Imperio austríaco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Imperio de Austria»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Kaisertum Österreich
Imperio de Austria

Banner of the Holy Roman Emperor with haloes (1400-1806).svg
Flag of Austria.svg
Flag of Most Serene Republic of Venice.svg
Flag of Hungary (1867-1918).svg

1804-1867

Flag of Austria-Hungary (1869-1918).svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Alles Erdreich ist Österreich untertan (alemán: Todo el mundo está sujeto a Austria)
Himno nacional: Gott erhalte Franz den Kaiser
Ubicación de Austria
Extensión del Imperio austríaco en 1815.
Capital Viena
48°12′N 16°21′E / 48.200, 16.350
Idioma oficial Alemán, húngaro, checo, polaco, croata, rumano, esloveno, eslovaco, serbio, ruteno e italiano
Religión Católica romana
Gobierno Monarquía absoluta
Período histórico Nuevo Imperialismo
 • Abdicación de Francisco II 1804
 • Compromiso Austrohúngaro 1867
Superficie
 • 1804 698 700 km²
 • 1918 681 727 km²
Moneda Florín (Gulden)

El Imperio austríaco (en alemán: Kaisertum Österreich) fue fundado en 1804 como reacción a la creación del Primer Imperio francés bajo Napoleón I. El primer emperador de Austria fue Francisco I, también ostentando el título de emperador Sacro-Romano con el nombre de Francisco II. Más tarde abdicaría de éste cuando el imperio fue abolido en la reorganización napoleónica de Alemania en 1806.[1] Para mantener su título imperial elevó a Austria de la categoría de archiducado a la de imperio.

Historia[editar]

El Imperio austríaco formó parte de la Confederación Germánica a partir de 1815, cuando el Congreso de Viena reestableció las fronteras de Europa después de la derrota de Napoleón I y reorganizó la forma e ideología políticas del Antiguo Régimen.

Tras varios intentos fallidos de reforma constitucional, el Imperio austríaco se transformó en el Imperio austrohúngaro como consecuencia directa de la derrota sufrida en la guerra austro-prusiana, por la que perdería el Reino de Lombardía-Venecia y toda influencia en los estados alemanes a favor de Prusia. Con la firma del Compromiso Austrohúngaro de 1867 bajo el reinado de Francisco José I nacería la monarquía dual en la que se concedería igualdad de estatus a los territorios húngaros.

El Imperio de Austria fue un imperio sucesor moderno fundamentado en un remanente del Sacro Imperio Romano Germánico, que se centró en lo que es la Austria de hoy y que oficialmente duró desde el 1804 hasta 1867. Fue seguido por el Imperio austrohúngaro, que fue proclamado después de proclamarse el Emperador de Austria también rey de Hungría, una acción diplomática que elevó el estado del Reino de Hungría dentro del Imperio austríaco, como resultado de la monarquía austro-húngara de transacción de 1867. El Imperio austrohúngaro (1867-1918) fue disuelto por los vencedores al final de la Primera Guerra Mundial y se descompuso en varios nuevos estados independientes.

El término "Imperio de Austria" también se utiliza para las posesiones de los Habsburgo antes de 1804, que no tenía nombre oficial colectivo, aunque Austria es más frecuente, el término de Austria-Hungría también se ha utilizado.

El Imperio austríaco fue fundado por el monarca Habsburgo, emperador Francisco II (que se convirtió en el emperador Francisco I de Austria), como un estado que abarcaba tierras dentro y fuera del Sacro Imperio Romano Germánico. Esta fue una reacción a la proclamación de Napoleón Bonaparte del Primer Imperio francés en 1804.

Austria y algunas partes del Sacro Imperio Romano Germánico comenzaron la campaña contra Francia y sus aliados alemanes durante la Tercera Coalición que llevó a la aplastante derrota de Austerlitz a principios de diciembre del 1805. En ese mismo mes, una tregua estaba en conversaciones.

