Vehículo autónomo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Junior, un Volkswagen Passat robotizado aparcado en la Universidad de Stanford.

Un vehículo autónomo, también conocido como robótico, o informalmente como sin conductor o auto-conducido, es un automóvil autónomo capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control. Como vehículo autónomo es capaz de percibir el medio que le rodea y navegar en consecuencia.[1]

Podrá elegir el destino, pero no se le requiere para activar ninguna operación mecánica del vehículo.

Los vehículos autónomos perciben el entorno mediante técnicas complejas como láser, radar, lidar, GPS y visión computarizada. Los sistemas avanzados de control interpretan la información para identificar la ruta apropiada, así como los obstáculos y la señalización relevante. Los vehículos autónomos generalmente son capaces de crear sus propios mapas si se ven en entornos en los que no existe cartografía disponible[2] y crear sus propias rutas.

En el mundo hay varios programas activos. En junio de 2011 el estado de Nevada fue el primero en promulgar leyes sobre las operaciones en automóviles sin conductor.[3] [4] [5] La ley de Nevada entró en vigor el 1 de marzo de 2012 y el Departamento de Vehículos a Motor de Nevada otorgó la primera licencia a un coche sin conductor en mayo de 2012. Se trata de un Toyota Prius modificado con tecnología experimental de Google.[6]

Historia[editar]

La presentación más antigua de un vehículo autónomo que se conoce fue por Norman Bel Geddes en la feria de muestras Futurama patrocinada por General Motors para la Exposición Universal de 1939, que consistía en un vehículo eléctrico que era controlado por un circuito eléctrico embebido en el pavimento de la carretera.

En 1980 una furgoneta guiada por visión de Mercedes-Benz, diseñada por Erns Dickmanns y su equipo de la Universidad de Múnich alcanzó los 100 km/h en calles sin tráfico. La Comisión Europea se mostró interesada en el proyecto y realizó una inversión de 800 millones de € para el proyecto EUREKA Prometheus que buscaba desarrollar un vehículo autónomo.

En 1980 DARPA consiguió el primer vehículo que funcionaba mediante un radar láser y visión computarizada. En 1987, los laboratorios HRL demostraron que se podía construir un vehículo que podía diseñar su propia ruta una vez que se salía del mapa. El vehículo pudo moverse más de 600 metros a través de terreno complejo como pendientes, grandes rocas y vegetación.

En 1994, dos vehículos robots gemelos VaMP y Vita-2 de Daimler-Benz y Ernst Dickmans condujeron solos más de mil kilómetros en una autopista de París con 3 carriles en días habituales con tráficos intensos a velocidades de 130 km/h. Los vehículos funcionaron de forma autónoma con pequeñas intervenciones humanas. Demostraron que la conducción en carriles libres, en convoy y los cambios de carril a derecha e izquierda podían realizarse de forma autónoma.

En 1995, el equipo de Dickmanns modificó un Mercedes Clase S para que hiciera un viaje entre Munich y Copenague y vuelta, usando una visión computarizada con movimientos sacádicos y un ordenador para reaccionar en tiempo real. El robot consiguió alcanzar velocidades superiores a 175 km/h en las Autobahn alemanas, con un tiempo medio entre intervenciones humanas de 9 km, lo que supuso un 95% de conducción autónoma. De nuevo el vehículo condujo en tráfico, ejecutando maniobras para adelantar a otros vehículos.

Ventajas[editar]

Los automóviles autónomos no se están usando aún, pero su introducción podría presentar numerosas ventajas:

  • Reducción de accidentes, debido a que los sistemas autónomos incrementan la seguridad respecto a los conductores humanos.[7]
  • Incremento de la capacidad de las carreteras y reducción de la congestión del tráfico debido a la reducción de la distancia de seguridad entre vehículos.
  • Optimización: Los vehículos autónomos podrían encontrar el camino más rápido para ir de un lugar a otro, a través de una congestión de tráfico.
  • Reducir el consumo de gasolina y la polución de aire debido a técnicas para mejorar el tráfico.
  • Evita que los ocupantes del vehículo se entretengan en las tareas de conducción y navegación.
  • Elimina las restricciones que tenían los ocupantes. No importa que todos sean demasiado jóvenes o demasiado mayores para conducir porque el vehículo funcionaría sólo. Este factor ayudaría enormemente a las personas con discapacidad que no pueden conducir.
  • Evita pasajeros redundantes, es decir, evitaría el conductor que no va al sitio pero que tiene que llevar a más pasajeros a un lugar.
  • Aliviaría la escasez de aparcamiento, ya que el vehículo dejaría a los pasajeros y luego seguiría solo hacia un lugar donde pudiera aparcar, de la misma forma que luego podría volver y recoger a los pasajeros donde ellos quisieran.
  • Hay estudios que analizan la posibilidad de que se pueda reducir el número de vehículos en circulación, mediante sistemas en los que el usuario comparta vehículos en rutas similares.[8] [9]
  • Reduce la cantidad de espacio requerido para el aparcamiento de vehículos (se podrían aparcar más cerca)
  • Reduce los costos e inconvenientes de los conductores humanos contratados (por ejemplo en el transporte público o vehículos comerciales).
  • Ya que los vehículos autónomos no pueden violar la ley, se reducirían las multas, los costes de la policía de tráfico y se reduciría los costes de los seguros.
  • La señalización de carreteras no sería necesaria, ya que los vehículos podrían recibir la información por tecnología móvil.[10] [11] [12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «What we're driving at».
  2. «Simultaneous Localization and Mapping».
  3. «Nevada enacts law authorizing autonomous (driverless) vehicles». Green Car Congress (25 de junio de 2011). Consultado el 25 de junio de 2011.
  4. Alex Knapp (22-06-2011). «Nevada Passes Law Authorizing Driverless Cars». Forbes. Archivado desde el original el 28 June 2011. Consultado el 25-06-2011. 
  5. John Markoff (10-05-2011). «Google Lobbies Nevada To Allow Self-Driving Cars». The New York Times. Consultado el 11-05-2011. 
  6. Mary Slosson (08-05-2012). «Google gets first self-driven car license in Nevada». Reuters. Consultado el 09-05-2012. 
  7. Cowen, Tyler (28-05-2011). «Can I See Your License, Registration and C.P.U.?». The New York Times. 
  8. Arth, Michael E. (2010). Democracy and the Common Wealth: Breaking the Stranglehold of the Special Interests. Golden Apples Media. pp. 363–368. ISBN 978-0-912467-12-2.  Arth claims that this would be possible if almost all private cars requiring drivers, which are not in use and parked 90% of the time, would be traded for public self-driving taxis that would be in near constant use.
  9. 254. «Koushik Dutta - Google+ - The Unintended Effects of Driverless Cars Google has been…». Plus.google.com. Consultado el 28 de abril de 2012.
  10. http://www.cs.utexas.edu/~chiu/papers/Au12setpoint.pdf
  11. «AIM: Autonomous Intersection Management - Project Home Page». Cs.utexas.edu (21 de febrero de 2012). Consultado el 28 de abril de 2012.
  12. «Autonomous Intersection Management - FCFS policy with 6 lanes in all directions». YouTube (12 de junio de 2009). Consultado el 28 de abril de 2012.

Enlaces externos[editar]

Videos