Casa Rosada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Casa de Gobierno Argentino
Casa Rosada
Casa Rosada, frente.jpg
Fachada principal desde Plaza de Mayo
Edificio
Estilo Eclecticismo
Italianizante
Dirección Balcarce 50
Localización Bandera de Argentina Buenos Aires Argentina
Uso(s) Sede de la Presidencia de la Nación
Coordenadas 34°36′29″S 58°22′13″O / -34.608055555556, -58.370277777778Coordenadas: 34°36′29″S 58°22′13″O / -34.608055555556, -58.370277777778
Construcción
Construcción 1873-1879 (Casa de Correos)
1882-1886 (Casa de Gobierno)
1886-1898 (unificación)
Demolición 1938 (parcial)
Dimensiones
Número de plantas 4
Equipo
Arquitecto(s) Carl Kihlberg (Casa de Correos)
Henrik Åberg (Casa de Gobierno)
Francesco Tamburini (unificación)
Contratista Franchi y Cía.
Agustín Ferrari y Cía.
L. Valcavi
L. Stremis y Cía.
Promotor Estado Argentino
[Editar datos en Wikidata]

La Casa Rosada es la sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina. Dentro de la misma se encuentra el despacho del Presidente de la Nación Argentina.

Este edificio se localiza en la calle Balcarce 50, en el barrio de Monserrat en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la histórica Plaza de Mayo. Su color característico es rosado y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de Buenos Aires. Alberga además el Museo de la Casa de Gobierno, con objetos relacionados con los presidentes del país. En 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Historia[editar]

La Casa Rosada original y el edificio de Correos.

El edificio se encuentra sobre lo que fuera la Real Fortaleza de Don Juan Baltazar de Austria, construida por el gobernador Fernando Ortiz de Zárate en 1594 en las entonces abarrancadas orillas del Río de la Plata. La fortaleza es reconstruida en 1713, reemplazándosela por una muy sobria construcción de casi una hectárea, rodeada de ancho foso, con cuatro torreones rectangulares y, dando a la Plaza Mayor -actual Plaza de Mayo- puente levadizo. Tal fuerte recibió el nombre de Castillo de San Miguel en 1720, al completarse las obras de defensa. Sirvió de sede a los gobernadores, luego a los virreyes del Virreinato del Río de la Plata y posteriormente a los gobiernos independientes desde 1810. En la década de 1820, Rivadavia ordena modificaciones que sustituyen el puente levadizo por un pórtico de estilo neoclásico.

El edificio de Correos proyectado por Kihlberg en 1873

La fortaleza fue demolida parcialmente en la década de 1850 para construir en su lugar el edificio de la Aduana Nueva, proyecto del arquitecto inglés Edward Taylor. Del antiguo edificio sólo quedaron un arco y uno de los edificios virreinales del interior del recinto amurallado demolido, que fue refaccionado como casa de gobierno. Bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, el edificio se pintó de rosa, color que conserva hasta hoy con algunas variaciones de tonalidad a través del tiempo, desde el rosado pálido hasta una cercana al anaranjado.

Según la tradición, dicho color se debe al deseo de Sarmiento de representar simbólicamente la fusión de los partidos que protagonizaron las cruentas guerras civiles de la primera mitad del siglo XIX, con la mezcla del blanco supuestamente usado por los unitarios y el rojo de los federales. La leyenda, sin embargo, parece improbable: los unitarios se identificaban generalmente con el color celeste. Por otra parte el color rosa era muy utilizado durante el siglo XIX. Surge de la combinación de pintura a la cal con sangre bovina, empleándose esta última por sus propiedades hidrófugas y fijadoras.

En 1873, también durante la presidencia de Sarmiento, se proyectó el primer Palacio de Correos, obra del arquitecto sueco Carlos Kihlberg, en el espacio sur del predio que había quedado libre por la demolición del fuerte.

Los edificios de gobierno (izq.) y correos (der.) antes de su unificación.

