Reino de Baviera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Königreich Bayern
Reino de Baviera

Fahne Kurbayern.gif
Banner of the Holy Roman Emperor (after 1400).svg
Wappen Kurpfalz.svg

1806-1918

Flag of Bavaria (striped).svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Heil unserm König, Heil!
Ubicación de Reino de Baviera
Ubicación del Reino de Baviera (verde) dentro de la Confederación Alemana (gris oscuro).
Capital Múnich
Idioma oficial Alemán estándar
Otros idiomas Bávaro, Suabo, Franconio oriental
Gobierno Monarquía
Rey
 • 1806-1825 Maximiliano I
 • 1825-1848 Luis I
 • 1848-1864 Maximiliano II
 • 1864-1886 Luis II
 • 1886-1913 Otón I
 • 1913-1918 Luis III
Historia
 • Creación 1 de enero de 1806
 • Disolución 7 de noviembre de 1918
Superficie
 • 1900 75 865 km²
Población
 • 1900 est. 6 176 057 
     Densidad 81,4 hab./km²
 • 1910 est. 6 524 372 
Moneda Gulden bávaro (1806-1873)
Marco de oro alemán (1873-1914)
Papiermark (1914-1918)
Miembro de: Confederación del Rin (1806-1813)
Confederación Germánica (1815-1866)
Imperio alemán (1871-1918)

El Reino de Baviera (en alemán: Königreich Bayern) fue un estado que existió desde 1806 hasta 1918. El elector Maximiliano I José, de la casa de Wittelsbach se convirtió en el primer rey de Baviera en 1806. El trono le pertenercería a su familia hasta la disolución del reino tras la Primera Guerra Mundial.

Muchos de los límites modernos de Baviera fueron trazados luego de 1814 con la firma del Tratado de París, en la que Baviera le cedía el Tirol y Voralberg al Imperio austríaco, en tanto que recibía Aschaffenburg y partes de Hesse-Darmstadt. Como parte del Imperio alemán, el reino era superado en tamaño sólo por Prusia.

Desde la unificación alemana en 1871, Baviera ha seguido siendo parte de Alemania hasta el día de hoy.

Historia[editar]

Reinado de Maximiliano I[editar]

En la guerra de 1805, de acuerdo con un tratado de alianza firmado en Wurzburgo el 23 de septiembre, las tropas bávaras, por primera vez desde los días de Carlos VII, lucharon al lado de los franceses y por el tratado de Pressburg, firmado el 26 de diciembre, el principado de Eichstädt, el Marquesado de Burgau, el señorío de Vorarlberg, los condados de Hohenems y Königsegg-Rothenfels, los señoríos de Argén y de Tettnang y la ciudad de Lindau con su territorio debían ser agregados a Baviera. Por una parte Wurzburgo, obtenido en 1803, debía ser cedido por Baviera al elector de Salzburgo a cambio del Tirol. Por el 1º artículo del tratado el Emperador reconoció la asunción del elector del título de Rey como Maximiliano I de Baviera. El precio que Maximiliano tenía renuente pagar esta accesión de la dignidad era la unión de su hija Augusta con Eugène de Beauharnais. El 15 de marzo de 1806 él cedió el ducado de Berg[cita requerida] a Napoleón Bonaparte.

Para la constitución interna de Baviera también la alianza francesa tenía consecuencias significativas. Maximiliano I de Baviera era un Déspota ilustrado del tipo del siglo XVIII, cuyos principios tolerantes habían ofendido ya penosamente a sus temas administrativos y, en 1803, había discutido con la grupa de los viejos estados la cuestión de reformas. Pero los cambios revolucionarios introducidos por la constitución proclamada el 1º de mayo de 1808 eran debido a la influencia directa de Napoleón. Un barrido limpio fue hecho de la clase política medieval que sobrevivía en las dietas y los gremios locales soñolientos. En lugar del viejo sistema de privilegios y de exenciones estaban la igualdad ante la ley, la responsabilidad universal a los impuestos, la abolición de la servidumbre, la seguridad de la persona y la propiedad, libertad de conciencia y libertad de prensa. Crearon en el papel, basado en una licencia estrecha y con energías muy limitadas, pero nunca fueron convocadas a una asamblea representativa.

