Ceca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Grabado medieval de una ceca.

Una ceca es un lugar donde se fábrica o emite moneda. También se conoce como Casa de Moneda o Casa de la Moneda.

Etimología y descripción[editar]

El famoso numismático Basilio Sebastiau Castellanos nos dice:

ZECA. Llamábase así en España, y particularmente en Cataluña, a las casas de moneda. La palabra zeca se deriva de una palabra árabe, que en castellano quiere decir Casa de Purificación. Las casas de moneda se han llamado también Ingenio[1]

La palabra ceca es una voz árabe sikka (en árabe سكّة), que significa moneda y troquel. La voz árabe forma parte también de la frase dar al-sikka (en árabe دار السكّة) cuyo significado es literalmente «casa de la moneda». Un troquel es una pieza frecuentemente cilíndrica hecha de metal duro con los mismos detalles y forma que aparecerán en la moneda, pero en el troquel están incisos o en negativo. El troquel se emplea en la acuñación de la moneda siendo golpeado por un martillo y golpeando, a su vez, al cospel, que es la pieza metálica, generalmente cilíndrica, que tiene dos caras y ambas son diferentes. Acuñar significa batir, troquelar, imprimir por medio de cuño o troquel, es decir, darle forma y relieve, por medio de un golpe o de presión, al trozo de metal que se pone entre la sufridera y el troquel.

Acuñación y evolución[editar]

Relieve medieval alemán que representa una acuñación mediante martilleo.

La fabricación de moneda, desde los inicios de su aparición como medio de pago, fue un proceso artesanal, en medios apropiados en cada momento y lugar. Con los griegos y romanos evolucionó en alguna forma, pero hasta el siglo XVI, la llamada acuñación se vino haciendo sin cambios más destacables que los de anteriores épocas.

La acuñación de moneda durante toda la Edad Media era facultad especial del monarca en funciones. La Casa Real poseía su propia ceca, que consistía en pequeños talleres de herreros y grabadores, talleres ambulantes, que viajaban con la corte.

Los musulmanes de la península Ibérica estaban más adelantados que los reinos hispanos en cuestiones de sistema monetario y de cecas, por lo tanto estos monarcas aprendieron de ellos y supieron ponerse al día en una cuestión tan importante.

El monarca español Alfonso VI dio el primer paso en la modernización del proceso de acuñación pues fue el primero en acuñar moneda propia y crear dos casas de moneda estables en las ciudades españolas de Toledo y León. Las monedas que salían de estos establecimientos se llamaban moneda regis o denarios regis y se fabricaron con una aleación de plata y cobre, denominada vellón, que es una palabra del idioma francés billon que significa, lingote. Con los años, la plata fue sustituida por acero o latón.

Las cecas eran pocas y, aunque estables, seguían pareciéndose más a un pequeño taller artesanal que a una fábrica importante de hacer dinero. Hasta que en 1553, un ingeniero alemán llamado Brücher diseñó dos máquinas que vinieron a revolucionar el proceso de acuñación. Una de ellas era el Laminador, máquina accionada por un molino que conseguía láminas de metal de un espesor constante cuando hacía pasar el lingote repetidas veces entre dos cilindros o rodillos de metal duro. La otra era la Prensa de volante que conseguía la fuerza necesaria para la estampación gracias a la inercia de un gran volante.

Prensa de volante francesa usada en España en el siglo XIX.

Estas máquinas, de dimensiones considerables, debieron ser instaladas en locales mayores en tamaño a los tradicionales talleres. A partir de estos inventos, comenzaron a sucederse las mejoras en el proceso. En 1830, el ingeniero suizo Jean Pierre Droz inventó el sistema de virola partida, con lo cual se conseguía acuñar las dos caras de la moneda a la vez y también el canto o borde de la moneda.

La acuñación del canto era de gran importancia. Las monedas antiguas llevaban el cuño por ambas caras, con el cual el rey garantizaba el peso en metal de la moneda, pero quedaban unos rebordes más o menos grandes e irregulares. Una manera de robo era recortar moneda, de modo que con varios recortes se tenía metal para hacer otra.

De la ceca a la meca[editar]

Es un dicho muy común entre los hispanohablantes y significa ir de acá para allá, algo alocadamente.[2] Pero hay que tener en cuenta que ni ceca quiere decir en este caso “casa de moneda”, ni meca es la ciudad sagrada de los musulmanes. Es más, es un dicho que ha venido reflejándose siempre sin el artículo “la”, que es algo añadido recientemente. Se decía “andar de ceca en meca”. En el Quijote, Cervantes pone en boca de Sancho:

Y lo que sería mejor y más acertado... fuera el volvernos a nuestro lugar... dejándonos de andar de ceca en meca y de zoca en colodra, como dicen. (Parte 1ª, capítulo 18).

Se trata simplemente de dos palabras empleadas como adverbio de lugar, palabras que suenan bien y que se emplean para enfatizar como tantas otras, por ejemplo, oxte ni moxte, el oro y el moro, tiquis-miquis, teje-maneje, troche y moche... Los lingüistas hacen la observación de que casi siempre la segunda palabra empieza por m.

Hay quien sostiene que el dicho sí tiene que ver con sus significados puesto que con él se quiere indicar que se anda de lo mundano y de lo apegado a lo material (casa de moneda) hacia lo espiritual y a lo religioso (ciudad sagrada para los musulmanes).[cita requerida] Por lo tanto tiene un sentido de crítica a quienes quieren hacer ver a los demás que tienen valores morales, sin tenerlos, pues su única moral es amontonar dinero y propiedades.

Referencias[editar]

  1. Sebastiau Castellanos, Basilio (1840). Imprenta de J. Sancha, ed. Cartilla numismática o repertorio de las palabras técnicas de la ciencia de las medallas. Madrid. p. 34. Consultado el 14 de febrero de 2014. 
  2. Expresa la disparidad o la antítesis, entre un lugar y otro, entre una idea a otra. ¿Qué significa andar de la ceca a la Meca?

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]