Bernardino Rivadavia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bernardino Rivadavia
Bernardino Rivadavia

8 de febrero de 1826-27 de junio de 1827
Sucesor Vicente López y Planes

Datos personales
Nacimiento 20 de mayo de 1780
Buenos Aires, Bandera de España Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento 2 de septiembre de 1845 (65 años)
Cádiz, Bandera de España España
Partido Partido Unitario
Cónyuge Juana del Pino de Rivadavia (1809-1841)
Hijos José Joaquín
Constancia
Bernardino Donato
Martín[1]
Profesión político

Bernardino de la Trinidad González Rivadavia y Rivadavia (Buenos Aires, 20 de mayo de 1780Cádiz, 2 de septiembre de 1845) fue un político rioplatense y el primer jefe de estado de la Argentina que ejerció con el cargo de presidente,[2] que desempeñó entre el 8 de febrero de 1826 y el 27 de junio de 1827.

Poco después de iniciada la Revolución de Mayo tuvo una fuerte influencia sobre el Primer Triunvirato.

Entre 1820 y 1824 fue Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores de la provincia de Buenos Aires durante el gobierno del general Martín Rodríguez.

Partidario de la organización nacional, durante la vigencia del Congreso General de 1824 destinado a redactar una constitución, el inicio de la Guerra del Brasil motivó la creación inmediata del cargo de Presidente de la Nación Argentina y —tras ser elegido— fue el primero en ocuparlo.

La sanción de la Constitución Argentina de 1826, de fuerte contenido unitario, rechazada por las provincias y su propio repudio al "tratado deshonroso" preliminar de paz con el Imperio del Brasil para finalizar la guerra, motivaron su renuncia a la presidencia, siendo sucedido por Vicente López y Planes, pero al poco tiempo las autoridades nacionales se disolvieron, situación que se prolongó hasta 1852.

Luego de su renuncia se retiró a España, en donde murió en 1845. Sus restos fueron repatriados a Argentina en el año 1857, recibiendo honores de Capitán General. En la actualidad descansan en un mausoleo situado en la Plaza Miserere, adyacente a la Avenida Rivadavia nombrada en su honor.

Familia e inicios en la función pública[editar]

Era hijo de Benito Bernardino González de Ribadavia, abogado español, y María Josefa de Jesús Rodríguez de Ribadavia y Rivadeneyra.

Se educó en el Real Colegio de San Carlos, pero abandonó sin terminar los estudios.

En las Invasiones Inglesas actuó como teniente del Tercio de Voluntarios de Galicia. En 1808 Santiago de Liniers lo nombró alférez real pero este nombramiento fue rechazado por el Cabildo, lo que fue uno de los detonantes de la Asonada de Álzaga.

El 14 de diciembre de 1809 se casó en la Iglesia de Nuestra Señora de La Merced, de Buenos Aires, con Juana del Pino (Montevideo, 28-12-1786 - Río de Janeiro, 14-12-1841), hija del exvirrey del Río de la Plata Joaquín del Pino, con la que tuvo cuatro hijos, tres varones y una niña fallecida a los cuatro años de edad.

Durante la Revolución de Mayo asistió al Cabildo abierto del 22 de mayo de 1810 votando por la deposición del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros.

El Primer Triunvirato[editar]

La Junta Grande lo tachó de «españolista» y lo deportó a Guardia del Salto. En 1811, después del golpe institucional que expulsó a los diputados del interior de las Provincias Unidas del Río de la Plata se instauró el Primer Triunvirato, de orientación centralista dirigido desde Buenos Aires. Rivadavia fue designado su Secretario de Guerra iniciándose así en la vida pública. Adquirió preponderancia en las decisiones que se tomaron durante la represión con ajusticiamientos durante el desarrollo del Motín de las Trenzas, el fusilamiento de Martín de Álzaga y el armisticio de Rademaker, el representante portugués.

En octubre llegó la noticia de que el Ejército del Norte, bajo el mando del general Manuel Belgrano, contradiciendo las órdenes del Triunvirato de que abandonara la lucha, había vencido a las tropas realistas en la batalla de Tucumán y las habían expulsado hacia el norte. Inmediatamente estalló la revolución del 8 de octubre de 1812, dirigida por José de San Martín, Carlos María de Alvear, Manuel Guillermo Pinto y Francisco Ortiz de Ocampo. Exigieron la renuncia del Triunvirato y su reemplazo por un Segundo Triunvirato que tomó la decisión de arrestarlo y obligarle a alejarse de la capital por un tiempo. En su renuncia Rivadavia sostuvo:

"Que así como he dado ejemplo de sostener la dignidad y justificación de la autoridad, lo haré mucho más en obedecerle sin abatirme".

Misiones diplomáticas[editar]

Rivadavia volvió a ocupar una función en el gobierno cuando en 1814, junto a Manuel Belgrano, viajó en misión diplomática a Europa, enviado por el gobierno revolucionario del Río de la Plata en busca de un candidato de la monarquía a quien ofrecer el gobierno de estos países. Tras varios intentos, la misión fue un fracaso.

Sin embargo, en Francia trabó amistad con el filósofo Antoine Destutt, conde de Tracy, quien lo aproximó al pensamiento del politólogo liberal Benjamín Constant y de los escritores del realismo Honoré de Balzac y Stendhal. Sus libros influyeron fuertemente en las ideas de Rivadavia.

En Londres se entrevistó con el filósofo Jeremy Bentham, fundador del utilitarismo y se dedicó a traducir sus obras al idioma español.

Se trasladó más tarde a Madrid de donde fue expulsado por orden del rey. Permaneció varios años más en Europa, dedicado a apoyar otros proyectos monárquicos, con varios candidatos españoles y uno francés (éste sería el futuro rey de Francia Luis Felipe de Orleáns).

Producida la Anarquía del Año XX cayeron el Directorio y el Congreso, disolviéndose las autoridades nacionales.

Rivadavia, ministro de Martín Rodríguez[editar]

Rivadavia fue convocado por el nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires, el general Martín Rodríguez, quien lo nombró en el cargo de Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores el 19 de julio de 1821.

Monumento a Bernardino Rivadavia en Bahía Blanca.

Dejando en un segundo plano a sus compañeros de gabinete, Manuel José García y Francisco Fernández de la Cruz, e incluso al propio gobernador, Rivadavia llevó adelante casi todas las decisiones políticas del gobierno de Rodríguez. Las políticas de gobierno que emprendió se las conoce con el nombre de reformas rivadavianas.

En su discurso de asunción declaró su plan de gobierno:

"La provincia de Buenos Aires debe plegarse sobre sí misma, mejorar su administración interior en todos los ramos; con su ejemplo llamar al orden los pueblos hermanos; y con los recursos que cuenta dentro de sus límites, darse aquella importancia con que deberá presentarse cuando llegue la oportunidad deseada de formar una nación".

