Museo Nacional de Antropología (España)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Museo Nacional de Antropología
Bien de Interés Cultural
(9 de marzo de 1962, RI-51-0001384)
Museo Nacional de Antropología (España) 01.jpg
Localización
País Flag of Spain.svg España
División Flag of the Community of Madrid.svg Comunidad de Madrid
Ciudad Bandera de Madrid.svg Madrid
Dirección Calle Alfonso XII, 68 (Retiro)
Información general
Coleccion(es) Antropología física, social y cultural
Superficie 990 m² (exposición permanente)
107 m² (exposiciones temporales)[1]

Inauguración 29 de abril de 1875 (139 años)

Director(a) Fernando Sáez Lara (desde 2013)
Información del edificio
Construcción 1873–1875
Información visitantes
Visitantes/año 51.000 (2013)[2]
Metro Atocha Renfe MetroMadridLogoSimplified.svg Madrid-MetroLinea1.svg
Sitio web mnantropologia.mcu.es
Coordenadas 40°24′27.88″N 3°41′20.41″O / 40.4077444, -3.6890028


Coordenadas: 40°24′27.88″N 3°41′20.41″O / 40.4077444, -3.6890028

El Museo Nacional de Antropología, con sede en Madrid (España), en el número 68 de la calle Alfonso XII, es una institución dedicada a ofrecer una visión global de las distintas culturas existentes en el planeta, con colecciones que cubren los cinco continentes.

Fue inaugurado el 29 de abril de 1875 por el rey Alfonso XII, con el nombre oficial de «Museo Anatómico» (tal y como indica -en latín- la lápida conmemorativa, conservada en el vestíbulo),[3] aunque popularmente sería conocido como Museo Antropológico, por ser el título que figuraba sobre la puerta de acceso.[4]

El museo es de titularidad estatal y de gestión directa del Ministerio de Cultura (actualmente Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). Orgánicamente depende de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de la Subdirección General de Museos Estatales.

Historia[editar]

El Museo Nacional de Antropología es el primer museo antropológico que se crea en España y tiene su origen en la iniciativa del médico segoviano Pedro González de Velasco (1815-1882), que quiso crear un museo donde dar albergue definitivo a sus variadas colecciones, siguiendo el modelo del Museo Británico de Londres. Tras su muerte, el Estado compró a su viuda en 1887 el edificio y las colecciones (aunque los contactos ya se habían iniciado en vida del doctor), a las que luego se fueron añadiendo muchas otras, fruto de expediciones, viajes, donaciones, compras, etc. Tiene calificación de Bien de Interés Cultural con categoría de monumento en virtud del Decreto 474/1962, de 1 de marzo (BOE de 9 de marzo), mediante el que determinados museos fueron declarados monumentos histórico-artísticos.[5]

El edificio fue diseñado y construido entre 1873 y 1875 por Francisco de Cubas, para servir a la vez como residencia y museo del doctor Velasco, que invirtió en él todos sus ahorros. En la actualidad cuenta con tres plantas, la baja dedicada a antropología física, Asia (Filipinas y religiones orientales) y exposiciones temporales, la primera a África y la segunda a América.

Lápida conmemorativa de la inauguración oficial.

Desde su inauguración en 1875 como Museo Anatómico, la institución experimentó algunos cambios de nombre y de titularidad. Tras la muerte del fundador, el edificio pasó a estar asignado al Museo Nacional de Ciencias Naturales, que instaló en él su Sección de Antropología, Etnografía y Prehistoria.[nota 1] Esta sección había sido creada el 1 de octubre de 1883 con las piezas de esta naturaleza que había en el MNCN, procedentes de viajes y expediciones científicas de finales del siglo XIX, en especial de la Comisión Científica del Pacífico. En 1910, mediante Real Orden de 27 de mayo, fue escindida del Museo Nacional de Ciencias Naturales, constituyéndose con ella un museo independiente que conservó su denominación, el Museo Nacional de Antropología, Etnografía y Prehistoria.[6]

