República Popular de Polonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «República Popular Polaca»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Polska Rzeczpospolita Ludowa
República Popular de Polonia

Flag of German Reich (1935–1945).svg

1945-1989

Flag of Poland.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Mazurek Dąbrowskiego
Ubicación de Polonia
Capital Varsovia[1]
Idioma oficial polaco
Gobierno Estado socialista
Presidente
 • 1945-1952 Bolesław Bierut
 • 1989 Wojciech Jaruzelski
Período histórico Guerra Fría
 • Fin de la ocupación alemana 28 de junio de 1945
 • Ingreso al CAME 25 de enero de 1949
 • Pacto de Varsovia 1 de mayo de 1955
 • Implantación del multipartidismo 19 de julio de 1989
Superficie
 • 1945 312 865 km²
Población
 • 1945 est. 23 640 000 
     Densidad 75,6 hab./km²
 • 1989 est. 37 988 000 
     Densidad 121,4 hab./km²
Moneda Złoty
Miembro de: ONU, Pacto de Varsovia, CAME
1La capital estuvo establecida en Lublin (1944-1945), y posteriormente en Łódź (1945-1948).

La República Popular de Polonia (en polaco: Polska Rzeczpospolita Ludowa) fue el Estado socialista que se estableció en Polonia tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Se pueden destacar diversos avances en los niveles de vida de los habitantes de Polonia durante esta época

Ya cerca del final de la Segunda Guerra Mundial las fuerzas del Ejército alemán fueron expulsadas del territorio polaco gracias al avance del Ejército Rojo de la Unión Soviética. La Conferencia de Yalta sancionó la formación provisional de un gobierno de coalición procomunista polaco. Muchos fueron los polacos que vieron en este acuerdo una forma traición destinada a contentar al líder soviético Josef Stalin. El nuevo gobierno establecido en Varsovia fue incrementando su poder y al cabo de los dos primeros años el Partido Obrero Unificado de Polonia (PZPR/POUP), bajo el mando de Bolesław Bierut, tomó el control del país que se convirtió así en parte de la esfera de influencia del nuevo poder soviético en el este de Europa al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Tras la muerte de Stalin en 1953 se produjo en Europa del este una época de deshielo permitiendo el gobierno de una facción más liberal de los comunistas polacos dirigidos por Władysław Gomułka. Polonia disfrutó de un período de relativa estabilidad en la siguiente década, pero a mediados de los 60, comenzaron a aumentar las dificultades económicas y políticas. En diciembre de 1970, el gobierno anunció sorpresivamente fuertes incrementos en los precios de los alimentos básicos en un intento por evitar el colapso económico. A todo esto siguió una oleada de movilizaciones populares contra dichos incrementos por lo cual el gobierno introdujo un nuevo programa económico que produjo un inmediato ascenso en los niveles de vida, pero que duró poco tiempo al desarrollarse la crisis del petróleo de 1973. En la década de 1970 el gobierno de Edward Gierek fue forzado finalmente a subir los precios lo que llevó a una nueva oleada de protestas públicas.

Este ciclo se interrumpió con el nombramiento en 1978 de Karol Wojtyla como Papa Juan Pablo II. Este nombramiento inesperado tuvo un efecto electrizante sobre la oposición al comunismo en Polonia. A principios de agosto de 1980, una nueva oleada de manifestaciones liderada por el electricista Lech Wałęsa, entre otros, fundador del sindicato independiente Solidaridad (en polaco: Solidarność), forzó al gobierno de Wojciech Jaruzelski a declarar la ley marcial en diciembre de 1981 llevando a prisión a la mayoría de los líderes de la oposición. Sin embargo, el cambio ya era inevitable. Con las reformas de Mijaíl Gorbachov en la Unión Soviética, el aumento de la presión de la Iglesia Católica y de los sindicatos, junto a la masiva deuda externa, el gobierno de los comunistas se vio obligado a negociar con la oposición. En 1988, la Mesa de Negociaciones alteró radicalmente la estructura del gobierno polaco y de su sociedad. En abril de 1989, Solidaridad fue legalizada y se le permitió participar en las siguientes elecciones. Sus candidatos obtuvieron la victoria. En 1990, Jarurelski renunció a su mandato. Le sucedió Lech Wałęsa en diciembre. Hacia finales de agosto del siguiente año, ya se había formado el gobierno de Solidaridad, y en diciembre Wałęsa fue elegido presidente transformándose la República Popular de Polonia en la República de Polonia.

