Rus de Kiev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Кꙑ́ѥвьска Роу́сь
Kíevska Rus'
Rus de Kiev

Early Rus.png
Chasaren.jpg

862-1349

Nowogród.svg
Alex K Halych-Volhynia-flag.svg
Coat of Arms of Vladimir (1781).png
Alex K Kyiv Michael.svg
Bandera
Alex Chernigiv.svg
Alex K Kyiv Michael.svg
Alex K Grundwald flags 1410-03.svg
Rus-1389.png

Escudo de

Escudo

Ubicación de
La Rus de Kiev en el siglo XI
Capital Nóvgorod (hasta 882), Kiev (desde 882)
Idioma oficial Ninguno. El Antiguo eslavo oriental fue el idioma local
Gobierno Aristocracia de linaje
Historia
 • Establecido 862
 • Disgregación 1349
Moneda Grivna
Mapa de la Rus de Kiev, siglo XI.

La Rus de Kiev (ucraniano: Київська Русь, romanización: Kyïvska Rus, ruso: Киевская Русь, romanización: Kíevskaya Rus) o el estado eslavo antiguo fue una federación de tribus eslavas orientales[1] desde finales del siglo IX hasta mediados del siglo XIII,[2] bajo el reinado de la dinastía Rúrika. Los pueblos modernos de Bielorrusia, Ucrania y Rusia reivindican a la Rus de Kiev como el origen de su legado cultural.[3] Alcanzó su mayor extensión a mediados del siglo XI, ya que se extendía desde el mar Báltico en el norte hasta el mar Negro en el sur, y desde las cabeceras del Vístula en el oeste hasta la Península de Tamán en el este,[4] [5] uniendo la mayoría de las tribus eslavas orientales.[1]

La Rus de Kiev comenzó con el reinado del príncipe Oleg (r. 882–912), quien extendió su control de Nóvgorod al valle del río Dniéper con el fin de proteger el comercio de las incursiones jázaras en el este y trasladó su capital a la más estratégica Kiev.[1] Sviatoslav I (?-972) consiguió la primera gran expansión del control territorial de la Rus de Kiev. Vladímir el Grande (980–1015) introdujo la Cristiandad con su propio bautismo y, por decreto, a todos los habitantes de Kiev y más allá. La Rus de Kiev alcanzó su mayor extensión bajo Yaroslav I (1019–1054); sus hijos prepararon y publicaron el primer código legal escrito, el Rússkaya Pravda, poco después de su muerte.[6]

El declive del Estado empezó a finales del siglo XI y durante el siglo XII, desintegrándose en varios poderes regionales rivales.[7] Se debilitó aún más por factores económicos, tales como el colapso de los lazos comerciales de la Rus con Bizancio debido a la decadencia de Constantinopla[8] y la subsiguiente disminución de las rutas comerciales en su territorio. El Estado cayó finalmente con la invasión mongola de 1240.

Orígenes de la Rus de Kiev[editar]

De acuerdo a la Crónica de Néstor, la crónica más antigua de la Rus, un varego llamado Hrörekr (Rúrik, en ruso) (que quiere decir halcón[9] ) se estableció en la ciudad de Nóvgorod (fue elegido líder por varias tribus eslavas y finesas) sobre el año 860 antes de trasladarse al sur y extender su autoridad a Kiev. La Crónica se refiere a él como patriarca de la Dinastía Rúrika. Dice así:

En el año 6367 (859): Los varegos de ultramar recibieron tributo de los chudos, eslavos, merias, veses, kríviches,...
En el año 6370 (862): Provocaron que los varegos volvieran del otro lado del mar, rechazaron pagarles tributo y acordaron gobernarse a sí mismos. Pero no hubo ley entre ellos, y cada tribu se levantó contra cada tribu. La discordia se cebó así entre ellos, y empezaron a guerrear entre sí. Se dijeron: «Elijamos a un príncipe que mande sobre nosotros y que juzgue de acuerdo a la costumbre». Así acudieron más allá de los mares a los varegos, a los rus. Estos varegos eran llamados rus, como otros eran llamados los suecos, normandos, anglos y godos. Los chudos, eslavos, kríviches y los ves dijeron entonces a los rus: «Nuestra tierra es grande y rica, pero no hay orden en ella. Que vengan a reinar príncipes sobre nosotros». Tres hermanos, con su parentela, se ofrecieron voluntarios. Tomaron consigo a todos los rus y vinieron.