Rey Maximiliano I de Baviera.

En 1809 Baviera fue dedicada otra vez a la guerra con Austria en el lado de Francia. Los Tiroleses se sublevaron contra la autoridad bávara y tenido éxito tres veces en la derrota de las tropas bávaras y francesas que intentan volver a tomar el país. Austria perdió la guerra de la Quinta Coalición contra Francia y consiguió incluso términos más ásperos en el tratado de Schönbrunn en 1809. Glorificado a menudo como ejecutaron al héroe nacional de Tirol, Andreas Hofer, el líder de la sublevación, en 1810 en Mantua, perdiendo una tercera y final batalla contra las fuerzas francesas y bávaras. Por el tratado firmado en París el 28 de febrero de 1810 el Tirol del Sur fue cedido por Baviera al Reino de Italia (1805-1814) y algunos pequeños distritos a Württemberg, recibiendo como piezas de la remuneración de Salzburgo, el Innviertel y el Hausruck y los principados de Bayreuth y de Ratisbona. La política de Montgelas había sido hasta ahora brillantemente acertada; pero la estrella de Napoleón ahora había alcanzado su cenit y el oportunista astuto había observado ya las muestras del cambio que venía.

Los acontecimientos de 1812 continuaron; en 1813 Baviera fue convocada para ensamblar la alianza contra Napoleón Bonaparte, la demanda era apasionadamente movida hacia atrás por el Príncipe heredero Luis y por el Mariscal Wrede; el 8 de octubre fue firmado el tratado de Ried, por el cual Baviera se unió con los aliados. Montgelas anunció al embajador francés que le habían obligado temporalmente que arqueara antes de la tormenta, agregando "Baviera tiene necesidad de Francia".

Entre 1799 y 1817 la cuenta principal del ministro Montgelas siguió una política terminante de modernización y puso las fundaciones de las estructuras administrativas que sobrevivieron incluso la monarquía y es (en su base) válida hasta hoy. El 1 de febrero de 1817, Montgelas había sido despedido; y Baviera había entrado en una nueva era de reforma constitucional.

El 26 de mayo de 1818, la constitución del Reino de Baviera fue proclamada. El Parlamento tendría dos cámaras, una cámara superior que abarca la aristocracia y a los nobles, incluyendo los terratenientes, los oficiales del gobierno y los candidatos hereditarios de clase superior de la corona. La segunda cámara incluía los representantes de pequeños terratenientes, de las ciudades y de los campesinos. Los derechos de los protestantes fueron salvaguardados en la constitución con los artículos que apoyaban la igualdad de todas las religiones, a pesar de la oposición por los partidarios de la Iglesia Católica Romana. La constitución inicial casi probó desastroso para la monarquía, con controversias tales como el ejército que tenía que jurar lealtad a la nueva constitución. La monarquía apeló al Reino de Prusia y el Imperio Austriaco para el consejo, los dos rechazaron tomar medidas en favor de Baviera pero el desastre disminuyó y el estado estabilizado con el ascenso de Luis I de Baviera al trono que seguía a la muerte de Maximiliano I de Baviera en 1825.

Reinado de Luis I[editar]

Luis I, Rey de Baviera.

