agosto de 1914, usó las instalaciones del Institudo del Radio como una escuela de radiología.[123]
  12. Junto a su marido (cuando estaba vivo), rechazaron la Legión de Honor. Pierre declaró: «No lo veo necesario».[137] Según su hija Ève, Marie habría aceptado si se hubiera dado por «servicios de guerra» por la creación de las ambulancias radiológicas.[138]
  13. La primera fue Sophie Berthelot, en 1907, pero solo por su condición de esposa del célebre químico Marcellin Berthelot.[160] Actualmente existen numerosas reivindicaciones sobre el derecho de otras notables mujeres francesas a estar allí.

Referencias[editar]

  1. María Curie, 1867-1934. Aniversarios culturales 4. Caracas: Dirección de Cultura, Universidad Central de Venezuela. 1968. p. 59. OCLC 1901837. 
  2. Villaseca, Luis B (1987). «Física, medicina y divulgación científica». Anales de la Real Academia Nacional de Medicina (Madrid: Real Academia Nacional de Medicina) CIV (2): 169-191. ISSN 0034-0634. 
  3. «Nobel Laureates Facts» (en inglés). Estocolmo: Nobelstiftelsen. Archivado desde el original el 9 de enero de 2010. Consultado el 14 de noviembre de 2015. 
  4. a b Goldsmith, 2005, p. 149.
  5. a b Kabzińska, Krystyna (1998). «Chemiczne i polskie aspekty odkrycia polonu i radu» [Chemical and Polish Aspects of Polonium and Radium Discovery]. Przemysł chemiczny (en polaco) (Varsovia: Chemiczny instytut badawczy/Polskie Towarzystwo Chemiczne) 77 (3): 104-107. ISSN 0033-2496. OCLC 202528186. 
  6. a b Radvanyi, Pierre; Bordry, Monique (1997). Núcleos atómicos y radiactividad 9. Barcelona: Prensa científica. p. 8. OCLC 645028444. 

    El 18 de julio se publica el descubrimiento de un nuevo elemento, el polonio (por el país de origen de Marie); en esta publicación aparecerá por vez primera la palabra "radiactivo".

  7. «The Discovery of Radioactivity». Guide to the Nuclear Wall Chart (en inglés). Berkeley: Lawrence Berkeley National Laboratory. 9 de agosto de 2000. Consultado el 28 de noviembre de 2015. 

    The term radioactivity was actually coined by Marie Curie [...]

  8. a b c d e f g «Marie Curie – Research Breakthroughs (1807–1904) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  9. a b Shipman, James; Wilson, Jerry D; Todd, Aaron (2012). An Introduction to Physical Science (en inglés). Boston: Cengage Learning. p. 263. ISBN 978-1-133-10409-4. OCLC 744298470. 
  10. Hemmungs Wirtén, Eva (2015). Making Marie Curie: intellectual iroperty and celebrity culture in an age of information (en inglés). Chicago: University of Chicago Press. pp. 83, 144. ISBN 978-0-226-23584-4. OCLC 883391462. 
  11. Skłodowska-Szalay, Helena (1958). Ze wspomnień o Marii Skłodowskiej-Curie (en polaco). Varsovia: Nasza Księgarnia. OCLC 749651344. 
  12. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa Estreicher, 1938, p. 111.
  13. a b c Skłodowska-Curie, 2004, pp. 1-2.
  14. a b c d «Marie Curie – Polish Girlhood (1867–1891) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  15. Sobieszczak-Marciniak, Małgorzata (2011). Maria Skłodowska-Curie, Kobieta wyprzedzająca epokę (en polaco). Varsovia: Multico Oficyna Wydawnicza. p. 12. ISBN 978-8-377-63113-3. OCLC 800704371. 
  16. Nelson, Craig (2014). «The astonished owner of a new and mysterious power». The Age of Radiance: the epic rise and dramatic fall of the atomic era (en inglés). Nueva York: Simon & Schuster. p. 18. ISBN 1-451-66045-6. OCLC 852226548. 
  17. a b c d e f g h i j k l m n ñ Wierzewski, Wojciech A (21 de junio de 2008). «Mazowieckie korzenie Marii» [Maria's Mazowsze Roots]. Gwiazda Polarna (en polaco) (Stevens Point: J. Worzalla's Sons) 100 (13): 16-17. ISSN 0740-5944. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2009. Consultado el 10 de septiembre de 2012. 
  18. a b Reid, 1974, p. 12.
  19. Miłosz, Czesław (1983). The History of Polish Literature (en inglés). Berkeley: University of California Press. p. 291. ISBN 978-0-520-04477-7. OCLC 8928503. 

