Ir al contenido

Cordillera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Vista aérea del Himalaya, El monte Everest puede observarse cerca del centro de la imagen.
Montañas de la cordillera de las Rocosas.
El Aconcagua, en Argentina, es con 6962 m s. n. m. el punto más alto del mundo fuera del Himalaya en Asia, además de ser la cumbre de mayor altitud de los hemisferios meridional y occidental.

Una cordillera es una sucesión de montañas enlazadas entre sí (mayor que la sierra).[1]​ Un sistema montañoso o cinturón montañoso es un grupo de cordilleras con similitudes en cuanto a forma, estructura y alineación que han surgido por la misma causa, generalmente una orogenia.[2]

Las cordilleras se forman por una variedad de procesos geológicos, pero la mayoría de las significativas de la Tierra son el resultado de la tectónica de placas. Constituyen zonas plegadas o en fase de plegamiento. En los geosinclinales, o zonas alargadas situadas en los bordes de los continentes, se acumula un gran espesor debido a la gran cantidad de sedimentos; cuando estos materiales sufren una importante compresión debido a empujes laterales, se pliegan y se elevan dando lugar a la formación de cadenas montañosas. A este tipo pertenece la mayor parte de las grandes cordilleras continentales: el Himalaya, los Andes, los Alpes, entre otras. Además de las fuerzas internas del planeta, intervienen en el modelado del relieve agentes externos, como el viento o el agua, y procesos ligados al clima, a la vegetación y al suelo.[3]

Las cordilleras también se encuentran en muchos objetos de la masa planetaria del sistema solar y es probable que sean una característica de la mayoría de los planetas terrestres.

Orogenia[editar]

La orogenia es el tiempo durante el cual se forma una cadena montañosa o volcánica.

Existen diferentes tipos de Orogenias:

Orogenia Kibaran: un evento de construcción de montañas en lo que ahora es África. Orogenia marfileña: un evento de construcción de montañas en lo que hoy es África occidental. Orogenia de África Oriental: el escenario principal del ensamble neoproterozoico de Gondwana Oriental y Occidental.

Actividad volcánica[editar]

Erosión[editar]

Las cordilleras están constantemente sometidas a fuerzas de erosión que trabajan para derribarlas. Las cuencas adyacentes a una cordillera en erosión se llenan entonces de sedimentos que quedan enterrados y se convierten en roca sedimentaria. La erosión actúa mientras las montañas se elevan hasta que éstas se reducen a colinas y llanuras bajas.[3]

El levantamiento de las Montañas Rocosas de Colorado a principios de la era cenozoica es un ejemplo. A medida que se producía el levantamiento, algunos 3000 m de estratos sedimentarios, en su mayoría de la era mesozoica, fueron eliminados por la erosión sobre el núcleo de la cordillera y se extendieron como arena y arcillas a través de las Grandes Llanuras al este.[4]​ Esta masa de roca se retiró cuando la cordillera estaba sufriendo un levantamiento activo. La eliminación de tal masa del núcleo de la cordillera muy probablemente causó un mayor levantamiento ya que la región se ajustó isostáticamente en respuesta al peso eliminado.

Tradicionalmente se ha creído que los ríos son la principal causa de la erosión de las cordilleras, al cortar el lecho rocoso y transportar sedimentos. La simulación por ordenador ha demostrado que, a medida que los cinturones montañosos pasan de ser tectónicamente activos a inactivos, la tasa de erosión disminuye porque hay menos partículas abrasivas en el agua y menos desprendimientos.[5]

Clima[editar]

Vista aérea de la cordillera de los Andes tomada des un avión.

Las montañas son uno de los factores que influyen en el clima de un lugar. Afectan de manera muy notable a la precipitación. Cuando el viento se sopla sobre el mar el aire húmedo caliente se eleva y se enfría para formar la precipitación orográfica. Entonces el aire seco fresco se mueve sobre el canto al lado de sotavento.

También afecta la temperatura. En términos generales, cuanto más alto está el terreno, más frías son las temperaturas. También tiene gran importancia la orientación de las laderas ya que las caras norteñas son más frías que las caras sureñas en el hemisferio norte.

Cordilleras de la Tierra[editar]

Las cordilleras no son exclusivas del planeta Tierra ya que se encuentran en otros cuerpos celestes (como puede ser por ejemplo en Marte). En nuestro mundo, todos las masas continentales poseen cordilleras, de mayor o menor tamaño y elevación. A continuación se indican algunos ejemplos.[3]

Cordilleras principales[editar]

La Dorsal mediooceánica, la cadena montañosa más larga del mundo.

La mayoría de las cordilleras geológicamente jóvenes de la superficie terrestre están asociadas al cinturón de fuego del Pacífico o al cinturón alpino. El cinturón de fuego del Pacífico incluye los Andes de Sudamérica, se extiende a través de la Cordillera de América del Norte a lo largo de la costa del Pacífico, la cordillera Aleutiana, a través de Kamchatka, Japón, Taiwán, las Filipinas, Papúa Nueva Guinea, hasta Nueva Zelanda.[6]​ La cordillera de los Andes tiene una longitud de 7000 kilómetros (4350 mi) y suele considerarse el sistema montañoso más largo del mundo.[7]

El cinturón alpino incluye Indonesia y el Sudeste Asiático, a través del Himalaya, cordillera del Cáucaso, montes Balcanes por plegamiento, los Alpes, y termina en el sistema Central en España y la cordillera del Atlas.[8]​ El cinturón también incluye otras cordilleras europeas y asiáticas. El Himalaya contiene las montañas más altas del mundo, incluido el Monte Everest, que tiene una altura de 8848 metros (29 028,9 pies) y atraviesa la frontera entre China y Nepal.[9]

Entre las cordilleras fuera de estos dos sistemas se encuentran la cordillera Ártica, los Urales, los Apalaches, los cordillera escandinava, la Gran Cordillera Divisoria, el macizo de Altái y los montes Hijaz. Si se amplía la definición de cordillera para incluir las montañas submarinas, entonces las Dorsales oceánicas forman el sistema montañoso continuo más largo de la Tierra, con una longitud de 65 000 kilómetros (40 400 mi).[10]​.

