Sierra minera de Cartagena-La Unión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sierra minera de Cartagena-La Unión
Portman-enero2009a.jpg
Sierra de la Fausilla desde Portmán, en el sector occidental de la sierra minera.

País(es) España
Características geográficas
Cordillera Bética
Máx. cota Cerro del Sancti Spíritus 431 m.

Longitud 26 km
Coordenadas 37°36′00″N 0°50′00″O / 37.6, -0.833333333333Coordenadas: 37°36′00″N 0°50′00″O / 37.6, -0.833333333333
[editar datos en Wikidata]
Ubicación de la sierra minera en la Región de Murcia.

La sierra minera de Cartagena-La Unión es una formación montañosa que se extiende en dirección este-oeste a lo largo de 26 km de costa desde la ciudad de Cartagena hasta el Cabo de Palos, pasando por el término municipal de La Unión, en la Región de Murcia (España).[1]​ Su máxima elevación se produce en el cerro del Sancti Spíritus en las cercanías de Portmán a 431 m de altitud.[2]

Esta sierra fue intensamente explotada por sus minas de plata y plomo y otros minerales metálicos en la antigüedad. El control sobre estos recursos mineros fue una de las principales causas del establecimiento de los cartagineses en el sur de España y de la posterior ocupación romana. La prosperidad generada por la minería hizo de la ciudad de Carthago Nova, actual Cartagena, una de las más florecientes de la Hispania romana, hasta que a finales del siglo I el agotamiento de los mejores yacimientos, unido a la escasa tecnología romana, determinaron su abandono.

Las minas no se volvieron a poner en explotación hasta que, en el siglo XIX, las nuevas tecnologías industriales permitieron hacer de nuevo rentable la producción de mineral en la sierra de Cartagena, y se produjo un nuevo auge de la minería e industrias relacionadas. Después de la Guerra Civil Española se pasó a una explotación extensiva a cielo abierto que generó graves problemas medioambientales hasta el cese definitivo de las actividades mineras en 1990.[3]

Como consecuencia de este dilatado proceso histórico de explotación industrial, el paisaje de la sierra de Cartagena-La Unión está marcado y transformado por siglos de intensa actividad humana y atesora valiosos testimonios culturales, arqueológicos e industriales de su pasado minero. Por todas estas razones, ha sido declarada bien de interés cultural con la categoría de sitio histórico.[1]

Origen geológico[editar]

Orogénesis de la sierra minera[editar]

Esquistos paleozóicos en Cabo de Palos.
Asteriscus maritimus sobre micaesquistos paleozóicos en El Gorguel.

La sierra minera forma parte de las últimas estribaciones orientales de las cordilleras Béticas, surgidas en el Cenozoico durante la denominada orogenia alpina, por colisión de la microplaca mesomediterránea con la placa ibérica. Geológicamente la sierra minera está compuesta por dos unidades tectónicas superpuestas:[4]

Origen volcánico de los yacimientos minerales[editar]

Durante el Mioceno superior, el Campo de Cartagena sufrió uno de los episodios más recientes de vulcanismo de la península ibérica. Hace unos siete millones de años , comenzaron a producirse numerosas erupciones volcánicas en toda la zona, de las que son restos : las islas del Mar Menor, la isla Grosa, El Carmolí o el Cabezo Beaza. Las últimas erupciones se produjeron hace sólo un millón de años , en el Cabezo Negro de Tallante.

Asociados a esta actividad volcánica , se generaron potentes procesos hidrotermales , en los que el agua procedente del interior de la tierra, con presencia de minerales disueltos , sometida a fuertes presiones y altas temperaturas, precipitó estos minerales en las fallas y cavidades de la sierra , y dio lugar a ricos filones de minerales metálicos.[7]

Yacimientos minerales[editar]

Los principales yacimientos de la sierra están constituidos por minerales metálicos como la galena, la blenda, la pirita, la calcopirita y la magnetita.[8]​ De la transformación de estos minerales se ha producido en diferentes épocas en las minas de Cartagena y La Unión:

  • Plata: explotada desde tiempos inmemoriales, fue el mineral más buscado de la sierra en la antigüedad.
  • Plomo: extraído y comercializado también en la antigüedad y en los siglos XIX y XX.
  • Zinc: empezado a ser explotado desde la mitad del siglo XIX.
  • Hierro: producido a partir de los óxidos de férricos (Hematites y Goethita) desde finales del siglo XIX.

Las minas de Cartagena en la antigüedad[editar]

Primeras evidencias arqueológicas de la explotación y el comercio de minerales[editar]

Las primeras evidencias arqueológicas de explotación minera en el sureste proceden de los numerosos pecios de origen fenicio que atestiguan intercambios comerciales de productos mineros con oriente desde el siglo VII a. C. Prueba de este tráfico comercial es, por ejemplo, el cargamento de un barco fenicio hundido encontrado en la Isla Grosa, cerca de Cabo de Palos, compuesto por lingotes de plomo y estaño junto con manufacturas púnicas y unos colmillos de elefante con inscripciones fenicias. Este cargamento se conserva en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena.[9]

Un yacimiento excepcional que también se expone en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática es el de los barcos fenicios de Mazarrón, cuyo cargamento de plomo, aunque no procede exactamente de la zona minera de Cartagena, demuestra la existencia de explotaciones mineras en la región desde el siglo VII a. C.[10]

La primera constancia arqueológica de un asentamiento dedicado a la explotación minera de la sierra data de la época ibérica, ya que en el pueblo de Los Nietos, junto al Mar Menor, se descubrió en los años sesenta un poblado que en el siglo IV a. C. ejercía el papel de base comercial de la zona en la que se intercambiaban productos derivados de la minería por mercancías procedentes de Grecia, Campania y el Mediterráneo oriental.[11]

El dominio cartaginés sobre las minas de Cartagena[editar]

Dishekel cartaginés de plata con la efigie de Amílcar Barca acuñado en Cartagena.

Según algunos historiadores, como el conocido arqueólogo Adolf Schulten, el establecimiento de los cartagineses en el sureste de la Península y la fundación de la ciudad de Qart Hadasht, la actual Cartagena, en 227 a. C. por Asdrúbal tuvo como objetivo principal el control de la riqueza generada por las minas de plata de Cartagena.[12]

«Con la plata de las minas de Cartagena pagaron ellos sus mercenarios, y, cuando por la toma de ésta en 209 a.C. Carthago perdió estos tesoros, Aníbal ya no fue capaz de resistir a los romanos, de manera que la toma de Cartagena decidió también la guerra de Aníbal».

