Fumar tabaco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Retrato de un hombre fumando (obra del pintor húngaro Gejza Kukán)
Paquete de los cigarrillos de hielo de Marlboro

Fumar tabaco es la práctica de quemar tabaco e ingerir el humo que se produce. El humo puede inhalarse, como se hace con los cigarrillos, o simplemente liberarse de la boca, como generalmente se hace con las pipas y los puros. Se cree que la práctica comenzó en una época comprendida entre el 5000 y el 3000 a. C. en Mesoamérica y América del Sur.[1]​ El tabaco fue introducido en Eurasia a fines del siglo XVII por los colonizadores europeos, donde se expandió a lo largo de las rutas comerciales comunes. La práctica ha sido criticada desde su primera importación a Occidente, pero se introdujo en ciertos estratos de distintas sociedades antes de generalizarse su uso con la aparición de la maquinaria capaz de liar cigarrillos automáticamente en grandes cantidades.[2][3]

Los científicos alemanes identificaron un vínculo entre el hábito de fumar y el cáncer de pulmón a finales de la década de 1920, lo que llevó al primera campaña antitabaco en la historia moderna, aunque quedó truncada por el colapso de la Alemania nazi al final de la Segunda Guerra Mundial.[4]​ En 1950, los investigadores británicos demostraron una relación inequívoca entre el hábito de fumar y el cáncer.[5]​ La evidencia continuó aumentando en la década de 1980, lo que provocó una acción política contra la práctica de fumar. Las tasas de consumo desde 1965 en los países desarrollados han rebasado su punto máximo y han comenzado a disminuir.[6]​ Sin embargo, continúan creciendo en los países en vías de desarrollo.[7]

Fumar es el método más común para consumir tabaco, y el tabaco es la sustancia más común utilizada para fumar. El producto agrícola a menudo se mezcla con aditivos[8]​ y luego se hace arder. El humo resultante se inhala y las sustancias activas se absorben a través de los alvéolos pulmonares o la mucosa bucal.[9]​ La combustión se ha mejorado tradicionalmente mediante la adición de potasio o nitrato.[10]​ Muchas sustancias en el humo del cigarrillo desencadenan reacciones químicas en las terminaciones nerviosas, lo que aumenta la frecuencia cardíaca, el estado de alerta[11]​ y acorta el tiempo de reacción, entre otros efectos. Se liberan[12]dopamina y endorfinas, que a menudo se asocian con el placer.[13]​ Entre 2008 y 2010, aproximadamente el 49% de los hombres y el 11% de las mujeres de 15 años o más en catorce países con rentas medias o bajas (Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, México, Filipinas, Polonia, Rusia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Vietnam) eran fumadores, con aproximadamente un 80% de incidencia de tabaquismo.[14]​ La brecha de género tiende a ser menos pronunciada en los grupos de menor edad.[15][16]

Muchos fumadores se inician en el hábito de consumir tabaco a lo largo de la adolescencia o al comienzo de la edad adulta.[17]​ Durante las primeras etapas, una combinación del placer percibido que actúa como reforzamiento, y el deseo de responder a la presión social puede compensar los síntomas desagradables del uso inicial, que generalmente incluyen náuseas y tos. Después de que un individuo ha fumado durante algunos años, evitar los síntomas de la abstinencia de la nicotina y el refuerzo negativo del hábito se convierten en las motivaciones clave para continuar.

Un estudio de las primeras experiencias de fumar de los alumnos de séptimo grado (entre 12 y 13 años) descubrió que el factor más común que lleva a los estudiantes a fumar es la publicidad de los cigarrillos. Que los padres, hermanos y amigos sean fumadores también anima a los estudiantes a fumar.[18]

Historia[editar]

Uso en culturas antiguas[editar]

Mujeres aztecas reciben flores y tubos para fumar antes de comer en un banquete, Historia general de las cosas de Nueva España, siglo XVI

La historia del tabaquismo se remonta a entre 5000 y 3000 años a. C., cuando el producto agrícola comenzó a cultivarse en Mesoamérica y América del Sur. El consumo luego evolucionó a la quema de la sustancia vegetal, ya sea por accidente o con la intención de explorar otros medios de consumo.[1]​ La práctica se debió abrir paso en los rituales chamánicos.[19]​ En muchas civilizaciones antiguas, como los babilonios, los indios y los chinos, se quemaba incienso durante los rituales religiosos. Fumar en las Américas probablemente tuvo su origen en las ceremonias de los chamanes para quemar incienso, pero luego se adoptó por placer o como una herramienta social.[20]​ El fumar tabaco y algunas drogas alucinógenas se utilizó para lograr trances y entrar en contacto con el mundo de los espíritus.[21]​ Además, para estimular la respiración, se utilizaron enemas de humo de tabaco.[22]

Las tribus del este de América del Norte llevaban grandes cantidades de tabaco en bolsas como un artículo comercial fácilmente aceptado y a menudo lo fumaban en calumet, ya sea en ceremonias sagradas o para sellar pactos.[23]​ Tanto adultos como niños disfrutaban de la práctica.[24]​ Se creía que el tabaco era un regalo del Creador y que el humo de tabaco exhalado era capaz de llevar los pensamientos y oraciones al cielo.[25]

Además de fumar, el tabaco tenía varios usos como medicina. Como analgésico se usaba para el dolor de oído y el dolor de muelas y, ocasionalmente, como cataplasma. Los indios del desierto decían que fumar era una cura para los resfriados, especialmente si el tabaco se mezclaba con las hojas de salvia, o con la raíz del bálsamo del Perú o lomatium, Leptotaenia multifida. Además, se pensó que era particularmente bueno para el asma y la tuberculosis.[26]

Popularización[editar]

Caballeros fumando y jugando backgammon en un interior, por Dirck Hals, 1627

En 1612, seis años después de la fundación de Jamestown (Virginia), John Rolfe fue acreditado como el primer colono en plantar con éxito tabaco como cultivo comercial. La demanda creció rápidamente, de forma que el tabaco, denominado el "oro marrón", revivió las fallidas expediciones del oro protagonizadas por la Compañía de Virginia.[27]​ Con el fin de satisfacer la demanda del Viejo Mundo, el tabaco se cultivó intensivamente de forma ininterrumpida, agotando rápidamente la fertilidad del suelo. Esta circunstancia se convirtió en un motivo para establecerse hacia el entonces desconocido oeste del continente, y también supuso una notable expansión de la producción de tabaco.[28]​ Los trabajadores de subsistencia (sin salario, solo por la manutención) se convirtieron en la fuerza laboral principal hasta la rebelión de Bacon, cuando se empezaron a sustituir por esclavos.[29]​ Esta tendencia disminuyó después de la Revolución de las Trece Colonias a medida que esclavitud pasó a considerarse como no rentable. Sin embargo, la práctica revivió en 1794 con la invención de la desmotadora de algodón.[30]

El francés Jean Nicot (de cuyo nombre se deriva la palabra nicotina) introdujo el tabaco en Francia en 1560, y luego se extendió a Inglaterra. El primer informe de un inglés fumador es de un marinero en Bristol en 1556, visto "emitiendo humo por la nariz".[2]​ Al igual que el té, el café o el opio, el tabaco era solo uno de los muchos tóxicos que originalmente se usaba en forma de medicina.[31]​ Alrededor del año 1600, comerciantes franceses introdujeron el tabaco en lo que hoy son Gambia y el Senegal modernos, y al mismo tiempo, las caravanas de Marruecos llevaron el tabaco a la zona de Tombuctú, y los portugueses introdujeron el producto (y la planta) en el sur de África, popularizando el tabaco en toda África en la década de 1650.

Poco después de su introducción en el Viejo Mundo, el tabaco fue objeto de frecuentes críticas por parte de los gobernantes y de los líderes religiosos. Jacobo I, rey de Escocia e Inglaterra, promulgó el tratado "Un Repudio del Tabaco" en 1604 y también introdujo impuestos especiales sobre el producto. Murad IV, sultán del Imperio otomano (1623–1640) fue uno de los primeros en intentar una prohibición del hábito de fumar, al afirmar que era una amenaza para la moral y la salud pública. Chongzhen de China, dos años antes de su muerte y del derrocamiento de la dinastía Ming, emitió un edicto que prohíbía fumar. Más adelante, los gobernantes manchúes de la dinastía Qing proclamarían que fumar "es un crimen más atroz que el de descuidar el tiro con arco". En el Período Edo en Japón, algunas de las primeras plantaciones de tabaco fueron despreciadas por el shōgun como una amenaza para la economía militar, al dejar que valiosas tierras de cultivo se desperdiciaran con el cultivo de una droga recreativa, en lugar de ser utilizadas para plantar cultivos alimenticios.[32]

Máquina de liar cigarrillos de Bonsack, como se muestra en la patente de EE. UU. número 238.640

Los líderes religiosos a menudo han destacado entre aquellos que consideraron fumar inmoral o directamente blasfemo. En 1634, el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias prohibió la venta de tabaco y sentenció a hombres y mujeres que no cumplieran con la prohibición a que les cortasen las fosas nasales y les fustigaran la espalda. El Papa Urbano VIII también condenó el fumar en lugares sagrados en una bula papal de 1624. A pesar de algunos esfuerzos concertados, las restricciones y prohibiciones fueron en gran medida ignoradas. Cuando Jacobo I, un acérrimo enemigo del tabaco, trató de frenar la nueva tendencia al imponer un aumento de impuestos del 4000% sobre el tabaco en 1604, no tuvo éxito, como lo sugiere la presencia de alrededor de 7000 puntos de venta de tabaco en Londres a principios del siglo XVII. A partir de este momento, durante algunos siglos, varias administraciones renunciaron a prohibirlo, y en su lugar convirtieron el comercio y el cultivo del tabaco en monopolios gubernamentales muchas veces lucrativos.[33][34]

A mediados del siglo XVII, la mayoría de las civilizaciones más importantes habían sido introducidas al consumo de tabaco, y en muchos casos, ya lo habían asimilado a la cultura nativa, a pesar de algunos intentos continuos por parte de los gobernantes de eliminar la práctica con sanciones o multas. El tabaco, tanto sus productos como las plantas, siguió las principales rutas comerciales hacia los puertos y mercados más importantes, y luego hacia el interior. El término en inglés smoke parece haber entrado en vigencia a fines del siglo XVIII.[2]

El crecimiento en los EE. UU. se mantuvo estable hasta la Guerra Civil estadounidense en 1860, cuando la fuerza laboral agrícola principal pasó de la esclavitud a la aparcería. Esto, junto con un cambio en la demanda, acompañó a la industrialización de la producción de cigarrillos cuando el artesano James Bonsack ideó una máquina en 1881 para automatizar parcialmente su fabricación.[35]

Actitudes sociales y salud pública[editar]

Newsies fumando en Skeeter's Branch, St. Louis, MO. Fotografía obra de Lewis Hine, 1910

En Alemania, grupos contra el tabaquismo, a menudo asociados con grupos contra el alcohol,[36]​ publicaron por primera vez la defensa contra el consumo de tabaco en la revista "Der Tabakgegner" (The Tobacco Opponent), editada entre 1912 y 1932. En 1929, Fritz Lickint de Dresde, Alemania, publicó un artículo que contenía una evidencia estadística formal del vínculo entre el cáncer de pulmón y el tabaco. Durante la Gran Depresión, Adolf Hitler condenó su anterior hábito de fumar como una pérdida de dinero,[37]​ y más adelante con argumentos más contundentes. Este movimiento se fortaleció aún más con la política reproductiva nazi, ya que las mujeres que fumaban eran consideradas inadecuadas para ser esposas y madres en una familia alemana.[38]​ En el siglo XX, fumar era muy común, con eventos sociales como la smoke night que promovieron el hábito.