En 1825, Luis I de Baviera ascendió al trono. En su reinado, las artes prosperaron y el rey personalmente ordenó y asistió financieramente la creación de muchos edificios neoclásicos. Luis también aumentó el paso de Baviera hacia la industrialización bajo su reinado. En asuntos exteriores bajo el reinado de Luis, Baviera apoyó a los griegos durante la Guerra de independencia griega con su segundo hijo, Otón I de Grecia que era elegido Rey de Grecia en 1832. En cuanto a política, las reformas iniciales abogadas por Luis eran liberales y reformistas. Sin embargo, después de la Revolución de 1830, Luis dio vuelta a la reacción conservadora. En 1837, los católicos apoyaron al movimiento clerical, los Ultramontanos, que tomó el poder en el parlamento bávaro y comenzó una campaña de reforma a la constitución, que quitó los derechos civiles que habían sido concedidas anteriormente a los protestantes, así como hacer cumplir censura y la prohibición de la discusión libre de la política interna. Este régimen tuvo breve duración debido a la demanda por los Ultramontanos de la expulsión de la amante irlandesa de Luis, que era resistida por Luis, y los Ultramontanos fueron expulsados.

Reinado de Maximiliano II[editar]

Después de la Revolución de 1848 y la caída de popularidad de Luis, éste abdicó del trono para evitar un golpe potencial y permitió que su hijo, Maximiliano II de Baviera lo ocupara. Maximiliano II respondió a las demandas del pueblo para un Estado alemán unido atendiendo a la Asamblea de Fráncfort, que propuso crear tal Estado. Pero cuando Maximialiano II rechazó la Constitución de Francfort de 1849, una insurrección en el Palatinado Bávaro liderado por Joseph Martin Reichard fue reprimido con el apoyo de las fuerzas prusianas. Sin embargo, Maximiliano II se colocó junto al aliado de Baviera, el Imperio austriaco, en oposición al enemigo de Austria, el Reino de Prusia, estado destinado a recibir la corona imperial de una Alemania unida. Esta oposición fue sentida por muchos ciudadanos bávaros, quienes querían una Alemania unida, pero al final Prusia declinó aceptar la corona y la constitución de un estado alemán, pues percibían que era muy liberal y no acorde a los intereses de Prusia.

A raíz del fracaso de la Asamblea de Fráncfort, Prusia y Austria continuaron debatiendo acerca de cuál monarquía tendría el derecho inherente de gobernar Alemania. Una disputa entre Austria y el príncipe elector de Hesse-Cassel fue usada por Austria y sus aliados, entre ellos Baviera, para promover el aislamiento de Prusia en los asuntos políticos alemanes. Este insulto diplomático casi desemboca en una guerra cuando Austria, Baviera y sus aliados movieron sus tropas a través de Baviera en dirección a Hesse-Cassel en 1850. No obstante el ejército prusiano se volvió atrás y terminó por aceptar el liderazgo dual. Este evento fue conocido como el Tratado de Olmütz, pero también conocido como la "Humillación de Olmütz" por Prusia. Este suceso fortaleció la alianza del Reino de Baviera con Austria en contra de Prusia. Cuando el proyecto para unificar las potencias medianas alemanas bajo liderazgo bávaro en contra de Prusia y Austria (el llamado Trias) fracasó, el ministro-presidente Karl von der Pfordten renunció en 1859. Los intentos de Prusia de reorganizar la Confederación Germánica fueron resistidos por Austria y Baviera, con Baviera tomando parte en las discusiones con Austria y sus otros aliados en 1863, en Fráncfort, sin la asistencia de Prusia y sus aliados.

Guerra Austro-Prusiana[editar]

En 1864, Maximiliano II murió prematuramente, y su hijo de dieciocho años, Luis II, se convirtió en rey de Baviera, mientras que la tensión entre Austria y Prusia crecía continuamente. El ministro-presidente de Prusia, Otto von Bismarck reconoció la inminente probabilidad de guerra, tratando de mantener a Baviera neutral en el conflicto. Luis II rechazó la oferta de Bismarck y continuó la alianza austro-bávara. En 1866, la violencia erupcionó y la Guerra Austro-Prusiana empezó. Baviera y la mayoría de los estados del sur de Alemania, con la excepción de Austria y Sajonia, contribuyeron mucho menos en la guerra contra Prusia.