Adolf Schulten, Fontes Hispaniae Antiquae.

Con esta plata se habría producido muy probablemente la acuñación en la ciudad de una conocida serie de monedas cartaginesas con las efigies de la familia Barca encontradas en Mazarrón y en otros puntos del Levante en el siglo XIX.[13]

Las minas de Carthago Nova en las fuentes clásicas[editar]

Las menciones a la abundancia mineral de toda Hispania son una constante en las descripciones de la Península realizadas por los historiadores clásicos en la antigüedad. La extraordinaria riqueza de las minas de plata de Carthago Nova atrajo enseguida la atención de los geógrafos griegos y romanos. Las primeras referencias escritas que se refieren concretamente a las minas de Cartagena proceden del historiador Polibio de Megalópolis, quien visitó la zona en 147 a. C. Tras describir minuciosamente la ciudad, el escritor relaciona la existencia de una colina con un templo dedicado a Aletes, descubridor de las minas de plata.

«Las otras elevaciones del terreno, simplemente unos altozanos, rodean la parte septentrional de la ciudad. De estos tres, el orientado hacia el este se llama el de Hefesto, el que viene a continuación, el de Aletes, personaje que, al parecer, obtuvo honores divinos por haber descubierto las minas de plata». Polibio, Historias 10, 11.1.

Un siglo más tarde, el geógrafo Estrabón parafraseando a Polibio, describe con un poco más de extensión las minas de plata de Carthago Nova.[14]

Anclas romanas de plomo. ARQUA.

«Polibio, al mencionar las minas de plata de Cartagena, dice que son muy grandes, que distan de la ciudad unos veinte estadios, ('unos cuatro km') que ocupan un área de cuatrocientos estadios, ('unos setenta y cinco km') que en ellas trabajan cuarenta mil obreros y que en su tiempo reportaban al pueblo romano 25.000 dracmas diarios. Y omito todo lo que cuenta del proceso del laboreo, porque es largo de contar; pero no lo que se refiere a la ganga argentífera arrastrada por una corriente, de la que, dice, se machaca y por medio de tamices se la separa del agua; los sedimentos son triturados de nuevo y nuevamente filtrados y, separadas así las aguas, machacados aún otra vez. Entonces, este quinto sedimento se funde y, separado el plomo, queda la plata pura. Actualmente las minas de plata están todavía en actividad; pero tanto aquí como en otros lugares, han dejado de ser públicas».

Estrabón, Geografía, Libro III.

Tradicionalmente se ha considerado que el siguiente texto de Diodoro de Sicilia, contemporáneo de Estrabón, hacía referencia a las minas de plata de Cartagena, aunque sin mencionarlas expresamente.[12]

«Siendo desconocido este uso (de la plata) entre los naturales del país, los fenicios lo utilizaban para sus ganancias comerciales, y cuando se dieron cuenta de ello adquirieron la plata a cambio de pequeñas mercancías. Así, los fenicios que la llevaron hasta Grecia y Asia, y todos los otros pueblos, adquirieron grandes riquezas. Hasta tal punto se esforzaron los mercaderes en su afán de lucro que cuando sobraba mucha plata porque los barcos estaban llenos de carga, sustituían el plomo de las anclas por plata».

Diodoro de Sicilia (Biblioteca Histórica V, 35, 4-5).

La explotación de las minas de Carthago Nova durante la dominación romana[editar]

Lingotes de plomo romanos encontrados en el puerto de Cartagena. ARQUA.

En el año 209 a. C., en el marco de la segunda guerra púnica, Escipión el Africano, movido por el interés de tomar el control de la producción de plata de Cartagena, conquistó la ciudad de Qart Hadasht para la República romana, rebautizándola con el nombre de Carthago Nova y otorgándole el estatuto de municipium.[15][16]

En un primer momento, el laboreo de las minas estuvo bajo control directo del Estado. Roma explotó las minas de Cartagena tanto en galerías subterráneas como "a cielo abierto". De esta época procede la famosa mina del Cabezo Rajao en donde se vació un filón superficial de galena argentífera que dejó una gran raja en la montaña, origen de su etimología actual.[8]

Como ya se ha mencionado en el texto de Estrabón, hasta cuarenta mil esclavos trabajaban en la extracción de mineral en unas penosas condiciones humanas.

«Los que se ocupan del trabajo de las minas proporcionan a sus dueños increíbles ganancias, mientras agotan sus cuerpos trabajando día y noche, debajo de la tierra, en las galerías, y muchos mueren por exceso de sufrimientos. No hay para ellos asueto ni descanso en sus trabajos. Al contrario, son obligados a base de azotes de los capataces a soportar una terrible serie de dolores que acaban miserablemente con sus vidas. Algunos, que resisten mucho tiempo por la potencia de su cuerpo o por el valor de su espíritu, soportan durante un largo periodo los sufrimientos; pero para ellos es preferible la muerte a la vida. Tal es la magnitud de sus padecimientos».

Diodoro de Sicilia, Bibliotheca Histórica.

A pesar de que la intensa y extensa actividad minera de los siglos XIX y XX borró muchos de los yacimientos arqueológicos de la minería antigua, por toda la sierra minera y alrededores del Campo de Cartagena se encuentran todavía numerosísimos vestigios de la explotación minera en la antigüedad. Esos restos arqueológicos se pueden clasificar en cuatro tipos:[17]

  • Labores y establecimientos mineros. Se incluyen pozos y galerías, así como explotaciones a cielo abierto, terreras y escoriales de material. La mayor parte de los yacimientos se concentran en la zona del mencionado Cabezo Rajao y en el cerro del Sancti Spíritus.
  • Instalaciones para el tratamiento del mineral, tales como lavaderos de mineral, molinos para la trituración de la roca y depósitos de estériles.
  • Fundiciones con sus escoriales en donde se procesaba el mineral para obtener lingotes.
  • Dependencias de habitación de los trabajadores de las minas y de administración y almacenaje del producto minero.