Entre los recursos con los que contaba "dentro de sus límites" estaba la aduana, de la que se apropió, y cuyas rentas representaban la mayoría de todos los ingresos públicos del país.

Proclamó la libertad de comercio, colocando las tasas aduaneras a un nivel muy bajo, con lo que favorecíó el comercio exterior de la provincia, pero aisló y ahogó las economías provinciales, que no pudieron competir con los productos importados.

La provincia pasó en esos años por lo que, más tarde, el gobernador Juan Gregorio de Las Heras llamaría la "feliz experiencia": salía de diez años de desorden económico y político y de un año grandemente complicado. Y entró de lleno en una etapa de aumento de la calidad de vida de sus clases acomodadas, inversión externa, grandes ganancias de la aduana, importación de artículos delicados, y descenso del costo de vida, causado por el descenso de los precios. Mientras tanto continuaba la depresión económica en el resto del país.

Inició una modernización del sistema económico: fundó la Bolsa de Comercio, aunque sólo existió en los papeles, el Banco de Descuentos, dotado de un poder financiero inaudito, y en el que, aunque la participación de la provincia pasaba del 60% del capital, sólo tenía un número mínimo de votos. Estaba controlado por comerciantes ingleses y algunos socios locales, y se dedicó a otorgar créditos a corto plazo, pensados para el comercio, no para fomentar la industria o la ganadería. Los beneficiarios fueron casi exclusivamente los socios del Banco, por lo que los comerciantes poderosos de la década pasada, abandonados financieramente, se pasaron rápidamente a la actividad ganadera y se convirtieron en estancieros. Serían el sector político y socialmente dominante por varias generaciones, pero nunca tendrían el control económico del país.

Política interior[editar]

Estampilla de Bernardino Rivadavia.

Una de las primeras obras de gobierno fue la sanción de la Ley de Sufragio Universal, de fecha 14 de agosto de 1821, que fue la primera de su tipo en Latinoamérica y significó un gran avance en materia electoral. Ella permitió que todo hombre libre, natural del país o avecinado a él, desde la edad de 20 años, o antes si fuera emancipado, sería hábil para elegir (art. 2°).

En noviembre de 1821, y con el fin de pacificar la provincia, hizo sancionar una ley de amnistía para todos los opositores políticos, de modo que pudieron regresar muchos exiliados, como Manuel Dorrego, Miguel Estanislao Soler, Manuel de Sarratea, Carlos María de Alvear y otros.

Proclamó una reforma militar, por la que pasó a un merecido retiro a los antiguos oficiales que habían luchado en la Guerra de la Independencia y que no tenían destino fijo aunque también a los que consideró contrarios a su gobierno. Esta reforma puso en su contra a todos los militares alejados y muchos de ellos se unirían a las rebeliones en su contra.

También llevó adelante una reforma religiosa, por la que pasaron a manos de la provincia muchos de los bienes de la Iglesia Católica. También ordenó la disolución de las órdenes religiosas, entre las cuales sólo las más numerosas lograron evitar su secularización. Esto llevó a que muchos católicos se unieran a las conspiraciones.

En agosto de 1822 fue denunciada una conspiración en su contra, dirigida por el exministro Gregorio García de Tagle, que fue rápidamente sofocada. La segunda revolución, llamada la "revolución de los Apostólicos", fue una reacción clerical contra las reformas rivadavianas, que estalló en marzo de 1823, a la que se unieron muchos oficiales descontentos. Fue rápidamente sofocada, y sus cabecillas ejecutados tras un rápido juicio secreto.

Rivadavia toleró la disidencia, siempre que se mostrara moderada y que no viniera de sectores clericales.

Admitió asimismo la libertades de expresión y de prensa.

Suprimió los cabildos, tanto el de la capital como los de Luján y San Nicolás de los Arroyos.

Durante lo que se conoció como la «época de Rivadavia» la ciencia y la cultura prosperaron de manera significativa. Su impulso reformista dio a la vida intelectual una dinámica desconocida hasta entonces, creando un clima propicio que fructificó en diversos campos a través de la obra personal de muchos individuos.

Refundó el viejo Colegio de San Carlos como Colegio de Ciencias Morales, en el cual el cambio más importante fue que otorgó becas a algunos jóvenes de las provincias. Creó también varias escuelas.

Gracias a su gestión se fundó la Universidad de Buenos Aires, inaugurada el 12 de agosto de 1821, designando como primer rector y cancelario al doctor Antonio Sáenz. Tardó varios años en funcionar orgánicamente. Fue la obra educativa más importante del gobierno de Martín Rodríguez.

En 1822, por acción oficial o privada, se habilitaron varias instituciones académicas: La Sociedad Literaria, la Sociedad de Ciencias Físicas y Matemáticas, la Sociedad de Jurisprudencia, la Academia de Medicina y dos academias de música y canto.

Cinco librerías existentes en Buenos Aires en 1825 vendían toda clase de obras literarias y científicas editadas en Europa. Fiel a su ideario liberal, por un decreto de 1821 derogó antiguas prohibiciones a la introducción de determinados libros sin censura ni trabas de ninguna índole.

Durante la época de Rivadavia se contrataron a distinguidas personalidades intelectuales del extranjero, como el matemático mexicano José Lanz, el naturalista francés Aimé Bonpland, los físicos y astrónomos italianos Pedro Carta Molino y Octavio Fabricio Mossotti, el publicista e historiador, también italiano, Pedro de Angelis, el ingeniero francés Carlos Enrique Pellegrini. La mayoría de ellos se establecieron a enseñar e investigar en el país.

Otras muchas nuevas instituciones fueron creadas durante su ministerio. El Museo de Ciencias Naturales, el Archivo General, el Registro Oficial, el Departamento Topográfico y Estadístico. Se confeccionaron los primeros plano topográfico y catastrales de la provincia de Buenos Aires.

La ciudad de Buenos Aires comenzó a modernizarse. Construyó edificios públicos, ensanchó avenidas, ordenó construir ochavas, mejoró la iluminación de las calles y creó el Cementerio de la Recoleta. Estas modernizaciones que emprendió estaban pensadas principalmente para la ciudad siendo menores las iniciadas en el interior de la provincia.

Su atención estuvo centrada en las clases altas y medias. Para proveer de mano de obra al comercio y a la ganadería impulsó fuertemente la obligación a los no propietarios de que demostraran que tenían empleo por medio de la “papeleta de conchabo”. Aquellos que no la tuvieran eran arrestados y enviados como soldados a los fuertes ubicados en la nueva línea de frontera que se encargaban de la vigilancia y protección de los malones indios.

También apoyó a la Comandanacia política y militar de Río Negro y la Costa Patagónica a cargo del teniente coronel José Gabriel de la Oyuela.

A ello se sumó un plan de colonización territorial a fin de atraer pobladores a esas tierras fomentando la inmigración europea.