El movimiento antitabaco en la Alemania nazi no cruzó las líneas enemigas durante la Segunda Guerra Mundial, ya que los grupos antitabaco perdieron rápidamente el apoyo popular. Al final de la Segunda Guerra Mundial, los fabricantes de cigarrillos estadounidenses volvieron a entrar rápidamente en el mercado negro alemán. El contrabando ilegal de tabaco se hizo frecuente,[39]​ y los líderes de la campaña nazi contra el tabaquismo fueron silenciados.[40]​ Como parte del Plan Marshall, Estados Unidos envió tabaco gratis a Alemania: 24.000 toneladas en 1948 y 69.000 en 1949.[39]​ El consumo anual de cigarrillos per cápita en la Alemania de posguerra aumentó constantemente, de 460 en 1950, a 1523 en 1963.[4]​ A finales del siglo XX, las campañas antitabaco en Alemania no podían superar la efectividad del clímax de la era nazi en los años 1939–1941 y Robert N. Proctor describió la investigación alemana sobre los problemas sanitarios del tabaco como "silenciada".[4]

Un extenso estudio realizado para establecer la fuerte asociación necesaria para la acción legislativa (consumo de cigarrillos en los EE. UU. por persona [azul]; tasa de cáncer de pulmón masculino [ocre])

En 1950, Richard Doll publicó una investigación en el British Medical Journal que mostraba un vínculo estrecho entre fumar y el cáncer de pulmón.[41]​ A partir de diciembre de 1952, la revista Reader's Digest publicó "Cancer by the Carton", una serie de artículos que vinculaban fumar con el cáncer de pulmón.[42]

En 1954, el British Doctors Study, un estudio prospectivo de unos 40.000 médicos durante aproximadamente dos años y medio, confirmó la sugerencia, que sirvió para que el gobierno emitiera un mensaje advirtiendo de que las tasas de tabaquismo y cáncer de pulmón estaban relacionadas.[5]​ En enero de 1964, el informe de la Asociación de Cirujanos de los Estados Unidos sobre fumar y la salud también comenzaron a sugerir la relación entre fumar y el cáncer.[43]


A medida que la evidencia científica aumentaba en la década de 1980, las compañías tabacaleras se escudaron en la figura legal de la negligencia contributiva, argumentando que los efectos adversos para la salud eran desconocidos anteriormente o que carecían de una credibilidad sustancial. Las autoridades sanitarias se pusieron del lado de estas posturas hasta 1998, momento desde el que revocaron su posición inicial. El Tobacco Master Settlement Agreement, originalmente un acuerdo entre las cuatro compañías tabacaleras más grandes de los EE. UU. y los Procuradores Generales de 46 estados, restringió ciertos tipos de publicidad del tabaco y requirió pagos para compensaciones por daños a la salud. Este proceso más tarde se concretó en el mayor acuerdo civil en la historia de los Estados Unidos.[44]

Se han instituido campañas sociales en muchos lugares para desalentar el tabaquismo, como la National Non-Smoking Week de Canadá

Entre 1965 y 2006, las tasas de tabaquismo en los Estados Unidos disminuyeron del 42% al 20,8%.[6]​ La mayoría de quienes dejaron de fumar eran hombres, profesionales liberales y con un buen nivel económico. Aunque el número de fumadores per cápita disminuyó, el número promedio de cigarrillos consumidos por persona por día aumentó de 22 en 1954 a 30 en 1978. Este hecho paradójico sugiere que aquellos que intentaron dejar de fumar fumaron menos, mientras que los que continuaron fumando pasaron a fumar más cigarrillos ligeros.[45]​ La tendencia ha sido paralela en muchas naciones industrializadas, donde las tasas se han nivelado o disminuido. Sin embargo, en los países en vías de desarrollo, el consumo de tabaco continuaba aumentando a un ritmo del 3,4% en 2002.[7]​ En África, fumar se considera moderno en la mayoría de las áreas, y muchas de las fuertes opiniones adversas que prevalecen en Occidente reciben muy poca atención.[46]​ Hoy Rusia es el principal consumidor de tabaco del mundo, seguido de Indonesia, Laos, Ucrania, Bielorrusia, Grecia, Jordania y China.[47]

Como resultado de la presión pública y de la FDA, la cadena de grandes superficies comerciales Walmart y Sam's Club anunciaron que aumentarían la edad mínima para comprar productos de tabaco (incluidos todos los cigarrillos electrónicos), a 21 años a partir del 1 de julio de 2019.[48][49]

Consumo[editar]

Cultivo y producción[editar]

Campo de tabaco en Intercourse (Pensilvania).
Hojas de tabaco basma secándose al sol en la villa de Pomacos, Xánthi (Tracia, Grecia)
Tabaco procesado prensado para fumar en pipa

El tabaco es un producto agrícola procesado a partir de hojas frescas de plantas del género nicotiana. El género contiene varias especies, aunque Nicotiana tabacum es el más comúnmente cultivado. Nicotiana rustica sigue como la segunda variedad que contiene mayores concentraciones de nicotina. Estas hojas se cosechan y curan para permitir la lenta reducción-oxidación y la degradación de los carotenoides contenidos en las hojas de tabaco, lo que produce ciertos compuestos con aroma a heno dulce, té, aceite de rosas o sabores afrutados. Antes del envasado, el tabaco a menudo se combina con otros aditivos para mejorar la potencia adictiva, cambiar la acidez de los productos o mejorar los efectos del humo haciéndolo más agradable al paladar. En los Estados Unidos, estos aditivos están regulados según una lista de 599 sustancias.[8]​ El producto, una vez procesado, se empaqueta y se envía a los mercados de consumo.

Bidi
Los bidi son cigarrillos finos propios del sur de Asia, llenos de hebras de tabaco y envueltos en una hoja de tendu atada con una cuerda en un extremo. Producen niveles más altos de monóxido de carbono, nicotina y alquitrán que los cigarrillos típicos en occidente.[50][51]
Tendu Patta (hoja) (Beedi industries)
Cigarros puros
Los puros son hojas de tabaco sometido a secado y fermentado, que una vez enrolladas se encienden para que el humo pueda entrar en la boca del fumador. Por lo general, el humo no se inhalan debido a su alta alcalinidad, que rápidamente puede irritar la tráquea y los pulmones. La prevalencia de los cigarros puros varía según el lugar, del período histórico y de la clase social. Estados Unidos es, con diferencia, el país que más consume este tipo de cigarros, seguido por Alemania y el Reino Unido. EE. UU. y Europa occidental representan alrededor del 75% de las ventas de cigarros en todo el mundo.[52]​ En 2005, se estimaba que el 4,3% de los hombres y el 0,3% de las mujeres fumaban cigarros en los EE. UU.[53]
Cigarrillos
Los cigarrillos se fabrican con hojas de tabaco curadas y finamente cortadas, mezcladas con tabaco reconstituido (a menudo combinado con otros aditivos), que luego se enrollan o rellenan un cilindro de papel.[8]​ El humo de los cigarrillos se inhala y pasa por la boca hacia los pulmones, generalmente a través de un filtro de acetato de celulosa.
Cachimba
El narguile es una pipa de agua con uno o varios vástagos (a menudo de vidrio) para fumar. Originario de la India, era un símbolo de orgullo y honor para los terratenientes, reyes y otras personas de clase alta. Actualmente, la cachimba goza de una inmensa popularidad, especialmente en Oriente Medio. Una cachimba funciona por filtración de agua y calor indirecto. Se puede usar para fumar hierbas de aroma afrutado, tabaco o cannabis.
Kretek
Los kretek son cigarrillos hechos con una compleja mezcla de tabaco, clavo y una "sustancia" aromatizante. Fue introducido por primera vez en la década de 1880 en Kudus, Java, para suministrar el eugenol medicinal de los clavos a los pulmones. La calidad y la variedad del tabaco juegan un papel importante en la producción de kretek, que pueden contener más de 30 tipos de tabaco. Se agregan cogollos de clavo de olor secos picados como saborizante, que pesan aproximadamente un tercio de la mezcla de tabaco. En 2004, los Estados Unidos prohibieron que los cigarrillos tuvieran un "sabor característico" de ciertos ingredientes distintos del tabaco y el mentol, eliminando así la posibilidad de que los kretek pudieran ser clasificados como cigarrillos.[54]
Tabaquismo pasivo
Un fumador pasivo es una persona que consume generalmente de forma involuntaria el humo del tabaco fumado por otros. El humo de segunda mano es el consumo de humo procedente del extremo en combustión, mientras que el humo de tercera mano es el humo ambiental que queda después. Debido a sus implicaciones negativas, esta forma de consumo ha jugado un papel central en la regulación de los productos de tabaco.
Fumar en pipa
Para fumar en pipa se utiliza un utensilio que generalmente consiste en una pequeña cazoleta para la combustión del tabaco que se va a fumar, unida a un tubo delgado (vástago) que termina en una boquilla. Trozos de tabaco triturados se colocan en la cazoleta y se encienden.
Cigarrillos enrollados a mano
Los cigarrillos enrollados a mano son muy populares, particularmente en Europa. Se preparan a partir de tabaco suelto, papel de cigarrillos y filtros, con los tres componentes comprados por separado. Por lo general, son mucho más baratos que los cigarrillos preparados y se pueden comprar pequeñas máquinas para facilitar el proceso.
Vaporizador
Un vaporizador es un dispositivo utilizado para sublimar los ingredientes activos de una sustancia vegetal. En lugar de quemar la hierba, lo que produce subproductos potencialmente irritantes, tóxicos o carcinógenos; un vaporizador calienta el material en un vacío parcial para que los compuestos activos contenidos en la planta hiervan en vapor. Este método a menudo es preferible cuando se administra médicamente una sustancia en forma de humo, en lugar de quemar directamente el material vegetal.

