Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Centro de Arte Reina Sofía»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
ReinaSofiaMuseumElevatorMadrid.JPG
Entrada principal al Museo, con uno de los ascensores de cristal.
Localización
País Flag of Spain.svg España
Ciudad Bandera de Madrid.svg Madrid
Información general
Superficie 84 048 m²

Inauguración 10 de septiembre de 1992, 22 años

Director(a) Manuel Borja-Villel (enero de 2008)
Información visitantes
Visitantes/año 2.313.532 (2010)[1]
Sitio web museoreinasofia.es
Coordenadas 40°24′32″N 3°41′40″O / 40.40889, -3.69444Coordenadas: 40°24′32″N 3°41′40″O / 40.40889, -3.69444

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) es un museo español de arte del siglo XX y contemporáneo, con sede en Madrid. Su nombre se abrevia frecuentemente como Museo Reina Sofía.

Tomó como sede el antiguo Hospital General de Madrid, gran edificio neoclásico del siglo XVIII situado en la zona de Atocha, cerca de las estaciones homónimas de tren y metro. Este hospital fue diseñado inicialmente por José de Hermosilla y continuado posteriormente por Francesco Sabatini, y actualmente se le conoce como edificio Sabatini en honor a este arquitecto italiano. El museo fue inaugurado en 1992.

El Reina Sofía es el vértice sur del conocido como Triángulo del Arte de Madrid, que incluye a otros dos célebres museos: el Prado y el Thyssen-Bornemisza.

En la colección permanente del museo destaca un núcleo de obras de grandes artistas españoles del siglo XX, especialmente Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró, representados ampliamente y con algunas de sus mejores obras. Son muy relevantes también las colecciones de arte surrealista (con obras de Francis Picabia, René Magritte, Óscar Domínguez o Yves Tanguy, además de los ya citados Miró y Dalí), del cubismo (que a la colección Picasso añade nombres como Juan Gris, Georges Braque, Robert Delaunay o Fernand Léger), y la presencia de artistas expresionistas, como Francis Bacon o Antonio Saura.

Junto a estos autores hay muchos otros de diversas tendencias tan destacados como Lucio Fontana, Yves Klein, Diego Rivera, Alexander Calder, Roberto Matta, Mark Rothko, Antonio López García, Antoni Tàpies, Miquel Barceló o Sam Francis.

El número de visitantes ha ido aumentando progresivamente en los últimos años: en 2010 recibió 2 313 532 personas, casi un 10% más que el año anterior,[2] ocupando el 15º puesto entre los museos más visitados del mundo,[3] y en el primer semestre de 2011 lo visitó un 30% más que en el mismo periodo de 2010.[4] Estos datos y la activa política de adquisiciones le han situado en un puesto de privilegio entre los museos internacionales de arte contemporáneo.

Historia[editar]

Vista de una de las galerías interiores del museo.

Hacia 1952 un grupo de artistas, encabezados por el arquitecto José Luis Fernández del Amo, lograron que la administración creara el Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC), para reflejar las diferentes tendencias del arte moderno que no tenían cabida en el Museo del Prado. Comenzó a funcionar en los bajos del edificio de la Biblioteca Nacional de Madrid, con fondos de los siglos XIX y XX. Fernández del Amo fue su primer director hasta 1959.

Posteriormente, la colección se trasladó a un edificio en la Ciudad Universitaria de Madrid, hasta que en 1986 se creó el Centro de Arte Reina Sofía y una parte importante de los fondos (especialmente los del siglo XX) fueron trasladados al edificio actual. El edificio de la Ciudad Universitaria fue dedicado a Museo del Traje, tras una rehabilitación.

Instalado en el edificio Sabatini, antiguo Hospital general de Madrid, el museo fue inaugurado oficialmente el 26 de mayo de 1986 como Centro de Arte Reina Sofía, en honor a la Reina Sofía de España.

Su objetivo inicial era albergar exposiciones temporales (de ahí su denominación de centro y no de museo), pero dos años más tarde, el 27 de mayo de 1988, se convirtió en un museo estatal, tomando el nombre de Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.[5] Abrió sus puertas al público el 10 de septiembre de 1992, con fondos artísticos procedentes del MEAC. Su nuevo estatus como museo nacional llevó aparejada una política muy activa de compras y préstamos, a fin de poder ofrecer un repertorio sólido del arte español en conexión con corrientes internacionales.