Política exterior[editar]

Desde el inicio de su ministerio, el gobierno porteño se negó a colaborar con los ejércitos que luchaban contra los realistas, tanto el de Martín Miguel de Güemes en Salta, como la campaña de José de San Martín en Perú.

Dos enviados de San Martín tuvieron que oír en la Legislatura que a Buenos Aires le convenía que no se fueran los realistas de Perú. En parte debido a ello el resultado fue que San Martín tuvo que dejar a Simón Bolívar que terminara lo que él había comenzado. Cuando finalmente renunció al gobierno del Perú y regresó a Buenos Aires, fue amenazado con encarcelarlo por su desobediencia de años atrás.

Rivadavia estaba convencido en que la guerra contra el Imperio del Brasil sería inevitable y ese fue su principal objetivo militar externo enfocando en él los principales recursos.

Cuando el cabildo de Montevideo le pidió ayuda, envió un emisario, Tomás de Iriarte, al gobernador brasileño a exigir la devolución de la provincia usurpada.

El empréstito Baring Brothers[editar]

Empréstito Baring Brothers
Monto prestado: £1.000.000
Tasa de interés: 6% anual
(£60.000 por año pagadas semestralmente)
Amortización: 1% anual
(£5.000 por año)
Comisión de la Casa Baring por los pagos: 1%
Tipo de colocación: 70% del valor nominal

La Junta de Representantes de la Provincia de Buenos Aires sancionó el 19 de agosto de 1822 una ley que facultaba al gobierno a "negociar, dentro o fuera del país, un empréstito de tres o cuatro millones de pesos valor real". Los fondos del empréstito debían ser utilizados para la construcción del puerto de Buenos Aires, el establecimiento de pueblos en la nueva frontera, y la fundación de tres ciudades sobre la costa entre Buenos Aires y el pueblo de Carmen de Patagones. Además debía dotarse de agua corriente a la ciudad de Buenos Aires.

La Junta de Representantes había autorizado la colocación a un tipo mínimo del 70%, pero Rivadavia aceptó constituir un consorcio que representara al Gobierno de Buenos Aires para la colocación del empréstito al tipo de 70%. Este consorcio estaba encabezado por los señores Braulio Costa, Félix Castro, Miguel Riglos, Juan Pablo Sáenz Valiente y los hermanos Parish Robertson, quienes en virtud del poder conferido celebraron el acuerdo en Londres con la firma Baring Brothers & Co.

Como la colocación en el mercado sería fácil, la Baring propuso al consorcio colocarlos al 85%, pagando 70% a Buenos Aires y repartíéndose el 15% de diferencia con el consorcio.

El 1 de julio de 1824 se contrató con la Banca Baring el empréstito por 1 000 000 de libras esterlinas. El 15% de diferencia de colocación representó 150 000 libras, de ellas el consorcio en su conjunto se llevó 120 000 libras en carácter de comisión, y los 30 000 restantes fueron para Baring.

El Bono general dispuso que:

  • Los intereses serían pagados semestralmente, encargándose la Casa Baring de hacerlo a nombre de Buenos Aires cobrando una comisión del 1%.
  • El Estado de Buenos Aires "empeñaba todos sus efectos, bienes, rentas y tierras, hipotecándolas al pago exacto y fiel de la dicha suma de 1 000 000 de libras esterlinas y su interés".
  • Baring retendría 200 000 títulos al tipo de 70, acreditando a Buenos Aires las 140 000 libras correspondientes y disponiendo para sí del excedente de su venta.
  • Por cuenta del consorcio, Baring vendería en bolsa los 800 000 títulos restantes al tipo de 85%, cobrando un 1% de comisión por ello, y acreditando a Buenos Aires el 70%. Si lograse colocarlas a más del 80%, la comisión subiría a 1,5%.
  • En toda suma a entregarse en lo futuro por Buenos Aires, en concepto de intereses y amortizaciones, Baring cargaría un 1% de comisión a cuenta del gobierno.

Como no se había especificado como llegaba el dinero a Argentina, el consorcio informa a la Casa Baring que la mejor manera era enviando letras giradas contra casas comerciales de prestigio que dieran garantías en Buenos Aires. No por casualidad, una de esas casas comerciales era la de Robertson y Costas, dos miembros del consorcio. Al final, del millón de libras que totalizaba el mismo, sólo llegaron a Buenos Aires unas 570 000, en su mayoría en letras de cambio y una parte minoritaria en metálico.

El empréstito solo se pagaría por completo ochenta años más tarde.

En cuanto el préstamo llegó, la Legislatura cambió de idea: el dinero no era necesario. De modo que fue entregado al Banco de Descuento para que lo entregara como créditos a sus clientes, a intereses mucho más bajos que los que pagaba la provincia por ese dinero.

El empréstito argentino de 1824 no fue el único de su tipo en Latinoamérica: ya en 1822 Colombia había negociado un crédito por valor de 2 millones de libras esterlinas, lo mismo había hecho ese año Chile con un crédito por 200 000 libras. El reino de Poyais (actual Nicaragua) hizo lo propio por 200 000 libras, y Perú colocó un empréstito por 1 200 000 libras. México también tomó un crédito de este tipo en 1824, y Colombia obtuvo su segundo crédito. Entre 1822 y 1826 las colonias españolas se endeudaron con Londres por la suma de 20 978 000 libras, habiendo Inglaterra desembolsado una suma real de sólo 7 000 000 de libras.

La Ley de Enfiteusis[editar]

Como garantía del empréstito Rivadavia hipotecó todas las tierras y demás bienes inmuebles de propiedad pública, prohibiendo su enajenación en toda la Nación. No siendo posible enajenar las tierras por la existencia de esta hipoteca, les aplicó el régimen de enfiteusis, mediante el cual se arrendaban contra el pago de un canon.

El 16 de marzo de 1826, siendo ya presidente, ratificó mediante un decreto la prohibición de vender, donar o entregar de cualquier otra forma las tierras fiscales. Posteriormente, el 18 de mayo, la Ley Nacional de Enfiteusis volvió a ratificar la prohibición de enajenar tierras de propiedad pública y fijó el lapso de concesión en "cuando menos" 20 años desde el 1 de enero de 1827. Pero de hecho la ley sólo se aplicó en territorio porteño y en la provincia de Corrientes, habiéndola reconocido ésta última recién en 1830.