Posteriormente, Francisco II aceptó el humillante Tratado de Presburgo (diciembre 1805), que en la práctica significó la disolución del milenario Sacro Imperio Romano Germánico, con una reorganización de los territorios perdidos de Alemania, con la huella de Napoleón, en un estado precursor de lo que se convertiría en la Alemania moderna. Estas posesiones nominalmente habían sido parte del Sacro Imperio Romano Germánico dentro de los límites actuales de Alemania; así como también tuvo de aceptar otras medidas de debilitamiento de Austria y de los Habsburgo. Ciertas posesiones austriacas en Alemania pasaron a Francia y a sus aliados, el rey de Baviera, el rey de Wurtemberg y el Elector de Baden. Las demandas de Austria en los estados alemanes se rechazaron sin excepción.

Una consecuencia que se produjo ocho meses después, el 6 de agosto de 1806, es que Francisco II disolvió el Sacro Imperio Romano Germánico, debido a la formación de la Confederación del Rin por Francia, ya que no quería que Napoleón fuera su sucesor. Esta acción fue reconocida por Jorge III del Reino Unido que también era el Elector de Hannover, que también había perdido sus territorios alemanes alrededor de Hannover, que habían pasado a Napoleón. La parte demandante inglesa fue resuelta con la creación del reino de Hannover, que se llevó a cabo por los herederos británicos hasta la ascensión de la reina Victoria, tras la cual se dividió entre la familia real británica y Hannover.

Aunque el cargo de emperador era electivo, la Casa de Habsburgo había mantenido el título desde 1440 (con una breve interrupción) y Austria fue el núcleo de sus territorios.

Después de que Austria fuese derrotada en la guerra austro-prusiana de 1866, y saliese de la Confederación de Alemania, el Imperio austríaco se transformó en el Imperio austrohúngaro para la transacción de 1867, que concedió al Reino de Hungría y en las tierras húngaras igualdad de condiciones con el resto de Austria en su conjunto.

Creación del Imperio austríaco[editar]

Francisco I de Austria.
La Corona Imperial, antigua propiedad de Rodolfo II.

Se llevaron a cabo cambios en la configuración de la naturaleza del Imperio austríaco durante las conferencias en Rastatt (1797-1799) y Ratisbona (1801-1803). El 24 de marzo de 1803, el retiro Imperial (en alemán: Reichsdeputationshauptschluss) fue declarado, este redujo considerablemente el número de territorios administrativos de 81 a 3 y de las ciudades imperiales de 51 a 6. Esta medida estaba destinada a sustituir la vieja constitución del Sacro Imperio Romano Germánico, pero la consecuencia real del Retiro Imperial fue el fin del Sacro Imperio. Teniendo en cuenta un cambio significativo, Francisco II creó el título de Emperador de Austria, y sus sucesores fueron abandonando el título de emperador del Sacro Imperio Romano Germánico a partir del 1806.

La caída y disolución del Imperio se vio acelerada por la intervención francesa, en septiembre de 1805. El 20 de octubre de 1805, un ejército austríaco encabezado por el general Karl Mack von Leiberich fue derrotado por los ejércitos franceses cerca de la ciudad de Ulm. La victoria francesa resultó en la captura de veinte mil soldados de Austria y de muchos cañones. El ejército de Napoleón obtuvo una nueva victoria en la batalla de Austerlitz, el 2 de diciembre de 1805. A la luz de estos acontecimientos, Francisco se vio obligado a negociar con los franceses del 4 de diciembre al 6 de diciembre de 1805. Estas negociaciones concluyeron con un armisticio el 6 de diciembre de 1805.

Las victorias francesas alentaron a gobernantes de ciertos territorios imperiales a hacer valer su independencia formal del Imperio. El 10 de diciembre de 1805, el príncipe elector de Baviera, que era duque, se proclamó rey, seguido por el duque-elector de Wurtemberg, el 11 de diciembre. Finalmente, el 12 de diciembre, al margrave de Baden se le dio el título de Gran Duque. Además, cada uno de estos nuevos países firmó un tratado con Francia y se convirtieron en sus aliados. El Tratado de Presburgo entre Francia y Austria, firmado en Presburgo (hoy Bratislava, Eslovaquia) el 26 de diciembre, amplió el territorio de los aliados alemanes de Napoleón, a costa de la derrotada Austria.

El 12 de julio de 1806, se estableció la Confederación del Rin, esta comprendía 16 países. Esta confederación, bajo la influencia francesa, puso fin al Sacro Imperio Romano Germánico. El 6 de agosto de 1806, incluso Francisco tuvo que reconocer el nuevo estado de cosas y proclamó la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico.

