Calidad del aire

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Smog sobre Santiago de Chile

La calidad del aire es una indicación de cuanto el aire esté exento de polución atmosférica, y por lo tanto apto para ser respirado.

Actualmente los controles y la reglamentación se han incrementado y la calidad de los combustibles también se ha mejorado. Sin embargo el tráfico vehicular se ha incrementado exponencialmente, transformándose en la principal fuente contaminante en las ciudades. A nivel mundial se ha descubierto que las emisiones de anhídrido carbónico derivadas de la combustión del petróleo están participando en forma determinante en el incremento de la temperatura global a causa del efecto invernadero. Las principales fuentes andrógenas de contaminación del aire son:

La calidad del aire puede ser comprometida también por causas naturales como por ejemplo:

La lucha contra la contaminación atmosférica se desarrolla en los siguientes frentes:

  • En el control de las fuentes de contaminación andrógenas y fijación de estándares adecuados para las emisiones; y
  • Monitoreo de la calidad del aire y determinación de estándares mínimos, a partir de los cuales se desencadenan las medidas excepcionales de limitaciones de emisiones.
Industria contaminante
Un letrero de la calidad del aire, señalando un aviso de ozono alto, Gulfton, Houston, Texas

Instalaciones industriales[editar]

Para cada sustancia contaminante se reglamenta la cantidad máxima que puede ser descargada en las emisiones aéreas. Los valores máximos son fijados generalmente por la autoridad nacional que se ocupa del medio ambiente. Las normativas pueden ser válidadas para todo el territorio nacional, o específicas para algunas regiones en particular, por sus características propias. Las empresas productoras de emisiones tienen la responsabilidad de cumplir con las normativas prescriptas. Es responsabilidad de las empresas obtener los respectivos permisos de funcionamiento.

El control individual sobre cada uno de los productores de emisiones, y hacer cumplir la normativa existente es sumamente importante, sin embargo no es suficiente. En efecto si en una determinada área existen numerosas industrias que descargan emisiones atmosféricas, aun respetando los límites individuales de emisiones, la calidad del aire puede verse afectada.

Es necesario establecer por ley parámetros que determinen el máximo grado de contaminación admisible. Estos parámetros son de dos tipos:

  • Valores límites: indican, para cada sustancia, la cantidad máxima aceptable;
  • Valor de guía: indican, para cada sustancia, la cantidad máxima deseable;

En la normativa ambiental nacional se establece a quién recae la responsabilidad del monitoreo de la calidad del aire y de los diversos parámetros.

Las plantas industriales que producen emisiones atmosféricas particularmente peligrosas, pueden incluso ser restringidas en relación a la localización de las mismas.

Usinas térmicas[editar]

Para lo que se refiere a las usinas térmicas, la legislación generalmente tiene dos aspectos:

  • Limitar la emisión de sustancias contaminantes; y,
  • Limitar el uso de agua.

Estos dos objetivos son alcanzados con reglamentaciones complementarias, y se refieren particularmente a usinas termoeléctricas y para plantas destinadas a la calefacción.

Emisiones de un automóvil

Vehículos con motores de combustión interna[editar]

Los vehículos automotores con motores de explosión interna son los principales responsables de la contaminación del aire en las áreas urbanas. Las normativas que se refieren a este tipo de contaminación se pueden disponer en dos grupos:

  • Medidas de emergencia: que comprenden límites para establecer situaciones de alerta y de emergencia. Estos límites pueden imponer la restricción parcial o total de la circulación.
  • Medidas preventivas: estas pueden definir las características técnicas de los modelos de vehículos circulantes, y la definición de los parámetros individuales de las emisiones. La normativa referente a la calidad de los combustible, particularmente en lo que se refiere al contenido de azufre.

Normativa internacional sobre la calidad del aire[editar]

Las emisiones contaminantes no solo provocan daños a nivel local, sino que pueden afectar a todo el planeta, llegando a poner en peligro la vida tal como la conocemos. La creciente masa de anhídrido carbónico descargada en la atmósfera ha acentuado el efecto invernadero, que conjuntamente con el agujero en la capa de ozono que circunda la tierra tienen efectos directos importantes sobre todas las formas de vida en la Tierra.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]