Fisiología[editar]

Un gráfico que muestra la eficiencia de fumar como una forma de absorber nicotina en comparación con otras formas de ingesta

Las sustancias activas del tabaco, especialmente de los cigarrillos, se administran quemando las hojas e inhalando el gas resultante. Esto transporta sustancias al torrente sanguíneo de manera rápida y efectiva mediante la absorción a través de los alvéolos pulmonares. Los pulmones contienen unos 300 millones de alvéolos, lo que equivale a una superficie de más de 70 m2 (aproximadamente, el tamaño de una cancha de tenis). Este método no es completamente eficiente, ya que no se inhala todo el humo, y se pierde una cierta cantidad de las sustancias activas en el proceso de combustión.[9]​ No se inhala el humo de las pipas y de los cigarros puros, debido a su alta alcalinidad, que lo hace irritante para la tráquea y para los pulmones. Sin embargo, esta mayor alcalinidad (pH 8.5) en comparación con el humo del cigarrillo (pH 5.3), provoca que la nicotina no ionizada se absorba más fácilmente a través de la mucosa bucal.[55]​ La absorción de nicotina del cigarro y de la pipa, sin embargo, es mucho menor que la del humo del cigarrillo.[56]​ La nicotina y la cocaína activan patrones neuronales similares, lo que respalda la existencia de un sustrato común entre estas drogas.[57]

La nicotina absorbida emula a la acetilcolina nicotínica, que cuando se une a los receptores nicotínicos, evita la recaptación de la acetilcolina, aumentando así el nivel de este neurotransmisor en ciertas áreas del cuerpo.[58]​ Estos receptores nicotínicos de acetilcolina se encuentran en el sistema nervioso central y en las uniones nervio-músculo de los músculos esqueléticos; lo que se traduce en un aumento de la frecuencia cardíaca, en la prolongación del estado de alerta,[11]​ y en tiempos de reacción más rápidos.[12]​ La estimulación con nicotina acetilcolina no es directamente adictiva. Sin embargo, dado que las neuronas liberadoras de dopamina son abundantes en los receptores de nicotina, se libera dopamina; y en el núcleo accumbens, la dopamina está asociada con la motivación que causa el comportamiento de reforzamiento del consumo.[59]​ El aumento de dopamina en el córtex prefrontal también puede aumentar la memoria de trabajo.[60]

Cuando se fuma tabaco, la mayor parte de la nicotina se piroliza. Sin embargo, permanece una dosis suficiente como para causar dependencia somática leve y dependencia psicológica de leve a fuerte. También se produce la formación de harmina (un inhibidor de la monoamino oxidasa) a partir del acetaldehído en el humo del tabaco. Esto puede desempeñar un papel en la adicción a la nicotina, al facilitar la liberación de dopamina en el núcleo accumbens como respuesta a los estímulos de la nicotina.[61]​ Usando estudios en ratas, la abstinencia después de la exposición repetida a la nicotina da como resultado células nucleares accumbens menos sensibles, que producen la dopamina responsable del reforzamiento.[62]

Demografía[editar]

Porcentaje de hombres que fuman cualquier producto de tabaco
Porcentaje de mujeres que fuman cualquier producto de tabaco. Téngase en cuenta que existe una diferencia entre la escala utilizada para los hombres y la utilizada para las mujeres[47]

A partir de 2000, alrededor de 1220 millones de personas fumaban en todo el mundo. Con las tasas actuales de 'reemplazo de fumadores' y crecimiento del mercado, se podría llegar a alrededor de 1900 millones en 2025.[63]

El fumar puede ser hasta cinco veces más frecuente entre los hombres que entre las mujeres en algunas comunidades,[63]​ aunque la brecha de género generalmente disminuye en la edad más joven.[15][16]​ En algunos países desarrollados, las tasas de fumadores para los hombres han alcanzado su punto máximo y han comenzado a disminuir, mientras que para las mujeres continúan disminuyendo.[64]

A partir de 2002, alrededor del veinte por ciento de los adolescentes jóvenes (entre 13 y 15 años) fumaban en todo el mundo. Entre 80.000 y 100.000 niños comienzan a fumar cada día, aproximadamente la mitad de los cuales viven en Asia. Se estima que la mitad de los que comienzan a fumar en la adolescencia continuarán fumando al menos entre 15 y 20 años.[7]​ En los Estados Unidos, aproximadamente 800.000 estudiantes de secundaria fumaban en 2019.[65]

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que "Gran parte de la carga de morbilidad y mortalidad prematura atribuible al consumo de tabaco afecta desproporcionadamente a los pobres". De los 1220 millones de fumadores, mil millones de ellos viven en economías en desarrollo o en transición. Las tasas de tabaquismo se han estabilizado o disminuido en los países desarrollados.[66]​ En los países en vías de desarrollo, sin embargo, el consumo de tabaco estaba aumentando a un ritmo de un 3,4% anual a partir de 2002.[7]

La OMS en 2004 estimó que aquel año se producirían 58,8 millones de muertes en todo el mundo,[67]​ de las cuales 5,4 millones serían atribuibles al tabaco.[68]​ En 2007, esta cifra se había reducido a 4,9 millones.[69]​ A partir de 2002, el 70% de las muertes causadas por el tabaco pertenecen a países en desarrollo.[69]​ A partir de 2017, fumar será la causa una de cada diez muertes en todo el mundo, con la mitad de estas muertes en los EE. UU., China, India y Rusia.[70]

Psicología[editar]

Iniciación[editar]

Sigmund Freud, cuyo médico le asistió en su suicidio, causado por las secuelas de un cáncer de boca provocado por fumar[71]

La mayoría de los fumadores comienzan a fumar durante la adolescencia o los primeros años de la edad adulta. Algunos estudios muestran que el hábito de fumar también puede estar relacionado con diversas complicaciones de salud mental.[72]​ El consumo de tabaco tiene asociados elementos de riesgo y de rebeldía, que a menudo atraen a los jóvenes. La presencia de compañeros que fuman y los medios de comunicación con modelos de alto estatus asociados al tabaco también pueden alentar a fumar. Debido a que los adolescentes están más influidos por sus compañeros que por los adultos, los intentos de los padres, las escuelas y los profesionales de la salud para evitar que las personas prueben cigarrillos a menudo no tienen éxito.[73][74]

Los hijos de padres fumadores tienen más probabilidades de fumar que los niños con padres no fumadores. Así mismo, los hijos de padres que fuman tienen menos probabilidades de dejar de fumar.[17]​ Un estudio comprobó que cuando alguno de los padres deja de fumar, los adolescentes suelen reducir el consumo, excepto cuando el otro progenitor continuaba fumando.[75]​ Otro estudio probó la relación del tabaquismo adolescente con las reglas que regulan en qué lugares se permite fumar a los adultos en el hogar. Los resultados mostraron que las políticas restrictivas de fumar en el hogar se asociaron con una menor probabilidad de intentar fumar tanto para estudiantes de secundaria como de bachillerato.[76]

La investigación conductual generalmente indica que los adolescentes comienzan sus hábitos de fumar debido a la presión de grupo y a la influencia cultural ejercida por los amigos. Sin embargo, también se encontró que la presión directa para fumar cigarrillos jugó un papel menos significativo en el tabaquismo entre los adolescentes, con los propios adolescentes percibiendo niveles bajos tanto de presión directa como de prohibición, para fumar o no cigarrillos.[77]​ La simple exposición a vendedores u otros consumidores puede motivar el comportamiento de fumar en adultos.[78]​ Un estudio similar sugirió que las relaciones personales pueden desempeñar un papel más activo para comenzar a fumar de lo que se pensaba anteriormente, y que también deben tenerse en cuenta procesos sociales distintos a los de la presión de grupo.[79]​ Los resultados de otro estudio indicaron que la presión de los semejantes se asoció significativamente con el comportamiento de fumar en todas los grupos de edad y género, pero que los factores intrapersonales fueron significativamente más importantes para el comportamiento de fumar en las niñas de 12 a 13 años que en los niños de la misma edad. Dentro del grupo de edad de 14 a 15 años, la variable de la presión de grupo surgió como un predictor significativamente más importante del tabaquismo en las niñas que en los niños.[80]​ Se debate si la presión de grupo o la libre elección es la causa mayor de tabaquismo en los adolescentes.

El psicólogo Hans Eysenck (que sería cuestionado por sus resultados poco plausibles[81]​ y publicaciones poco fiables[82][83]​) desarrolló un perfil de personalidad para el fumador típico. Introversión y extraversión es el rasgo más asociado con el tabaquismo, y los fumadores tienden a ser individuos sociables, impulsivos, que asumen riesgos y buscan emociones.[84]

Persistencia del hábito de fumar[editar]

Las razones dadas por algunos fumadores para mantener esta actividad se han categorizado como "tabaquismo adictivo", "placer por fumar", "reducción/relajación de la tensión", "tabaquismo social", "estimulación", "hábito/automatismo" y "manipulación del cigarrillo". Existen diferencias de género en cuanto a la contribución de cada una de estas razones, con las mujeres más propensas que los hombres a citar la "reducción/relajación de la tensión", "estimulación" y "tabaquismo social".[85]

Algunos fumadores sostienen que el efecto depresor de fumar les permite calmar sus nervios, a menudo permitiendo una mayor concentración. Sin embargo, según el Imperial College London, "la nicotina parece proporcionar tanto un efecto estimulante como depresivo, y es probable que el efecto que tenga en cualquier momento esté determinado por el estado de ánimo del usuario, el entorno y las circunstancias de uso. Algunos estudios han sugerido que las dosis bajas tienen un efecto depresivo, mientras que las dosis más altas tienen un efecto estimulante".[86]

Patrones de consumo[editar]

Varios estudios han establecido que la venta de cigarrillos y fumar siguen patrones distintos en relación con las épocas del año. Por ejemplo, se ha demostrado que las ventas de cigarrillos en los Estados Unidos de América siguen un patrón fuertemente estacional, siendo los meses altos los meses de verano y los meses bajos los de invierno.[87]

Del mismo modo, se ha demostrado que fumar sigue distintos patrones circadianos durante la vigilia diurna, y el punto más alto generalmente ocurre poco después de despertarse por la mañana y poco antes de irse a dormir por la noche.[88]

Relevancia económica[editar]

En los países donde existe un sistema de asistencia sanitaria universal, el gobierno cubre el costo de la atención médica de los pacientes que enferman por fumar a través de los mayores impuestos que pagan. Existen dos posiciones de debate amplias en este frente, el argumento "a favor del tabaquismo" sugiere que los fumadores empedernidos generalmente no viven lo suficiente como para desarrollar las enfermedades costosas y crónicas que afectan a los ancianos, reducen la carga sanitaria de la sociedad y el argumento "antitabaco" sugiere que la carga de atención médica aumenta porque los fumadores contraen enfermedades crónicas más jóvenes y con una tasa más alta que la población general. Los datos para defender ambas posiciones han sido objeto de disputa. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades publicó una investigación en 2002 afirmando que el costo de cada paquete de cigarrillos vendido en los Estados Unidos fue de más de 7 dólares en atención médica y pérdida de productividad.[89]​ El costo puede ser más alto, según otro estudio que lo sitúa tan alto como 41 dólares por paquete, la mayoría de los cuales, sin embargo, recaen en el individuo y su familia.[90]​ Así es como lo expresa uno de los autores de uno de los estudios cuando explica los costos muy bajos: "La razón por la cual el costo es bajo es que para las pensiones privadas, la Seguridad Social y Medicare, teniendo en cuenta los factores más importantes para calcular sus costos, resulta que fumar en realidad ahorra dinero. Los fumadores mueren a una edad más temprana y no recurren a los fondos que han pagado en esos sistemas".[90]​ Otra investigación demuestra que la muerte prematura causada por fumar puede redistribuir los ingresos del Seguro Social de maneras inesperadas, que afectan el comportamiento y reducen el bienestar económico de los fumadores y sus dependientes.[91]​ Para respaldar esto, cualquiera que sea la tasa de consumo de tabaco por día, los fumadores soportan un costo promedio de por vida en comparación con un no fumador, estimado en unos 6000 dólares.[92]​ Entre el costo de la pérdida de productividad y los gastos de atención médica combinados, el consumo de cigarrillos cuesta al menos 193 mil millones de dólares (la investigación también muestra que los fumadores suelen ganar menos dinero que los no fumadores.[93]​ En cuanto al humo de segunda mano, el costo supera los 10 mil millones de dólares.[94]

Por el contrario, algunos estudios no científicos, incluido uno realizado por Philip Morris en la República Checa (denominado Public Finance Balance of Smoking in the Czech Republic)[95]​ y otro completado por el Instituto Cato,[96]​ respaldan la posición opuesta. Philip Morris se disculpó explícitamente por el primer estudio, diciendo: "La financiación y la difusión pública de este estudio, que entre otras cosas, detalló supuestos ahorros de costos para la República Checa debido a la muerte prematura de los fumadores, exhibió un juicio terrible y un completo e inaceptable desprecio de los valores humanos básicos. Para una de nuestras compañías tabacaleras, encargar este estudio no fue solo un terrible error, fue una equivocación. Todos en Philip Morris, sin importar dónde trabajemos, lo sentimos mucho. Nadie se beneficia de las enfermedades reales, graves y significativas causadas por fumar".[95]

Entre 1970 y 1995, el consumo de cigarrillos per cápita en los países en desarrollo más pobres aumentó en un 67 por ciento, mientras que cayó en un 10 por ciento en el mundo desarrollado más rico. El ochenta por ciento de los fumadores ahora vive en países poco desarrollados. Para 2030, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pronostica que 10 millones de personas al año morirán de enfermedades relacionadas con el tabaquismo, lo que la convierte en la principal causa de muerte en todo el mundo, con el mayor aumento entre las mujeres. La OMS pronostica que la tasa de mortalidad por fumar en el siglo XXI será diez veces superior a la tasa del siglo XX (revista "Washingtonian", diciembre de 2007).

