Wallis Simpson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Wallis
Duquesa de Windsor
Wallis Simpson -1936.JPG
Wallis Simpson en 1936.
Información personal
Cónyuge Earl Winfield Spencer Jr.
Ernest Aldrich Simpson
Eduardo VIII
Nombre completo Bessie Wallis[2] por nacimiento Warfield
Casa real Casa de Windsor
(por matrimonio)
Padre Teackle Wallis Warfield
Madre Alice Montague
Nacimiento 19 de junio de 1896[1]
Blue Ridge Summit, Pensilvania,
Flag of the United States.svg Estados Unidos
Fallecimiento 24 de abril de 1986
(89 años)
Bois de Boulogne,
París,
Flag of France.svg Francia
Entierro Mausoleo Real de Frogmore,
Berkshire,
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido

Wallis, duquesa de Windsor nacida Bessie Wallis Warfield; más tarde, por matrimonio, fue llamada Wallis Spencer y después Wallis Simpson (19 de junio de 1896[1]24 de abril de 1986), fue una socialite estadounidense dos veces divorciada que casó en terceras nupcias el 3 de junio de 1937 con el príncipe Eduardo, duque de Windsor, quien antes de su matrimonio había sido Eduardo VIII, rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y emperador de la India.

El padre de Wallis murió poco después de su nacimiento y junto a su madre viuda recibió el apoyo de algunos parientes ricos. Su primer matrimonio, con un oficial de la Marina de los Estados Unidos, se caracterizó por varios períodos de separación y finalmente terminó en divorcio. En 1934, durante el transcurso de su segundo matrimonio, supuestamente se convirtió en la amante de Eduardo, entonces príncipe de Gales. Dos años más tarde, después de que muriera Jorge V y ascendiera al trono Eduardo VIII, Wallis se divorció de su segundo marido y Eduardo le propuso matrimonio. El deseo del rey de contraer nupcias con una mujer con dos exmaridos vivos provocó una crisis constitucional en el Reino Unido y sus dominios, que finalmente condujo a su abdicación en diciembre de 1936, para casarse, según sus propias palabras, con «la mujer que amo».[3] Después de la abdicación, el antiguo rey fue nombrado duque de Windsor por su hermano Jorge VI. Eduardo se casó con Wallis seis meses más tarde, después de lo cual fue conocida formalmente como la duquesa de Windsor, sin el tratamiento de Su Alteza Real.

Antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, muchas personas del gobierno y de la sociedad sospechaban que el duque y la duquesa de Windsor simpatizaban con los nazis. En el transcurso de los años 1950 y 1960, la pareja vivió entre Europa y los Estados Unidos, disfrutando de una vida de ocio como celebridades sociales. Después de la muerte del duque en 1972, la duquesa se recluyó y rara vez volvió a ser vista en público. Su vida privada fue la fuente de múltiples especulaciones y todavía sigue siendo una figura controvertida en la historia británica.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Bessie Wallis Warfield fue hija única y nació en Square Cottage en el Monterey Inn, un hotel ubicado al otro lado de la carretera frente al Monterey Country Club, en Blue Ridge Summit, Pensilvania.[4] Como centro vacacional veraniego situado cerca de la frontera entre Maryland y Pensilvania, Blue Ridge Summit era popular entre los miembros de la sociedad de Baltimore que deseaban escapar del calor de la temporada y el Monterey Inn, que tenía un edificio central y también cabañas individuales, era el hotel más grande de la ciudad.[5] [6] [7] [8] [9] Su padre fue Teackle Wallis Warfield, el quinto hijo, y también el menor, de Henry Mactier Warfield, un comerciante de harina descrito como «uno de los más conocidos y personalmente uno de los más populares ciudadanos de Baltimore», que se postuló para alcalde en 1875.[10] Su madre era Alice Montague, hija de William Montague, un vendedor de seguros. Wallis fue nombrada en honor a su padre y a la hermana mayor de su madre, Bessie —la señora D. Buchanan Merryman—, y era llamada Bessie Wallis, hasta que en algún momento durante su juventud «el Bessie se perdió y la niña fue llamada simplemente Wallis».[11]

Las fechas del matrimonio de sus padres y de su nacimiento permanecen confusas,[1] [12] ninguno de estos acontecimientos parece haber sido registrado, pero las fechas aceptadas por lo general son el 19 de noviembre de 1895 y el 19 de junio de 1896, respectivamente.[11] [12] Su padre murió de tuberculosis el 15 de noviembre de 1896.[11] En sus primeros años, Wallis y su madre dependieron de la caridad del hermano rico de su padre, Solomon Warfield Davies, presidente y fundador de la Continental Trust Company. Inicialmente vivieron en la gran casa que Solomon compartía con su madre, en el 34 de East Preston Street.[13] [14]

Su tía Bessie Merryman quedó viuda en 1901 y al año siguiente Alice y Wallis se mudaron a su mansión en el 9 de West Chase Street en Baltimore. Alice se casó nuevamente en 1908, con John Freeman Rasin, Jr., hijo de un prominente miembro del Partido Demócrata de los Estados Unidos.[15] El 17 de abril de 1910, Wallis fue confirmada en la Iglesia Episcopal de Cristo en Baltimore y de 1912 a 1914, Solomon Warfield pagó por su asistencia a Oldfields School, la escuela de niñas más cara de Maryland.[12] Allí trabó amistad con la heredera Renée du Pont, hija del senador T. Coleman du Pont de la familia du Pont, y con Mary Kirk, cuya familia fundó Kirk Silverware.[16] Un compañero de una de las escuelas a las que asistió recuerda: «Era brillante, más brillante que todos nosotros. Tomó la decisión de ir a la cabeza de la clase y lo hizo».[17] Wallis siempre estaba impecablemente vestida y se presionaba bastante para hacer bien las cosas.[18]

Primer matrimonio[editar]

Earl Winfield Spencer Jr., primer esposo de Wallis, en 1920.