Creación de la República Popular de Polonia 1945-1956[editar]

Fronteras viejas y nuevas de Polonia en 1945.

Devastación de la guerra[editar]

Polonia sufrió enormes pérdidas durante la Segunda Guerra Mundial. Si en 1939 Polonia tenía 35.1 millones de habitantes,[1] al final de la guerra sólo tenía 19.1 millones en el interior de sus fronteras,[1] y el primer censo posterior a la guerra, de febrero de 1946, reflejó sólo 23.9 millones.[2] Cerca de unos 6 millones de ciudadanos polacos, un 21.4 % aproximadamente, murió entre 1939 y 1945. Más de un 80 por ciento de la capital de Polonia fue destruida durante el cerco de Varsovia. Polonia, que era todavía una sociedad básicamente agraria en relación al resto de las naciones occidentales, sufrió un daño catastrófico en sus infraestructuras durante la guerra y padeció un fuerte retraso industrial en el tiempo posterior a la guerra. Las pérdidas en recursos nacionales e infraestructuras ascendieron a un 30% del potencial anterior a la guerra. La realización de la inmensa labor de reconstrucción del país se vio lastrada por las dificultades del nuevo gobierno para adquirir una base estable para un nuevo poder centralizado, complicado además por la desconfianza de una parte considerable de la sociedad hacia el nuevo régimen y por las disputas sobre las nuevas fronteras posteriores a la guerra, que no llegaron a establecerse firmemente hasta mediados de 1945. En 1947 la influencia soviética fue la causa de que el gobierno polaco rechazara el Plan Marshall financiado por el gobierno de los EEUU. En 1949 Polonia pasó a formar parte del Comecon dominado por la Unión Soviética. Al mismo tiempo las fuerzas soviéticas se dedicaron a arrasar los territorios recuperados que fueron transferidos a Polonia eliminando equipamiento industrial de gran valor, infraestructuras e industrias que fueron enviadas a la Unión Soviética.

Consolidación del poder Socialista (1945-1948)[editar]

El manifiesto del PKWN, publicado el 22 de julio de 1944.

Incluso antes de que el ejército rojo entrara en Polonia, la Unión Soviética persiguió el objetivo estratégico de eliminar la resistencia anticomunista para conseguir que Polonia acabase bajo su influencia. En 1943 siguiendo la controversia Katyn Stalin mantuvo intensas relaciones con el gobierno polaco en el exilio en Londres, pero para apaciugar al gobierno de los EEUU y del Reino Unido, la Unión soviética acordó en la Conferencia de Yalta en 1944 formar una coalición compuesta por el Partido Obrero Comunista de Polonia, miembro del prooccidental gobieno polaco en el exilio, y miembros del "Armia Krajowa", movimiento de resistencia, así como permitir la celebración de unas elecciones libres.

Desde un principio la decisión de Yalta favoreció a los comunistas, que disfrutaron del soporte de la Unión Soviética, elevada moral, control de los ministerios principales, como los servicios de seguridad, y la determinación de Moscú de someter a la Europa del este bajo su influencia. Con el comienzo de la liberación de los territorios de Polonia y el fallo de la operación Tempestad del Armia Krajovas en 1944, el control de los territorios de Polonia pasó de las fuerzas de ocupación nazi alemanas a las del Ejército Rojo, y de éste a los comunistas de Polonia, que ejercieron una decisiva influencia en el gobierno provisional.

El primer ministro de Polonia en el exilio, Stanisław Mikołajczyk, dimitió en 1944 y, junto con otros muchos polacos en el exilio, regresó a Polonia, donde el Gobierno Provisional (Rząd Tymczasowy Rzeczypospolitej Polskiej; RTTP), había creado El Comité Nacional de Liberación, controlado por los comunistas en Lublin. Este gobierno estaba dirigido por el socialista Edward Osóbka-Morawski, pero los comunistas tenían la mayoría de los puestos clave. Ambos gobiernos estuvieron bajo el control del parlamento nacional controlado por los comunistas, el (Krajowa Rada Narodowa; KRN), y no fueron reconocidos por el cada vez más aislado gobierno en el exilio, que había formado su propio parlamento (Rada Jedności Narodowej; RJN).