Cuando, el 11 de agosto de 1804, Francisco II asumió el título de primer emperador de Austria, el imperio se extendía desde la actual Italia a la actual Polonia y los Balcanes. La composición multinacional del Imperio se ilustra por el hecho que su población se componía de alemanes, checos, polacos, rumanos, húngaros, italianos, ucranianos, croatas, eslovacos, eslovenos, serbios y numerosas nacionalidades más pequeñas. El emperador de Austria no sólo gobernaba como tal, sino que también ostentaba el título de rey de Hungría, Bohemia, Croacia, Eslavonia y Dalmacia, y comandaba el ejército multinacional del Imperio, siendo su título Kaiserliche-Königliches Armée (Ejército Real Imperial). El Imperio tenía una estructura centralista, aunque se permitió cierto grado de autonomía a Hungría, que fue gobernado por su propia dieta, y el Tirol.

Período Biedermaier (1815-1848)[editar]

Klemens von Metternich

Klemens von Metternich se convirtió en ministro de Asuntos Exteriores en 1809. También ocupó el cargo de canciller del Estado a partir de 1821 hasta 1848, tanto en el reinado de Francisco I y de su hijo Fernando I. Bajo el control de Metternich, el Imperio austríaco entró en un período de censura y estado policial entre los años 1815 y 1848, conocido como el «Período Biedermaier» o «Período Vormärz». Este último término hace referencia al período anterior a la revolución de marzo de 1848. Metternich mantuvo una firme mano en resistir las libertades constitucionales exigidas por los liberales. Se gobernaba por la costumbre y decretos imperiales (Hofkanzleidekrete). Era conocido por sus fuertes puntos de vista conservadores y el enfoque en la política. Las políticas de Metternich estaban fuertemente en contra de la revolución y el liberalismo. En su opinión, el liberalismo era una forma de revolución legalizada. Metternich creía que la monarquía absoluta era el único sistema adecuado de gobierno. Esta noción influyó en su antirrevolucionaria política para asegurar la continuidad de la monarquía de los Habsburgo en Europa.

Bajo Metternich, revueltas nacionalistas en Austria, el norte de Italia y los estados alemanes fueron aplastadas por la fuerza. En casa, siguió una política similar para suprimir los ideales revolucionarios y liberales. Se emplearon los Decretos de Karlsbad de 1819, en los cuales se aplica estricta censura en la educación, la prensa y la expresión para reprimir conceptos revolucionarios y liberales. Metternich también utiliza una red de espionaje de amplio alcance para desalentar el malestar.

El ministro tuvo una amplia libertad en politica exterior bajo el reinado de Francisco I. Francisco murió en 1835. Esta fecha marca el declive de la influencia de Metternich en el Imperio austríaco. El Heredero de Francisco fue su hijo Fernando I, pero este sufría de una enfermedad mental que le impedía gobernar. La dirección del imperio austríaco se transfirió a un Consejo de estado que lo compone Metternich, el hermano de Francisco I, el archiduque Luis, y el conde Franz Anton Kolowrat, que más tarde se convirtió en el primer ministro-presidente del imperio austríaco. Las revoluciones de 1848 en el Imperio austríaco obligaron la renuncia de Metternich. Metternich es recordado por su éxito en mantener el statu quo y la influencia de los Habsburgo en los asuntos internacionales.

Los historiadores a menudo recuerdan la era Metternich como un período de estancamiento: El Imperio austríaco no luchó guerras exteriores, ni tampoco se somete a ninguna reforma interna radical. Sin embargo, también se considera como un período de crecimiento económico y de prosperidad en el Imperio austríaco. La población de Austria se elevó a 37,5 millones en 1843. La expansión urbana también se produjo y la población de Viena llegó a 400.000. Durante la era de Metternich, el Imperio austriaco también mantuvo una economía estable y alcanzó un presupuesto casi equilibrado, a pesar de tener un déficit importante después de las guerras napoleónicas.

Revoluciones de 1848[editar]

Barricada en Viena.

