Thelma y Louise

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Thelma & Louise»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Thelma & Louise
Título Thelma y Louise
Ficha técnica
Dirección
Producción Mimi Polk Gitlin
Ridley Scott
Guion Callie Khouri
Música Hans Zimmer
Fotografía Adrian Biddle
Montaje Thom Noble
Protagonistas Susan Sarandon
Geena Davis
Harvey Keitel
Brad Pitt
Michael Madsen
Christopher McDonald
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1991
Género Película de carretera
Duración 129 minutos
Clasificación Bandera de los Estados Unidos R
Bandera de Argentina +16
Bandera de España +13
Bandera de Chile +18
Bandera de México B
Bandera del Perú +18
Bandera de Brasil +14
Bandera de Australia M
Idioma(s) inglés
Compañías
Productora Pathé Entertainment
Percy Main
Star Partners III Ltd.
Distribución Metro-Goldwyn-Mayer
Presupuesto US$16.500.000
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Thelma y Louise es una película de carretera de 1991 ideada y escrita por Callie Khouri, y dirigida por Ridley Scott, con Geena Davis haciendo el papel de Thelma y Susan Sarandon el de Louise. Otros protagonistas son Harvey Keitel en el papel de un detective que investiga los crímenes de las dos fugitivas, Michael Madsen como el novio de Louise, Christopher McDonald como el marido de Thelma y Brad Pitt (en su primer papel importante en Hollywood) como ladrón que engaña a las dos mujeres. Ganadora de un Óscar en 1991, al mejor guion original.

La historia estuvo a punto de no ver la luz, ya que su guion suscitaba una importante desconfianza entre un buen número de productores y directores.[1] De hecho, era sobre todo la temática que trataba la que costaba que los estudios aceptaran, en particular, la antológica escena final que contrastaba con el final feliz clásico de Hollywood. Incluso, cuando se estrenó, la película suscitó una intensa polémica en Estados Unidos, básicamente porque mostraba dos heroínas que respondían con armas a la violencia machista.[2] Sin embargo la cinta, situada en la intersección de varios géneros cinematográficos, está hoy considerada un clásico que ha llegado a influir en otras películas y obras de arte, y se ha convertido en un mito del movimiento feminista.[3]

Argumento[editar]

Thelma Yvonne Dickinson, en la treintena, es la esposa frustrada y sumisa de Darryl, un arquetipo de hombre machista, inconsciente de su forma de ser ridícula,[4] ya que su complejo de superioridad se ve reforzado por su éxito profesional. Louise Elizabeth Sawyer, su amiga, diez años mayor, trabaja de camarera en una cafetería cercana a casa de Thelma y cree que cada uno tiene lo que se busca. Lleva una vida enloquecida y frustrante y tiene problemas con su novio, Jimmy, quien, siendo músico, es de los que no quieren asumir compromisos y está siempre de gira. Solo quiere que le pida matrimonio. Ha convencido a su amiga Thelma para evadirse durante un fin de semana y marchar a una casa de la montaña. Dejan Arkansas y están decididas a aprovechar estas horas de libertad. Paran en la carretera, en un bar donde Thelma abusa del alcohol. En el aparcamiento, un hombre intenta violarla, pero Louise llega in extremis, saca un revólver e impide la violación. Ante la vulgaridad y la provocación del hombre, dispara y lo mata. Louise se niega categóricamente a ir a la policía y decide irse hacia México.

Louise telefonea a su amigo Jimmy para que le envíe dinero a un motel de Oklahoma City. El homicidio se descubre y, tras una rápida investigación, la policía sigue la pista de las dos mujeres. Los agentes localizan una llamada telefónica y se presentan en casa de Thelma y Darryl.

La carretera como hilo conductor de la película.

Thelma y Louise llegan a Oklahoma City. Jimmy ha llevado el dinero y aprovecha la ocasión para pedir a Louise que se case con él, ella rechaza, teniendo en cuenta la situación. Mientras tanto, Thelma se acuesta con un autoestopista joven y rebelde, quien les roba el dinero. Thelma es consciente de su responsabilidad en el robo y, dándose cuenta de la desesperación en que se hunde Louise debido a su negligencia, no encuentra otra solución que cometer un atraco, inspirándose en las confidencias que, en la cama, ha arrancado tiernamente a su ladrón.

Los policías progresan en sus investigaciones ya que el atraco de Thelma fue filmado por una cámara de vigilancia; además, encuentran Jimmy y al autoestopista, que las orientan hacia Arizona. Uno de los policías, habiéndose enterado de que hace mucho tiempo Louise fue violada en Texas, comprende que las dos mujeres tal vez son tanto víctimas como culpables de los acontecimientos.

De nuevo en la carretera, Thelma y Louise son detenidas por un policía por exceso de velocidad. El hombre amparándose en su autoridad intenta pavonearse frente a dos mujeres lo que es aprovechado por Thelma quien saca su revólver y tras reducirlo, para neutralizarlo lo encierra en el maletero del coche patrulla, donde ingresa el policía vilmente rogando por su vida. Continúan su huida y adelantan de nuevo un camionero que, como en dos ocasiones anteriores, las interpela de manera insistente y con palabras y gestos obscenos. Esta vez, lo paran para fingir que él les interesa, pero él, apoyándose en su sentimiento de superioridad masculina, les sigue el juego, entonces, ellas, indignadas, hacen explotar su camión cisterna.

Finalmente, la persecución desemboca a orillas del Gran Cañón, en Arizona. Rodeadas por un enjambre de coches de policía, Thelma y Louise prefieren la muerte que la falta de libertad y, en una última aceleración, saltan con el coche por un precipicio.

Reparto[editar]

Susan Sarandon (Louise).
Geena Davis (Thelma).

Guión[editar]

El guión deThelma y Louise fue escrito por Callie Khouri que recibió el Óscar al mejor guión original en 1991. Khouri quiso mostrar dos mujeres en un género hasta entonces exclusivamente masculino. La idea le vino al considerar que las películas estadounidenses no creaban buenos papeles para mujeres, en particular de aquellos que permiten a los personajes tomar sus propias decisiones y controlar su propio destino.[5]

Quería escribir algo que nunca antes hubiera sido llevado al cine. En tanto que cinéfila, he sido alimentada por el papel pasivo de las mujeres. No conducían nunca la historia porque no conducían nunca el coche.[6]

La guionista se integró mucho en la creación de la película, hasta el punto de ser llamada la «tercera mujer» de Thelma y Louise.[2] Colaboró estrechamente con Ridley Scott durante la pre-producción, participó en la elección de los actores y estuvo presente durante el rodaje. También influyó en las partes del guión retenidas, logrando mantener las secuencias que más deseaba, sobre todo la de la violación y la escena final.[7]

Productor y director[editar]

Callie Khouri, en principio, pensaba realizar la película contando con un presupuesto de un millón de dólares y, en este sentido, contactó con diferentes productores teniendo que superar numerosas negativas.[1] Finalmente, su guion llegó a manos de Mix Polk Gitlin, a quien le gustó mucho ya que le permitía realizar una película en la que el poder pertenecía a los personajes femeninos y, además, animaba a las mujeres a escucharse y a realizar sus sueños replanteándose la concepción tradicional del reparto de papeles entre hombres y mujeres.[8] Giltin aumentó el presupuesto hasta dieciséis millones de dólares, pensó en Michelle Pfeiffer y Jodie Foster para los papeles protagonistas y sometió el guion a Ridley Scott para intentar asociarlo como productor.[8]

A Ridley Scott le sedujo el guion por los motivos ya mencionados: el hecho de colocar dos mujeres en los papeles principales, lo que contrastaba con la producción cinematográfica clásica. A pesar que en esos momentos intentaba producir una película donde se presentaba un personaje masculino como héroe,[9] se puso a buscar otro director. Sin embargo, muchos de aquellos a quienes presentó el proyecto desconfiaron y le sugirieron que dirigiera la película él mismo.[9] Como en 1979 ya había realizado Alien donde una actriz, Sigourney Weaver, encarnaba a Ripley, un papel en principio escrito para un hombre,[2] así que finalmente decidió dirigir Thelma y Louise él mismo.[9]

Elección de los actores[editar]

Como el proceso de preparación de la película había durado bastante tiempo, Pfeiffer y Foster ya no estaban disponibles. Entonces, el equipo eligió a Geena Davis y Susan Sarandon para encarnar, respectivamente, a Thelma y a Louise. Aunque eran actrices conocidas, no eran superestrellas, pero este aspecto se consideró interesante para no inducir ninguna idea preconcebida sobre los dos personajes principales.[7]