La Batalla de Langensalza se libró el 27 de junio de 1866 cerca de Bad Langensalza, entre el Reino de Hanóver y los prusianos. Los hanoverianos ganaron la batalla pero después fueron sitiados por un ejército prusiano más grande y reforzado, e, incapaces de comunicarse con sus aliados bávaros en el sur, se rindieron. Austria después claudicó tras su derrota en la Batalla de Sadowa (3 de julio de 1866) y fue aplastada por Prusia poco después. Los estados de la Confederación Germánica no pudieron ponerse de acuerdo en una acción de guerra uniforme con un mismo plan de batalla durante toda la guerra. Sus ejércitos fueron por tanto derrotados sucesivamente por Prusia, y también los bávaros en Bad Kissingen, Baja Franconia (10 de julio de 1866). El ejército bávaro bajo el mando del Príncipe Carlos Teodoro de Baviera fue finalmente vencido poco después en Uettingen (26 de julio de 1866). Finalmente Baviera cedió Gersfeld y Bad Orb a Prusia. Estos formaron parte de la provincia de Hesse-Nassau, que fue creada después de la guerra.

Austria fue humillada por la derrota y obligada a ceder el control y su esfera de influencia sobre los estados alemanes del sur. Baviera se salvó de los duros términos del acuerdo de paz. Sin embargo, desde su punto y de otros estados alemanes del sur, formó parte progresivamente de la esfera de influencia prusiana.

Luis II y el Imperio Alemán[editar]

Luis II de Baviera.

Con la derrota de Austria en la Guerra Austro-prusiana, los Estados alemanes del Norte quedaron unificados rápidamente en la Confederación Alemana del Norte, bajo el liderazgo del Rey de Prusia. Las inhibiciones en política internacional que anteriormente había tenido Baviera hacia Prusia cambiaron radicalmente, al igual que las de muchos de los Estados alemanes del sur, después de que el emperador francés Napoleón III comenzara a hablar de la necesidad de Francia de "compensación" de su pérdida en 1814, que incluía al Palatinado Bávaro como parte de sus demandas territoriales. Luis II de Baviera firmó una alianza con Prusia, en 1870, contra Francia, que fue vista por los alemanes como el enemigo más grande a una Alemania unida. Al mismo tiempo, Baviera aumentó sus lazos políticos, legales y comerciales con la Confederación Alemana del Norte. En 1870, la guerra estalló entre Francia y Prusia en la Guerra Franco-Prusiana de 1870. Enviaron el ejército bávaro bajo el mando del Príncipe heredero prusiano a luchar contra el ejército francés.

Con la derrota y humillación de Francia contra las fuerzas alemanas combinadas, fue Luis II de Baviera quién propuso que el rey Guillermo I de Prusia fuera proclamado emperador alemán o “Káiser" del Imperio Alemán ("Deutsches Reich") conocido como Segundo Reich que ocurrió en 1871 en Versailles. Los territorios del Imperio alemán fueron unificados bajo el cetro del Rey de Prusia, incluyendo los Estados de la Confederación Alemana del Norte y todos los Estados alemanes del sur, con la excepción principal de Austria. El Imperio también incluyó el territorio antes francés de la Alsacia-Lorena, que fue anexado en gran parte debido al deseo de Luis II de mover la frontera francesa lejos del Palatinado.

Una pintura de fotocromo de los años 1890 del Castillo de Neuschwanstein. Este castillo fue diseñado y construido durante el reinado de Luis II y es hoy la mayor atracción turística en Baviera.

La entrada de Baviera al Imperio Alemán cambió, de júbilo por la derrota de Francia a consternación poco después por la dirección sobre Alemania del nuevo Canciller alemán y Ministro-Presidente prusiano Otto von Bismarck. La delegación bávara dirigida por el Conde Otto von Bray-Steinburg había asegurado el estatus privilegiado del Reino de Baviera dentro del Imperio Alemán (Reservatrechte). Dentro del Imperio, el Reino de Baviera era incluso capaz de conservar su propio cuerpo diplomático y su propio ejército, el cual podría caer bajo mando prusiano solo en tiempos de guerra.