A partir de marzo de 1848 a noviembre de 1849, de forma simultánea al ciclo revolucionario europeo, iniciado en Francia y conocido historiográficamente como la revolución de 1848, El Imperio se vio amenazado por los movimientos revolucionarios, la mayoría de los cuales eran de carácter nacionalista. Además de eso, las corrientes liberales e incluso socialistas resistieron el conservadurismo de larga data del imperio.

Además de su condición ideológica liberal, que cuestionaba frontalmente los principios absolutistas del sistema político, la actividad revolucionaria tenía un fuerte carácter nacionalista, lo que era especialmente grave para un Estado multinacional, gobernado desde Viena pero compuesto por múltiples minorías étnicas en proceso de definición como naciones (alemanes, húngaros, rumanos, italianos, diferentes tipos de eslavos -polacos, checos, eslovacos, rutenos (ucranianos), eslovenos, croatas, bosnios, serbios-, etc.), cada una de ellas con distintas aspiraciones, incompatibles entre sí (autonomía, independencia o incluso imposición hegemónica sobre otras).

Revolución en el Reino de Hungría[editar]

Capitulación del ejército húngaro en Világos.

A diferencia de las otras, la revolución en Hungría llegó a convertirse en una guerra por la independencia húngara del Imperio austríaco. La Revolución comenzó el 15 de marzo de 1848 con eventos poco violentos en Pest y Buda, seguidos por insurrecciones a lo largo del reino, que permitieron a los reformistas húngaros declarar la autonomía de Hungría dentro del Imperio Habsburgo. No obstante, luego de que la revolución fuera sofocada y de que Francisco José I sucediera en el trono a su tío Fernando I como emperador, rehusó aceptar la independencia de Hungría. Durante la guerra civil subsecuente, los magiares junto con los revolucionarios extranjeros tuvieron que luchar contra el ejército austriaco, pero también contra los serbios, croatas, eslovacos y alemanes que habitaban territorios del Reino de Hungría, quienes poseían sus propias ideologías nacionales y estaban en contra de aceptar un dominio de los magiares.

Inicialmente, las fuerzas húngaras (Honvédség) consiguieron varias victorias contra el ejército austríaco (en la batalla de Pákozd en septiembre de 1848 y en la batalla de Isaszeg en abril de 1849), con lo cual Hungría declaró su total independencia de Austria en 1849. Debido al triunfo de la resistencia hacia la revolución, Francisco José I tuvo que pedir ayuda al zar de Rusia, Nicolás I, y el ejército ruso invadió Hungría dando lugar a antagonismos entre las partes húngaras y rusas. Después de que Viena fuera recuperada por las fuerzas imperiales, el General Windisch-Graetz y 70.000 soldados fueron enviados a Hungría para acabar con la última amenaza para el Imperio austriaco. Para fines de diciembre, el gobierno húngaro evacuó Pest.

Julius Jacob von Haynau, el jefe del ejército austriaco que sucedió en el gobierno de Hungría por pocos meses, ordenó la ejecución de los caudillos húngaros del ejército en Arad y del primer ministro Batthyány en Pest. De esta forma, sucedió el evento conocido como la ejecución de los 13 Mártires de Arad el 6 de octubre de 1849.

Los años de Bach[editar]

Alexander von Bach

Después de la muerte de Félix de Schwarzenberg en 1852, el Ministro del Interior Alexander von Bach dicta en gran medida la política en Austria y Hungría. Bach centraliza la autoridad administrativa en el Imperio austríaco, pero también recibe la aprobación de políticas reaccionarias que redujeron la libertad de prensa y el abandono de los juicios públicos. Más tarde representó la dirección absolutista (o Klerikalabsolutist), que culminó en el concordato del mes de agosto 1855 que dio a la Iglesia Católica Romana control sobre la educación y la vida familiar. Este período en la historia del Imperio austríaco se conocería como la era de neo-absolutismo o el absolutismo de Bach.

Durante este periodo las cárceles estaban llenas de presos políticos: por ejemplo durante su administración, el periodista y escritor nacionalista checo Karel Havlíček Borovský fue expatriado por la fuerza (1851-1855) a Brixen. Este exilio socavo la salud de Borovský y murió poco después. Este asunto ganó a Bach una muy mala reputación entre los checos que posteriormente llevó al fortalecimiento del movimiento nacional Checo.