    Undoubtedly the most important novelist of the period was Bolesław Prus...

  20. Barker, Dan (2011). The good atheist: living a purpose-filled life without God (en inglés). Berkeley: Ulysses Press. p. 171. ISBN 978-1-56975-846-5. OCLC 708566048. 
  21. Curie, 1997, p. 40.
  22. a b c Quinn, 1999, p. 176.
  23. a b c d e f g «Marie Curie – Polish Girlhood (1867–1891) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  24. Sobieszczak-Marciniak, Małgorzata (2011). Maria Skłodowska-Curie, Kobieta wyprzedzająca epokę (en polaco). Varsovia: Multico Oficyna Wydawnicza. p. 12. ISBN 978-8-377-63113-3. OCLC 800704371. 
  25. a b Quinn, 1999, pp. 69-71.
  26. a b Curie, 1997, pp. 95-98.
  27. Giroud, 1987, p. 34.
  28. Brian, Denis (2006). Rodzina Curie (en polaco). Varsovia: „Amber”. pp. 38-39. ISBN 83-241-2450-0. OCLC 69291193. 
  29. Reid, 1974, p. 24.
  30. Reid, 1974, pp. 23-24.
  31. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Estreicher, 1938, p. 112.
  32. Reid, 1974, p. 32.
  33. a b c d e f g h i j k «Marie Curie – Student in Paris (1891–1897) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  34. Ksoll y Vögtle, 1988, pp. 37-38.
  35. Annuaire statistique de la France (en francés) 16. París: Institut national de la statistique et des études économiques pour la métropole et la France d'outre-mer. 1895. p. 156. 
  36. Czarniawska, Barbara; Sevón, Guje (mayo de 2008). «The thin end of the wedge: foreign womenprofessors as double strangers in academia». Gender, work and organization (en inglés) (Oxford: Blackwell Publishers) 15 (3): 235-287. doi:10.1111/j.1468-0432.2008.00392.x. ISSN 0968-6673. OCLC 5156307786. 
  37. Borzendowski, 2009, p. 27.
  38. Quinn, 1999, p. 116.
  39. Giroud, 1987, p. 42.
  40. Pearce Williams, 1986, p. 331.
  41. Skłodowska-Curie, 2004, pp. 21-22.
  42. Giroud, 1987, pp. 52-53.
  43. Ksoll y Vögtle, 1988, pp. 48-49.
  44. a b Skłodowska-Curie, 2004, pp. 21-23.
  45. Vogt, Annette (1999). Elsa Neumann - Berlins erstes Fräulein Doktor (en alemán). Berlín: Verlag für Wissenschaftliche- und Regionalgeschichte Engel. pp. 9, 18, 20. ISBN 3-929134-24-1. OCLC 237352132. 
  46. Mlađenović, Milorad (1992). The history of early nuclear physics (1896–1931) (en inglés). River Edge: World Scientific. p. 4. ISBN 981-02-0807-3. OCLC 26633998. 
  47. Skłodowska-Curie, 2004, p. 27.
  48. Quinn, 1999, p. 166.
  49. Thomson, W; Carruthers Beattie, J; Smoluchowski de Smolan, M (enero de 1897). «Electrification of air by Röntgen rays». Science (en inglés) (Washington D. C.: American Association for the Advancement of Science) 5 (108): 199-200. Bibcode:1897Sci.....5..139K. doi:10.1126/science.5.108.139. ISSN 0036-8075. JSTOR 1624233. OCLC 5551393498. 
  50. Carruthers Beattie, J; Thomson, W (julio de 1897). «On the electrification of air by uranium and its compounds». Philosophical Magazine Series 5 (en inglés) (Edimburgo: Royal Society of Edinburgh) 21 (266): 466-472. doi:10.1080/14786449708621034. ISSN 1941-5982. OCLC 4804941774. 
  51. Reid, 1974, pp. 61-63.
  52. a b c d e f g h i j k «Marie Curie – Research Breakthroughs (1807–1904) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  53. a b «Marie Curie – Student in Paris (1891–1897) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  54. a b Carretero León, MI; Pozo Rodríguez, M (2007). «Los minerales y la salud a lo largo de la historia». Mineralogía aplicada: salud y medio ambiente. Madrid: Thomson-Paraninfo. p. 29. ISBN 978-8-497-32487-8. OCLC 433325953. 
  55. Reid, 1974, pp. 63-64.
  56. Pasachoff, 1996, p. 39.
  57. a b Reid, 1974, p. 6.