Con la reactivación de la actividad minera a mitad del siglo XIX comenzaron a aparecer las primeras evidencias arqueológicas de la explotación antigua de la sierra minera. Las excavaciones sistemáticas y los estudios arqueológicos, tanto de las minas de Cartagena como de las de Mazarrón, no se realizaron de forma exhaustiva hasta los años cuarenta del siglo XX.[18]​ El fruto de estas excavaciones puede verse actualmente expuesto en el Museo Arqueológico Municipal de Cartagena, así como en el Museo Arqueológico de La Unión, una singular colección de útiles romanos de la minería, entre los que se encuentran piezas como:[19]

  • Herramientas de hierro como martillos, picos, cuñas y campanas.
  • Escaleras y poleas de madera.
  • Espuertas, cantimploras y prendas de vestir - alpargatas, gorros, rodilleras, etc.- realizadas en esparto y fibra de palmito.
Semis de bronce acuñado en Carthago Nova.

Carthago Nova se constituyó en el centro económico de la minería, no sólo de las cercanas explotaciones de la sierra de Cartagena-La Unión, sino también de las de Mazarrón, Águilas y zonas mineras de Almería —sierra Almagrera y sierra de Gádor—, y se convirtió en una de las más prósperas ciudades de la Hispania romana.[20]

La creciente pujanza económica y comercial de la ciudad hizo que en el año 44 a. C. recibiera el título de colonia bajo la denominación de Colonia Vrbs Iulia Nova Karthago (C.V.I.N.K), siendo la tercera ciudad en Hispania en recibir el estatus colonial tras Corduba y Tarraco, y durante el principado del emperador Augusto (27 a. C.-14 d. C.), la ciudad fue sometida a un ambicioso programa de urbanización y monumentalización, que incluyó, entre otras intervenciones urbanísticas, la construcción de un impresionante teatro romano y un foro de grandes dimensiones.[15]​ A la nueva colonia se le otorgó el privilegio de emitir moneda propia en valores de ases, semises y cuadrantes.[21]

El agotamiento de la actividad minera en la antigüedad[editar]

Durante el siglo I comenzaron a darse los primeros síntomas de agotamiento de la actividad minera en Cartagena. La menor rentabilidad hizo que el estado romano abandonase la explotación directa de las minas y las arrendase a particulares o a grandes sociedades privadas. La producción minera continuó descendiendo hasta una total paralización a finales del siglo II.[22]

El cese de la minería supuso la rápida decadencia de la ciudad de Carthago Nova, el abandono de la mitad del espacio urbano y la ruina de la mayoría de los edificios construidos en época augustea.[23]​ Durante los siglos siguientes no habría actividad en las minas de Carthago Nova más que de una forma muy residual.

Reactivación de la actividad minera[editar]

La reapertura de las minas en el siglo XIX[editar]

Mina Inocente en El Gorguel.
Mina las Matildes en El Llano del Beal.
El Palacio de Aguirre en Cartagena, obra del empresario minero Camilo Aguirre encargada al arquitecto modernista Víctor Beltrí en 1898.

Durante el reinado de Fernando VII, en 1825, se produjo un hecho trascendental en la historia de la minería española: la promulgación de la ley de minas que liberalizó el sector y permitió iniciar actividades mineras sin necesidad de contar con licencia del rey. Unos años después, en 1839, se descubrió en la sierra Almagrera de Almería el riquísimo filón Jaroso, que desató a una auténtica fiebre de la minería en todo el sureste español.[24]

En Cartagena se comenzaron a constituir sociedades anónimas para la explotación de las minas. Se reabrieron los antiguos pozos mineros romanos al mismo tiempo que apareció una nueva actividad: el beneficio de los antiguos escoriales romanos a los que, con las nuevas tecnologías industriales, se les extraía rendimiento de los restos de minerales que aún conservaban. Hacia 1850 había en Cartagena treinta y ocho fábricas de fundición de plata. Por otro lado, la aparición de nuevas tecnologías industriales hizo posible una nueva actividad económica: la explotación de los carbonatos y sulfuros de plomo. Sobre 1860, con la llegada de las primeras máquinas de vapor, se comenzó a explotar la blenda de la que se extraía el zinc, y por último, ya a finales del siglo XIX, se inició el aprovechamiento de las piritas para la obtención del hierro. Durante el siglo XIX, la producción de plomo y zinc de las minas de Cartagena y La Unión constituyó el grueso de la producción nacional.[8][24]

Como consecuencia de este crecimiento industrial, se desarrollaron de forma extraordinaria los asentamientos y las infraestructuras relacionados con la minería:[1]

  • En 1860, los pueblos de Herrerías y El Garbanzal se independizaron del municipio de Cartagena y dieron lugar al nuevo municipio de La Unión en cuyo término municipal se incluyó también Portmán.

La actividad minera generó un intenso proceso inmigratorio de mano de obra procedente fundamentalmente de Andalucía, en especial de la provincia de Almería, así como del resto de la Región de Murcia.[26]

Con la riqueza generada por la actividad minera se gestó en Cartagena una poderosa burguesía enriquecida que invirtió sus ingentes fortunas en lujosas casas y palacetes de estilo modernista. Este nuevo estilo arquitectónico cambió por completo la fisonomía urbana tanto de la ciudad de Cartagena como de La Unión. Arquitecto fundamental en este nuevo proceso urbanístico fue el catalán Víctor Beltrí con obras como el Gran Hotel, la Casa Maestre, la Casa Llagostera o el Palacio de Aguirre, todas en Cartagena o el mercado público en La Unión.[27]

La crisis de la actividad minera a partir de la Primera Guerra Mundial[editar]

Evolución de la demografía del municipio de La Unión en el siglo XX. Se aprecia el descenso de hasta 2/3 de su población a raíz de la crisis minera.