En la actualidad, la institución es un organismo autónomo dependiente del Ministerio de Cultura. En 2013 se aprobó el estatuto propio del museo.[6]

La necesidad de mayores espacios llevó a construir un nuevo edificio en 2001, encargándose su construcción al arquitecto Jean Nouvel; la ampliación fue inaugurada en septiembre de 2005. Los nuevos espacios supusieron un aumento de más de un 60% en comparación con la superficie del edificio antiguo: de 51 297 m² a 84 048 m².[7]

El Museo Reina Sofía se divide, por tanto, en dos edificios, llamados Sabatini y Nouvel, más dos sedes expositivas en el Parque del Retiro: el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez, ambos construidos por el arquitecto español Ricardo Velázquez Bosco. Estas dos últimas sedes albergan exposiciones temporales o presentaciones especiales de artistas u obras de la colección del museo.[8]

Colecciones[editar]

Vista de una de las salas, dedicada al Cubismo.

Cronológicamente, la colección es una prolongación de la del Museo del Prado, al cubrir el periodo que va de finales del siglo XIX a la actualidad. Un Real decreto de 17 de marzo de 1995 replanteó las colecciones estatales, marcando el año de nacimiento de Picasso (1881) como línea divisoria entre el Prado y el Reina Sofía, un criterio que se ha cuestionado como demasiado rígido y que va siendo diluido por las últimas iniciativas de este museo, como la incorporación de ejemplos de Goya y Sorolla.[9]

La trayectoria del arte contemporáneo en España, en ocasiones ignorado por el coleccionismo privado y los organismos públicos, explica que haya ciertas lagunas en el repertorio internacional del museo, si bien cuenta con ejemplos relevantes de múltiples artistas. La colección toma como núcleo el arte español contemporáneo y lo contextualiza en las corrientes internacionales con ejemplos de autores extranjeros, desde Pierre Bonnard hasta Louise Bourgeois.

Los fondos del museo comprenden alrededor de 16 200 obras, entre las que se incluyen unas 4000 pinturas, más de 1400 esculturas, cerca de 3000 dibujos, más de 5000 grabados, más de 2600 fotografías, unos 80 vídeos, alrededor de 30 instalaciones y otras tantas vídeo-instalaciones, más de 100 obras de artes decorativas y 30 de arquitectura. De ellas solo se muestran en la exposición permanente un 2%.[10] Por otra parte, también se exhiben algunas piezas cedidas en depósito por terceros con el fin de completar los fondos propios del museo.

Principios del siglo XX[editar]

La colección arranca con autores españoles del cambio de siglo, como Ramón Casas, Anglada Camarasa, Romero de Torres, Ignacio Zuloaga, Isidro Nonell, Joaquín Mir, María Blanchard, Julio González o José Gutiérrez Solana. Son pintores pertenecientes a diversas tendencias artísticas, como el modernismo, el realismo o el incipiente cubismo, reflejo de la variedad del arte de principios del siglo XX. Según criterios más estilísticos que cronológicos, el repertorio expuesto ignoraba a artistas como Joaquín Sorolla, cuya ausencia se procura paliar con préstamos de otras instituciones.

Artistas internacionales coetáneos, como Pierre Bonnard, George Grosz, Medardo Rosso, Albert Marquet, Kandinsky, Kurt Schwitters, Joaquín Torres García o Willi Baumeister están también presentes en la colección. El fondo de obras pertenecientes al cubismo es de gran importancia, añadiendo a las obras de Picasso las de Georges Braque (Bodegón con naipes y dados, 1914), Albert Gleizes, Fernand Léger y Jacques Lipchitz, y otros autores como Robert y Sonia Delaunay. El fondo de obras del madrileño Juan Gris es singularmente rico, reunido en su mayoría mediante compras recientes, y que incluye alguno de sus mejores trabajos.

Juan Gris: Botella de Anís del Mono, 1914.

El conjunto de obras adscritas al surrealismo y movimientos afines es también sobresaliente, y reúne una nómina de autores tan variada como Francis Picabia (del que se posee una excelente representación, con pinturas y dibujos), René Magritte (Le secret du Cortège, 1927), Yves Tanguy, André Masson (La famille en état de métamorphose, 1929; La sorcière, 1942-43), Man Ray, Brassai, Victor Brauner, Jean Arp, Paul Klee, Max Ernst, Oskar Schlemmer o Joseph Cornell.

Picasso, Dalí y Miró[editar]

El museo cuenta con excelentes colecciones de Pablo Picasso y Salvador Dalí, dos de los artistas más importantes del siglo XX.

