Real español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Real de plata colonial español acuñado en la casa de la moneda de Potosí, Alto Perú (actual Bolivia) en 1768.

Se conoce por el nombre de real a dos unidades monetarias distintas acuñadas en plata que circularon, a veces de forma paralela, tanto en España como en sus dominios coloniales. La primera moneda acuñada con esa denominación data del siglo XIV en el Reino de Castilla.

Real de plata[editar]

El real español era una moneda de plata de 3,35 gramos que empezó a circular en Castilla en el siglo XIV y fue la base del sistema monetario español hasta mediados del siglo XIX. En 1480, durante el reinado de Isabel y Fernando, se fijó su valor en 31 maravedíes.[1] A partir del año 1497 pasó a valer 34 maravedíes por la Pragmática de Medina del Campo, que estableció en detalle el peso y la cantidad de plata que debía poseer el real acuñado (1 marco de plata = 67 monedas de real),[1] además de ordenar la presencia de la sigla del ensayador respectivo en cada moneda, así como la sigla de la ceca donde fue acuñada. Su cambio en época de Felipe II seguía siendo de 1 real de plata por 34 maravedíes y, a su vez, 1 escudo de oro por 16 reales de plata.

La Pragmática de 1497 definió además otras dos monedas de plata, submúltiplos del real: el medio real y el octavo de real, este último de forma cuadrada.[1] No definió sin embargo monedas de plata de valor superior al real. Estos fueron añadidos en el siglo XVI por los sucesores de Isabel y Fernando en el trono de Castilla, más tarde España, Carlos I y Felipe II. Los múltiplos eran las monedas de 2 reales, 4 reales y la conocida y famosa pieza de 8 reales o «real de a 8».[2] Estas monedas fueron producidas en gran cantidad durante los siglos XVI, XVII y XVIII, no sólo en las cecas de la misma España sino también en sus colonias americanas, como en las cecas de México, activa desde 1535, Lima, activa desde 1568, Potosí, activa desde 1574, Bogotá, activa desde 1627, Popayán, activa desde 1758, y Santiago de Chile, activa desde 1749; tal abundancia de cecas en diversos lugares y la adecuada ley de plata de sus productos generó que el real español fuese una moneda frecuente de hallar en los mercados mundiales en el periodo entre 1600 y 1800, al punto que el real era utilizado comúnmente como dinero circulante, incluso fuera de los dominios españoles.

Existían el real, medio real, cuarto y sexto de real de plata de once dineros y cuatro granos de ley y talla de sesenta y seis piezas de un real por un marco desde don Pedro I. Los reyes Enrique II, Juan I, Enrique III, Juan II y Enrique IV acuñaron los suyos a la misma ley y talla.

Muestras representativas[editar]

Carlos IV[editar]

El real de vellón[editar]

En el siglo XIX, el rey José I mandó acuñar durante su reinado dos sistemas monetarios paralelos basados en el real como unidad monetaria, pero con dos valores diferentes: el real español tradicional y el «real de vellón» (nombre de la aleación de cobre y plata en que estaba acuñado), con una equivalencia de 2,5 reales de vellón por cada real tradicional.

1 real de plata = 2,5 reales de vellón

El último monarca que acuñó el real español tradicional fue Fernando VII. Isabel II tan solo acuñó monedas con facial expresado en reales de vellón. Desde entonces, un real equivalía a 25 céntimos de peseta. Hasta el final de la peseta, a las monedas de 50 céntimos se las denominó «de dos reales».

José I Bonaparte[editar]

80 reales de oro de José I Bonaparte (1812).

Con la denominación expresada en reales de vellón, José I Bonaparte acuñó piezas de 8 maravedíes en bronce, 1, 2, 4, 10 y 20 reales en plata y 80 y 320 reales en oro.

Fernando VII[editar]

Durante el reinado de Fernando VII se emitieron 1, 2, 4 y 8 maravedís en cobre, 4, 10 y 20 reales en plata y 80, 160 y 320 reales en oro. Hay que señalar que la moneda de 10 reales de vellón era un resello de monedas francesas que el rey trajo a España después de su exilio en Francia.

Isabel II[editar]

Antes de la primera reforma monetaria decimal, durante el reinado de Isabel II se acuñaron monedas de 1, 2, 4 y 8 maravedís en cobre, 1, 2, 4, 10 y 20 reales en plata y 80 reales en oro.

Posteriormente, desde 1850, se adoptó el sistema decimal que dividía al real de vellón en 10 décimas o en 100 céntimos de real, aunque las monedas anteriores al nuevo sistema nunca perdieron su valor adquisitivo y, por tanto, seguían normalmente en circulación. Fueron acuñadas monedas de ½, 1 y 2 décimas, así como de ½ real en cobre, 5, 10 y 25 céntimos de real también en cobre y 20, 40 y 100 reales en oro.

Todas estas monedas emitidas bajo la denominación «de vellón» fueron acuñadas por casas de la moneda radicadas en la península. Las piezas de oro se acuñaron mayoritariamente en las casa de la moneda de Madrid y Sevilla.

Equivalencias[editar]

      EQUIVALENCIAS      
Real
Real de vellón
8 escudos 320 reales
4 escudos 160 reales
2 escudos 80 reales
8 reales 20 reales
4 reales 10 reales
2 reales 5 reales
1 real 2½ reales
1/2 real 1¼ real
8 maravedíes
4 maravedíes
2 maravedíes
1 maravedí

Referencias[editar]

  • The Colonial Coinage of Spanish America: An introduction by Daniel Frank Sedwick.

Enlaces externos[editar]