A principios del siglo XX, este apogeo dorado del sector minero en Cartagena comenzó a descender súbitamente por la aparición de fuertes competidores en el mercado internacional (Estados Unidos y Australia, principalmente) con una tecnología más eficiente que la empleada por las empresas locales. [28]​ El descenso se hizo más acusado a partir de 1918 final de la Primera Guerra Mundial, como consecuencia de la caída en picado de la demanda de plomo, utilizado en proyectiles y armamento. Por último, con la crisis económica de 1929 y el consiguiente descenso de la demanda internacional, la producción de las minas desapareció casi por completo.[8]

Como consecuencia del cierre de explotaciones mineras, se produjo en el municipio de La Unión una despoblación sin precedentes perdiendo hasta 2/3 de sus habitantes.[26]

La minería después de la Guerra Civil Española hasta finales del siglo XX[editar]

A partir de los años 50, se reactivó de nuevo la actividad minera. La empresa de capital francés Peñarroya se hizo con la propiedad de gran parte de la sierra minera. Esta concentración de la propiedad y la introducción de nuevas tecnologías de explotación - algunas con generación graves problemas medioambientales - permitieron hacer de nuevo rentable la minería hasta los años 80 en que por causa de la crisis económica producida por el aumento de los precios del petróleo y el agotamiento de los yacimientos, se produjo el cierre definitivo de las minas.[1]​ En 1988, la empresa Peñarroya vendió la propiedad de todas sus explotaciones mineras a Portmán Golf, una promotora inmobiliaria.

La minería en el siglo XXI[editar]

En 2008, se planteó la posibilidad de reabrir algunos de los yacimientos mineros, propiedad de la empresa Portmán Golf, para la extracción de la blenda que precisaba la empresa Española del Zinc. Esta opción, que despertó un gran rechazo vecinal, fue pronto descartada. [29][30]

Aspectos medioambientales[editar]

La cubierta vegetal originaria de las sierras de Cartagena[editar]

Encinas, palmitos y pinos carrascos en el Cabezo del Horno (Calblanque).

Todas las sierras de Cartagena, así como La Manga del Mar Menor, se encontraban originalmente cubiertas de una espesa maquia mediterránea. Esta comunidad clímax estaría constituida fundamentalmente por lentiscos, espinos negros, acebuches, palmitos y espartos. Junto con las especies anteriores crecerían también pinos carrascos, coscojas y cipreses de Cartagena. En las zonas más húmedas se presentarían además encinas, madroños y mirtos.[31]​ Esta maquia estaría habitada por ciervos, lobos y jabalíes.[32]

"... Dijeron que sobre la conservación de los montes se ha tratado muchas veces y se han visitado y que no se halla en ninguna parte donde plantar pinos nuevos, y que en la sierra, así de levante como de poniente se crían muchos de su mismo natural, por ser la tierra acomodada para ello, y porque se han visto que conviene respeto de que hay muchos pinos nuevos en la parte de poniente".

Acta Capitular del Ayuntamiento de Cartagena de 1598.

"En tierra de Cartagena hay estos Montes (...) La sierra de Porte Mayn" (Portmán) "es buen monte de puerco en invierno, e en estos montes hay estas fuentes, la Fuente del Cañaveral, la Fuente del Porte Mayn. El monte de Cabo de Palos es muy buen monte de Puerco en invierno, e este monte es cerca de la mar. E cerca deste monte está una isla, que entra en la mar: e dura bien una legua, e hay en ella muchos venados".

Biodiversidad[editar]

La especial localización geográfica de los municipios de Cartagena y La Unión, así como las particularidades de su orografía y climatología son causa de que las sierras litorales de Cartagena concentren una de las mayores biodiversidades de Europa por la confluencia de especies de diferentes procedencias así como por la gran riqueza de comunidades vegetales diversas y la presencia de numerosos endemismos florísticos. Así podemos encontrar:[34]

Esta riqueza botánica conforma uno de los patrimonios vegetales más importantes de Europa y se concentra fundamentalmente en las sierras litorales del Campo de Cartagena, donde la humedad aportada por las nieblas procedentes del mar mitiga de forma muy importante la aridez del clima.

Todas estas especies se organizan en diferentes ecosistemas y hábitats, muchos de ellos de gran valor ecológico y extremadamente raros en Europa, lo que ha motivado la declaración en la sierra de siete microrreservas botánicas.[37]​ Destacan muy especialmente en este sentido los bosques de ciprés de Cartagena o Tetraclinis articulata, presentes en la Peña del Águila y Monte de las Cenizas.[38]

Evolución del paisaje vegetal a través de la historia[editar]

Mina Inocente en El Gorguel.

Durante muchos siglos, los ecosistemas originarios de la sierra de Cartagena se mantuvieron de forma más o menos inalterada:

Con el incremento demográfico de la zona durante los siglos XVI, XVII y especialmente a partir del siglo XVIII, aumentó la presión antrópica sobre el monte en forma de roturaciones, corta de leña y pastoreo, y la antigua cubierta vegetal empezó a desaparecer. A comienzos del siglo XIX gran parte de la maquia originaria de la sierra ya había casi totalmente desaparecido, siendo sustituida por un espinar, mucho más pobre ecológicamente.[31]

El impacto de las primeras labores mineras en el siglo XIX sobre el monte fue relativamente limitado, ya que, en esta época las explotaciones se realizaron por medio de galerías subterráneas, y, por otro lado, los hornos de calcinación y las fundiciones se alimentaban a base de carbón importado desde Inglaterra.[39]

Vista del cerro del Sancti Spíritus con las terreras de estériles mineros desde la bahía de Portmán.

Los problemas medioambientales de la sierra minera se agravaron muy especialmente cuando, a partir de 1952, la empresa Peñarroya generalizó la apertura de explotaciones a cielo abierto, como la Mina Descubierta Emilia, un tipo de labor minera mucho más económica que la de la mina subterránea, pero que provoca graves problemas medioambientales por la pérdida de suelo y la generación inmensos movimientos de tierras.[40]​ Estas prácticas causaron la desaparición de una importantísima extensión de terreno convertido ahora en una zona estéril y la pérdida de numerosos hábitats y especies, como la jara de Cartagena, una planta descrita antiguamente como abundante en la sierra minera, que es dada por extinguida hasta su redescubrimiento en 1983.[41]

Con todo, el mayor de los problemas vino de la eliminación de las ingentes cantidades de estériles o residuos de la minería, que en forma de fangos eran vertidos por la empresa Peñarroya directamente al mar en la bahía de Portmán. Los vertidos, de hasta 7.000 toneladas diarias de residuos mineros, comenzaron en 1958, autorizados por las autoridades del franquismo y contenían una alta concentración de metales pesados, como cadmio o plomo, así como de productos muy tóxicos usados en el lavado del mineral como sulfato de cobre, cianuro sódico, sulfato de cinc o ácido sulfúrico.

