Seguridad vial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La seguridad vial consiste en la prevención de accidentes de tránsito o la minimización de sus efectos, especialmente para la vida y la salud de las personas, cuando tuviera lugar un hecho no deseado de tránsito. También se refiere a las tecnologías empleadas para dicho fin en cualquier medio de desplazamiento terrestre (ómnibus, camión, automóvil, motocicleta, bicicleta y a pie).

Las normas reguladoras de tránsito y la responsabilidad de los usuarios de la vía pública componen el principal punto en la seguridad vial. Sin una organización por parte del estado, con el apoyo de reglamentaciones para el tránsito y sin la moderación de las conductas humanas (educación vial) particulares o colectivas, no es posible lograr un óptimo resultado. Autoridades y promotores voluntarios deben llevar a cabo en forma permanente campañas, programas y cursos de Seguridad y educación vial, en los que se debe promover:

  • La cortesía y precaución en la conducción de vehículos.
  • El respeto al agente de vialidad.
  • La protección a los peatones, personas con discapacidad y ciclistas.
  • La prevención de accidentes.
  • El uso racional del automóvil particular.

La prioridad en el uso del espacio público de los diferentes modos de desplazamiento será conforme a la siguiente Jerarquía:

  • Peatones.
  • Ciclistas.
  • Usuarios y prestadores del servicio de transporte de pasajeros masivo, colectivo o individual.
  • Usuarios de transporte particular automotor.
  • Usuarios y prestadores del servicio de transporte de carga.

Es muy importante conocer, como peatones, cuales son nuestros derechos para garantizar nuestra integridad física, así como también cuales son nuestras obligaciones.

Los peatones tienen derecho de preferencia sobre el tránsito vehicular, para garantizar su integridad física cuando:

  • En los pasos peatonales, la señal del semáforo así lo indique.
  • Habiéndoles correspondido el paso de acuerdo con el ciclo del semáforo no alcancen a cruzar la vía.
  • Los vehículos vayan a dar vuelta para entrar a otra vía y haya peatones cruzando ésta.
  • Los vehículos deban circular sobre el acotamiento y en éste haya peatones transitando aunque no dispongan de zona

Peatonal.

  • Transiten por la banqueta y algún conductor deba cruzarla para entrar o salir de una cochera o estacionamiento.
  • Transiten en comitivas organizadas o filas escolares.
  • Transiten por los espacios habilitados para ello cuando la acera se encuentre afectada por la ejecución de un trabajo o

evento que modifique de forma transitoria las características del área de circulación peatonal.

Los peatones deben, por su propia seguridad, observar las siguientes obligaciones:

  • Cruzar las vías primarias y secundarias por las esquinas o zonas marcadas para tal efecto, excepto en las calles locales o

domiciliarias cuando sólo exista un carril para la circulación.

  • Utilizar los puentes, pasos peatonales a desnivel o rampas especiales para cruzar la vía pública dotada para ello.
  • Tomar las precauciones necesarias en caso de no existir semáforo.
  • Obedecer las indicaciones de los agentes, promotores voluntarios de seguridad vial y las señales de tránsito.
  • Hacer caso a las señales del semáforo(rojo:pare ámbar:vaya deteniéndose y verde:avance).

Seguridad activa[editar]

Es aquello que asiste al conductor para evitar un posible accidente interviniendo de manera permanente durante la circulación, algunos ejemplos que podemos citar son:

  • Sistema de retrovisores: Permite al conductor, la visibilidad posterior del vehículo y la circulación que ocurre detrás, para ello se cuenta con: espejos, eliminación de puntos ciegos, y otras ayudas de control como radares, comunicación de seguridad inalámbrica del vehículo y visión nocturna.
  • Sistemas de suspensión: La suspensión tiene una labor muy relevante en la seguridad activa. Sirve para dar comodidad al vehículo y sus ocupantes, disminuyendo la transmisión de irregularidades del terreno al habitáculo y favoreciendo el agarre del automóvil al suelo y, por tanto, su estabilidad. Los amortiguadores son los mecanismos que proporcionan seguridad y confort durante la conducción, aportando estabilidad al vehículo.
    • Mecánica: En este caso, los desplazamientos de las ruedas son absorbidos por los resortes o espirales.
    • Hidráulica:Los conjuntos hidráulicos soportan los desplazamientos de las ruedas.
    • Hidroneumática: Es la acción combinada de un líquido y un gas, para soportar los desplazamientos de las ruedas
  • Sistema frenado: El freno es el mecanismo encargado de aminorar la marcha del vehículo o detenerlo mediante el rozamiento o fricción del tambor o disco con las pastillas. Los frenos se clasifican según el sistema de accionamiento:
    • mecánico
    • neumático
    • eléctrico

Los sistemas más empleados en automóviles de uso particular, son el mecánico y el hidráulico. Los frenos pueden ser de tambor o de disco, aunque algunos fabricantes combinan ambos montando los frenos de disco en las ruedas delanteras y los de tambor en las traseras.

