Mimo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La pareja mímica Jean y Brigitte Soubeyran en 1950.

Un mimo (del griego antiguo «μῖμος»,[1]​ ‘mimos’, imitador, actor)[2]​ es alguien que utiliza la mímica como medio teatral o como una acción artística, o representa una historia a través de gestos faciales o movimientos del cuerpo, sin uso del discurso o expresión verbal.[3][4][a]

Orígenes[editar]

Puede concederse al mimo teatral un origen genérico en el «μῖμος» (mimo) representado en la Antigua Grecia preclásica,[5]​ de carácter realista y satírico y luego asociado a otros géneros como la comedia, mezclando imitaciones y acrobacias en un régimen general de improvisación.[6]​ Cercano a la farsa, el mimo greco-romano coincidía en la temática «ligera, festiva y obscena por lo general». [7]​ Los primeros autores relacionados con el género fueron Epicarmo de Cos y Sofrón de Siracusa, en el siglo v antes de Cristo.[6][7][8]

Algunas fuentes mencionan a Puladēs de Cilicia como uno de los creadores del mimo trágico, y a Bathullos de Alejandría, como creador del mimo cómico.[9]

En Roma, Trajano desterró a los mimos, Calígula les favoreció, Marco Aurelio los hizo sacerdotes de Apolo y Nerón actuó él mismo como un mimo.[10]​ Su popularidad a lo largo del periodo imperial romano llegaría a eclipsar al drama culto; sin embargo, en el siglo v, la Iglesia, llegaría a excomulgar a los actores y conseguir del emperador la clausura de los teatros un siglo después.[6]

Conservado en la Europa Medieval por las compañías ambulantes, resurgió y se y difundió con la Commedia dell'Arte,[8]​ tuvo entre sus más dignos representantes al bufón y al cómico de la legua.[11][12]​ También se asocia el mimo teatral con precedentes carnavalescos[13]

Su más moderna expresión y desarrollo se debe al mimo y saltimbanqui Jean-Gaspard Deburau, que en el París del siglo xix inmortalizó la figura silenciosa con la cara enharinada. Le seguiría luego Jacques Copeau, muy influenciado por la referida ‘comedia del arte’; su discípulo Étienne Decroux desarrolló el mimo corporal. Más tarde, Jacques Lecoq sintetizó la mímica y el teatro físico.[14]​ En esta línea, el último gran representante francés fue Marcel Marceau.

Evolución[editar]

Las restricciones de la tecnología del cine mudo obligaba a contar las historias con un mínimo de diálogo, que aparecía en breves intertítulos. En el cine mudo, actores cómicos como Charles Chaplin, Harpo Marx Harold Lloyd y Buster Keaton, que aprendieron el arte de la mímica en el teatro, lo popularizarían a través del cine. Trayectoria que seguirían cineastas posteriores como Jacques Tati. El mimo como recurso narrativo de apoyo de la trama tuvo especial desarrollo en el cine expresionista alemán.[15]

Asimismo, con posibles orígenes en la Commedia dell'Arte, el mimo ha sido un recurso tradicional en espectáculos populares como el circo, como lenguaje de base del payaso.[16]​ En esa línea se sitúa el estilo improvisado y abierto a la participación del público de Lecoq, en oposición al estilo clásico de Marceau.[17]

Mimo y danza en Oriente[editar]

Las danzas clásicas de la India, etiquetadas indistintamente como bailes, rituales y formas teatrales presentan la narración a través de gestos estilizados, con una gran variedad de posiciones de las manos sugiriendo personajes, acciones y paisajes. La recitación, la música e incluso el trabajo de percusión de los pies a veces acompañan la actuación. Un ejemplo erudito pudiera ser el «natia-shastra», un antiguo tratado sobre el teatro escrito por el musicólogo Bharata Muni.

Tradiciones teatrales japonesas como el butō y el parecen haber influido en el mimo y teatro contemporáneos, imponiendo el uso de la máscara y el estilo de actuación muy físico, como en algunas propuestas y trabajos de Copeau y Lecoq.[cita requerida]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. No debe confundirse con la comedia muda, en la que el artista es un personaje transparente en la película o dibujo animado.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «mimo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7.  Segunda acepción del término
  2. Definición en perseus.tufts.edu (en inglés), Henry George Liddell, Robert Scott, A Greek-English Lexicon, on Perseus Digital Library
  3. Pavis, 1996, pp. 291-294.
  4. Torres, 2000, p. 9.
  5. Melero, Antonio. «El mimo griego (Proyecto Interclassica)». Universidad de Valencia. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  6. a b c Dieterich, 2007, p. 235.
  7. a b Gómez García, 1998, p. 552.
  8. a b Pavis, 1996, p. 293.
  9. Lust, Annette. "The Origins and Development of the Art of Mime". From the Greek Mimes to Marcel Marceau and Beyond: Mimes, Actors, Pierrots and Clowns: A Chronicle of the Many Visages of Mime in the Theatre. 9 de marzo de 2000. Recuperado el 14 de febrero de 2010.
  10. Broadbent, R. J. (1901) A History of Pantomime, Chapter VI. Londres. Recuperado el 14 de febrero de 2010.
  11. Gómez García, 1998, p. 205.
  12. Salvat, Ricard (1983). El teatro como texto, como espectáculo. Barcelona: Montesinos. pp. 50-51. ISBN 8485859561. 
  13. Torres, 2000, p. 44.
  14. Callery, Dympha (2001). Through the Body: A Practical Guide to Physical Theatre. Londres: Nick Hern Books. ISBN 1-85459-630-6.
  15. Luft, Edmund (13 de noviembre de 2011). «El nacimiento del cine alemán». nuevarevista.net. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  16. Torres, 2000, pp. 38 y 54.
  17. Torres, 2000, p. 21.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]