Los vertidos comenzaron a colmatar la bahía, y a generar un grave problema paisajístico y medioambiental. Las protestas vecinales y de colectivos ecologistas se fueron incrementando hasta que en 1986 una intervención del grupo ecologista Greenpeace consiguió situar la noticia de la contaminación de la Bahía de Portmán en los diarios nacionales. [42]

En 1990, debido en parte a la presión vecinal y, también, a la baja rentabilidad de la producción minera, se produjo el cese definitivo de la explotación de las minas. A su cierre, la empresa Peñarroya dejó tras de sí una sierra en la que habían desaparecido 50 Kilómetros cuadrados de terreno convertidos en un estéril paisaje lunar, una bahía completamente colmatada por 33 millones de metros cúbicos de residuos tóxicos, una línea de costa que había avanzado 700 metros sobre el mar, y un fondo marino en el que los sedimentos cargados de metales pesados llegaban hasta 12 Kilómetros mar adentro.[43][40][44]

Vista de la bahía de Portmán, colmatada por los residuos mineros.

A mediados de 2011, después de muchas promesas incumplidas de regeneración de la Bahía de Portmán, se presentó un gran proyecto para convertir el entorno de la bahía en un resort turístico de lujo con campos de golf, puertos deportivos y hoteles. [45]

En octubre de 2012, el proyecto de regeneración está pendiente de adjudicación y cuenta con consignación presupuestaria para su ejecución en 2013. [46]

Tras el fin de la minería, y con el boom inmobiliario de España (1997-2008), surgió una nueva amenaza sobre la sierra minera en forma de presión urbanística, construcción de infraestructuras e incendios provocados. Desde la declaración del Parque Natural de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila en 1992, el número de incendios forestales provocados en la zona ha aumentado de forma muy grave, el último de los cuales, en agosto de 2011 ha afectado al 34% del total de ejemplares de ciprés de Cartagena de la zona. Por otro lado, la construcción de un super-puerto de mercancías en El Gorguel amenaza con degradar gravemente un centenar de hectáreas de la sierra de la Fausilla, protegida como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).[38]

Patrimonio cultural e industrial[editar]

Vista general del yacimiento de la Villa romana del Paturro.
Mercado público de La Unión, obra de Víctor Beltrí de 1901.
Horno de calcinación de la Mina Inocente.

Producto de la intensa actividad humana a través de los siglos, la sierra minera de Cartagena-La Unión atesora un valioso legado histórico, arqueológico y cultural relacionado con la minería.[47]​ Se pueden destacar:

Yacimientos arqueológicos[editar]

Arquitectura[editar]

Museos[editar]

La Unión cuenta con tres museos relacionados con la minería.[49]

  • Museo Arqueológico de La Unión, situado en Portmán. Se trata de un pequeño museo en el que se conservan algunos restos de las explotaciones romanas de las minas, así como el mosaico descubierto en 1969 en la Villa del Paturro.
  • Museo Minero de La Unión. Posee una interesante colección de minerales, instrumental minero y maquetas a escala de los procesos de extracción y lavado de mineral.

Patrimonio industrial minero[editar]

Disperso por toda la sierra se encuentran multitud de restos del pasado industrial reciente de la minería en la zona: instalaciones, realizadas en ladrillo visto y hierro, entre las que se encuentran:[50]

  • Castilletes: Estructuras verticales que se sitúan sobre un pozo para permitir las maniobras de extracción del mineral.
  • Chimeneas para la evacuación de gases producidos durante la fundición del mineral.
  • Polvorines donde se guardaban sustancias explosivas.

Casi todos estos elementos se encuentran en estado muy ruinoso por el abandono de la actividad minera, aunque algunos han sido recientemente restaurados y son visitables.

Centros de interpretación de la minería[editar]

Algunas instalaciones industriales han sido recuperadas o están en proceso de serlo:

  • Mina Agrupa Vicenta. Mina de pirita en galería en el municipio de La Unión. Inaugurada en verano de 2010.

El cante de las minas[editar]

Miguel Poveda, ganador del festival del cante de las minas en 1993.

Con la apertura de yacimientos mineros en el siglo XIX, miles de obreros andaluces, especialmente de las provincias de Granada y Almería, emigraron a Cartagena y La Unión para trabajar en las minas. Con ellos llegó también a la zona el cante flamenco.[51][52]​ De la malagueña, la granaína y el taranto de Almería, palos herederos del fandango, traídos por los obreros andaluces y su contacto con los fandangos locales, nacieron los denominados cantes minero-levantinos. Los más destacables son:[53]

  • La taranta: Cante difícil, largo y de profunda hondura procedente del fandango almeriense.
  • La minera: Cante también difícil y hondo basado en las penalidades del trabajo en la mina.
  • La cartagenera: Procede del "aflamencamiento" de los fandangos locales del siglo XVIII. No trata temas mineros.
  • El fandango minero.
  • La levantica.
  • La murciana.

Desde el año 1961 se celebra en La Unión todos los meses de agosto el Festival Internacional del Cante de las Minas. En este festival se rememoran aquellos cantes, que sufridamente alzaban los antepasados mineros durante su largo día de trabajo dentro de la mina y se ha convertido en uno de los festivales más importantes del mundo del cante flamenco.

En noviembre de 2010, el flamenco fue declarado por la UNESCO 'patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad'.

Protección legal[editar]

Vista del Parque Natural de Calblanque.

Protección como sitio histórico[editar]

Por sus valores geológicos e histórico-industriales, así como por la intensa transformación del paisaje generada por la actividad minera, la sierra minera ha sido declarada Bien de interés cultural (BIC) por Decreto de 30 de abril de 2009 del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, con categoría de sitio histórico.[1]

Protección medioambiental[editar]

Por lo que se refiere a la protección medioambiental, a pesar del tremendo impacto ecológico generado por las labores mineras, la sierra de Cartagena-La Unión conserva aún importantes valores naturales.