Salud[editar]

Efectos adversos comunes del consumo de tabaco. Los efectos más comunes figuran en negrita.[97]

Fumar cigarrillos es la principal causa de muerte prevenible y un importante problema de salud pública.[98]

Hay 1100 millones de consumidores de tabaco en el mundo. Una persona muere cada seis segundos por una enfermedad relacionada con el tabaco.[99]

El consumo de tabaco conduce con mayor frecuencia a enfermedades que afectan el corazón y los pulmones, y el tabaquismo es un factor de riesgo importante para heart attacks, accidente cerebrovasculars, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), Fibrosis pulmonar idiopática (IPF), enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer (particularmente cáncer de pulmón, cancers of the larynx y mouth, cáncer de esófago y cáncer de páncreas ) .[17]​ Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de Enfermedad de Crohn, así como la gravedad del curso de la enfermedad.[100]​ También es la causa número uno de cáncer de vejiga. El humo del tabaco provoca efectos cancerígenos en los tejidos del cuerpo que están expuestos al humo.[101]

El humo del tabaco es una mezcla compleja de más de 5000 productos químicos identificados, de los cuales se sabe que 98 tienen propiedades toxicológicas específicas.[17][102]​ Los productos químicos más importantes causantes de cáncer son aquellos que producen daño en el ADN, ya que dicho daño parece ser la principal causa subyacente del cáncer.[103]​ Cunningham y sus colaboradores[104]​ combinaron el peso en microgramos de cada compuesto en el humo de un cigarrillo con el efecto genotóxico conocido por microgramo para identificar los principales compuestos cancerígenos en el humo de cigarrillo. Los siete carcinógenos más importantes en el humo del tabaco se muestran en la tabla siguiente, junto con las alteraciones del ADN que causan.

Productos químicos más genotóxicos en el humo de tabaco causantes de cáncer
Compuesto Microgramos por cigarrillo Efecto en el ADN Ref.
Acroleína 122.4 Reacciona con la desoxiguanosina y forma enlaces cruzados de ADN, enlaces cruzados de ADN-proteína y aductos de ADN [105]
Formaldehído 60.5 Reticulaciones de ADN-proteína que causan deleciones y reordenamientos cromosómicos [106]
Acrilonitrilo 29.3 Estrés oxidativo que causa un aumento de 8-oxo-2'-desoxiguanosina [107]
Butadieno 105.0 Pérdida global de metilación del ADN (un efecto epigenético) así como de aductos de ADN [108]
Acetaldehído 1448.0 Reacciona con desoxiguanina para formar aductos de ADN [109]
Óxido de etileno 7.0 Aductos de ADN de hidroxietilo con adenina y guanina [110]
Isopreno 952.0 Cadenas simples y dobles rompen el ADN [111]

Fumar cigarrillos también se ha asociado con la sarcopenia, la pérdida de masa muscular y la fuerza relacionada con la edad.[112]

La Organización Mundial de la Salud estima que el tabaco causó 5,4 millones de muertes en 2004[113]​ y 100 millones de muertes durante el siglo XX.[114]​ Del mismo modo, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos describe el consumo de tabaco como "el riesgo prevenible más importante para la salud humana en los países desarrollados" y como "una causa importante de muerte prematura en todo el mundo".[115]​ Aunque el 70% de los fumadores declaran su intención de dejar de fumar, solo entre el 3 y el 5% tienen éxito en hacerlo.[92]

Las probabilidades de muerte por cáncer de pulmón antes de los 75 años en el Reino Unido son del 0,2% para los hombres que nunca fumaron (0,4% para las mujeres), 5,5% para los ex fumadores masculinos (2,6% en las mujeres), 15,9% para los fumadores masculinos actuales (9,5% para las mujeres) y 24,4% para los "fumadores empedernidos" masculinos definidos por fumar más de 5 cigarrillos por día (18,5% para las mujeres).[116]​ El humo del tabaco puede combinarse con otros carcinógenos presentes en el ambiente para producir niveles elevados de cáncer de pulmón.

El riesgo de cáncer de pulmón se reduce casi desde el primer día que alguien deja de fumar. Las células sanas que han escapado de mutaciones crecen y reemplazan a las dañadas en los pulmones. En la investigación de diciembre de 2019, el 40% de las células en ex fumadores parecían las de personas que nunca habían fumado.[117]

Las tasas de tabaquismo en general se han estabilizado o disminuido en el mundo desarrollado. Las tasas de tabaquismo en los Estados Unidos se redujeron a la mitad entre 1965 y 2006, pasando del 42% al 20,8% en adultos.[118]​ Sin embargo, en el mundo en desarrollo el consumo de tabaco aumenta un 3,4% por año.[119]

Fumar altera el transcriptoma del parénquima pulmonar. Los niveles de expresión de un grupo de siete genes (KMO, CD1A, SPINK5, TREM2, CYBB, DNASE2B, FGG) aumentan en el tejido pulmonar de los fumadores.[120]

Los fumadores pasivos presentan un riesgo conocido para la salud, al que se atribuyeron seiscientas mil muertes en 2004. También se sabe que produce afecciones de la piel como pecas y sequedad.[121]

En 2015, un metanálisis encontró que los fumadores tenían un mayor riesgo de desarrollar enfermedades psicóticas.[122]​ El tabaco también se ha descrito como anafrodisiaco debido a su propensión a causar disfunción eréctil.[123]

Aspectos sociales[editar]

Famosos fumadores del pasado usaban cigarrillos o pipas como parte de su imagen, como los cigarrillos de la marca Gauloises que fumaba continuamente Jean-Paul Sartre; las pipas de Albert Einstein, Douglas MacArthur, Bertrand Russell y Bing Crosby; o el cigarrillo del presentador de noticias Edward R. Murrow. Los escritores en particular parecen ser conocidos por fumar. Por ejemplo, el libro titulado "Los cigarrillos son sublimes", obra del profesor de literatura francesa de la Universidad de Cornell, Richard Klein, realiza un análisis del papel que jugó el fumar en las letras de los siglos XIX y XX. El popular autor Kurt Vonnegut abordó su adicción a los cigarrillos en sus novelas. El primer ministro británico Harold Wilson era conocido por fumar una pipa en público, al igual que Winston Churchill por sus cigarros. Sherlock Holmes, el detective ficticio creado por Arthur Conan Doyle fumaba una pipa, cigarrillos y cigarros. El personaje del cómic de DC, Vertigo, John Constantine, creado por Alan Moore, es sinónimo de tabaquismo, hasta el punto que la primera historia del creador de Preacher, Garth Ennis, se centró en el cáncer de pulmón contraído por John Constantine. El luchador profesional James Fullington, mientras interpretaba el personaje de "The Sandman", es un fumador crónico para así parecer más "duro".

El problema de fumar en casa es particularmente difícil para las mujeres en muchas culturas (especialmente las culturas árabes), donde puede no ser aceptable que una mujer le pida a su esposo que no fume en casa o en presencia de sus hijos. Los estudios han demostrado que los niveles de contaminación en las áreas interiores para fumadores, son más altos que los niveles encontrados en carreteras concurridas, garajes cerrados o durante algunos incendios forestales. Además, el humo puede extenderse de una habitación a otra, incluso si las puertas de la zona de fumadores están cerradas.[124]

La ceremonia de rezar y fumar tabaco con un calumet, es una parte prominente de las ceremonias religiosas de varias naciones de nativos norteamericanos. Sema, la palabra de los anishinaabe para denominar al tabaco cultivado para su uso ceremonial, denota su condición de última planta sagrada, ya que se cree que su humo transporta las oraciones a los espíritus. Sin embargo, en la mayoría de las religiones principales, el tabaquismo no está específicamente prohibido, aunque puede desalentarse como un hábito inmoral. Antes de que se identificaran los riesgos para la salud del tabaquismo mediante un estudio controlado, ciertos predicadores cristianos y reformadores sociales consideraban que fumar era un hábito inmoral. El fundador del credo mormón, Joseph Smith, registró que el 27 de febrero de 1833 recibió un revelación divina que desaconsejaba el consumo de tabaco. Esta "Palabra de Sabiduría" fue aceptada más tarde como un mandamiento, y los fieles Santos de los Últimos Días se abstienen completamente del tabaco.[125]​ Los testigos de Jehová basan su postura contra el hábito de fumar en el mandato de la Biblia de "limpiarnos de toda contaminación de la carne" (2 Corintios 7 : 1). El rabino judío Israel Meir Kegan (1838–1933) fue una de las primeras autoridades judías en hablar sobre la costumbre de fumar. En la comunidad Ahmadía, se desaconseja fumar, aunque no está prohibido. Sin embargo, durante el mes de ramadán, está prohibido fumar tabaco.[126]​ En el bahaísmo, se desaconseja fumar tabaco, aunque no está prohibido.[127]

Ingresos[editar]

Se sabe que una de las empresas globales más grandes del mundo es la industria del tabaco. Las seis compañías tabacaleras más grandes obtuvieron una ganancia combinada de 35.100 millones de dólares (Jha et al., 2014) en 2010.[128]

Políticas públicas[editar]

El 27 de febrero de 2005, entró en vigencia el Convenio Marco para el Control del Tabaco. El FCTC es el primer tratado de salud pública del mundo. Los países que se suscriben como partes acuerdan un conjunto de objetivos comunes, estándares mínimos para la política de control del tabaco y cooperar para afrontar los desafíos transfronterizos como el contrabando de cigarrillos. Actualmente, la OMS declara que 4 mil millones de personas estarán cubiertas por el tratado, que incluye 168 signatarios.[129]​ Entre otros pasos, los firmantes deben elaborar una legislación que elimine el humo de segunda mano en lugares de trabajo interiores, transporte público, lugares públicos interiores y, según corresponda, otros lugares públicos.