Los cambios políticos acaecidos en España tras la Guerra Civil trajeron aparejados también cambios intelectuales y científicos que tuvieron sus consecuencias en el Museo Nacional de Antropología, que pasó a llamarse en 1940 Museo Nacional de Etnología. El cambio de denominación manifestaba una variación en la orientación del museo. Si en sus orígenes primó el estudio del hombre en su aspecto físico, la antropología física, a partir de ese momento pasó a centrarse en la antropología social y cultural, en las colecciones de objetos etnográficos. Además se desprendió de los fondos que tenía de arqueología y prehistoria, que fueron traspasados al Museo Arqueológico Nacional. Ese nombre se mantuvo hasta 1993, cuando recuperó la antigua denominación de Museo Nacional de Antropología mediante Real Decreto 684/1993 de 7 de mayo, que fusionó bajo ese nombre al Museo Nacional de Etnología y al Museo Nacional del Pueblo Español, aunque ambas instituciones siguieron funcionando independientemente con dos sedes distintas, la segunda en el edificio del antiguo Museo Español de Arte Contemporaneo, en la Ciudad Universitaria. Esta situación se mantuvo hasta 2004 cuando se creó el Museo del Traje. Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico (CIPE), al cual se le asignaron las colecciones del Museo del Pueblo Español y se separaron así las dos instituciones, creando dos museos independientes.[7]

Colecciones[editar]

Las colecciones del Museo tienen su origen en la colección del doctor Velasco a la que posteriormente se han ido sumando piezas procedentes de donaciones, compras, viajes, expediciones, etc. Estas colecciones abarcan los cinco continentes y cuentan con algunas piezas de excepcional importancia y valor antropológico.

Entre los años 2004 y 2008 se renovaron por completo las salas de la exposición permanente dedicadas a Asia, África y América. En el nuevo montaje se cambió el criterio de ordenación, antes cronológico y geográfico, por uno temático, quedando las piezas agrupadas por secciones: economía y transporte; vivienda y ajuar doméstico; indumentaria y adorno; música y actividades lúdicas; y creencias.[8]

Antropología física[editar]

El núcleo original era la colección de 500 cráneos del doctor Velasco, a la que posteriormente se le han ido añadiendo otros muchos elementos como los cráneos deformados de Perú y Bolivia, traídos por la Comisión Científica del Pacífico (1862-66), algunos esqueletos humanos (entre los que destaca el del «Gigante Extremeño» -nacido en Puebla de Alcocer (Badajoz)-, Agustín Luengo Capilla) y de simios, cuatro momias andinas y una guanche, procedente del Real Gabinete de Historia Natural. También cuenta con la colección de vaciados de escayola, que representan bustos de los diferentes grupos étnicos del mundo, y algunas figuras de talla natural, que aún hoy se exponen.[9] Algunos de estos objetos se pueden ver en la sala “Orígenes” en la planta baja del museo.

Asia[editar]

Uchikake, kimono de boda japonés (donación de la ciudad de Uchiko).

El resto del espacio de la planta baja dedicado a la exposición permanente está ocupado por la colección asiática, que tiene tres lugares de procedencia mayoritarios: Filipinas, India y Extremo Oriente. Es destacable la presencia de piezas procedentes de Afganistán, Turquía y Kurdistán, poco habituales en las colecciones públicas españolas. En total la colección comprende más de 1.400 piezas, que cronológicamente abarcan desde el siglo IV de nuestra era hasta la actualidad.[10] La colección se expone en dos salas contiguas: Filipinas y Religiones Orientales (hinduismo, budismo e islam).

La mayor parte de la colección de Filipinas procede de la Exposición General de las Islas Filipinas, que se celebró en el Palacio de Cristal y el Palacio de la Minería (actual Palacio de Velázquez) del Parque del Retiro de Madrid en 1887, ya que en ese momento la Capitanía General de las Filipinas aún formaba parte de la Corona española. Este tipo de exposiciones eran muy frecuentes en el siglo XIX y en ellas se reconstruían pueblos y se traían nativos para su exhibición junto con piezas de su lugar de origen. Al término de la exposición se creó el Museo-Biblioteca de Ultramar para acoger exposiciones especiales de productos de las colonias ultramarinas y allí se llevaron parte de los objetos que se habían traído para la Exposición. De estos, los objetos más directamente relacionados con la antropología física y la etnología pasaron a la sección de Antropología, Etnografía y Prehistoria del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que se convirtió en Museo Nacional de Antropología en 1910.[11]