Geena Davis se enteró de que circulaba un guion con dos mujeres en los papeles principales. Lo pudo leer, le gustó el personaje de Thelma y realizó un trabajo de investigación sobre este personaje que presentó a Ridley Scott.[10] Por su parte, Susan Sarandon encontraba el personaje de Louise muy interesante porque no era muy brillante, era una mujer que tenía que intentar seguir por el buen camino a pesar de sus heridas, lo que le permitía conducir la historia tanto en el sentido propio como en el figurado.[11]

Harvey Keitel era el tercero de los actores conocidos en el momento del estreno de la película. Hasta entonces, siempre había interpretado papeles secundarios. Encarnó el inspector Hal Slocombe, un personaje interesante que oscila entre su misión de investigador y policía y la simpatía que tiene por las dos mujeres, se trata del único personaje masculino que entiende los actos y las motivaciones de Thelma y Louise,[2] (en una secuencia inédita aparece en la cama, preguntando a su esposa, en que circunstancias sería capaz de cometer un asesinato).[12] Gracias a este personaje, Harvey Keitel interpretaba por primera vez un papel amable.[9]

La elección de Christopher McDonald para interpretar Darryl fue una idea de Geena Davis; le hicieron una prueba para el papel del violador, pero fue mucho más convincente encarnando el personaje del marido machista. A Ridley Scott le gustaba su gestualidad y, en particular, la manera que tenía de hacer girar las llaves en las manos durante las primeras secuencias de la película. También valoró que McDonald se presentara con bigote el primer día de rodaje.[13]

Callie Khouri conocía a Michael Madsen por haber interpretado un papel en una película de su marido (el también guionista, director y productor David W. Warfield.[14] El equipo, le propuso en principio, el papel del violador, pero lo rechazó. Recibió entonces el papel de Jimmy, el amigo de Louise. Contribuyó mucho a definir la secuencia donde Louise y Jimmy se encuentran en la habitación del motel, muy diferente de lo previsto en el guion, en parte reescrito por Susan Sarandon. Interpretó su personaje al mismo tiempo que compasivo, violento y vulnerable, e introdujo la idea de la denuncia en el matrimonio.[7]

Ridley Scott tuvo muchos problemas para encontrar el artista que haría el papel de violador. Hacia falta un actor de doble cara: tenía que ser atractivo y encantador, para que Thelma tuviera ganas de bailar con él, y también miserable y violento.[9] Finalmente encontró que Timothy Carhart respondía a estas características.

Para el papel de J. D., el autoestopista, era necesario un actor con un buen físico. Brad Pitt, que hasta entonces solo había interpretado algunas series de televisión, hizo una prueba y fue elegido.[9] Callie Khouri pidió ver quién encarnaría el personaje, para asegurarse de que su físico estaría a la altura del papel, cuando se encontró cara a cara con Brad Pitt, se quedó unos instantes sin voz, luego declaró:«Creo que funcionará». El apuesto actor obtuvo varios papeles principales después de medio protagonizar esta película.[15]

Cuando propusieron el papel de agente de la FBI a Stephen Tobolowsky, justo había terminado el rodaje de Mississippi Burning. Veía al personaje de Max con una gran fuerza, una presión continua a lo largo de toda la historia.[16]

A Jason Beghe le asignaron el papel de policía porque en el momento de las pruebas tuvo la idea de hacer llorar a su personaje, aunque no estaba previsto en el guion.[17] Y en cuanto a Marco St. John, aceptó interpretar el camionero obsceno, aunque temió, que después de este papel, nadie más lo querría contratar.

Una mezcla de géneros[editar]

Thelma y Louise es una comedia dramática donde se mezclan otros géneros como los de buddy movie, película de carretera, oeste y película policíaca.

Buddy movie[editar]

La película trata sobre la amistad entre dos mujeres de carácter diferente. Thelma tiene una personalidad que evoluciona a lo largo de la película, al principio es una joven ama de casa, asustadiza e ingenua, que solo quiere divertirse un fin de semana. A raíz de las pruebas a las que es sometida, gana en seguridad y se da cuenta del poder que tiene para incidir en el desarrollo de las cosas. Louise es mayor, más madura y más maternal.[10] Tiene más experiencia, también en aspectos más dolorosos, y tiene un potencial muy superior al del trabajo de camarera en el que trabaja.[11]

El comienzo de la película presenta a las dos heroínas de manera separada, cada una en su universo cotidiano, lo que permite exponer esta diferencia de carácter. En particular, la secuencia de preparación de las maletas de viaje muestra, por ejemplo, que Louise es organizada, metódica y práctica, mientras que Thelma es infantil, impulsiva e inexperta. Aparecen juntas más adelante, en el momento de la salida de viaje; Louise se encarga del coche, y Thelma del revólver.[2]

Parque nacional de Canyonlands, un paisaje que atravesaron las dos actrices.

Película de carretera[editar]

Lo esencial de la acción pasa en la carretera. Las dos heroínas atraviesan los paisajes suntuosos de Arkansas y Arizona, en un Ford Thunderbird 1966 descapotable, con los cabellos al viento, lo que evoca una sensación de gran libertad.[18] Además de los numerosos planos visuales con el coche en movimiento, los decorados son muy representativos del estilo de vida estadounidense, asociado a las largas distancias, la carretera y los elementos que la configuran: surtidores de gasolina, moteles, tiendas y servicios destinados a los camioneros.

Ridley Scott explica que el hecho de ser europeo ha sido una ventaja para el rodaje de esta película. «Los estadounidenses viven rodeados de un montón de cosas que ni siquiera ven porque forman una parte integrante de su cultura... Sin embargo, yo, en tanto que no iniciado, puedo ir en coche a través del desierto del suroeste y extasiarme delante de kilómetros y kilómetros de postes telefónicos, lo que el estadounidense medio considera del todo normal».[19]

Las carreteras de los Estados Unidos, en la actualidad y en la época del rodaje, están rodeadas por las cadenas Motel 6, McDonald's y Burger King. La carretera de Thelma y Louise hace referencia a un período anterior; Ridley Scott ha querido evocar la época de la mítica Route 66, haciendo evolucionar sus personajes por moteles baratos y estaciones de servicio sin marca.[2]

Oeste[editar]

Ridley Scott ha reutilizado las técnicas cinematográficas de las películas del oeste de los años 1950. Ha vuelto a los lugares de rodaje de numerosas películas del oeste en Utah, en los alrededores de Moab, que no habían sido utilizados para largometrajes desde la época de John Wayne.[9] Ha reemplazado los cowboys por coches y las diligencias por camiones,[1] conservando las mismas técnicas fotográficas: coloca los personajes dentro del paisaje, utilizando planos generales o en planos parciales para dar idea de la inmensidad del lugar. El paisaje se convierte plenamente en un personaje, espléndido o amenazador.[9] Son las mismas líneas, volutas o nubes de polvo (evocando la velocidad y las persecuciones) levantadas por los caballos, las ruedas de las diligencias, y los neumáticos del Ford Thunderbird y de los coches de policía.

La recuperación de la gorra del camionero evoca este tipo de escena del rodeo.

El encuentro con el camionero es el ejemplo de una secuencia típicamente inspirada en el Oeste: las dos heroínas están sentadas, siempre en primer plano, de espaldas, mirando con calma y determinación como se acerca el «malo», pequeño, respecto a la masa de su inmenso camión, a la espera de la confrontación decisiva. Las dos llevan un atributo identificando infaliblemente la mitología del Oeste: Louise, a la derecha, con camiseta blanca, lleva un sombrero de vaquero (el sombrero tejano que ha intercambiado con el viejo por sus joyas), antes de sacárselo haciéndolo pasar por el centro de la pantalla, como para insistir de cara al espectador sobre el «código». Thelma, vestida de negro, tiene la mano sobre la cadera derecha, en posición perfecta para tomar el revólver, que tiene en el cinturón de sus vaqueros, a la altura de los riñones.

El camionero se acerca, continúa su mala actuación, como si quisiera ligar, y no ve el arma saliendo de la cadera de la mujer, como las que se ven colgadas en la cintura de los personajes del universo de John Ford o John Wayne. Después, hacen como un concurso de tiro de revólver para destruir el camión. De resultas de ello, queda su enemigo finalmente vencido y ridiculizado, saltan a su coche sin abrir las puertas, exactamente como los héroes del «Oeste Salvaje» que se aferran a su caballo en la precipitación y arrancan de golpe y hacen un par de vueltas de victoria, entonando el grito del Oeste, alrededor del «malo» que tropieza en el polvo, mientras que la cámara se eleva para dar amplitud a su salida hacia nuevas aventuras. Esta escena también es típica de la clásica imagen del rodeo y es la ocasión para la pasajera del Thunderbird de recuperar el trofeo de su victoria, la gorra condecorada con la bandera estadounidense, que ha perdido su adversario en el momento de la explosión. Esta escena de la gorra contiene incluso una cierta analogía con aquellas de los indios llevando la cabellera de un blanco.