El Palacio de Correos, demorado,[1] se completó en 1878 y fue inaugurado por el Presidente Nicolás Avellaneda en 1879. El nuevo edificio opacaba sensiblemente a la sede del gobierno, por lo que el presidente Julio Argentino Roca solicitó en 1882 un proyecto de ensanche y reparaciones. El proyecto fue diseñado por el Departamento de Ingenieros a cargo de Enrique Aberg (autor de otras obras notables en Buenos Aires), e implicaba la construcción de una nueva fachada para la Casa de Gobierno, dándole un aspecto similar al edificio de correos, cambiando las ventanas del segundo piso por una galería-balcón.

Proyecto original de Tamburini para la ampliación de la Casa Rosada. (1884)
Entrada de Honor sobre la calle Rivadavia, recién terminada hacia 1890. (Foto: SFA de A)

En 1884 las restricciones de espacio disponible en el edificio eran ya evidentes, y se planea unificar los edificios proyectados por Aberg y Kihlberg y destinarlos exclusivamente a la función de gobierno. Así, se encomienda la tarea al arquitecto italiano Francesco Tamburini. Éste proyectó la unión de los edificios gemelos mediante un gran arco monumental, que hoy constituye el acceso sobre la calle Balcarce y cuya construcción comenzó en 1886, seguido por la ampliación del edificio sobre la calle Rivadavia, terminada hacia 1890. Esto marcó el fin de lo que quedaba del antiguo Fuerte, conservándose, algunos muros y una de las troneras que pueden verse en el actual Museo del Bicentenario. Siguió la expansión del palacio hacia la actual calle Yrigoyen, terminada hacia 1896, y por último la fachada este mirando a Puerto Madero, con la cual el edificio fue inaugurado oficialmente durante la segunda presidencia de Roca, en 1898.

En 1910 el arquitecto francés Norbert Maillart construyó el Jardín de Invierno sobre el lado este, mediante una galería con columnas aparejadas en la planta baja, que sostenía al jardín ubicado en el primer piso. Tenía techo vidriado sostenido por columnas de hierro y plantas de interiores, tres arañas con tulipas, mesita con sillas mecedoras de ratán y alfombras. Este jardín formaba parte de las remodelaciones realizadas por el presidente Roque Saenz Peña, que debido a una enfermedad que le impedía trasladarse se convirtió en el único mandatario que utilizó la Casa Rosada como vivienda permanente. En 1927 se cerraron las ventanas de este jardín sobre el Paseo Colón y se amplió el edificio agregando dos bloques de oficinas sobre la fachada a Parque Colón.[2]

Las obras de demolición en 1938.

En 1937, por iniciativa del presidente Agustín P. Justo en 1937, y siguiendo la opinión generalizada de los intelectuales de su época, decidió que el edificio fuese completamente demolido para crear una perspectiva desde la Plaza de Mayo hacia el río, y extender la Avenida de Mayo hasta Puerto Madero.[3] A principios de 1938,[4] comenzó la demolición de las dependencias que estaban sobre la azotea y de la sección del antiguo edificio de Correos y Telecomunicaciones que miraba a la calle Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen), reduciendo así el costado sur en 17 metros. Pero en febrero de ese año asumió la presidencia Roberto Marcelino Ortiz, quien en abril decidió suspender las obras de demolición y ordenó reconstruir la fachada sobre la calle Victoria (actual Yrigoyen).[2] De esta forma se construyó un nuevo frente a la calle Yrigoyen, y se decidió aprovechar la parte demolida para hacer un ensanche de la calzada, al tiempo que avanzaba la construcción del Palacio de Hacienda. Además, fue necesario reubicar una boca de acceso a la estación Plaza de Mayo de la línea A de subterráneo, que se encontraba sobre la traza de la ampliación de la calle angosta. Aunque no sea evidente a simple vista, esta remodelación afectó a la simetría de la fachada, al desplazar hacia el sur al que era el arco central y significó la pérdida de una parte importante del edificio construido en 1878.

En 1955 los militares contrarios a la presidencia de Juan Domingo Perón bombardearon la sede de gobierno, provocándo grandes destrozos.[2] El capitán de fragata Néstor Noriega descargó la primera bomba sobre el edificio alcanzando a destruir totalmente el mencionado jardín de invierno. Con el tiempo fue reemplazado por más oficinas.