En mayo de 1916, durante una visita a su prima Corinne Mustin en Pensacola, Florida, Wallis conoció a Earl Winfield Spencer Jr., un piloto de la Armada de los Estados Unidos.[19] Por esas fechas fue además testigo de dos accidentes de aviación con aproximadamente dos semanas de diferencia, lo que le causó un miedo permanente a volar.[20] El 8 de noviembre de 1916, la pareja se casó en la Iglesia Episcopal de Cristo en Baltimore, que había sido la parroquia de Wallis. Su marido era alcohólico, bebía incluso antes de volar y una vez se estrelló en el mar pero logró salir casi ileso.[21] Después de que Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en 1917, Spencer fue enviado a San Diego como primer oficial al mando de una base de entrenamiento en Coronado, ahora conocida como Estación Aeronaval de North Island, permanecieron allí hasta 1920.[22] En 1920, Eduardo, príncipe de Gales, visitó San Diego, pero no conoció a Wallis en esa época.[23] Más tarde ese año, Spencer dejó a su esposa por un período de cuatro meses, pero se reunieron en Washington, D. C. en la primavera de 1921, aunque pronto se separaron de nuevo. En 1923, cuando Spencer fue enviado al Lejano Oriente como comandante del Pampanga, Wallis permaneció en los Estados Unidos y mantuvo una relación amorosa con el diplomático argentino Felipe Espil.[24] En enero de 1924, visitó París acompañada de su prima Corinne Mustin, quien recientemente había quedado viuda,[25] antes de partir hacia el Oriente a bordo de un transporte para tropas. Los Spencer se reunieron por un breve periodo hasta que Wallis cayó enferma por beber agua contaminada, después de lo cual fue evacuada a Hong Kong.[26]

Un diplomático italiano la recordaba del tiempo que permaneció en China: «Su charla era brillante y tenía la costumbre de traer a colación el tema correcto de conversación con cualquier persona que entrara en contacto con ella y entretenerlos con ese tema».[27] De acuerdo con Hui lan-Koo, la segunda esposa del diplomático y político chino Wellington Koo, la única frase que Wallis aprendió en mandarín durante su estancia en Asia fue, «joven, páseme el champán».[28] [29]

Wallis realizó un recorrido por China y se hospedó con Katherine y Herman Rogers, a quienes conservaría como amigos mientras estuvo en Pekín.[30] De acuerdo con la esposa de uno de los compañeros de su marido, la señora de Milton E. Miles, fue allí donde conoció al conde Galeazzo Ciano, más tarde yerno de Mussolini y ministro de Relaciones Exteriores italiano, con el que mantuvo un romance del cual quedó embarazada y esto condujo a un aborto mal hecho que la dejó incapaz de volver a concebir.[31] Este rumor se extendió posteriormente, pero nunca fue probado y la esposa de Ciano, Edda Mussolini, lo negaba.[32] Para septiembre de 1925, Wallis y su marido estaban de regreso en los Estados Unidos, aunque vivían separados.[33] La pareja se divorció finalmente el 10 de diciembre de 1927.[4]

Segundo matrimonio[editar]

Para el momento en que se disolvió su matrimonio con Spencer, Wallis ya se había involucrado con Ernest Aldrich Simpson, un angloestadounidense ejecutivo de transporte marítimo y excapitán de la Guardia Coldstream.[34] Simpson se divorció de su primera esposa, Dorothea —con quien tuvo una hija llamada Audrey—, para casarse con Wallis Spencer el 21 de julio de 1928, en la Oficina de Registro de Chelsea, Londres.[4] Desde Cannes, donde se alojaba con sus amigos, el señor y la señora Rogers, Wallis le había telegrafiado que aceptaba su propuesta de matrimonio.[35]

Los Simpson se instalaron temporalmente en una casa amueblada con cuatro criados en Mayfair.[36] En 1929, Wallis navegó de regreso a Estados Unidos para visitar a su madre enferma, que en ese momento estaba casada con Charles Gordon Allen. Durante el viaje, las inversiones de Wallis se hicieron polvo en el crack de Wall Street y su madre murió sin un centavo el 2 de noviembre de 1929. Wallis regresó a Inglaterra y como el negocio naviero continuaba boyante, los Simpson se mudaron a un apartamento grande con una plantilla de criados.[37]

A través de una amiga suya, Consuelo Thaw, Wallis conoció a Lady Thelma Furness, hermana de Consuelo y en ese entonces amante de Eduardo, príncipe de Gales.[38] El 10 de enero de 1931, Lady Furness la presentó con el príncipe.[39] Eduardo era el hijo mayor del rey Jorge V y la reina María y heredero al trono británico. Entre 1931 y 1934, se reunió con los Simpson en diversas fiestas y Wallis fue presentada en la corte. Ernest comenzaba a tener dificultades financieras debido a que vivían fuera del alcance de sus medios y por ese motivo tuvieron que despedir a su personal.[40]

Relación con Eduardo, príncipe de Gales[editar]

En diciembre de 1933, mientras Lady Furness se encontraba en Nueva York, supuestamente Wallis se convirtió en amante del príncipe. Eduardo lo negó ante su padre, a pesar de que su personal llegó a verlos juntos en la cama, así como a encontrar «evidencia física de un acto sexual».[41] Wallis pronto derrocó a Lady Furness y distanció al príncipe de una antigua amante y confidente, la heredera angloestadounidense de textiles Freda Dudley Ward.[42]

Para 1934, el príncipe estaba perdida e irremediablemente enamorado, encontraba atractivas sus maneras dominantes y la abrasiva irreverencia hacia su posición; en palabras de su biógrafo oficial, se convirtió en «servilmente dependiente» de ella.[24] De acuerdo con Wallis, fue durante un crucero en 1934, en el yate privado de Walter Guinness, primer barón de Moyne, llamado Rosaura, que ella se enamoró de Eduardo.[43] En una velada en el palacio de Buckingham, el príncipe la presentó a su madre, lo que causó la indignación de su padre,[44] principalmente a causa de su historia marital, ya que los divorciados generalmente eran excluidos de la corte.[45] Eduardo cubría a Wallis con dinero y joyas,[46] además en febrero de 1935 y más tarde ese mismo año, vacacionaron juntos por Europa.[47] Los cortesanos estaban cada vez más alarmados porque el romance comenzó a interferir con las actividades oficiales del príncipe.[48]