Fiscalidad[editar]

Muchos gobiernos han introducido impuestos sobre consumos específicos en los cigarrillos para reducir su consumo. La Organización Mundial de la Salud se ha encontrado con que:

  • La estructura de los impuestos especiales sobre el tabaco varía considerablemente de un país a otro, ya que los países de bajos ingresos tienen más probabilidades de depender más de los impuestos especiales "ad valorem", y los países de mayores ingresos tienen más probabilidades de depender más de los impuestos especiales específicos, mientras que muchos países de todos los niveles de ingresos utilizan una combinación de impuestos especiales y "ad valorem".
  • Los sistemas de impuestos especiales sobre el tabaco son bastante complejos en numerosos países, donde se aplican diferentes tasas impositivas en función de los precios, las características del producto, como la presencia/ausencia de un filtro o longitud, empaque, peso, contenido de tabaco y/o volumen de producción o ventas. Estos sistemas complejos son difíciles de administrar, crean oportunidades para evadir impuestos y son menos efectivos desde una perspectiva de salud pública.
  • Globalmente, los impuestos al consumo de cigarrillos representan menos del 45 por ciento de los precios de los cigarrillos, en promedio, mientras que todos los impuestos aplicados a los cigarrillos representan poco más de la mitad de la mitad del precio. Los países de ingresos más altos imponen impuestos más altos a los productos del tabaco y estos impuestos representan una mayor proporción del precio, y tanto el impuesto absoluto como la proporción del precio se explican por la caída del impuesto a medida que disminuyen los ingresos del país.[130]

En 2002, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades dijo que cada paquete de cigarrillos vendido en los Estados Unidos le cuesta al país más de 7 dólares en atención médica y pérdida de productividad,[89]​ alrededor de 3400 por año y por fumador. Otro estudio realizado por un equipo de economistas de la salud encuentra que el precio combinado que pagan sus familias y la sociedad es de aproximadamente 41 dólares por paquete de cigarrillos.[131]

Evidencias científicas sustanciales muestran que los precios más altos de los cigarrillos resultan en un consumo general más bajo. La mayoría de los estudios indican que un aumento del 10% en el precio reducirá el consumo general de cigarrillos entre un 3% y un 5%. Los jóvenes, las minorías y los fumadores de bajos ingresos tienen dos o tres veces más probabilidades de dejar de fumar o fumar menos que otros fumadores en respuesta a los aumentos de precio.[132][133]​ Fumar a menudo se cita como un ejemplo de producto de demanda elástica. Sin embargo, un gran aumento en el precio solo dará como resultado una pequeña disminución en el consumo.

La mayoría de las naciones han adoptado alguna forma de impuestos sobre el tabaco. A partir de 1997, Dinamarca tenía la mayor carga fiscal sobre los cigarrillos con un recargo de 4,02 dólares por paquete. Sin embargo, Taiwán tenía una carga impositiva de tan solo 0,62 dólares por paquete. El gobierno federal de los Estados Unidos cobraba 1,01 dólares por paquete en 2016.[134]

Los impuestos a los cigarrillos varían mucho de un estado a otro en los Estados Unidos. Por ejemplo, Misuri tiene un impuesto a los cigarrillos de solo 17 centavos por paquete, el más bajo del país, mientras que Nueva York tiene el impuesto a los cigarrillos más alto en los EE. UU.: 4,35 dólares por paquete. En Alabama, Illinois, Misuri, la ciudad de Nueva York, Tennessee y Virginia, los condados y ciudades pueden imponer un impuesto limitado adicional sobre el precio de los cigarrillos.[135]​ Los impuestos sobre las ventas también se aplican a los productos de tabaco en la mayoría de las jurisdicciones.

En el Reino Unido, un paquete de 20 cigarrillos tiene un impuesto agregado del 16.5% del precio minorista, más 4,57 libras.[136]​ El Reino Unido tiene un mercado negro significativo para el tabaco, y la industria tabacalera ha estimado que el 27% de los cigarrillos y el 68% del consumo de tabaco para liar cigarrillos manualmente no se paga en el Reino Unido (NUKDP).[137]

En Australia, los impuestos totales representan el 62,5% del precio final de un paquete de cigarrillos (cifras de 2011). Estos recargos incluyen impuestos especiales federales o aranceles aduaneros y tasas de bienes y servicios.[138]

Restricciones[editar]

Un área cerrada para fumadores en una estación de tren japonesa. Observe el sistema de ventilación de aire en el techo

En junio de 1967, la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos dictaminó que los programas transmitidos desde las emisoras de televisión que hablaban sobre fumar y la salud, eran insuficientes para compensar los efectos de los anuncios pagados que se transmitían durante cinco a diez minutos cada día. En abril de 1970, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Salud Pública sobre el Tabaquismo, que prohibía la publicidad de cigarrillos en televisión y radio a partir del 2 de enero de 1971.[139]

La Ley de prohibición de la publicidad del tabaco de 1992 eliminó expresamente casi todas las formas de publicidad del tabaco en Australia, incluido el patrocinio de eventos deportivos u otros eventos culturales por parte de las marcas de cigarrillos.

Toda publicidad y patrocinio del tabaco en la televisión ha sido prohibida dentro de la Unión Europea desde 1991 bajo la Directiva de Televisión sin Fronteras (1989).[140]​ Esta prohibición fue extendida por la Directiva de Publicidad del Tabaco, que entró en vigencia en julio de 2005 para cubrir otras formas de medios como internet, medios impresos y radio. La directiva no incluye publicidad en cines y carteles publicitarios o el uso de mercadotecnia, o patrocinio del tabaco de eventos culturales y deportivos que son puramente locales, con participantes provenientes de un solo Estado miembro,[141]​ ya que estos caen fuera de la jurisdicción de la Comisión Europea. Sin embargo, la mayoría de los estados miembros han transpuesto la directiva con leyes nacionales que tienen un alcance más amplio que la propia directiva y cubren la publicidad local. Un informe de la Comisión Europea de 2008 concluyó que la directiva se había transpuesto con éxito a la legislación nacional en todos los estados miembros de la UE, y que estas leyes estaban bien implementadas.[142]

Algunos países también imponen requisitos legales sobre el embalaje de productos de tabaco. Por ejemplo, en los países de la Unión Europea, Turquía, Australia[143]​ y Sudáfrica, los paquetes de cigarrillos deben estar marcados de manera prominente mostrando los riesgos para la salud asociados con fumar.[144]​ Canadá, Australia, Tailandia, Islandia y Brasil también han impuesto etiquetas a los paquetes de cigarrillos con los efectos sobre los fumadores, e incluyen imágenes gráficas de los posibles efectos del tabaquismo en la salud. También se insertan tarjetas en las cajetillas de cigarrillos en Canadá. Hay dieciséis tipos de tarjetas que explican diferentes métodos para dejar de fumar. Además, en el Reino Unido, ha habido una serie de anuncios gráficos promovidos por el Servicio Nacional de Salud, con uno que muestra un cigarrillo lleno de depósitos grasos, como si el cigarrillo estuviera simbolizando una arteria de un fumador.

Algunos países también han prohibido la publicidad en el punto de venta. Reino Unido e Irlanda han limitado la publicidad de tabaco a los minoristas.[145][146]​ Esto incluye el almacenamiento de cigarrillos detrás de un estante cubierto que no sea visible para el público. Sin embargo, permiten publicidad limitada a los minoristas. Noruega tiene una prohibición total de la publicidad en los puntos de venta.[147]​ Esto incluye productos para fumar y accesorios. La implementación de estas políticas puede ser un reto, y todos estos países experimentaron resistencia y desafíos de la industria tabacalera.[148][149][150]​ La Organización Mundial de la Salud recomienda la prohibición completa de todo tipo de publicidad o la colocación de productos, incluso en las máquinas expendedoras, en los aeropuertos o en las tiendas de internet que venden tabaco.[151]​ La evidencia aún no está clara en cuanto al impacto de tales prohibiciones.

Muchos países tienen una edad mínima para fumar. En varios de ellos, incluidos los Estados Unidos, la mayoría de los estados miembros de la Unión Europea, Nueva Zelanda, Canadá, Sudáfrica, Israel, India,[17]​ Brasil, Chile, Costa Rica y Australia, es ilegal vender productos de tabaco a menores; y en los Países Bajos, Austria, Bélgica, Dinamarca y Sudáfrica es ilegal vender productos de tabaco a personas menores de 16 años. El 1 de septiembre de 2007, la edad mínima para comprar productos de tabaco en Alemania aumentó de 16 a 18 años, así como en el Reino Unido, donde el 1 de octubre de 2007 aumentó de 16 a 18.[152]​ Subyacente a tales leyes está la creencia de que las personas deben tomar una decisión informada sobre los riesgos del consumo de tabaco. Estas leyes tienen una aplicación laxa en algunas naciones y estados. En China, Turquía y muchos otros países, generalmente un niño tendrá pocos problemas para comprar productos de tabaco, porque a menudo se les dice que vayan a la tienda a comprar tabaco para sus padres.

Varios países como Irlanda, Letonia, Estonia, Países Bajos, Finlandia, Noruega, Canadá, Australia, Suecia, Portugal, Singapur, Italia, Indonesia, India, Lituania, Chile, España, Islandia, Reino Unido, Eslovenia, Turquía y Malta han legislado prohibiendo fumar en lugares públicos, a menudo incluidos bares y restaurantes. Se ha permitido a los restauradores en algunas jurisdicciones construir áreas designadas para poder fumar (o prohibir fumar). En los Estados Unidos, muchos estados prohíben fumar en restaurantes, y algunos también prohíben fumar en bares. En las provincias de Canadá, fumar es ilegal en lugares de trabajo interiores y lugares públicos, incluidos bares y restaurantes. A partir del 31 de marzo de 2008, Canadá ha introducido una ley prohibiendo fumar en todos los lugares públicos, así como a menos de 10 metros de una entrada a cualquier lugar público. En Australia, las leyes que prohíben fumar varían de estado a estado. Actualmente, Queensland tiene lugares públicos interiores completamente libres de humo (incluidos lugares de trabajo, bares, pubs y restaurantes), así como playas vigiladas y algunas áreas públicas al aire libre. Sin embargo, hay excepciones para las áreas designadas para fumar. En Victoria, fumar está restringido en estaciones de ferrocarril, paradas de autobús y paradas de tranvía, ya que estos son lugares públicos donde un fumador podría afectar a los no fumadores que esperan el transporte público, y desde el 1 de julio de 2007 ahora se extiende a todos los lugares públicos interiores. En Nueva Zelanda y Brasil, fumar está restringido en lugares públicos cerrados, incluidos bares, restaurantes y pubs. Hong Kong restringió fumar el 1 de enero de 2007 en el lugar de trabajo, espacios públicos como restaurantes, salas de karaoke, edificios y parques públicos (los bares que no admiten menores estuvieron exentos hasta 2009). En Rumania fumar es ilegal en trenes, estaciones de metro, instituciones públicas (excepto donde se designe, generalmente fuera) y en el transporte público.