    Unusually at such an early age, she became what T.H. Huxley had just invented a word for: agnostic.



  58. Mould, Richard F (1993). «Discovery of radioactivity and radium: Henri Becquerel and Marie Curie». A century of x-rays and radioactivity in medicine: with emphasis on photographic records of the early years (en inglés). Bristol: Institute of Physics Publishing. p. 33. ISBN 978-0-750-30224-1. OCLC 27853552. 
  59. Thomas, Adrian MK; Banerjee, Arpan K (2013). «Nuclear medicine and radioactivity». The history of radiology (en inglés). Oxford: Oxford University Press. p. 173. ISBN 978-0-199-63997-7. OCLC 863034426. 
  60. Reid, 1974, pp. 64-65.
  61. a b c Reid, 1974, p. 65.
  62. Schmidt, GC (abril de 1898). «Über die von den Thorverbindungen und einigen anderen Substanzen ausgehende Strahlung». Annalen der Physik und Chemie. Neue Folge (en alemán) (Leipzig: Johann Ambrosius Barth) 65 (5): 141-151. doi:10.1002/andp.18983010512. ISSN 0003-3804. 
  63. Quinn, 1999, p. 174.
  64. Ksoll y Vögtle, 1988, p. 61.
  65. Pearce Williams, 1986, pp. 331-332.
  66. a b c Pearce Williams, 1986, p. 332.
  67. Hurwic, J (1967). «Maria Sklodowska-Curie's contribution to the development of physics and chemistry (in the centenary of her birth)». Nukleonika (en inglés) (Varsovia: Komitet do Spraw Pokojowego Wykorzystania Energii Jądrowej, Polska Akademia Nauk) 12 (2): 1-7. ISSN 0029-5922. 
  68. «Marie Sklodowska Curie». Chippendale - Dickinson. Encyclopedia of World Biography (en inglés) IV (Segunda edición). Detroit: Gale Research. 2004. pp. 339-341. ISBN 978-0-787-62544-3. OCLC 59424574. 
  69. a b c d «Marie Curie – Research Breakthroughs (1807–1904) Part 3» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  70. Quinn, 1999, p. 208.
  71. Maindron, E (1880). «Histoire des sciences: Les foundations de prix à l’Académie des sciences (1714-1880) (1)». La Revue scientifique de la France et de l’étranger. Dixième série (en francés) (París: Germer Baillière) XIX: 80-90. 
  72. Quinn, 1999, p. 205.
  73. Quinn, 1999, pp. 206-207.
  74. Giroud, 1987, pp. 109-110.
  75. Mould, RF (diciembre de 1998). «The discovery of radium in 1898 by Maria Skłodowska-Curie (1867–1934) and Pierre Curie (1859–1906) with commentary on their life and times». The British Journal of Radiology (en inglés) (Londres: British Institute of Radiology) 71 (852): 1229-1254. doi:10.1259/bjr.71.852.10318996. ISSN 0007-1285. OCLC 122060522. PMID 10318996. Consultado el 31 de julio de 2008. 
  76. a b c d «Marie Curie – Recognition and Disappointment (1903–1905) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  77. Quinn, 1999, p. 210.
  78. Curie, 1997, p. 389.
  79. a b «Marie Curie – Recognition and Disappointment (1903–1905) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  80. Quinn, 1999, p. 226.
  81. Quinn, 1999, pp. 229-230.
  82. Giroud, 1987, p. 114.
  83. «Prof. Curie killed in a Paris street». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 20 de abril de 1906. ISSN 0362-4331. Consultado el 8 de febrero de 2011. 
  84. a b c d «Marie Curie – Tragedy and Adjustment (1906–1910) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  85. Quinn, 1999, p. 293.
  86. Quinn, 1999, p. 274.
  87. a b c «Marie Curie – Tragedy and Adjustment (1906–1910) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  88. Quinn, 1999, pp. 289-292.
  89. Boudia, Soraya (1997). Marie Curie et son laboratoire : science, industrie, instruments et métrologie de la radioactivité en France. 1896-1941. Thèse pour le doctorat d'histoire des sciences de l'université Paris VII - Denis Diderot (en francés). Lille: Atelier national de Reproduction des Thèses. OCLC 490625670. 
