Presidencia de Fernando de la Rúa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fernando de la Rúa
Fernando De la Rúa, su hijo Antonio y Darío Lopérfido.jpg

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina
10 de diciembre de 1999-21 de diciembre de 2001
Vicepresidente Carlos Álvarez (hasta 2000)
Predecesor Carlos Menem
Sucesor Adolfo Rodríguez Saá

Información personal
Residencia Quinta de Olivos
Religión Iglesia católica
Partido político Unión Cívica Radical
Afiliaciones La Alianza
Características físicas
Altura 1,83 m (6 ft 0 in)
Familia
Cónyuge Inés Pertiné (matr. 1970)
Hijos Agustina De la Rúa
Antonio De la Rúa
Aíto De la Rúa
Educación
Educado en Universidad Nacional de Córdoba (1959)
Información profesional
Ocupación Abogado
Firma Firma Fernando de la Rua.gif
De la Rúa ingresa a la Casa Rosada.
Traspaso presidencial con Menem.
De la Rúa (a la izquierda), junto al presidente de los Estados Unidos George W. Bush, y la presidenta de Panamá Mireya Moscoso, en la Cumbre de las Américas de 2001.
20: El presidente renuncia, 19:30.

La Presidencia de Fernando de la Rúa aconteció desde su asunción el 10 de diciembre de 1999 hasta su renuncia, debió finalizar su mandato el 10 de diciembre de 2003, producida el 21 de diciembre de 2001.

De la Rúa ganó las elecciones junto a Carlos Álvarez con el 48.37 % de los votos; 10 millones de argentinos lo eligieron.[1]​ Argentina se encontraba durante una fuerte crisis que terminaría colapsando al país y produciría el suceso más crítico en la democracia contemporánea.

Llegada al Poder[editar]

Argentina se encontraba atravesando una grave crisis económica, las 2/3 partes de los contratos entre particulares (del país) se realizaban en dólares y no existía una reserva suficiente de dólares para entregar. La sociedad argentina no quería abandonar la convertibilidad del peso y el gobierno de Menem se había adeudado para mantener la paridad económica.

La deuda externa llegaba a US$ 146 000 000 000 en noviembre de 1999 y el país tenía una población cerca de 36 millones de habitantes: el 32 % se encontraba bajo la línea de pobreza y a esto se le sumaba un 16 % de desempleo.

Grupo Sushi[editar]

Su hijo mayor, Antonio De la Rúa, fue nombrado asesor de imagen para la campaña publicitaria de su padre. Camino a la elección, reunió un grupo de amigos políticos que la Prensa denominó Grupo Sushi encargado del marketing político.

El mismo era asistido por Enrique Nosiglia, liderado por Antonio y estaba integrado por su hermano Aíto De la Rúa, Patricia Bullrich, Fernando de Santibañes, Andrés Delich, Cecilia Felgueras, Darío Lopérfido y Hernán Lombardi, entre otros. Cuando triunfó De la Rúa, dichos miembros integraron cargos en el Gabinete de Ministros.

Asunción[editar]

El 10 de diciembre de 1999, Fernando De la Rúa juró como 26 Presidente de la Nación Argentina en el Congreso de la Nación Argentina y luego se dirigió para recibir de su antecesor el Dr. Carlos Menem: la Banda Presidencial de la Argentina y el Bastón presidencial. En las calles la gente se amontonó en la Plaza de Mayo, arrojó papelitos al coche presidencial e interrumpió el tránsito.

Yo estaba convencido que, llegando con una Alianza a la presidencia, dejaríamos atrás 10 de años de justicialismo, solucionaríamos los problemas heredados y se podrían resolver los problemas económicos: la deuda externa. Para esto se necesitaba un impulso de crecimiento. (...) Sabíamos que iba a ser muy difícil; Argentina era mal vista y veníamos a intentar remediar eso.

