Escudo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Oficial de policía con escudo transparente de policarbonato.

Un escudo es el arma defensiva activa más antigua utilizada para protegerse de las armas ofensivas y para un ataque.Se conoce al menos desde la época sumeria (III milenio a. C., en Mesopotamia) y será utilizada en Occidente hasta el siglo XVII, cuando las armas de fuego individuales se generalizaron, quedando así obsoleto. Comúnmente se embraza en el brazo izquierdo y ayuda a cubrir el cuerpo de los embates sin impedir la utilización del brazo derecho para contraatacar. El escudo ha sido usado por casi todas las culturas humanas para la defensa en la lucha, tanto a distancia como cuerpo a cuerpo, por su versatilidad para cubrir al luchador de las agresiones con armas arrojadas o blandidas.

Conoció grandes modificaciones tanto en los materiales como en su forma, ya sea a través de los tiempos o por regiones geográficas, adaptándose a los cambios tecnológicos o tácticas para asegurar la máxima protección a los combatientes. Cada vez que una nueva arma de potencial letal más importante era introducida, el escudo se espesaba o la calidad de sus materiales crecía, hasta que la pólvora, que lanzaba proyectiles perforantes a gran distancia, convirtieron su uso inútil en el campo de batalla. En numerosas regiones del globo donde el sistema tribal aún persiste (Oceanía, África, etc.), los escudos eran utilizados a comienzos del siglo XX.

A partir del siglo XX, el escudo reencuentra una utilización en el seno de numerosas fuerzas de policía en la lucha anti-disturbios, en la que sirve de protección contra los lanzamientos, y también como apoyo para rechazar a los manifestantes (llevado habitualmente por los policías en primera línea). Está realizado con material plástico, en general transparente, a fin de permitir la visión y simultáneamente la protección de la cara.


Historia[editar]

Variedad y evolución de materiales[editar]

Cualquier objeto que permite oponer al adversario una superficie detrás de la cual se encuentra protección, puede ser llamada escudo con toda propiedad, y a veces era de «fortuna», asegurando un protección mínima con un coste mínimo. Así, las milicias helvecias disponían en los primeros tiempos de simples hatillos de paja.

La madera prevaleció, como armazón, durante toda la Historia para su confección. Podía ser fabricado de diferentes maneras según la clase de protección del combatiente, de un simple trenzado de mimbre, ligero y resistente a la perforación como en la pelta tracia o como en numerosos modelos africanos, con una estructura gruesa de piezas formadas y unidas, como el aspis koile del hoplita; o bien podía estar hecho de una única pieza de madera esculpida como en Oceanía. En los equipamientos de los ejércitos organizados estaba recubierto, al menos, en su cara externa, de un segundo material que le confería una mejor resistencia a la penetración y le permitía guardar su integridad durante los golpes:

  • Cuero: uno de los más antiguos materiales utilizadas para esta arma, atestiguado desde la época sumeria. Este material cuando se es tensado sobre un soporte y secado, eventualmente hervido, adquiere una muy buena resistencia a la penetración de las flechas o lanzas, suele superponerse varias capas para proporcionar un «blindaje», siendo más eficaz que una capa gruesa y unida de una misma materia.
  • Lino: material que sustituye al cuero, ofrece también muy buena resistencia después de haber sido macerado en un cocción de vinagre y sal; era ya utilizado en la Antigua Grecia.
  • Cobre: utilizado por los sumerios, se ponía en la cara externa en discos espaciados, destinados al reforzamiento del escudo. Su desventaja es la maleabilidad del metal.
  • Bronce: excelente alternativa al cobre, más resistente, ofrecía mejor protección; se generalizó en toda clase de armamento, particularmente en el de los griegos, que lo emplearon en todo su equipamiento (panoplia), incluso después del advenimiento del hierro. Recubría toda la superficie exterior del escudo; se reservaba sobre todo para los de gran tamaño, para los combatientes pesadamente armados como los hoplitas (véase también sistema hoplítico).
Reproducción de un escudo de gladiador.

En el Imperio bizantino prevaleció el escudo ovalado. En Occidente, y a partir del siglo X, fue bastante común el de forma de almendra, atribuido a los normandos, con la punta inferior aguda para clavarlo en el suelo al hacer alto las tropas. A finales del siglo XIII hasta el siglo XVI tiende a la forma triangular equilátera.

De ordinario, los escudos se recubrían de piel y se pintaban con emblemas o signos particulares que dieron fundamento a los blasones. En el siglo XVI se emplearon rodelas metálicas con relieves e incrustaciones de gran lujo para torneos de gala, mientras que algunas divisiones de tropas de infantería las usaban de hierro o de madera recubierta con piel sólo en los sitios de ciudades enemigas, perdiendo luego toda su importancia el escudo defensivo transformado exclusivamente en heráldico.

En la cultura occidental muy especialmente, el escudo ha servido de soporte para elementos identificadores del individuo que lo portaba, con la composición del escudo de armas con sus blasones, dando lugar al arte de la Heráldica.

Los escudos actuales pueden cubrir todo el cuerpo de un policía contra el impacto de balas y otros objetos pesados que se les arrojen. Comúnmente son transparentes, y también se utilizan unos parecidos a las rodelas. En algunos países asiáticos, los policías antimotines emplean escudos redondos de fibras vegetales muy resistentes.

Tipos de escudos[editar]

Escudo gota de agua en el Tapiz de Bayeux.

Los escudos antiguos son:

  • Adarga: escudo ovalado formado por dos cueros cosidos entre sí.
  • Aspis: escudo utilizado por la infantería griega antigua (hoplitas).
  • Broquel: escudo pequeño circular de origen asiático, generalmente de cuero con el borde metálico; en la parte posterior contenía una cazoleta en el medio para proteger la mano que lo empuñaba.
  • Clípeo: escudo grande usado por los griegos y romanos, de forma originalmente circular.
  • Pavés: escudo oblongo que cubría casi todo el cuerpo del combatiente.
  • Gota de agua: por su forma de gota alargada que mejoraba la protección de la pierna adelantada.
  • Rodela: escudo redondo de metal empleado hasta el siglo XVI en Europa.
  • Targe: escudo tradicional de Escocia.
  • Tarja: escudo medieval que cubría todo el cuerpo.
Réplicas de escudos romanos del 70 d. C.
  • Scutum: escudo del Imperio romano utilizado por la infantería pesada (legionarios). Partiendo del Clipeus griego, de forma circular, el scutum tenía una forma más adaptada a la forma del cuerpo humano. Podía ser ovalado o rectangular (forma de puerta), y estaba hecho de madera sólida o compuesto de un armazón de madera recubierta y de capas metálicas. Visto de costado, el scutum toma una forma curva que protegía mejor de ataques que provenían de los flancos. Aunque su perfil curvado permaneció inalterado a lo largo de los siglos, su forma cambió levemente. Durante los tiempos de la República era ovalada, y así se mantuvo algunos años durante el Imperio, hasta que se empezó a emplear la forma rectangular. Tenía un gran tamaño y constituía una excelente defensa para los legionarios romanos, sin que su peso llegase a ser una carga o un estorbo para quien lo portara. Refugiado tras él, el legionario neutralizaba las acometidas de los enemigos, para después, desde su posición guarnecida, atacar con su gladius, o espada corta romana. Su uso era esencial en las formaciones en tortuga, comúnmente empleadas por las legiones romanas durante el combate. Su uso se perdió en favor del escudo ovalado (de inspiración bárbara) de forma progresiva, a partir del siglo III.

Enlaces externos[editar]