Persona (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Calificaciones profesionales
Calificaciones
Fuente Calificación
Rotten Tomatoes link 9/10 estrellas
Empire link 5/5 estrellas
Alohacriticón link 5/5 estrellas

Persona es una película de Ingmar Bergman, dirigida, escrita y producida por este cineasta en 1966. Es uno de los filmes más audaces del director sueco, desde un punto de vista formal, ya que introduce numerosos elementos vanguardistas de las corrientes renovadoras del cine de la nouvelle vague francesa y del free cinema anglosajón. Ampliamente considerada una de las mejores películas de la historia.

La historia gira en torno a una joven enfermera llamada Alma (Bibi Andersson)y su paciente, una conocida actriz de teatro llamada Elisabet Vogler (Liv Ullmann) que ha dejado de hablar repentinamente.

Persona ha sido etiquetada como un drama psicológico y horror modernista, y fue objeto de censura debido a la controversia de los temas que trata: enfermedad, muerte, desolación y locura. La película supone la sexta colaboración entre el influyente cineasta Sven Nykvist y el director Ingmar Bergman, y cuenta con el minimalismo que los caracteriza. Como otros trabajos de Bergman, está ambientada y rodada en Suecia.

Persona está considerada uno de los mayores trabajos del siglo XX por ensayistas y críticos como Susan Sontag, que califica la película como la obra maestra del cineasta. Otros críticos la han descrito como "una de las obras de arte más grandes de este siglo".

La película fue estrenada el 31 de agosto de 1966, mientras que la premiere promocional tuvo lugar el 18 de octubre del mismo año en el cine Spegeln de Estocolmo. La película se estrenó en Estados Unidos el 6 de marzo de 1967.

Sinopsis[editar]

Elisabet Vogler (Liv Ullmann) es una conocida actriz teatral que, durante una representación de Electra, se queda sin habla. Ingresada en un hospital, aunque no sufre ningún tipo de enfermedad continúa sin pronunciar sonido alguno. Para sacarla de su mutismo, se traslada junto con Alma (Bibi Andersson), su enfermera, a una idílica casa de verano.

Allí se establecerá una relación entre ellas que se convertirá casi en simbiosis. Alma sustituye el silencio de Elisabet con sus propios relatos, en los que confesará sus más íntimos secretos a la actriz. La aparición del marido de Elisabet acabará por materializar la intensa conexión que se ha establecido entre las dos mujeres.

Argumento[editar]

Fotografía encontrada por el personaje de Elisabet durante la película

Persona comienza con imágenes de equipos de cámara y proyectores encendiéndose y proyectando, para luego mostrar una serie de breves escenas, que incluyen una crucifixión, un pene erecto, una tarántula, clips de un rollo de película muda visto anteriormente en Prisión y un cordero sacrificado. La última imagen, la más larga, muestra a un niño que, tras despertar en la morgue de un hospital junto a varios cadáveres, se pone a leer A Hero of Our Time de Mikhail Lermontov y acaba acariciando una imagen que va oscilando entre la cara de Alma y la de Elisabet, al tiempo que se escucha un sonido agudo que va in crescendo. Comienzan entonces los créditos.

Una joven enfermera, Alma, es puesta a cargo del cuidado de la actriz Elisabet Vogler, que pese a la falta de cualquier causa médica, se ha quedado muda durante la representación de Electra. La administradora del hospital les ofrece su propio chalet en la costa para la recuperación de Elisabet. Aunque Elisabet se encuentra en estado catatónico al comienzo del film, reacciona con pánico extremo al ver la imagen en televisión de un monje budista vietnamita inmolándose y se ríe burlonamente de la telenovela que escucha Alma en la radio. Antes de marcharse del hospital, Alma lee en voz alta una carta enviada por el marido de Elisabet que incluye una fotografía de su hijo pequeño. Elisabet acabará rasgando la fotografía.