El nuevo Gobierno Provisional de Unidad Nacional, como se conoció al gobierno hasta las elecciones de 1947, se estableción el 28 de junio con Mikołajczyk como Primer Ministro. El principal rival del Partido Comunista fueron los veteranos del Armia Krajova, junto con el (Polskie Stronnictwo Ludowe; PSL) de Mikołajczyk y los veteranos del ejército polaco que habían luchado en el oeste. Pero al mismo tiempo, los partidos de orientación soviética controlados por el Ejército rojo y las fuerzas de seguridad, consiguieron la mayor parte del poder, especialmente en el Partido Obrero de Polonia, bajo el control de Władysław Gomułka y Bolesław Bierut.

Mikołajczyk y sus colegas en el gobierno de Polonia en el exilio inisitieron en en mantenerse en la defensa de las fronteras de Polonia anteriores a 1939 (la línea Curzon y la región de Kresy) como base de la futura frontera polaco-soviética. Sin embargo esta posición no podía ser defendida en la práctica, Stalin ocupaba el territorio en cuestión, y había obtenido la promesa del control de dichas áreas por parte de Churchill y Roosevelt en 1943. El gobierno en el exilio rechazó aceptar las fronteras propuestas lo que enfureció a los aliados, particularmente a Churchill, haciendo que se vieran menos inclinados a oponerse a las intenciones de Stalin acerca de cómo debía estructurarse el nuevo gobierno de Polonia. Al final el gobierno en el exilio perdió en ambos sentidos, Stalin se anexó los territorio del este y tomó el control del nuevo gobierno de Polonia. Sin embargo, Polonia preservó su estatus de estado independiente, a pesar de las tesis de influyentes comunistas, como Wanda Wasilewska, a favor de que Polonia fuera una república de la Unión Soviética.

Stalin había prometido en la conferencia de Yalta que se celebrarían elecciones libres en Polonia. No obstante, los comunistas, guiados por Gomułka y Bierut, eran conscientes de la falta de apoyo en la sociedad polaca. A causa de ello, un referéndum celebrado en 1946, conocido como tres veces sí, se celebró en lugar de unas elecciones parlamentarias. El referéndum incluía tres preguntas muy generales y estaba orientado a confirmar la popularidad de los comunistas en Polonia. A causa de que los partidos más importantes de Polonia del momento carecían de listas y podían dar soporte a cualquier opción, el PSL de Mikołajczyk decidió consultar a sus militantes la oposición a la abolición del senado, mientras que el bloque comunistas democrático apoyaba el "3 veces sí".

El referéndum mostró que los planes comunistas contaban con escaso apoyo, menos de un tercio de la población. Sólo el fraude electoral les permitió ganar en la controlada encuesta. Siguiendo el resultado del referéndum, la economía polaca comenzó a ser nacionalizada.

Los comunistas consolidaron el poder gradualmente contra los derechos de las fuerzas opositoras, particularmente suprimiendo el partido líder de la oposición de Mikołajczyk. En algún caso, sus oponentes fueron sentenciados a muerte, entre ellos Witold Pilecki, el organizador de la resistencia de Aushwitz, y muchos líderes de la Armia Krajowa y del Consejo de Unidad Nacional. La oposición fue perseguida por medios administrativos, siendo muchos de sus miembros asesinados o forzados al exilio. Aunque la persecución inicial de estas organizaciones anti-nazis llevó a muchos partisanos a la huida, las acciones de Służba Bezpieczeństwa, NKVD, y del Ejército Rojo, disminuyeron sus efectivos. En 1947 se promulgó una amnistía para la mayoría de los partisanos, las autoridades del partido comunista esperaban unas 12.000 personas que entregaría sus armas, pero fueron en torno a los 53.000.