La ley fue sancionada el 18 de mayo de 1826 y establecía:

  • Art. 1º Las tierras de propiedad publica, cuya enajenación por la ley del 15 de febrero es prohibida en todo el territorio del Estado, se darán en enfiteusis durante el termino, cuando menos, de 20 años, que empezaran a contarse desde el 1º de enero de 1827.
  • Art. 2º En los primeros diez años, el que los reciba en esta forma pagará al tesoro público la renta o canon correspondiente a un ocho por ciento anual sobre el valor que se considere a dichas tierras, sin son de pastoreo, o a un cuatro por ciento si son de pan llevar.
  • Art. 3º El valor de la tierra será graduado en términos equitativos por un jury de cinco propietarios de los más inmediatos, en cuanto pueda ser, al que ha de justipreciarse, o de tres en caso de no haberlos en ese número.
  • Art. 4º El gobierno reglará la forma en que ha de ser nombrado el jury del que habla el artículo anterior, y el juez que ha de presidirlo.
  • Art. 5º Si la evaluación hecha por el jury fuese reclamada, o por parte del enfiteuta, o por la del fisco, resolviera definitivamente un segundo jury, compuesto del mismo modo que el primero.
  • Art. 6º La renta o canon que por el artículo 2º se establece, empezara a correr desde el día en que al enfiteuta se mande dar posesión del terreno.
  • Art. 7º El canon correspondiente al primer año se satisfacerá por mitad en los dos años siguientes.
  • Art. 8º Los periodos en que ha de entregarse el canon establecido, serán acordados por el Gobierno.
  • Art. 9º Al vencimiento de los diez años que se fijan en el artículo 2º, la Legislatura Nacional reglará el canon que ha de satisfacer el enfiteuta en los años siguientes sobre el nuevo valor que se graduará entonces a las tierras en la forma que la legislatura acuerde.

El espíritu de la ley fue lograr una distribución justa y equitativa de la tierra y evitar que fuese acaparada por grandes propietarios, que disponían de los medios para adquirirlas. Además, se proponía favorecer la inmigración, otorgándoles tierras a los extranjeros a cambio de un canon, para que pudieran dedicarse a producir, en vez de a adquirir un pedazo de tierra. La ley daba al Estado el dominio de la tierra no escriturada —es decir, la mayor parte del campo porteño— y prohibía todas las donaciones o ventas de la misma hasta tanto no se contase con una ley que regulara esas transferencias.

Pero, como la ley no limitaba la superficie de tierra que cada solicitante podía obtener, los ganaderos, comerciantes e inversores extranjeros de la época adquirieron terrenos enormes, que no eran capaces de poblar de ganado sino muy lentamente; y mucho menos de dedicar a la agricultura. La ley de enfiteusis aceleró el proceso de enajenación de las tierras fiscales, marcando al mismo tiempo el nacimiento de los grandes terratenientes.[3]

Llegada a la presidencia[editar]

Bernardino Rivadavia.

En mayo de 1824 fue elegido gobernador Juan Gregorio Las Heras y ofreció a Rivadavia continuar en el cargo, aunque posiblemente no sentía simpatías por él. Rivadavia no aceptó y partió hacia Londres, con una autorización de la Legislatura para gestionar la explotación de minas. Pero las minas en cuestión no estaban en Buenos Aires, sino en La Rioja, donde el caudillo Facundo Quiroga se había asociado con el capitalista porteño Braulio Costa y otros socios, como Tomás Manuel de Anchorena y Juan Pedro Aguirre, y con capitales de la Baring Brothers formaron la Famatina Mining Company, nombre extranjero para la Sociedad del Banco de Rescate y Casa de la Moneda de La Rioja, reconocida por el gobierno de esta provincia.

El exministro se asoció en Londres con el banco Hullet Brothers y fundó la Río de la Plata Mining Association, con un capital nominal de 1.000.000 de libras esterlina, cuyo relativo éxito se debió, sobre todo, a una “burbuja financiera” que estallaría poco después. El desarrollo de la minería tenía por objetivo conseguir metales preciosos con que acuñar moneda. Esa aventura financiera no le sirvió de mucho, pero le ganó la terrible enemistad de Quiroga.

Otro insólito proyecto fue la construcción de un canal navegable desde el sur de Mendoza hasta Buenos Aires. Algunos críticos argumentaban que esta obra era imposible de realizar, alegando que en Cuyo no había agua suficiente para alimentar semejante canal, y que la poca que había la querrían usar los cuyanos para riego.

En 1821 se había firmado el Tratado de Benegas, que convocaba a un congreso nacional en Córdoba, que se llegó a reunir a fines de 1821. Pero el ministro Rivadavia ordenó el regreso de los diputados porteños, con la excusa de que las provincias representadas no se habían organizado interiormente. La razón real era que un congreso reunido en el interior no podría ser controlado por los porteños. Por otro lado, Buenos Aires exigía que el número de diputados por provincia debía estar en proporción al número de habitantes de cada una, lo que siempre había sido rechazado por las demás provincias.

Esto precipitó el fracaso del congreso. El Tratado del Cuadrilátero, firmado en enero de 1822 entre las provincias del litoral y Buenos Aires, obra de Rivadavia, significó la muerte definitiva del Congreso federal. El ministro invitó a los diputados de las demás provincias a reunirse nuevamente en congreso cuando la situación interna de las provincias lo permitiera.

El nuevo Congreso General se reunió en diciembre de 1824 en Buenos Aires, y bajo las condiciones porteñas.

El Congreso llevaba unos pocos meses discutiendo dificultosamente la futura constitución, cuando en abril de 1825 desembarcó en la costa oriental la expedición libertadora de Juan Antonio Lavalleja y sus Treinta y Tres Orientales. En poco más de dos meses, obtuvieron dos importantes victorias, encerraron a los brasileños en Montevideo y le pusieron sitio. Y reunieron un congreso que declaró que la Banda Oriental se reincorporaba a la Argentina. El Congreso Nacional aceptó la reincorporación de la Banda Oriental el 25 de octubre de 1825,[4] y el emperador declaró la guerra a la Argentina en diciembre.

La Guerra del Brasil obligó al congreso a formar un ejército urgentemente y se pensó que también tenía que formar un Poder Ejecutivo Nacional para unificar el mando militar. De modo que, sin empezar siquiera a discutir una constitución que le diera marco legal al cargo, el 6 de febrero de 1826 se sancionó la ley de presidencia, creando un Poder Ejecutivo Nacional Permanente, con el título de «Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata».[5] Duraría en sus funciones el tiempo que estableciese la Constitución.

Rivadavia resultó elegido presidente. Sus ministros fueron: Julián Segundo de Agüero de Gobierno; Carlos María de Alvear, de Guerra y Marina; Francisco Fernández de la Cruz de Relaciones Exteriores y Salvador María del Carril de Hacienda.

Rivadavia llevó al gobierno un proyecto centralizador, es decir, unitario. La primera comunicación a los gobernadores del interior les hacía saber que les concedía a cada uno el mando político y militar que ya tenían como gobernadores, sólo que de forma provisoria, hasta que decidiera reemplazarlos.

La presidencia[editar]

Busto de Bernardino Rivadavia en la ciudad de América, partido de Rivadavia.