La película contiene otras escenas emblemáticas del Oeste, empezando por la presencia de caballos. Thelma y Louise se detienen en una gasolinera ante la que hay un caballo atado. Otra secuencia muestra como el coche atraviesa un rebaño de vacas guiado por cowboys a caballo.[2]

Película policiaca[editar]

Cisco, en Utah, un pequeño lugar hecho de cabañas y carcasas de vehículos,donde se rodaron algunos planos de la persecución final.

Se trata de la historia de dos mujeres que se ven empujadas por los acontecimientos a cometer delitos, encontrándose fuera de la ley.[2] Con su serie de huidas, persecuciones, actos cometidos a mano armada, secuencias alternando las heroínas en acción y la policía que las investiga, Thelma y Louise reúne todos los ingredientes clásicos de una película policíaca. A menudo se la ha comparado con Bonnie y Clyde y Butch Cassidy and the Sundance Kid.[20]

El recurso narrativo clásico de este género, que consiste en crear la duda sobre la real culpabilidad criminal de las heroínas, aquí queda sustituido por el de saber si la policía las acabará atrapando o si lograrán escapar.

Comedia[editar]

El humor está presente en Thelma y Louise. La película comienza como una comedia: después de haber moralizado a dos jóvenes clientes sobre la nocividad del tabaco, Louise se otorga una pausa para encender un cigarrillo. Entonces, llama a Thelma que le pregunta si trabaja, a lo que Louise responde «No, estoy haciendo de modelo para Playboy». Sigue la escena donde Darryl se va precipitadamente de su casa para ir al trabajo y, en la más pura tradición de la comedia de situación, queda ridiculizado cayendo sobre los materiales de construcción junto a su coche.

Después de la alternancia de planos mostrando a Thelma y Louise, cada una preparando su maleta de viaje (donde se ilustra con insistencia su diferencia de carácter), ya se está dispuesto a sonreír. Finalmente, una corta secuencia nos muestra a Louise en los aseos abarrotados del saloon, rodeada de mujeres empujándose mutuamente para maquillarse y peinarse ante el espejo. El tono de comedia acaba brutalmente en el momento de la violación.[10]

Más tarde, el humor reaparece. Sobre todo en la secuencia de la infracción de velocidad cuando Thelma apunta al policía y pide a Louise que destruya la radio, destrozando la radio y después el dispositivo de comunicación policial.[9]

Ridley Scott explica que, a la vista de su argumento dramático, la película habría podido tener un tono más grave. Prefirió, sin embargo, introducir una dosis de humor, considerando que los espectadores disfrutan más con una película que hace reír que con un drama.[9]

Drama[editar]

La película presenta igualmente un contexto dramático con los temas de la violación,[21] y de la incapacidad de la sociedad a hacer justicia a las víctimas de este acto.[22]

La dimensión dramática también se ilustra con la sucesión de acontecimientos que atrapan involuntariamente a las dos mujeres en una espiral de la que no conseguirán salir. Al principio, Thelma es solo víctima de una tentativa de violación, por protegerla, Louise apunta el revólver hacia el violador, pero la actitud provocativa de éste, acaba por hacer que lo maten. A raíz de este hecho, las dos mujeres deciden huir hacia México. Por el camino alguien les roba todo el dinero y entonces Thelma, que se siente responsable, comete un robo a mano armada para poder continuar la ruta. Perseguidas ahora por dos delitos graves, se encuentran con que deben neutralizar a un policía a causa de un simple exceso de velocidad, para evitar ser localizadas y detenidas. Esta sucesión de acontecimientos, las transforma en peligrosos criminales a los ojos de la ley y conduce inexorablemente hacia la trágica escena final.[22]

Louise se da cuenta enseguida del engranaje fatal al que están enganchadas, pero cede poco a poco la dirección de la expedición a Thelma, probablemente porque siente que, de todos modos, su aventura terminará trágicamente.[5]

Esta dimensión dramática oscurece la película, convirtiéndola por momentos en «deprimente, opresiva y sin esperanza».[23] A pesar del fundido en blanco final, Scott no logra ocultar totalmente el destino trágico de sus personajes,[24] cosa que una parte del público siente como una pérdida de control total de las protagonistas sobre los acontecimientos y sobre el curso de su existencia.[25]

Lugares de rodaje[editar]

Parque Nacional Arches, uno de los lugares de rodaje.

El guion preveía que las heroínas salieran de Arkansas, bordearan Texas pasando por Oklahoma y por Nuevo México, y llegaran a Arizona al (Grand Canyon). Ridley Scott efectuó este trayecto para localizar los exteriores, pero consideró que sería demasiado costoso y decidió efectuar los rodajes en un radio más pequeño, a partir de tres bases:[9]

Tarzana, junto a Los Ángeles, correspondía perfectamente a la pequeña ciudad de Arkansas donde las heroínas residían. El restaurante donde Louise trabajaba como camarera era en realidad el restaurante Dupar en Thousand Oaks. Y en cuanto al saloon donde las dos mujeres se detienen al comienzo de la película, se trata de un bar de Long Beach.[19]

  • Bakersfield, también cerca de Los Ángeles, que ofrece llanuras irrigadas y paisajes similares a los de Arkansas.[9]

Era igualmente el lugar ideal para filmar tramos de la autopista de Oklahoma.[19]

  • Moab en (Utah), es el punto central de una región montañosa donde se han filmado

muchas películas del oeste, que muestra espléndidos paisajes del Far West, que pueden evocar Arizona.[9] La secuencia donde las dos mujeres circulan de noche relevándose en la conducción, ha sido filmada en el Parque Nacional Arches. La escena donde Louise intercambia sus joyas por el sombrero del viejo ha sido rodada en Cisco en Utah. El viejo, llamado Ernest Vanderhof, era un extra, vecino de aquella aldea.[26] La escena final no fue rodada en el Gran Cañón, sino en Dead Horse Point, un cañón más pequeño situado cerca de Moab.

Música[editar]

La música de Thelma y Louise es una composición original de Hans Zimmer. La escribió tras haber concebido la música de Rain man y Days of Thunder.[27] Su música, una mezcla de sonoridades electrónicas acompañadas de la guitarra de Pete Haycock, tiene por objetivo, como todas las músicas de película, sostener la acción y reforzar las emociones producidas por la imagen.

La película contiene igualmente canciones procedentes del rock y country, para arraigar bien la película en la cultura estadounidense. Se trata principalmente de música diegética, es decir de canciones que los personajes escuchan. La película empieza por Liattle Honey (Kelly Willis), la música de ambiente en el restaurante donde Louise trabaja. Tennesse Plates es interpretada en vivo por Charlie Sexton al saloon donde las dos heroínas se detienen. En el coche, acompañan cantando el tema The Way You Do The Things You Do (The Temptations) difundido por la radio del coche. En cuanto al ciclista, no oye directamente los gritos del policía encerrado en el maletero de su coche, porque escucha I Can See Clearly Now (Johnny Nash) en su walkman.

Marianne Faithfull. Su canción The Ballad Of Lucy Jordan acompaña la etapa nocturna de las heroinas.

La única canción extradiegética (o sea, música de fondo que los personajes no oyen) es The ballad Of Lucy Jordan de Marianne Faithfull, es utilizada en la secuencia donde Thelma y Louise circulan de noche. Se trata de una música de ambiente que sirve para poner a los espectadores a tono y no de una música oida por los personajes por la no coherencia temporal entre la imagen y el sonido. En efecto, el montaje de la secuencia sugiere que circulan hasta el amanecer, cambiando de lugar detrás del volante, mientras que la canción solo dura unos minutos.

La selección musical está directamente vinculada al tema de la película, de tal manera que no solo la música, sino también las palabras dan soporte al guion:[28] No quiero jugar en casa (I no wanna play house de Tammy Wynette), No mires atrás (No look back de Grayson Hugh). O incluso No me puedo separar de ti (No untie you from me de Grayson Hugh) como música de ambiente en el motel a primera hora de la mañana, justo antes de que Jimmy se vaya. En cuanto a The ballad Of Lucy Jordan de Marianne Faithfull, parece resumir el personaje de Thelma:

{{cita|A los 37 años de edad, hace lo que nunca ha hecho, ir por París en un coche deportivo, con el viento caliente en el pelo (...) su marido está en el trabajo, sus hijos están en la escuela, podría limpiar durante horas o arreglar las flores, o correr desnuda por las calles sombreadas gritando a lo largo del camino.[29]

La última canción de la película es Better not look down de B. B. King, que las dos mujeres escuchan cuando encuentran al camionero por tercera vez. La guionista Callie Khouri había previsto que esta canción acompañara la escena final.[30] En efecto, las palabras «Más vale no bajar la mirada si quieres seguir robando»,[31] habrían convenido para esta última secuencia. Sin embargo, Ridley Scott prefirió utilizarla para acompañar la secuencia del camión-cisterna, valorando probablemente que las palabras «Más vale no bajar la mirada, aprieta el acelerador, mantén alta la velocidad» se podían dirigir igualmente al camionero.

