Telegrafía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esquema simplificado de una instalación telegráfica. 1. Estación transmisora 2. Estación receptora 3. Manipulador 4. Batería 5. Tierra 6. Línea 7. Electroimán 8. Punzón 9. Bobina de papel 10. Rodillo entintado 11. Rodillos de arrastre 12. Cinta de papel

Telegrafía (del Griego tēle (τῆλε), lejos y graphein (γραφεῖν), escribir) es la transmisión a larga distancia de mensajes escritos sin el transporte físico de cartas, originalmente sobre cables. La radiotelegrafía o la telegrafía sin hilos transmite mensajes usando la radio (véase Nikola Tesla). La telegrafía incluye formas usadas en el siglo XX y lo que va del XXI de transmisión de datos, tales como fax, correo electrónico y redes de ordenadores en general.

La idea es simple: se establece un circuito eléctrico, el cual se interrumpe o se restablece según un patrón determinado, llamado código, de los cuales el más famoso (y prácticamente el único que trascendió) es el código Morse, desarrollado por Alfred Vail mientras colaboraba en 1830 con Samuel Morse en la invención del telégrafo eléctrico. Los operadores en ambos extremos del circuito transforman los mensajes en códigos y viceversa.

Un telegrama es, así, un mensaje de texto que se envía rápidamente mediante una codificación. En su momento era muchísimo más veloz que enviar una carta, pero con un costo muy superior por el agregado de los operadores y el mantenimiento de los circuitos eléctricos. Por ello se economizaban las palabras, reduciéndose al mínimo la extensión del mensaje.

Desarrollo[editar]

Los primeros servicios de telegrafía por cable aparecieron en Inglaterra y EE.UU. a partir de 1837. Los mensajes de telegrafía eran enviados inicialmente por operadores de telégrafo que usaban código Morse, y eran conocidos como telegramas, marconigramas o cablegramas. Más adelante, los telegramas serían enviados automáticamente a través de redes de Télex similares a la red de teléfono, compuesta por teletipos.

Telegrama tal como era recibido por el destinatario

Antes de que los servicios telefónicos interurbanos fueran física y económicamente viables, los servicios del telegramas eran muy populares. Los telegramas eran usados frecuentemente para confirmar acuerdos de negocio y también para crear documentos legales vinculantes para estos acuerdos. También para transmitir noticias de gran importancia.

Extinción[editar]

En el siglo XXI, los servicios de telegrafía se encaminan hacia su extinción, debido a la existencia de otros medios como el correo electrónico. Western Union, la compañía de telégrafos dominante en los Estados Unidos desde su fundación en 1856, se reorganizó en 1988 como Western Union Corporation y se enfocó en las transferencias de dinero y servicios conexos. En el año 2006, dicha empresa cerró sus servicios telegráficos. En julio de 2013 la empresa de telecomunicaciones Bharat Sanchar Nigam Ltd. (BSNL) de la India anunció el cierre de sus servicios de telegrafía; y sólo algunos países como Suecia, Reino Unido, Canadá, México, Países Bajos, Eslovaquia y Baréin mantienen el servicio sobre una base más tradicional que económica.

Entre los países hispanoablantes, Colombia es un caso en que la telegrafía se mantiene aún, especialmente utilizado por el sector judicial, que utiliza este servicio para que quede constancia del envío y recepción de notificaciones y citaciones.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El telegrama no ha muerto en Colombia». El Colombiano. 19 de diciembre de 2015. 

Enlaces externos[editar]