En Alemania, además de las prohibiciones de fumar en edificios públicos y transportes, se adoptó una ordenanza antitabaco para bares y restaurantes a finales de 2007. Un estudio de la Universidad de Hamburgo (Ahlfeldt y Maennig 2010) demuestra que la prohibición de fumar tenía solo impactos a corto plazo en los ingresos de bares y restaurantes. A medio y largo plazo no se midió ningún efecto negativo. Los resultados sugieren, ya sea que el consumo en bares y restaurantes no se ve afectado por las prohibiciones de fumar a largo plazo, o que los impactos negativos en los ingresos de los fumadores se compensan con el aumento de los ingresos de los no fumadores.[153]

Encendido de seguridad[editar]

Un problema indirecto de salud pública que plantean los cigarrillos es el de los incendios accidentales, generalmente relacionados con el consumo de alcohol. La combustión mejorada usando nitratos se usaba tradicionalmente, pero los fabricantes de cigarrillos han guardado silencio sobre este tema alegando al principio que un cigarrillo seguro era técnicamente imposible, lo que solo se podría lograr modificando el papel. Los cigarrillos liados por el propio fumador no contienen aditivos y son seguros contra incendios. Se han propuesto numerosos diseños de cigarrillos seguros contra incendios, algunos por las propias compañías tabacaleras, que se extinguen si no se absorben durante más de un minuto o dos, reduciendo así el riesgo de incendio. Entre las compañías tabacaleras estadounidenses, algunas se han resistido a esta idea, mientras que otras la han aceptado. RJ Reynolds fue líder en la fabricación de prototipos de estos cigarrillos en 1983[154]​ y anunció que todos sus cigarrillos para el mercado de EE. UU. serían seguros contra incendios en 2010.[155]Phillip Morris no se ha adherido a esta propuesta.[156]Lorillard (comprada por RJ Reynolds) la tercera compañía tabacalera más grande de EE. UU., no se ha manifestado al respecto.[156]

Teoría de la puerta de acceso a las drogas[editar]

La relación entre el consumo de tabaco y otras drogas ha sido bien establecida, sin embargo, la naturaleza de esta asociación sigue sin estar clara. Las dos teorías principales son el modelo de causalidad fenotípica (puerta de enlace) y el modelo de pasivos correlacionados. El modelo de causalidad argumenta que fumar es una influencia principal en el uso futuro de drogas,[157]​ mientras que el modelo de pasivos correlacionados argumenta que fumar y otras drogas se basan en factores genéticos o ambientales.[158]​ Un estudio publicado por el NIH encontró que el consumo de tabaco puede estar relacionado a la adicción a la cocaína y al uso de marihuana. El estudio indicó que el 90% de los adultos que usaban cocaína habían fumado cigarrillos antes (esto era para personas de 18 a 34 años). Este estudio podría apoyar la teoría de la droga de entrada.[159]

Dejar de fumar[editar]