* Parque natural de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila. En la zona oriental de la Sierra Minera, desde Portmán hasta Cala Reona, se ha delimitado el espacio de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, protegido con las categorías de parque natural y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria).[54][55]​ Además, recientemente, se ha propuesto su declaración como reserva de la biosfera por la Unesco.[56]

* Sierra de la Fausilla. Por otro lado, al oeste de Portmán, se encuentra la sierra de La Fausilla protegida como Zona de Especial Protección para las Aves.[57]

* Microrreservas botánicas. Por último, con el fin de proteger la excepcional diversidad vegetal de la sierra, se ha propuesto la declaración de siete microrreservas botánicas, cinco en el municipio de Cartagena y dos en el de La Unión:

  • Dunas del Rasall (Cartagena).[58]
  • Roquedos y fruticedas de La Porpuz (Cartagena).[59]
  • Sabinar de ciprés de Cartagena (Cartagena).[60]
  • Pastizales del Llano del Beal (Cartagena).[61]
  • Tomillar y fruticeda de Atamaría y Monte de las Cenizas (Cartagena).[62]
  • Fruticedas del Cabezo de la Galera y Cola del Caballo (La Unión).[63]
  • Cuesta de las Lajas (La Unión).[64]

Referencias[editar]

  1. a b c d e «Boletín Oficial de la CARM». Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  2. «Relieve. Atlas global de la Región de Murcia». La Verdad. Consultado el 6 de septiembre de 2009. 
  3. Fundación Sierra Minera. «Centro de interpretación de la mina Las Matildes. La sierra minera». Consultado el 6 de septiembre de 2009. 
  4. Antonio del Ramo y Francisco Guillén. «Geología de la zona interna de las Cordilleras Béticas en Murcia». Región de Murcia Digital. Consultado el 20 de agosto de 2009. 
  5. Instituto Geológico Minero. «Mapa del Insituto Geológico Minero. Zona del Llano del Beal. (Es necesario darse de alta como usuario para el acceso)». Consultado el 20 de agosto de 2009. 
  6. Instituto Geológico Minero. «Mapa del Instituto Geológico Minero. Zona de Cartagena.(Es necesario darse de alta como usuario para el acceso)». Consultado el 20 de agosto de 2009. 
  7. Antonio del Ramo. «Volcanes en la Región de Murcia. Episodios volcánicos». Región de Murcia Digital. Consultado el 20 de agosto de 2009. 
  8. a b c d Pedro Antonio López Sánchez. «El distrito minero de Cartagena». Grupo Mineralógico de Alicante. Consultado el 26 de agosto de 2009. 
  9. Mas García, Julio (1986). «Infraestructuras y desarrollo económico de la Qart-Hadasht ibérica». Enciclopedia de la Historia de Cartagena. Volumen IV. Ediciones Mediterráneo. pp. 193-197. ISBN 84-85856 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  10. Región de Murcia Digital. «El yacimiento de la Playa de la Isla en Mazarrón». Consultado el 27 de agosto de 2009. 
  11. García Cano, Carlos (1996). «Informe sobre el poblado ibérico de la Loma del Escorial (Los Nietos) Cartagena». Memorias de Arqueología de la Región de Murcia nº 5. Editora Regional de Murcia. ISBN 84-7564-177-6. 
  12. a b Blázquez Martínez, José María (1969). «Explotaciones mineras en Hispania durante la República y el Alto Imperio Romano». Anuario de Historia Económica y Social en España 2. 
  13. Beltrán Martínez, Antonio (1986). «Acuñaciones púnicas de Cartagena». Enciclopedia de la Historia de Cartagena. Volumen IV. Ediciones Mediterráneo. pp. 257-267. ISBN 84-85856 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  14. Benito Morón Clemente. «Las tierras de Alicante y Murcia según la geografía de Estrabón». Consultado el 27 de agosto de 2009. 
  15. a b «Carthago Nova 'El esplendor de una era'.». Región de Murcia Digital. Consultado el 27 de agosto de 2009. 
  16. «La rápida marcha de Escipión para conquistar Cartagena obedece muy posiblemente, no tanto a la necesidad de privar a los cartagineses del mejor puerto del que disponían en la costa levantina en sus relaciones con África e Italia, cuanto a la necesidad de controlar las ricas minas de plata de los alrededores que financiaron la segunda guerra púnica. Perdidas éstas, Aníbal se mantuvo prácticamente a la defensiva en Italia».



    JOSÉ MARÍA BLÁZQUEZ. Explotaciones mineras en Hispania durante la República y el Alto Imperio Romano. Anuario de Historia Económica y Social en España 2, (1969).
  17. Antolinos Marín, Juan Antonio (1998). «Prospección minero-metalúrgica antigua en la sierra de Cartagena y su territorio adyacente». Memorias de Arqueología de la Región de Murcia. Editora Regional de Murcia. ISBN 84-7564-294-2. 
  18. Antolinos Marín, J.Antonio y Soler Huertas, Begoña (2007). «Los orígenes de la arqueominería en la Región de Murcia: los hallazgos en la sierra minera de Cartagena-La Unión». Mastia. Revista del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena (6). 1579-3303,. 
  19. Javier R. García del Toro. (1977). «El minero romano de Carthago Nova. Vestimenta e instrumental». Murgetana (47). 
  20. Antolinos Marín, Juan Antonio (1998). «Prospección minero-metalúrgica antigua en la sierra de Cartagena y su territorio adyacente». Memorias de Arqueología de la Región de Murcia. Editora Regional de Murcia. ISBN 84-7564-294-2. 

    «El distrito minero de Carthago Noua lo conformaba la sierra de Cartagena, los cotos mineros de Mazarrón, Águilas y, probablemente también, las zonas mineras de Almería, en particular la sierra Almagrera y sierra de Gádor».

  21. Moneda-hispánica «Moneda hispánica: Carthago Nova.». Consultado el 27 de agosto de 2009. 
  22. Lillo Carpio, Pedro (1989). «La Colonia Vrbs Iulia Nova Carthago». La Región de Murcia y su Historia. Ediciones Mediterráneo S.A. p. 118. ISBN 84-85-856-61-9. 

    «Con la pax romana las explotaciones mineras entran en un lento declinar. La mano de obra ya no es tan fácilmente localizable por la ausencia de guerras (...) En el siglo I a.C. los arrendamientos a particulares son frecuentes, posiblemente porque no dan al erario público el rendimiento suficiente y una acelerada manumisión hace descender alarmantemente la mano de obra disponible. (...) A principios del siglo III d.C. las minas de Carthago Nova y sus instalaciones metalúrgicas son vestigios de un fulgurante pasado».