La obra más conocida del museo es sin duda el Guernica de Picasso, una de las pinturas más relevantes del arte contemporáneo, que se expone junto a múltiples bocetos preparatorios y fotografías originales que documentan su realización, tomadas por Dora Maar. El cuadro y algunos de los bocetos se custodiaron durante décadas en el MOMA de Nueva York y llegaron a España en 1981, siendo depositados inicialmente en el Casón del Buen Retiro, hasta que el conjunto se trasladó a este museo en 1992. Picasso había pintado esta obra por encargo del Gobierno de la II República, para decorar el pabellón español de la Exposición Internacional de 1937. Otra obra para el mismo pabellón, la escultura El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella, de Alberto Sánchez, preside la entrada del Museo.[11]

La colección de Picasso se ha reforzado gradualmente con varias adquisiciones. La obra más temprana de este artista que conserva el museo es la Mujer en azul, de 1901, perteneciente a la denominada "Etapa azul".[12] Le siguen pinturas de sus etapas cubista y surrealista, varias de su estilo expresionista de la década de 1930 y las hay también de sus últimos años (tres grandes lienzos sobre el tema El pintor y la modelo, de 1963). La colección incluye además tres de sus principales esculturas: Mujer en el jardín, El hombre del cordero y La dama oferente, así como dibujos, bocetos y grabados.

La notable colección de obras de Salvador Dalí se debe en buena parte a la herencia del pintor, que legó sus bienes al Estado español, siendo repartidos entre este museo y el Teatro-Museo Dalí de Figueras. Destacan obras maestras como Retrato de Luis Buñuel, Muchacha en la ventana, El enigma sin fin y El gran masturbador, así como esculturas y dibujos.

Junto con Picasso y Dalí, sobresale el fondo de Joan Miró, formado en parte con obras entregadas en dación como pago del impuesto de sucesiones por su viuda, Pilar Juncosa. De las numerosas obras de este artista que conserva el museo, destacan La casa de la palmera (1918), Femme et chien devant la lune (1936), o La sonrisa de alas flameantes (1953). En el Patio central del Museo se exhiben alguna de sus esculturas, junto a las de otros artistas como Alexander Calder.

Oiseau lunaire, por Joan Miró, en el patio del Edificio Sabatini.

Arte español de la segunda mitad del siglo XX: de la abstracción al Pop art[editar]

El arte figurativo español de las décadas centrales del siglo XX cuenta con ejemplos de artistas como Pablo Gargallo, Pancho Cossío, Francisco Arias Álvarez, Francisco Bores, Benjamín Palencia, Maruja Mallo, Alberto Sánchez, el surrealista Óscar Domínguez, José de Togores, Ángeles Santos Torroella, Joaquín Sunyer o Joan Ponç.

Por su parte, la vía abstracta de mediados del siglo XX en España cuenta con obras de los escultores Jorge Oteiza y Eduardo Chillida, este último presente con piezas de gran tamaño y varias toneladas de peso. Otros autores son: Pablo Palazuelo, Pablo Serrano, Antoni Tàpies, Manuel Millares, Lucio Muñoz, Luis Feito, Rafael Canogar, José Guerrero, Esteban Vicente, Eusebio Sempere, Equipo 57, Gustavo Torner; figurativos más tardíos, como Antonio López García y Carmen Laffón, para desembocar finalmente en la estética "Pop Art", seguida (con variantes) por Equipo Crónica, Luis Gordillo, Eduardo Arroyo o Guillermo Pérez Villalta.

Autores españoles de reconocido prestigio, como Miquel Barceló, Jaume Plensa o Juan Muñoz, junto a jóvenes artistas que desarrollan su trabajo en últimas décadas, finalizan el completo recorrido por el arte español contemporáneo y sus aportaciones al panorama artístico mundial.[13]

Arte internacional de la segunda mitad del siglo XX[editar]

La presencia de artistas extranjeros ha ido incrementándose en las colecciones del museo de manera notable, en especial en lo que se refiere a la segunda mitad del siglo XX.

