Guillermo Pérez Villalta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Kursaal de Algeciras, obra de Guillermo Pérez Villalta.
Fachada del Ayuntamiento de Granada, con la escultura El instante preciso.

Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, 12 de mayo de 1948) es un pintor y escultor español, integrante de la nueva figuración madrileña y uno de los pintores más representativos del posmodernismo en España. Algunas fuentes le incluyen en una corriente que llaman neomanierismo.

Historia[editar]

Comenzó a estudiar Arquitectura, una disciplina que ha seguido influenciando su obra pictórica si bien abandonó los estudios para pintar.

En 1968 se trasladó a Madrid, donde en la década de 1980 se lo consideró integrante de la llamada movida madrileña. Ya en los 70 conformó un estilo «manierista» de colorido y figuras deformadas en contorsiones. A mediados de los 80, fue hacia un colorido más cálido y «sucio», con una técnica más suelta.

En 2013 firmó un acuerdo con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo por el que recibirá toda su obra en donación mediante testamento[1]

Características[editar]

Frente a los valores de cierta la modernidad abstracta (autenticidad de los materiales y pureza formal), la pintura de Villalta es de naturaleza totalmente narrativa, como se aprecia en dos obras suyas muy significativas, en el Museo Reina Sofía de Madrid: Grupo de personas en un atrio (1975-76 y Gente a la salida de un concierto de rock (1979). Otras a destacar son: La pintura como vellocino de oro (1981-1982), Historia Natural (1987), Sansón y Dalila y Santuario (1996). Su interés por temas mitológicos y religiosos (presentados con una audacia casi irreverente) le distingue de la corriente mayoritaria de la pintura actual; en 1982 diseñó una baraja española donde sustituyó las figuras habituales por dioses y santos desnudos. El Rey de Oros era una fusión de Cristo y Baco.

Es un artista fiel al estudio de la tradición, con tendencia a una ornamentación abigarrada y a una exuberancia que inspira optimismo (o nostalgia por un pasado idealizado).

Defensor de la belleza como disfrute y como «necesaria para vivir», Pérez Villalta no oculta su afán por lo ornamental (en oposición al arte minimalista) y aunque a veces sea provocador y roce el escándalo, sigue métodos de diseño y producción tradicionales: múltiples bocetos, técnica depurada de lenta ejecución... Acusa influencias dispares y se confiesa admirador no sólo de maestros antiguos, sino también de Giorgio de Chirico, Marcel Duchamp y Dalí.

Obras[editar]

Ha ilustrado varios libros, como Faetón del Conde de Villamediana, la Odisea de Homero y Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift. En 2006 se publicó el libro Idea, que reunía bocetos de años anteriores. Además, ya desde los años 70 ha diversificado su producción, creando grabados en aguafuerte y litografía, y diseñando escenografías para teatro, cerámicas, muebles, tapices, estatuillas de bronce e incluso un dibujo suyo inspiró un monumento ecuestre (El instante preciso) para el tejado del Ayuntamiento de Granada realizado y concebido en bronce por Ramiro Megías. Reivindicando su condición de «artífice», más que de simple pintor,Guillermo Pérez Villalta ha llevado una antológica de su producción no-pictórica (Artífice) en 2006-07, por diversas ciudades de Andalucía. Esta exposición recaló en 2008 en el Museo Colecciones ICO de Madrid.

Está presente en colecciones como: Museo Reina Sofía de Madrid, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Fundación Juan March de Palma de Mallorca, Fundación Suñol de Barcelona, Patio Herreriano de Valladolid... El CAAC de Sevilla cuenta con un nutrido repertorio del artista, gracias a una donación efectuada por él en 2013.

En 1985 recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]