En 1824 terminó el mandato de Martín Rodríguez. Rivadavia decidió viajar a Londres, Manuel José García ocuparía su lugar. El cónsul inglés iba a ir a Buenos Aires a firmar un tratado de reconocimiento de la independencia pero era imposible ya que las provincias se habían transformado en estados autónomos, era necesario encontrar una autoridad nacional. En 1822 el litoral firmó el tratado del cuadrilátero que terminaba con las esperanzas del gobernador cordobés, que quería reunir un congreso en su provincia. Los porteños se comprometieron a concederle al litoral la libre navegación de los ríos.

A fines de 1824 se reunió un congreso para redactar una constitución, entre los elegidos había unitarios y federales. La necesidad de un gobierno nacional que hiciera frente a la Guerra contra el Imperio del Brasil llevó a nombrar a Rivadavia como el primer presidente en febrero de 1826. Esta noticia no fue bien recibida en las provincias.

Luego de tres meses la constitución fue aprobada, pero casi todas las provincias la rechazaron.

Rivadavia intentó acabar rápidamente con la guerra, debido a que desde Buenos Aires salían casi todos los recursos económicos para afrontar el conflicto, y a que el bloqueo naval impuesto por Brasil afectaba el comercio, base de recaudación de rentas del estado porteño.

La Ley de Capitalización[editar]

Inmediatamente luego de asumir, Rivadavia presentó al Congreso un proyecto de capitalización de Buenos Aires:[6] la ciudad y gran parte de la campaña circundante se proclamaba capital del Estado. Pocos días más tarde emitió un decreto en que ordenaba la demarcación de la capital de la república,[7] y de la provincia de Buenos Aires.[8]

El proyecto originó fuertes resistencias. El federalismo porteño, encabezado por Manuel Dorrego y Manuel Moreno, se opuso, en defensa de las instituciones de las provincias garantizadas por la ley fundamental, en especial el puerto y la aduana, principal fuente de recursos de la provincia. También fue resistido por los estancieros, quienes no estaban dispuestos a perder la ventaja que les daban las relaciones en Buenos Aires y que además comprendían que la pérdida de la aduana significaría impuestos internos más altos. No obstante, la ley fue sancionada el 4 de marzo de 1826.

Las Heras cesó en el cargo de gobernador por decreto del Poder Ejecutivo. La Junta de Representantes fue disuelta, y se nacionalizaron el ejército de la provincia, las tierras públicas, la aduana y todas las propiedades provinciales.

Los hacendados, alarmados por las consecuencias que podía tener la capitalización, dejaron de apoyar a Rivadavia, y éste quedó políticamente aislado.

Política económica[editar]

Banco Nacional
El Banco de Descuentos de la provincia fue transformado en el Banco Nacional[9] en 1826, y estaba autorizado a abrir sucursales en las provincias. Su capital formado por el aporte del Estado y por acciones que se suscribirían en todo el territorio, sería de 10.000.000 pesos (de la época).

Sus funciones eran: recibir depósitos, tomar dinero a interés, otorgar préstamos, acuñar monedas y billetes convertibles, etc.

El Banco, que absorbió al Banco de Descuentos de la provincia, no logró reunir el capital correspondiente y el papel moneda que emitió careció de respaldo. Los gastos derivados de la guerra del Brasil llevaron al gobierno a solicitar reiteradas sumas que provocaron su ruina. En 1836, vencido el plazo de diez años establecido por la ley, Rosas dispuso su disolución.

Nacionalización de los recursos
El presidente Rivadavia dispuso la inmediata nacionalización de Buenos Aires y sus instituciones, incluida la aduana;[10] la recaudación pasaría al gobierno nacional, quien la usaría en beneficio de todo el país, pero no se contemplaba la distribución entre las provincias. Además, la deuda pública de la provincia de Buenos Aires se nacionalizó.

La ley de Consolidación de la Deuda Pública del Estado[11] declaró hipotecadas todas las tierras públicas de la Nación y prohibió su venta sin permiso especial del Congreso.[12] Se nacionalizaron tierras que hasta ese momento se consideraban provinciales, sobre las que se debía aplicar el sistema de enfiteusis.

Inversiones británicas
El gobierno procuró atraer capitales ingleses para explotar recursos naturales e intensificar la producción; para esto propició la formación de sociedades por acciones. Las más importantes fueron las destinadas a la explotación de las minas de Famatina en La Rioja, pero se organizaron dos sociedades rivales y la iniciativa fracasó.

Hacia 1825 hubo en Europa una crisis económica que se reflejó en la Bolsa de Londres, y las acciones de empresas en América rebajaron sus precios y algunas sociedades quebraron. El capital inglés se retrajo; durante tres décadas no estuvo dispuesto a afrontar riesgos en estas tierras.

Guerra del Brasil[editar]

Como consecuencia de accionar de los Treinta y Tres Orientales y de la reunión del Congreso de la Florida, el pueblo oriental por la Ley de Independencia, proclamó a la Provincia Oriental «libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil y de cualquier otro del universo» y por la Ley de Unión proclamó que «Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América». La declaración de la independencia del Imperio del Brasil y la reincorporación a las Provincias Unidas del Río de la Plata de la Provincia Oriental sumadas a las victorias de las tropas orientales fueron apoyadas por el pueblo de Buenos Aires y por el Congreso Argentino que rápidamente aceptó la reincorporación de la Provincia Oriental el 25 de octubre de 1825 y la aprobación de los diplomas del diputado Javier Gomensoro, electo por la Provincia Oriental. En respuesta, el Imperio declaró la guerra a las Provincias Unidas el 10 de diciembre e inmediatamente la poderosa escuadra brasileña bloqueó el puerto de Buenos Aires y la boca del Río de la Plata, bloqueo que se mantuvo hasta el final del conflicto, en 1828.

La declaración de guerra por parte del Brasil fue respondida por el Congreso argentino el 1 de enero de 1826.

Rivadavia fue elegido Presidente de las provincias Unidas el 8 de febrero y, dispuesto a llevar adelante la Guerra del Brasil, reorganizó el Ejército, incrementó el número de cuerpos de la Escuadra Nacional y creó el Estado Mayor. Si bien inicialmente la posición del Imperio del Brasil fue más ventajosa, las fuerzas eran parejas y la guerra se alargaba, transformándose en una carga económica. Luego de que las fuerzas argentinas vencieran en los triunfos parciales tanto en la batalla de Ombú y en la batalla de Bacacay obtuvieron una contundente victoria en la batalla de Ituzaingó, el 20 de febrero de 1827. Sin embargo, la falta de recursos impidió definir la contienda, tanto por tierra como por mar.

Rivadavia recurrió nuevamente a García –quien ya había rechazado su ofrecimiento para encargarse de la cartera de Hacienda por sus discrepancias con el gobierno presidencialista unitario– para enviarlo en misión diplomática al Brasil e iniciar las tramitaciones de paz con el Imperio.