El Thunderbird 1966[editar]

Un Ford Thunderbird convertible de 1964 parecido al de la película.

El Ford Thunderbird de 1966 verde descapotable de Louise ocupa un lugar importante en esta road-movie. Es el coche que permite a las dos mujeres irse el fin de semana a las montañas y las lleva hacia el final fatal. Aunque este modelo sea particularmente inadecuado para efectuar largas distancias, presenta otra función: exponer su conductor a la mirada de los otros usuarios de la carretera, los peatones o, en este caso, acercar las dos heroínas al espectador.[32]

El afecto de Louise por su Thunderbird se hace patente en diversas situaciones:

Temiendo ser localizadas por los policías, Louise declara: «Por primera vez lamento que mi coche sea verde». Cuando atraviesan un rebaño de vacas, grita: «¡No me rayéis el coche!».[32] El diálogo siguiente todavía ilustra mejor este afecto. En la secuencia en que llegan al motel justo después del homicidio, Thelma pide las llaves a su amiga:[32]

- Louise: No toques este coche!
- Thelma: Mis cosas están en el maletero. ¡Dios mío, prefieres tu coche a las personas!
- Louise: La mayoría de las personas me aburren, pero este coche me permite escapar.[33]

Durante la huida, las dos van abandonando o perdiendo lo que poseen. Louise pierde el dinero, sin duda también su trabajo y su amigo, pero se queda con su coche.[2]

Con todo, será este Ford quien conducirá a las heroínas a su perdición: como lo explica el inspector Hal a Darryl, hay testigos que han visto un T-66 verde salir del aparcamiento después del homicidio. Es gracias a esta descripción que, consultando una base de datos en el ordenador, Hal descubrirá la identidad de Louise Sawyer. El Thunderbird será igualmente un elemento crucial de la escena final.[32]

Para realizar la película han sido necesarios, según las fuentes, entre cinco[19] y siete[11] Thunderbirds idénticos. Un coche era utilizado como coche principal, un segundo, como vehículo de reserva y el tercero, como vehículo «traveling». Los otros coches solo sirvieron para las escenas de riesgo.[19] El primer día de rodaje, uno de los coches se incendió.[11] No fue fácil encontrar tantos ejemplares de este modelo ya antiguo, el equipo necesitó más de seis semanas para encontrarlos. Algunos coches fueron reconstruidos a partir de piezas sueltas.[19]

En el rodaje de ciertas secuencias, sobre todo los planos donde Thelma (Geena Davis) habla con JD (Brad Pitt), sentado en el asiento trasero, el coche se encuentra en medio del tráfico real. Susan Sarandon debía interpretar entonces su personaje estando atenta a la circulación de la carretera.[11]

Escena final[editar]

Si la película retoma numerosos temas clásicos del cine, su escena final sorprende por la ruptura que representa en relación con el «final feliz» habitual de este género cinematográfico.[34]

Parque del Estado en Dead Horse Point, en la escena final.

Descripción[editar]

En la persecución final, una vez perdido momentáneamente de vista a los coches de policía, Louise detiene por fin el coche al borde del Gran Cañón, ante un precipicio. Sin embargo, de repente surge un helicóptero del desfiladero, mientras que las fuerzas del orden obstaculizan su retirada, apuntando con sus fusiles y dándoles la orden de rendirse. Louise carga su revólver explicando a Thelma que no quiere rendirse. Sin embargo, esta le dice:

Thelma: Oye Louise, no nos dejemos coger.
Louise: ¿Qué quieres decir con eso?
Thelma: ¡Sigamos adelante!
Louise: ¿Pero que dices?
Thelma, indicando la dirección del cañón: ¡Vamos!
Louise, esbozando una sonrisa:¿Estás segura?
Thelma: ¡Sí!
Thelma con una sonrisa enlagrimada:" Sí...

Louise besa a Thelma y arranca el coche, Hal se lanza detrás, corriendo. Hay una alternancia de planos enseñando el coche que acelera y Hal, al ralentí, intentando atraparlas, batiendo los brazos para atraer su atención. Las dos mujeres se dan la mano, la foto instantánea hecha al comienzo de la película despega del asiento trasero. Intercambian una sonrisa, con la misma expresión que tenían al comienzo de la película cuando empezaban su viaje.[35] Louise aprieta el acelerador. El coche salta al cañón, su vuelo planeando en el vacío está sostenido por la banda sonora compuesta sobre todo de voz. El coche, filmado en contrapicado, recorre en ralentí un arco sobre las nubes. Y la imagen del coche se detiene en el centro de la pantalla.

Concepción[editar]

Callie Khouri tuvo la idea de la película imaginando desde el principio el salto final de las heroínas en el Gran Cañón, y escribió el guion empezando por este final.

Esto hizo que un buen número de productores rechazaran la historia, porque les daba miedo que el público aceptara mal este desenlace. Sin embargo, Khouri insistió para que la escena figurase en la película, pues consideraba que un final clásico habría convertido la película en una historia banal.[1] Incluso durante el rodaje, Ridley Scott todavía recibió presiones de la producción para que cambiara el final, pero a falta de encontrar una escena con bastante intensidad, siguió siendo fiel al guion.[9]

Con la manera de realizar este final, Ridley Scott quiso transformar los personajes en heroínas y dar a su muerte una cierta dimensión de nobleza.[36]

Una emoción ambivalente[editar]

Este final suscita una emoción ambivalente. La escena se puede percibir al mismo tiempo como una liberación total o como una imposibilidad de escapar a la suerte que les espera de otro modo, que por la muerte. Puede interpretarse tanto como una victoria de las heroínas que, como el final trágico de dos víctimas de un sistema abusivo.[37]

A quienes critican el final pesimista de la película, Susan Sarandon responde: «Durante toda la película, los personajes se van situando fuera de la ley. Sería más bien un fracaso reintegrarlas finalmente dentro del sistema».[38]

El hecho de que las heroínas sonrían cuando el coche salta hacia las nubes y que esta secuencia acabe en un fundido en blanco, puede dar a este final una dimensión mística, no se muestra ni la muerte de las dos mujeres, ni el aplastamiento del vehículo,[39] lo que permite considerar la idea que continúan viviendo, eventualmente en un «más allá».[39] Esta idea ha sido por otra parte apoyada por la difusión de una camiseta con la frase «Thelma & Louise Live Forever!» (‘¡Thelma y Louise viven para siempre!’) poco después del estreno de la película.[2]

El otro final[editar]

Vista en perspectiva del canyón de Dead Horse Point.

Ridley Scott previó un final ligeramente diferente. Este final alternativo es el siguiente:[40]

La secuencia comienza de la misma manera, pero en lugar que la imagen se detenga con el fundido en blanco, el coche sigue su movimiento y su caída hacia el fondo del desfiladero y se filmaba al ralentí. Hal corre hasta la orilla del cañón y mira hacia abajo, mientras que el helicóptero vuela detrás. Los policías dejan en el suelo sus armas y caminan hasta el borde del precipicio. Un plano bastante largo muestra a Hal mirando tristemente hacia el abismo. Antes de que el coche toque el fondo, cambio de plano: la película se acababa mostrando el coche que circula hacia el horizonte por una pista de tierra levantando polvareda, en medio de un paisaje verdeante que se extiende hasta una montaña umbría.

Este paisaje verdeante aparece por otra parte en un plano fijo del principio, y también cuando se inicia la persecución final, lo que permite anunciar el fin próximo de las heroínas.[36]

Aunque sea más explícito en su mensaje, que quiere que las dos mujeres continúen su ruta, este final es más pesimista. Se ve el coche caer al cañón y se concede más atención a las reacciones culpables o tristes de los hombres. Ridley Scott prefirió la versión grabada porque se concentra en las dos mujeres y no eclipsa su decisión.[2]

Temas de la película[editar]

La libertad[editar]

El Estados Unidos de las llanuras y de los grandes espacios, promesa de libertad.