  90. Pigeard-Micault, Natalie (2013). «Le laboratoire Curie et ses Femmes (1906–1934)» [The Curie's Lab and its Women (1906–1934)]. Annals of Science (en francés) (Londres: Taylor and Francis) 70 (1): 71-100. doi:10.1080/00033790.2011.644194. ISSN 0003-3790. OCLC 829784359. 
  91. Estreicher, 1938, pp. 112-113.
  92. a b c d e f g h i j k l m n ñ Estreicher, 1938, p. 113.
  93. a b c d e f «Marie Curie – Scandal and Recovery (1910–1913) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  94. «Minutes». Proceedings of the American Philosophical Society (en inglés) (Filadelfia: American Philosophical Society) 60 (4): xxii. 1921. ISSN 0003-049X. JSTOR 984523. 
  95. Darboux, JG (31 de diciembre de 1910). «Mme. Curie et l'académie des sciences». Le Temps (en francés). París: A. Nefftzer. p. 2. ISSN 1150-1073. Consultado el 19 de noviembre de 2015. 
  96. «A l’Institut: Une Académicienne?». Le Figaro (en francés) 56 (320). 16 de noviembre de 1910. p. 2. ISSN 0182-5852. Consultado el 19 de noviembre de 2015. 
  97. Quinn, 1999, p. 341.
  98. Quinn, 1999, pp. 341-342.
  99. Goldsmith, 2005, pp. 170-171.
  100. «L'Institut misogyne a Mme. Curie». L’Humanité (en francés). París: Parti Communiste Français. 5 de enero de 1911. p. 1. ISSN 0242-6870. 
  101. d'Houville, Gérard (21 de enero de 1911). «La Travesti vert». Le Figaro (en francés) 57 (21). p. 2. ISSN 0182-5852. Consultado el 19 de noviembre de 2015. 
  102. Quinn, 1999, p. 486.
  103. Reid, 1974, pp. 44, 90.
  104. Quinn, 1999, p. 312.
  105. Quinn, 1999, p. 317.
  106. Quinn, 1999, p. 352.
  107. Quinn, 1999, p. 374.
  108. Goldsmith, 2005, pp. 165-176.
  109. Quinn, 1999, p. 369.
  110. a b c d e «Marie Curie – Scandal and Recovery (1910–1913) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  111. Curie, Marie (1912). «Conference Nobel». Les Prix Nobel en 1911 (en francés). Estocolmo: Imprimerie Royale P.A. Norstedt & Söner. pp. 1-12, 64-66. OCLC 918625243. 
  112. Quinn, 1999, p. 399-400.
  113. Quinn, 1999, p. 340.
  114. Quinn, 1999, p. 348.
  115. Quinn, 1999, pp. 343-346.
  116. a b c d e f «Marie Curie – War Duty (1914–1919) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  117. Quinn, 1999, p. 436.
  118. Skłodowska-Curie, 2004, p. 44.
  119. Giroud, 1987, pp. 197-198.
  120. a b Skłodowska-Curie, 2004, pp. 46-49.
  121. Gidel, Henry (2008). Marie Curie (en francés). París: Flammarion. p. 306. ISBN 978-2-081-21159-9. ISSN 0981-7247. 
  122. a b c d e f «Marie Curie – War Duty (1914–1919) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  123. Himbert, Marie-Noëlle. Marie Curie : Portrait d'une femme engagée (1914-1918) (en francés). Arles: Actes Sud. pp. 112-117. ISBN 978-2-330-04708-5. OCLC 897661760. 
  124. Jacquemond, Louis-Pascal (2014). Irène Joliot-Curie : Biographie (en francés). París: Odile Jacob. p. 1925. ISBN 978-2-738-17245-7. OCLC 869879652. 
  125. Quinn, 1999, pp. 484-485.
  126. Śladkowski, Wiesław (1980). Emigracja polska we Francji 1871–1918 (en polaco). Lublin: Wydawnictwo Lubelskie. p. 274. ISBN 83-222-0147-8. OCLC 8052174. 
  127. a b Giroud, 1987, pp. 219-236.
  128. a b Lewicki, Ann M (mayo de 2002). «Marie Sklodowska Curie in America, 1921». Radiology (en inglés) (Oak Brook: Radiological Society of North America) 223 (2): 299-303. doi:10.1148/radiol.2232011319. ISSN 0033-8419. OCLC 111049220. PMID 11997527. 
  129. «MME. CURIE SAILS TO RECEIVE RADIUM GIFT; Papers Glad She Is Accompanied Because of Forgetfulness in Ordinary Affairs». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 4 de mayo de 1921. p. 14. ISSN 0362-4331. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  130. «MME. CURIE PLANS TO END ALL CANCERS; Says Radium Is Sure Cure, Even in Deep-Rooted Cases, if Properly Treated. GETS TRIBUTE ON ARRIVAL Motherly Looking Scientist in Plain Black Frock Gives Thanks to Americans. Wanted to Come Here. Poles Great Scientist». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 4 de mayo de 1921. p. 1. ISSN 0362-4331. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  131. Quinn, 1999, p. 472.