La fuerza de frenado debe asegurar una rápida detención de las ruedas pero sin llegar a bloquearlas. Para que eso sea posible es fundamental tener en cuenta las condiciones de la vía y el estado general de los mecanismos del vehículo (neumáticos, suspensiones, etc.).

Se pueden encontrar distintos tipos de mejoras que optimizan la frenada y garantizan la gobernabilidad de la dirección en condiciones críticas. Entre eficientes y muy eficientes: ABS (Antilock Brake System: sistema anti-bloqueo de frenos) con EBV (reparto electrónico de frenada). ESP (control de estabilidad), con EDL (control de tracción).

  • Sistema de dirección: La dirección orienta las ruedas a voluntad del conductor, con precisión y suavidad, e influye directamente en la estabilidad del vehículo. Si la dirección es asistida, el esfuerzo sobre el volante se reduce considerablemente a través de un sistema hidráulico que realiza la mayor parte del trabajo necesario para girar la dirección.

Los sistemas de dirección servo asistida permiten hacer menos esfuerzos en el volante a la hora de maniobrar el auto para estacionarlo y mantener una dirección correcta cuando circulamos a altas velocidades.

También estos sistemas de dirección pretenden asegurar un perfecto control del vehículo incluso en condiciones límite, (coeficiente de roce diferentes para las ruedas delanteras, variaciones rápidas del ángulo de giro).

Las presiones de trabajo del sistema hidráulico se taran (calibran) para que quienes se sientan al volante, sientan constantemente un alto grado de adherencia de los neumáticos con la carretera, permitiendo, de esta manera, un grado de seguridad muy alto.

  • Sistema de iluminación. El uso de las luces es un punto fundamental dentro de la seguridad activa en la circulación ya que por intermedio de las mismas los conductores y usuarios de la vía pública se comunican entre las personas.

Seguridad pasiva[editar]

Es aquella que se encarga de minimizar las consecuencias negativas que se pueden producir cuando el accidente es inevitable.

  • Cierre automático de la inyección de combustible para impedir incendios que puede afectar a cualquier persona.
  • Depósito de combustible y elementos auxiliares diseñados para evitar el derrame de combustible en caso de colisión (coches como el Ford Pinto y el nissan GTR se hicieron famosos por descuidar esta precaución).
  • Aviso automático a centro de emergencias después de un accidente (opcional en algunos vehículos estadounidenses).
  • Puertas diseñadas para una fácil apertura después del accidente.
  • Hebillas del cinturón de seguridad de fácil apertura.
  • Llevar herramientas de seguridad en caso de emergencia.
  • Pedalera colapsa ble: Minimiza los daños en las extremidades inferiores del conductor en caso de colisión frontal.
  • Columna de dirección articulada colapsable: Esta columna cuenta con zonas de absorción de deformaciones que se localizan en la parte inferior del auto.
  • Volante con absorción de energía: Donde la corona del volante y los radios son amplios y redondeados, cubiertos por un material deformable que no produce astillas.
  • Parabrisas y cristales laterales: El compuesto utilizado en la fabricación del cristal parabrisas está preparado para que, en caso de accidente, no salten astillas que puedan dañar a los pasajeros del vehículo. En cambio, las ventanillas laterales son más débiles y pueden romperse más fácilmente, serían las salidas de emergencia en caso de volcamiento si las puertas quedasen bloqueadas.
  • Hay que tomar en cuenta que ante un siniestro (es así como se cataloga en orden de atención en los hospitales), es de vital importancia contar con una aseguradora confiable y así evitar perdida de tiempo que puede resultar vital.
  • Al elegir un seguro para nuestro auto hay que tomar en cuenta puntos clave como son: la cobertura, que hospitales y servicios de ambulancia se encuentran en convenio con dicha aseguradora, cual es el la suma asegurada que manejamos o si esta va aumentando en cuestión al tiempo que llevemos con el seguro o cuál seria el deducible a pagar.
  • Otros puntos a tomar en cuenta son los estudios de gabinete y especializados que están autorizados según nuestra cobertura, que especialidades se encuentran en el rol médico que manejan, si estos están por llamado o de planta en el hospital.