En 1935, el jefe de la Sección Especial de la Policía Metropolitana de Londres le informó al comisionado que Wallis también tenía un romance con Guy Marcus Trundle, que «se decía era empleado de la Ford Motor Company».[49] Estos informes se hicieron públicos por primera vez en 2003.[50] Sin embargo, la tesis sobre un romance es puesta en duda por el capitán Val Bailey, que conocía bien a Trundle y cuya madre tuvo un romance con este durante casi dos décadas,[51] y también por la historiadora Susan Williams.[52]

Crisis de abdicación[editar]

Jorge V murió el 20 de enero de 1936 y el príncipe de Gales subió al trono como Eduardo VIII. Al día siguiente rompió el protocolo real cuando observó la proclamación de su ascenso al trono desde una ventana del palacio de St. James en compañía de Wallis, que a la sazón permanecía casada.[53] Cada vez era más evidente para la corte y los círculos gubernamentales que Eduardo tenía la intención de casarse con ella.[54] [55] El comportamiento del rey y su relación con Wallis le volvió impopular con el Partido Conservador —que en ese momento dirigía el gobierno británico— y angustiaba a su madre y su hermano.[56] A pesar de que los medios británicos de la época preguerra se mantenían respetuosos para con la monarquía y no se publicaban historias sobre el romance en la prensa nacional, los medios de comunicación extranjeros informaron ampliamente de la relación.[57]

El monarca del Reino Unido es también el gobernador supremo de la iglesia de Inglaterra y al momento de la propuesta de matrimonio —y hasta el año 2002— la iglesia de Inglaterra no permitía que volvieran a casarse las personas divorciadas cuyo excónyuge seguía vivo.[58] En consecuencia, si bien no había una barrera impuesta por la ley civil para que Eduardo se casara, la posición constitucional era que un rey no podía casarse con una divorciada y permanecer como rey —de hacerlo entraría en conflicto con su papel de gobernador supremo—.[59] Por otra parte, el gobierno británico y los gobiernos de los dominios estaban en contra de la idea del matrimonio entre el rey y una estadounidense divorciada dos veces por otras razones, la consideraban política, social y moralmente inadecuada como prospecto de consorte.[60] En el Imperio británico era percibida por muchos como una mujer de «ambición ilimitada»,[61] que perseguía al rey por su riqueza y posición.[62]

Wallis le había presentado una demanda de divorcio a su segundo marido alegando que había cometido adulterio con su amiga de la infancia Mary Kirk y la sentencia condicional se le concedió el 27 de octubre de 1936.[63] Su relación con el rey se volvió del dominio público en el Reino Unido a principios de diciembre y Wallis decidió huir del país en el momento en que estalló el escándalo. Fue llevada al sur de Francia en una dramática carrera por escapar de la prensa y permaneció sitiada por los medios de comunicación durante los siguientes tres meses en la Villa Lou Viei, la casa de sus amigos Herman y Katherine Rogers ubicada cerca de Cannes.[64]

De vuelta en el Reino Unido, Eduardo consultó con el primer ministro Stanley Baldwin tratando de encontrar la forma de casarse con Wallis y conservar en el trono. Propuso un matrimonio morganático, donde él seguiría siendo rey aunque su esposa no sería reina, pero esto fue rechazado por Baldwin y los primeros ministros de Australia y Sudáfrica.[60] Si Eduardo se hubiera casado en contra del consejo de Baldwin, el gobierno estaría obligado a dimitir, causando una crisis constitucional.[65]

Carta de abdicación de Eduardo VIII del Reino Unido.

Mientras tanto, Peregrine Cust, sexto barón Brownlow y Lord in Waiting del rey,[66] presionaba a Wallis en su escondite en el sur de Francia, para que renunciara a Eduardo. El 7 de diciembre de 1936, Lord Brownlow leyó a la prensa la declaración que había ayudado a redactar y que anunciaba la resolución de Wallis de renunciar al rey.[67] Sin embargo, Eduardo estaba decidido a casarse. Como el asunto de la abdicación cobró fuerza, John Theodore Goddard, procurador de Wallis, declaró que: «[su] cliente estaba dispuesta a hacer algo para aliviar la situación, pero el otro extremo de la cancha [Eduardo VIII] estaba decidido». Esto indicaba, aparentemente, que el rey había decidido que no tenía más remedio que abdicar si quería casarse.[68]

El 10 de diciembre de 1936, Eduardo VIII firmó el Instrumento de abdicación en presencia de sus tres hermanos sobrevivientes, el duque de York —que ascendería al trono al día siguiente como Jorge VI—, el duque de Gloucester y el duque de Kent. Algunas leyes especiales aprobadas por los parlamentos de los dominios finalizaron el proceso de la abdicación al día siguiente y en el caso de Irlanda, un día después. El 11 de diciembre de 1936, Eduardo emitió una declaración pública que decía:[69]

Todos ustedes conocen las razones que me han inducido a renunciar al trono. Quisiera hacerles comprender que, al tomar esta resolución, no he olvidado en absoluto al país o al Imperio, a los cuales, primero como príncipe de Gales y más tarde como rey, he dedicado veinticinco años de servicio. Pero pueden creerme si les digo que me ha resultado imposible soportar la pesada carga de la responsabilidad y desempeñar mis funciones como rey, en la forma en que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo.[70]

Eduardo partió de Gran Bretaña a Austria, donde se alojó en el castillo Enzesfeld, la casa del barón y la baronesa Eugen y Kitty de Rothschild. Tuvo que permanecer alejado de Wallis hasta que no hubiera peligro de comprometer la concesión de un decreto absoluto en el proceso de divorcio. Cuando el divorcio se resolvió en mayo de 1937, Wallis volvió a usar su nombre de soltera Wallis Warfield. La pareja se reunió en el castillo de Candé, en Monts, Francia, el 4 de mayo de 1937.[71]

Tercer matrimonio: duquesa de Windsor[editar]

Un mes más tarde, el 3 de junio de 1937, Wallis y Eduardo se casaron en el castillo de Candé,[72] que les había prestado Charles Bedaux, quien más tarde trabajó activamente en favor de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.[73] La fecha coincidía con el que hubiera sido el 72 cumpleaños del rey Jorge V; la reina María pensó que la boda fue programada en esa fecha como un desaire deliberado.[74] Ningún miembro de la familia real británica asistió.