Dejar de fumar es la acción que conduce a la abstinencia de fumar tabaco. Los métodos para "dejar de fumar" incluyen consejos de médicos o trabajadores sociales,[17]​ el cold turkey, terapias de reemplazo de nicotina, cupones contingentes,[160]antidepresivos, hipnosis, autoayuda (meditación de atención plena),[161]​ y grupos de apoyo. Un metaanálisis del año 2018, realizado con 61 pruebas aleatorias controladas, mostró que un año después de que las personas dejaran de fumar con la ayuda de medicamentos de primera línea (y algo de ayuda conductual), solo un poco menos del 20% seguían manteniendo la abstinencia.[162]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Gately, Iain (2004) [2003]. Tobacco: A Cultural History of How an Exotic Plant Seduced Civilization. Diane. pp. 3-7. ISBN 978-0-8021-3960-3. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  2. a b c Lloyd, John; Mitchinson, John (25 de julio de 2008). The Book of General Ignorance. Harmony Books. ISBN 978-0-307-39491-0. 
  3. West, Robert; Shiffman, Saul (2007). Fast Facts: Smoking Cessation. Health Press Ltd. p. 28. ISBN 978-1-903734-98-8. 
  4. a b c Proctor, 2000, p. 228
  5. a b Doll, R.; Hill, B. (Jun 2004). «The mortality of doctors in relation to their smoking habits: a preliminary report: (Reprinted from Br Med J 1954:ii;1451-5)». BMJ (Clinical Research Ed.) 328 (7455): 1529-1533; discussion 1533. ISSN 0959-8138. PMC 437141. PMID 15217868. doi:10.1136/bmj.328.7455.1529. 
  6. a b VJ Rock, MPH, A Malarcher, JW Kahende, K Asman, MSPH, C Husten, MD, R Caraballo (9 de noviembre de 2007). «Cigarette Smoking Among Adults --- United States, 2006». United States Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 1 de enero de 2009. «In 2006, an estimated 20.8% (45.3 million) of U.S. adults[...]». 
  7. a b c d «WHO/WPRO-Smoking Statistics». World Health Organization Regional Office for the Western Pacific. 28 May 2002. Archivado desde el original el 8 de noviembre de 2009. Consultado el 1 de enero de 2009. 
  8. a b c Wigand, Jeffrey S. (July 2006). «ADDITIVES, CIGARETTE DESIGN and TOBACCO PRODUCT REGULATION». Mt. Pleasant, MI 48804: Jeffrey Wigand. Consultado el 14 de febrero de 2009. 
  9. a b Gilman y Xun, 2004, p. 318
  10. United States. Congress. Senate. Committee on Commerce. Hearings. Consultado el 9 de julio de 2020. 
  11. a b Parrott, A. C.; Winder, G. (1989). «Nicotine chewing gum (2 mg, 4 mg) and cigarette smoking: comparative effects upon vigilance and heart rate». Psychopharmacology 97 (2): 257-261. PMID 2498936. doi:10.1007/BF00442260. 
  12. a b Parkin, C.; Fairweather, D. B.; Shamsi, Z.; Stanley, N.; Hindmarch, I. (1998). «The effects of cigarette smoking on overnight performance». Psychopharmacology 136 (2): 172-178. PMID 9551774. doi:10.1007/s002130050553. 
  13. Gilman y Xun, 2004, pp. 320–321
  14. Giovino, GA; Mirza, SA; Samet, JM; Gupta, PC; Jarvis, MJ; Bhala, N; Peto, R; Zatonski, W; Hsia, J; Morton, J; Palipudi, KM; Asma, S; GATS Collaborative, Group (18 de agosto de 2012). «Tobacco use in 3 billion individuals from 16 countries: an analysis of nationally representative cross-sectional household surveys.». Lancet 380 (9842): 668-79. PMID 22901888. doi:10.1016/S0140-6736(12)61085-X. 
  15. a b The World Health Organization, and the Institute for Global Tobacco Control, Johns Hopkins School of Public Health (2001). «Women and the Tobacco Epidemic: Challenges for the 21st Century». World Health Organization. pp. 5-6. Consultado el 2 de enero de 2009. 
  16. a b «Surgeon General's Report—Women and Smoking». Centers for Disease Control and Prevention. 2001. p. 47. Consultado el 3 de enero de 2009. 
  17. a b c d e f Chandrupatla, Siddardha G.; Tavares, Mary; Natto, Zuhair S. (27 de julio de 2017). «Tobacco Use and Effects of Professional Advice on Smoking Cessation among Youth in India». Asian Pacific Journal of Cancer Prevention 18 (7): 1861-1867. ISSN 2476-762X. PMC 5648391. PMID 28749122. doi:10.22034/APJCP.2017.18.7.1861. 
  18. The Lancet (26 de septiembre de 2009). «Tobacco smoking:why start?». The Lancet 374 (9695): 1038. PMID 19782852. doi:10.1016/s0140-6736(09)61680-9. 
  19. Wilbert, Johannes (28 de julio de 1993). Tobacco and Shamanism in South America. Yale University Press. ISBN 978-0-300-05790-4. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  20. Robicsek, Francis (January 1979). The Smoking Gods: Tobacco in Maya Art, History, and Religion. University of Oklahoma Press. p. 30. ISBN 978-0-8061-1511-5. 
  21. F.J.Carod-Artal (1 de julio de 2011). «Hallucinogenic drugs in pre-Columbian Mesoamerican cultures». Neurología (Science Direct) 30 (1): 42-49. doi:10.1016/j.nrleng.2011.07.010. 
  22. Nordenskiold, Erland (1929), «The American Indian as an Inventor», Journal of the Royal Anthropological Institute 59: 277, JSTOR 2843888, doi:10.2307/2843888 
  23. Heckewelder, John Gottlieb Ernestus; Reichel, William Cornelius (June 1971) [1876]. History, manners, and customs of the Indian nations who once inhabited Pennsylvania and the neighboring states (PDF). The Historical society of Pennsylvania. p. 149. ISBN 978-0-405-02853-3. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  24. Diéreville; Webster, John Clarence; Webster, Alice de Kessler Lusk (1933). Relation of the voyage to Port Royal in Acadia or New France. The Champlain Society. «They smoke with excessive eagerness […] men, women, girls and boys, all find their keenest pleasure in this way». 
  25. Gottsegen, Jack Jacob (1940). Tobacco: A Study of Its Consumption in the United States. Pitman Publishing Company. p. 107. Consultado el 22 de marzo de 2009> 
  26. Balls, Edward K. (1 de octubre de 1962). Early Uses of California Plants. University of California Press. pp. 81–85. ISBN 978-0-520-00072-8. Consultado el 22 de marzo de 2009. «Early Uses of California Plants.» 
  27. Jordan, Jr., Ervin L. Jamestown, Virginia, 1607–1907: An Overview. University of Virginia. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2002. Consultado el 22 de febrero de 2009. 
  28. Kulikoff, Allan (1 de agosto de 1986). Tobacco and Slaves: The Development of Southern Cultures in the Chesapeake. The University of North Carolina Press. ISBN 978-0-8078-4224-9. Consultado el 22 de marzo de 2009. «Tobacco & Slaves: The Development of Southern Cultures in the Chesapeake.» 
  29. Cooper, William James (October 2000). Liberty and Slavery: Southern Politics to 1860. Univ of South Carolina Press. p. 9. ISBN 978-1-57003-387-2. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  30. Trager, James (August 1994). The People's Chronology: A Year-by-year Record of Human Events from Prehistory to the Present. Holt. ISBN 978-0-8050-3134-8. 
  31. Gilman y Xun, 2004, p. 38
  32. Gilman y Xun, 2004, pp. 92–99
  33. Gilman y Xun, 2004, pp. 15–16
  34. King James I of England (16 de abril de 2002) [1604]. A Counterblaste to Tobacco. University of Texas at Austin. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  35. Burns, Eric (28 de septiembre de 2006). The Smoke of the Gods: A Social History of Tobacco. Temple University Press. pp. 134-135. ISBN 978-1-59213-480-9. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  36. Proctor, 2000, p. 178
  37. Proctor, 2000, p. 219
  38. Proctor, 2000, p. 187
  39. a b Proctor, 2000, p. 245
  40. Proctor, Robert N. (1996). «Nazi Medicine and Public Health Policy». Dimensions (Liga Antidifamación) 10 (2). Archivado desde el original el 5 de diciembre de 2012. Consultado el 1 de octubre de 2018 – via archived copy at archive.today. 
  41. Doll, R.; Hill, A. B. (1 de septiembre de 1950). «Smoking and Carcinoma of the Lung». British Medical Journal 2 (4682): 739-748. ISSN 0007-1447. PMC 2038856. PMID 14772469. doi:10.1136/bmj.2.4682.739. 
  42. «CNN Interactive». Cnn.com. Consultado el 22 de junio de 2009. 
  43. «The Reports of the Surgeon General: The 1964 Report on Smoking and Health». Profiles in Science. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, National Institutes of Health (Estados Unidos). Consultado el 10 de octubre de 2015. 
  44. Milo Geyelin (23 de noviembre de 1998). «Forty-Six States Agree to Accept $206 Billion Tobacco Settlement». The Wall Street Journal. 
  45. Hilton, Matthew (4 May 2000). Smoking in British Popular Culture, 1800–2000: Perfect Pleasures. Manchester University Press. pp. 229-241. ISBN 978-0-7190-5257-6. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  46. Gilman y Xun, 2004, pp. 46–57
  47. a b MPOWER, 2008, pp. 267–288
  48. Garcia, Sandra E. (8 de mayo de 2019). «Walmart Raises Minimum Age to Buy Tobacco Products to 21». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  49. «Walmart Raises Tobacco Purchase Age to 21; Discontinues Sale of Fruit and Dessert Nicotine Flavors». news.walmart.com (en inglés). Consultado el 10 de mayo de 2019.  (Enlace roto: agosto de 2019)
  50. «Bidi Use Among Urban Youth – Massachusetts, March–April 1999». Centers for Disease Control and Prevention. 17 de septiembre de 1999. Consultado el 14 de febrero de 2009. 
  51. Pakhale, S. M.; Maru, G. B. (Dec 1998). «Distribution of major and minor alkaloids in tobacco, mainstream and sidestream smoke of popular Indian smoking products». Food and Chemical Toxicology 36 (12): 1131-1138. ISSN 0278-6915. PMID 9862656. doi:10.1016/S0278-6915(98)00071-4. 
  52. Rarick CA (2 de abril de 2008). Note on the premium cigar industry. SSRN 1127582. 
  53. Mariolis P, Rock VJ, Asman K (2006). «Tobacco use among adults—United States, 2005». MMWR Morb Mortal Wkly Rep 55 (42): 1145-8. PMID 17065979. 
  54. «A bill to protect the public health by providing the Food and Drug Administration with certain authority to regulate tobacco products. (Summary)». Library of Congress. 20 May 2004. Consultado el 1 de agosto de 2007. 
  55. Turner, JA; Sillett, RW; McNicol, MW (1977). «Effect of cigar smoking on carboxyhemoglobin and plasma nicotine concentrations in primary pipe and cigar smokers and ex-cigarette smokers». British Medical Journal 2 (6099): 1387-9. PMC 1632361. PMID 589225. doi:10.1136/bmj.2.6099.1387. 
  56. Armitage, A. K.; Turner, D. M. (1970). «Absorption of Nicotine in Cigarette and Cigar Smoke through the Oral Mucosa». Nature 226 (5252): 1231-1232. Bibcode:1970Natur.226.1231A. PMID 5422597. doi:10.1038/2261231a0. 
  57. Pich, E. M.; Pagliusi, S. R.; Tessari, M.; Talabot-Ayer, D.; Hooft Van Huijsduijnen, R.; Chiamulera, C. (1997). «Common neural substrates for the addictive properties of nicotine and cocaine». Science 275 (5296): 83-86. PMID 8974398. doi:10.1126/science.275.5296.83. 
  58. Wonnacott, S. (1997). «Presynaptic nicotinic ACh receptors». Trends in Neurosciences 20 (2): 92-8. PMID 9023878. doi:10.1016/S0166-2236(96)10073-4. 
  59. Pontieri, F. E.; Tanda, G.; Orzi, F.; Di Chiara, G. D. (1996). «Effects of nicotine on the nucleus accumbens and similarity to those of addictive drugs». Nature 382 (6588): 255-257. Bibcode:1996Natur.382..255P. PMID 8717040. doi:10.1038/382255a0. 
  60. Guinan, M. E.; Portas, M. R.; Hill, H. R. (1979). «The candida precipitin test in an immunosuppressed population». Cancer 43 (1): 299-302. PMID 761168. doi:10.1002/1097-0142(197901)43:1<299::AID-CNCR2820430143>3.0.CO;2-D. 
  61. Talhout, R.; Opperhuizen, A.; Van Amsterdam, J. G. C. (Oct 2007). «Role of acetaldehyde in tobacco smoke addiction». European Neuropsychopharmacology 17 (10): 627-636. ISSN 0924-977X. PMID 17382522. doi:10.1016/j.euroneuro.2007.02.013. 
  62. Shoaib, M.; Lowe, A.; Williams, S. (2004). «Imaging localised dynamic changes in the nucleus accumbens following nicotine withdrawal in rats». NeuroImage 22 (2): 847-854. PMID 15193614. doi:10.1016/j.neuroimage.2004.01.026. 
  63. a b Guindon, G. Emmanuel; Boisclair, David (2003). Past, current and future trends in tobacco use. Washington DC: The International Bank for Reconstruction and Development / The World Bank. pp. 13-16. Archivado desde el original el 18 de marzo de 2009. Consultado el 22 de marzo de 2009.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  64. Peto, Richard; Lopez, Alan D; Boreham, Jillian; Thun, Michael (2006). Mortality from Smoking in Developed Countries 1950–2000: indirect estimates from national vital statistics. Oxford University Press. p. 9. Archivado desde el original el 24 de febrero de 2005. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  65. Tobaccofreekids.org/problem/tol-s
  66. Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (2009). «Cigarette smoking among adults and trends in smoking cessation – United States, 2008» (Full free text). MMWR. Morbidity and Mortality Weekly Report 58 (44): 1227-1232. PMID 19910909. 
  67. GBD, 2008, p. 8
  68. GBD, 2008, p. 23
  69. a b «WHO/WPRO-Tobacco Fact sheet». World Health Organization Regional Office for the Western Pacific. 29 May 2007. Archivado desde el original el 7 de febrero de 2009. Consultado el 1 de enero de 2009. 
  70. «Smoking causes one in 10 deaths worldwide, study shows». BBC News (en inglés británico). 6 de abril de 2017. Consultado el 11 de abril de 2017. 
  71. Gay, Peter (1988). Freud: A Life for Our Time. New York: W. W. Norton & Company. pp. 650–651. ISBN 978-0-393-32861-5. 
  72. Patton G. C.; Hibbert M.; Rosier M. J.; Carlin J. B.; Caust J.; Bowes G. (1996). «Is smoking associated with depression and anxiety in teenagers?». American Journal of Public Health 86 (2): 225-230. PMC 1380332. PMID 8633740. doi:10.2105/ajph.86.2.225. 
  73. Stanton, W.; Silva, P. A. (1992). «A longitudinal study of the influence of parents and friends on children's initiation of smoking». Journal of Applied Developmental Psychology 13 (4): 423-434. doi:10.1016/0193-3973(92)90010-F. 
  74. Harris, Judith Rich; Pinker, Steven (4 de septiembre de 1998). The nurture assumption: why children turn out the way they do. Simon and Schuster. ISBN 978-0-684-84409-1. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  75. Chassin, L.; Presson, C.; Rose, J.; Sherman, S. J.; Prost, J. (2002). «Parental Smoking Cessation and Adolescent Smoking». Journal of Pediatric Psychology 27 (6): 485-496. PMID 12177249. doi:10.1093/jpepsy/27.6.485. 
  76. Proescholdbell, R. J.; Chassin, L.; MacKinnon, D. P. (2000). «Home smoking restrictions and adolescent smoking». Nicotine & Tobacco Research 2 (2): 159-167. PMID 11072454. doi:10.1080/713688125. 
  77. Urberg, K.; Shyu, S. J.; Liang, J. (1990). «Peer influence in adolescent cigarette smoking». Addictive Behaviors 15 (3): 247-255. PMID 2378284. doi:10.1016/0306-4603(90)90067-8. 
  78. Bharatula, Arun (2016). Review: Tobacco outlet density. Melbourne.  (Enlace roto: noviembre de 2018}}
  79. Michell L, West P (1996). «Peer pressure to smoke: the meaning depends on the method». Health Education Research 11 (1): 39-49. doi:10.1093/her/11.1.39. 