  132. «Mme. Curie's Brain Fagged By 'Small Talk' of Americans». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 4 de mayo de 1921. p. 1. ISSN 0362-4331. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  133. Des Jardins, Julie (octubre de 2011). «Madame Curie's Passion». Smithsonian Magazine (en inglés). Washington D. C.: Smithsonian Institution. Consultado el 11 de septiembre de 2012. 
  134. a b c d e «Marie Curie – The Radium Institute (1919–1934) Part 1» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  135. «RADIUM PRESENTED TO MADAME CURIE; Vial Containing Gram, Given by American Women, Is Handed to Her by President. NOTABLE GROUP ATTENDS Harding in White House Ceremony Pays Tribute to Her as the World's Foremost Scientist». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 4 de mayo de 1921. p. 12. ISSN 0362-4331. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  136. Pasachoff, 1996, p. 93.
  137. de Tappie, Raphaëlle (2 de enero de 2015). «Ces personnalités qui ont refusé la Légion d'honneur». Le Figaro (en francés). ISSN 0182-5852. Consultado el 23 de noviembre de 2015. 
  138. Curie, 1997, p. 187.
  139. Curie, 1997, p. 379.
  140. Quinn, 1999, p. 476.
  141. «MME. CURIE FINDS AMERICA A MARVEL; Generosity, Care for the Young and for People's Pleasures Impress Her in New York. PRAISES OUR INSTITUTIONS On Eve of Departure the Scientist Tells What She Thinks of Various Cities». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 21 de junio de 1921. p. 11. ISSN 0362-4331. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  142. Giroud, 1987, p. 322.
  143. Zwoliński, Zbigniew. «Science in Poland – Maria Sklodowska-Curie» (en inglés). Poznań: Uniwersytet im. Adama Mickiewicza w Poznaniu. Consultado el 27 de agosto de 2012. 
  144. «Marie Curie – The Radium Institute (1919–1934) Part 2» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  145. «Chemistry International – Newsmagazine for IUPAC» (en inglés). Zúrich: International Union of Pure and Applied Chemistry. 5 de enero de 2011. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  146. a b «Marie Curie Enshrined in Pantheon». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 21 de abril de 1995. ISSN 0362-4331. Consultado el 2 de agosto de 2012. 
  147. Quinn, 1999, p. 457.
  148. Giroud, 1987, p. 318.
  149. a b «Marie Curie and Her Legacy» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  150. Giroud, 1987, pp. 252-255.
  151. Holden, Norman E (febrero de 2004). «Atomic Weights and the International Committee: A Historical Review». Chemistry International (en inglés) 26 (1). Oxford: International Union of Pure and Applied ChemistryBlackwell Scientific Publications. pp. 4-7. ISSN 0193-6484. OCLC 193262161. 
  152. a b c «Marie Curie – The Radium Institute (1919–1934) Part 3» (en inglés). College Park: American Institute of Physics. Consultado el 7 de noviembre de 2011. 
  153. Rollyson, Carl (2004). Marie Curie: Honesty in science (en inglés). Nueva York: iUniverse. p. x. ISBN 978-0-595-34059-0. OCLC 65523730. 
  154. «Mme. Curie Is Dead; Martyr to Science». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 5 de julio de 1934. ISSN 0362-4331. Consultado el 24 de enero de 2016. 
  155. Blom, Philipp (2008). «1903: A strange luminescence». The vertigo years: Europe, 1900–1914 (en inglés). Nueva York: Basic Books. p. 76. ISBN 978-0-465-01116-2. OCLC 262616681. 