Eduardo fue creado duque de Windsor por su hermano, Jorge VI; sin embargo, la patente real aprobada por el nuevo rey y apoyada por unanimidad por los gobiernos de los dominios,[75] impedía a Wallis, ahora duquesa de Windsor, usar el tratamiento de Su Alteza Real. El rey tenía la firme idea de que Wallis no debía recibir un tratamiento real y esta opinión era compartida por su madre, la reina María, y por su esposa, la reina Elizabeth —más tarde la reina madre—.[76] Al principio, la familia real no aceptó a la duquesa y no la recibió formalmente, aunque Eduardo se reunió varias veces con su madre y sus hermanos después de su abdicación. Algunos biógrafos han sugerido que la reina Elizabeth, la cuñada de Eduardo, estaba resentida con Wallis por el papel que desempeñó en la llegada al trono de Jorge VI —que pudo haber visto como un factor influyente en la temprana muerte de este—,[77] y por comportarse prematuramente como la consorte de Eduardo, cuando sólo era su amante.[78] Estas afirmaciones fueron negadas por amigos cercanos de la reina Elizabeth; por ejemplo, el duque de Grafton escribió que «nunca dijo algo desagradable acerca de la duquesa de Windsor, con excepción de que realmente no tenía ni idea de con que estaba tratando».[79] Por otra parte, la duquesa de Windsor se refería a la reina Elizabeth como la «señora Temple» —señora Templo— y «Cookies» —Galletas—, en alusión a su figura sólida y su gusto por los alimentos, y a su hija, la princesa Isabel —que más tarde sería la reina Isabel II—, como «Shirley», en alusión a Shirley Temple.[80] La duquesa resintió amargamente que le negaran el tratamiento real y que los familiares de Eduardo no la aceptaran como parte de la familia.[24] [81] Sin embargo, dentro del círculo de los duques de Windsor, el tratamiento de Su Alteza Real era utilizado por aquellos que estaban cerca de la pareja.[82]

Según Diana Mitford, esposa del exlíder de la Unión Británica de Fascistas, Oswald Mosley, que conocía a la futura reina madre y a Wallis, pero solamente era amiga de esta última, la antipatía de la reina hacia su concuña podía haber tenido una fuente más profunda. Lady Mosley escribió a su hermana, la duquesa de Devonshire, tras la muerte del duque de Windsor, «probablemente la teoría de sus contemporáneos [de los Windsor] de que Cake [un apodo de Mitford para la reina madre, que derivaba de su exclamación de alegría en la fiesta en la que Deborah Devonshire la conoció] estaba más bien enamorada de él [el duque] —como una niña— y se llevó al segundo mejor, puede explicar muchas cosas».[83]

Los duques vivieron en Francia los años anteriores a la guerra. En 1937, realizaron una visita de alto perfil a Alemania y se reunieron con el líder nazi Adolfo Hitler, quien, según informes, dijo de la duquesa que «habría sido una buena reina».[84] Esa visita apoyaba las fuertes sospechas que tenían muchas personas en el gobierno y en la sociedad, de que la duquesa era un agente alemán,[24] afirmación que Wallis ridiculizó en sus cartas a Eduardo.[85] Los archivos del FBI recopilados en la década de 1930, también la retratan como posible simpatizante nazi. El exduque Carl Alexander de Württemberg le dijo al FBI que Wallis y el líder nazi Joachim von Ribbentrop habían sido amantes en Londres.[86] Incluso hubo informes aún más inverosímiles sobre sus circunstancias en la Segunda Guerra Mundial, como que Wallis conservaba una fotografía firmada de Ribbentrop en su mesita de noche,[87] y que había seguido pasándole información, incluso durante la invasión de Francia.[88]

Segunda Guerra Mundial[editar]

Tras el estallido de la guerra en 1939, a Eduardo se le asignó un puesto militar en el ejército británico destinado en Francia. Según el hijo de William Edmund Ironside, primer barón Ironside, Wallis siguió recibiendo a sus amigos relacionados con el movimiento fascista y les filtró detalles de las defensas francesas y belgas que obtenía del duque.[89] Cuando los alemanes invadieron el norte de Francia y bombardearon Gran Bretaña en mayo de 1940, la duquesa le dijo a un periodista estadounidense: «no puedo decir que siento lástima por ellos».[90] Como las tropas alemanas avanzaban, los duques huyeron de su casa en París con destino hacia el sur, primero a Biarritz y luego en junio a España. Allí, Wallis le dijo al embajador de Estados Unidos, Alexander W. Weddell, que Francia había perdido porque estaba «internamente enferma».[91] En julio la pareja se mudó a Lisboa, Portugal, donde se alojaron en la casa de Ricardo Espirito Santo Silva, un banquero que era sospechoso de ser agente alemán.[92] En agosto, un buque de guerra británico trasladó a la pareja a las Bahamas, donde Eduardo fue instalado como gobernador.

Wallis realizó competentemente su papel como la señora del gobernador durante cinco años. Sin embargo, odiaba Nassau, que calificó de «nuestra Santa Elena», en referencia al último lugar de exilio de Napoleón I.[93] Fue duramente criticada por sus extravagantes viajes de compras a los Estados Unidos, que se llevaron a cabo cuando Gran Bretaña estaba soportando privaciones como racionamientos y cortes de luz en las vías públicas.[24] [94] Sus actitudes racistas hacia la población local —a los que llamaba «negros vagos y prósperos» en cartas a su tía— eran reflejo de su educación.[95] [96] En 1941, el primer ministro Winston Churchill se opuso enérgicamente cuando la pareja planeaba visitar el Caribe a bordo de un yate que pertenecía al magnate sueco Axel Wenner-Gren, a quien Churchill declaró «proalemán». Churchill se vio obligado a quejarse de nuevo cuando el duque otorgó una entrevista de tono «derrotista».[97] El establishment británico desconfiaba de la duquesa; Sir Alexander Hardinge escribió que sus actividades antibritánicas estaban motivadas por un deseo de venganza contra un país que la rechazó como reina.[98] Después de la derrota de la Alemania nazi, la pareja regresó a Francia y se retiró.