Fernando De la Rúa

2000[editar]

Cumpliendo su promesa de continuar el 1 peso, 1 dólar, el nuevo gobierno siguió pidiendo préstamos al Fondo Monetario Internacional para solventarlo, engrosando aún más la deuda. Pero acudió a algo más dañoso; el Ministro de Economía José Luis Machinea impulsó la Ley de Flexibilización Laboral que recortó sueldos y jubilaciones,[2]​ ocasionando el malestar de la población.

Renuncia de Álvarez[editar]

El 7 de octubre el Vicepresidente Chacho Álvarez renunció alegando corrupción, luego del escándalo de coimas en el Senado.[3]​ Según los analistas, su renuncia quebró a La Alianza.

El blindaje[editar]

En noviembre se acordó un nuevo préstamo por US$40.000.000.000 con el FMI; los aportes fueron del Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y el Gobierno de España.

2001[editar]

En marzo Machinea renunció al Ministerio de Economía ya que «El blindaje financiero» había fracasado. Ante esto asumió Ricardo López Murphy que inmediatamente anunció un fuerte ajuste fiscal: el mismo pretendía un recorte del 5 % del presupuesto para la Educación, bajar jubilaciones, postergar el pago de sueldos, privatizar el Banco Nación y reducir gastos en Salud; la sociedad argentina que se encontraba conmovida por el suicidio de René Favaloro, evitó las impopulares medidas del ministro y éste debió renunciar ante la solicitud del presidente, tan sólo 15 días después de su asunción.

Nombramiento de Cavallo[editar]

Ante la critica situación De la Rúa nombró como nuevo ministro a Domingo Cavallo, el mismo que había impulsado la Ley de Convertibilidad del Austral, su asistente fue Federico Sturzenegger. Para entonces el país ya se encontraba ahogado por el déficit presupuestario.

Todos pensábamos que él, que había creado la Convertibilidad, que tenía contactos internacionales y en el FMI; podría sacarnos adelante.

Fernando De la Rúa

El Megacanje[editar]

Cavallo creó el megacanje: un mecanismo mediante el cual Argentina (que no podía pagar la deuda) cambió títulos, con tasas de interés del 5 %, por otros con una «mejor financiación» a largo plazo. Lo cierto es que los nuevos títulos tenían un interés del 18 % pero resultaba práctico porque se buscaba más tiempo, esto generó una grave pérdida de competitividad de la Argentina.

Elecciones de octubre[editar]

La mala administración de Fernando De la Rúa provocó que en las elecciones legislativas el Partido Justicialista (oposición), se hiciera con la mayoría de ambas cámaras del Congreso y que los miembros de la Unión Cívica Radical se molesten con su líder, a tal grado de alejarse del mismo. El apoyo popular se había perdido.

Caída[editar]

En noviembre la Subdirectora del FMI, Anne Osborn Krueger, anunció que Argentina no recibiría más dinero y esto provocó el pánico bancario.

Ante la desesperante situación caótica, el 3 de diciembre Cavallo anunció una drástica medida: el Corralito. El propio Ministro anunció la medida por televisión y se encargó de explicarla: por semana no se podría retirar más de 250 pesos.

El Corralito es lo que se llama un «control de cambios» que no tenía porque perjudicar a nadie. La gente podía movilizar sus ahorros pagando con cheque, tarjeta de débito o transferencia bancaria. Era la única medida que se podía tomar frente a una corrida de esa naturaleza.

Domingo Cavallo

19: El Cacerolazo[editar]

La tarde del 19 de diciembre la tensión explotó, comenzó con bocinazos en Buenos Aires y luego la gente salió a las calles a golpear sus cacerolas al grito de: «¡Que se vayan todos!». Dicho tumulto se propagó por todo el país y los saqueos se multiplicaron.

La respuesta del Presidente fue ordenar el despeje de Plaza de Mayo por medio de la fuerza. La represión causaría 227 heridos y la muerte de 9 personas.

Esa noche el Grupo Sushi ya enterado de que había muertos pero sin conocer la cantidad, se reunió en la Quinta de Olivos para tratar de encontrar una solución, De la Rúa se fue a dormir a las 23 como todos los días y Enrique Nosiglia avisó por teléfono que se asistiría a la improvisada junta.