Después de la unificación de Baviera dentro de Alemania, Luis II se fue separando de los asuntos políticos del reino y gastó grandes cantidades de dinero en proyectos personales, como la construcción de castillos y palacios como de cuento de hadas, siendo el más famoso el wagneriano Castillo de Neuschwanstein. Pero Luis usó su propia riqueza personal para financiar aquellos proyectos en vez de fondos estatales, que lo sumió en un grave endeudamiento. Esas deudas causaron mucha preocupación a la élite política bávara, que buscó persuadir a Luis de terminar sus construcciones; él rechazó este pedido, por lo que las relaciones entre los ministros de gobierno y la corona se deterioraron.

Al final, en 1886, la crisis llegó a un punto: los ministros de Baviera destituyeron al rey, organizado una comisión médica para declararlo demente y, por tanto, incapaz de ejecutar sus poderes gubernamentales. Un día después de la destitución de Luis, el rey murió misteriosamente después de pedir al jefe siquiatra de la comisión una caminata con él a lo largo del lago de Starnberg (luego llamado lago Würm). Luis y su siquiatra fueron hallados muertos flotando en el lago. Una autopsia registró como causa de muerte el suicidio por ahogamiento, pero algunas fuentes declararon que no se había encontrado agua en los pulmones de Luis. Mientras esos hechos podrían ser explicados por ahogamiento seco, algunas teorías de conspiración de asesinato político circularon.

Regencia y reforma institucional[editar]

La corona pasó al hermano de Luis, Otón I. Sin embargo, Otón tenía un largo historial de enfermedades mentales, y había sido puesto bajo supervisión médica pocos meses antes. Los deberes del trono quedaron en manos de su tío, el Príncipe Leopoldo, quien empezó a servir como regente de Luis II unos días antes.

Príncipe Regente Leopoldo, Justizpalast (Munich)

Durante la regencia del Príncipe-Regente Leopoldo, desde 1886 a 1912, las relaciones entre bávaros y prusianos permanecieron frías, con los bávaros recordando la agenda anticatólica de Bismarck, el Kulturkampf, así como también el dominio estratégico de Prusia sobre el imperio. Baviera protestaba el dominio prusiano sobre Alemania y rechazó el nacimiento prusiano del emperador alemán de Guillermo II en 1900 al prohibir ondear ninguna bandera que no sea la bávara en público, pero esto fue modificado rápidamente después, permitiendo que la bandera imperial ondee al lado de la bandera bávara.

El Partido Patriótico Católico-Conservador fundado en 1868 se convirtió en el principal partido del Parlamento Regional Bávaro. En 1887 cambió su nombre a Centro Bávaro. En 1893 los socialdemócratas fueron elegidos al parlamento. Desde 1903 la educación universal fue también posible para las mujeres. En 1906 se llevó a cabo la liberalización del sufragio. Con Georg von Hertling, del Centro Bávaro, el Príncipe-Regente nombró por primera vez a una cabeza de gobierno con mayoría en el parlamento.

Los años de Leopoldo como regente fueron marcados por una tremenda actividad cultural y artística en Baviera y son conocidos como la Prinzregentenjahre ("Los Años del Príncipe-Regente"). En 1912 Leopoldo murió y su hijo, el Príncipe-Regente Luis, asumió la regencia. Para entonces se había hecho evidente durante mucho tiempo que Otón nunca estaría apto para reinar, y creció el sentimiento para que Luis se convierta en rey en vez de Otón. El 6 de noviembre, un año después de que el Landtag (Parlamento) aprobase una ley que le permitiera hacer esto, Luis culminó la regencia, depuso a Otón y se declaró Rey de Baviera como Luis III de Baviera.

Geografía, regiones administrativas y población[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]