Crónica

Estos varegos se asentaron primero en las cercanías del lago Ládoga, trasladándose posteriormente a Nóvgorod y llegando finalmente a Kiev, acabando con el tributo que los habitantes de la ciudad pagaban a los jázaros. La Rus de Kiev fue fundada por el príncipe Oleg (Helgu en las crónicas jázaras) sobre el año 880. Durante los siguientes treinta y cinco años, Oleg y sus caballeros dominaron las distintas tribus eslavas y finesas. En 907, Oleg dirigió un ataque contra Constantinopla, y en 911 firmó un tratado comercial con el Imperio bizantino en igualdad de condiciones. El nuevo Estado de Kiev prosperó por su control sobre la ruta desde el mar Báltico al mar Negro y a Oriente, además de por su abundancia en pieles, cera de abeja y miel para exportar.

Dada la tendencia favorable a Escandinavia en la Crónica de Néstor, algunos historiadores eslavos han discutido el papel de los varegos en el establecimiento de la Rus de Kiev. Durante el reinado de Sviatoslav (945-972), los gobernantes de Kiev adoptaron la religión y nombres eslavos, pero su druzhina siguió estando formada principalmente por escandinavos. Las conquistas militares de Sviatoslav fueron impresionantes: propinó sendos impactos mortales a sus dos vecinos más poderosos, el Kaganato jázaro y el Imperio Búlgaro, que cayeron poco después de sus incursiones.

La edad dorada de la Rus de Kiev[editar]

La región de Kiev dominó el estado completo durante los siguientes dos siglos. El gran príncipe (veliki knyaz') de Kiev controlaba las tierras circundantes a la ciudad, y sus familiares teóricamente subordinados a él gobernaban en otras ciudades y les pagaban tributo. El apogeo de su poder llegó durante el reinado del príncipe Vladímir (Vladímir el Grande, r. 980-1015) y príncipe Yaroslav (el Sabio; r. 1019-1054). Ambos mandatarios continuaron la expansión del principado que había comenzado bajo Oleg.

Vladímir llegó al poder en Kiev tras la muerte de su padre Sviatoslav I en 972, al derrotar a su hermanastro Yaropolk en 980. Como príncipe de Kiev, el mayor logro de Vladímir fue la cristianización de Rus de Kiev, proceso que emprendió en 988. Los anales indican que cuando Vladímir decidió aceptar la nueva fe en lugar del paganismo idólatra eslavo, mandó a algunos de sus consejeros y guerreros más cercanos a distintos países de Europa. Tras visitar los católicos, judíos y musulmanes, acabaron en Constantinopla. Allí quedaron tan asombrados por la grandeza de la catedral Hagia Sofía y los servicios litúrgicos que en ese momento decidieron la fe oficial que adoptaría el Estado kievano. Tras el regreso, convencieron a Vladímir que la fe de los griegos era la mejor opción; Vladímir emprendió un viaje a Constantinopla, donde casaría con la princesa Ana, hermana del emperador bizantino Basilio II.

La opción por el culto oriental también reflejó posiblemente los vínculos estrechos con el Imperio, que dominaba el mar Negro y por ende la ruta comercial más importante para Kiev: el río Dniéper. La adhesión a la Iglesia Ortodoxa Oriental tuvo importantes consecuencias políticas, culturales y religiosas a largo plazo. La iglesia tenía una liturgia escrita en cirílico y una colección de escrituras traducidas del griego para los pueblos eslavos. La existencia de esta literatura facilitó la conversión al cristianismo de los eslavos orientales y les inició en una rudimentaria filosofía griega, a la ciencia y la historiografía sin la necesidad de aprender griego antiguo, a diferencia de la población culta de la Europa Occidental y Central, que continuaba manejando el latín. La independencia de la autoridad romana y la falta de obligación de aprender latín hicieron que los eslavos orientales desarrollaran su propia literatura y bellas artes, sustancialmente distintas de las encontradas en otros países ortodoxos.