  23. Martín Camino, MIguel (1996). «Del final de la edad del bronce al mundo bizantino». Manual de Historia de Cartagena. Compobell S.L. ISBN 84-87529-36-4. 

    «A partir de la documentación arqueológica conocida puede deducirse actualmente que desde el siglo II d.C. se fue produciendo un progresivo deterioro del urbanismo de Carthago Nova. (...) Una de las causas de esta situación puede achacarse inicialmente a la decadencia de la clase curial que, al límite de sus posibilidades financieras, había invertido, voluntariamente, gran parte de sus riquezas en el desarrollo y embellecimiento de las ciudades. Ello vinculado a la crisis de sus principales fuentes de enriquecimiento, sobre todo de la minería que ya no alcanzaba la rentabilidad de siglos pasados».

  24. a b Estevan Senís, MªTeresa (1967). «Explotación minera de la sierra de Cartagena (1840-1919)». Saitabi: revista de la Facultat de Geografia i Història (Universitat de València) (17). 0210-9980. 
  25. «Cartagena Antigua: El Ferrocarril, Cartagena y su estación». Consultado el 26 de agosto de 2009. 
  26. a b Egea Bruno, Pedro María (1996). «Los siglos XIX y XX». Manual de Historia de Cartagena. Compobell S.L. ISBN 84-87529-36-4. 

    «El 'boom' minero de mediados de siglo puso fin a uno de los móviles de este trasvase (se refiere a la despoblación del municipio de Cartagena). El área se trocó en núcleo de atracción laboral, convergiendo sobre ella un poderoso caudal que, al coincidir con el agotamiento de los mejores yacimientos de Gádor y Almagrera, llegará principalmente por los caminos de Almería. Verdaderas riadas de mineros y jornaleros procedentes de los términos de Berja, Adra, Dalías, Vera y Cuevas de Vera, se trasladarán a la cuenca, quedando la población originaria en proporción de 8 a 1. También la Región aportó contingentes de consideración, Lorca principalmente».

  27. Pérez Rojas, Francisco Javier (1986). Cartagena 1874-1936: Transformación urbana y arquitectura. Editora Regional de Murcia. ISBN 84-7564-038-9. 
  28. Vilar, Juan Bautista; Pedro Mª Egea Bruno (1994). Minería y ecología en la sierra de Cartagena-La Unión. (pdf). Universidad de Murcia. 1989-6190. «

    Al final de esta etapa el sector se encontraba ya en franca regresión, dando lugar al cierre de un sinnúmero de minados y a una aguda sangría poblacional, perceptible en la pérdida de efectivos del municipio de La Unión. Si las causas aparentes se podían encontrar en la depreciación y la clausura de las transacciones ocasionadas por la Primera Guerra Mundial, la realidad era otra. La descapitalización reinante había impedido la inaplazable renovación tecnológica, cuando la mayoría de los criaderos eran ya del tipo GBP.

    ». 
  29. Diario La Verdad (29). «Artículo del diario La Verdad: Portman Golf renuncia a reabrir las minas pero no a alquilarlas en concesión «a quien lo pida»». Consultado el 12 de octubre de 2012. 
  30. Diario La Verdad: Antonio López (29). «Artículo del diario La Verdad: Los vecinos de El Llano no quieren que se reabran las minas de La Unión». Consultado el 12 de octubre de 2012. 
  31. a b Zamora Zamora, María del Carmen. Caja de Ahorros del Mediterráneo, ed. Aprovechamientos tradicionales de los montes comunales en la comarca del Campo de Cartagena: Cómo se construye un desierto. ISBN A-1740-1997 |isbn= incorrecto (ayuda). 

    «El paisaje vegetal climax del Campo de Cartagena es una maquia dominada por le lentisco, el palmito, los acebuches y las atochas principalmente (Chamaeropo humilis-Rhamnetum lycioidis). (...) En las umbrías más húmedas hacían su aparición las carrascas, l os mirtos, los madroños, etc. Por el contrario, en las solanas más desprotegidas, estas especies cedían terreno a los espinares. Los suelos más pobres se encontraban cubiertos de matorral de romero, albardín, jara, etc. En las playas, y en particular La Manga, los sabinares litorales de Juniperus macrocarpa y Juniperus turbinata formaban la primera línea protectora del lentiscar contra los vientos marinos. Los habitantes de la comarca, durante siglos, han dependido del monte. (...) La población se ha servido de sus montes, entre otras cosas, para guisar, calentarse, alimentarse, construir sus casas, muebles e instrumentos de trabajo, alumbrarse, hacer funcionar las panaderías, herrerías, fundiciones, caleras, jabonerías, carboneras, fabricar la barrilla, tintar sus ropas, pastar sus ganados, etc. De manera que, un aumento en la población, determina un aumento de la presión sobre el monte. (...). La vegetación natural de maquia ha sido sustituida por una de espinar. (...) Ha sido la acción destructora del hombre, con la sobreexplotación de los recursos forestales y las roturaciones de terrenos incultos la que ha determinado el fin de la capacidad de regeneración natural de estos montes. (...) Este proceso de deterioro culmina con el gran aumento de población durante el siglo XVIII, en el cual se produce la ruptura que trae consigo la sustitución de un paisaje de maquia a otro de espinar.

    Los montes de Cartagena llegan al siglo XIX prácticamente exhaustos, y a esto hacen referencia todas las noticias que nos han llegado referentes a ellos. (...) De entre las plantas útiles al hombre, sólo palmitos y esparto quedaban en nuestros montes a mediados del siglo XIX, salpicados de pequeños rodales de pinos con su máximo exponente en la Peña del Águila».

  32. Zamora Zamora, María del Carmen (1986). «El paisaje vegetal y su aprovechamiento en los siglos XVI y XVII». Enciclopedia de la Historia de Cartagena. Volumen VII. Ediciones Mediterráneo S.A. pp. 123-126. ISBN 84-85856-75-9. 
  33. Consejería de Medio Ambiente de la Región de Murcia, ed. (febrero de 2005). «El libro de montería de Alfonso XI». Revista Murcia Enclave Ambiental. ISSN 1695-7741. 
  34. ANSE. «Una flora singular. Asociación ANSE». Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2015. Consultado el 25 de agosto de 2009. 
  35. «El neógeno en la Región de Murcia. Región de Murcia Digital». Consultado el 25 de agosto de 2009. 
  36. ANSE. «La vegetación de las sierras litorales de la Región de Murcia. Asociación ANSE». Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2015. Consultado el 25 de agosto de 2009. 
  37. Grupo de Investigación E005/07 de la Universidad de Murcia. «Flora protegida de la Región de Murcia: Microrreservas botánicas.». Consultado el 24 de junio de 2012. 
  38. a b Miguel Ángel Esteve, Isabel Hernández y Jesús Miñano. «Un ecosistema forestal mediterráneo amenazado: Bosques de Tetraclinis articulata». Consultado el 21 de junio de 2012. 

