Complejo de Electra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Electra en la tumba de Agamenón (c. 1869) de Frederic Leighton.

Complejo de Electra es el término propuesto en 1912 por el psiquiatra y psicólogo suizo Carl Gustav Jung para designar la contrapartida femenina del complejo de Edipo.[1]​ Consiste en la atracción afectiva de la niña por la figura del padre. De todos modos, a diferencia del complejo de Edipo freudiano, Jung no realizó una aproximación completamente biológica ni universal al complejo, con lo que no debe definirse en términos taxativos.[2][3]

Origen del nombre[editar]

Según la mitología griega, Electra, hija de Agamenón (rey de Micenas) y Clitemnestra, vengó a su padre, quien fuera asesinado por Egisto, amante de Clitemnestra, o en otros mitos, por la misma Clitemnestra. Electra animó a su hermano Orestes para que diera muerte a su madre y a Egisto, asesinos del padre de ambos.

Concepto[editar]

Según Jung, el complejo de Electra es común en las niñas en algún momento de su infancia aunque, en algunas ocasiones, va más allá. La fijación afectiva o enamoramiento hacia el padre puede generar una situación de rivalidad con la madre. Se supone que es una dinámica normal en el desarrollo de las niñas, que puede observarse a partir de los 3 años y que suele resolverse de forma natural.

Al contrario que en los niños, esta circunstancia es menos clara y pasa más inadvertida puesto que las niñas tienen un vínculo muy estrecho con sus madres, lo que les dificulta mantener la competitividad con esta.

En la mejor resolución del complejo se produce una predilección de la niña hacia su progenitor. Sin embargo, en los casos patológicos puede acontecer lo contrario, que la niña rechace al padre al sentirse defraudada por haberla rechazado.[3]

Diferencias con el complejo de Edipo[editar]

Desde el punto de vista psicoanalítico, al comparar ambos complejos, resultan diversos entre sí. A continuación se enuncian tres características diferenciales:[4]

  1. Cambio de zona erógena. La niña cuenta con dos órganos sexuales (agregándose el clítoris), mientras el niño cuenta con uno. La primera zona erógena de la niña es su clítoris (relacionado con el órgano masculino), entonces al descubrir la zona vaginal, concentra su parte femenina y abandona la masculina, aceptando la castración y el papel pasivo que conlleva.
  2. Cambio de objeto erótico. En la primera fase de desarrollo, la madre es el objeto erótico de ambos (niño y niña). Sin embargo, el instinto de conservación de la especie le hará cambiar su objeto erótico hacia el padre (ya que no podría engendrar con la figura materna) y se vuelve hacia él.
  3. Finalmente la niña cae en el complejo de Electra (saliendo del complejo de Edipo), pero si lo que deseaba era salir de la relación incestuosa con la madre, queda aproximada a una relación incestuosa con el padre.

Resolución[editar]

En parte es lógico que la niña llegue a decir que se quiere “casar con papá”, porque es su referencia amorosa al ser el único hombre que conoce y que, por imitación a su madre, desea lo mismo. Por ello, los padres deben hacerle entender la prohibición del incesto y el complejo de castración; solo así se podrán determinar los roles parentales.

Si todo se desarrolla bien, la niña asume su derrota, reconoce que la madre es la preferida, y se dispondrá a buscar otro amor. Por el contrario, si no se rinde a esta evidencia se puede generar una anomalía patológica. De ahí que para poder curarse en el tratamiento psicoterapéutico la afectada debe aceptar su atracción y superarla.[3]

Referencias[editar]

  1. Jung, Carl Gustav (2000). «9. Ensayo de exposición de la teoría psicoanalítica (1912 (1913)/1955). 11. Sobre psicoanálisis (1913 (1916))». Obra Completa. Volumen 4. Freud y el psicoanálisis. Madrid: Trotta. pp. 150-151, 163, 231. ISBN 9788481643947. «Con los años el conflicto toma en el hijo claramente una forma más varonil, típica, mientras en la muchacha se desarrolla la específica inclinación al padre y la correspondiente actitud celosa hacia la madre. Se podría denominar complejo de Electra. Como es sabido, ésta juró sanguinaria venganza contra su madre, Clitemnestra, que asesinó a su marido privando a Electra de su amado padre 
  2. de la Macorra, Bárbara. «El Complejo de Electra». serpadres.es. Consultado el 23 de abril de 2017. 
  3. a b c Sabater, Valeria. Complejo de Electra: ¿qué es y cuáles son sus efectos?. La Mente es Maravillosa. Consultado el 4 de junio de 2020. 
  4. Jayme, María y Victoria Sau. Psicología diferencial del sexo y el género: fundamentos, pp. 109, 110. Icaria Editorial, 1996.