Guerra de Crimea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de Crimea
Charge of the Light Brigade.jpg
Carga de la Brigada ligera en la batalla de Balaclava. Cuadro de Richard Caton Woodville, Jr.
Fecha Octubre de 1853- 30 de marzo de 1856
Lugar Principalmente en Crimea
Resultado Victoria aliada sobre el Imperio ruso. Tratado de París[1] [2]
Beligerantes
Bandera de Imperio británico Imperio británico

Bandera de Francia Segundo Imperio francés
Bandera otomana Imperio otomano

Bandera de Reino de Cerdeña Reino de Cerdeña
Bandera de Rusia Imperio ruso
Comandantes
Bandera de Francia Emperador Napoleón III

Bandera de Francia Jacques Leroy de Saint Arnaud
Bandera de Francia Certain de Canrobert
Bandera de Francia Aimable Pélissier
Bandera de Francia Achille Bazaine
Bandera de Francia Patrice de Mac Mahon
Bandera otomana Sultán Abdülmecit I
Bandera otomana Omar Pasha
Bandera otomana Iskender Pasha
Bandera otomana Abdülkerim Nadir Pasha
Bandera otomana György Kmety
Bandera de Imperio británico Reina Victoria
Bandera de Imperio británico Conde George
Bandera de Imperio británico Lord Palmerston
Bandera de Imperio británico Barón Raglan
Bandera de Imperio británico Sir James
Bandera de Imperio británico Sir William
Bandera de Reino de Cerdeña Rey Víctor Manuel II

Bandera de Reino de Cerdeña Marqués Alfonso
Bandera de Rusia Zar Nicolás I

Bandera de Rusia Zar Alejandro II
Bandera de Rusia Príncipe Aleksandr Ménshikov
Bandera de Rusia Almirante Najímov  
Bandera de Rusia Vasily Zavoyko
Bandera de Rusia Nikolái Muraviov-Amurski
Bandera de Rusia Yevfimi Putyatin
Bandera de Rusia Vladímir Istomin  
Bandera de Rusia Conde Yegor Tolstói

Bandera de Grecia Panos Koronaios
Fuerzas en combate
Total: 918,000

Bandera otomana 300,000 turcos
Bandera de Imperio británico 200,000 británicos
Bandera de Francia 400,000 franceses

Bandera de Reino de Cerdeña 18,000 sardos[3]
Total: 701,000

Bandera de Rusia 700,000 rusos[4]

Bandera de Grecia 1,000 griegos
Bajas
Total: 213,147 - 293,447 muertos[5]

Bandera otomana Imperio otomano
95,000[6] - 175,300 muertos
Bandera de Francia Segundo Imperio francés
95,000 muertos de los cuales:
~60,000 enfermos
20,000 heridos
10,240 en acción
Bandera de Imperio británico Imperio británico
21,097 muertos de los cuales:
~16,000 enfermos;
2,019 heridos;
2,755 en acción

Bandera de Reino de Cerdeña Reino de Cerdeña
2,050[7] muertos totales
Total de bajas: 400,000+[8] incluyendo:
143,000+ muertos
80,000+[9] [10] heridos
[editar datos en Wikidata]
Situación de las costas del mar Negro al comienzo de la guerra.

La guerra de Crimea fue un conflicto bélico entre el Imperio ruso, regido por la dinastía de los Románov, y la alianza del Reino Unido, el Segundo Imperio francés, el Imperio otomano (al que apoyaban para evitar su hundimiento y el excesivo crecimiento de Rusia) y el Reino de Cerdeña, que se desarrolló entre octubre de 1853 y febrero de 1856. La mayor parte del conflicto tuvo lugar en la península de Crimea, en el mar Negro.[11] [12] [13]

Antecedentes[editar]

En virtud de los tratados negociados durante el siglo XVIII, Francia ejercía la protección de los católicos en el Imperio otomano, mientras que el [[Imperio ruso] protegía a los cristianos ortodoxos. Durante varios años, los monjes católicos y ortodoxos se disputaron la posesión de la Basílica de la Natividad y la iglesia del Santo Sepulcro, en Palestina. Durante los años 1850 ambos lados hicieron demandas que el sultán no podía satisfacer simultáneamente. En 1853, el sultán se inclinó a favor de Francia, a pesar de las vehementes protestas de los monjes ortodoxos locales. El zar ruso, Nicolás I, envió a un diplomático, el príncipe Ménshikov, en una misión especial al gobierno turco. Por tratados previos, el sultán Abd-ul-Mejid I estaba comprometido a «defender la religión y la Iglesia cristiana», pero Ménshikov intentó negociar un nuevo tratado, por el cual Rusia podría intervenir cuando considerara inadecuada la protección del sultán.