Yaroslav, conocido como El Sabio, pugnó igualmente con sus hermanos por el poder. Aunque logró imponerse en Kiev en el año 1019, no fue reconocido como líder en todo el principado hasta el 1036. Como Vladímir, Yaroslav el sabio se preocupó por entablar relaciones amistosas con el resto de Europa. Yaroslav casó a tres de sus hijas con príncipes extranjeros, exiliados, que vivieron en su palacio: Isabel (Elizaveta) con Harald III de Noruega (que obtuvo su mano por sus hazañas militares en el Imperio bizantino); Anastasia (Agmunda) con el futuro Andrés I de Hungría, y su hija menor, Ana de Kiev, se casó con Enrique I de Francia, que rigió en este país durante la minoría de edad de su hijo. Otra hija puede haber sido la Ágata que se casó con Eduardo el Exiliado, heredero del trono de Inglaterra, y que fue madre de Edgar Atheling y Santa Margarita. Su hija mayor Dobroniega o Dobroñeva (o según otros fuentes su hermana) contrajo matrimonio con Casimiro I el Restaurador, rey de Polonia. La nieta de Yaroslav, Eupraxia (Adelaida), hija de su hijo Vsévolod I, se casó con Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico. Yaroslav también pactó matrimonios para su hermana y sus tres hijas con los reyes de Polonia, Francia, Hungría y Noruega. Mandó construir el primer gran edificio del principado, la Iglesia Desyatínnaya (o de la Dormición de la Virgen) de Kiev, así como la Catedral de Santa Sofía de Kiev y la Catedral de Santa Sofía de Nóvgorod. Patrocinó el clero autóctono y el monaquismo, además de atribuírsele la fundación de un sistema educativo. Los hijos de Yaroslav levantaron el gran Monasterio de las Cuevas de Kiev, que funcionó como academia eclesiástica.

El apogeo de los centros regionales[editar]

Impartiendo justicia en la Rus de Kiev, por Iván Bilibin.

La Rus de Kiev no fue capaz de mantener su estatus de potencia próspera y dominante, en parte por el aglutinamiento de dominios muy dispares regidos por un clan. A medida que los miembros de este clan fueron creciendo en número, se identificaron con intereses regionales más que con un patrimonio común más grande. Así, los príncipes se enfrentaron entre sí, formando eventualmente alianzas con grupos externos como los polacos o magiares. Durante el período 1054-1224, no menos de 64 principados tuvieron una existencia efímera, 293 príncipes reivindicaron derechos sucesorios y sus disputas provocaron 83 guerras civiles.

Las cruzadas condujeron a un cambio en las rutas comerciales europeas que aceleró el declive de Kiev. En 1204, las fuerzas de la Cuarta Cruzada saquearon Constantinopla, consiguiendo así la decadencia de la ruta comercial del Dniéper. Con el declive, Kiev se escindió en varios principados y algunos grandes centros regionales: Nóvgorod, Vladímir-Súzdal, Hálych, Pólotsk, Smolensk, Chernígov (moderna Cherníhiv) y Pereyáslavl. Los habitantes de estos centros evolucionarían en tres nacionalidades: ucranianos en el sureste y suroeste, bielorrusos en el noroeste y rusos en el norte y noreste.

República de Nóvgorod[editar]

Catedral de Santa Sofía de Nóvgorod, mediados del siglo XI.

Al norte, la República de Nóvgorod prosperaba como parte del principado dada su situación privilegiada para controlar las rutas comerciales del Volga al mar Báltico. Cuando decayó Kiev, Nóvgorod comenzó a independizarse. Una oligarquía local gobernaría el territorio, de modo que una asamblea local (Veche) tomaba las decisiones gubernamentales, así como elegía a un príncipe como líder militar de la ciudad. Nóvgorod se parecía, tanto en su estructura política como sus actividades comerciales, a una ciudad de la Liga Hanseática, la alianza próspera que dominó el comercio de la región báltica entre los siglos XIII y XVII.