Vida posterior y fallecimiento[editar]

Los duques de Windsor con el presidente Richard Nixon durante un evento en la Casa Blanca en abril de 1970.

En 1946, Wallis se alojaba en Ednam Lodge, la casa del conde de Dudley, cuando algunas de sus joyas fueron robadas. Hubo rumores de que el robo fue planeado por la familia real británica, en un intento por recuperar las joyas que Eduardo había tomado de la Royal Collection, o por los propios duques de Windsor, como parte de un fraude contra la aseguradora —ya que el año siguiente la pareja realizó un gran depósito de piedras sueltas en Cartier—. Sin embargo, en 1960, Richard Dunphie confesó el crimen. Las piezas robadas eran sólo una pequeña parte de las joyas de los Windsor que habían sido compradas de forma privada, heredadas por el duque o que le fueron regaladas cuando era príncipe de Gales.[99]

Eduardo regresó a Inglaterra en febrero de 1952, para asistir al funeral de Jorge VI. Wallis no quiso asistir; en su estancia previa en Londres, el mes de octubre anterior, le había dicho a su marido: «Odio este país. Seguiré odiándolo hasta la tumba».[100] Más tarde ese año, las autoridades municipales de París les ofrecieron el uso de una casa. La pareja vivió en el número 4 de rue du Champ d'Entraînement en Neuilly-sur-Seine la mayor parte del resto de sus vidas, en esencia vivieron una vida de retiro fácil.[101] También compraron una segunda residencia en el país, donde pronto se convirtieron en amigos íntimos de sus vecinos Oswald y Diana Mosley.[102] Años más tarde, Diana Mosley afirmó que los duques de Windsor compartían el punto de vista de ella y su marido de que a Hitler se le debía haber dado mano libre para destruir el comunismo.[103] El propio Eduardo escribió en el New York Daily News el 13 de diciembre de 1966, «[...] era del interés de Gran Bretaña y de Europa también, que Alemania se animara a atacar el Este y aplastara al comunismo para siempre [...]. Pensé que el resto de nosotros podría mantenerse neutral, mientras que los nazis y los rojos peleaban».[104]

En 1965, cuando los duques de Windsor visitaron Londres porque Eduardo necesitaba una cirugía ocular, la reina Isabel II y la princesa Marina, duquesa de Kent, los visitaron. Más tarde, en 1967, la pareja se unió a la familia real en Londres cuando Isabel II desveló una placa para conmemorar el centenario del nacimiento de la reina María.[105] Isabel II y el príncipe Carlos visitaron a los Windsor en París en los últimos años del duque, de hecho la visita ocurrió poco antes de su muerte.[106]

Cuando Eduardo murió de cáncer en 1972, Wallis viajó a Inglaterra para asistir al funeral,[107] durante su visita se alojó en el palacio de Buckingham.[108] Cada vez más senil y frágil, vivió el resto de su vida como reclusa, con el apoyo del patrimonio de su marido y de un subsidio de la reina.[109] En octubre de 1976, se esperaba que recibiera a la reina madre Elizabeth, pero estaba demasiado enferma de demencia y su personal canceló la visita en el último minuto. La reina madre envió flores con una tarjeta en que se leía, «Con amistad, Elizabeth».[110] Después de la muerte de su marido, la duquesa le otorgó su autoridad legal a la abogada francesa Suzanne Blum.[111] Esta relación de potencial explotación fue explorada en libro de Caroline Blackwood, The Last of the Duchess, escrito en 1980, pero que no se publicó hasta después de la muerte de Blum en 1995.[112] En 1980, Wallis perdió la capacidad de hablar.[113] Al final permaneció confinada a su cama y no recibía visitas a excepción de su médico y enfermeras.

La duquesa de Windsor murió en su casa en el Bois de Boulogne de París el 24 de abril de 1986.[4] Su funeral se celebró en la Capilla de San Jorge en el castillo de Windsor y contó con la asistencia de sus dos cuñadas sobrevivientes: la reina madre y la princesa Alicia, duquesa de Gloucester. Isabel II, el príncipe Felipe, el príncipe y la princesa de Gales asistieron a la ceremonia fúnebre y al entierro. Fue sepultada junto a Eduardo en el cementerio real cercano al castillo de Windsor, como «Wallis, duquesa de Windsor».[114] Hasta que llegaron a un acuerdo con Isabel II en 1965, los duques tenían planeado que su entierro se realizara en una parcela del Green Mount Cemetery en Baltimore, lugar donde fue sepultado el padre de Wallis.[115]

La mayor parte de su herencia fue a la fundación para la investigación médica del Instituto Pasteur, según las instrucciones de Suzanne Blum. La decisión tomó por sorpresa a la familia real y a los amigos de la duquesa, porque durante su vida nunca había mostrado algún interés en la caridad.[116] En abril de 1987, la notable colección de joyería de Wallis recaudó 45 millones de dólares para el instituto en una subasta en Sotheby's, aproximadamente siete veces su precio estimado,[117] además atrajo ofertas de famosas personalidades como Elizabeth Taylor, Calvin Klein y Jacqueline Onassis.[118] En reconocimiento a la ayuda que Francia les brindó suministrándoles una casa y en lugar de los impuestos por defunción, la colección de muebles estilo Luis XVI, algunas piezas de porcelana y pinturas pasaron a ser propiedad del estado francés.[119] La familia real británica no recibió legados importantes. El empresario egipcio Mohamed Al-Fayed compró gran parte del patrimonio no financiero, incluyendo el usufructo de la mansión de París. La mayor parte de su colección se vendió en 1998, un año después de la muerte de su hijo en el accidente automovilístico que también cobró la vida de Diana, princesa de Gales. La venta recaudó más de £ 14 millones para la caridad.[114]

Legado[editar]

Monograma de Wallis y Eduardo.

