Marsias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El desollamiento de Marsias, de Tiziano.

En la mitología griega, Marsias (en griego antiguo Μαρσύας) es un sátiro que desafió a Apolo en un concurso musical. Se creía que había nacido en Celenas (Frigia), en la fuente principal del río Meandro. Marsias era un experto tocando el aulós, una especie de flauta doble. Había hallado el instrumento en el suelo, donde lo había dejado su inventora: Atenea, después de que los demás dioses se burlaran de ella por cómo hinchaba las mejillas al tocarlo.

Enfrentamiento con Apolo[editar]

Apolo y Marsias se enfrentaron en un concurso musical en el que el ganador podría tratar al perdedor como quisiera. Los jueces fueron las Musas, por lo que naturalmente Marsias perdió y fue desollado vivo en una cueva cerca de Celenas por su hibris al desafiar a un dios. Apolo clavó entonces la piel de Marsias en un árbol, cerca del lago Aulocrene, y su sangre formó el río Marsias (afluente del Meandro, que desemboca en éste cerca de Celenas).

Hay varias versiones del concurso. Según algunas Marsias tocó mejor que Apolo, pero éste puso la lira boca abajo y tocó la misma melodía. Marsias no pudo hacer lo mismo con su flauta, por lo que perdió. Según otra versión Marsias fue derrotado cuando Apolo acompañó con su voz el sonido de la lira. Marsias protestó, argumentando que el concurso consistía en la habilidad tocando un instrumento y no con la voz, pero Apolo replicó que Marsias soplaba en su flauta, lo que era casi lo mismo. Las Musas estuvieron de acuerdo con Apolo, otorgándole la victoria.

Babis, hijo de Meandro y hermano de Marsias, tocaba también la flauta, pero, por su falta de habilidad, no fue castigado por Apolo como lo fuera su hermano.

Iconografía[editar]

La iconografía que permite reconocer a Marsias en las representaciones artísticas, más que los atributos propios de un sátiro son la presencia de un instrumento musical de viento, no necesariamente el aulós, sino cualquier otro tipo de flauta, como la siringa, o incluso una gaita. Apolo aparece con su lira o a veces con un arpa, una viola o algún otro instrumento de cuerda. La competición entre Apolo y Marsias se considera un símbolo del eterno conflicto entre los aspectos apolíneos y dionisíacos de la naturaleza humana.

Mirón realizó un grupo escultórico con Atenea y Marsias, donde aparece el sátiro en actitud dinámica, sorprendido ante la flauta arrojada por la diosa, y esta hierática.

La copia en el museo Pushkin.

De un gran grupo escultórico helenístico cuyo tema era Apolo y Marsias sólo ha sobrevivido un fragmento, en la Gallería Uffizi, llamado Arrotino. Es muy abundante la representación pictórica del tema, especialmente del desollamiento de Marsias, cuya dimensión violenta y la oportunidad de representar una anatomía en tensión lo hacen atractivo para los pintores. Tiene como modelos no sólo a los ejemplos de desnudos masculinos de la Antigüedad (como el Laocoonte, también en actitud atormentada), sino a la propia tradición del arte cristiano (especialmente la del Crucificado y la algunos mártires). Entre los muchos ejemplos destaca el cuadro de José de Ribera, comparable al tratamiento del suplicio de los mártires cristianos (Martirio de San Bartolomé, Martirio de San Felipe). También se ha representado el episodio de la competición musical, como en el cuadro de Cima da Conegliano La sentencia de Midas, donde se opta por una versión del mito en la que es Midas, y no las musas, quien actúa de juez.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]