Las razones que impulsaron a Rivadavia a cambiar de opinión, fueron las mismas que habían disuadido a García a no ir a la guerra antes, para ello es importante resaltar la gran labor investigativa de Juan Carlos Nicolau, quien afirma:

La situación económica de Brasil era muy superior a las Provincias Unidas, si se tenía en cuenta que contaba con una población de 5 millones de habitantes, contra 700.000 de éstas tomadas en su conjunto, pero que en los hechos, sólo la provincia de Buenos Aires contribuía al esfuerzo bélico. El estado brasileño, independiente, sin deuda nacional, desarrollaba un comercio con el extranjero muy activo y floreciente, en continuo progreso, apoyado en su relación con la Gran Bretaña. En cambio, el Río de la Plata sufría el perjuicio del bloqueo de su puerto, lo que constituía un grave obstáculo para obtener recursos de sus recaudaciones aduaneras y así la posibilidad de adquirir armas y municiones para su ejército.
La ayuda que recibía el Brasil de parte de Gran Bretaña, en su virtual alianza, provocó que hombres como el General Willam Carr Beresford y el Almirante Thomas Cochrane, con amplio conocimiento del teatro de operaciones del Río de la Plata, contribuyeran a la organización y manejo del ejército y la armada brasileña.[13]

El 16 de abril de 1827, García recibió las instrucciones para realizar su misión por parte de Rivadavia y su ministro Francisco Fernández de la Cruz, informándole que el gobierno se proponía "acelerar la terminación de la guerra y el restablecimiento de la paz, tal como lo demandan imperiosamente los intereses de la Nación". Esta instrucción refleja la crítica situación interna del gobierno de Rivadavia, desesperado por encontrar la paz para afrontar los otros grandes problemas que azotaban al país, es decir, la enorme crisis económica y la oposición de las provincias del interior. El esfuerzo de la guerra contra el Brasil debió ser afrontado -en cuanto a la provisión de tropa y equipamiento bélico- casi totalmente por Buenos Aires.

Las bases que debía utilizar el ministro plenipotenciario García, serían

"...o bien la devolución de la Provincia Oriental, o la erección y reconocimiento de dicho territorio en un Estado separado, libre e independiente, bajo la forma y reglas que sus propios habitantes eligieren y sancionaren; no debiendo en este último caso exigirse por ninguna de las partes beligerantes compensación alguna."[14]

Es decir, el presidente Rivadavia instruyó al ministro plenipotenciario García para que la paz con el Brasil se llegara únicamente a través del reconocimiento por el emperador de la Provincia Oriental como parte intergrante de las Provincias Unidas del Río de la Plata o, en el supuesto que esto no fuera aceptado, se proclamara la independencia de la Provincia Orienta.

Al despedir a García, el ministro Julián Segundo de Agüero le encargó conseguir la paz a todo trance; ...de otro modo, caeremos en la demagogia y en la barbarie.

García llegó en mayo de 1827 a Río de Janeiro y comenzó sus reuniones con el intermediario británico y los ministros plenipotenciarios brasileños.[15] Apenas iniciadas las gestiones, García se encontró con una gran intransigencia por parte de los ministros brasileros con respecto a no renunciar a la Provincia Cisplatina: el Emperador Pedro I de Brasil, consternado por la victoria rioplatense de Ituzaingó y temiendo por la estabilidad de su imperio en esas circunstancias y de posibles intentos sesesionistas[16] había jurado ante el Senado brasileño no tratar la paz ante las Provincias Unidas y continuar la guerra hasta obligarlas a aceptar su soberanía sobre la Provincia Cisplatina;[17] seguramente Pedro I especulaba también con la debilidad de la Provincias Unidas para prolongar las acciones bélicas.

Viendo la situación, García decidió regresar a Buenos Aires, pero el embajador británico Robert Gordon lo convenció de entrevistarse con el ministro de relaciones exteriores imperial, el Marqués de Queluz. Tras tres reuniones infructuosas, las presiones del gobierno británico por terminar rápidamente con el conflicto para reanudar el comercio, la inflexible postura del gobierno brasileño y el crítico estado político-económico de las Provincias Unidas, llevaron a García a decidir por sí mismo la paz sobre otras bases. Más tarde explicó al embajador Gordon que, aunque

"...tenía instrucciones de firmar una convención sólo sobre la base de la independencia de la provincia de Montevideo; pero, como él se hallaba convencido de que a este estado de independencia no podía llegarse por cierto tiempo, y que en realidad era de poca importancia para Buenos Aires el destino de la provincia, siempre que se le devolviera la tranquilidad, no hesitó en llegar a términos que, en otro sentido, estaban perfectamente de acuerdo con sus instrucciones."[18]

Parafraseando a Juan Carlos Nicolau: "García estaba convencido de que la paz traería el desarrollo de la economía y con ello, el progreso y fortalecimiento de las instituciones que permitiría lograr la felicidad de sus habitantes en una nación donde todo debía ser construido."[13] Por su parte, Alén Lescano subraya que ése era

"el pensamiento unitario de siempre: asimilar el país a ciertas formas políticas e ideológicas, y desechar lo que no encajara, como las provincias federales, sus rudos caudillos, o esa Banda Oriental causa de eternas discordias y recelos contra Buenos Aires. La extensión era el mal del país, y mejor hubiera sido reducirse a la ciudad-puerto, para hacer fuertes sus instituciones, su cultura y su comercio."[19]

De modo que, dejando de lado sus instrucciones, el 24 de mayo de 1827 firmó una "Convención General de Paz" que disponía, entre otras cosas:

“La Republica de las Provincias Unidas del Río de la Plata reconoce la independencia e integridad del Imperio del Brasil y renuncia a todos los derechos que podría pretender al territorio de la provincia de Montevideo, llamada hoy Cisplatina, la cual el Emperador se compromete a arreglar con sumo esmero, o mejor aun que otras provincias del Imperio. El emperador del Brasil reconoce igualmente la independencia e integridad de la República de la Provincias Unidas del Río de la Plata, y dado que la República de las Provincias Unidas ha empleado corsarios, halla justo y honorable pagar el valor de las presas por haber cometido actos de piratería”.[20]

A pesar de que la convención contravenía sus instrucciones, García había logrado que se cambiase la redacción primitiva que incorporaba la Provincia Cisplatina a el Imperio y que se omitiera el reconocimiento de cualquier derecho de soberanía por parte del Emperador del Brasil sobre la Provincia Oriental, ya que la Convención solo se refería a la renuncia efectuada por las Provincias Unidas. Tal vez sin notarlo los diplomáticos brasileños, se dejaba la puerta abierta a la independencia uruguaya.[21] Sin embargo, en su carta a Ponsonby informando de la firma de la convención, Gordon emitió ciertas opiniones que permiten inferir que todas las partes eran conscientes de que posiblemente el Emperador se vería obligado a otorgar la independencia de la Cisplatina tarde o temprano:

"Al Brasil se lo deja que luche con la disensión y la revuelta, que seguirán dominando en la Provincia Cisplatina... El Emperador pronto se convencerá del desacierto de no proclamar, franca e inmediatamente, la independencia de la provincia."[22]

A su regreso a Buenos Aires, el 20 de junio, García presentó la Convención General de Paz al Presidente Rivadavia y al Congreso Nacional. El primero que desaprobó enérgicamente la actuación de García fue el propio Rivadavia. Al mismo tiempo, la opinión pública en Buenos Aires reaccionó indignada, se publicaron artículos muy violentos contra el gobierno en los periódicos, y la ciudad se cubrió de panfletos ofensivos contra García, Rivadavia y Ponsonby. De modo que Rivadavia se presentó ante el Congreso con un virulento discurso exigiendo su rechazo. La Convención de General de Paz era un "tratado deshonroso" que no debía ser aprobado.