    The glowing tubes looked like faint, fairy lights.

  156. Giroud, 1987, p. 245.
  157. «A Glow in the Dark, and a Lesson in Scientific Peril». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 6 de agosto de 1998. ISSN 0362-4331. Consultado el 2 de agosto de 2012. 
  158. Decreto de 8 de marzo de 1995, autorizando el traslado.
  159. Wikisource-logo.svg Mitterand, François (20 de abril de 1995). Discours du transfert des cendres de Pierre et Marie Curie au Panthéon (en francés). 
  160. Lalouette, Jacqueline (diciembre de 2007). «Amour et chimie au Panthéon». L’Histoire (en francés) (326). París: Sophia Publications. p. 22. 
  161. Chrisafis, Angelique (27 de mayo de 2015). «France president François Hollande adds resistance heroines to Panthéon». The Guardian (en inglés). Londres: Guardian Media Group. ISSN 0261-3077. Consultado el 28 de mayo de 2015. 
  162. a b Bryson, Bill (2012). A short history of nearly everything (en inglés). Toronto: Random House Digital, Inc. p. 74. ISBN 978-0-385-67450-8. OCLC 800047268. 
  163. «Matrimonios de Nobel». El País. Madrid: Grupo Prisa. 6 de octubre de 2014. ISSN 1134-6582. Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  164. «Booksellers Give Prize to 'Citadel': Cronin's Work About Doctors Their Favorite--'Mme. Curie' Gets Non-Fiction Award TWO OTHERS WIN HONORS Fadiman Is 'Not Interested' in What Pulitzer Committee Thinks of Selections». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 2 de marzo de 1938. p. 14. ISSN 0362-4331. 
  165. Lehrer, Steven (2013). «39, rue des Vignes (16éme). Eve Curie». Wartime sites in Paris: 1939-1945 (en inglés). Nueva York: SF Tafel Publishers. p. 189. ISBN 978-1-492-29292-0. OCLC 870871530. 
  166. Fox, Margalit (25 de octubre de 2007). «Eve Curie Labouisse, Mother’s Biographer, Dies at 102». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. ISSN 0362-4331. Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  167. Quinn, 1999, p. 9.
  168. a b Stegmann, Natalie (2007). «Marie Curie: Eine Naturwissenschaftlerin im Dickicht historischer Möglichkeiten». En Lundt, Bea; Völkel, Bärbel. Outfit und Coming-out: Geschlechterwelten zwischen Mode, Labor und Strich. Historische Geschlechterforschung und Didaktik (en alemán) I. Hamburgo: LIT Verlag. pp. 37-74. ISBN 3-8258-0491-7. OCLC 184701786. 
  169. a b Estreicher, 1938, p. 114.
  170. Estreicher, 1938, pp. 112, 114.
  171. Reid, 1974, p. 265.
  172. Borzendowski, 2009, p. 36.
  173. «Most inspirational woman scientist revealed». New Scientist (en inglés). Londres: Reed Business Information Ltd. 2 de julio de 2009. ISSN 0262-4079. Consultado el 27 de abril de 2011. 
  174. «Marie Curie voted greatest female scientist». The Daily Telegraph (en inglés). Londres: Daily Telegraph. 2 de julio de 2009. ISSN 0307-1235. Consultado el 10 de abril de 2010. 

    Marie Curie, the Nobel Prize-winning nuclear physicist has been voted the greatest woman scientist of all time.

  175. «Rubalcaba inaugura el año Internacional de la Química en el centenario del segundo Nobel de Marie Curie». El País. Madrid: Grupo Prisa. 8 de febrero de 2011. ISSN 1134-6582. Consultado el 28 de abril de 2011. 
  176. «Princess Madeleine attends celebrations to mark anniversary of Marie Curie's second Nobel Prize» (en inglés). Estocolmo: Sveriges Kungahus. Consultado el 23 de febrero de 2012. 
  177. Frame, Paul W (octubre-noviembre de 1996). «How the Curie came to be» (en inglés). Oak Ridge: Oak Ridge Associated Universities. Consultado el 30 de abril de 2008. 
  178. «Curium». Chemistry in its element (en inglés). Londres: Royal Society of Chemistry. Consultado el 27 de agosto de 2012. 
  179. a b c d Borzendowski, 2009, p. 37.
  180. «IEA – reaktor Maria» (en inglés). Varsovia: Institute of Atomic Energy. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2011. Consultado el 27 de agosto de 2012. 
  181. «Les-Palmes-de-M-Schutz (1997)». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. 5 de junio de 2012. ISSN 0362-4331. Consultado el 27 de agosto de 2012. 
Bibliografía consultada

Enlaces externos[editar]