La vida de Wallis estuvo plagada de rumores de que tenía otros amantes. El playboy estadounidense Jimmy Donahue, heredero de la fortuna Woolworth, que además era homosexual, afirmó haber tenido una relación con la duquesa en la década de 1950, pero Donahue era conocido por sus bromas ingeniosas y su afinidad a hacer circular rumores.[120] Casi todos los historiadores y biógrafos han negado la existencia del llamado «expediente de China» —que se supone detalla las hazañas sexuales y criminales de Wallis en ese país—.[121] Aunque hubo ciertos rumores acerca de un embarazo y posterior aborto mientras Wallis vivió en China, especialmente aquellos relacionados con el conde Ciano, no hay pruebas contundentes de que haya quedado embarazada de cualquiera de sus amantes o de sus tres maridos. Las afirmaciones de que sufría de síndrome de insensibilidad a los andrógenos, también conocido como feminización testicular,[51] [122] parecen improbables, por no decir imposibles, habida cuenta de su cirugía por miomas uterinos en 1951.[123]

En 1956, la duquesa publicó sus memorias realizadas por un escritor fantasma, The Heart Has Its Reasons. El autor Charles Higham dijo del libro, «los hechos fueron reordenados sin remordimientos en lo que equivalía a un lifting facial autorealizado [...] reflejando en abundancia la personalidad de su autora, políticamente equivocada pero encantadora y conveniente». Higham describió a la duquesa como «carismática, electrizante y compulsivamente ambiciosa».[124] La evaluación de la vida de la duquesa de Windsor ha sido enturbiada por rumores, conjeturas y propaganda políticamente motivada, sin que fuera necesaria la ayuda de su propia manipulación de la verdad; pero no existe ningún documento que pruebe directamente que Wallis haya sido otra cosa más que una víctima de su propia ambición, que vivió un gran romance que se convirtió en una gran tragedia. En opinión de sus biógrafos, «experimentó el supremo cuento de hadas, convirtiéndose en la adorada favorita del soltero más glamoroso de su tiempo. El idilio tomó el camino equivocado cuando haciendo caso omiso de sus súplicas, él abandonó su posición para pasar el resto de su vida con ella».[125] Los académicos coinciden en que Wallis ascendió al borde de un precipicio que:

la dejó con menos alternativas de lo que había previsto. De alguna manera pensó que el establishment podría ser superado una vez que [Eduardo] fuera rey y confesó con franqueza a la tía Bessie sus «ambiciones insaciables» [...]. Atrapado en su evasión de la responsabilidad en exactamente el papel que ella había buscado, de pronto ella le advirtió en una carta, «tú y yo sólo podemos crear desastres juntos» [...] [Wallis] predijo a la anfitriona social Sybil Colefax, «dos personas van a sufrir» por causa «del funcionamiento de un sistema» [...]. Habiéndosele negado la dignidad y sin nada útil que hacer, el nuevo duque de Windsor y su duquesa serían para una generación, los parásitos de la sociedad más conocidos internacionalmente, mientras se aburrían profundamente entre si [...]. Ella pensó que él era emocionalmente como Peter Pan y se veía a sí misma como Alicia en el País de las Maravillas. Sin embargo, el libro que escribieron en conjunto fue más El paraíso perdido.[126]

Se dice que Wallis resumió su vida en una frase: «No tienes idea de lo difícil que es vivir un gran romance».[127] [128]

La duquesa de Windsor en la cultura popular[editar]

El personaje de Wallis fue interpretado por Faye Dunaway en The Woman I Love (película para televisión de 1972), Cynthia Harris en Edward and Mrs. Simpson (miniserie de siete capítulos de 1978), Jane Seymour en The Woman He Loved (película para televisión de 1988), Amber Sealey en Bertie and Elizabeth (película para televisión de 2002), Joely Richardson en Wallis and Edward (película para televisión de 2005), Gillian Anderson en Any Human Heart (miniserie del 2010), Emma Clifford en Upstairs, Downstairs (miniserie de 2010), Eve Best en The King's Speech (película de 2010) y por Andrea Riseborough en W.E. (película de 2011).[129] Jane Hartley la representó en Always, un musical del West End de 1997.[130]

El galardonado escritor canadiense Timothy Findley, en su novela Famous Last Words de 1981, presentó a una «señora Simpson» manipuladora, pero también trágica. En 1991, Anne Edwards escribió un empático relato de los primeros años de Wallis que culmina cuando contrae matrimonio con Eduardo en su libro Wallis: The Novel. Wallis también aparece en un relato corto de Rose Tremain, llamado «The Darkness of Wallis Simpson»; en una obra llamada The Duchess de Linda Griffith; en el thriller ucrónico de 1992, Fatherland, de Robert Harris; y en un libro de la serie Young Bond de Charlie Higson, By Royal Command. En 2001, el periodista Christopher Wilson publicó el libro Dancing with the Devil, en el que relata la supuesta relación de Wallis con Jimmy Donahue.[131] Kate Auspitz, en su novela de 2010, The War Memoirs of HRH Wallis, Duchess of Windsor, la retrata como un instrumento de los aliados, que la emplearon para hacer que el rey Eduardo VIII, simpatizante fascista, abandonara el trono.[132] En 2013, Juan Vilches en la novela "Te prometo un imperio" crea una trama policíaca y de espionaje en torno a la visita que realizó Wallis Simpson a España en 1940.

El 3 de Febrero de 2012 Madonna estreno la película W.E., la cual escribió junto con Alek Keshishian, además ella la produjo yla dirigió, sobre la historia de amor entre Eduardo VIII y Wallis. La película se presento en varios festivales de cine, como el de Berlín, el de Toronto y el de Londres. La película cuenta con un gran elenco de actores europeos y fue nominada en los Globos de Oro por la mejor banda sonora original, así como ganadora a la mejor canción original.