Una de las sensaciones que se desprende de la película es el sentimiento de libertad. Las dos heroínas deciden escaparse, durante un fin de semana, de la monotonía cotidiana, de la pesadez de la pareja y del horizonte limitado de la ciudad, viajando en coche y atravesando grandes espacios desérticos y paisajes naturales sublimes. [18] Al principio se trata de liberarse temporalmente de las cocinas respectivas (la de casa para Thelma y la profesional para Louise), «solo la necesidad de un poco de aire y de ver país».[41] Este aspecto también comporta la libertad de dejarse ir, de beber alcohol, de divertirse, como querer atrapar el tiempo perdido.[42] O incluso conocer por primera vez la satisfacción de una relación sexual, ya que el acceso a la libertad también se puede considerar erótico.[2]

Las dos mujeres se meten poco a poco en el engranaje que las empuja igualmente a saltarse las leyes y a sentir el placer de hacerlo,[43] hasta cometer crímenes en una manera de «desesperación alegre».[44]

Sin embargo, esta libertad será de corta duración. Scott muestra que la América prometedora de libertad, de los mitos y leyendas, con cielo azul y verdes llanuras, no lo es para todos. Esta distancia entre promesa y difícil realidad, da a la película su mordacidad y su rasgo incisivo en cuanto a las verdades y los límites del «sueño americano».[45]

La violación[editar]

El tema de la violación está omnipresente en la película. Es la secuencia fundamental sobre la que descansa toda la trama, ya que transforma una simple salida de recreo en una dramática huida a través de los Estados Unidos.

Hacia el final de la película, Thelma pregunta a Louise si piensa llegar a un acuerdo con Hal, el policía que las persigue. Efectivamente, por teléfono, éste utiliza su información sobre «lo que pasó en Texas» (presumiblemente una violación) para tratar de persuadir a Louise y hacerle entender que comprende su actitud, intentando al mismo tiempo tenerla el máximo de tiempo posible al teléfono para localizarla.

Este tema conlleva igualmente el de la venganza. Si el asesinato de Harlam fue en cierto modo accidental -aunque significara la venganza de Louise contra el hombre que la violó en el pasado, punto clave para entender su reacción-, Louise y Thelma desarrollan una venganza consciente contra los pilares básicos del patriarcado en general.

Tras el asesinato, Thelma se deleita nerviosamente con la muerte de Harlam, ridiculiza sus gestos y expresiones y admite alegrarse de lo ocurrido, hasta el punto de lamentar no haber disparado ella misma. Por su parte, Louise intenta borrar de su memoria la violación consumada años atrás en Texas. Esto es una característica de su personaje, y es evocado durante toda la película. Hay quien ha considerado a Thelma y Louise como una película sobre la violación. Y desde esta perspectiva, representa un feminismo crítico y resistente.[46] [47]

La emancipación y autorrealización[editar]

Un tercer tema de la película es el de la emancipación femenina, la Pirámide de las necesidades de Maslow, la toma de control de las mujeres sobre su vida, el empowerment.[48] Thelma y Louise son confrontadas a acontecimientos que las empujan a elegir otra vida.[49] Esta toma de control sobre su cuerpo y su vida pasa por la reapropiación del revólver, un objeto que ocupa un papel central en la mitología americana como instrumento de autonomía.[2] La emancipación es igualmente una característica del personaje de Thelma que se ve transformada a lo largo de la película.[32]

Algunos destacan que esta autorrealización pasa por la toma de conciencia[50] de las heroínas, de la fatalidad que asumen precisamente porque han combatido, con «una energía sucia», el engranaje, su peso y las consecuencias.[51]

La transgresión de género[editar]

El último tema importante de la película es el de la transgresión de géneros sexuales.[52] Al hilo de la historia, las dos heroínas abandonan sus vestimentas femeninas para adoptar una apariencia más masculina.[53] La transgresión de género se produce igualmente por su comportamiento: quedan fuera de la ley y adoptan gestos y actitudes viriles.[54] La película invierte finalmente las relaciones de género en el espacio presentando dos mujeres que se van a la «conquista del Oeste», mientras que los hombres las esperan en el hogar.[2]

Premios y nominaciones[editar]

Año Ceremonia Premio Premiada
1991 Seminci de Valladolid Espiga de Oro Thelma & Louise
1992 Premios Óscar Óscar al mejor guion original Callie Khouri
Nominación al Óscar a la mejor actriz Geena Davis
Nominación al Óscar a la mejor actriz Susan Sarandon
Nominación al Óscar al mejor director Ridley Scott
Nominación al Óscar a la mejor fotografía Adrian Biddle
Nominación al Óscar al mejor montaje Thom Noble
1992 Premios Globo de Oro Globo de Oro al mejor guion Callie Khouri
Nominación al Globo de Oro a la mejor película dramática Mimi Polk Gitlin
Nominación al Globo de Oro a la mejor actriz dramática Geena Davis
Nominación al Globo de Oro a la mejor actriz dramática Susan Sarandon
1992 Premios César Nominación al César a la mejor película extranjera Thelma & Louise

Recibimiento de la película por el público[editar]

Polémica en el estreno[editar]

En su estreno, la película abrió una polémica en Estados Unidos.[55] Algunos la consideraron como una película formidable, otros como peligrosa. Se pudieron leer reacciones muy entusiastas: «Es la primera película que muestra realmente la verdad»,[¿quién?] «Yo he visto mi vida interpretada ante mis ojos».[¿quién?] En cambio, otras personas tuvieron palabras hostiles: «Es el elogio de una violencia transformativa... Un tema explícitamente fascista»,[¿quién?] «Justifica los atracos a mano armada, la masacre de hombres y la conducción en estado de embriaguez crónica, como ejercicios de elevación sin conciencia».[¿quién?][5]

También se oyó decir:«Es una película muy dura, muy corrosiva, tanto molesta moralmente e intelectualmente como Hollywood puede serlo»,[¿quién?] «Una película que anima a las mujeres a utilizar armas», incluso, «Es es el final de la civilización occidental».[¿quién?][56]

La polémica alrededor de Thelma y Louise superó el marco estrictamente cinematográfico hasta el punto de merecer la portada de Time del 24 de junio de 1991.

Película feminista[editar]

En las filmografías feministas,[57] se ha definido a Thelma y Louise como una película feminista.[3]

Sin embargo, el alcance exacto de este carácter feminista provocó un cierto debate en el seno de los movimientos antisexistas. Algunos le reprochan que presente dos mujeres comportándose como hombres,[58] o solo reaccionando en función de actos cometidos por hombres.[59] Otros critican el hecho de que Thelma y Louise, aunque cometiendo delitos y tomando su revancha contra hombres, dan una mala imagen de las mujeres que se liberan de la opresión machista, lo que perjudica la causa feminista. Otros aún se interrogan sobre este carácter feminista a causa del final trágico de las dos heroínas. Sin embargo,Thelma y Louise es una de las pocas películas donde dos mujeres son los personajes principales y donde, además, se las muestra respondiendo a las injusticias que las rodean por el solo hecho de ser mujeres,[3] tratándolo, desde una perspectiva feminista, diversas cuestiones vinculadas a las desigualdades entre mujeres y hombres, como la emancipación femenina y la violación.[5] Además, cuando en la escena final Thelma y Louise se cogen la mano para saltar con el coche forman, en medio de la pantalla, un puño levantado, símbolo de contestación y de combate (social o político).

La película representó una catarsis para muchas mujeres,[2] por el hecho de ver a las protagonistas reaccionar contra situaciones sexistas y de violencia sexual. Numerosas mujeres se reconocían desde entonces en esta «emancipación de las mujeres a través de sus escapadas»,[60] y consideran la obra como una película de culto.[61] Hubo mujeres que en el 2001, fueron al Gran Cañón, para conmemorar los diez años de la película y otras visitaron los lugares de rodaje.[62]

Esta película también ha sido igualmente objeto de estudios y de publicaciones universitarias.[63]

Carácter misántropo[editar]

La carrera cinematográfica de Brad Pitt se disparó por su papel de J. D. en Thelma y Louise.