En 1942, al realizar excavaciones relacionadas con obras sanitarias en Paseo Colón e Yrigoyen, se localizó una sección de los sótanos subterráneos de los que fue la Aduana Nueva. Se decidió integrarlos con los viejos restos del antiguo fuerte para formar así un Museo de Historia (el [[Museo de la Casa Rosada), inaugurado en 1957, donde se exhiben objetos de interés presidencial y pertenencias seleccionadas, tales como cinturones, bastones, libros, muebles, y tres carruajes.[2]

Los restos de la antigua fortaleza fueron excavadas parcialmente en 1991, y las estructuras descubiertas se incorporaron en el Museo de la Casa Rosada. Situadas detrás del edificio, estas obras llevaron a los desvíos de la Avenida Paseo Colón, y a la unificación de la Casa Rosada con el Parque Colón detrás de él. Al año siguiente, se realizaron obras generales de pintura en los exteriores.

También durante este período, se utilizó como locación y set de filmación para la película Evita del año 1996. Madonna y Antonio Banderas fueron personalmente a pedirle al entonces presidente Carlos Saúl Menem permiso para realizar la escena adonde se interpreta la canción Don't Cry For Me Argentina desde el balcón de la Casa Rosada, permiso que finalmente les fue concedido.

En 1998, el mismo presidente encargó a un conjunto de especialistas la restauración de la fachada principal, buscando expresamente una nueva tonalidad de rosado que se asemejara más a la original realizada con cal y sangre animal, ya que en desde 1989 el edificio había lucido un tono pálido muy débil, debido a un error al elegir la pintura.[5] Además, la fachada al Parque Colón lucía abundantes plantas creciendo sobre el revoque y poniendo en riesgo de desprendimiento a molduras y detalles. Por último, se hicieron modificaciones en salones interiores, y una restauración del Salón Blanco.[6] La fachada principal fue cubierta con una inmensa tela que mostraba una foto tamaño real del edificio, mostrando el color que luciría luego de la restauración usando el nuevo tono de rosado, pero cuando se la descubrió ese 10 de diciembre, con la asunción de Fernando de la Rúa, surgieron críticas de varios especialistas que consideraron que el tono era demasiado intenso, y para colmo contrastaba con el tono pálido de las otras tres fachadas que no habían sido pintadas a nuevo.[7] [8] Pero después de la salida de Menem del poder, las obras se paralizaron y la crisis de 2001 les puso un freno definitivo.[9]

Entre 1999 y 2006, la Casa lució una fachada restaurada con un rosa intenso y las otras tres deterioradas.
Vista del frente desde el ala sur al norte.

Recién bajo el mandato de Néstor Kirchner las obras fueron retomadas, una vez que la economía argentina resurgió de su profunda crisis. En 2006 comenzó la ambiciosa obra,[10] con el repintado de las tres fachadas que habían quedado sin restaurar, y la recuperación de las molduras que habían sido dañadas por la vegetación que había crecido sobre el revoque;[11] además, se volvió a pintar la fachada que da a Plaza de Mayo, para que luciera a tono con las otras tres.[12] Pero se fue más allá, demoliendo cielorrasos, entrepisos técnicos y muros provisionales que se habían colocado en las últimas décadas para generar más espacio de trabajo, trasladando dependencias a otros edificios.[13] Además, se deshabilitó el helipuerto por el que de la Rúa había salido del edificio y de su mandato en diciembre de 2001 y se realizaron nuevas instalaciones de servicios que se habían tendido de forma precaria. El Parque Colón fue enrejado y transformado de facto en un jardín privado de la Casa Rosada, causando una polémica por tratarse de una plaza pública.[14] [15]

Las obras fueron continuadas por la Presidenta Cristina Fernández, quien además de seguir con la restauración de los salones, los pisos de mosaico a los cuales les faltaban piezas, o las pinturas murales que habían sido recubiertas con pintura lisa en algún momento del siglo XX, inauguró una serie de salas temáticas de diversas áreas de la cultura y la historia argentina, trasladando de esos salones las oficinas de Presidencia de la Nación.[16]

Para los festejos del bicentenario de 2010 de la Revolución de Mayo se realizaron algunas modificaciones y se realizó la apertura del Museo del Bicentenario en la zona restaurada de lo que fue el patio de maniobras de la Aduana de Taylor.

