Real de a 8

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Real de a 8
Moneda fuera de curso
Peso duro o peso fuerte
Potosi Real.jpg
Reverso de Real de a 8
Ámbito monarquía católica
Fracción 8 reales y 272 maravedís. 1 real de a ocho = 1 duro. 2 reales de a 8 = 1 escudo
Monedas ½, 1, 2, 4, 8, 16 maravedís
¼, ½, 1, 2, 4 reales
1 real de a ocho
1, 2, 4, y 8 escudos
Tasa de cambio
1 real de a ocho = 2 ESP
Cronología
Real de a 8 Peseta
[editar datos en Wikidata ]
El real de a 8 más conocido es el Columnario de plata, en cuyas columnas de Hércules se inspiraron para crear el símbolo del dólar, $.

El real de a 8, peso de ocho, peso fuerte, peso duro o dólar español fue una moneda de plata con valor de ocho reales acuñada por el Monarquía católica después de la reforma monetaria de 1497 que estableció el real español. Gracias al amplio uso que tuvo a finales del siglo XVIII en Europa, toda América y el extremo oriente, se convirtió en la primera divisa de uso mundial. Fue la primera moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta que una ley de 1857 desautorizó su uso. Muchas de las monedas actuales, tales como el dólar canadiense, el dólar estadounidense o el yuan chino[cita requerida], así como monedas de Hispanoamérica y de Filipinas están basadas en el real de a 8.

Actualmente el término «peso» se usa todavía en ocasiones para referirse al histórico real de a 8. Esto se debe a que los pesos tenían un peso y diámetro similar al real de a 8. No obstante, el término «peso» no aparece en el sistema monetario español hasta 1864, y es más exacto referirse al real de a 8 en el anterior sistema monetario.

En el mundo anglosajón en general y en Estados Unidos en particular, el real de a 8 era conocido como Spanish dollar, pieces of eight o eight real coin. Existen diversas teorías de que el símbolo «$» del peso y el dólar parece tener su origen en las bandas y Columnas de Hércules del escudo español que aparece en el reverso del real de a 8.

Origen[editar]

Los reales de a 8 se acuñaban en América dentro de la denominación del real español y se transportaban a granel hacia España, haciendo este transporte un objetivo tentador para los piratas y corsarios del mar. Por otra parte, su uso también se extendió por el sudeste asiático, pues el Galeón de Manila transportaba periódicamente plata en monedas desde México hasta Manila en las Filipinas, donde debía intercambiarse por mercancías chinas y filipinas en tanto la plata era la única mercancía extranjera que China aceptaba como pago. En el comercio oriental, los reales de a 8 españoles fueron a menudo estampados con caracteres chinos, que indicaban que se trataba de monedas originales.

Debido a los enormes yacimientos de plata descubiertos en México (por ejemplo en Taxco y Zacatecas) y Potosí en la actual Bolivia las casas de la moneda de México y Perú comenzaron a acuñar moneda desde el siglo XVI, por lo que millones de reales de a 8 se acuñaron a lo largo de los varios siglos de presencia española.

Apogeo y difusión[editar]

Anverso de real de a 8 de Carlos IV con resello de Sudán.

Si bien España impedía el libre comercio entre sus colonias y el resto del mundo, el contrabando de diversos productos se hizo común desde el siglo XVII entre colonias españolas y buques de Gran Bretaña y Holanda; ello permitió que las piezas monetarias acuñadas en las cecas de la Monarquía hispana circularan por sitios ajenos a la jurisdicción española. Las Trece Colonias británicas en América del Norte llegaron a utilizar prontamente los reales de a 8 debido a la fineza de su contenido en plata y a su relativa abundancia en el mercado, mayor que la moneda de su propia metrópoli.

El comercio español con China, utilizando como base a las Filipinas, hizo que el real de a 8 se difundiera también en el Sureste asiático. En una época donde el valor de la moneda estaba determinado por su contenido intrínseco de plata u oro, la fineza del real de a 8 hizo que esta pieza se tornara extraoficialmente en la moneda de cambio para el comercio internacional sostenido en Asia Oriental. La llegada de comerciantes estadounidenses a China a fines del siglo XVIII impulsó más el uso del Spanish dollar, como se denominaba en inglés al real de a 8.

Real de a ocho de Felipe V.

El real de a 8 se convirtió entonces en la divisa de más amplia difusión durante el periodo colonial en América, y por su elevado valor intrínseco así como por su fineza, se siguieron usando en Norteamérica y en el Sudeste asiático hasta el siglo XIX. Cuando estas monedas de plata llegaron a Europa, fueron comparadas con las grandes monedas de plata que acuñaba Austria: el thaler (traducido al español como tálero). No obstante su fama en Europa, el tálero austriaco no tenía la difusión del real de a 8 a nivel mundial, pero su nombre en francés y en inglés (thaller y daller), sirvieron para que en Estados Unidos el real de a 8 recibiera el nombre de Spanish daller, del cual derivó posteriormente la denominación Spanish dollar, reducido luego a simplemente dólar.

Una ley estadounidense de 1792 sobre el sistema monetario creó la casa de moneda de los Estados Unidos, aunque los primeros dólares estadounidenses no fueron tan populares como los Spanish dollars, pues estos últimos eran más pesados y estaban hechos de plata más fina. Un real de a 8 tenía un peso nominal de 550,209 granos españoles, que son 27,468 gramos en el Sistema Métrico Decimal; con una pureza de 93,055% esto significaba que el real de a 8 contenía 25,560 gramos de plata, aunque su peso y pureza varió significativamente entre las distintas casas de la moneda a lo largo de los siglos. En cambio, la citada ley estadounidense de 1792, especificó que el dólar de EE. UU. contendría 27 gramos de peso, de los cuales sólo 24,1 gramos eran de plata.

Los reales de a 8 tenían un valor nominal de 8 reales en España y sus colonias, pero la necesidad de moneda fraccionaria causó que a menudo las piezas fueran cortadas físicamente en cuatro u ocho trozos, para lograr un cambio más pequeño. Fuera de la monarquía universal española era muy difícil obtener monedas españolas de plata con denominaciones menores a las del real de a 8, por lo cual la partición física de la moneda era el único modo de obtener fracciones y posteriormente resellarlas para su uso,[1] cosa que también ocurrió durante las guerras de independencia de las colonias españolas cuando las piezas caían en manos de los insurgentes.[2] [3]

55 dólares estadounidenses (españoles) de 1779.

La moneda española fue moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta que en 1857 fue prohibido su uso, y mientras circuló en los EE. UU. el real de a 8 tuvo el valor de un dólar. Como curiosidad cabe indicar, por ejemplo, que el precio de las acciones en el mercado de valores de los Estados Unidos denominado en octavos de dólar perduró hasta el 24 de junio de 1997 cuando la Bolsa de Nueva York convirtió dicha denominación a dieciseisavos de dólar, aunque poco después se pasó a la notación decimal.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. David C. Harper, 2009 North American Coins & Prices, Krause Publications, ISSN 1935-0562, ISBN-10: 0896897052, ISBN-13: 978-0896897052, páginas 419-420.
  2. David C. Harper, 2009 North American Coins & Prices, Krause Publications, 2009, ISSN 1935-0562, ISBN-10: 0896897052, ISBN-13: 978-0896897052, páginas 468, 471.
  3. Catálogo de Monedas de México 1536 - 2009, Editorial A.G.R., página 20.

Enlaces externos[editar]