Cordilleras de África[editar]

Cordilleras de América[editar]

Panorama de la cordillera Central desde la isla del Sol en Bolivia.

Cordilleras de Asia[editar]

Cordilleras de Europa[editar]

Cordilleras de Oceanía[editar]

Montes extraterrestres[editar]

Montes Apenninus en la Luna se formó por un impacto cósmico.

Las montañas de otros planetas y satélites naturales del sistema solar, incluida la Luna, suelen estar aisladas y formadas principalmente por procesos como los impactos, aunque hay ejemplos de cordilleras (o "Montes") algo similares a los de la Tierra. La luna de Saturno Titán[11]​ y Pluto,[12]​ en particular muestran grandes cadenas montañosas compuestas principalmente por hielos y no por roca. Algunos ejemplos son los montes Mithrim y montes Doom en Titán, y los montes Tenzing y montes Hillary en Plutón. Algunos planetas terrestres distintos de la Tierra también exhiben cordilleras rocosas, como Maxwell Montes en Venus más altas que cualquiera de la Tierra[13]​ y los montes Tartarus en Marte.[14]​ La luna de Júpiter Io tiene cordilleras formadas a partir de procesos tectónicos, entre ellas montes Boösaule, montes Dorian, montes Hi'iaka y montes Euboea.[15]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española. «cordillera». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  2. org/glossary/mountain_system «Definición de sistema montañoso». Mindat.org. Instituto Hudson de Mineralogía. Consultado el 26 de agosto de 2017. 
  3. a b c Alan H. Strahler. Physical Geography: Science and Systems of the Human Environment. (2004) 816 pages, ISBN 9780471480532, ISBN 978-0471480532
  4. «Guía de la geología del Parque Nacional de las Montañas Rocosas, Colorado». USGS. Archivado desde htm el original el 24 de octubre de 2012. 
  5. Egholm, David L.; Knudsen, Mads F.; Sandiford, Mike (2013). «La vida útil de las cordilleras escalada por las retroalimentaciones entre los desprendimientos y la erosión de los ríos». Nature 498 (7455): 475-478. Bibcode:..475E 2013Natur.498 ..475E. PMID 23803847. S2CID 4304803. doi:10.1038/nature12218. 
  6. Rosenberg, Matt (22 de diciembre de 2018). com/ring-of-fire-1433460 «Ring of Fire». ThoughtCo. 
  7. Thorpe, Edgar (2012). The Pearson General Knowledge Manual. Pearson Education India. p. A-36. 
  8. Chester, Roy (2008). org/details/furnaceofcreatio00ches Horno de la creación, cuna de la destrucción. AMACOM Div American Mgmt Assn. p. 77. ISBN 9780814409206. (requiere registro). 
  9. «Nepal y China se ponen de acuerdo sobre la altura del Monte Everest». BBC. 8 de abril de 2010. 
  10. «La dorsal oceánica media es la cordillera más larga de la Tierra». Servicio Nacional Oceánico y Atmosférico de EE.UU. 11 de enero de 2013. 
  11. Mitri, Giuseppe; Bland, Michael T.; Showman, Adam P.; Radebaugh, Jani; Stiles, Bryan; Lopes, Rosaly M. C.; Lunine, Jonathan I.; Pappalardo, Robert T. (2010). «Montes en Titán: Modeling and observations». Journal of Geophysical Research 115 (E10): E10002. Bibcode:11510002M 2010JGRE.. 11510002M. ISSN 0148-0227. S2CID 12655950. doi:10.1029/2010JE003592. 
  12. Gipson, Lillian (24 de julio de 2015). «New Horizons Discovers Flowing Ices on Pluto». NASA. Archivado desde el original el 17 de marzo de 2016. Consultado el 25 de julio de 2015. 
  13. Keep, Myra; Hansen, Vicki L. (1994). «Historia estructural de Maxwell Montes, Venus: Implicaciones para la formación del cinturón montañoso venusiano». Journal of Geophysical Research 99 (E12): 26015. Bibcode:9926015K 1994JGR.... 9926015K. ISSN 0148-0227. S2CID 53311663. doi:10.1029/94JE02636. 
  14. Plescia, J.B. (2003). «Cerberus Fossae, Elysium, Mars: a source for lava and water». Icarus 164 (1): 79-95. Bibcode:.164...79P 2003Icar. .164...79P. ISSN 0019-1035. doi:10.1016/S0019-1035(03)00139-8. 
  15. Jaeger, W. L. (2003). «Orogenic tectonism on Io». Journal of Geophysical Research 108 (E8): 12-1-12-18. Bibcode:2003JGRE..108.5093J. ISSN 0148-0227. doi:10.1029/2002JE001946. 

Véase también[editar]


Enlaces externos[editar]