Orgía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pintura de una orgía, por Édouard-Henri Avril.

Es conocida como una fiesta dedicada al ocio la cual busca diversión, esta viene acompañada por sexo, comida y bebida. En la antigüedad era un festín que se caracterizaba por el desenfreno y la inmoderación de la gula y el placer[1]​. En algunas culturas se han practicado orgías como parte de un rito comunal o una práctica religiosa. La orgía en la antigüedad, específicamente en el mundo griego era una ceremonia prestigiosa, la cual tenía su eje en la política, el ocio y las relaciones interpersonales. Es importante resaltar que en la antigüedad, no todas las orgías implicaban sexo, existían algunas en donde sólo se presentaban bailes, festines, y grandes banquetes. Estas están relacionadas con los ciclos de la naturaleza, los cuales pretendían dejar fluir la energía de la vida para así asegurar la fertilidad de animales y humano. En su etapa primigenia estaban relacionados con ceremonias agrarias, posteriormente a partir del imperio Romano estas son relacionadas con placeres hedonistas[2]​.

Orgía en la antigüedad:[editar]

Sexocavernas.jpg

A lo largo de la historia de la humanidad varias culturas en sus ceremonias religiosas, han practicado actos sexuales con fines de fertilidad. Estos actos sexuales eran conocidos como orgías. Estos ritos, estaban compuestos por prácticas de sexo grupal, ya fuese a través de la auto estimulación o mediante el coito. Por ejemplo, en el mundo egipcio se ven varias representaciones de objetos fálicos. Esto se debía a que, ellos consideraban que debían tener prácticas concretas y directas, por ejemplo, el sexo. No solamente las orgías llevaban consigo un carácter sagrado en el antiguo Egipto, también varias prácticas en torno a la sexualidad se consideraban de gran envergadura. La prostitución sagrada fue una de estas prácticas, la cual era ejercida por mujeres pertenecientes a la élite social de Egipto, su propósito principal era ser partícipes de rituales relacionados con la fertilidad, con la crecida de los ríos y se creían que estas aseguraban las cosechas. No obstante, también se presentaron para otro tipo de finalidades, por ejemplo, algunos se encargaban de las ceremonias fúnebres, otros de las enfermedades como la infertilidad.  Es importante resaltar que, las mujeres en el antiguo Egipto eran consideradas importantes miembros de la sociedad, ya que eran las encargadas de brindar por la fertilidad y las buenas relaciones con los Dioses. Es por esto que, en Egipto existían varias sacerdotisas las cuales aparecen alrededor del año 4.000 a.c, estas eran las encargadas de participar en rituales orgiásticos vinculados a las divinidades femeninas, por ejemplo a partir de la auto estimulación femenina se hacía culto a la diosa de la fecundación, la cual permitía que las cosechas germinaran y que, los animales y los humanos se reprodujeran.