Noreste[editar]

Al noreste, los eslavos colonizaron el territorio que llegaría a llamarse Moscovia, aliándose y mezclándose con los pueblos ugrofineses (en:Finno-Ugric peoples) que ocupaban la zona. La ciudad de Rostov fue uno de los centros más antiguos del noreste, aunque suplantado posteriormente por Súzdal en primer lugar, y después por la ciudad de Vladímir, que llegó a ser la capital de Vladímir-Suzdal. Las crónicas registraron un gran tráfico migratorio desde la región de Kiev hacia el norte, para escapar de las continuas incursiones de nómadas túrquicos. A medida que las tierras del sur fueron despoblándose y más boyardos, nobles y artesanos iban llegando a la corte de Vladímir, el principado fue destacándose como potencia dentro de los dominios de Kiev.

En 1169, el príncipe Andréi Bogoliubski de Vladímir-Súzdal asestó un duro golpe al poder decadente de la Rus de Kiev cuando sus ejércitos saquearon la capital. El príncipe Andréi instaló entonces en el poder a su hermano menor, que gobernó brevemente en Kiev mientras Andréi continuaba dominando sus tierras en Súzdal. Así, el centro del poder político comenzó a alejarse de Kiev en la segunda mitad del siglo XII. En 1299, a resultas de la invasión mongola, el obispo metropolitano se desplazó de Kiev a Vladímir completando su sustitución como centro religioso para las regiones septentrionales.

Suroeste[editar]

Al suroeste, el principado de Galitzia entabló relaciones comerciales con sus vecinos polacos, húngaros y lituanos, emergiendo como el sucesor en la zona de la Rus de Kiev. A principios del siglo XIII, el príncipe Román Mstislávich unió los dos principados previamente separados, conquistó Kiev y asumió el título de gran duque de la Rus de Kiev. Su hijo, el príncipe Danilo, fue el primer gobernante de Kiev en aceptar una corona del Papa romano, rompiendo así aparentemente con Constantinopla. A comienzos del siglo XIV, el patriarca de la Iglesia ortodoxa oriental en Constantinopla garantizó a los gobernantes de Galitzia-Volhynia un metropolitano para compensar el desplazamiento de Kiev a Vladímir. Poco después, los líderes lituanos también pidieron y recibieron un metropolitano para Novagrúdok.

Sin embargo, la larga lucha contra los mongoles unida a la oposición interna al príncipe, además de la intervención extranjera, debilitaron a Galitzia. Con el fin de la línea Mstislávich de la dinastía de Rúrik a mediados del siglo XIV, Galitzia-Volhynia dejó de existir; Polonia conquistó Galitzia, Lituania tomó Volinia, incluyendo Kiev, conquistada por Gediminas en la batalla del río Irpén, en 1321. Los líderes lituanos asumieron así el título de monarcas de Rutenia.

Divisiones administrativas de la Rus de Kiev[editar]

Mapa de los principados de la Rus de Kiev (1054-1132)
Siglo XI

Legado artístico de la Rus de Kiev[editar]

En su Segunda Edad de Oro el arte bizantino se extendió a Armenia. En Kiev se construye la iglesia de Santa Sofía en el año 1017, siguiendo fielmente los influjos de la arquitectura de Constantinopla se estructuró en forma basilical de cinco naves terminadas en ábsides. En Nóvgorod se levantan las iglesias de San Jorge y de Santa Sofía, ambas de planta central.

Arte[editar]

El arte de la antigua Rusia fue, en cierto sentido, la continuación del arte bizantino.

Arquitectura[editar]

La Catedral de la Asunción de la ciudad de Vladímir[editar]

La Catedral de la Asunción de la ciudad de Vladímir, solía ser una de las principales iglesias de la Rusia medieval en los siglos XIII y XIV. Forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

La catedral fue encomendada por Andréi Bogoliubski y dedicada a la virgen María a quien se promovió como la santa patrona de Vladímir. Edificada entre los años 1158 y 1160, fue ampliada en el lapso de 1185-1189 para reflejar el prestigio de la ciudad. Con un área de superficie de 1178 m², fue la mayor iglesia rusa en los siguientes 300 o 400 años.