Según ciertas críticas,[¿quién?] han denunciado el carácter misántropo de Thelma y Louise, la película es considerada «anti-hombres»[64] porque los presenta bajo su peor aspecto: un marido machista, un violador, un camionero obsceno. «Todos los hombres son unos malparidos (...). Hombres nefastos, viciosos, mezquinos, frustrados y brutales, que no paran de perseguirlas»,[18] «Es degradante para los hombres, con estereotipos patéticos de comportamientos en la testosterona enfadada»,[5] «Es una película contra los hombres, llena de odio».[56]

Por otra parte, la película glorifica a las heroínas que tratan mal a estos hombres, las hace simpáticas y rehabilita su comportamiento, responsabilizándo a los hombres de sus fechorías. La réplica del inspector al autoestopista «Te consideraré personalmente responsable de una parte de lo que les pase» es citada para defender esta tesis.[18]

Los miembros del equipo de la película, sorprendidos por estas acusaciones de misantropía,[1] [10] comentaron la variedad de los personajes masculinos: además del marido machista, el violador y el camionero obsceno, se encuentra Hal, el policía comprensivo; J. D., canalla de poca envergadura, a la vez ladrón y seductor o Jimmy, el hombre sensible, irascible pero bien intencionado que acaba pidiendo a Louise en matrimonio, sufriendo profundamente la ruptura pero respetando las elecciones de su compañera.[65]

Entre los personajes de tercer orden, está el dependiente honrado que sugiere a Thelma que compre el alcohol en un envase más grande. O el viejo con quien Louise intercambia sus joyas por su sombrero en una escena donde parecen compartir las mismas condiciones de vida en un lugar del fin del mundo y haber desarrollado espontáneamente una complicidad permitiéndoles comprenderse con una simple mirada. Inversamente, no todas las mujeres presentan su mejor aspecto. Si se exceptúan Thelma, Louise y la camarera (que, al principio, pide a Harlan que no moleste a sus clientes, antes de convencer a Hal de la inocencia de las dos mujeres), los personajes femeninos son presentados negativamente: a los lavabos del saloon hay una escena, donde las mujeres, se empujan ridículamente ante el espejo para peinarse y maquillarse, la camarera del motel en Oklahoma hace una reflexión idiota y fuera de lugar a Louise, después de que Jimmy lo haya dejado.

Carácter violento[editar]

El revólver, la utilización del mismo, a veces, es percibido como más violento en manos de una mujer.

Una parte del público percibe a Thelma y Louise como una película muy violenta.[2] Ciertas críticas evocan el «paroxismo de violencia gratuita» del que hacen gala las dos heroínas,[18] consideran que tienen un «comportamiento sádico».[5] Otros añaden que la película es una «expedición punitiva contra los hombres»,[54] y llegan a comparar a las protagonistas como unos «asesinos en serie».[18] Geena Davis recordó que en esta película solo cuentan tres personajes: el violador y las dos protagonistas.[10] Solo hay una escena con heridas y golpes en el momento de la violación, con los golpes que el agresor da a Thelma.

Calli Khouri cree que esta percepción de gran violencia es debida a una cuestión de prerrogativa de género.[1] Para una mujer es normal ser dulce y simpática, mientras que la violencia sería una prerrogativa exclusivamente masculina.[66] Como ejemplo, Khouri propone imaginar la escena de la tentativa de violación con un personajes masculino en lugar de Louise: un hombre intenta violar una mujer, el amigo de esta mujer interviene, acaba matando al violador, después le dice «vámonos de aquí». Esta escena interpretada por un hombre sería simplemente trivial en una película de acción. En cambio, si está interpretada por una mujer, es percibida como mucho más violenta, hasta totalmente subversiva. Susan Sarandon añadió que la violencia de Thelma y Louise es de un nivel menor que en la mayoría de las películas de acción cásicas, donde el héroe es un hombre blanco. Y cita a Total Recall donde Arnold Schwarzenegger mata a una mujer de un tiro en la cabeza, diciendo «considera esto como un divorcio», y no levantó en absoluto la misma indignación que Thelma y Louise.[54]

Dimensión lesbiana[editar]

A pesar que Thelma y Louise no sea propiamente una película lesbiana y que no haya estado concebida como tal, a veces se representa una dimensión homosexual.«Lo que demuestra queThelma y Louise no era una película lesbiana por Ridley Scott, es la propia película. No estaba previsto, pero la película ha sido descifrada así. De hecho, las prácticas de reapropiación de películas no se sitúan solo del lado de la producción de imágenes. Son también lecturas político-sexuales: las lecturas alternativas de la cultura de masas, del cine straight. Estas lecturas desvían, sacan las películas del armario, apuntan la homosexualidad bajo la heterosexualidad, procuran al público gay el placer no despreciable de las películas straight. Son un juego consciente con las posibilidades de identificación que superan la película(...)», Marie-Hélène Bourcier,[67] por el hecho que las dos heroínas rompen su relación con sus compañeros respectivos, viven las aventuras que tienen, deciden acabar su periplo juntas, se intercambian un beso y finalmente se lanzan al vacío cogiéndose de la mano, dejando a todos los hombres detrás.

Ciertos detractores de Thelma y Louise invocan igualmente la supuesta homosexualidad de las heronías, añaden, generalmente, consideraciones lesbofóbicas como argumento suplementario para justificar su rechazo a la película.[18] [68]

La película ha sido acogida positivamente por los movimientos lesbianos, «es la primera película que he visto donde se muestra realmente la verdad» dijo Mary Lucey, una activista lesbiana de Los Angeles, que la incorporan a su filmografía.[69]

«Thelma & Louise live»[editar]

En los Estados Unidos, aún se pueden encontrar insignias y adhesivos con el lema «Thelma & Louise live» (Thelma y Louise viven).[70] Su mensaje está cargado de mensajes simbólicos: hay quien ve el símbolo de dos mujeres fugitivas dirigiendo un último «corte de manga» al patriarcado, del triunfo de la vida sobre la muerte, del oprimido sobre la opresión, de la reivindicación de una justicia no sexista o de una inmortalidad de amazonas.[71] Otros comparan la insignia con aquella que proclamaba «Jesus lives» (Jesús vive) y le atribuyen una significación mística que quiere que la muerte física se vea sucedida por la vida eterna.[39] De todas maneras, esta acción demuestra que, al cabo de los años del estreno de Thelma y Louise, los personajes viven en la memoria colectiva y que la película continúa con su dinámica, genera significados nuevos a medida que otros espectadores la descubren en un nuevo contexto.[72]

Influencias ulteriores[editar]

Thema y Louise obtuvo un gran éxito y se la considera como un clásico, es objeto de numerosas referencias de la cultura popular e influencia de diversas creaciones artísticas.[Nota 1]

Influencias en el cine[editar]

Thelma y Louise ha sido una película clave en la historia de las road movies,ya que ha abierto la vía a películas femeninas dentro de este género.[73] Se han inspirado diversos guiones:Leaving Normal (1992),[74] Beautiful Creatures (2000), Beautiful Joe (2000), la película italiana Gasolina (2001) o la francesa Jeunesse dorée (2001).[75]

La aparición del ciclista rasta en la película marca el final de la presencia exclusiva del hombre blanco en los paisajes del Far West.

Por su eventual dimensión homosexual, Thelma y Louise ha iniciado una serie de road movies no solo de lesbianismo, como la adaptación cinematográfica de Even cowgirls get the blues (1993) y la película Boys on the Side (1995), sino también gais como My own private Idaho (1991), The Living End (1992) y Extravagances (1995).[76]

La película contiene una secuencia donde un ciclista rasta, cuando descubre al policía dentro del maletero del coche sopla el humo de su porro por los agujeros de ventilación hechos por Thelma. Esta escena, en particular, el hecho que lo único que se ve del policía es un pequeño dedo blanco indicando la situación de las llaves, se ha interpretado como el final simbólico de la presencia exclusiva del hombre blanco heterosexual en el Far West.[77] Después de Thelma y Louise, ha aumentado la presencia de la gente de color en los largometrajes americanos dedicados a la carretera, como en Get on the Bus (1996) y Lazos de acero (1996).[78]

La película es igualmente una de las primeras que pone en escena mujeres respondiendo por las armas a la violencia de género. Ha inspirado otras películas sobre este tema:[79] en principio la adaptación cinematográfica de la novela Dirty Weekend (1993) de Helen Zahavi,[80] que la imagen de la polémica causada por el estreno de la película de Ridley Scott, es la última de las obras de literatura que ha sido objeto de una demanda de prohibición en la Cámara de los Lores del Parlamento del Reino Unido por inmoral.

Referencias en el cine y series de TV[editar]

El final de la película está parodiado por Wayne y Garth en Wayne's World 2. La secuencia final de Thelma y Louise está presentada como un final posible de la película, pero los héroes deciden intentar otro. La película The Naked gun 33 1/3: the final insult parodia igualmente a Thelma y Louise.

Otras películas contienen referencias a Thelma y Louise: en León (1994), Natalie Portman dice que Thelma y Louise no trabajan solas; en Set It Off, el personaje interpretado por Jada Pinkett Smith llama «Thelma y Louise» a los personajes interpretados por Queen Latifah y Vivica A. Fox.