Renuncia de Cavallo[editar]

A las 22, una muchedumbre se concentró afuera de la casa del Ministro Domingo Cavallo, exigiendo su renuncia. Cavallo se comunicó con De la Rúa quien esquivó el tema y ordenó hablarlo al día siguiente, por lo que el Ministro se acostó, pero a las 6:00 am recibió un llamado de Armando Caro Figueroa: se aceptaba su renuncia, la misma había sido decidida por el Grupo Sushi.

20 de diciembre[editar]

La madruga del 20 de diciembre el Grupo Sushi recibió personalmente la noticia de Nosiglia: se iba, habían acordado con el Peronismo que ese día el Presidente renunciaría. Nosiglia le ordenó al hijo mayor del mandatario llamar a su padre, Antonio siguió la orden pero no pudo despertarlo, horas más tarde el Grupo Sushi se desmanteló: De la Rúa había quedado aislado, solo su hijo mayor se quedó para comunicarle la noticia.

Esa la mañana el Presidente le ofrece el puesto de Ministro de Economía a Adalberto Rodríguez Giavarini pero este lo rechaza, se desconoce a quien más le ofertó el cargo: nadie lo aceptó.

El Presidente dio una conferencia de prensa donde convocó a una reunión de emergencia con los Gobernadores de la Provincias, ninguno aceptó la invitación.

Renuncia[4][editar]

A las 19:30 De la Rúa agradeció al fotógrafo presidencial y le pidió una última foto en su despacho, aquí firmó el decreto 1682/2001 que enmarcó el actuar policial bajo conmoción interior, autorizando implícitamente la represión bajo su responsabilidad. Con un sollozo plasmó su renuncia en un manuscrito dirigido a Ramón Puerta y la dejó sobre su escritorio, luego recogió una Constitución de la Nación Argentina y abandonó su oficina. Su carta decía:

Me dirijo a usted para presentar mi renuncia como Presidente de la Nación.
Mi mensaje de hoy para asegurar la gobernabilidad y constituir un Gobierno de unidad, fue rechazado por líderes parlamentarios.

Confío que mi decisión contribuirá a la paz social y a la continuidad institucional de la República.
(...) pido a Dios por la ventura de mi Patria.

Fernando De la Rúa

Subió a la terraza por un elevador privado donde un helicóptero Sikorsky S-76 Spirit lo esperaba sin aterrizar, el Presidente corrió hacia él y abordó con la ayuda de sus custodios. La imagen del aeronave abandonando el edificio en el caluroso y nublado atardecer, con el líder del país caído y bajo un vocerío de insultos, quedó plasmada para siempre en la memoria de los argentinos.

El último día[editar]

El 21 de diciembre De la Rúa llegó a Casa Rosada a las 9:00, aún seguía siendo Presidente porque la Asamblea Legislativa no había aprobado su renuncia, ingresó caminando y estuvo dos horas: se reunió con el Presidente español Felipe González y firmó su último decreto, donde derogó el estado de sitio.

Reputación histórica[editar]

Un hombre bueno que no estuvo a la altura de las circunstancias.

Chrystian Colombo, último Jefe de Gabinete del Presidente.

Un hombre que hizo toda una trayectoria política impecable: que no perdió ninguna elección, que empezó de abajo y llegó a lo máximo que puede pretender un argentino: De la Rúa encontró la única salida que el consideró viable.

Nicolás Gallo, último Secretario General del Presidente.

Para Fernando De la Rúa: «El Peronismo dio un Golpe de Estado».[5]​ Un Golpe de Estado es la toma del poder político de un modo repentino y violento, por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad institucional establecida.

Referencias[editar]


Predecesor:
Presidencia de Carlos Menem
Standard of the President of Argentina Afloat.svg
Presidencia de Fernando De la Rúa

1999 – 2001
Sucesor:
Presidencia de Néstor Kirchner