El ministro Agüero dirigió a García una misiva en la que manifestaba:

"En consecuencia, el gobierno hace a Ud. responsable de todos los males y consecuencias que de ello resultan a la nación, especialmente en el grande y noble empeño en que se halla para salvar su honra."[23]

La respuesta de García fue de rechazo a los cargos imputados por Rivadavia y Agüero, argumentando en su defensa que la firma de la mentada Convención podía comprometer su honra personal, pero no obligaba al país hasta tanto no fuera ratificada. En este sentido, relata

"Para finalizar, el comisionado emite un juicio lapidario respecto a la actitud del gobierno de Rivadavia, al afirmar con razón que al negociar la cesación de las hostilidades arriesgaba su reputación personal, pero no causaba obligación alguna al Gobierno hasta tanto el tratado de paz o la convención preliminar, después de ser examinada detenidamente fuera ratificada. En su opinión, una convención preliminar aún después de ratificada solemnemente, es un tratado provisorio, pues su objeto principal es hacer cesar las hostilidades, fijando bases para un tratado definitivo. En la última frase de su exposición espera que aquietadas las pasiones en el futuro se juzgará su comportamiento, mientras se interroga acerca de quien merece mayor indulgencia, si el ciudadano que en tan gran conflicto sacrifica su reputación y acaso la existencia a su patria, o aquel que quiere a todo trance hacer de ésta el instrumento de su fama."[24]

La Convención de Paz fue rechazada por el Congreso Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata pero Rivadavia no logró salvar su gobierno: a pesar de su oposición al acuerdo de paz la opinión pública no le perdonaba su actuación,[25] y simultáneamente se denunciaban en la prensa su participación en negociados mineros en Famatina. El día 26 de junio, Rivadavia presentó su renuncia irrevocable a la presidencia.[26]

Las consecuencias de la fracasada Convención de Paz firmada por García son objeto de controversia: ciertos autores creen que el antecedente de un acuerdo de estas características, aún después de rechazado, condicionó fuertemente el accionar del gobernador Manuel Dorrego para la firma de la Convención Preliminar de Paz de 1828, por la que se disponía la independencia de la "Provincia de Montevideo, llamada hoy Cisplatina".[27] Otros autores, en cambio, afirman que mal puede atribuírsele a éste responsabilidad alguna a García con los términos del tratado final firmado por Juan Ramón Balcarce y Tomás Guido, cuando – al no haber sido ratificada por el Congreso – la Convención Preliminar no vinculó en forma alguna al Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata.[13]

Constitución de 1826[editar]

En 1826, pese a las dificultades internas y externas (la guerra con el Brasil había sido declarada el 1 de enero de ese año) Rivadavia instó al Congreso a dictar una Constitución.

La Constitución sancionada en 1826 proclamaba el sistema representativo, republicano, consolidado en unidad de régimen. El gobierno nacional se organizaba en base al principio de división de poderes. Los gobiernos de provincia estarían a cargo de gobernadores, elegidos por el presidente con acuerdo del Senado, a propuesta en terna de los Consejos de Administración; estos organismos eran elegidos por el pueblo de cada provincia.

La Guerra civil en el interior[editar]

Las provincias habían sido sacudidas por varias guerras civiles desde el momento mismo en que proclamaron su autonomía.

El gobierno envió al coronel Gregorio Aráoz de Lamadrid con la finalidad de reunir tropas en las provincias del norte para luchar en la guerra del Brasil pero frente a la debilidad de las autoridades locales Lamadrid se hizo cargo del gobierno de la provincia de Tucumán. En lugar de desautorizarlo, Rivadavia lo incitó a usar esas tropas para atacar a los caudillos federales vecinos, que se oponían a su política. El más capaz de ellos, Facundo Quiroga, lo derrotó en dos batallas, pero esa nueva guerra civil provocó el rechazo de varias provincias a la autoridad nacional y a la Constitución de 1826, que fue rechazada por las provincias. Las misiones enviadas por el Congreso ante los gobiernos provinciales fracasaron.

Renuncia de Rivadavia[editar]

Además de ganarse la enemistad de las provincias del interior gracias a la Constitución de 1826 y todas las medidas centralistas que tomó; la guerra con el Brasil había agotado los recursos. Gran Bretaña presionaba para acordar una paz que garantizase la reanudación del comercio exterior.

La noticia de la negociación de García precipitó los acontecimientos. El presidente desconoció el acuerdo pero, considerado responsable de la situación, renunció ante el Congreso el 27 de junio de 1827. Entregó el mando a Vicente López y Planes, presidente provisorio elegido por el Congreso por una ley de emergencia. Pero el Congreso se disolvió y con él cesaron nuevamente las autoridades nacionales y la constitución. La provincia de Buenos Aires recuperó su autonomía, eligiendo gobernador a Manuel Dorrego.

El conflicto con Brasil continuó hasta que, durante el gobierno de Dorrego y con la presión de Inglaterra, se llegó a una Convención Preliminar de Paz, que dispuso la independencia de la República Oriental del Uruguay y el cese de las hostilidades lo que tampoco fue bien visto por los militares que combatieron en la guerra y por gran parte de la población.

El exilio y muerte[editar]

Placa en honor a Bernardino Rivadavia en Cádiz.
Mausoleo de Bernardino Rivadavia, Plaza Miserere, Ciudad de Buenos Aires.

En 1829 Rivadavia partió hacia España, retornando a la Argentina en 1834, pero el gobernador de Buenos Aires, Juan José Viamonte, no le permitió desembarcar, motivo por el cual se estableció primero en Mercedes (Soriano, Uruguay) y luego en Colonia (Uruguay). Pasó luego al Brasil y volvió definitivamente a España a finales de 1842, falleciendo en la ciudad de Cádiz el 2 de septiembre de 1845.

Repatriación de sus restos y homenajes[editar]

A pesar de que en su testamento pidió que sus restos «no fueran enterrados en Buenos Aires y menos en Montevideo», éstos fueron repatriados en 1857, rindiéndole el gobierno honores de Capitán General ante una multitud calculada en 60.000 personas. En ese año se dispuso darle su nombre a la avenida más larga de Buenos Aires.