Al mismo tiempo, el gobierno británico envió un emisario, quien se enteró al llegar de las demandas de Ménshikov. Mediante la diplomacia, lord Starford convenció al Sultán de que rechazara el tratado, el cual comprometía la independencia de los turcos. Poco después de informarse del fracaso de su negociador, el zar mandó a su ejército a Moldavia y a Valaquia, territorios otomanos en los que Rusia se consideraba guardiana de la Iglesia ortodoxa rusa, tomando como excusa la falta de soluciones por parte del sultán para proteger los lugares sagrados. Nicolás I creyó que las potencias europeas no se opondrían a la anexión realizada, especialmente porque Rusia había ayudado a sofocar las Revoluciones de 1848. Hasta aquí los motivos considerados oficiales.

No obstante, las motivaciones reales de esta guerra fueron, como en cualquier otra guerra de la Edad Moderna, geoestratégicas y económicas. El Imperio ruso no tenía acceso naval al mar Mediterráneo sin permiso del Imperio otomano, que controlaba los estrechos del Bósforo y de los Dardanelos. Desde tiempos de Pedro el Grande, Rusia buscaba la salida al mar. Con Pedro I los rusos habían accedido al mar Báltico, a costa de los suecos, y con Catalina II al mar Negro, a costa de los turcos. En ambos mares los rusos habían proyectado una indiscutible hegemonía naval. Ahora Rusia había puesto sus ojos en el Mediterráneo, lo cual no fue del agrado de Francia y del Reino Unido, que mantenían importantes intereses vinculados al dominio naval, como por ejemplo la conexión con las colonias africanas y de Oriente Medio.

Cuando el zar envió sus tropas a Moldavia y Valaquia, el Reino Unido buscó proteger la seguridad de su aliado el Imperio otomano: Mandó una flota hacia los Dardanelos, donde se le unió una flota francesa. Mientras tanto, las potencias europeas esperaban una solución diplomática. Los representantes de las cuatro grandes potencias neutrales –Reino Unido, Francia, Austria y Prusia– se reunieron en Viena, donde elaboraron una propuesta que suponían aceptable para el Imperio ruso y el Imperio otomano. La propuesta contaba con el apoyo del zar Nicolás I, pero fue rechazada por el sultán Abd-ul-Mejid I, quien sintió que el modo de redactarse el documento le permitía diferentes interpretaciones. El Reino Unido, Francia y Austria habían propuesto conjuntamente modificaciones para satisfacer al sultán, pero sus sugerencias fueron ignoradas en la corte de San Petersburgo. El Reino Unido y Francia abandonaron la idea de continuar negociando, aunque Austria y Prusia no creían que el rechazo justificara cesar las negociaciones.

Desarrollo[editar]

Combate entre tropas francesas y rusas durante el asedio de Sebastopol.

El sultán se dirigió a la guerra; sus ejércitos atacaron a las tropas rusas cerca del Danubio. Nicolás I respondió enviando naves de guerra, que destruyeron la flota otomana en la batalla de Sinope, en el puerto homónimo, el 30 de noviembre de 1853. Con ello los rusos pudieron desembarcar y abastecer a su ejército en las costas turcas sin ningún problema. La destrucción de la flota turca y la amenaza de una expansión rusa alarmaron definitivamente a Francia y al Reino Unido, quienes acudieron en defensa del Imperio otomano. En 1854, Rusia ignoró el ultimátum anglo- francés para retirarse del Danubio, por lo cual el Reino Unido y Francia le declararon la guerra.

Nicolás I supuso que Austria estaría de su lado o, al menos, sería neutral para corresponder a la ayuda prestada durante las revoluciones de 1848. Sin embargo, Austria se vio amenazada por las tropas rusas en los Principados del Danubio. Cuando el Reino Unido y Francia reclamaron a Rusia que retirase sus tropas de los Principados, Austria los apoyó y, a pesar de que no declaró inmediatamente la guerra a Rusia, se negó a manifestarse neutral. Por ello, Rusia aceptó ante una nueva demanda de Austria para la retirada de las tropas en el verano de 1854.

El 10 de abril de 1854 la flota franco-británica bombardeó Odesa e intentó hacer un desembarco, sin éxito.