El 18 de octubre de 2010, la presidenta Cristina Fernández inauguró el gran reloj que corona el arco central de Balcarce 50, donado por la firma Gnomon. Como se descubrió en planos del arquitecto Tamburini, este reloj estaba planeado en su proyecto original de 1890.[17]

El 21 de mayo de 1942 fue declarada Monumento Histórico por decreto n° 120412.

Entrada frontal de la Casa de Rosada.

Arquitectura[editar]

Salón Blanco: en él se realizan los actos de mayor trascendencia, como el de la recepción, por parte de cada Presidente, de la Banda y el Bastón Presidencial; y las ceremonias del juramento de los Ministros y Secretarios de Estado.
Patio de las Palmeras.
Salón Norte, donde se reúne el Gabinete de Ministros.

La Casa Rosada es una pieza ecléctica, que combina elementos de diversos orígenes, como las mansardas de origen francés, las logias italianas y las ventanas de los proyectos de los arquitectos Aberg y Kihlberg, con la expresión clasicista típica de Tamburini.

El conjunto se desarrolla en tres plantas sobre el oeste (calle Balcarce) y cuatro niveles más subsuelo sobre el este, gracias a la pendiente del terreno desde la Plaza de Mayo hacia el Parque Colón, originada por el Río de la Plata, que naturalmente llegaba hasta este lugar, y se fue alejando hacia el este mediante sucesivos rellenos para ganar tierras.

La fachada principal presenta un eje de simetría marcado sobre el arco monumental diseñado por Tamburini, pero la simetría está desvirtuada por la demolición del ala sur en 1938. Además, la famosa loggia en el primer piso del ala norte se diferencia claramente de las ventanas apareadas de estilo florentino del ala sur. Hay una combinación ecléctica de ornamentos, pero predomina la influencia del Renacimiento italiano, a pesar de la mansarda que originalmente estaba revestida en pizarra, y fue cambiada por una cubierta de bronce en la década de 1960. Varios ornamentos y molduras desaparecieron a lo largo de los últimos cien años, particularmente la crestería de hierro que adornaba la mansarda, y unas molduras con el Escudo Nacional, que fueron reemplazadas por copones, en la cornisa.

La fachada norte, diseñada completamente por el arquitecto Tamburini, se destaca por la entrada de carruajes que sobresale del volumen macizo del edificio, destacándose con una galería para la circulación de vehículos y una escalinata que salva el desnivel de la calle que marca una plataforma que originalmente estaba destacada con dos estatuas de bronce de ángeles tocando trompetas de la victoria, luego removidas. En esta fachada se hace notable la difícil unión del edificio original diseñado por el ingeniero Aberg con la ampliación realizada por Tamburini, ya que el primero está rematado por la mencionada mansarda de bronce, y el segundo tiene una losa plana. Una de las ventanas del edificio de Aberg fue directamente seccionada a la mitad por la ampliación, y es un detalle de la desprolijidad con la cual fue ejecutada la obra.

La fachada este, que mira a Puerto Madero y al río, está precedida por el Parque Colón —aunque originalmente la separaba del mismo la Avenida Paseo Colón— que permite jerarquizar el edificio y genera un de acceso que recientemente fue enrejado para transformarse de facto en los jardines del palacio presidencial. Esta fachada también pertenece al diseño de Tamburini, aunque originalmente tenía dos retiros simétricos que posteriormente fueron eliminados, construyendo ampliaciones que dejaron una fachada lisa. La cornisa del edificio está adornada con un conjunto escultórico.