N. Poussin, The Triumph of Pan.  National Gallery, London

Sin embargo, estas prácticas no sólo se presentaron en Egipto, se presentaron a lo largo de distintas civilizaciones, las cuales no se nombrarán por completo en este artículo, entre ellas se destaca la civilización griega. En esta civilización también se generan varios tipos de prácticas orgiásticas. .Hacía el siglo V a.c aparecen los ritos orgiásticos, los cuales rendían culto a Dionisio, quien da origen a la vida, ya que muere y posteriormente es resucitado por zeus, esto para los griegos significó la renovación permanente, es decir, en donde ocurre la muerte que se renueva constantemente. Es por esto que, el nacimiento de Dionisio ocurre en la primavera y su muerte durante invierno, de esta manera los griegos creen que es Dionisio quien se en carga de los ciclos de la naturaleza y por ende de las cosechas[3]​. Dionisio era conocido por representar un Dios de esperma y vegetación, lo que intrínsecamente significa fertilidad y abundancia. Venerar a Dionisio significaba en esta época sufrir de quimeras de terror, excitación y placer. Este Dios se conocía por su dualidad, es a la vez creador de luz y vida tanto de muerte y oscuridad. El culto a esta deidad no sólo se caracterizaba por tener orgías heterosexuales y homosexuales, sino que en algunos de los mitos se señalaba que, para rendirle culto, era necesario adentrarse en el canibalismo. La mayoría de personas que rendían culto a esta deidad eran mujeres, según los griegos conducidas a ese estado por el vino, la veneración a este Dios trajo consigo las orgías sexuales, el canibalismo, el alcoholismo y el desenfreno. (García, 2007). Uno de los elementos que más se destacaba entre los rituales dionisiacos, era el culto al falo, en Grecia desde tiempos muy antiguos había procesiones y fiestas en torno al falo que era llevado en honra a Dionisio. Este culto, se dio alrededor de toda Grecia, en el cual las mujeres fueron de suma importancia ya que ellas eran quienes protagonizaban estas orgías. Las fiestas que tuvieron mayor acogida fueron las de grandes dionisias y las dionisias rurales. Estas se caracterizaron por su culto a los falos, al placer, y al uso de hiedras, vinos, cestos etc. Estas prácticas pretendían hacer un acto liberalizador del individuo, en donde se pretendía mostrar el rechazo a ciertas prácticas sociales y buscaban romper con la brecha social para así llegar a una igualdad social. Además de esto el culto se practicaba para obtener la purificación del espíritu y del cuerpo, también se trataba de deshumanizar a la humanidad, para así volver al estado primigenio, es decir, el estado animal. Es por esto que, el rito poseía varios elementos animales como el salvajismo y el canibalismo. Este culto cobra gran importancia, ya que como se verá posteriormente a partir de este, se dieron los principios del teatro griego.

AntoniazzoRomano.jpg

Por otro lado, como se mencionó anteriormente estos ritos transcendieron fronteras territoriales. En Roma también se dieron este tipo de prácticas las cuales eran conocidas como “bacanales”. Tanto en el mundo egipcio, en el griego y el romano, las mujeres eran de suma importancia para la consumación de estas prácticas. En estas orgías se destacan dos tipos, las nocturnas celebradas por hombres y mujeres y las diurnas las cuales sólo podían ser celebradas por mujeres. En los orígenes del rito sólo podían ser partícipes mujeres. Estas prácticas estaban profundamente relacionadas con lo agrícola y eran realizadas en lugares sagrados y consagradas durante tres días al año. Algunas de estas prácticas eran celebradas por sociedades secretas de mujeres, las cuales encontraban en estos espacios el escape de la monotonía en la que estaban sumergidas en sus vidas cotidianas. En dichos espacios, las mujeres podían beber vino, hablar en un lenguaje vulgar y consumir drogas. Además de esto, en estas sociedades femeninas se podía percibir una fuerte aberración hacía lo masculino. Esto se puede evidenciar en varias acciones que tomaron las mujeres de la época, por ejemplo, cuando estaban en un alto grado de ebriedad golpeaban a los hombres o se desnudaban para probar la virilidad de los hombres. (Sanahuja y Arciniega, 1981)[4]​.

Esta celebración tenía como objetivo adorar al Dios Baco, las cuales se caracterizaban por ofrecer comida y bebidas alcohólicas en gran medida. Estas celebraciones inician alrededor del año 200 a.c y como se ha mencionado anteriormente en sus inicios estaban limitadas para las mujeres. Estas celebraciones fragmentan la barrera del género, pero no la social, estas solo podían ser practicadas por miembros de la elite romana, o cuando alguien de la elite seleccionaba a alguien de clase baja para un favor sexual. A pesar de su gran acogida, en varias de estas celebraciones, se tramaban conspiraciones en contra del Estado y es por esto que, fueron prohibidas por el senado alrededor del año 186 a.c.