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b c En el manifiesto de pasajeros del buque SS France de 1924, accesible en el sitio web de ellisisland.org, su fecha de nacimiento se da como 19 de febrero de 1892, a pesar de que su edad fue anotada como 28 años. Según los resultados del censo de 1900, citados por el autor Charles Higham, nació en junio de 1895, antes del matrimonio de sus padres (Higham, p. 4). El autor Greg King señaló que, aunque la «escandalosa afirmación de ilegitimidad anima la narración de la vida de la duquesa», «la evidencia para apoyar esto es escasa de hecho» y que «fuerza la credibilidad» (King, p. 11).
  2. Después de su matrimonio con el duque de Windsor, Wallis probablemente no tenía apellido, si hubiera tenido uno sería Windsor, el apellido familiar.
  3. Windsor, duque de, p. 413
  4. a b c d Weir, p.328
  5. «Baltimore in Her Centennial Year», Frank Leslie's Popular Monthly, volumen 43 (Frank Leslie Publishing House, 1897), p. 702
  6. Blue Ridge Summit es referido como «un lugar de veraneo de moda [...] entonces muy frecuentado por las personas de Baltimore» en el libro de Francis F. Bierne, The Amiable Baltimoreans (Johns Hopkins University Press, 1984), p. 118
  7. Windsor, duquesa de, p. C-3
  8. Un anuncio del Monterrey Inn declaraba que abrían del «1 de junio al 1 de octubre» todos los años. Ver: The Automobile Blue Book, volumen 3 (The Automobile Blue Book Publishing Co., 1918), p. 533
  9. Franklin P. Woodring y Suzanne K. Woodring, Pen Mar (Arcadia Publishing, 2005), p. 21
  10. Carroll, p. 28
  11. a b c King, p. 13
  12. a b c Higham, p. 4
  13. Carroll, vol. 3, pp. 24–43; Higham, p. 5; King, pp. 14–15; Windsor, duquesa de, p. C-7
  14. La dirección de la casa de Warfield era el 34 de East Preston Street citado en The Financial Red Book of America (Financial Director Association, 1905), p. 114, así como en Michael Thornton, Royal Feud: The Queen Mother and the Duchess of Windsor (M. Joseph, 1985), p. 19
  15. Laura Lou Brookman, Her Name was Wallis Warfield (E. P. Dutton, 1936), p. 36
  16. Higham, pp. 12–13
  17. Higham, p. 7
  18. Higham, p. 8
  19. Higham, p. 18
  20. Higham, p. 20
  21. Higham, pp. 23–24
  22. Higham, pp. 26–28
  23. Higham, p. 29
  24. a b c d e Ziegler, Philip (2004) «Windsor, (Bessie) Wallis, duchess of Windsor (1896–1986)», Oxford Dictionary of National Biography, Oxford University Press, doi:10.1093/ref:odnb/38277. Consultado el 2 de mayo de 2010.
  25. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 22
  26. Higham, p. 38
  27. Higham, p. 46
  28. Koo, Madame Wellington (1943), Hui-Lan Koo: An Autobiography as told to Mary van Rensselaer Thayer, Nueva York: Dial Press 
  29. Maher, Catherine (31 de octubre de 1943), «Madame Wellington Koo's Life Story», New York Times: BR7 
  30. Higham, p. 47
  31. Higham, p. 50
  32. Moseley, Ray (1999), Mussolini's Shadow: The Double Life of Count Galeazzo Ciano, New Haven: Yale University Press, pp. 9–10, ISBN 0300079176 
  33. Higham, pp. 50–51
  34. Higham, pp. 53–54
  35. Higham, p. 58
  36. Higham, p. 64
  37. Higham, p. 67
  38. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 33; Higham, p. 68
  39. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 37
  40. Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 37–41; Higham, pp. 73–80
  41. Diario del barón Clive Wigram citado en Bradford, pp. 145–147
  42. Ziegler, King Edward VIII: The official biography, pp. 227–228
  43. Rosenberg, Jennifer. «King Edward VIII Abdicated for Love (Page 2)» (en inglés). About.com. Consultado el 23 de abril de 2011.
  44. Ziegler, p. 231
  45. Beaverbrook, p. 111
  46. Ziegler, p. 238
  47. Higham, p. 113 y p. 125 ff
  48. Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 58 y 71
  49. Reporte del superintendente A. Canning para Sir Philip Game, 3 de julio de 1935, National Archives, PRO MEPO 10/35, citado en Williams, p. 75
  50. Iglesias, Graciela (31 de enero de 2003). «Revelan la historia del amante secreto de Wallis Simpson». La Nación. Consultado el 25 de abril de 2011.
  51. a b Fox, James (1 de septiembre de 2003), «The Oddest Couple», Vanity Fair (517): 276–291, ISSN 07338899 
  52. Williams, p. 75
  53. Windsor, duque de, p. 265
  54. Ziegler, pp. 277–278
  55. «Abdication Crisis» (en inglés). BBC News. Consultado el 25 de abril de 2011.
  56. Ziegler, pp. 289–292
  57. Broad, Lewis (1961), The Abdication, Londres: Frederick Muller Ltd, p. 44 
  58. Ebor, David (noviembre de 2002). «Marriage in Church After a Divorce» (en inglés). The Church of England. Consultado el 25 de abril de 2011.
  59. Beaverbrook, pp. 39–44 y p. 122
  60. a b Ziegler, pp. 305–307
  61. Como escribió Sir Horace Wilson a Neville Chamberlain citado en Higham, p. 191
  62. Ziegler, p. 234 and p. 312
  63. Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 82, 92
  64. Windsor, duque de, p. 359
  65. Beaverbrook, p. 57
  66. Un Lord in Waiting es una persona de la nobleza que ocupa un cargo destinado a la asistencia del monarca
  67. Tinniswood, Adrian (1992), Belton House, The National Trust, p. 34, ISBN 0707801133 
  68. Norton-Taylor, Richard; Evans, Rob (2 de marzo de 2000), «Edward and Mrs Simpson cast in new light» (en inglés), The Guardian, http://www.guardian.co.uk/monarchy/story/0,2763,191136,00.html, consultado el 9 de enero de 2011 