Andréi Bogoliubski, Vsévolod III Yúryevich y otros gobernantes del Principado de Vladímir-Súzdal, fueron sepultados en la cripta de esta iglesia. A diferencia de otros tantos santuarios, la catedral sobrevivió a la gran devastación e incendio de Vladímir en 1239, cuando las hordas mongolas de Batu Jan hicieron presencia.

Los muros exteriores de la iglesia están cubiertos con grabados muy elaborados. El interior fue pintado en el siglo XII y repintado por Andréi Rubliov y Daniil Chyorni en 1408. La catedral de la Asunción sirvió de modelo para Aristóteles Fioravanti, cuando diseñó la Catedral de la Asunción en el Kremlin de Moscú (1475-1479).

Catedral de Santa Sofía de Nóvgorod[editar]

La Catedral de Santa Sofía de Nóvgorod (La sagrada sabiduría de Dios) fue construida de 1045 a 1052 y es la catedral más antigua de toda Rusia. La catedral de cinco domos de piedra fue construida por Vladímir de Nóvgorod en honor a su padre, Yaroslav El Sabio, como un signo de gratitud de los novgorodenses por su ayuda en el conflicto de Yaroslav en la Rus de Kiev. Ésta reemplazó a una iglesia más vieja y de madera de 13 domos construida en 989. Las cúpulas obtuvieron su forma de casco en la década de 1150, cuando la catedral fue restaurada de un incendio. El interior fue pintado en los siglos XI y XII, pero los frescos son difíciles de ver a consecuencia de los frecuentes incendios. En los años 1850, partes del interior fueron repintadas. Del s. XII al s. XV, la catedral fue el centro espiritual y ceremonial de la República de Nóvgorod.

Durante la ocupación nazi de Nóvgorod, el Kremlin de Nóvgorod fue dañado gravemente a causa de las batallas y el abuso nazi. Aun así, la catedral ha sobrevivido. La gran cruz en el domo principal fue retirada por el ejército español. Durante 60 años estuvo confinada en el Museo de la Academia militar de ingeniería de Madrid, hasta que el 16 de noviembre de 2004 fue devuelta por el Ministro de Defensa español, José Bono, a la Iglesia ortodoxa rusa.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. a b c John Channon & Robert Hudson, Penguin Historical Atlas of Russia (Penguin, 1995), p.16.
  2. Kievan Rus, Encyclopædia Britannica Online.
  3. Plokhy, Serhii (2006). The Origins of the Slavic Nations: Premodern Identities in Russia, Ukraine, and Belarus. New York: Cambridge University Press. pp. 10–15. ISBN 978-0-521-86403-9. Consultado el 2010-04-27. «For all the salient differences between these three post-Soviet nations, they have much in common when it comes to their culture and history, which goes back to Kievan Rus', the medieval East Slavic state based in the capital of present-day Ukraine.» 
  4. Kyivan Rus’, Encyclopedia of Ukraine, vol. 2 (1988), Canadian Institute of Ukrainian Studies.
  5. See Historical map of Kievan Rus' from 980 to 1054.
  6. Bushkovitch, Paul. A Concise History of Russia. Cambridge University Press. 2011.
  7. Paul Robert Magocsi, Historical Atlas of East Central Europe (1993), p.15.
  8. «Civilization in Eastern Europe Byzantium and Orthodox Europe».
  9. En idioma serbo-lucitano Rurk es halcón, también Rarog en la mitología eslava es un halcón de fuego. A los obodritas, confederación de eslavos en el mar Báltico, se los llamaba asimismo Reregi, cuya capital se llamaba Rerik. Las monedas medievales encontradas en Rusia llevan el símbolo que actualmente usa la República de Ucrania, que representa a un halcón cayendo sobre su presa, ese era el emblema de la dinastía ruríkida de eslavos bálticos. Además el halcón es un motivo folclórico eslavo por antonomasia. Todavía en Polonia y en la República Checa y Eslovaquia se encuentran los nombres Rérik y Rírik, absolutamente autóctonos