El 25 de octubre de 1854 tuvo lugar la famosa batalla de Balaclava, de resultado indeciso; días después, los ejércitos aliados empezaban el sitio de Sebastopol. El 5 de noviembre se libró la decisiva batalla de Inkermán, que terminó con una grave derrota rusa.

El 9 de septiembre de 1855, Sebastopol cayó en manos de las tropas franco-británicas, después de 11 meses de asedio. Tras esta derrota, Rusia se vio forzada a pedir la paz.

El 30 de marzo de 1856 el Tratado de París que puso fin al conflicto.[14]

Consecuencias[editar]

  1. Fin del espíritu del Congreso de Viena: las potencias europeas dejan de actuar conjuntamente contra el liberalismo y se concentran en sus propias ambiciones territoriales.
  2. Ruptura de las relaciones amistosas que había entre las grandes potencias, ya que Austria y Prusia dejan su alianza con el Imperio ruso. A mediano plazo, la ruptura entre los Imperios ruso y austriaco, llevaría a que Prusia pudiese declarar la guerra al Imperio austriaco sin preocuparse por Rusia, para así lograr su liderazgo absoluto en Alemania una década después.
  3. Desaparición de la hegemonía entre las potencias: Rusia pierde su papel de «gendarme de Europa» ante la grave derrota de sus tropas. El desarrollo industrial determina la capacidad militar y ello asegura la primacía de Gran Bretaña y Francia.
  4. Supervivencia artificial del Imperio otomano, que se sostendrá sujeto a las presiones de las grandes potencias europeas, en especial Alemania después de la unificación (Cuestión de Oriente), perdiendo gradualmente territorios.
  5. «Balcanización de los Balcanes». Significa que los conflictos que se originan después de la guerra surgirán por reivindicaciones de los pueblos balcánicos, a los que se incorporarán las demás potencias europeas según sus intereses.

Aparece como novedad en esta guerra la participación de corresponsales de guerra que informan a la sociedad sobre lo que acontecía en los enfrentamientos. Fue la primera guerra europea registrada extensivamente de modo fotográfico. La guerra terminó en 1856 con el Congreso de París, de donde salió un gobierno conjunto y relativamente autónomo para el Principado de Moldavia y Valaquia; Rusia renunció a la protección directa de los cristianos ortodoxos que vivían en el Imperio otomano y se estableció la neutralidad del mar Negro (prohibición de mantener en esa zona navíos de guerra). Se calcula que durante el conflicto murieron más de 250 000 combatientes y 750 000 civiles.

Batallas principales de la guerra de Crimea[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Temperley, Harold. The Treaty of Paris of 1856 and Its Execution.'The Journal of Modern History, 4, no. 3, 1932.
  2. Pearce, Robert. The Results of the Crimean War.'History Review, 70, 2011.
  3. Ricordo della Spedizione Sarda p. 39. Obtenido de Sardegna Digital Library.
  4. Военная Энциклопедия, М., Воениздат 1999, т.4, стр.315
  5. Napoleon III, Pierre Milza, Perrin edition, 2004. Archivado
  6. The War Chronicles: From Flintlocks to Machine Guns: A Global Reference of ... , Joseph Cummins, 2009, p. 100
  7. John Sweetman, Crimean War, Essential Histories 2, Osprey Publishing, 2001, ISBN 1-84176-186-9, p. 89
  8. Gouttman 1995, p. 479.
  9. Mara Kozelsky, "The Crimean War, 1853–56." Kritika: Explorations in Russian and Eurasian History 13.4 (2012): 903–917 online
  10. Zayonchkovski, Andréi Medárdovich (2002) [año original sin especificar]. Восточная Война 1853-1856 [Eastern War 1853-1856] (en ruso). (Autor ruso: Андре́й Меда́рдович Зайончко́вский). San Petesburgo, Rusia: Полигон [Polygon]. ISBN 5891731584. OCLC 701418742. Obtenido el 25 de enero de 2015.
  11. «Guerra de Crimea». Consultado el 30 de marzo de 2014. 
  12. Jorge Vilches (7 de marzo de 2014). «La guerra de Crimea, el primer conflicto moderno». Consultado el 30 de marzo de 2014. 
  13. Casiano Flores, César Augusto (13 de diciembre de 2005). «Análisis teórico de la Guerra de Crimea». Universidad de las Américas. Consultado el 30 de marzo de 2014. 
  14. Óscar Medel (5 de marzo de 2014). «La guerra de Crimea». La aventura de la historia. Consultado el 30 de marzo de 2014. 

Bibliografía adicional[editar]

Enlaces externos[editar]