Diversas series de televisión también le hacen referencia: Un episodio de la octava temporada de Roseanne muestra a la protagonista y a su hermana Jackie en situaciones dondo parodian ciertas secuencias de la película: se hacen una foto imitando a Thelma y Louise y más tarde son confrontadas con un camionero y con policías. También se encuentran referencias a la película en Family Guy (2ª temporada, episodio Road to Rhode Island), en Seinfeld (9ª temporada, episodio The Dealership) y en diversos episodios de Los Simpson (3ª temporada, episodio Homer Alone de febrero de 1992 en los Estados Unidos; 5ª temporada, episodio Marge on the Lam; 10ª temporada, episodio Screaming Yellow Honkers).[81]

Referencias en la literatura[editar]

En la novela La Muselière, de Laurence Villani escribe: «las dos heroínas de la película solo encuentra la libertad tirándose al Gran Cañón», después de haber citado una «primera vigilante de prisión» llamada... Louise Thelmar.[82]

Referencias en la música[editar]

Tori Amos compuso Me and a Gun después de haber visto Thelma i Louise.

La cantante Tori Amos, después de haber visto la película, escribió Me and a Gun (álbum Little Earthquakes), la historia de un intento de violación que padeció siete años antes y de la que nunca había hablado: « He ido a ver Thelma y Louise sola, ante un arranque, y mi vida ha cambiado. Cuando Susan Sarandon ha matado al violador, he respirado por primera vez en siete años». Dos horas más tarde componía su canción.[83]

Algunas canciones de otros artistas que hacen referencia a la película:

  • en francés: Louise et Thelma de Anís (cantante francés) (álbum La chance),[84]

Comme Louise et Thelma de Drunksouls (álbum On verra plus tard...).[85]

  • en inglés:Today 4 U de la comèdia musical Rent, I'm Single de Deirdre Flint (álbum The Shuffleboard Queens), Bang de Eve 6 (álbum Horrorscope), Post-Modern Sleaze de Sneaker Pimps (álbum Becoming X) y el single Friends Forever de los Thunderbugs. El fragmento final del video musical de "Telephone" por Lady GaGa y Beyoncé está basado en Thelma y Louise.
  • en español:Dos días en la vida de Fito Páez (álbum El amor después del amor) y Susan surrender de Kevin Johansen (álbum Logo) dedicada al personaje de Susan Sarandon. También en la canción "Tiramisú de limón" del álbum "Vinagre y rosas" (2009) de Joaquín Sabina dice en unos versos: "...al borde del precipio / jugábamos a Thelma y Louise..."

Referencias en los videojuegos[editar]

En el videojuego The Legend of Zelda: Twilight Princess, un personaje se llama Thelma, y su gato Louise.

En el videojuego Grand Theft Auto V, un encuentro aleatorio en el campo referencia la escena final de la película.

Referencias en los medios y la sociedad[editar]

En 1995, dos mujeres (una puericultora y otra madre de dos niños) cometieron una serie de robos a mano armada en Texas y después huyeron hacia Canadá. Inmediatamente fueron llamadas «Thelma y Louise» por los medios de comunicación.[86] La policía de Houston llamó también «Thelma y Louise» a cuatro jóvenes de «buena familia» que habían cometido una serie de crímenes.[54]

Notas[editar]

  1. Forma parte de la colección «los clásicos modernos» del British Film Institute: Marita Sturken, Thelma i Louise, British Film Institute, 2000