La colección de Extremo Oriente tiene su origen en la pequeña colección de piezas de China y Japón del doctor Velasco, de la que destaca una serie de pinturas chinas de exportación, realizadas a la aguada sobre papel de médula de junco (el mal llamado papel de arroz). Con la disolución por Real Orden de 4 de febrero de 1908 del Museo-Biblioteca de Ultramar se recibieron procedentes de él, además de los mencionados fondos de Filipinas, varias piezas originarias de la isla de Taiwán, tanto chinas como de aborígenes taiwaneses, como los bunun y los atayal.[12] También se realizaron diversas adquisiciones entre 1920 y 1922, en la época de Manuel Antón como director. Los objetos de la India proceden en su mayor parte de la colección del Museo Arqueológico Nacional, recibida en 1948, y entre ellos destaca el retablo de la diosa Durga.

La incorporación más importante tuvo lugar en 1989, con la donación de 228 piezas realizada por Argimiro Santos Munsuri. Esta donación incluía, entre objetos, armas, indumentaria y adorno personal, instrumentos musicales y objetos rituales,[13] procedentes de China, Tíbet, Japón, India, Birmania, Tailandia y Nepal. El fuerte aumento en los fondos orientales que supuso su entrada dio lugar a que la institución fuera dotada de una plaza de conservador propia para ellos y se constituyera el departamento de Asia,[14] proceso que culminó el 2 de marzo de 1993 con la inauguración de la primera sala de exposición permanente dedicada en su totalidad a dicho continente.[12]

De Afganistán se cuenta con un importante conjunto, unas 200 piezas, que proceden en su mayor parte de la compra en 1991 de la colección del etnólogo alemán Karl-Sieghard Seipoldy (1915-1985),[nota 2] compuesta por alrededor de 2.500 objetos de los cinco continentes. Su viuda y su hija habían ofrecido con anterioridad esta colección al Estado alemán, pero la oferta fue rechazada a causa de las dificultades financieras derivadas del proceso de reunificación. A través de unos contactos del Museum für Völkerkunde Hamburg (Museo de Etnología de Hamburgo) la ofrecieron entonces al MNA. Las piezas afganas fueron recopiladas en 1972 en las zonas de Nūristān, Kabul y Herāt y comprenden objetos de ajuar doméstico, indumentaria, religiosos y de actividades agropecuarias.[12] Entre los fondos asiáticos que aportó esta colección se incluyen también piezas de Pakistán, China e India.[15]

África[editar]

Los fondos más numerosos son los originarios de los antiguos territorios españoles en el continente: norte de Marruecos, África Occidental Española (Ifni, la zona sur del protectorado español de Marruecos -conocida como Cabo Juby- y el Sáhara español) y Guinea Ecuatorial, a los que se suman piezas de otras zonas procedentes de expediciones científicas y viajes realizados entre finales del siglo XIX y mediados del XX,[16] además de diversas compras y donaciones.

Las expediciones se realizaron tras la pérdida de las colonias americanas, con el objetivo de buscar lugares donde instalar nuevas colonias o de mantener las pocas existentes. Destaca la colección de Guinea Ecuatorial, que se recogió en varias expediciones, como la de Ossorio entre 1884 y 1886, la de Luis Sorela en 1886, que recorrió también otros países como Senegal, Nigeria o Gambia (de esta expedición procede un importante de objetos del grupo yoruba), y por último, la de Valero Belenguer entre 1890 y 1891, de la que procede una buena cantidad de objetos de los bubi.

En 1984 se recibieron los fondos del suprimido Museo de África. Este museo, creado mediante Orden de 10 de julio de 1946 y dependiente del Instituto de Estudios Africanos, constituido el año anterior, se ubicaba en el Palacio de Alcalá Galiano, en el número 5 del paseo de la Castellana, sede en aquella época de la Dirección de Plazas y Provincias Africanas y actualmente del Ministerio del Interior. Contaba con colecciones de las zonas españolas y adyacentes: partes de África occidental como Guinea y Camerún, el Sáhara Occidental y Marruecos.[17]

Entre las compras destacan las sucesivas que se realizaron al naturalista Manuel Martínez de la Escalera de objetos procedentes de Guinea Ecuatorial y Marruecos. Por otro lado, la adquisición de la colección Seipoldy aportó al departamento de África piezas de los bosquimanos.