  80. Barber, J.; Bolitho, F.; Bertrand, L. (1999). «The Predictors of Adolescent Smoking». Journal of Social Service Research 26 (1): 51-66. doi:10.1300/J079v26n01_03. 
  81. Pelosi, Anthony J. (2019). «Personality and fatal diseases: Revisiting a scientific scandal». Journal of Health Psychology 24 (4): 421-439. ISSN 1359-1053. PMC 6712909. PMID 30791726. doi:10.1177/1359105318822045. 
  82. «King's College London enquiry into publications authored by Professor Hans Eysenck with Professor Ronald Grossarth-Maticek». October 2019. 
  83. Nigel Hawkes (2019), Works by eminent psychologist who doubted smoking caused cancer are “unsafe,” finds inquiry
  84. Eysenck, Hans J.; Brody, Stuart (November 2000). Smoking, health and personality. Transaction. ISBN 978-0-7658-0639-0. Consultado el 22 de marzo de 2009. (Enlace roto: abril de 2018)
  85. Berlin, I.; Singleton, E. G.; Pedarriosse, A. M.; Lancrenon, S.; Rames, A.; Aubin, H. J.; Niaura, R. (2003). «The Modified Reasons for Smoking Scale: factorial structure, gender effects and relationship with nicotine dependence and smoking cessation in French smokers». Addiction 98 (11): 1575-1583. PMID 14616184. doi:10.1046/j.1360-0443.2003.00523.x. 
  86. Nicotine. Imperial College London. Consultado el 22 de marzo de 2009. 
  87. Chandra, S.; Chaloupka, F. J. (2003). «Seasonality in cigarette sales: patterns and implications for tobacco control». Tobacco Control 12 (1): 105-107. PMC 1759100. PMID 12612375. doi:10.1136/tc.12.1.105. 
  88. Chandra, S.; Shiffman, S.; Scharf, M.; Dang, Q.; Shadel, G. (Feb 2007). «Daily smoking patterns, their determinants, and implications for quitting». Experimental and Clinical Psychopharmacology 15 (1): 67-80. ISSN 1064-1297. PMID 17295586. doi:10.1037/1064-1297.15.1.67. 
  89. a b «Cigarettes Cost U.S. $7 Per Pack Sold, Study Says». 12 de abril de 2002. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  90. a b «USATODAY.com – Study: Cigarettes cost families, society $41 per pack». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  91. Federal Reserve Bank of Atlanta, Smoking: Taxing Health and Social Security, 2007
  92. a b Barendregt J. J., Bonneux L., van der Maas P. J. (1997). «The health care costs of smoking». New England Journal of Medicine 337 (15): 1052-1057. PMID 9321534. doi:10.1056/NEJM199710093371506. «hdl 1765/59780». 
  93. Even One Is Too Much: The Economic Consequences of Being a Smoker, Federal Reserve Bank of Atlanta, January 2013
  94. "Costs and Expenditures". Smoking and Tobacco. Centers for Disease Control and Prevention. Web. 20 January 2013. https://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/
  95. a b «Public Finance Balance of Smoking in the Czech Republic». Archivado desde el original el 19 de julio de 2006. 
  96. «Snuff the Facts». Archivado desde el original el 20 de diciembre de 2006. 
  97. Kumar, Vinay; Abbas, Abul K.; Fausto, Nelson; Mitchell, Richard (18 May 2007). «Chapter 8: Environmental and Nutritional Diseases». Robbins Basic Pathology (8th edición). Philadelphia: W.B. Saunders. p. 288, Figure 8–6. ISBN 978-1-4160-2973-1. 
  98. Vital signs: current cigarette smoking among adults aged ≥18 years–United States, 2005–2010 MMWR Morb Mortal Wkly Rep, v.60, p.1207, 2011, Centers for Disease Control and Prevention
  99. «ASH > Action on Smoking & Health». www.ash.org. 2 de agosto de 2012. Consultado el 16 de noviembre de 2016. 
  100. Inflamm Bowel Dis. May 2009, P. Seksik, I Nion-Larmurier
  101. Dreyer, L et al. (1997) Tobacco Smoking. APMIS Inc.
  102. Talhout R, Schulz T, Florek E, van Benthem J, Wester P, Opperhuizen A (2011). «Hazardous compounds in tobacco smoke». Int J Environ Res Public Health 8 (2): 613-28. PMC 3084482. PMID 21556207. doi:10.3390/ijerph8020613. 
  103. Kastan MB (2008). «DNA damage responses: mechanisms and roles in human disease: 2007 G.H.A. Clowes Memorial Award Lecture». Mol. Cancer Res. 6 (4): 517-24. PMID 18403632. doi:10.1158/1541-7786.MCR-08-0020. 
  104. Cunningham FH, Fiebelkorn S, Johnson M, Meredith C (2011). «A novel application of the Margin of Exposure approach: segregation of tobacco smoke toxicants». Food Chem. Toxicol. 49 (11): 2921-33. PMID 21802474. doi:10.1016/j.fct.2011.07.019. 
  105. Liu XY, Zhu MX, Xie JP (2010). «Mutagenicity of acrolein and acrolein-induced DNA adducts». Toxicol. Mech. Methods 20 (1): 36-44. PMID 20158384. doi:10.3109/15376510903530845. 
  106. Speit G, Merk O (2002). «Evaluation of mutagenic effects of formaldehyde in vitro: detection of crosslinks and mutations in mouse lymphoma cells». Mutagenesis 17 (3): 183-7. PMID 11971987. doi:10.1093/mutage/17.3.183. 
  107. Pu X, Kamendulis LM, Klaunig JE (2009). «Acrylonitrile-induced oxidative stress and oxidative DNA damage in male Sprague-Dawley rats». Toxicol. Sci. 111 (1): 64-71. PMC 2726299. PMID 19546159. doi:10.1093/toxsci/kfp133. 
  108. Koturbash I, Scherhag A, Sorrentino J, Sexton K, Bodnar W, Swenberg JA, Beland FA, Pardo-Manuel Devillena F, Rusyn I, Pogribny IP (2011). «Epigenetic mechanisms of mouse interstrain variability in genotoxicity of the environmental toxicant 1,3-butadiene». Toxicol. Sci. 122 (2): 448-56. PMC 3155089. PMID 21602187. doi:10.1093/toxsci/kfr133. 
  109. Garcia CC, Angeli JP, Freitas FP, Gomes OF, de Oliveira TF, Loureiro AP, Di Mascio P, Medeiros MH (2011). «[13C2]-Acetaldehyde promotes unequivocal formation of 1,N2-propano-2'-deoxyguanosine in human cells». J. Am. Chem. Soc. 133 (24): 9140-3. PMID 21604744. doi:10.1021/ja2004686. 
  110. Tompkins EM, McLuckie KI, Jones DJ, Farmer PB, Brown K (2009). «Mutagenicity of DNA adducts derived from ethylene oxide exposure in the pSP189 shuttle vector replicated in human Ad293 cells». Mutat. Res. 678 (2): 129-37. PMID 19477295. doi:10.1016/j.mrgentox.2009.05.011. 
  111. Fabiani R, Rosignoli P, De Bartolomeo A, Fuccelli R, Morozzi G (2007). «DNA-damaging ability of isoprene and isoprene mono-epoxide (EPOX I) in human cells evaluated with the comet assay». Mutat. Res. 629 (1): 7-13. PMID 17317274. doi:10.1016/j.mrgentox.2006.12.007. 
  112. Rom O, Kaisari S, Aizenbud D, Reznick AZ (2013). «Cigarette smoke and muscle catabolism in C2 myotubes». Mech Ageing Dev. 134 (1–2): 24-34. PMID 23262287. doi:10.1016/j.mad.2012.11.004. 
  113. WHO global burden of disease report 2008
  114. WHO Report on the Global Tobacco Epidemic, 2008
  115. "Nicotine: A Powerful Addiction Archivado el 1 de mayo de 2009 en la Wayback Machine.." Centers for Disease Control and Prevention.
  116. Peto Richard; Darby Sarah; Deo Harz (2000). «Smoking, smoking cessation, and lung cancer in the UK since 1950: combination of national statistics with two case-control studies». BMJ 321 (7257): 323-329. PMC 27446. PMID 10926586. doi:10.1136/bmj.321.7257.323. 
  117. «Tobacco smoking and somatic mutations in human bronchial epithelium». Nature.com. 29 de diciembre de 2019. 
  118. «Cigarette Smoking Among Adults --- United States, 2006». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  119. «WHO/WPRO-Smoking Statistics». Archivado desde el original el 8 de noviembre de 2009. Consultado el 13 de julio de 2020. 
  120. Pintarelli G, Noci S, Maspero D, Pettinicchio A, Dugo M, De Cecco L, Incarbone M, Tosi D, Santambrogio L, Dragani TA, Colombo F (September 2019). «Cigarette smoke alters the transcriptome of non-involved lung tissue in lung adenocarcinoma patients». Scientific Reports 9 (1): 13039. Bibcode:2019NatSR...913039P. PMC 6736939. PMID 31506599. doi:10.1038/s41598-019-49648-2. 
  121. Worldwide burden of disease from exposure to second-hand smoke: a retrospective analysis of data from 192 countries 26 November 2010
  122. Gurillo, Pedro; Jauhar, Sameer; Murray, Robin M; MacCabe, James H (July 2015). «Does tobacco use cause psychosis? Systematic review and meta-analysis». The Lancet Psychiatry 2 (8): 718-725. PMC 4698800. PMID 26249303. doi:10.1016/S2215-0366(15)00152-2. 
  123. Nicolosi Alfredo (2003). «Epidemiology of erectile dysfunction in four countries: cross-national study of the prevalence and correlates of erectile dysfunction». Urology 61 (1): 201-206. PMID 12559296. doi:10.1016/s0090-4295(02)02102-7. 
  124. Mostafa RM. Dilemma of women's passive smoking. Ann Thorac Med [serial online] 2011 [cited 2011 Mar 29];6:55-6. Available from: http://www.thoracicmedicine.org/text.asp?2011/6/2/55/78410
  125. Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (2009). «Obey the Word of Wisdom». Basic Beliefs – The Commandments. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2015. Consultado el 15 de octubre de 2009.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  126. «Why is smoking not strictly forbidden in Islam?». Archivado desde el original el 3 May 2014. Consultado el 2 May 2014. 
  127. Smith, Peter (2000). «smoking». A concise encyclopedia of the Bahá'í Faith. Oxford: Oneworld Publications. pp. 323. ISBN 978-1-85168-184-6. 
  128. «Global Effects of Smoking, of Quitting, and of Taxing Tobacco». 
  129. Updated status of the WHO Framework Convention on Tobacco Control
  130. https://www.who.int/tobacco/economics/1globalregionaloverview.pdf?ua=1
  131. 26, 2004-smoking-costs_x.htm Study: Cigarettes cost families, society $41 per pack
  132. «Reducing Tobacco Use». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  133. Hyland, A.; Bauer, J. E.; Li, Q.; Abrams, S. M.; Higbee, C.; Peppone, L.; Cummings, K. M. (2005). «Higher cigarette prices influence cigarette purchase patterns». Tobacco Control 14 (2): 86-92. PMC 1748009. PMID 15791017. doi:10.1136/tc.2004.008730. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  134. «TTB – Tax Audit Division – Tax and Fee Rates». Archivado desde el original el 26 de febrero de 2016. Consultado el 29 de febrero de 2016.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  135. Helen C. Alvarez (28 de marzo de 2014). «You and Cigarettes». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  136. «Alcohol and tobacco duties». 
  137. «Tobacco Smuggling & Crossborder Shopping " Tobacco Manufacturers' Association». Archivado desde el original el 8 de septiembre de 2008. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  138. Scollo, Michelle (2008). "13.2 Tobacco taxes in Australia". Tobacco in Australia. Cancer Council Victoria. Retrieved 29 July 2010.
  139. «History of Tobacco Regulation*». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  140. «Phil Taylor's Papers " Index». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  141. « European Union – Tobacco advertising ban takes effect July 31 ». Archivado desde el original el 24 de enero de 2011. Consultado el 13 de julio de 2020. 
  142. Report on the implementation of the EU Tobacco Advertising Directive
  143. Tobacco – Health warnings Australian Government Department of Health and Ageing. Retrieved 29 August 2008
  144. Public Health at a Glance – Tobacco Pack Information
  145. Scottish Government, St Andrew's House (21 de enero de 2013). «Tobacco Display Ban Guidance». www2.gov.scot (en inglés). Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  146. «Guidance on the display and pricing of tobacco products in Northern Ireland | Department of Health». Health (en inglés). 25 de agosto de 2015. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  147. Norwegian Government (1996). «Act No. 14 of March 9th, 1973 Relating to Prevention of the Harmful Effects of Tobacco (The Tobacco Control Act)». Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  148. «WHO | Norway: Prohibition on the visible display of tobacco products at the points of sale». WHO. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  149. «Imperial Tobacco take fight against cigarette display ban to Supreme». The Independent (en inglés). 12 de noviembre de 2012. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  150. Carrell, Severin; correspondent, Scotland (12 de diciembre de 2012). «Scotland to ban cigarette displays in shops after court challenge fails». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  151. World Health Organisation (2017). «Evidence brief: Tobacco point-of-sale display bans». WHO. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  152. «Tobacco Sales Law». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  153. Ahlfeldt, G., Maennig, W. (2010), Impact of non-smoking ordinances on hospitality revenues: The case of Germany, in Journal of Economics and Statistics, 230(5), 506–521; preliminary version in: Hamburg Contemporary Discussion Papers N° 26, http://www.uni-hamburg.de/economicpolicy/hced.html.
  154. «NFPA applauds Reynolds American Inc». Archivado desde el original el 1 de marzo de 2013. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  155. «NFPA». Archivado desde el original el 20 de noviembre de 2007. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  156. a b «Coalition for Fire-Safe Cigarettes». Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  157. C. Merrill, J.; Kleber, H. D.; Shwartz, M.; Liu, H.; Lewis, S. R. (1999). «Cigarettes, alcohol, marijuana, other risk behaviors, and American youth». Drug and Alcohol Dependence 56 (3): 205-212. PMID 10529022. doi:10.1016/S0376-8716(99)00034-4. 
  158. Swan, G. C.; Carmelli, D.; Rosenman, R. H.; Fabsitz, R. R.; Christian, J. C. (1990). «Smoking and alcohol consumption in adult male twins: genetic heritability and shared environmental influences» (Free full text). Journal of Substance Abuse 2 (1): 39-50. ISSN 0899-3289. PMID 2136102. doi:10.1016/S0899-3289(05)80044-6. 
  159. «Why Nicotine is a Gateway Drug». National Institutes of Health (NIH) (en inglés). 22 de mayo de 2015. Consultado el 20 de abril de 2020. 
  160. Rohsenow, Damaris J.; Martin, Rosemarie A.; Tidey, Jennifer W.; Colby, Suzanne M.; Monti, Peter M. (2017). «Treating Smokers in Substance Treatment With Contingent Vouchers, Nicotine Replacement and Brief Advice Adapted for Sobriety Settings». Journal of Substance Abuse Treatment 72: 72-79. PMC 5154824. PMID 27658756. doi:10.1016/j.jsat.2016.08.012. 
  161. Tang, Yi-Yuan; Tang, Rongxiang; Posner, Michael I. (2016). «Mindfulness meditation improves emotion regulation and reduces drug abuse». Drug and Alcohol Dependence 163: S13-S18. PMID 27306725. doi:10.1016/j.drugalcdep.2015.11.041. 
  162. Rosen, Laura J.; Galili, Tal; Kott, Jeffrey; Goodman, Mark; Freedman, Laurence S. (2018). «Diminishing benefit of smoking cessation medications during the first year: a meta-analysis of randomized controlled trials». Addiction 113 (5): 805-816. ISSN 0965-2140. PMC 5947828. PMID 29377409. doi:10.1111/add.14134. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]