Una vez en el chalet, Elisabet comienza a relajarse, aunque continúa sin responder y en silencio. Alma le habla constantemente para romper el silencio, al principio sobre asuntos triviales, pero poco a poco acerca de sus propias ansiedades y su relación con su prometido, Karl-Henrik, el cual la regaña por su falta de ambición. Alma se compara constantemente con Elisabet y empieza a sentirse más unida a ella. Según el acto va cerrándose, Alma confiesa haberle sido infiel a su prometido en un ménage à quatre con unos chicos menores de edad en el que se quedó embarazada, por lo que abortó, con la ayuda de un amigo de Karl-Henrik. Se escucha a Elisabet decir “Deberías irte a la cama, o te quedarás dormida en la mesa”, pero Alma lo considera un sueño. Elisabet luego niega haber hablado.

Alma conduce hacia el pueblo para llevar las cartas de Elisabet a correos, pero decide parar para leer lo que ha escrito. Descubre entonces que Elisabet ha estado analizándola y estudiándola. Alma vuelve angustiada y, tras romper un vaso contra al suelo, decide dejar los trozos de cristal para que Elisabet se corte con ellos. Cuando Elisabet se corta, mira a Alma, consciente de lo que ha pasado. En ese momento, la propia película se rompe: la pantalla se ilumina en blanco, el celuloide se rompe y se escucha un sonido agudo en aumento.

Cuando la película regresa, seguimos a Elisabet por la casa, desenfocada. La imagen se aclara cuando mira por la ventana antes de salir fuera a encontrarse con Alma, que está llorosa. Durante la comida, le dice a Elisabet que le hirió leer lo que había escrito de ella a sus espaldas, y le suplica que hable. Al ver que no reacciona, se enfurece y la persigue por el chalet, pero Elisabet la golpea en la nariz y la hace sangrar. Alma coge entonces una olla con agua hirviendo y está a punto de lanzársela a Elisabet cuando esta grita: “¡No!”. Alma va al baño, se lava la cara y trata de recomponerse. Después vuelve para dirigirse a Elisabet, frustrada una vez más con ella: “Eres inaccesible. Dijeron que estabas sana, pero tu enfermedad es de la peor clase: te hace parecer sala. Actúas tan bien que todo el mundo te cree, todo el mundo excepto yo, porque yo se que tan podrida estás por dentro”. Elisabet se va, pero Alma la persigue pidiéndole perdón. Esa noche, Elisabet encuentra en un libro una fotografía de unos judíos arrestados en el Gueto de Varsovia. Elisabet observa detalladamente la fotografía, centrándose en el niño que tiene los brazos en alto.

Por la noche, Alma observa a Elisabet mientras duerme, analizando su cara y las cicatrices que cubre con maquillaje. Entonces escucha a un hombre gritar afuera y encuentra al Sr. Vogler, el marido de Elisabet, en el jardín. Él confunde a Alma con su esposa y le recita un monólogo acerca de su amor por ella y por su hijo. Elisabet permanece impasible, con cara de pánico, y los observa mientras hacen el amor. Finalmente, Alma rompe a llorar y vemos como la imagen de Elisabet se vuelve borrosa.

El clímax de la película llega a la mañana siguiente. Alma encuentra a Elisabet en la cocina, con una expresión de dolor, sujetando la fotografía de un niño pequeño. Alma entonces relata la historia de la vida de Elisabet, mientras la cámara se centra en el rostro angustiado de la actriz: en una fiesta, una noche, un hombre le dice a Elisabet que le falta instinto maternal. Ella ríe porque le parece un comentario absurdo, pero la idea se le queda en la cabeza y deja que su marido la deje embarazada. Según avanza su embarazo, se empieza a preocupar por la hinchazón de su cuerpo, la responsabilidad hacia su hijo, el dolor del parto y la idea de abandonar su carrera. Todo el mundo le dice constantemente que está más guapa que nunca, pero ella no deja de intentar abortar. Una vez nace el niño, a ella le repulsa, y reza para que muera. El niño crece, por tanto, atormentado y desesperado por sentir afecto. Una vez concluye, la cámara se vuelve para mostrar la cara de Alma, que repite de nuevo el mismo monólogo. Como conclusión, los rostros de ambas mujeres se fusionan en uno solo, mitad y mitad. Alma llora y dice “No soy como tú. No me siento como tú. Yo no soy Elisabet Vogler: tú eres Elisabet Vogler. Yo solo estoy aquí para ayudarte”.