Entre las donaciones figuran la de Julio Caro Baroja en 1956, de piezas que había recopilado en sus viajes por el continente, y la de María Garzón en 2008, compuesta por un conjunto de 298 objetos representativos de la vida cotidiana, las costumbres, el mundo de las creencias y las actividades lúdicas de distintos grupos étnicos de Etiopía, Kenia y Sudán, que ayuda a completar las lagunas de la colección. Estas piezas habían sido reunidas por su padre, el médico Jesús Garzón Barriuso, durante los cinco años que permaneció en Adís Abeba trabajando para la Organización Mundial de la Salud. Durante ese tiempo además su esposa, Joaquina Negrete, recopiló un importante conjunto de cruces coptas.

América[editar]

Mestizo. Mestiza. Mestiza. Pintura de castas del Virreinato del Perú, segunda mitad del siglo XVIII. Obra perteneciente a una serie de veinte cuadros única en el mundo.

Cuenta con más de 2.300 piezas.[18] La cobertura de las distintas áreas culturales es muy desigual. Así, mientras Mesoamérica y el Área Amazónica aportan cada una más del 30% del total de los fondos, hay tres áreas de las que en cambio no hay representación alguna: Gran Cuenca, Sureste y Brasileña Oriental.[19] La política de adquisiciones intenta paliar estos desequilibrios, y así en los últimos años se ha conseguido al menos el ingreso de objetos de otras cuatro áreas que tampoco estaban representadas hasta entonces: Costa del Noroeste, Meseta, Grandes Llanuras y California.[20]

El grueso de la colección americana procede de la Comisión Científica del Pacífico, una expedición científica que partió en 1862 hacia las costas sudamericanas del Pacífico acompañando a una expedición militar. Esta expedición trajo a España una importante colección de historia natural y algunos objetos antropológicos como momias y cráneos y más de trescientos objetos etnográficos como armas, utensilios, adornos e indumentaria, pertenecientes a los grupos indígenas de la selva amazónica. No obstante, el MNA solamente posee una parte de los materiales aportados por dicha expedición, que se encuentran en la actualidad repartidos entre este museo, el de América y el de Ciencias Naturales.

Destacan algunas colecciones compradas por el Estado como la del antropólogo Fernando Álvarez Palacios de objetos de los warao del Delta del Orinoco -Venezuela- (1985) y la del capitán Francisco Iglesias Brage (que realizó junto con el también capitán Ignacio Jiménez Martín el histórico vuelo del «Jesús del Gran Poder»), de objetos procedentes de diversos grupos étnicos de Brasil, Colombia y Perú. En 1994 se recibieron cerca de 372 objetos y 52 fotografías de los purépecha de Michoacán (México), procedentes de un trabajo de campo realizado por Julio Alvar, donados por la Fundación Cultural Banesto.[21]

Entre los fondos de bellas artes sobresalen dos series de cuadros pintados al óleo, que hacen referencia a los mestizajes realizados en América durante el periodo colonial (pintura de castas), procedentes de Perú y México. La primera, compuesta por 20 lienzos de autor anónimo, es de gran interés ya que es la única que existe en el mundo de este país (todas las demás se ejecutaron en el Virreinato de Nueva España).[6] Encargada por el virrey del Perú Manuel Amat, con el fin de que en Europa se conociesen los cruces raciales que había en el Virreinato, su primer destino fue el Real Gabinete de Historia Natural, del que posteriormente pasó al Museo Nacional de Ciencias Naturales y finalmente al MNA. La serie mexicana por su parte, consta de 16 lienzos obra de José Joaquín Magón. La portó consigo a España el cardenal Francisco Antonio Lorenzana cuando abandonó el arzobispado de México para ponerse al frente de la archidiócesis de Toledo. Hacia 1788 o 1790 fueron donados a la Real Universidad de Toledo y tras su supresión pasaron al Instituto de Segunda Enseñanza de la ciudad. En 1899 fueron cedidos, a cambio de diversos objetos, a la Sección de Antropología, Etnología y Prehistoria del Museo de Ciencias Naturales.[22] También es singular la colección de piezas de la sociedad secreta afrocubana de los ñáñigos, la única que existe aparte de la del Museo Cubano.[23]

Oceanía[editar]

Tatanua, máscara de la fiesta del Malanggan, siglo XIX. Isla de Nueva Irlanda, Papúa Nueva Guinea.