Sin embargo sus puntos de vista ideológicos relajados (aparte de la de preservar la monarquía) condujo a un gran aumento en la década de 1850 de la libertad económica. Bajo su gobierno se suprimirán los derechos internos de aduanas, y los campesinos se emanciparon de sus obligaciones feudales.

En su calidad de líder de la Confederación Alemana, Austria participó en la Primera Guerra de Schleswig (1848 a 1850).

Después de 1859[editar]

La Constitución de 1861 creó una Cámara de los Lores (Herrenhaus) y una Cámara de Diputados (Abgeordnetenhaus). Pero la mayoría de las nacionalidades de la monarquía quedaron insatisfechas.

Después de la segunda guerra con Dinamarca en 1864, Holstein queda bajo administración austriaca, Schleswig y Lauenburg bajo la administración de Prusia. Pero las dificultades internas continuaron. Las dietas sustituyen a el parlamento en 17 provincias, los húngaros presionan por la autonomía, y Venecia se sentía atraída por la Italia unificada ahora.

Creación de la Monarquía Dual[editar]

El acuerdo surgió tras una serie de derrotas austríacas: contra Cerdeña en 1859 y Prusia e Italia en 1866 (Guerra Austro-Prusiana). Para fortalecer el debilitado imperio y ante las exigencias húngaras que reclamaban una mayor participación en los asuntos de Estado, Francisco José I tuvo una serie de reuniones con miembros de la nobleza de este país que tendrían como resultado la creación de un estado federal dual, donde Hungría sería un Reino que administraría el territorio histórico de la Corona de San Esteban de forma autónoma. En la práctica dos de las nacionalidades del estado, alemanes y magiares, se repartían el poder, aliándose los unos con los polacos y los otros con los croatas (a cambio de una amplia autonomía) para mantenerlo frente al resto. Los eslavos, que al principio presentaron un frente común contra el acuerdo, pronto se dividieron ante las concesiones de control de la Galicia y la rusofilia de los checos y eslavos del sur, ajena a los polacos.

El acuerdo fue en la práctica un pacto entre los nacionalistas magiares y la corona, aceptado por conveniencia por los alemanes y, en menor medida, por polacos y croatas. Los magiares obtuvieron el poder de influir en la política de la otra mitad del país y la ejercieron evitando, por ejemplo, una reforma federal.

De este modo nacería la doble monarquía o K.u.K. (kaiserlich und königlich, en alemán; Imperial y real, en castellano), conocido como el Imperio austrohúngaro, que mantendría el peso político de Austria hasta su derrota en la Primera Guerra Mundial en 1918.

Política interna[editar]

Desde de su creación como consecuencias de las guerras napoleónicas y la destrucción del antiguo imperio germánico, el imperio austriaco era una monarquía absolutista opuesta radicalmente a las ideas de la revolución francesa. El emperador Francisco, que era un convencido reaccionario, asentó su poder sobre medidas de represión policíaca y censura, para conjurar la amenaza del liberalismo. En esa tarea contó con la ayuda inestimable de Metternich, con quien llegó a identificarse plenamente en los años finales del reinado. Con el advenimiento del fin de las guerras napoleónicas y el inicio de la Europa de la restauración, Austria y los demás estados europeos mantendrán su firme actitud conservadora durante la grandes revoluciones liberales que habrá en la Europa del siglo XIX. La revolución de 1848 hizo tambalearse al imperio, con las ideas liberales y nacionales en confrontación contra el absolutismo centralista del país, en medio de estas revueltas cae el canciller Metternich,el cual se exilia y el emperador Fernando I de Austria no tardaría en abdicar.

Tras esto el príncipe Schwarzenberg clausuró la Dieta Constituyente, instauró la dictadura y convenció a Fernando para que abdicara (2 de diciembre de 1848) en favor de Francisco José, que de este modo fue proclamado emperador a los 18 años de edad. Tras un período de reacción contrarrevolucionaria la constitución absolutista fue abolida en 1851. Se impuso una burocracia centralista y se cedió ante la Santa Sede la jurisdicción sobre las leyes civiles (especialmente las matrimoniales) y educativas, que a partir de entonces pasaron a estar controladas por la Iglesia católica. La insuficiencia de los ingresos dio al traste con la política arancelaria, obligando al gobierno a subirlos para poder mantener el equilibrio presupuestario, lo cual supuso la oposición de los liberales. Durante el reinado de Francisco José se instaurara el Ausgleich o compromiso de febrero de 1867, Austria y Hungría se convertían en dos entidades con gobiernos y dietas propios, unidas bajo una misma monarquía.