Bartolomé Mitre calificó a Rivadavia como el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos.

Sus restos descansan en un mausoleo levantado en la Plaza Miserere, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sobre dicha avenida, desde 1932 y su construcción fue obra del escultor argentino Rogelio Yrurtia.

En México, la ciudad Cholula de Rivadavia, en el Estado mexicano de Puebla, lleva ese nombre en su honor.

Ancestros[editar]


Referencias[editar]

  1. Bernardino Rivadavia, en Genealogía Familiar. Su hijo menor, Martín, fue el padre del Comodoro Martín Rivadavia, el que dio nombre a la ciudad de Comodoro Rivadavia.
  2. Nombramiento de Bernardino Rivadavia como Presidente
  3. FERRER,, Aldo (1999). La economía argentina. Las etapas de su desarrollo y problemas actuales. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. pp. 53–57. 
  4. Texto de la ley de reincorporación de la Banda Oriental
  5. Decreto para el nombramiento del Poder Ejecutivo Permamente
  6. Texto de la ley de Capitalización de Buenos Aires
  7. Texto del decreto que ordenaba la demarcación de la Capital de la República
  8. Texto del decreto que ordenaba la demarcación de la Provincia de Buenos Aires
  9. Texto del Reglamento del Banco Nacional
  10. El Congreso General declara nacionales todas las aduanas e impuestos sobre importaciones y exportaciones
  11. Texto de la ley de Consolidación de la Deuda Pública Interior del Estado
  12. Prohibiendo la enajenación de tierras del Estado
  13. a b c Juan Carlos Nicolau (2008). «Manuel José García (1784-1848) - Política y Diplomacia en el Río de la Plata» (en español). Historica, de Emilio J. Perrot. «pág. 213-214».
  14. «Archivo General de la Nación Argentina» (en español). «AGN, Sala X, 1-1-8».
  15. El embajador plenipotenciario de Gran Bretaña en Río de Janeiro era Sir Robert Gordon]; los ministros brasileños eran el marqués de Queluz, el vizconde de São Leopoldo, y el marqués de Maceió.
  16. La guerra del Brasil impactó fuertemente en el sur del Imperio de Brasil que debió afrontar la sesesión de la República Riograndense o República de Río Grande o República de Piratini, entre 1835 y 1845 como consecuencia del conflicto separatista causado por la Revolución Farroupilha en la entonces Provincia de Río Grande del Sur. Esta república, en 1839, formó una confederación conjunta con la República Juliana, proclamada ese mismo año, en el estado separado de Santa Catarina. En muchos casos, la población de ambos estados se identificaba con el estilo de vida del gaucho rioplatense) más que con el brasileño.
  17. La fallida misión García y sus consecuencias, en la Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas, página del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina. Consultado en agosto de 2010.
  18. Relato del propio García a Gordon, según la carta de éste a Canning del 8 de junio de 1827; nótese que no menciona la República Argentina ni a las Provincias Unidas –que son muy poco mencionadas en otras cartas del mismo Gordon– sino solamente a Buenos Aires. Citado por Luis Alberto de Herrera, La misión Ponsonby, tomo II, Ed. Eudeba, Bs. As., 1974, pág. 137.
  19. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Alen
  20. El frente este: Rivadavia y la Guerra contra el Brasil de 1827, de Evergisto de Vergara, agosto de 2006, en la página del Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires. Consultado el 30 de agosto de 2010.
  21. El historiador uruguayo Juan E. Pivel Devoto, luego de una ardua investigación derivada de la lectura de cartas de Lavalleja y Pedro Trápani, se ha formado otra opinión con respecto a este hecho histórico:

    "La interpretación de los hechos que nos legaron nuestros historiadores clásicos, no nos habría permitido por cierto formarnos una idea muy halagadora de la conducta de aquel personaje. En esa creencia hemos vivido muchos años y, más aún, no tengo reparos en confesar que, quienes adquirimos nuestros conocimientos iniciales de historia en un manual, tenemos arraigada la idea de que el "famoso" Manuel José García había sido un enemigo de la República Oriental del Uruguay". El problema es mucho más complejo de lo que se supone. El convenio de paz suscripto por García en 1827 ha pasado a la historia con el duro calificativo de ignominioso que le prodigaron las pasiones desatadas de la época y con el juicio formulado por el presidente Rivadavia en un momento crítico de su gobierno, en el que quiso, por ese medio, conquistar la opinión pública que le rehusaba su simpatía."

  22. Gordon a Ponsonby, 1 de junio de 1827, citado en Herrera, La misión Ponsonby, Tomo II, pág. 132.
  23. Cit. por Juan Carlos Nicolau, que agrega:

    “Sin duda, una actitud poco digna de los integrantes del gobierno, que habían acudido al comisionado para resolver un problema en el cual se había involucrado, por la decisión de entrar en guerra contra el Brasil y haber fracasado en sus intentos de organizar la República, negándose a escuchar a las provincias interiores.“

  24. Juan Carlos Nicolau (2008). «Manuel José García (1784-1848) - Política y Diplomacia en el Río de la Plata» (en español). Historica, de Emilio J. Perrot. Consultado el 1 de abril de 2010. «pág. 214».
    Relata Nicolau que
  25. Curiosamente, el único diputado que intentó analizar la Convención antes de rechazarla fue un decidido federal: Manuel Moreno. Véase Hugo R. Galmarini, Del fracaso unitario al triunfo federal, Memorial de la Patria, tomo V, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1984, pág. 60. ISBN 950-508-231-2
  26. José María Rosa, Rivadavia y el imperialismo financiero, Ed. Peña Lillo, Bs. As.,1964. Consultado en agosto de 2010.
  27. Sierra, Historia de la Argentina, Tomo VII, pág. 631

Bibliografía[editar]

  • Castagno, Antonio, Argentina: 200 años de historia. Bernardino Rivadavia: hombre de Mayo, estadista de su tiempo. El Derecho Constitucional 2010-477. Buenos Aires.
  • Rosa, José María, Rivadavia y el imperialismo financiero, 1969
  • Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Historia del Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires, 1999
  • Vicente Osvaldo Cutolo, Buenos Aires: Historia de las calles y sus nombres. Editorial ELCHE, 1994
  • José Luís Romero y Luis Alberto Romero, Buenos Aires, historia de cuatro siglos. Editorial abril de 1983
  • Pigna, Felipe, Los mitos de la historia argentina 2, 2005
  • Jauretche, Arturo, Manual de zonceras argentinas
  • Lozier Almazán, Bernardo, Martín de Álzaga, Ed. Ciudad Argentina, Bs. As., 1998
  • Nicolau, Juan Carlos, Ciencia y técnica en Buenos Aires 1800-1860. Ed. Eudeba, Bs. As., 2005

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Se crea el cargo
Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata

1826-1827
Sucesor:
Vicente López y Planes