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Entrevista a Callie Khouri, Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edició Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  2. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Thelma & Louise, British Film Institute, 2000 (en inglés)
  3. a b c Shirley A. Wiegand (1997). «Deception and Artifici: Thelma, Louise, and the Legal Hermeneutic» (en inglés) pág. 46. Oklahoma City University Law Review. Consultado el 03-12-2009.
  4. Como dice Pierre Murat: «un machista estúpido, que Ridley Scott ridiculizará de escena en escena». A Le guide du cinéma chez soi 10.000 crítiques pour mieux choisir vos films, Télérama Hors-sèrie, edición 2002, pág. 951a, ISBN|2-914927-00-2.
  5. a b c d e f Richard Schickel (24-06-1991). «Cover storie: Gender bender» (en inglés). Time Magazine. Consultado el 02-12-2009.
  6. Janice C. Simpson (24-06-1991). «Moving into The Driver's Seat» (en inglés). Time Magazine. Consultado el 02-12-2009.
  7. a b c Entrevista a Ridley Scott, entrevista a Mimi Polk Gitlin, entrevista a Callie Khouri, Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002
  8. a b Entrevista a Mimi Polk Gitlin, Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  9. a b c d e f g h i j k l m n ñ Entrevista a Ridley Scott, en el documental El último viaje del DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  10. a b c d e Entrevista a Geena Davis, en el documental El último viaje del DVD Thelma y Louise, edición Collector, MGM,, 15 de mayo de 2002
  11. a b c d e Entrevista a Susan Sarandon, en el documental El último viaje del DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM. 15 de mayo de 2002.
  12. Escenes inéditas en el documental El último viaje del DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002
  13. Entrevista a Ridley Scott y entrevista a Christopher MacDonald, en el documental El último viaje del DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002
  14. «Ficha a IMDb de David W. Warfield» (en inglés). IMDb. Consultado el 02-12-2009.
  15. Entrevista a Callie Khouri y entrevista a Brad Pitt, en el documental El último viaje del DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo 2002.
  16. Entrevista de Stephen Tobolowsky, Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  17. Entrevista a Jason Beghe en el documental El último viaje en DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  18. a b c d e f g «Vae Victis Thelma y Louise». Consultado el 02-12-2009.
  19. a b c d e f Libreto que acompaña al DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  20. «Thelma & Louise» (en francés) (1990). Consultado el 02-12-2009.
  21. Sarah Projansky (2001). «Feminism and the Popular, Readings of Rape and Postfeminisme in Thelma & Louise Watching Rape: Film and Television in Postfeminist Culture]» (en inglés). NYU Press. Consultado el 29-11-2009.
  22. a b «Deception and Artifice: Thelma, Louise, and the Legal Hermeneutic» (en inglés). Oklahoma City University Law Review (1997). Consultado el 02-12-2009.
  23. New York Time (20-09-2007). «'Thelma and Louise' in the Rear-View Mirror» (en inglés). Consultado el 02-12-2009.
  24. Jeffrey Bloomer. «Thelma and Louise» (en inglés). Consultado el 02-12-2009.
  25. «Remarkable Movie With Too Much Violence». Amazon.com (17-12-2004). Consultado el 02-12-2009.
  26. Tríptic Moab Area Movie Locations Auto Tour, disponible al Moab Information Center
  27. «Hans Zimmer» (en francés). allocine. Consultado el 29-11-2009.
  28. Bernie Cook (2007). «Thelma & Louise Live!» (en inglés). The cultural afterlife of any american film], University of Texas Press. Consultado el 02-12-2009.
  29. «The Ballad Of Lucy Jordan de Marianne Faithfull» (en inglés). Consultado el 02-12-2009.
  30. Película comentada por Susan Sarandon, Geena Davis y Callie Khouri en el DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  31. «Better not look down, de B. B. King» (en inglés). Consultado el 29-11-2009.
  32. a b c d e Marita Sturken: Thelma & Louise (pág. 27), British Film Institute, 2000.
  33. «Guion de la película» (en inglés). Consultado el 29-11-2009.
  34. Andrew Horton. «Thelma and Louise» (en inglés). Consultado el 29-11-2009.
  35. Entrevista a Jason Beghe, en el documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  36. a b Película comentada por Ridley Scott, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  37. Judith Warner (20-09-2007). «Thelma and Louise' in the Rear-View Mirror» (en inglés). Consultado el 02-12-2009.
  38. Shirley A. Wiegand (1997). «Deception and Artifice: Thelma, Louise, and the Legal Hermeneutic» (en inglés) págs. 34. Oklahoma City University Law Review. Consultado el 03-12-2009.
  39. a b c «Thelma and Louise in the wilderness» (en inglés). Consultado el 03-12-2009.
  40. Otro final (comentado por el director), Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  41. Florence Guernalec (07-06-1995). «Thé, crackers et cinéma». Consultado el 03-12-2009.
  42. «La filmoteca de Tolosa de Llenguadoc» (en francés). Consultado el 03-12-2009.
  43. Shirley A. Wiegand (1997). «Deception and Artifici: Thelma, Louise, and the Legal Hermeneutic» (en inglés). Oklahoma City University Law Review. Consultado el 03-12-2009.
  44. Philippe Vecchi (21-05-2005). «Thelma et Serge» (en francés). Télécinéobs. Consultado el 29-11-2009.
  45. Steven Jay Schneider, 1001 películas para ver antes de morir, Òmnibus, 3a edició 2007, pág. 808
  46. Sarah Projansky (2001). «Readings of Rape and Postfeminisme in Thelma & Louise(en inglés) pág. 122. Watching Rape: Film and Television in Postfeminist Culture. Consultado el 03-12-2009.
  47. Thelma y Louise. Pablo Perez.Libros DIRIGIDO
  48. Entrevista a Callie Khouri, entrevista a Mix Polk Gitlin, documental El último viaje en el DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  49. «Thelma i Louise» (en francés). A.B.C. Le France. Consultado el 03-12-2009.
  50. « Estas dos mujeres son insalvables, lo saben, y uno se da cuenta, al final, que siempre lo han sabido.» : Pierre Murat, La guía del cinema en 10.000 críticas para escoger mejor sus películes, Telerama, Edició 2002 pág. 951, ISBN|2-914927-00-2
  51. Philippe Vecchi (21-05-2005). «Thelma i Sergé» (en francés). Télécinéobs. Consultado el 03-12-2009.
  52. Se ha traducido por «transgressión de género» l'expressió anglesa gender bender, abundantemente utilizada en las publicaciones relatives a Thelma y Louise (por ejemplo:Richard Schickel (24-06-1991). «Cover storie: Gender bender» (en inglés). Time Magazine. Consultado el 03-12-2009.
  53. Marita Sturken, Thelma i Louise, British Film Institute, 2000, pág. 30
  54. a b c d David Russell (2002). «"I'm Not Gonna Hurt You": Penetracions legals a Thelma i Louise» (en inglés). Americana: The Journal of American Popular Culture (1900-present). Consultado el 04-12-2009.
  55. Nicole Beaurain. «Filmar social - filmar la historia» pág. 175. L'HarmattanFilmar social - filmar la història. Consultado el 03-12-2009.
  56. a b Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  57. A. Segon, Anne Nyssen, Judith Franco, Muriel Andrin, Sari Kouvo, Séverine Dusollier (2003). «Las mujeres revientan la pantalla» (en francés). Scum Grrrls. Consultado el 03-12-2009.
  58. Margaret Carlson (24-06-1991). «Is this What Feminism Is All About ?» (en inglés). Time Magazine. Consultado el 03-12-2009.
  59. Marc-Benoît Creancier. «Thelma et Louise de Ridley Scott, ou l’affirmation de l’identité féminine au cinéma» (en francés). Consultado el 03-12-2009.
  60. Chicago - Les grands lacs, éd. Petit Futé - ISBN= 2746912821, New York, éd. Petit Futé - ISBN= 2746917998
  61. «THELMA ET LOUISE - Kalinka».
  62. Entrevista a Susan Sarandon, Documental El último viaje, DVD Thelma & Louise, edición Collector, MGM, 15 de mayo de 2002.
  63. A título de ejemplo: Sarah Projansky: «Feminism and the popular, readings of rape and postfeminisme in “Thelma & Louise”» (en inglés), en Watching rape: film and television in postfeminist culture, NYU Press, 2001.
    Shirley A. Wiegand: «Deception and artifice: Thelma, Louise, and the legal hermeneutic» (en inglés), en Oklahoma City University Law Review, volumen 22, número 1, 1997.
  64. Patricia Reining, Un brillant malson, ed. Le Manuscrit ISBN= 2748159039, pág. 42
  65. (en inglés) Shirley A. Wiegand, Deception and Artifice: Thelma, Louise, and the Legal Hermeneutic, Oklahoma City University Law Review, Volume 22, Núm. 1, 1997, pág. 37
  66. Bernie Cook (2007). «Thelma & Louise Live! The Cultural Afterlife of any American Film» (en inglés). Universitat de Texas. Consultado el 04-12-2009.
  67. Marie-Hélène Bourcier (1998). «Q comme Queer» (en francés) pág. 38. Consultado el 04-12-2009.
  68. Bob, Joe (2002). «I'm Not Gonna Hurt You: Legal penetrations in Thelma and Louise» (en inglés). Playboy:Americana: The Journal of American Popular Culture 1. http://www.americanpopularculture.com/journal/articles/spring_2002/russell.htm. 
  69. Richard Schickel (24-06-1991). «Cover storie: Gender bender» (en inglés). Time Magazine. Consultado el 04-12-2009.
  70. «button : Thelma and Louise Live» (en inglés). Now Store. Consultado el 04-12-2009.
  71. Merle Hoffman (1991). «Thelma and Louise Live» (en inglés). Consultado el 04-12-2009.
  72. Bernie Cook (2007). «Thelma & Louise Live ! The Cultural Afterlife of an American Film» (en inglés). Universitat de Texas Press. Consultado el 04-12-2009.
  73. Steven Jay Schneider: 1001 películas para ver antes de morir, Òmnibus, 3.ª edición, 2007, pág. 808
  74. Marita Sturken: Thelma & Louise (pág. 41), en inglés, British Film Institute, 2000.
  75. «Pequeña historia del road movie» (en francés). lamediatheque. Consultado el 04-12-2009.
  76. Steven Cohan e Ina Rae Hark: The road movie book, ed. Steven Cohan and Ina Rae Hark, 1997, pág.12, citado per Marita Sturken, Thelma y Louise, British Film Institute, 2000, pág. 41
  77. Sarah Projansky (2001). «Feminism and the Popular, Readings of Rape and Postfeminisme in Thelma & Louise Watching Rape: Film and Television in Postfeminist Culture» (en inglés). NYU Press. Consultado el 04-12-2009.
  78. Steven Cohan and Ina Rae Hark, The road movie book, eds Steven Cohan and Ina Rae Hark, 1997, pág.12, citado por Marita Sturken, Thelma & Louise, British Film Institute, 2000, pág. 41
  79. Richard Scheib (25-05-2009). «Dirty week-end» (en inglés). Moria. Consultado el 04-12-2009.
  80. Zahavi, Helen (2000). «Dirty Weekend». Phébus libretto. ISBN 2-85940-674-3. 
  81. «The Simpsons Park, références Thelma et Louise» (en francés). www.simpsonspark.com. Consultado el 04-12-2009.
  82. Laurence Villani. La muselière (en francés). Le Manuscrit. p. 165. ISBN 2748101715. 
  83. Back to Barbados. «Tori Amos Quote» (en inglés). Consultado el 04-12-2009.
  84. Anís. «Louise Et Thelma» (en francés). Linternaute, Musique. Consultado el 04-12-2009.
  85. Jamendo. «Jamendo: On verra plus tard...» (en francés). Consultado el 04-12-2009.
  86. Marita Sturken, Thelma i Louise, British Film Institute, 2000, pág.18

Bibliografía y videografía[editar]

  • Khouri, Callie (2007). Thelma & Louise Live! The Cultural Afterlife of an American Film. Universitat de Texas. 
  • Martínez, Nina Maria (2006). ¡Caramba!: Dos mujeres en busca de su libertad. Thelma y Louise a la mexicana. Barcelona, Seix barral. ISBN 978-84-322-9675-8. 
  • Perea, Juan Miguel (1992). Ridley Scott. Madrid, JC. ISBN 84-85741-74-9. 
  • Pérez Rubio, Pablo (1999). Thelma y Louise; La ventana indiscreta. Barcelona, Dirigido. ISBN 84-87270-53-0. 
  • Sánchez González, Santiago (1996). Ridley Scott. Barcelona: Royal Books,. ISBN 84-8135-106-7. 
  • Thelma & Louise: banda sonora original de la película, Universal City: MCA, 1991 (CD) 50 minutos, estéreo + 1 folletín.
  • Thelma y Louise; Metro Goldwyn Mayer; dirigida per Ridley Scott : MGM Home Video, 1992, VHS 129 min. Colección Speak Up. Versión original en inglés con subtítulos en inglés.
  • Thelma y Louise; dirigida por Ridley Scott : MGM Home Entertainment, 2000. DVD : sonido + 1 folleto. Colección MGM DVD. Opciones de sonido y subtítulos: inglés, español, francés, italiano, alemán, finés, sueco, neerlandés. Además inglés y alemán para sordos.
  • Thelma y Louise; una película de Ridley Scott. MGM Home Entertainment, 2000 VHS 130 minutos : Colección MGM greats
  • Thelma y Louise; una película de Ridley Scott Edició especial Publicació Madrid: Metro-Goldwyn-Mayer, cop. 2007. DVD. Colección MGM DVD. Nota Versión comentada con final extenso, documental "El último viaje", kit de prensa original, vistas multiángulo, ocho escenas inéditas, secuencias storyboard, vídeo musical, tres espots de TV, galería de fotos, tráiler Nota Opciones de sonido y subtítulos en español e inglés. Duración de la película: 124 minutos.

Enlaces externos[editar]