Circulación vehicular eficiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina circulación vehicular eficiente o conducción eficiente al conducir un vehículo de motor con ciertas características con objeto de ganar en seguridad vial, comodidad o confort, y para reducir la contaminación acústica y atmosférica. Estas técnicas de eficiencia son aplicables a todos los vehículo -incluidos trenes, camiones, motocicletas, etc.-.[1] [2]

Indicaciones para una conducción eficiente[editar]

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • Circular sin acelerar o frenar de forma brusca, lo que incluye mantener una distancia de seguridad amplia (aporta confort).
  • Por seguridad usar el freno motor -retiene mejor el coche-; sin embargo para ahorrar combustible es mejor,cuando las condiciones lo permiten, usar el pedal del freno.
  • Circular con las ventanas cerradas y con aire acondicionado u otros extras, a su mínima expresión.
  • Reducir marchas de dos en dos (o más) si la situación lo requiere. Para reducir intensamente la velocidad es preferible pasar de 5ª a 2ª marcha antes que desembragar y sobrecargar el freno de servicio, en caso de emergencia. La máxima frenada de un vehículo cuenta con un gran freno motor.
  • Cambiar a una marcha superior sin revolucionar demasiado el motor. Así se evita contaminación acústica, atmosférica, y desgaste mecánico. Esta medida cambia en cada motor, pero éste esquema puede ser orientativo (en turismos):
    • La 1ª velocidad sólo se usará para iniciar la marcha (y si el vehículo lo permite y se tiene la habilidad, se inicia sin acelerar).
    • La 2ª velocidad puede usarse a partir de 20 km/h.
    • La 3ª velocidad, a partir de 30 km/h.
    • La 4ª velocidad, a partir de 40 km/h.
    • La 5ª velocidad, a partir de 50 km/h.
    • Para vehículos dotados de 6ª velocidad o más, sólo téngase en cuenta que lo ideal es no sobrepasar un límite natural de revoluciones del motor en el que se le escuche trabajar cómodo.
  • Circular con los neumáticos sin la presión adecuada, tanto por exceso como por defecto, puede aumentar el consumo de carburante, además de tener más posibilidades de reventar, o fallar en caso de frenada.

Métodos[editar]

La Conducción por Impulso es uno de los métodos de Circulacion vehicular eficiente.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]