El fondo de mediados de siglo incluye trabajos de Diego Rivera (Vendedora de flores, 1949), Wifredo Lam, Roberto Matta, Henry Moore, Mark Rothko, Morris Louis (Crown, 1958),[14] Robert Motherwell, Roy Lichtenstein, Robert Rauschenberg, Francis Bacon (Lying figure, 1966), Yves Klein (esculturas y pinturas, incluyendo una de sus famosas Antropometrías), Nancy Spero, Jean Tinguely, Asger Jorn, Jean Dubuffet, Lucio Fontana (Concetto spaziale. La Fine di Dio, 1963), Christo, Michelangelo Pistoletto (Le trombe del Giudizio, 1968) o Cy Twombly, representantes de tendencias tan distintas como el Pop art, el Arte conceptual, la abstracción en sus diversas modalidades, el Arte Povera o el Land Art.

Artistas de fines del XX como Mario Merz, Wolf Vostell, Nam June Paik, Dan Flavin, Gerhard Richter, Richard Serra, Julian Schnabel (serie de pinturas Al pueblo de España, 1991), Louise Bourgeois, Cindy Sherman, etcétera, muestran las últimas tendencias del arte contemporáneo a nivel internacional.

Ampliación del MNCARS, diseñada por Jean Nouvel.

2009: reordenación[editar]

Siguiendo un plan impulsado por su nuevo director, Manuel Borja-Villel, el museo presentó el 28 de mayo de 2009 una reordenación de sus colecciones, la más profunda en veinte años. Sus principales novedades fueron la ruptura del criterio meramente lineal de la ordenación anterior, la mezcla de autores dispares formando salas temáticas, y la incorporación de numerosas obras nuevas y almacenadas, así como grabados de Francisco de Goya prestados por el Museo del Prado. Goya es considerado un precursor de varias corrientes modernas pero se excluía de este museo por limitaciones cronológicas.

La nueva ordenación arranca en la planta 2 del Edificio Sabatini, con obras hasta la década de 1930. Prosigue en la planta 4 del mismo edificio, con el arte que va desde la posguerra hasta principios de los años 60; este tramo fue nuevamente reordenado en 2010. El recorrido pasa a la planta 1 del nuevo Edificio Nouvel, y concluye en la planta 0 de dicho edificio, con las obras más recientes.

Biblioteca[editar]

El Museo Reina Sofía alberga asimismo una biblioteca de acceso libre especializada en arte, cuyos fondos ascienden a más de 100 000 libros, 3500 grabaciones sonoras y cerca de 1000 vídeos. La biblioteca se encuentra ubicada en el ala de la ampliación de Jean Nouvel, abierta al exterior por grandes cristaleras, y con una gran lámpara de cristal de la Real Fábrica de La Granja presidiendo la sala de lectura.

Exposiciones temporales[editar]

El Museo ha dado un protagonismo esencial a las exposiciones temporales a lo largo de su historia.

Al principio de su andadura como museo y centro de arte, con la colección permanente aún no perfilada del todo, las exposiciones eran un complemento fundamental, desde el momento que acogían a artistas o tendencias escasa o nulamente representados. Con el paso del tiempo, se han celebrado importantes antológicas que completan o complementan lo existente en el museo: así, han sido señaladamente importantes las dedicadas a Picasso en el año 2006, a Antonio López en 1993 o la más reciente de Dalí en 2013, todas ellas con excelente acogida por parte del público.[15]

Edificio[editar]

Fachada noreste del Edificio Sabatini.

El edificio principal del museo es el antiguo Hospital General de Madrid, gran edificio neoclásico del siglo XVIII encargado por Carlos III y diseñado inicialmente por José de Hermosilla y continuado posteriormente por Francesco Sabatini, aunque sólo se construyó una parte del proyecto. El edificio previsto llegaba hasta la calle Atocha y la fachada principal que hoy se ve iba a ser la de uno de los patios interiores. Su estado inacabado explica que no se realizase prácticamente nada de la ornamentación, causa de su aspecto severo y desnudo.

Salvado de la demolición al ser declarado edificio protegido, a partir de 1980 se hicieron renovaciones y adiciones extensas. En 1988 partes del nuevo museo se abrieron al público, principalmente para albergar exposiciones temporales; ese mismo año un decreto lo declaraba Museo Nacional, lo que obligó a replantearse sus colecciones a fin de ofrecer un panorama convincente del arte español del siglo XX. Precisamente la coexistencia de ambas funciones, museo y centro de exposiciones, ha originado algunas fricciones y críticas, pues se considera que no puede cubrirlas por sí solo.

En diciembre de 2001 se inició la construcción de una gran ampliación diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel. Inaugurada el 26 de septiembre de 2005, su planta tiene forma de triángulo truncado, y cuenta con un patio central bajo una cubierta de color rojo, acaso su elemento más peculiar.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Enlaces externos[editar]