  69. Windsor, duque de, p. 413
  70. Windsor, Eduardo, duque de (12 de junio de 1950). «A King´s Story Part IV» (en inglés). Life pág. 125. Consultado el 25 de abril de 2011.
  71. Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 106–118; Higham, p. 224
  72. Ini, Luis (3 de junio de 2009). «Se casaban Eduardo VIII y Wallis Simpson». La Nación. Consultado el 25 de abril de 2011.
  73. Howarth, Patrick (1987), George VI, Hutchinson, p. 73, ISBN 0091710006 
  74. Carta de la reina María a la reina Elizabeth, 21 de mayo de 1937, Royal Archives, QEQM/PRIV/RF, citado en Shawcross, William (2009), Queen Elizabeth The Queen Mother: The Official Biography, Macmillan, p. 422, ISBN 9781405048590 
  75. Diario de Neville Chamberlain citado en Bradford, p. 243
  76. «Home Office memo on the Duke and Duchess's title» (en inglés). Richmond, Surrey: National Archives. Consultado el 25 de abril de 2011.
  77. Higham, p. 437
  78. Bradford, p. 172
  79. Hogg, James; Mortimer, Michael (2002), The Queen Mother Remembered, BBC books, pp. 84–85, ISBN 0563362146 
  80. Bloch, The Secret File of the Duke of Windsor, p. 259
  81. Véase también: Bloch, Michael (ed.) (1986), Wallis and Edward: Letters 1931–1937, Summit Books, pp. 231, 233, ISBN 0671612093  citado en Bradford, p. 232
  82. Higham, p. 232
  83. Carta de Lady Mosley a la duquesa de Devonshire, 5 de junio de 1972, en Mosley, Charlotte (ed.) (2007). The Mitfords: Letters Between Six Sisters. Londres: Fourth Estate, p. 582.
  84. Bowcott, Owen; Bates, Stephen (30 de enero de 2003), «Fear that Windsors would 'flit' to Germany» (en inglés), The Guardian, http://www.guardian.co.uk/freedom/Story/0,2763,885183,00.html, consultado el 9 de enero de 2011 
  85. Higham, p. 203
  86. Evans, Rob; Hencke, David (29 de junio de 2002), «Wallis Simpson, the Nazi minister, the telltale monk and an FBI plot» (en inglés), The Guardian, http://www.guardian.co.uk/Archive/Article/0,4273,4451107,00.html, consultado el 9 de enero de 2011 
  87. Bloch, The Duke of Windsor's War, p. 355
  88. Higham, p. 317
  89. Higham, p. 305
  90. Higham, p. 313
  91. Higham, p. 323
  92. Bloch, The Duke of Windsor's War, p. 102; Parker, p. 194
  93. Higham, p. 330 y Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 153 y 159
  94. El original usa el término blackout que significa «oscurecimiento de la ciudad para que ésta no sea visible desde los aviones enemigos», véase:«Blackout». Wordreference.com. Consultado el 9 de enero de 2010.
  95. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 165
  96. Al contar una historia de cómo Wallis se quejó de que a los negros se les permitiera andar por Park Avenue, Joanne Cummings, esposa de Nathan Cummings, dijo de Wallis, «creció en el Sur, en un tiempo determinado y con ciertos prejuicios». Fuente: Menkes, p. 88
  97. Howarth, p. 130
  98. Howarth, p. 113
  99. Menkes, pp. 192–193
  100. Higham, p. 443
  101. Menkes, pp. 11–48
  102. Higham, p. 449 y Ziegler, p. 545
  103. Higham, p. 450
  104. Higham, pp. 259–260
  105. Higham, pp. 466–469
  106. Higham, p. 473 y Bloch, The Secret File of the Duke of Windsor, p. 299
  107. Conducido por William Launcelot Scott Fleming, Deán de Windsor (antiguo Obispo de Portsmouth; y Norwich) The Times, lunes 5 de junio de 1972; p. 2; número 58496; col. E
  108. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 216 y Higham, pp. 477–479
  109. Ziegler, p. 555
  110. Higham, pp. 487–488
  111. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 221; Higham, p. 490 y Menkes, p. 199
  112. Blackwood, Lady Caroline (1995), The Last of the Duchess, Pantheon, ISBN 0679439706 
  113. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 222
  114. a b «Simple funeral rites for Duchess» (en inglés). BBC (29 de abril de 1988). Consultado el 25 de abril de 2011.
  115. Rasmussen, Frederick (29 de abril de 1986), Windsors had a plot at Green Mount, Baltimore: The Baltimore Sun 
  116. Menkes, p. 200
  117. Culme, John; Rayner, Nicholas (1987), The Jewels of The Duchess of Windsor, Nueva York: Vendome Press, p. 7 
  118. Ralston Saul, John; Ralston, Saul John (1998). Los bastardos de Voltaire: la dictadura de la razón en Occidente. Andres Bello. p. 485. ISBN 9788489691377. 
  119. Menkes, pp. 198, 206 y 207
  120. Wilson, Christopher (2001), Dancing With the Devil: the Windsors and Jimmy Donahue, Londres: HarperCollins, ISBN 0006531598 
  121. Higham, p. 119 y Ziegler, p. 224
  122. Bloch, The Duchess of Windsor, pp. 10, 13 y 230
  123. Ziegler, p. 533 y Higham, p. 496
  124. Higham, pp. 452–453
  125. Bloch, The Duchess of Windsor, p. 231
  126. Weintraub, Stanley (8 de junio de 1986), Washington Post: X05 
  127. Wilson, p. 179
  128. «Great lovers: A celebration of true romance» (en inglés). The Independent (13 de febrero de 2010). Consultado el 23 de abril de 2011.
  129. «Wallis Simpson (Character)» (en inglés). IMDb. Consultado el 15 de enero de 2010.
  130. «Always» (en inglés). Record Cabinet. Consultado el 23 de abril de 2011.
  131. «Triángulo real». Semana.com (19 de marzo de 2001). Consultado el 25 de abril de 2011.
  132. «The War Memoirs of HRH Wallis, Duchess of Windsor» (en inglés). Penguin.ca. Consultado el 23 de abril de 2011.

Bibliografía[editar]

Lectura adicional[editar]

Enlaces externos[editar]