En 1946, los partidos de derechas habían sido prohibidos. Se formó un Bloque Democrático, progubernamental, en 1947 que incluyó el predecesor Partido Obrero Unido de los comunistas y sus aliados. En enero de 1947, la primera elección parlamentaria sólo permitió candidatos opositores del PPP, que carecía de poder real gracias a la acción gubernamental. Los resultados fueron ajustados por Stalin y el candidato del régimen ganó 417 de los 434 asientos del parlamento, acabando definitivamente con toda oposición. Muchos miembros de los partidos de la oposición, incluido Mikołajczyk, abandonaron el país. Los gobiernos occidentales no protestaron, lo que llevó a muchos anticomunistas a hablar de una traición. En el mismo año, el nuevo legisltavio creó la Pequeña Constitución de 1947, y en los dos siguientes años los comunistas aseguraron su control del poder monopolizando el poder político en Polonia bajo el PZPR. Otra fuerza política de Polonia, el viejo partido de Józef Piłsudski, el (Polska Partia Socjalistyczna; PPS), sufrió un desastre total al aplicarle los comunistas la táctica de desmembrar cualquier clase de oposición. Una facción, que incluía a Osóbka-Morawski, intentó reunir fuerzas con el PPS y formar una unidad contra los comunistas. Otra facción liderada por Józef Cyrankiewicz, argumentó que los socialistas debían defender a los comunistas en el desarrollo de un programa socialista, aunque se opusieran a la estrategia de un solo partido. Las hostilidades anteriores a la guerra continuaron y Mikołajczyk se opuso a formar un partido de unidad frente a los socialistas. Los socialistas jugaron con estas divisiones desprendiéndose de Osóbka-Morawski y haciendo primer ministro a Cyrankiewicz primer ministro. En 1948 los socialistas y la facción socialista de Cyrankiewicz se unieron para formar el PZPR. Mikołajczyk se vio forzado a abandonar el país, y Polonia se convirtió de facto en una estado de partido único satélite de la Unión Soviética. Dos pequeños partidos, uno para agricultores (Zjednoczone Stronnictwo Ludowe) y otro para la inteligencia, (Stronnictwo Demokratyczne), fueron permitidos. Había empezado el período de sovietización.

El sistema político socialista[editar]

La República Popular de Polonia se autodefinía como un Estado socialista, y como tal tenía una serie de instituciones similares a las del resto de los países del campo socialista. Desde el referéndum del 30 de junio de 1946, existió en la República Popular de Polonia una única cámara legislativa, la Dieta, compuesta por 460 parlamentarios. La cámara era elegida en elecciones a partir de listas únicas presentadas por el Frente de Unidad Nacional, agrupación de partidos que englobaba al Partido Obrero Unificado de Polonia, al Partido Campesino Unificado y al Partido Democrático.

El Frente de Unidad Nacional presentaba las listas a las comisiones electorales a través de sus comités regionales. La ley permitía que se presentasen más listas, aparte de las del Frente de Unidad Nacional, pero no era habitual. En las listas se presentaban más candidatos que puestos a ocupar, y los votantes tachaban los candidatos que rechazaban, votando al resto. Las elecciones se consideraban válidas cuando en ellas participaba la mitad o más de los electores de la circunscripción, nunca menos. Así mismo, los candidatos elegidos eran aquellos que sacaban más de un 50% de votos válidos.

La Dieta elegía el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y la Cámara Suprema de Control. De la misma manera, podía revocar a todos los cargos previamente nombrados. Ningún órgano podía disolver la Dieta, constituyéndose ésta como el órgano superior del Estado. La Dieta se subdividía en 18 comisiones parlamentarias, encargadas cada una de un aspecto de la vida nacional. Los diputados de la Dieta estaban obligados a responder ante los electores, de manera que celebraban con ellos reuniones periódicas, generalmente en los locales del Frente de Unidad Nacional, en las que les informaban y hablaban con ellos. También recibían a los electores, previa cita, determinados días y horas.

La Cámara Suprema de Control se encargaba, como su nombre indica, de ayudar a la Dieta a controlar a los restantes órganos del Estado.

El Consejo de Estado de la República Popular de Polonia era una jefatura de Estado colegiada formada por 17 miembros, todos ellos pertenecientes a la Dieta, que los nombraba y revocaba como miembros del Consejo. El Gobierno recaía en el Consejo de Ministros, que tenía amplias facultades pero estaba sujeto al control de la Dieta.

En la Constitución de la República Popular de Polonia de 1976 se mencionaba al Partido Obrero Unificado de Polonia como "la fuerza política dirigente de la sociedad en la edificación del socialismo". El Frente de Unidad Nacional se definía como "«plataforma común de la acción de las organizaciones sociales y agrupación patriótica de todos los ciudadanos independientemente a su afiliación política o de sus creencias, estando dirigido por el POUP. Esto daba al Partido Obrero Unificado de Polonia facultad para establecer líneas políticas generales a seguir por los órganos del Estado para el desarrollo socialista de la República Popular de Polonia.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]