Monarcas[editar]

La familia reinante en Austria era la casa de Habsburgo.

Emperadores de Austria
Imagen Nombre Reinado Notas
Kaiser Franz I von Österreich in Feldmarschallsuniform c1820.jpg Francisco I 1804-1835 En 1804, para mantener su título imperial elevó a Austria de la categoría de archiducado a la de imperio.
Ferdinand I emperor of Austria.jpg Fernando I 1835-1848 Hijo del anterior, padeció de debilidad mental. Durante las revoluciones de 1848 se le obligó a abdicar.
Carl Lemmermayer Franz Joseph I 1856.jpg Francisco José I de Austria 1848-1916 Sobrino del anterior. Durante su reinado se formara la monarquia dual dando paso al Imperio austrohúngaro, del cual sera gobernante hasta 1916.
Estandarte del Emperador (1815-Finales del siglo XIX)

La política exterior[editar]

Guerras Napoleónicas[editar]

El victorioso archiduque Carlos de Austria durante la batalla de Aspern-Essling (21 de mayo al 22 de mayo de 1809). Obra de Johann Peter Krafft
Declaración de la victoria después de la batalla de Leipzig, 1813.

Entre los años 1804-1815 la política exterior de Austria fue determinada de manera significativa por las Guerras Napoleónicas. Después de que Prusia firmara un tratado de paz con Francia el 5 de abril de 1795, Austria se vio obligada a llevar la carga principal de la guerra contra la República Francesa durante casi diez años. Esta situación llevó a una distorsión de la economía austríaca que contribuyó a que los austríacos vieran esta guerra de una manera altamente impopular. En cuanto al estado de ánimo mencionado, el emperador Francisco II se negó a participar en la siguiente guerra contra la Francia napoleónica durante mucho tiempo. Por otra parte, Francisco II no abandonó la posibilidad de vengarse de Francia y por lo tanto entró en un acuerdo secreto militar con el Imperio ruso, en noviembre de 1804. Este convenio fue para asegurar la cooperación mutua entre Austria y Rusia en el caso de una nueva guerra contra Francia.

Una aparente falta de voluntad de Austria para unirse a la Tercera Coalición fue superada por los subsidios británicos. Una derrota decisiva en la batalla de Austerlitz puso fin a la presencia austriaca en la Tercera Coalición. Aunque el presupuesto de Austria sufrió por los gastos de la guerra y su posición internacional se debilitó considerablemente, el humillante Tratado de Presburgo dio tiempo para fortalecer el ejército y la economía. Por otra parte, un ambicioso archiduque Carlos, junto con Johann Philipp von Stadion, llevaron a cabo una nueva guerra contra Francia.

El Archiduque Carlos de Austria ejerció como jefe del Consejo de Guerra y comandante en jefe del Ejército austríaco; dotado de las competencias ampliadas, reformó el ejército austriaco en la preparación para otra guerra. Johann Philipp von Stadion, el ministro de Relaciones Exteriores, personalmente odiaba a Napoleón, debido a la experiencia personal de la confiscación de sus posesiones en Francia. Además, la tercera esposa de Francisco II, María Luisa de Austria-Este, estuvo de acuerdo con los esfuerzos de iniciar una nueva guerra. La derrota del ejército francés en la batalla de Bailén en España el 27 de julio de 1808 desencadenó la guerra. El 9 de abril de 1809, un ejército austríaco de 170.000 hombres atacó Baviera.

A pesar de las derrotas militares, especialmente de alta magnitud, como las pérdidas en las batallas de Marengo, Ulm, Austerlitz y Wagram, y por tanto la pérdida de territorio a lo largo de la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas (el Tratado de Campo Formio en 1797, Presburgo en 1806, y de Schönbrunn en 1809), Austria jugó un papel decisivo en el derrocamiento de Napoleón en las campañas de 1813-1814.