    «En Europa sólo cuenta con dos poblaciones naturales, una en Malta, muy exigua lo que no ha impedido que sea uno de sus símbolos nacionales, y la otra en la sierra de Cartagena y La Unión, en la costa murciana. En esta zona, la sabina mora se localiza en cuatro poblaciones principales. La más importante está en Peña del Águila y Monte de las Cenizas, que junto a Calblanque constituyen un Parque Regional desde 1992. En esta localidad se encuentran más del 80% de los ejemplares de sabina mora. (...) En estos momentos se está debatiendo sobre el posible desarrollo urbanístico del entorno de la bahía de Portmán, un corredor natural donde se encuentran algunas de las manchas de Tetraclinis más estratégicas en relación con la conexión entre las principales poblaciones de esta especie. La propuesta de un Puerto Comercial en el paraje protegido (LIC y ZEPA) del Gorguel supondrá la puesta en riesgo de la población local de sabina mora y la degradación de un centenar de hectáreas de su área potencial. (...) quizás la presión degradativa más importante, que se ha incrementado hasta niveles intolerables en los últimos veinte años, la constituyen los incendios forestales. Todos ellos de origen antrópico, algunos por negligencia y la mayoría intencionados. La coincidencia de los principales fuegos con las fechas de protección de los espacios naturales de la zona y el inicio de la reactivación económico-urbanística de Portmán por la regeneración de su bahía, hoy día colmatada de sedimentos mineros, parecen sugerir una relación causal. No obstante, nada se ha podido demostrar como ocurre en tantos otros lugares. (...) En el incendio más reciente de finales de agosto de 2011, han sido afectados unos de 2.800 individuos de sabina mora, lo que supone un 34,1% de la población total de Murcia, de los cuales en torno a la mitad ya se habían quemado hacía menos de veinte años».

  39. El plomo en la minería española del siglo XIX
  40. a b José Rocamora (2). «Artículo del diario El País: Peñarroya cierra la última fundición de plomo en España.». El País. Consultado el 25 de agosto de 2009. 

    «Peñarroya ha extraído cientos de toneladas de plata, piritas y plomo y creó, a su amparo, miles de puestos de trabajo. Uno de los motores del desarrollo industrial de Cartagena deja tras de sí un grave problema ecológico, con 50 kilómetros cuadrados de sierra triturada y una bahía -la de Portman- que se convirtió en el mayor foco de contaminación del Mediterráneo».

  41. «Enclave Ambiental- Jara de Cartagena, Cistus heterophyllus subsp.carthaginensis [Cistaceae]». Consultado el 2009. 
  42. Paloma Reverte (1). «Artículo del diario El País: Miembros de Greenpeace, detenidos cuatro horas tras intentar impedir los vertidos en la bahía de Portman». Consultado el 12 de octubre de 20129. 
  43. «Web Salvar Portmán». Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2015. Consultado el 25 de agosto de 2009. 

    «La bahía de Portmán y sus alrededores anegados con más de 33 MILLONES de metros cúbicos (más de 60 millones de toneladas) es el mayor desastre medioambiental de España y el Mediterráneo, superando con creces los 5 millones de capacidad de la presa de Aznalcóllar y las 77.000 toneladas de petróleo transportadas por el Prestige».

  44. M. Buitrago (28). «Artículo del diario ABC: Las cicatrices de Portmán». Consultado el 27 de agosto de 2009. 
  45. La Opinión (1). «Artículo del diario La Opinión de Murcia: Portmán será la Costa Azul murciana». Consultado el 12 de octubre de 2012. 
  46. M. Buitrago (4). «Artículo del diario La Verdad: La regeneración de Portmán podría salir por 13,5 millones menos». Consultado el 12 de octubre de 2009. 
  47. «La Unión. Patrimonio histórico. Región de Murcia Digital». Consultado el 25 de agosto de 2009. 
  48. «Diario La Verdad: La huella de un genio, de La Unión a Mazarrón». Consultado el 29 de enero de 2013. 
  49. «La Unión. Museos. Región de Murcia Digital». Consultado el 25 de agosto de 2009. 
  50. Berrocal Caparrós, MªCarmen y Vidal Nieto, Milagros (1998). «"Catálogo de bienes muebles e inmuebles de la sierra minera de Cartagena-La Unión"». Memorias de Arqueología de la Región de Murcia. Editora Regional de Murcia. ISBN 84-7564-177-6. 
  51. «Horizonte flamenco». Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  52. Junta de Andalucía. «Materiales curriculares para la didáctica del flamenco». Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2015. Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  53. Región de Murcia Digital. «Murcia jonda en Región de Murcia Digital». Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  54. Consejería Medio Ambiente de la CARM. «Calblanque: Plano del espacio protegido». Consultado el 12 de octubre de 2012. 
  55. Consejería de Medio Ambiente de la CARM. «Parque Regional Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila». Consultado el 12 de octubre de 2012. 
  56. Artículo del diario La Verdad. «Proponen el parque de Calblanque para Reserva de la Biosfera Marítimo-Terrestre». Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  57. Consejería Medio Ambiente de la CARM. «Datos del espacio protegido de la sierra de la Fausilla». Consultado el 24 de agosto de 2009. 
  58. Microrreserva de las dunas del Rasall.
  59. Microrreserva de Roquedos y fruticedas de La Porpuz.
  60. Sabinar de ciprés de Cartagena
  61. Pastizales del Llano del Beal
  62. Microrreserva de Tomillar y fruticeda de Atamaría y Monte de las Cenizas
  63. Fruticedas del Cabezo de la Galera y Cola del Caballo
  64. Microrreserva de las Cuesta de las Lajas

Enlaces externos[editar]