(No expuesta). La colección de este continente incluye una pieza excepcional, un umete de dolerita procedente de Tahití. Este cuenco era utilizado para elaborar y tomar ceremonialmente kava, infusión obtenida a partir de la raíz del Piper methysticum, que además de por sus propiedades medicinales se empleaba de manera ritual. Es la única pieza de este tipo que se conserva completa en el mundo.[nota 3] [24] Otras piezas asimismo señaladas son una figura de pájaro y una máscara (tatanua), adquirida en 2005 por 9.000 €,[25] ambas de madera y del siglo XIX, que se usaban en la fiesta del Malanggan de la isla de Nueva Irlanda.

Europa[editar]

(No expuesta). Está formada principalmente por unos 250 objetos etnográficos alemanes, fruto de una donación organizada por el doctor Wulf Köpke, jefe de la sección de Europa del Museum für Völkerkunde (desde 1999 Ethnologisches Museum) de Berlín, con piezas entregadas por diversas personas del país. Son en su mayoría objetos de uso cotidiano que reconstruyen la cocina, el lavadero y otros elementos de una casa burguesa alemana de principios del siglo XX.[15]

Por otra parte, la colección Seipoldy aportó a los fondos europeos instrumentos agrícolas, ajuar doméstico, indumentaria, adornos, etc., procedentes de Bulgaria, Finlandia, Dinamarca y Alemania, destacando el conjunto de objetos lapones.[15]

Actividades[editar]

Sala central del museo.

Para grupos escolares el museo ofrece un programa de visitas dinamizadas que cubre todas las franjas de edad entre Educación Infantil y Bachillerato. Para el público adulto hay exposiciones temporales, artes escénicas (música, danza, demostraciones culturales, teatro), ciclos de cine y cineforums, recorridos temáticos y visitas guiadas, conferencias y seminarios. Además hay talleres para los distintos grupos de público (niños, adolescentes, adultos y familias).

Notas[editar]

  1. Durante algunos años, hasta su traslado a su actual sede en el Palacio de la Industria y las Artes, el MNCN tuvo también instalados en el edificio del doctor Velasco la colección y el laboratorio de entomología.
  2. También citado como Qarl Sighardt Seipoldy.
  3. Existen otros cuencos completos de kava, pero no elaborados en piedra sino en madera (uno en el Museo de América).

Referencias[editar]

  1. «Directorio de museos y colecciones de España. Museo Nacional de Antropología» (PDF). Museo Nacional de Antropología. Consultado el 11 de febrero de 2014.
  2. «Cifras de visitantes de los Museos Estatales». Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Consultado el 11 de febrero de 2014.
  3. (Romero de Tejada, 1994, p. 499)
  4. (Romero de Tejada, 1992, p. 15)
  5. Vicepresidencia, Consejería de Cultura y Deporte y Portavocía del Gobierno. Dirección General de Patrimonio Histórico. «Bienes inmuebles de interés cultural en la Comunidad de Madrid. Villa de Madrid» (PDF). Gobierno de la Comunidad de Madrid. Consultado el 28 de febrero de 2014.
  6. a b (Rodrigo del Blanco, 2007, p. 199)
  7. «Historia del Museo». Museo Nacional de Antropología. Consultado el 12 de febrero de 2014.
  8. (Rodrigo del Blanco, 2009, pp. 120-121)
  9. Romero de Tejada, 1992:49-50
  10. (Sagaste, 2005, pp. 480-481)
  11. Romero de Tejada, 1992: 50-54
  12. a b c (Santos Moro, 1993, p. 5)
  13. Romero de Tejada, 1992: 64-66
  14. (Sagaste, 2005, p. 481)
  15. a b c (Romero de Tejada, 1992, p. 66)
  16. (Santos Moro, 2004, p. 12)
  17. Romero de Tejada, 1992: 54-60
  18. (Mateos Morante, 2006, p. 134)
  19. (Rodrigo del Blanco, 2009, p. 127)
  20. (Rodrigo del Blanco, 2009, p. 128)
  21. (Mateos Morante, 2006, p. 135)
  22. Romero de Tejada, 1992: 60-64
  23. (Rodrigo del Blanco, 2007, p. 200)
  24. «Selección de piezas». Museo Nacional de Antropología. Consultado el 18 de febrero de 2014.
  25. (Ministerio de Cultura, 2006, p. 153)

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]