En una secuencia que parece un sueño, Alma, vestida de enfermera, va a la cama de Elisabet y le pide que diga “nada”. Elisabet consigue repetir la palabra. De nuevo en el chalet, Alma se marcha y luego regresa, para descubrir que Elisabet está en estado catatónico. Alma se raja el brazo y pone la herida en los labios de Elisabet, para después golpearla. Finalmente Alma recoge sus cosas y se va sola del chalet, mientras la cámara se gira de las dos mujeres al director y el equipo, filmando la escena. Por último, la película cierra con el niño del prólogo tocando la imagen del rostro partido de Elisabet y Alma.

Reparto[editar]

Aunque cinco actores aparecen en pantalla, Bibi Andersson y Liv Ullmann son los únicos que aparecen durante más de un minuto, y Elisabet Vogler (el personaje de Ullmann) habla sólo catorce palabras de la película.

Actor Personaje
Liv Ullmann Elisabet Vogler
Bibi Andersson Alma
Margaretha Krook Administradora del hospital
Gunnar Björnstrand Sr. Vogler
Jörgen Lindström Hijo de Elisabet

Producción[editar]

El primer título que Bergman quiso darle a Persona fue el de Cinematografía porque es un film que habla de sí mismo, de su propia filmicidad. La película tuvo varios títulos de trabajo: "Sonat två för kvinnor" (Sonata para dos mujeres), "Ett stycke Kinematografi" (Un pedazo de Cinematografía), "Opus 27", y "Kinematografi", sin embargo, el productor sugirió algo más accesible y el título de la película se cambió.

La película fue filmada en la isla de Fårö y Råsunda Studios, de Estocolmo. La fotografía principal comenzó el 19 de julio y finalizó el 15 de septiembre de 1965. Bergman escribió Persona durante nueve semanas mientras se recuperaba de una neumonía. Él escribió en su libro Imágenes: "Hoy siento que en Persona me había ido tan lejos como podía ir. Y que en este caso, cuando se trabaja con total libertad, se dicen secretos sin palabras que sólo el cine puede descubrir”. También dijo:" En algún momento u otro, dije que Persona me salvó la vida, y no es una exageración. Si yo no hubiera encontrado la fuerza para hacer la película, probablemente habría estado atascado. Un punto importante: por primera vez no me importaba en lo más mínimo si el resultado sería un éxito comercial ... "

Según Bergman, los orígenes de Persona se remontan a un encuentro casual en una esquina de una calle de Estocolmo donde Bibi Andersson le presentó a Liv Ullmann. Su asociación mental de las dos mujeres ayudó a formar la idea interna de la película. Por otra parte, de acuerdo con lo primero, afirma que su imagen seminal de dos mujeres "vistiendo sombreros grandes y poniendo sus manos una junto a la otra" - derivó de la "extraña semejanza" de una imagen que se mostró de Andersson y Ullmann tomando el sol.

Temas e interpretaciones[editar]

Ha habido muchas interpretaciones acerca de la película Persona.

Lloyd Michaels resume lo que él llama "la visión más generalizada" de los contenidos de Persona. De acuerdo con este punto de vista, Persona es "una especie de película de terror modernista”. La condición de Elisabet, descrito por un médico como "el sueño sin esperanza de ser", es “la condición compartida de ambos por el arte de la vida y el cine" Bergman y Elisabet comparten el mismo dilema: no pueden responder auténticamente a las "grandes catástrofes" (como el Holocausto o la guerra de Vietnam).