Por otro lado, los romanos también poseían otro tipo de fiestas que se celebraban entre el 17 y el 23 de diciembre las cuales eran conocidas como los saturnales (que es lo que actualmente conocemos como navidad). La cual era una celebración en conmemoración al Dios Saturno, en estas también se presentaron orgías en sacrificio a Saturno. El inicio de esta festividad se caracterizaba por la ofrenda de un gran banquete en el cual todos los miembros de la sociedad estaban invitados. Durante estos días las ciudades eran decoradas, con plantas, velas, pinturas etc. Esta festividad también se caracterizó por, intercambiar regalos para celebrar el vínculo de la fraternidad humana. Los esclavos por su parte también eran participes de estas grandes cenas, en estos días se les libraba de sus tareas comunes. La fiesta era culminada con la celebración del nacimiento del sol el 25 diciembre.[5]

Apiciuss.jpg

Orgías y alta cocina:[editar]

Como bien es sabido, la dieta de las civilizaciones antiguas estaba compuesta en su mayoría por cereales. Aun así, como se observa en un libro de recetas escrito hacía el año V, se puede observar cual era el tipo de comida que se hacía para estas grandes festividades. Entre la carta gastronómica se encontraban: Ubres rellenas de erizos de mar, Erizos de mar con especial, miel, vino rendido con miel para que durara más, avestruces, loro asado, marmota rellena, jamón hervido, pasteles calientes, grasa de pescado y pimienta. Por otro lado, los griegos, estaban sumamente preocupados por su cuerpo y su estética, es por esto que la alimentación cobraba suma importancia ya que, sino se hacía un buen uso de esta se podría desestabilizar los humores hipocráticos. Los alimentos que usaban para las orgías estaban compuestos en su mayoría por cereales, trigo, vino, panes, galletas, pasteles, tirón (pudín), aves, caldos, pescados, col, repollo, berza, leche de cabra o de oveja y aceite de oliva.[6]

El culto a Dionisio y la aparición del teatro griego:[editar]

Como bien es sabido, las representaciones teatrales existían desde la antigüedad, las cuales eran representadas a través de danzas. Los seres humanos siempre han estado cargados por dualidades, esto se representa en lo apolíneo y lo dionisíaco, es decir, entre el Dios Apolo, dios del sol y de la belleza, Dionisio, Dios de exceso, placer y del vino. Es decir, es una lucha constante entre la serenidad y el caos. Las contraposiciones de estas dos deidades dan lugar a la cultura, ya que a partir de, la ausencia de Apolo se celebran fiestas en torno a Dionisio, en donde por primera vez en estas aparecen representaciones teatrales, las cuales se hacen de manera pública, en donde se expresan; sentimientos, emociones, relacionadas con el regreso de la fertilidad a la tierra. Algunas de estas ceremonias, se caracterizaban por representar lo dramático, lo que posteriormente se conoce en teatro como “género dramático” y por otro lado también se encuentran las ceremonias relacionadas con, la comedia, y es allí donde surge la tragedia y la comedia griega. Por otro lado, también se presentan otras manifestaciones en torno a este Dios, la cual era caracterizada por la recitación pública de algún mito lo que se conoce como ditirambo, estas representaciones venían acompañadas de sacrificios animales, que en este caso era el sacrificio de un carnero, ya que se creía que la sangre de este era la que permitía la fecundidad de las cosechas. El ditirambo es una manera lírica de adorar al Dios Dionisio, también se conoce como un acto litúrgico el cual tiene como objetivo el honor a Dios, se creía que este acto acercaba a los hombres a Dios que en este caso es el acercamiento a los dionisios. Además de esto, los griegos creían que mediante estos actos, se producía catarsis. Este acto transformado en coro es el que se encarga de representar las obras, y esto evidentemente da origen al teatro como lo conocemos en el mundo contemporáneo. [7]​ Por otro lado, también se cree que las ceremonias en torno a Dionisio contribuyeron al nacimiento del teatro porque, en estas ceremonias se utilizaban cierto trajes como pieles de cabra y mascaras. También en estas obras se presentaban las dramáticas vidas de los dioses, las cuales representan las tragedias griegas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]