Racionamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El racionamiento es la asignación gubernamental de recursos limitados y bienes de consumo, figura económica generalmente aplicada durante las guerras, las hambrunas o cualquier otra emergencia nacional.

El racionamiento de un producto en función de su uso prohíbe los consumos menos importantes, como puede suceder en el caso de la gasolina, que se niegue su utilización para paseos en favor de los viajes relacionados con el trabajo. El racionamiento ejercido según la escasez de un artículo de consumo, se pone en práctica por ejemplo, como cuando no hay suficiente comida para satisfacer a todos los demandantes y se opta por distribuirlo en cantidades limitadas. El racionamiento hecho en base al costo de las mercancías, limita la cantidad de dinero que los consumidores pueden gastar en productos básicos que son difíciles de estandarizar, como podría ser la ropa. En el racionamiento por puntos se asigna un puntaje a cada artículo, dándosele cierta cantidad de puntos a cada consumidor en forma de cupones, que son emitidos como si fuera dinero para ser canjeados por bienes racionados.

En una política económica de este tipo, generalmente los consumidores tienden a ahorrar su dinero o invertirlo en bonos del Estado, de modo que el capital que no es gastado, no termina siendo utilizado en mercancías innecesarias o en compras del mercado negro.

Racionamiento en España en el siglo XX[editar]

Cartilla de racionamiento española de 1945.

El periodo posterior a la Guerra Civil española estuvo marcado por la escasez. Una orden Ministerial de 14 de mayo de 1939, estableció el régimen de racionamiento en España para los productos básicos alimenticios y de primera necesidad. El racionamiento no alcanzaba a cubrir las necesidades alimenticias básicas de la población, por lo que vivieron años de hambre y miseria. Se establecieron dos cartillas de racionamiento, una para la carne y otra para el resto de productos alimenticios. Se dividió a la población en varios grupos: hombres adultos, mujeres adultas (ración del 80% del hombre adulto), niños y niñas hasta catorce años (ración del 60% del hombre adulto) y hombres y mujeres de más de sesenta años (ración del 80% del hombre adulto). La asignación de cupos podía ser diferente también en función del tipo de trabajo del cabeza de familia. Inicialmente las cartillas de racionamiento eran familiares, que fueron sustituidas, en 1943 por cartillas individuales, que permitían un control más exhaustivo de la población. En mayo de 1943 (BOE de 15 de abril de 1943), al mes de la entrada en vigor de la cartilla individual, el número de racionados en España era de 27.071.978 personas.[1] La distribución de alimentos racionados se caracterizó por la mala calidad de los productos y puso de manifiesto corrupción generalizada y el mercado negro. El racionamiento perduró oficialmente hasta mayo de 1952, fecha en que desapareció para los productos alimenticios.[2]

Entre 1950 y 1960 el consumo per cápita de carne y papel se duplicó y el de azúcar o de electricidad se triplicó.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Roque Moreno Fonseret, Movimientos interiores y racionamiento alimenticio en la postguerra española
  2. Historia contemporánea de España: Siglo XX editado por Francisco Javier Paredes Alonso
  3. Estadísticas históricas de España: siglos XIX - XX Escrito por Albert Carreras,Xavier Tafunell