Seguridad de bebés y niños[editar]

La seguridad automovilística es crítica en estos casos, sobre todo considerando que los dispositivos existentes no han sido diseñados para ellos. En muchos países (por ejemplo, en los Estados miembros de la Unión Europea) es obligatorio el uso de mecanismos de retención apropiados al peso y la altura; desde sillas especiales hasta elevadores que impidan que el cinturón de seguridad provoque asfixia si ocurre un accidente. En todos los casos se deben utilizar siguiendo las instrucciones de los fabricantes, y debe recordarse el peligro que puede representar para un bebé o niño la bolsa de aire

Seguridad ante la conducción rutinaria[editar]

Muchos conductores que siguen la misma ruta cada día lo hacen sin utilizar el área del cerebro donde tiene lugar el pensamiento consciente, según afirma el científico especialista en tráfico Michael Schrekkenberg, de la Universidad de Duisburgo-Essen (Alemania). Como conocen el camino, los conductores se ocupan de otras cosas en vez de concentrarse en el tráfico; en consecuencia, tardan más en advertir los peligros. Por esta razón, se les recomienda recordar continuamente la necesidad de estar alerta y no distraerse de la carretera. No solamente se debe tener en cuenta que se conoce el camino sino también el clima ya que no es lo mismo conducir en un día soleado a conducir en un fuerte aguacero o sobre una vía congelada.

El color de los autos[editar]

En Auckland (Nueva Zelanda), la investigadora Sue Furness realizó un estudio sobre 1000 automóviles en su país, el cual descubrió que los automóviles de color plata habían tenido menos accidentes graves que los de color verde, café o negro.

También en Auckland, un estudio (Newstead y D’Elía, 2007)[1] descubrió que los automóviles de color blanco tuvieron una tasa significativamente menor de sufrir accidentes graves que los autos de otros colores, incluido el plata.

Comparados con los vehículos blancos, una cantidad de colores se asocian con un riesgo de accidentes más alto. Esos colores son generalmente los que están por debajo en el índice de visibilidad, e incluyen el azul, gris, negro, rojo, plata y verde. Ningún color fue significativamente más seguro que el blanco, aunque varios otros colores no se pudieron distinguir del blanco en términos de riesgo relativo de accidente. [...] Ninguno de los colores de vehículos que indicaron un menor riesgo relativo en comparación con el color blanco fue estadística mente significativo.

Stuart Newstead y Ángelo D’Elía, 2007[1]

El estudio de color de los vehículos, realizado por el MUARC (Centro de Investigación de Accidentes de la Universidad de Monash) y publicado en 2007, analizó 855.258 accidentes ocurridos entre 1987 y 2004 en los estados australianos de Victoria y Australia Occidental que dieron como resultado lesiones o al menos el remolque de un vehículo. El estudio analiza el riesgo relacionado con las condiciones de luz.[1]

Tabla de colores en orden de peligrosidad[editar]

La siguiente tabla (Newstead y D’Elía, pág. 8)[1] presenta la relación entre los accidentes de tránsito y los distintos colores de automóviles. Como unidad se utiliza la peligrosidad del color blanco. Por ejemplo,

  • durante el día, el color plata (1,10) es 10% más peligroso que el color blanco
  • al atardecer o al amanecer (1,15) es 15% más peligroso y
  • de noche (1,08) es 8% más peligroso.
Posibilidad de accidentes en distintos
momentos del día (blanco: 1,00)
Color del automóvil De día Al atardecer o amanecer A la noche o madrugada
blanco 1,01 1,00 1,05
anaranjado 0,09999 1,21 0,77
malva 1,07 1,00 0,65
beige 0,93 1,16 0,97
crema 1,03 0,99 0,92
amarillo 1,00 0,88 1,00
oro 0,98 1,04 1,1
rosado 1,19 0,66 1,06
rojo 1,07 1,02 1,10
café rojizo 1,07 0,82 1,09
azul 1,07 0,96 1,03
púrpura 1,11 1,01 1,10
plata 1,10 1,15 1,08
verde 1,04 1,03 1,04
café 1,05 1,12 0,98
gris 1,11 1,25 1,07
negro 1,12 1,47 0,92

Educación vial en Argentina[editar]

En el año 2014 se firmó un convenio entre la Agencia Nacional de Seguridad Vial y el Ministro de Educación Alberto Sileoni para la formación docente en seguridad vial y para incluir la Seguridad Vial en los contenidos educativos de las escuelas del país. [2]

Notas[editar]

  1. a b c d “An Investigation into the relationship between vehicle colour and crash risk”, investigación sobre la relación entre el color de un vehículo y el riesgo de accidentes, realizada por Stuart Newstead y Ángelo D’Elía, del Centro de Investigación de Accidentes, de la Universidad de Monash (Monash.edu.au).
  2. Seguridad Vial en las escuelas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]