En el último periodo de las Guerras Napoleónicas Metternich desempeñó un alto grado de influencia sobre la política exterior en el Imperio austríaco, una cuestión nominalmente decidida por el emperador. Metternich inicialmente apoyó una alianza con Francia, la organización de la boda entre Napoleón y la hija de Francisco II, María Luisa, pero para la campaña de 1812, se había dado cuenta de la inevitabilidad de la caída de Napoleón y se llevó a Austria a la guerra contra Francia. La influencia de Metternich en el Congreso de Viena fue notable, aunque no se convirtió en un estadista de primera clase en Europa, sino el virtual gobernante del Imperio hasta 1848, el año de las revoluciones, y el surgimiento del liberalismo, que provocaron su caída política.

Unificación de Italia[editar]

Batalla de Solferino.

Tras el congreso de Viena, el Imperio austríaco se anexionó Lombardía y el Véneto y además colocó a príncipes austríacos en el trono de Parma, Módena y Toscana. El Reino de Piamonte deseaba expulsar a los austríacos y unificar Italia bajo la casa de Saboya. A esto se suman las revoluciones liberales que planeaban crear una Italia unida. En cualquier caso, el proceso fue encauzado finalmente por la casa de Saboya, reinante en el Piamonte (destacadamente por el primer ministro conde de Cavour), en perjuicio de otras intervenciones «republicanas» de personajes notables (Mazzini, Garibaldi) a lo largo de complicadas vicisitudes ligadas al equilibrio europeo (intervenciones de Francia y el Imperio de Austria), que culminaron con la incorporación del último reducto de los Estados Pontificios en 1870.

Después de una serie de guerras el Piamonte con ayuda francesa logra expulsar a los austriacos del norte de Italia y completar la ansiada unidad. Sin embargo todavía quedarían cosas pendientes, el nuevo Reino de Italia continuó la reivindicación de territorios fronterizos, con el Imperio austrohúngaro (Trieste/Istria/Dalmacia y el Trentino), que se solventaron parcialmente en 1919 tras la Primera Guerra Mundial.

Unificación Alemana[editar]

Batalla de Sadowa o de Königgrätz.

Con la creación de la Confederación Germánica, Austria trato de mantener su supremacía en los estados Alemanes. Al igual que en el caso de Italia en Alemania crecía el movimiento nacionalista que abogaba por la unión de los diferentes estados en una sola nación. La Revolución de 1848 lo demuestra.

Metternich consideraba que el nacionalismo alemán no solo podía repudiar el dominio austríaco sobre la Confederación, sino también estimular el sentimiento nacionalista dentro del mismo Imperio austriaco. En un Estado políglota multinacional, en el que eslavos y magiares superaban en número a los alemanes, la perspectiva de un creciente sentimiento nacionalista de checos, eslovacos, húngaros, polacos, serbios y croatas, junto con el creciente liberalismo entre la clase media, era ciertamente espeluznante.

Sin embargo el Reino de Prusia quería la unificación bajo su predominio, por lo que después de la Guerra austro-prusiana, Austria es expulsada y se forma la Kleindeutschland o pequeña Alemania.

Territorios del Imperio austríaco[editar]

Economía[editar]

La economía del imperio austríaco se basa en el comercio que fluía a lo largo del Danubio, en la floreciente agricultura de las llanuras húngaras, el valle del Po y el valle del Danubio, y las principales industrias que se concentran en su mayor parte en las grandes ciudades. La agricultura seguía siendo la principal actividad de todo el Imperio, y fue la columna vertebral de la que dependía el suministro del ejército. Las zonas agrícolas más grandes del estado de los Habsburgo estaban en el valle del Danubio y la gran llanura húngara. En las montañas y las colinas se practicaba la ganadería y el pastoreo, por parte de los locales.

En las zonas occidentales del imperio, los primeros signos de un crecimiento económico moderno pueden ser identificados a partir de la segunda mitad del siglo XVIII: en Austria y Bohemia hubo una fuerte industria textil con las labores de trabajo en los domicilios (lino y lana, y desde 1763 embriones de la industria del algodón); hubo asentamientos siderúrgicos y manufactureros y fábricas para la producción de vidrio y papel. Los primeros intentos de mecanización, se concentraron en el sector textil y en la industria siderúrgica, datan de entre 1830 y 1847.