La fachada sur es la más pobre del edificio, ya que la original diseñada por Tamburini fue demolida en la década de 1930, y luego de ello no fue reconstruida, sino que apenas se ejecutó un muro sin ornamentar que contrasta por su falta de molduras con el resto del edificio. Adempas, la presencia del Palacio de Hacienda, enfrentado directamente con la Casa Rosada, impide la jerarquización del edificio que se da en los otros frentes, debido a la poca distancia que se puede tomar de la fachada.

Subsuelo[editar]

Se encuentran el Salón de los Pintores y Pinturas Argentinas y la Escalera Carpani, que conduce al nivel superior. Del lado de la calle Yrigoyen esttodos so unas caras de naipes . A este nivel se accede directamente desde el Parque Colón, a través de un conjunto de tres puertas de madera, actualmente cerradas.

Planta baja[editar]

La explanada de acceso sobre la calle Rivadavia conduce al Salón de los Bustos, donde se encuentran las esculturas de los presidentes argentinos y es el Hall de Honor, que sirve para visitas ilustres. Luce un piso embaldosado en damero, y techos con casetones pintados con diversad imágenes, descubiertas en 1980 luego de haber permanecido tapadas por pintura lisa durante setenta años. La decisión de colocar los bustos presidenciales en este lugar fue tomada por el dictador Alejandro Lanusse en 1973. A este espacio lo sucede el famoso Patio de las Palmeras, con loggias que lo rodean en todos los pisos.

Desde la calle Balcarce se accede al hall principal del edificio, un espacio amplio con pasillos que balconean desde los niveles superiores y grandes claraboyas en el techo que permiten la iluminación natural, donda originalmente estaba el pasaje abierto que separaba los dos edificios independientes, y hoy en día funciona la Galería de los Patriotas Latinoamericanos.

Desde el lado de la calle Yrigoyen, está el pequeño Patio Malvinas Argentinas, original del edificio diseñado por Kihlberg en 1873, en el cual se destaca la escalera del viejo edificio de Correos, que sobresale como un volumen jerarquizado sobre una de las fachadas, y hay un jarrón de bronce que funciona como fuente, arrojando aguas de colores blanco y celeste. Sólo el muro agregado improvisadamente en 1938 lo separa de la calle Yrigoyen, luego de la demolición de toda el ala sur. También se encuentra el Patio del Aljibe, otro espacio reabierto recientemente, donde un aljibe de mármol blanco protagoniza el patio, adornado en su perímetro por copones que funcionan como maceteros. Originalmente, estaba coronado por una claraboya que fue removida con la demolición de la década del '30.

Primer piso[editar]

La futura Escalera Italia recién construida, luego fue modificada. (Foto: SFA de A)

Desde este salón, dos grandes escaleras de honor (denominadas Italia y Francia) llevan al primer piso del ala norte, donde se encuentran el Salón Blanco que sirve de sede para las grandes recepciones oficiales, y las dependencias presidenciales, incluyendo el Salón Sur (antigua sala para ceremonias de protocolo) y el Salón Norte (viejo despacho para reuniones de gabinete). Esta ala norte está estructurada alrededor del Patio de las Palmeras.

Salón Blanco recién terminado, en esa época se usó para recepciones. (Foto: SFA de A)

También se encuentran en este nivel el Salón Mujeres Argentinas, el Salón Eva Perón, el Salón de los Científicos Argentinos y la Galería de los Ídolos Populares, espacios temáticos inaugurados durante la presidencia de Cristina Fernández en antiguos despachos del personal de Presidencia, cuyos empleados fueron trasladados a otras oficinas.

Se destacan los pasillos rodeando al Patio de las Palmeras, que lucen vidrios pintados que filtran la luz natural y aíslan los corredores del exterior, aunque ocasionalmente se abren, y los pisos decorados con mosaicos a la italiana, restaurados durante la presidencia de Cristina Fernández.

Subsuelo[editar]

En este subsuelo y galerías adyacentes se encuentra ubicado el Museo Presidencial Casa Rosada. Todos los locales originales externos tienen iluminación directa, mientras que en los internos la iluminación y la ventilación se dan mediante el acceso a galerías organizadas alrededor de patios. La estructura original es de muros de mampostería de diversos espesores, con losas simplemente apoyadas por bovedillas de ladrillo con perfiles de hierro o madera.