Frank Gado ve Persona como un "proceso de doble rosca de descubrimiento de lo que envuelve la maternidad". La ​​retirada de Elisabet en el silencio podría ser una manera de rechazar el papel de la madre, el único papel que la actriz no podía desprenderse. La enfermera se da cuenta de que ella ha hecho precisamente lo que Elisabet intentó y no pudo hacer: borrar un niño de su vida por medio del aborto.

Marilyn Johns Blackwell refleja cómo la resistencia de Elisabet al lenguaje se puede interpretar como una resistencia a sus roles de género. Al mostrar esta tensión como un experimento principalmente por mujeres, Bergman puede decir que "problematizar la posición de la mujer como otra" y que los roles de la sociedad asigna a las mujeres son "esencialmente ajeno a su subjetividad". Ella sostiene que la atracción entre Elisabet y Alma y la ausencia de sexualidad masculina con su identificación con los demás, y la permeabilidad de las fronteras entre el yo y el otro, crea una duplicación que revela la "múltiple y cambiante de la identidad contradictoria", una noción de identidad que socava la ideología masculina. Este tema de la unificación y la duplicación se ve al principio de la película en la declaración de Alma de que ella fue a ver una de las películas de Elisabet y le impactó la idea de que eran muy parecidas.

Blackwell también establece que el título original sugiere una posible clave con la interpretación de los temas de la película; Un pedazo de Cinematografía podría ser una alusión a la preocupación por la naturaleza de la representación (el estado de la imagen, de la palabra, de la acción, del medio de la película en sí).

Susan Sontag también sugiere que Persona se construye como una serie de variaciones sobre un tema de "duplicidad". El tema de la película, Sontag propone, es "la violencia del espíritu".

Censura[editar]

Dos escenas se cortan con frecuencia en las versiones de la película; al principio se elimina una pequeña escena que representa un pene erecto, también se censuran segmentos del monólogo de Alma sobre su aborto. En la versión americana además no hace ninguna referencia a las edades; en el original, se da a entender que los chicos son de doce o trece años.

Cuando el archivero de MGM, John Kirk, restauró Persona como parte de un proyecto de restauración más grande, trabajó con la versión original, sin censura, con el plano del pene erecto. También creó nuevos subtítulos encargando a varios expertos en idiomas que proporcionaran nuevas traducciones para el diálogo; esto es especialmente notable durante las descripciones gráficas sexuales de Alma, que algunos eran reacios a traducir sin bajar el tono del lenguaje. La versión original, sin censura no estaba ampliamente disponible en los EE.UU. hasta 2004, cuando el departamento de video casero de MGM reeditó Persona en DVD con la restauración de la película de Kirk.

Ediciones en DVD y Blu-ray Disc[editar]

En lengua española, fue editada en DVD por primera vez por Manga Films (Barcelona 2006), dentro de la Colección Ingmar Bergman y en Blu-ray Disc por Vértice Cine (Barcelona, diciembre, 2011).

Influencia[editar]

Bergman ocupa un lugar destacado en las películas de Woody Allen. Loves and Death hace referencia a Persona en sus minutos finales; dos personajes están alineados, uno frente a la cámara, y el otro en un ángulo de 90 grados, con la boca en el mismo espacio, al igual que en Persona.

La película impresionista de Robert Altman, 3 Woman, también está influenciada por Persona cuando Shelley Duvall y Sissy Spacek comienzan a cambiar roles/identidades.

Birgitta Steene informó sobre una parodia televisiva de Persona que apareció en SCTV canadiense a finales de los años 70.

Premios y galardones[editar]

  • Sociedad Nacional de Críticos de Cine, Estados Unidos - Mejor Película; Mejor actriz (Bibi Andersson); Mejor director (Ingmar Bergman)
  • Guía del New York Times a los mejores 1.000 películas que jamás se ha hecho.
  • Nominación BAFTA a Mejor Actriz Extranjera (Bibi Andersson) – 1968
  • Premios Guldbagge (Suecia): Mejor película y actriz (Bibi Andersson) - 1967

Enlaces de interés[editar]

Bibliografía[editar]

  • Company, Juan Miguel (2007). Ingmar Bergman. ISBN 978-84-376-2360-3