El Danubio era y todavía es uno de los activos económicos más importantes de Austria; el Imperio austríaco controlaba casi la totalidad, y esto hizo posible un tráfico de comercio fluvial próspero. Desde el Danubio se hizo un comercio con los principados alemanes, Suiza y los estados de los Balcanes, que luego fueron fuertemente influenciados por el Imperio. Aunque en una escala más pequeña, había un comercio floreciente que fluía a lo largo de las principales arterias del Danubio.

La industrialización del Imperio de los Habsburgo se puede describir como un proceso "laborioso": la presencia de numerosos obstáculos naturales e institucionales que requieren un esfuerzo adicional y ralentizo el tiempo de desarrollo. Hasta la construcción de la red ferroviaria (1840-1850), el transporte terrestre, dada la naturaleza del país predominantemente montañoso, era caro y las redes fluviales eran inexistente en las regiones montañosas. La red de canales se reducen al curso del Danubio y otros ríos principales (Drava, el Tisza...) que conducen hacia el sur y el este, en dirección opuesta a los mercados y centros industriales.

Donde el Estado tuvo más éxito fue en la construcción de la red ferroviaria (144 km en 1850, 6112 en 1870 y 22981 en 1913): esto además de generar un considerable influjo, favoreció la división geográfica del trabajo dentro del Imperio. En 1810 se abrió un ferrocarril tirado por caballos (22 km) en Estiria para el transporte de hierro. En 1832 se abrió una vía férrea, también de caballos, entre Linz y Ceske Budejovice (Budweis), con una longitud de 128,8 kilómetros, fue el primer ferrocarril interurbano en Europa. La primera sección de la vía férrea entre Viena y Cracovia (Kaiser Ferdinands Wien) se abrió en 1837. En 1854 Austria disponía ya de 2000 km de vías férreas de las que un 70 % eran propiedad del Estado. Después de 1854, debido a la crisis financiera del Imperio, la parte austríaca de los ferrocarriles fueron vendidos a precios de ganga, especialmente a inversores franceses. Desde 1854 hasta 1879 la iniciativa privada se ocupó de la construcción de nuevas vías.

Situación en Hungría[editar]

Hasta la revolución de 1848 los únicos propietarios de la tierra eran los nobles.[2] La reforma agraria de 1852-1853 por parte de la corona trató de crear una nueva clase social de campesinos propietarios en la que apoyarse frente a la nobleza magiar.[3] La reforma fue, sin embargo, un fracaso.[3] Las nuevas posesiones eran, en general, demasiado pequeñas para sustentar al campesinado que, sin experiencia en el mercado, sin crédito accesible y debido a la depresión agrícola de finales del siglo XIX se vio abocada a vender sus propiedades a los terratenientes y volver a una situación de dependencia muy similar a la anterior a la reforma.[3]

Moneda[editar]

El gulden o florín era la moneda del Imperio austriaco entre 1754 y 1892. El nombre gulden fue impreso en los billetes de banco de Austria en alemán, mientras que las monedas fueron acuñadas utilizando el término florin. El nombre de florín se utilizó en monedas y billetes de banco en húngaro.

Véase también[editar]

Historia de Austria
Babenberg
Habsburgo
Sacro Imperio Romano Germánico
Imperio austríaco
Imperio Austrohúngaro
Austria Alemana
I República
Austrofascismo
Anschluss y Ostmark
Austria ocupada
II República
Cronologías
Imperio austrohúngaro

Referencias[editar]

  1. «Los nuevos Estados y el Sacro Imperio». Deutsche Welle 28.08.2006. 2006. Consultado el 7 de octubre de 2007. 
  2. Macartney, p. 578
  3. a b c Macartney, p. 579

Bibliografía[editar]

  • Lalor, John J. (Ed.), 1881. Encyclopædia of Political Science, Political Economy, and the Political History of the United States by the Best American and European Writers. New York: Maynard, Merrill, and Co.
  • Manfred, Albert M., 1973. Napoleon Bonaparte. Prague, Czech Republic: Svoboda.
  • Skřivan, Aleš, 1999. European Politics 1648–1914 [Evropská politika 1648-1914]. Prague, Czech Republic: Aleš Skřivan.

Enlaces externos[editar]