Lo que quedaba de la Fortaleza en la década de 1850.

Museo de la Casa Rosada[editar]

Este museo se encuentra cerrado por tiempo indeterminado. Varios de sus objetos se encuentran en el actual Museo del Bicentenario. Fue creado el 27 de mayo de 1957 y su colección está conformada por objetos personales, retratos, documentos y esculturas de quienes han ocupado el cargo de Presidente de la Nación, transcurridos no menos de treinta años desde la conclusión de sus mandatos.

La colección cuenta con objetos propios de la investidura presidencial, como los bastones y las bandas presidenciales de varios presidentes, donde se destaca principalmente la banda presidencial usada por el presidente Julio Argentino Roca en su segundo mandato.

También cuenta con carruajes utilizados por diferentes presidentes: puede apreciarse el Cabriolet Mylord, utilizado por José Evaristo Uriburu, un Landau perteneciente a Julio Argentino Roca y el Americana, propiedad de Hipólito Yrigoyen.

Entre el mobiliario se destaca el sillón presidencial utilizado durante el mandato de Santiago Derqui, aunque también pueden observarse importantes objetos como una mecedora y un escritorio pertenecientes a Domingo Faustino Sarmiento y parte del mobiliario original del edificio.

El museo cuenta con objetos personales que pertenecieron a los presidentes, puede destacarse un bombín y un bastón pertenecientes a Hipólito Yrigoyen, una fuente de porcelana china que perteneció a Bernardino Rivadavia y un neceser de viaje utilizado por Julio Argentino Roca.

Actualidad[editar]

Iluminada especialmente para sumarse a la campaña por un mundo sin cáncer de mamas (26/09/2008).

El gobierno está finalizando la ejecución de las obras de refacción íntegra de la Casa Rosada de 7,2 millones de pesos, preservando las fachadas originales en vísperas de los festejos por el Bicentenario de la Revolución de Mayo (1810-2010), incluida la apertura del Museo del Bicentenario.

Véase también[editar]

Fuentes consultadas[editar]

  1. La Casa de Correos de Buenos Aires (1873-1876) por Daniel Schávelzon (1987). Revista DANA nº 23
  2. a b c d Gutiérrez, Ramón; Berjman, Sonia (1995). La Plaza de Mayo, escenario de la vida argentina. Colección cuadernos del Águila, Fundación Banco de Boston. 
  3. Luna, Félix (1978). Ortiz. Reportaje a la Argentina Opulenta. Sudamericana. p. 80. 
  4. Diario "El Mundo", 29 de marzo de 1938
  5. Demoran arreglos en la Casa Rosada clarin.com, 30.08.1998
  6. Invierten $31 millones en la Rosada lanacion.com, 16 de marzo de 1997
  7. La Casa Rosada cambia de color lanacion.com, 26 de noviembre de 1999
  8. La Casa Rosada estrena un color muy polémico clarin.com, 30.11.1999
  9. Gustos criollos: una Casa Rosada bicolor clarin.com, 15.02.2004
  10. Le pintan la cara a la Casa Rosada lanacion.com, 19 de febrero de 2006
  11. Ya se puede ver el nuevo color de la Casa Rosada clarin.com, 29/12/2006
  12. La Casa Rosada, entre andamios clarin.com, 6/02/2007
  13. La casa no está en orden clarin.com, 1/04/2007
  14. Pondrán una reja perimetral a la Casa Rosada por seguridad lanacion.com, 2 de julio de 2005
  15. Por primera vez en su historia, la Rosada tendrá jardín propio clarin.com, 23.04.2006
  16. Cristina arquitecta: remodeló la Casa Rosada con obras por $ 64 millones clarin.com, 09/03/2012
  17. Cristina Fernández descubre un reloj previsto en el plano original de la Casa Rosada 18/10/2010, Secretaría de Medios de Comunicación. Jefatura de Gabinete de Ministros de la Presidencia de la Nación Argentina.

Enlaces externos[editar]